Edición Nº 729 - viernes 17 de agosto de 2018        

La cuestión es el empleo

El descenso en la tasa de actividad y el “congelamiento” de la tasa de desempleo, dan cuenta de un mercado de trabajo seriamente afectado, que ha perdido alrededor de 50.000 empleos en los últimos cuatro años.

Se sigue hablando de Consejos de Salarios, pero menos se habla de empleo y hoy el problema es justamente éste. Desde enero de 2018 la tasa de desempleo no baja del 8%. Al mismo tiempo bajó la tasa de actividad, que es la que mide la cantidad de gente que busca trabajo. De no haber sido por esta caída, el desempleo hubiera estado en el 10,8%, lo que supone 192 mil personas. Esta es la realidad actual del desempleo en nuestro país.

Paralelamente el salario real también ha variado para quienes mantienen su trabajo. Porque si este salario, que es el nominal descontada la inflación, subió en los dos años pasados, no es así en estos últimos doce meses. O sea que el salario se ha estancado.

¿Cuál es el problema? La competitividad del país y la incertidumbre creada por el déficit fiscal, que alcanza un 4% y amenaza nuestro crédito internacional.

Ahora bien, la competitividad depende de muchos factores. Uno es el llamado atraso cambiario, porque se estima que entre enero de 2010 y mayo de 2018 el tipo de cambio real efectivo cayó un 29%. El Ministro Astori insiste en que no hay atraso y el Presidente del Banco Central afirma que el dólar sigue la tendencia del mundo. Sin embargo, no es así, porque el dólar hoy está refortalecido y en los meses que había bajado su cotización, lo hacía a una tasa mucho menor que la caída interna.

El tema nos lleva nuevamente al exceso de gasto público, que se ha financiado con ingreso de capitales externos (léase, endeudamiento público). Esta abundancia de dólares deprime su precio. A lo que debemos sumarle el aumento de los bienes y servicios no transables (los que no se exportan) por encima del resto, que eleva muy significativamente ese atraso cambiario. Dicho de un modo más sencillo, la mutualista o la construcción aumentan más que el dólar, devaluándolo.

Todo esto es la consecuencia de los chistes financieros. Los U$S 800 millones de Sendic o el costoso arreglo de los cincuentones o todas las “velitas al socialismo” para mantener empresas fundidas, están en la base de lo que tristemente nos ocurre.

A lo que no puede dejar de adosársele la caída de la Enseñanza, que aleja a muchos jóvenes de empleos con cierta calidad; y el costo fantástico de la rigidez laboral y los constantes paros. ¿No se advierte lo que le están costando a Conaprole los paros? Son millones de dólares, en una industria que exporta el 70% de la leche que recibe y con la que tiene que competir en el mundo con potencias en la materia y que manejan ofertas más competitivas.

El PIT CNT debiera pensar, justamente, que hoy lo que tiene en juego es el empleo y que, si no mira la cuestión con otra perspectiva, los trabajadores, que ya están sufriendo esa amenaza, estarán mucho peor.


El Partido Colorado hoy

Por Julio María Sanguinetti

El Partido Colorado, con una presentación que combina adecuadamente novedad y experiencia, se planta ante la ciudadanía con renovada esperanza.

El Partido Colorado ha sido, históricamente, la colectividad política de mayor influencia en la construcción de nuestra República. Desde 1830, cuando asume la presidencia el General Rivera, su fundador, hasta nuestros días, el Estado uruguayo ha sido construido sobre sus principios y por la gestión de sus líderes históricos, sea José Batlle y Ordóñez, Luis Batlle Berres o Julio Herrera y Obes, y de sus grandes estadistas, como José Serrato, Eduardo Acevedo y Juan José de Amézaga, para nombrar solo algunas de las tantas figuras significativas.

Desgraciadamente, los últimos años no nos han sido propicios. Luego de la gran gesta del retorno a la democracia, en que el Partido Colorado fue protagónico, gobernamos en tres períodos. Uno correspondió al Partido Nacional y tres al Frente Amplio. La crisis del 2002, en el gobierno de Jorge Batlle, derrumbó al Partido, que comenzó a levantarse en la primera elección posterior, con la candidatura de Pedro Bordaberrry, hasta luego estancarse nuevamente.

El alejamiento del Dr. Bordaberry generó un vacío, que ha producido un reacomodo general. Hoy los Senadores Amorín Batlle y Coutinho, configuran una opción, “Uruguay Batllista”. En la otra punta el diputado Amado lidera “Batllistas Orejanos”. En el medio, “Batllistas”, en solo tres meses se ha instalado vigorosamente en todo el país. Las recientes asambleas, en Rivera y Paysandú, han demostrado una llegada popular importante y esta noche en Salto seguramente se repetirá ese éxito.

El martes pasado, a su vez, irrumpió un nuevo grupo, “Ciudadanos”, que lidera el economista Ernesto Talvi, de larga actuación en el campo académico como director de Ceres, una institución de análisis económico y social que ocupa hoy un lugar relevante en el debate nacional. Le acompaña una dirigencia tradicional vinculada a “Vamos Uruguay” y un grupo de formación técnica, sin actuación política, que representa lo que se propone como una renovación en el quehacer público.

Saludamos con alegría esta nueva presencia, que vuelve a robustecer la presencia del Partido Colorado en el escenario político.

En el orden de los temas nacionales, el Partido Colorado se ha plantado fuerte frente al atropello a la Constitución que significa instaurar el voto en el exterior, sin reformar su texto o regular ese sufragio mediante una ley aprobada por los dos tercios de votos de cada Cámara. El Comité Ejecutivo Nacional resolvió impulsar ante la Suprema Corte de Justicia una acción de inconstitucionalidad, que se espera pueda ser presentada por todos los partidos de la oposición, que en la sesión del Senado se pronunciaron categóricamente. Del mismo modo, también hemos propuesto que todos ellos propicien un referéndum de revocación contra esa ley notoriamente inconstitucional. En términos generales ha habido una aceptación de la idea y esperamos que en el correr de estos días se pueda concretar esa tramitación.

En el asunto de mayor urgencia en la vida nacional, la seguridad, se cumplieron diez años de actuación de Fundapro, una fundación conducida por el Dr. Guillermo Maciel, ex Director General del Ministerio del Interior en los gobiernos colorados.  A lo largo de este lapso, su observatorio de la realidad delictiva ha sido un faro de claridad en medio de la confusión y oscuridad que hemos vivido —y seguimos viviendo—, por responsabilidad de un Ministerio del Interior que prometió lo que no pudo cumplir y ha vivido haciendo malabarismos con los números para encubrir su fracaso. Con información abierta y un gran sacrificio personal, Maciel se ha transformado en la referencia nacional en el tema, el ciudadano al cual se le cree cuando habla, porque maneja fuentes confiables. Ha sido esta una gran contribución a la vida del país, aportada por un ciudadano vinculado a nuestro Partido.

Miramos el futuro, entonces, con optimismo. Lo que viene ocurriendo en estos meses, nos permite así pensarlo. Hay un cambio de talante en la sociedad. Se vuelven a arrimar ciudadanos que estaban alejados de la actividad política, incluso algunos que votaron fuera de nuestro clásico Lema. Por supuesto, está asegurada la capacidad de propuesta, con elencos de enorme jerarquía en todos los ámbitos de la actividad, que irán produciendo los necesarios análisis e iniciativas. Hay alegría y buen humor, y a partir de ese estado de ánimo, se está creciendo. Lo empiezan a revelar las famosas encuestas, tan esquivas siempre, pero lo dice —sobre todo— la presencia popular.


La otra pobreza

Por Luis Hierro López

No alcanza con haber reducido la pobreza en términos numéricos si el 60% de los muchachos no termina el ciclo secundario y la mitad de ellos no reúne las destrezas imprescindibles para desarrollarse como personas completas. El país tiene allí una enorme hipoteca.

Recientes estudios comparativos reiteran que Uruguay se encuentra a la zaga de América Latina en materia de aprendizaje y deserción. De estar en los primeros lugares hasta hace poco tiempo, hemos retrocedido en términos alarmantes. Sólo el 43% de los adolescentes termina el ciclo medio, el liceo o la Utu y sus bachilleratos. En América Latina el promedio de egreso es del 60%. Apenas un 5% de los jóvenes concluye los estudios universitarios, cuando los países avanzados llegan a una tasa del 70%. En una sociedad del conocimiento, esa ecuación que sufre Uruguay significa una enorme hipoteca.

