Sabremos cumplir

Para disgusto de aquellos que han hecho hasta lo imposible por minar la confianza en el gobierno, la pasada noche comenzaron a llegar las primeras dosis de una de las vacunas contra el covid-19. El hecho, además de poner fin al manto de dudas que intentó sembrar desesperadamente la oposición en los últimos meses, marca una diferencia crucial del gobierno de coalición con los del Frente Amplio: lo que se anunció, se cumplió.

El lunes pasado, en conferencia de prensa, el Presidente Lacalle Pou anunció el arribo de las primeras 192.000 dosis de la vacuna Sinovac. Las mismas, que llegaron ayer a nuestro país, serán complementadas por 1.558.000 dosis más del mismo laboratorio, que llegaran a partir del 15 de marzo, y 460.000 dosis de Pfizer, que se esperan para el 8 de marzo. Por su parte, para la llegada de las 1,5 millones de dosis del fondo Covax de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) aún se espera la confirmación de una fecha exacta, aunque todo indica que comenzaran a llegar -en partes- a partir de marzo. Lo mismo sucede con las demás vacunas adquiridas en negociaciones bilaterales con Pfizer, unas 1.540.000 dosis restantes.

Con esto, el gobierno de coalición da por terminado un difícil pero meticuloso proceso que se inició hace más de seis meses, cuando nadie tenía en mente la vacunación masiva.

El Frente Amplio, que tuvo una oportunidad histórica de trabajar por el país, decidió pararse en la vereda de enfrente, como demostraremos a continuación.

El miércoles 19 de agosto, cuando el Ministro Salinas anunció que Uruguay comenzaría a analizar algunas propuestas para comprar vacunas contra el covid-19 nuestro país registraba nueve casos nuevos. Teníamos 225 casos activos, 1493 acumulados y un 0,42 en el índice de Harvard, color verde en todo el país. Habían fallecido hasta ese momento 40 uruguayos y cinco se encontraban en cuidados intensivos. Ninguna de las vacunas que hoy son un hecho, había superado la fase tres. Así y todo, las autoridades sanitarias comenzaban a explorar la posibilidad de adquirirlas.

Gracias a la rápida y atinada acción del gobierno -y, por supuesto, al respeto de las medidas por parte de la mayoría de los ciudadanos-, nos encontrábamos en una situación excepcional. Habían pasado seis meses desde la llegada del covid-19 en marzo y Uruguay tenía todas las actividades abiertas, desde los restaurantes hasta los centros educativos. A nivel internacional era catalogado como el "oasis", la "excepción", el "ejemplo".

A esta altura, el Frente Amplio y sus aliados, que habían comenzado organizando un "caceroleo" y un "apagón" para solicitar la imposición de una "cuarentena obligatoria", hacían fuerza para que la situación se descontrolara. Paros, movilizaciones, asambleas y hasta "paseos a cielo abierto". Por ejemplo, la icónica marcha de la diversidad, que se realizó un mes después del primer anuncio sobre la vacuna, contó con la presencia de miles de personas -incluyendo dirigentes del Frente Amplio- que no respetaron las recomendaciones sanitarias.

Posteriormente, el martes 13 de octubre, a siete meses exactos desde el inicio de la pandemia, el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, realizó el segundo anuncio referido a las vacunas. Por recomendación del MSP y la academia, Uruguay suscribía al mecanismo Covax asegurando 1,5 millones de dosis de vacunas con una inversión de 2,5 millones de dólares Coronavirus.

El día en que Delgado hizo ese anuncio, nuestro país registraba 24 casos nuevos. Teníamos 299 casos activos, 2337 acumulados y un 0,66 en el índice de Harvard, color verde en todo el país. Habían fallecido hasta ese momento 51 uruguayos y uno se encontraba en cuidados intensivos. Todavía faltaba un mes para que la prensa anunciara que las primeras 11 vacunas habían entrado en fase tres.

El gobierno seguía trabajando en silencio y los anuncios sobre la vacuna pasaban casi inadvertidos. La oposición jamás había mencionado el asunto y continuaba con su actitud negacionista. Cuando la situación comenzó a deteriorarse lentamente, en noviembre, el Frente Amplio acusó a la Policía de "represión" y "racismo" por un operativo realizado en Plaza Seregni donde más de 200 personas se aglomeraron sin respetar las medidas sanitarias.

Una semana después de este hecho, con motivo de los cien años del Partido Comunista del Uruguay, el Frente Amplio realizó un acto multitudinario en el Velódromo Municipal en el que participaron, entre otros, Óscar Andrade, Javier Miranda, Rafael Michelini, Carolina Cosse y el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira. Debido a la violación de medidas sanitarias, el Ministerio de Salud Pública multó a los organizadores del evento.

En diciembre, a nueve meses de iniciada la pandemia, Uruguay comenzó a sufrir su primera ola de contagios y el mundo la tercera. El 1° de diciembre el gobierno tomó las primeras medidas. Debido a que los casos continuaron en aumento, el día 16 de ese mismo mes el gobierno anunció medidas más drásticas, como la limitación del derecho a reunión, y aseguró que seguía negociando intensamente por acceder a las vacunas. En ese momento, únicamente el Reino Unido había comenzado la vacunación.

Tras ocho largos meses de incumplimiento explícito de todas las medidas propuestas por el gobierno, los principales dirigentes frenteamplistas se comenzaron a mostrar "preocupados" por la situación sanitaria. Pese a que insistieron con la imposición de "medidas drásticas y urgentes", no apoyaron la reglamentación del artículo 38 de la Constitución de la República para limitar las aglomeraciones; según ellos, "dañaría la democracia".