El gobierno y el Frente Amplio han puesto énfasis en la cuestión numérica y les asiste razón cuando sostienen que ha bajado la pobreza. Dejemos de lado la discusión sobre si ese proceso se dio al influjo del empuje internacional de la economía o por los méritos propios; pero el resultado es que la pobreza bajó. Una mirada detallada sobre los análisis estadísticos debería tener en cuenta que también varió la forma de medir la pobreza, desde el momento en que se empezaron a aceptar como ingresos algunas prestaciones, como la cobertura médica. Habría que revisar esos criterios para evaluar con absoluta precisión el asunto.

Pero más allá de esas consideraciones, hay una discusión más conceptual y que tiene que ver con el destino que tendrán los cientos de miles de personas que, sin ser consideradas pobres por la evaluación estadística, no tienen formación ni destrezas para trabajar o desarrollar sus oficios o profesiones. El Uruguay de hoy no tiene movilidad social, una de las características principales de nuestra construcción social del pasado. Con trabajo, esmero y honestidad, nuestros abuelos tenían abierto el camino a la clase media y sus peripecias vitales fueron representativas de una sociedad pujante y a la vez igualitaria. Eso es precisamente lo que no ocurre hoy, en parte porque se han venido perdiendo aquellos valores de laboriosidad y tenacidad, y en parte porque la sociedad del conocimiento impone necesariamente otros requisitos, siendo fundamental el aprendizaje y la formación intelectual para alcanzar la superación personal y laboral.

Esos jóvenes de hoy serán los pobres del mañana o dependerán de las limosnas del Estado, en la medida en que no tengan a mano el instrumental intelectual para seguir aprendiendo y para adecuarse a la sociedad tecnológica. El país tiene ya ahora problemas serios para generar empleos de calidad y eso se multiplicará en el futuro. ¿Qué nos pasará, como sociedad, cuando en pocos años la robótica se haga cargo de la mitad de los empleos comunes y menos especializados?  Si a ese tiempo de innovaciones Uruguay llega con la pesada carga de los desequilibrios que hemos mencionado, nuestra capacidad para adecuarnos será más lenta, más pesada y finalmente, menos justa. Algunos uruguayos podrán competir y trabajar en el mundo del futuro y otros, la mayoría, seguirán rezagándose, viviendo un nuevo tipo de pobreza, porque dispondrán de algunos bienes materiales, pero no podrán protagonizar la movilidad social que les permita avanzar.

Hay menos pobres numéricamente, pero estamos generando las condiciones para una pobreza más estructural e igualmente humillante.


El Ministerio de Interior sigue peleado con la verdad

Así como ocultó las cifras de las rapiñas, el Ministerio de Interior no dijo la verdad respecto a su intervención para que la Auf contratara a la empresa que suministró las cámaras de identificación facial

Desde el famoso clásico “de la garrafa” el Ministerio de Interior cambió su actitud y se resolvió a imponer su presencia en los partidos de fútbol. Hasta entonces sostenía la imposible tesis de que los espectáculos en estadios y canchas eran “privados”, correspondiendo por lo tanto el mantenimiento de la seguridad a los clubes. Tamaño despropósito fue desmentido por el propio Presidente de la República, quien, encontrándose en España cuando se produjeron los incidentes mencionados –en medio de los cuales un hincha tiró una garrafa desde lo alto de la tribuna–, ordenó la intervención policial. Pero entonces el Ministerio impuso sus condiciones, exigiendo la instalación y financiamiento de las cámaras de identificación facial a la Auf, para impedir el ingreso de personas que hubieran intervenido en anteriores desórdenes.

La participación de las autoridades fue notoria, así como también fue evidente que en el proceso de selección de los equipos, los jerarcas y técnicos ministeriales pusieron condiciones muy precisas para la contratación de algunas (o una) empresas y el descarte de otras.

Si en ese proceso, el subsecretario señor Jorge Vázquez, que era la cara visible del Ministerio, influyó indebidamente para beneficiar a una empresa de su amistad o vinculación es lo que no se sabe, y habrá que esperar a que el jerarca sea citado al Parlamento a dar explicaciones, como ocurrirá en los próximos días. Pero que intervino directamente en el proceso de selección de la empresa que suministró los equipos, de eso no hay dudas.

Por eso llama poderosamente la atención que, ante la circulación de audios en los que se involucró al Ministerio, la Unidad de Comunicación del mismo haya emitido un comunicado en el que afirma que esa secretaría de Estado “jamás insinuó ni direccionó la contratación de ninguna de las empresas...” Eso es una mentira, porque hasta el repaso de la prensa de la época demuestra lo contrario. El Ministerio direccionó la contratación de una empresa en particular quizás por razones técnicas, pero no hay dudas de que actuó de esa forma.

Tanto Bonomi como el señor Vázquez están tan acostumbrados a engañar a la población con referencia a la cantidad de delitos que en esta oportunidad –en la que podrían haber dicho la verdad respecto a la participación técnica del Ministerio en la selección de la empresa proveedora– volvieron otra vez a las mentiras y empezaron negando todo, aunque después el licenciado Vázquez tuvo que aclarar el asunto en la dirección contraria de lo afirmado inicialmente.

Es muy difícil creerles.


A Sendic todavía no le cortaron la mano

El Plenario de la coalición oficialista no sancionó al exvicepresidente y no sabe cómo impedir que se postule como candidato. Por lo pronto, aunque está procesado, sigue haciendo campaña.

El exvicepresidente Raúl Sendic renunció a su cargo en setiembre de 2017, tras duras acusaciones de corrupción. En marzo de este año fue procesado por la Justicia, aunque su inhabilitación para participar de la próxima elección no está aún resuelta, dependiendo del trámite judicial todavía en curso, por lo que, desde el punto de vista formal, Sendic puede aún presentarse como candidato.

En los hechos, el exvicepresidente sigue en campaña. Hace pocos días visitó un comité de base y habló en varios programas de radio, reiterando su versión sobre el “Plan Atlanta”, esa invocada conspiración de la derecha para desprestigiar a los gobiernos progresistas. Es decir, Sendic quiere hacernos creer que no usó los dineros públicos a través de las tarjetas corporativas para beneficiarse – por eso fue procesado, por peculado – y que eso es un invento propagandístico. Pero en este caso introdujo un nuevo ingrediente a ese inverosímil intento de limpiar su imagen, ya que además responsabilizó a Mujica y a Vázquez de los cuantiosos desarreglos de Ancap, en un enfoque que por lo menos en ese aspecto resultó novedoso.

Mientras tanto, el Plenario del Frente Amplio no sancionó a Sendic, ni siquiera le hizo observaciones. Desde setiembre pasado la inconducta del exvicepresidente está a consideración del Plenario, tras un informe del Tribunal de Conducta Política de la coalición que, según se supo, condenó severamente sus procedimientos, pero el órgano de conducción no deliberó sobre el asunto. Por lo tanto, Sendic sigue siendo dirigente frenteamplista – “un revolucionario”, como se ha autocalificado – y actúa como posible candidato. La mayoría que se requiere en el Plenario para inhabilitarlo a ser candidato es abultada pero no así para sancionarlo, o para señalar al menos que su conducta fue indecente. Pero ni eso. A Sendic no le cortan la mano, ni la lengua.


Favorable opinión a la salida política de Sanguinetti

Da cuenta de ello una encuesta de “Opción Consultores”.

El miércoles pasado, Canal 4 difundió una encuesta de la empresa Opción relativa a como se veía la salida al ruedo electoral del Dr. Julio María Sanguinetti. La misma resultó ampliamente favorable: 45% lo ve positivo, solo el 23% negativo y el 28% ni una cosa ni la otra. Naturalmente, la opinión negativa surge fundamentalmente del Frente Amplio, porque sus votantes ven favorable un 28%, negativo un 27% y ni una cosa ni la otra un 36%. Los votantes del Partido Nacional, en cambio, son favorables en un 64% y contrarios solo el 23% y los del Partido de la Gente, parecidos números. Como es natural, dentro de los votantes del Partido Colorado, el 77% da una opinión afirmativa y solo el 14% negativa.

Más allá de la medición cuantitativa, esta encuesta revela lo que se está viendo en las reuniones en que aparece el Dr. Sanguinetti, donde se aprecia no solo a la militancia colorada sino a gente que estaba alejada de ella o a simples ciudadanos —sobre todo jóvenes— que se aproximan a escuchar.


Cuando la laicidad no se siente

Que una directora de liceo le haya tenido que pedir al señor Gonzalo Reboledo, Secretario Político del Frente Amplio, que no diera una charla de carácter político en el local liceal, da cuenta de la ausencia de convicción democrática del referido político. ¿Nunca se le cruzó por el magín que se aprestaba a perpetrar una violación de la laicidad?