Para finalizar el año, la bancada de Senadores del Frente Amplio auguró escenarios catastróficos, como de costumbre, y aseguró que se había "perdido tiempo muy valioso" en la concreción de acuerdos para conseguir la vacuna. Era la primera vez que el Frente Amplio mencionaba las vacunas.

El descaro fue de una magnitud tal, que el propio Mujica contradijo a los Senadores de su partido, aclarando que las negociaciones "no eran sencillas", dada la "guerra comercial" por las vacunas.

Pese a las presiones, el gobierno no titubeó. Aseguró que las negociaciones continuaban y que de ninguna manera se daría una fecha de llegada de las vacunas sin una confirmación certera. Mientras el Frente Amplio explotaba el miedo, el gobierno apelaba a la prudencia.

La acción decidida de las distintas fuerzas de seguridad en la contención de las aglomeraciones, que el Frente Amplio había decidió no apoyar, logró finalmente estabilizar la curva de contagios. Sin nada con que acusar al gobierno, la oposición siguió insistiendo en una supuesta pérdida de tiempo que, según ellos, nos dejaría sin vacunas.

Finalmente, el sábado 23, el Presidente anunció que, a finales de febrero y principios de marzo, llegarían las primeras dosis. Tras intensas negociaciones con los laboratorios, el gobierno había logrado adquirir 2 millones de vacunas de Pfizer-BioNTech y 1,75 millones de Sinovac. El anuncio tan esperado había llegado y el gobierno trasmitía tranquilidad a los uruguayos. Las dosis anunciadas, sumadas a las del fondo Covax adquiridas en octubre, eran más que suficientes para lograr una futura inmunidad de rebaño.

Con los acuerdos firmados, el Frente Amplio se encontró nuevamente sin motivos para criticar la gestión del gobierno. No obstante, en la medida que diversos países comenzaban la vacunación, aunque fuese testimonial, la oposición insistía con la supuesta demora.

El miércoles 27, en circunstancias que aún no están claras, el director del Instituto Butantan de Brasil, Dimas Covas, dijo que el acuerdo con Uruguay -anunciado días antes por el Presidente- por la vacuna de Sinovac aún no estaba cerrado. En una conferencia de prensa realizada el mismo día, Lacalle Pou dijo que no iba a ingresar en la batalla comercial de los representantes y dio seguridad de los acuerdos firmados. "El sábado dijimos lo que teníamos negociado, y hoy sostengo exactamente lo mismo", reafirmó.

Sin embargo, la oposición volvió a cargar contra el gobierno acusándolo de entrar en "contradicciones" y "falta de transparencia".

El viernes 29 de enero, en una conferencia de prensa junto al gobernador de San Pablo, Dimas Covas se desmintió: "en estos días, algunos países han logrado una interlocución directa con Sinovac para provisión inmediata, como fue el caso de Uruguay y Colombia."

Con el asunto aclarado, la oposición siguió buscando maneras de sembrar dudas, replicando noticias falsas de sus órganos de propaganda y burlándose incluso de los anuncios vinculados a la preparación logística previa a la llegada a las vacunas -que, por cierto, nos permite iniciar la vacunación mañana mismo.

Como el lector podrá advertir, los hechos indican que no hubo ni pérdida de tiempo ni retrasos, mucho menos falta de trasparencia. Por un lado, como se demostró aquí, el gobierno inició el proceso cuando la situación del país era excepcional e incluso antes de que estuviesen aprobadas las vacunas a nivel internacional. Por otro, desde el anuncio de las vacunas hasta su llegada pasaron exactamente 34 días, un tiempo más que razonable dadas las difíciles circunstancias. Finalmente, el gobierno manejó el proceso con prudencia, evitando sembrar falsas expectativas en la población.

Felizmente, nuestro país comienza a transitar el principio del fin de una crisis de magnitudes desconocidas. Nos habíamos acostumbrado a las promesas incumplidas, pero el cambio llegó y se nota.




¿Quién es el Frente Amplio?
Algo más hay que hacer...
Julio María Sanguinetti
El "Flaco" Malaquina, un grande
Cifras del delito continúan descendiendo
Periodismo letra chica
Auditoría en INAU: $ 6,5 millones de pagos indebidos
Gas Sayago: la "velita al socialismo" que sigue quemando plata
La coherencia, que brilla por su ausencia...
Continúa al alza el apoyo a la gestión del gobierno
La vacunación como solución
Elena Grauert
Gobierno congeló el precio de los combustibles por la pandemia
Los combustibles, el agro y la sociedad
Tomás Laguna
Golpeando el espejo
Consuelo Pérez
¿Gobernar o tirar titulares?
Jorge Ciasullo
Un secreto popular
Francisco Berchesi
Salsipuedes
Leonardo Vinci
Derechos vulnerados: 2 casos recientes
Gloria Robaina
Uruguay debe solicitar un "waiver" y no la flexibilidad de la Decisión 32/00
Alvaro Valverde Urrutia
El Voto Uruguayo y la Condena de Naciones Unidas a Israel: Una Cuestión de Identidad Nacional
Jonás Bergstein
El Programa leninista y fidelista llega al Perú
AMLO busca el control total de las elecciones en México
"La sociedad civil debe actuar en defensa de la democracia"
¿Qué está pasando en Cuba?
Hablamos y escribimos para comunicarnos... ¿o no?
Frases Célebres 849
Vagabundo y errante
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.