De acuerdo a lo informado por “El País”, un grupo de estudiantes del Liceo No 1 “Dr. Nilo Goyoaga”, de Treinta y Tres, denominado “Jóvenes por la Memoria”, invitó al señor Gonzalo Reboledo y al profesor Gustavo Espinosa, docente del propio liceo, además de reconocido escritor, a brindar sendas charlas sobre el tema “Derechos Humanos”. Así lo dio a conocer la Departamental del Frente Amplio desde su cuenta de Twitter cuando el acto estaba por dar comienzo en las instalaciones del liceo: “En el Liceo No. 1 Dr. Nilo Goyoaga, por comenzar la charla sobre Derechos Humanos. Invitados por Jóvenes por la Memoria. Exponen Gonzalo Reboledo y Gustavo Espinoza”. El tuit fue dado de baja poco después.

Enterada la directora, ésta le solicitó a Reboledo y Espinosa que para hablar de ese tema, salieran del liceo, facilitándoles micrófono y parlante. Reboledo y Espinosa, aparentemente, no interpusieron objeción alguna y dieron su charla en la acera.

Que el 14 de agosto, “Día de los Mártires Estudiantiles” en la evocación de la izquierda, un grupo de estudiantes ostensiblemente identificados con ésta, invite a Reboledo y Espinosa a abordar el tema “Derechos Humanos”, no es una inocentada. Es más que claro que se iba a violar la laicidad.

Tanto es así, que el propio Reboledo reconoció a “El País” que, como la charla transcurrió fuera del local liceal (a solicitud de la directora), no se había configurado una violación a la laicidad. ¡Pero él pensaba hacerlo dentro del local! ¿En qué calidad iba a hablar en el local liceal? Docente no es. ¿Acaso como director de IMPO? Es claro que, a estos efectos, su calidad de Secretario Político del Frente Amplio es un dato ineludible.

Que un profesor de literatura no entienda el elemental concepto de laicidad como garantía de la libertad de conciencia, siendo muy grave, sorprende poco, porque la falta de respeto a los alumnos ha terminado “naturalizándose” en muchos integrantes del cuerpo docente.

Pero lo de Reboledo, nada menos que Secretario Político del Frente Amplio, es un cumplido ejemplo de la ausencia de sensibilidad democrática que impera en la izquierda, toda ella, incluso entre quienes son sindicados como “moderados”. La laicidad no es un tema que entiendan relevante ni que despierte alarma alguna en sus conciencias. Es, como tantas otras cosas, una cuestión irrelevante o meramente instrumental.


Siempre se grava a la clase media

Por Elena Grauert

No hay una efectiva política de vivienda. Todo se diseña para castigar a la clase media, incentivando a capitales importantes a incrementar el mercado de alquileres.

La forma de recaudación tributaria para que sea eficiente, requiere gravar la franja donde se encuentra la mayor cantidad de gente. Así el IRPF, grava básicamente a la clase medie en forma fuerte , siendo la recaudación de los extremos irrelevante. Por tanto, no es cierto —como se ha dicho muchas veces— que el actual diseño de IRPF tenga un efecto redistributivo, sino que simplemente es un impuesto a los sueldos o ingresos de la clase media.

Lo mismo sucede con los impuestos que gravan al capital. Cuando las personas compran y venden inmuebles, deben abonar el Impuesto a Trasmisiones Patrimoniales (ITP) —que se abona tanto al comprar como al vender—, así como el IRPF en venta de inmueble, un 12% que se abona sobre la diferencia entre precio de adquisición y precio de venta.

Es así que en una vivienda promedio de un barrio de Montevideo, el precio oscila entre U$S 100.000 y U$S 150.000; y si tiene deuda con un banco, a ese precio se le suma ésta, pasando a valer en el orden de los U$S 200.000 o U$S 250.000. Por otra parte, si bien el gobierno decía y repetía que si vendían y compraban la vivienda propia no quedaría gravada, lo cierto es que para poder exonerarse del IRPF la ley exige que el precio de venta no supere las 1.200.000 UI (U$S 152.000), aproximadamente, por tanto la clase media, que accede a viviendas con hipoteca normalmente, queda fuera de tal exoneración, dado que se suma precio más gravamen hipotecario, que casi siempre sobrepasa el límite admitido por la norma.

Esto hace, que sea sumamente gravoso la transacción, dado que quien vende paga doble ITP y además IRPF. Dado que la DGI toma como precio todo, o sea, la deuda  hipotecaria más lo que la persona percibe efectivamente, el tributo termina siendo muchas veces el 10% del valor de lo que se percibe efectivamente; por ejemplo, si vende en U$S 100.000, paga U$S 10.000. Si a ello agregamos que cuando  va a comprar también paga ITP, tasas y honorarios, que más o menos son un 10% del precio de compra, y ninguna de estas erogaciones se pueden descontar del impuesto, hace que  efectivamente haya una pérdida importante entre la compra y venta de cualquier inmueble.

En caso que se haya adquirido el inmueble con anterioridad a la creación del IRPF (1º de julio de 2007), se paga un ficto del 1,8% aproximadamente, lo cual en una venta de U$S 100.000, es un dinero importante, pero que de alguna forma va en consonancia con los que se cobra en la región (U$S 1.800).

Ahora bien, si se vende por lo que se denomina “criterio real”, que se aplica a todos los inmuebles que se compraron con posterioridad a dicha fecha, el vendedor depende de cómo lo adquirió, entra en un tembladeral dado que  puede llegar a perder el 10% del precio de venta o más, como sucede en los casos de adjudicación de las cooperativas de ayuda mutua, que la DGI en un criterio arbitrario toma como si el adquirente o vendedor no hubiera aportado nada, lo cual, en una compraventa en donde el precio es de U$S 132.000 más banco, la parte vendedora termina pagando U$S 21.000, prácticamente el 16% del precio, lo cual es expropiatorio.

Toda esta complicada maraña de impuestos hace que las personas no sepan efectivamente qué es finalmente lo que van a percibir al momento de vender, dado que el fisco no aplica un criterio de justicia tributaria sino recaudatorio y por tanto se grava a diestra y siniestra, violando la norma que crea impuestos, que es en todo caso gravar la renta entre precio de compra y venta efectivamente y nunca sobre lo que no se percibe. Pero evidentemente al Ministerio de Economía no es un tema que le preocupe y sigue promoviendo normas, llamándolas “de vivienda social”, que lo único que hacen es en todo caso promover la construcción de edificios para las personas que tienen más capital a efectos de arrendar apartamentos, y a estos sí se los exonera de impuestos.

La voracidad fiscal de los últimos tiempos y el objetivo de generar empleo mediante la construcción (lo cual es importante pero no hace a una política de vivienda), es de incentivo a las empresas constructoras y a las personas que puedan comprar sin necesidad de solicitar crédito  a cambio de una renta de alquiler o inmobiliaria, que es otro tipo de política pero no está dirigido a generar viviendas para las persona de ingresos medio o de menores recursos.

Es evidente que la carga tributaria, aleja a las personas de la posibilidad de comprar vivienda, a lo cual se suma que los costos y exigencias de acceso al crédito (tasas, impuesto, seguros). Es evidente que hay una clara política de incentivar el mercado de alquileres o renta, beneficiando a quienes tiene más capital y desmotivando el acceso a la primer vivienda, con inexistentes planes de viviendas sociales.


El agro resiste la avanzada sindical

Por Tomás Laguna

Con el retiro de los Consejos de Salarios y su actitud decidida en defensa de CONAPROLE, las gremiales rurales todas se han constituido hoy en el horcón del medio para el sindicalismo criollo-marxista.

Desde la movilización de los auto-convocados, asamblea de Durazno de por medio y sucesivas reuniones convocadas por el Poder Ejecutivo a las Mesa de Trabajo, la actual ronda de Consejos de Salarios es la primera instancia de negociación salarial que deberá cargar con la “mochila” de los reclamos por competitividad desde los sectores rurales.

El grupo 22 en particular refiere a “Ganadería, Agricultura y Actividades conexas”. En el convergen las actividades ganaderas en todos sus rubros, incluyendo la lechería, la agricultura de secano y el arroz. La representación por el sector empleador es asumida por la Asociación Nacional de Productores de Leche, la Asociación Cultivadores de Arroz, la Asociación Rural del Uruguay y la Federación Rural. Estas mismas instituciones están coaligadas en su participación en las Mesas de Trabajo, junto a las Cooperativas Agrarias Federadas y la Comisión Nacional de Fomento Rural. El entendimiento supra gremial se ha consolidado desde diciembre pasado cuando el Presidente de la República se negó a recibirlos, para luego hacerlo bajo la presión de la movilización en todo el país promovida por los auto-convocados. Luego la concurrencia a cada Mesa de Trabajo robustece la relación gremial con acuerdos casi raros en el pasado. Como decía Eduardo Buzzi de la Federación Agraria Argentina, los unió el espanto.

Por lo tanto no es de extrañar la medida que los rurales, actuando en conjunto, tomaron dando un portazo al Consejo de Salarios. Y por ahora siguen yendo a las Mesas de Trabajo, veremos por cuánto tiempo más. Es bueno para el principal sector productivo de nuestra economía esta representación corporativa que se refuerza en cada instancia dónde el gobierno convoca a sus gremiales.

La oportunidad fue ideal para instalar también, en la negociación con los sindicatos y el gobierno, el problema de CONAPROLE y toda la industria láctea, reclamando una solución a un conflicto que no responde a reivindicaciones estrictamente laborales, sino que encierra una lucha de poder sin sentido, procurando avasallar la dirección de la empresa por encima de la determinación de los productores tamberos, sus legítimos propietarios.

Según expresan las gremiales, el gobierno pretendió imponer correctivos por encima de la inflación, único parámetro que permite medir objetivamente la evolución salarial y su capacidad de compra. Vale entonces ver cómo ha sido su evolución desde el 2005 a la fecha, y la referencia a ese año es para satisfacción del oficialismo que cree que las reivindicaciones sociales en nuestro país empezaron por entonces. La inflación medida por el IPC se multiplicó por 2,73 desde aquel momento, el valor del kg de novillo gordo pagado por la industria se multiplicó por 2,82, el litro de leche pagado al productor aumentó por 2,51 (por debajo de la inflación), mientras que el salario del peón común, como referencia de los salarios rurales, aumentó 9,75 veces (3,6 veces más que la inflación). Si este mismo análisis lo hacemos para los dos años y medio últimos, la inflación creció 19%, el valor del novillo gordo 15% y la leche que venía en un proceso de recuperación de los bajos valores luego de la caída de mediados del 2014, crecio 40%. El salario del peón rural aumentó en ese período 30% (11 puntos por encima de la inflación). Y cuidado, no es correcto comparar precios de productos con salarios. La capacidad de pago de una actividad está en directa relación con su rentabilidad dónde deben evaluarse los costos de producción. Y estos sí que aumentaron fuerte por encima de la inflación. Por lo tanto, puede afirmarse que la producción asumió el compromiso de corresponder a sus trabajadores más allá de lo que razonablemente la ecuación de producción podía aceptar. Eso es bueno, corresponder más allá del resultado del negocio a quien vive de su salario exclusivamente, al más desprotegido y débil en la ecuación productiva. Pero obviamente esto tiene un límite, y este límite se vuelve razón cuando el rubro está afectado en su competitividad y sobrevivencia.

Estos argumentos no los entiende el MTSS, no los entiende el Ministro Murro que desde siempre ha tenido una particular inquina hacia el agro. No los tolera ya desde sus tiempos en la dirección del BPS, cuando sin entender nada sostenía que el agro no aportaba al sistema de seguridad social como otros sectores. Tampoco son comprensibles para los dirigentes de la central sindical, obsesionados en su lucha de clases y el odio visceral hacia los propietarios de la tierra. Causa risa, cuando no indignación, escuchar a Marcelo Abdala cuestionar por anti demócrata la actitud de retirarse de los Consejos de Salarios. Un individuo que se abraza de cualquier dictador mientras el mismo se auto defina socialista. Justificador de la aberración política venezolana, que ha sumergido en la miseria más indigna a su pueblo. No sabemos qué pasó que aún no lo vimos abrazado de Ortega en Nicaragua. No tiene credenciales para mencionar la palabra democracia.

El agro y sus industrias son el escenario de la batalla final, la que definirá la supremacía de la democracia liberal y sus instituciones frente a la avanzada del poder sindical en su lucha por alcanzar la dictadura del proletariado.

La confrontación se dirime hoy en CONAPROLE y en los Consejos de Salarios. La sociedad toda asiste expectante al resultado de esta pulseada.


El sector lácteo y la ceguera sindical

Por Jorge Ciasullo

Desde los años 80, las empresas exitosas en el mundo han sido aquellas que trabajadores y directores, han desarrollado relaciones laborales con el objetivo del bien común de la empresa: mejorar en todos los aspectos. Ejemplo de ello, fueron y son las empresas japonesas de automóviles cuyo éxito, no se debe al llamado factor “duro” (tecnología) sino al “blando” (organización del trabajo y relaciones laborales), orientado al resultado productivo de la planta. Algo que el sindicalismo nacional no es capaz de percibir.

Desde principios del mes de julio pasado, se arrastra un conflicto en la Cooperativa Nacional de Productores de Leche (Conaprole) que arriesga la propia existencia de la principal industria láctea del Uruguay.

Un poco de historia

A partir de 1910, surgen en el país las primeras pasteurizadoras de leche que, junto con los abastecedores o distribuidores, fueron conformando una “agroindustria lechera”, orientada, en principio, exclusivamente a la capital. En 1913 se procesaban 70.000 litros diarios provenientes de 170 tambos urbanos y 1300 rurales.

Entre esos “tambos urbanos“, quien esto escribe, recuerda un tambo en los años 50 en la calle Solano García a pocos metros de Bulevar Artigas (Punta Carretas).

Con una visión futurista, se contemplaba en el programa batllista, la regulación y ordenamiento de las industrias lácteas para aumentar la oferta, no sólo interna sino en la búsqueda de mercados de exportación, creándose en diciembre de 1935 Conaprole (Ley 9.526).

En su primer año de actividad (1937), Conaprole procesa 146.000 litros diarios para consumo y 26.000 litros diarios para industrialización. En 1936 las llamadas Usina 1 y 2 (privadas y luego expropiadas), habían producido 50.000 y 45.000 litros respectivamente

En 1944, el consumo en Montevideo fue de 94 millones de litros anuales, de los cuales 78 millones provenían de Conaprole. El precio de litro de leche al público era de $12, percibiendo el productor $ 6 (el 50%).

Situación actual en cuanto a productividad

En 2017, el sector lácteo procesa 2.000 millones de litros anuales, de ellos, Conaprole procesa 1.400 millones de litros anuales, es decir 4 millones de litros diarios. El productor recibe $9,60 por litro remitido. Se vende al público según el tipo: Fresca $23; Ultra Pasteurizada 32 y Larga Vida $ 44. En ningún caso alcanza a percibir el productor el 50% del precio de venta al público de años atrás.

El 70% de la producción total de la Industria láctea, se destina a la exportación. Uruguay ocupa el 7º lugar entre los países productores de lácteos y derivados. Conaprole lidera la exportación con un monto total en 2017 de U$S 860 millones, lo que significó el 7% del total de las exportaciones, por detrás de la Carne Bovina 17% , Celulosa 15% y Soja 13%.
Señales que se debieron tener en cuenta:

a) Precios
La baja sostenida de los precios internacionales, factores climáticos y altos costos internos, llevaron a que en los últimos 4 años se liquidaran en Uruguay 500 establecimientos (tambos), perdiéndose desde el 2015 a la fecha 700 puestos de trabajo. Todos estos factores derivaron en el endeudamiento del sector que, según ha declarado la Asociación Nacional de Productores de Leche, (ANPL), supera el valor de todas las vacas lecheras.

Esa situación, llevó a que en 2015 se retirara la multinacional estadounidense Schreider Foods (San José) que desde el año 2010 se dedicaba a la producción de quesos, suero en polvo y caseína de cuajo. En el mismo año cerró Ecolat en Colonia Suiza (Grupo Peruano Gloria)

b) Inacción del gobierno
El sector lácteo exportador del Uruguay, compite con países donde los costos de producción por un lado y el rendimiento por otro, son siempre favorables a la industria, sumado a que mercados como el de Brasil, pasó de ser importador de nuestros productos a ser competidor.

Más allá de los acuerdos comerciales, que nuestros competidores han logrado, mientras Uruguay veía y ve pasar trenes, todos las administraciones-salvo la uruguaya- han contemplado con subsidios encubiertos o no al productor agropecuario.

En el sector lácteo por ejemplo: en Europa, el IVA es de 8% - Uruguay 22%. Préstamos bancarios al productor al 2,5% de interés anual –Uruguay 6,1%. Plazo: Europa 5 años de gracia y 15 años para amortizar el préstamo. Uruguay: no hay años de gracia y se otorgan 5 años para amortizar el préstamo.

c) El sindicato de Conaprole
Nadie puede negar que los empleados de Conaprole han obtenido, a través de los años, enormes ventajas comparativas con otros trabajadores. La gremial de remitentes ha señalado que el salario promedio es de $ 57.000- sin incluir sueldos gerenciales- aguinaldo y medio; 6 horas 50 minutos de trabajo y otros beneficios. Mientras, según la misma gremial, de los 1.800 socios cooperativistas, 1.000 son pequeños productores, de ellos 350 “matriculados” (remitentes) han dejado de remitir y el resto percibe $31.000 mensuales, de los cuales muchas veces hay que descontar energía eléctrica y otros costos.

Sin embargo y por fuera de los Consejos de Salarios, el sindicato de los empleados de Conaprole reclama aumento del personal con beneficio de la antigüedad y aumento del monto pagado por ese concepto-la empresa sostiene que paga 10 veces más que otras similares- revisión de regímenes y categorías de trabajo y 4 litros de leche diarios por cada trabajador. Reclamaciones que el sindicato ha anunciado continuarán en los próximos tres meses (1 reclamo por mes), mientras la cooperativa sostiene imposible de atender, por la sencilla razón que cada remitente recibiría menos dinero por litro remitido, lo que es imposible de sostener Ello ha llevado al “trabajo a reglamento”, que implica la no realización de horas extra, derivada del ausentismo que alcanza e 15% y a veces más, que impacta directamente en la imposibilidad de elaborar productos de mayor beneficio para la empresa , como son los quesos y derivar ese "excedente" a producir leche en polvo de menor costo, que, obviamente, en un régimen cooperativo, se refleja en lo que percibirá cada productor. Esta situación, significa la pérdida de U$S 1 millón diarios, con otro agravante, el que llegará un momento en que la empresa no tenga capacidad de almacenamiento, y los productores, que deben seguir ordeñando, deban tirar el producto, un disparate por donde se le mire.

La irracionalidad de las exigencias del sindicato de Conaprole, se arrastra desde hace años, baste recordar el caso del robo perpetrado por un obrero, probado por filmaciones, donde el sindicato no aceptó su despido, o más recientemente, el oponerse a que realizara tareas de cadete el suplente de un chofer.

Sin embargo, el sindicato sigue con sus reclamaciones, consientes que pueden llevar al colapso de la empresa.

Como reflexión final en cuanto a eficiencia industrial, un operario del sector en Nueva Zelanda produce el doble de litros de leche diarios que un operario de Conaprole.

¿No será hora de ir a la revisión, fundamentalmente por parte del sindicato, de las relaciones laborales, orientadas, tomando el ejemplo que citamos al principio, de las automotoras japonesas, al resultado productivo y al bienestar de los empleados? A la vez que recordar la justificación de los empresarios cuando el cierre y retiro de los inversionistas de Ecolat: “Se rompió la cadena de mando y la confianza”.

Lo otro. es el riesgo del colapso definitivo, que afectará a 20.000 personas vinculadas al trabajo lechero.

¿Grave no?


Disparates progres

En un proyecto de ley que procura regular los derechos de las personas transexuales, se incluye la posibilidad de que los menores cambien de sexo, una agresión a la paternidad y al sentido común.

Las causas a favor de las minorías –de toda índole– siempre cuentan con la simpatía de la opinión pública, hasta que se radicalizan y se transforman en agresivas campañas exclusivistas. Algo de eso pasó con los ecologistas, algunos de cuyos grupos terminaron proclamando, casi, el retorno a la vida salvaje y el repudio a todo emprendimiento industrial o agropecuario. Lo mismo ha ocurrido con los movimientos feministas, cuyos extremos terminan proclamando una especie de matriarcado y el sojuzgamiento de los hombres. De la misma o peor especie es el extraño invento radicado en el parlamento, en un proyecto de ley que procura ayudar a las personas transexuales y que llega a la locura de querer posibilitar que los menores de 18 años puedan cambiar de sexo, aunque sus padres estén en contra. El proyecto permite que los menores cambien su identidad y se sometan a los procedimientos de hormonización respectivos. Si esa legislación se aprobara, alcanzaría con que los adolescentes se presentaran ante la Justicia y si esta convalida esa voluntad, no importaría la opinión de los padres.

Eso es una barbaridad. Las personas menores por algo son menores, y tanto la normativa cívica como civil no les otorga a los jóvenes la plenitud de sus derechos. La Constitución de la República va en el mismo sentido, otorgando prioridad a la familia. Y el sentido común también indica que un menor no está en condiciones de resolver algunas cuestiones drásticas sobre su destino.

La onda ideológica imperante, que pone énfasis en la igualdad de género, que es la que está en la base de esta grosera exageración, es también la que promueve que los padres no interfieran en la educación sexual de sus hijos, que debería quedar a cargo de la escuela y los liceos… Todo es un disparate, aunque por suerte da la impresión de que algunos legisladores oficialistas han reaccionado y no votarían esos artículos, dando si su apoyo al resto del texto legislativo, que, entre otras cosas, establece una compensación pecuniaria a las personas trans que hayan sido perseguidas.

La iniciativa ha provocado tal polémica que, en muy pocas semanas, se presentaron 40.000 firmas en contra del proyecto, las que si bien no tienen efecto jurídico, dan cuenta de una opinión que ha reaccionado a tiempo y que reclama por la sensatez.


Diez fecundos años

La Fundación Propuestas, Fundapro, cumple diez años de fecunda actividad. Al impulso del Dr. Guillermo Maciel se ha convertido en un observatorio confiable sobre las cifras y el análisis de los delitos.

El conocimiento preciso de la evolución del delito es un requisito para elaborar políticas públicas responsables y eficaces, pero lamentablemente el Estado ha renunciado a esa tarea, ya que manipula las cifras con clara intención electoral. Desde hace años, el procesamiento y la divulgación de los números de las rapiñas ha venido generando dificultades. En 2010, el entonces director del Observatorio del Crimen del Ministerio, el sociólogo Rafael Paternain, renunció porque el Ministro Bonomi cambió los criterios de evaluación. En 2015, el propio Bonomi reconoció que el método de cuantificación de los delitos era inconveniente y –en un inesperado rapto de sinceridad– anunció que haría un convenio con la Universidad de la República y con el Poder Judicial para establecer un sistema transparente y confiable, pero esa sugerencia nunca se concretó.

La reciente vigencia del Código del Proceso Penal, que obliga a las Fiscalía a llevar también un registro de los delitos, puso en evidencia que el Ministerio hacía años que tergiversaba las estadísticas.

Ante ese enorme vacío, Fundapro ha cumplido una tarea realmente patriótica, que ha permitido a la prensa, a las bancadas parlamentarias y en general a la opinión pública, contar con los datos precisos y reales de los homicidios, los hurtos y las rapiñas o robos con violencia.

La tarea de recopilación de datos requiere una dedicación esmerada y prolija, actividad a la que el Dr. Guillermo Maciel y su equipo se han dedicado con desinterés y profesionalidad. Los reportes periódicos, que ya llegan a veinte, se han transformado en una compilación seria y útil, siempre oportuna pero que cobra mayor vigencia ante la vergonzosa omisión del Estado.

La magnitud de la crisis de inseguridad es sufrida todos los días por una población que lamentablemente vive con miedo. Pero esa evidencia cobra aún mayor dramatismo cuando el Dr. Maciel nos revela que, por ejemplo, en el primer semestre de 2018 hubo un hurto cada 4 minutos, una rapiña cada 28 minutos y un homicidio cada 20 horas. Sobre la secuencia de esos dramas el Ministerio de Interior ha callado y los uruguayos nos enteramos gracias a Fundapro.


Trans-formando a la Familia

Por Consuelo Pérez

Los partidos políticos vienen discutiendo en el Senado el contenido de una ley que asigna derechos a las personas “trans” y que, además, aborda aspectos vinculados a la posible elección sexual de los niños.

El mencionado proyecto de ley dirigido a las personas “trans” tiene, como objetivo principal, el de reparar los que considera como actos de "discriminación y estigmatización" de los que fueron "históricamente víctimas", según lo que se indica en su exposición de motivos.

En la Comisión correspondiente se dejaron en suspenso cinco artículos del proyecto que fueron considerados polémicos y que generaron el inmediato rechazo de los partidos de la oposición, y también de algún senador del Frente Amplio. Dos de esos artículos son el 5° y el 17°, los que permiten el cambio de identidad, sexo y la “hormonización” de los menores de edad que manifiesten su voluntad de hacerlo, sin ser necesario el consentimiento de sus padres.

La mencionada Ley ha sido -y es- motivo de controversias y diversidad de opiniones en lo que a la población en general se refiere -entre otras cosas por la compensación pecuniaria que supone para los potenciales damnificados- y en ese sentido se presentaron ante la comisión de Población, Desarrollo e Inclusión del Senado más de 33.000 firmas de ciudadanos que se oponen a la iniciativa, las que se suman a otras 5.600 que ya se habían entregado anteriormente en el Palacio Legislativo. Pero el punto más cuestionado es el relativo a los artículos que involucran a menores, ya mencionados.

Que los menores puedan tomar una decisión de tal envergadura obviando el consentimiento de los padres genera expresiones tales como: "He aquí parte del pueblo uruguayo (...) estamos aquí por nuestros hijos, por nuestros nietos, por la juventud, los adolescentes y los niños, debido a que nos sentimos, como padres y abuelos, despojados de nuestros derechos inalienables de sustento, apoyo, educación, protección y en forma especial de la moral", en los firmantes.

No incursionaremos en la compleja evaluación de los motivos por los cuales fue generada la cuestionada ley, pues para eso están nuestros representantes, pero no olvidemos que la familia es la institución reproductora del sistema de valores que conforma la base cultural de todo conglomerado humano, y que ejerce una presión educativa cimentada en afectos y en reglas, modelando actitudes y comportamientos en consonancia con los valores del sector social que representa.

Los que entendemos a la familia como gestora de una sociedad sana, con principios discutidos y evaluados en su seno, en conjunto y comunión de sus integrantes, y que ha sido gestora de lo que en un momento hizo de éste un gran país, vemos en esta ley un intento expreso de desconocimiento de los valores mencionados, por no decir -como muchos sostienen- una intencionada actitud destructiva de nuestra principal institución.


Talvi en campaña

El economista Ernesto Talvi lanzó su precandidatura a la Presidencia de la República por el Partido Colorado y se comprometió a luchar por la educación, la integración social y la seguridad.

El ex director de Ceres ingresó a la arena política con un acto realizado en el club Larre Borges, en la Unión. Destacó la trayectoria del Partido Colorado y lo describió como el que representa "las mejores tradiciones de la República" y que construyó el estado del bienestar. Luego se autodefinió como progresista, liberal e internacionalista.

Reconoció algunas conquistas del Frente Amplio, como el plan Ceibal, el abatimiento de la pobreza y el cambio de la matriz energética, pero también lo criticó con rigor al sostener que “el Frente Amplio fracasó donde se suponía que no podía fracasar" y enumeró: la educación, la seguridad y las políticas sociales. "Hoy el Frente es un proyecto político agotado. Sin reflejos. Hoy el Frente es un proyecto sin capacidad de responder a los enormes desafíos que tenemos por delante. Un partido hegemónico que se siente dueño del poder” y que apoya los atropellos a los derechos humanos en Venezuela.

Hizo referencia a su propuesta de crear 136 liceos modelos en los barrios más vulnerables y sostuvo que ni la marginalidad ni la violencia pueden con la enseñanza, explicando que “unos 53 mil empleos se perdieron en los últimos tres años, los jóvenes sueñan con irse, 13 de cada cien chiquilines de contexto vulnerable completan Secundaria y uno de cada dos niños nacen en contexto de vulnerabilidad. Si no hacemos nada, vamos a perder definitivamente el Uruguay que todavía vive en nuestro imaginario. No tenemos tiempo para perder".

Tras el acto, Talvi hizo declaraciones a la prensa en las que explicó su estrategia electoral, basada en la presencia de la nueva agrupación que lidera, Ciudadanos, que se presentará a la elección interna sin alianzas previas y para competir con las restantes corrientes partidarias.


Alimentando la esperanza y el cambio

Por Lole Hierro

Pasada la locura mundialista, todos sabíamos que los partidos políticos empezarían a confirmar su presentación electoral de cara a lo que sucederá en 2019. Antes de fin de año, seguramente, ya estarán claras las precandidaturas en todos los partidos.

En esta semana se ha sumado a la arena política Ernesto Talvi que, según expresó claramente, competirá en la interna colorada con los demás sectores y candidatos sin acuerdos. Será por tanto un aporte que permitirá incorporar otro enfoque al siempre sano debate de ideas y mostrar matices en cuanto a las posturas ideológicas. Su principal caballo de batalla, según se desprende de su primera presentación, será el mismo que desarrolló en los encuentros ciudadanos: la educación y la construcción de liceos en barrios carenciados. O sea, se suma a la histórica prédica política y acción batllista, que apuesta a la educación como generadora de igualdad de oportunidades, amparo de los más débiles y cimiento de la convivencia armónica y el progreso de la sociedad. Es bueno recordar que la última gran reforma educativa, que profundizó el concepto y la construcción de las escuelas de tiempo completo, creó los bachilleratos tecnológicos y generó centros de formación docente descentralizados, entre otras acciones, fue impulsada por el segundo gobierno de Sanguinetti. También habló de la seguridad y la creación de empleos, tópicos en donde también el Partido Colorado puede mostrar credenciales y grandes realizaciones en sus gobiernos. Los temas de campaña están bastante cantados. La cuestión, como siempre, son las propuestas concretas, aunque es difícil que hoy en día alguien pueda volver a inventar la pólvora. Se estudiarán las de cada sector, habrá intercambio de opiniones y se acordará en un programa común de cara a la primera vuelta como siempre sucede.

El Partido Colorado vuelve a vivir, por tanto, horas de visibilidad y presencia ante la opinión pública. Ya había sido así hace algunos meses. Por ese entonces, la reunión de una gran cantidad de agrupaciones generó la aparición del movimiento Batllistas, encabezado por Sanguinetti, quien, en su regreso a la actividad política de tinte más electoral, puso de nuevo a los colorados en la cancha y revitalizó la prédica opositora.

Es innegable que la irrupción de Batllistas logró cambiar el humor de los colorados. Esto se palpa en los diferentes actos y reuniones que se han realizado tanto en los barrios de Montevideo como en el interior del país. Y se nota —además— en la agenda política nacional.

La prédica sensata de empezar a ambientar desde ya un acuerdo programático entre las diferentes fuerzas opositoras de cara a un futuro gobierno de coalición y la propuesta concreta de promover un referéndum en caso que se apruebe la ley que habilita el voto de los uruguayos en el exterior, son dos mojones que sacudieron la modorra opositora y hacen pensar que lo que tantos ciudadanos reclaman, se puede cristalizar: que la oposición se muestre madura y se presente como una alternativa seria para gobernar.

Sin duda, la presencia y experiencia del expresidente en el debate y las propuestas del día a día, serán un motor principalísimo en la futura campaña que desarrollará el Partido Colorado. Pero empieza a existir un problema: el candidato del sector Batllistas. Es cierto que todavía estamos en los primeros pasos de la coordinación y con el objetivo de seguir contagiando el optimismo militante; pero esto no significa que no debamos empezar a pensar en poner a nuestro candidato con el tiempo suficiente en el escenario para que esté en pie de igualdad con el resto de los competidores. Sin prisa, pero sin pausa.

En nuestra opinión ahora es tiempo de afirmar el clima de entendimiento de los actores de la oposición, y de culminar los contactos dentro y fuera del Partido para generar la coordinación a los efectos de iniciar la recolección de firmas para el posible referéndum.

Pero esto no quita que paralelamente pensemos en empezar a definir la presentación electoral. Al Partido Colorado le hará muy bien la presencia de un nuevo candidato. Y también que Batllistas, desde sus principios históricos, la estructura actual y la que puede formar a nivel nacional, su experiencia de gobierno demostrada y su capacidad de generar hechos políticos y plantear propuestas programáticas, se muestre fuerte y decidido a ser la mayoría partidaria y motor fundamental de un futuro gobierno de coalición.


Acto de Batllistas en Salto


Homenaje a Joaquín Suárez

El martes 21 de agosto, en la Casa del Partido Colorado, se hará entrega a la colectividad de una magnífica escultura de Joaquín Suárez, obra del escultor francés Charles Pillet.

La donación la efectuará el Dr. Dante Buonomo, a quien acompañarán, en la ocasión, el Dr. Daniel Lamela (que realizará una evocación del Dr. Pablo Millor), Luis Hierro López y el ex Presidente Dr. Julio María Sanguinetti. De este modo se recordará una de las gestas más gloriosas de nuestra historia, la Defensa de Montevideo, que resistió el sitio rosista durante nueve años y a Joaquín Suárez, primer mandatario, que sacrificó su fortuna en esa lucha por la libertad.


Sobreprecios y coimas en Argentina alcanzarían U$S 36 mil millones

El periodista Carlos Pagni informó que se estima que los sobreprecios y las coimas por la obra pública en los 12 años del kirchnerismo podrían llegar a la astronómica cifra de U$S 36.000 millones. La investigación judicial puede cambiar la historia argentina. Transcribimos acá la nota de La Nación.

Estamos siguiendo esta especie de Lava Jato argentino, de revolución en cámara lenta que podría llegar a producirse en el mundo de las relaciones de las empresas con el estado y que ahora presenta otra faceta que es económica: el impacto en la economía. Todo este espectáculo tan poco edificante, tiene una magnitud desconocida por varias razones; la primera es la cantidad enorme de dinero del que estamos hablando.

Hubo dos investigadores del Conicet que hicieron un cálculo por el cual los sobreprecios y las coimas de la obra pública en los 12 años de gobierno kirchnerista habría alcanzado a 36 mil millones de dólares. Lo que se ha robado en materia de obra pública durante los doce años del kirchnerismo equivaldría a pagarle a un millón de personas el salario mínimo durante siete años.

La segunda peculiaridad: es bastante difícil, sino imposible, encontrar en la Argentina un caso de corrupción que termine en la Justicia y que toque verdaderamente al empresariado privado. Esto toca empresas privadas que preexistieron y sobrevivieron al kirchnerismo. Esto desata peleas entre los mismos empresarios.

Wagner dice en su declaración: "Miren que esto es un sistema". El empresario, aun como arrepentido, sigue haciendo kirchnerismo.

Hay una tercera arista, que es que esta causa es a su vez un reflector sobre el aparato que la lleva adelante: Comodoro Py. Ese edificio fue creado durante el gobierno de Juan Domingo Perón, para vialidad. Fueron creados para albergar el sistema de obra pública que hoy deben investigar. Bonadio y Stornelli están ante la posibilidad de reivindicar su propia función y la propia institución a la que pertenecen.

Olazagasti entre sus muchas cualidades, una era ser casi el otro yo de Alfredo Lijo, el hermano del juez Ariel Lijo. Los hermanos aparecen en todas las películas donde hay dinero. Freddy Lijo es socio de Silvana Stochetti quien es la novia de Claudio Uberti, el que manejaba la embajada paralela de Venezuela pero además el hombre que pensó Néstor Kirchner cuando llegó al poder que fue el Organismo de Control de los Corredores Viales (OCOVI). El primer contacto del expresidente con la obra pública , una de las primeras medidas: voltear los peajes y renegociar. Estamos hablando de una red donde participa Comodoro Py. Y no es que haya habido negligencia, ha habido complicidad.

Hay una cuarta característica de este proceso que estamos viendo que lo vuelve inquietante y es que no estamos ante una primera experiencia de lo que podría ser una gran revisión de un sistema de corrupción ligado a contratos con el Estado. Porque hemos estado mirando un proceso similar en Brasil. El sistema de Comodoro Py, que aparece salpicado por el mismo hecho que investiga, tiene que competir con un proceso bastante eficiente que es el que se vio en Brasil. Las comparaciones son muchísimas. A mi me interesa la económica: al Gobierno no le gusta que sea un Lava Jato porque teme que sea recesivo. Va a haber un estrangulamiento al financiamiento de la obra pública y a cualquier empresa que tenga contratos de este tipo con el Estado, esté o no en los cuadernos .

Estamos viendo también un problema con el Fondo, que tiene que ver con un proceso de negociación. El Banco Central , en aquel momento a cargo de Federico Sturzenegger, planteó varias condiciones que tienen que ver con su autonomía. Hay una discusión más profunda en el Gobierno que es cómo hacer el ajuste fiscal. La pregunta es si se puede hacer un verdadero ajuste sin tocar las jubilaciones y el sistema provisional.

Si el Gobierno tocara el sistema previsional habría un ajuste de un 10 por ciento en todo el gasto público en todas las áreas del Estado. En cambio, si deciden no tocar el sistema previsional, que es el gran rubro del gasto, ese ajuste sería del 30 o 36 por ciento en una parte del Estado

Hay dos teorías dentro del Gobierno relativas a esto: la primera dice que hay que cuidar la política y no se pueden seguir haciendo cosas impopulares, entre otras motivos porque la imagen negativa de Mauricio Macri está creciendo de manera acelerada. Y están los que dicen lo contrario, que no hay que pensar en la política, pues lo único que puede salvarla es hacer todo el ajuste necesario ahora. ¿El Presidente tiene la garra para eso o está entre las dos teorías?

Todavía hay una confusión, que es la que mira el mercado que castiga a la Argentina por la recesión, que viene ya por la tasa de interés del 40%, por la devaluación recesiva, por una confusión respecto del compromiso de Macri con el ajuste fiscal, y, ahora, porque nos ven un parecido con Turquía por el déficit de cuenta corriente

Esto remodela la política: la recesión que se preveía cuando se hizo el acuerdo con el FMI va a ser más larga y más profunda. ¿En qué momento Macri va a recuperar capacidad para mantener en el tiempo la reforma económica que había prometido? Esa es la pregunta que se está haciendo el mercado.

La pregunta más importante es otra: si la dirigencia argentina está en condiciones de recrear un sistema institucional, un sistema político, a partir de la ciénaga en la que estamos chapoteando, no con los cuadernos de Centeno, sino con la narrativa respecto de la corrupción que se inauguró en gran escala con el menemismo, más los doce años de anecdotario del kirchnerista, que se han convertido ya en una crónica policial

Otros procesos similares no dieron buenos resultados en términos políticos. El mani pulite italiano terminó en Sergio Berlusconi, que cae a pedazos en términos de calidad política

La gran incógnita que se abre con todo este proceso, que muestra las entrañas de un poder muy desligitimado, muy corrupto, es si tendremos capacidad para recrear institucionalmente un juego político más democrático, más legitimado, más plural, más competitivo, o si esto será el caldo de cultivo para un delirio demagógico.


Una brecha en el círculo vicioso de la decadencia

La decadencia argentina lleva más de cincuenta años, jalonados por crisis económicas y sociales de gran entidad. Pero la actual investigación sobre “los cuadernos de las coimas” puede abrir una brecha y encender una esperanza, señala el historiador Luis Alberto Romero en esta columna que nos interesa reproducir

Desde hace cincuenta años la Argentina transita una decadencia jalonada por crisis recurrentes. Al cabo de cada una, el país está un poco peor. La decadencia tiene muchas dimensiones -económica, social, cultural, ideológica- pero todos los problemas remiten a un plexo neurálgico: el Estado.

En sus buenos tiempos, la Argentina tuvo un Estado potente, basado en instituciones sólidas, burocracias expertas y probas y grupos dirigentes con capacidad para proyectar y sostener políticas. Pero, a la vez, nuestro Estado tuvo un punto débil: su relación con los grupos de interés, las llamadas corporaciones, grandes, medianas y chicas.

En esta relación, tensa por naturaleza, donde cada grupo cuida lo suyo, el Estado debe atender al interés general. Nuestro Estado fue siempre dadivoso y concedió protecciones, promociones, privilegios y finalmente prebendas. Desde mediados del siglo pasado, a medida que los intereses se hacían fuertes y exigentes, la capacidad estatal de control y regulación declinó. La última carta estatal la jugó Perón en 1973, y fracasó estruendosamente. Desde 1976 el problema se agravó, pues los sucesivos gobiernos, por acción u omisión, se dedicaron a desarmar el Estado, erosionar su burocracia, debilitar sus instrumentos de control, destruir a fuerza de arbitrariedad la confianza en la ley. También, a conceder prebendas cada vez más groseras, con los consiguientes "retornos" para los funcionarios.

La corrupción es la contracara del Estado. Donde hay un privilegio posible, hay una ocasión para la corrupción, pequeña o grande. "Dime cómo es el Estado y te diré cuanta corrupción hay". La pregunta puede desplegarse: ¿cómo son sus funcionarios, y en particular sus jueces; cuán sólida es la convicción sobre el gobierno de la ley?

En esta larga crisis estatal -que es también jurídica y moral- los doce años del régimen kirchnerista fueron excepcionales. Hasta entonces, la corrupción surgía de la relación entre sectores de interés que reclamaban medidas del gobierno y funcionarios que cobraban para sancionarlas. Menem y su "carpa chica" fueron la versión extrema de este régimen, que entonces pareció escandaloso.

El régimen kirchnerista desarrolló una mecánica original y a la vez más vieja. Un grupo instalado en el gobierno organizó el saqueo sistemático del Estado en beneficio propio. El modelo dejó de ser el "capitalismo asistido" y se pareció a las viejas dictaduras latinoamericanas -Trujillo, Somoza, Stroessner- o a los actuales regímenes de Nicaragua y Venezuela. El concepto de corrupción es insuficiente para un régimen de acumulación personal que se resume mejor en la palabra cleptocracia. Toda la política tuvo como propósito el saqueo, la desarticulación del Estado y la concentración del poder. El célebre "relato", muy poderoso, cumplió la función de distractor, ese que le permite al mago hacer su truco.

Como los magos, también se necesitó un partenaire: un grupo de empresarios -prebendarios veteranos o recién llegados- que recibieran los fondos estatales -obras públicas, subsidios al transporte- en pesos argentinos limpios y los devolvieran al gobernante convertidos en dólares sucios de destino final incierto.

El sistema fue sencillo, casi primitivo. La ejecución fue sorprendentemente eficaz: no quedó caja estatal sin saquear ni negocio ocasional desaprovechado. También fue excepcional la impunidad. No los registraron ni las oficinas de control ni los jueces, disciplinados con el palo y la zanahoria o embriagados por el relato. Los jueces no inventaron la corrupción, pero la naturalizaron.

En 1983, el país había tenido una buena oportunidad para romper el ciclo de decadencia y crisis. El gobierno de Alfonsín restableció el Estado de derecho y construyó la democracia, pero no enfrentó los problemas de un Estado deteriorado, con el que los gobiernos peronistas posteriores se sintieron cómodos. Por primera vez en mucho tiempo, el gobierno de Macri se ha propuesto restablecer un Estado normal en un país normal, una tarea digna de Hércules.

Han pasado dos años y medio; el Gobierno se mantiene en pie, conserva un buen apoyo y alcanzó logros valiosos, pero recibe golpes fuertes y no ha obtenido victorias emblemáticas. La reconstrucción del Poder Judicial avanza con más pausa que prisa, pues los jueces tienen poca fuerza para autodepurarse. Todos los grupos corporativos se atrincheran en sus posiciones y se cobijan en un relato flexible y potente. Hace unos meses la economía cayó en un bache. Sobre llovido, tenemos un papa argentino y peronista. Todos conocen la potencialidad de estos elementos sumados. Los más pesimistas piensan en una nueva crisis; otros se preocupan por la elección de 2019.

Lo apasionante de la Historia es que la coyuntura siempre es imprevisible. En estos días se abrió una posibilidad en el frente judicial: el avance sobre los territorios de Hugo Moyano, la condena y prisión de Amado Boudou y la investigación judicial generada por los cuadernos de Centeno, que llevó a la detención de exfuncionarios y de empresarios involucrados en el saqueo del Estado. El "arrepentimiento" en cadena de empresarios permite esperar que terminará abriendo una brecha en el círculo vicioso que nos constriñe. Es una oportunidad y un desafío, jurídico y también político.

Si a la opinión pública se le suma la oposición peronista, puede quebrarse la omertá judicial. Así impulsada, la Justicia debe tomar distancia de la opinión, establecer la verdad judicial y fallar de acuerdo con el Código. Fortalecer el Estado de derecho -pues de eso se trata- consiste en algo tan simple como difícil: respetar la ley.

El desafío político es más complejo. Si se desata un vendaval ético, los políticos deben administrarlo con prudencia, atendiendo a todas las lecciones del Lava Jato. Los valores solo fijan un ideal de conducta para nuestro mundo de pecadores. Que el afán de sancionar hasta el menor de los pecados veniales no nos lleve a dañar la economía, ni tampoco la política, tan laboriosamente construida. Solo así aprovecharemos esta oportunidad.


Nueva condena a Monsanto por el glifosato

La multinacional debe pagar casi 290 millones de dólares a un jardinero, víctima de un linfoma incurable causado por el químico, según un fallo de la justicia de Estados Unidos. En Europa ya hubo una sentencia similar.

Según la prensa internacional  la “mal reputada” Monsanto recibió un golpe duro al perder el primer juicio por su producto herbicida basado en el glifosato, en Estados Unidos. Un jurado de San Francisco ordenó al gigante agroindustrial a pagar casi 290 millones de dólares por daños a Dewayne Johnson, un jardinero, al no advertir que el glifosato que contenía su herbicida era cancerígeno. Johnson desarrolló un linfoma no Hodgkin incurable que, según él, apareció tras utilizar los productos de la compañía en los terrenos escolares de la ciudad de Benicia, en California, razón por la que demandó a la multinacional.

El juez encontró que la compañía actuó con "malicia" y que su herbicida Roundup, y su versión profesional RagerPro, contribuyó "sustancialmente" a la enfermedad terminal de Johnson. La respuesta de la compañía, casi inmediata, fue que apelará el veredicto. "La decisión de hoy no cambia el hecho de que más de 800 estudios y revisiones científicas, y conclusiones de la Agencia de Protección Ambiental de EE. UU, los Institutos Nacionales de Salud de los EE.UU y las autoridades reguladoras de todo el mundo, respaldan el hecho de que el glifosato no causa cáncer, y no causa el cáncer del Sr. Johnson", sostuvo Scott Partridge, vicepresidente de Monsanto.

Johnson, de 46 años, sufre de un linfoma incurable no hodgkiniano, que atribuye al hecho de haber rociado los terrenos de la escuela para la que trabajaba entre 2012 y 2014 con RoundUp y RangerPro. El caso se basó en las conclusiones del Centro Internacional de Investigación del Cáncer, un organismo de la OMS, que desde 2015 catalogó al glifosato como "probablemente cancerígeno".

Monsanto, adquirida por la alemana Bayer por 66.000 millones de dólares (53.373 millones de euros), se encuentra en el banquillo de los acusados por los potenciales efectos cancerígenos de estos productos que contienen glifosato, una controvertida sustancia. Los expertos coinciden que el veredicto puede abrir la puerta a centenares de nuevas demandas. El mayor productor de semillas transgénicas padece de una mala reputación y es una de las compañías más controvertidas en el universo corporativo global. No parece estar cerca de alejarse de esa fama. Pero Bayer hizo un comunicado en el que defiende el producto, anunciando que proseguirá con los proyectos ya iniciados y no discontinuará la elaboración del agroquímico.

En 2011, un Tribunal de Lyon, Francia, también condenó a la empresa tras un largo juicio, iniciado en 2004, por el uso de un producto similar que causó daños a un agricultor de cereales de la localidad gala de Bernac.


Fútbol, mercado y derroche

Las leyes del mercado no regulan el enorme derroche que se registra en el fútbol. No se rinden cuentas a los socios; se paga a discreción y los precios son astronómicos, sostuvo un editorial de El País de Madrid. Trascribimos acá ese texto.

A propósito de los fichajes de Arrizabalaga por el Chelsea y de Courtois por el Real Madrid vuelve a oírse con asiduidad y ánimo exculpatorio el concepto mercado. Exactamente en el mismo tono didáctico empleado por Rodrigo Rato cuando pronunció la consigna del siglo en el Congreso: “Es el mercado, amigo”. No hay que darle más vueltas. Los precios del fútbol están en manos de una deidad llamada mercado que exime a compradores y vendedores de cualquier otra explicación. El latiguillo explicativo (¡el mercado!) para pagar más de 220 millones por Neymar o más de 100 millones por Bale es, por supuesto, falso. Para que exista un mercado no solo tiene que haber un cruce de precios de oferta y precios de demanda. Es necesario además que se dé una formación transparente y calculable de esos precios. Hay pocos casos de mercado auténtico y el fútbol no es uno de ellos.

Podrá decirse que en los clubes que son sociedades anónimas o propiedad de algún magnate enriquecido con la privatización de bienes públicos, basta que el misterio de lo pagado obre en conocimiento del pagador. Pero no es el caso de aquellos equipos que pertenecen a sus socios. Pues bien, es poco probable que los socios de los clubes (en la Primera División española, Athletic Club de Bilbao, Barcelona y Real Madrid) conozcan el detalle de cómo se han construido los precios de sus fichajes. ¿Acaso sabemos a cuánto ascendieron las retribuciones de los intermediarios y los agentes en fichajes galácticos y estratosféricos bien conocidos? ¿O en cuánto aumentaron el coste final los precontratos de garantía del fichaje de turno? ¿O cuánto se llevaron los padres de las estrellas del balompié, que han descubierto el viejo oficio de madre de folclórica?

En fútbol no se rinden cuentas; se paga a discreción, a manos llenas, lo que haga falta. Si hay que poner un camión lleno de dinero en la puerta de Mbappé, se pone. Los dueños de los clubes, los socios, nunca sabrán cuánto hay en el camión. En el mejor de los casos, la contrapartida son triunfos; en el peor, quiebras y ayudas públicas subrepticias. La praxis perversa se convierte en ideología para justificar el despilfarro cuando se proclama que esa opacidad “es la única forma de fichar”. El conocimiento exacto de las cuentas “malograría” la práctica del dispendio; “no se puede fichar si no es en secreto”, cacarean. El fútbol es un universo económico donde el demandante (del futbolista) paga nueve veces de cada diez lo que pide el ofertante. Existen las mismas razones para decir que el fútbol es un mercado que para suponer que la confluencia de Marte, Júpiter y Saturno provoca la sífilis (como, por cierto, se creía en la Edad Media).

No es sarcasmo menor que mientras los futbolistas de élite tienden a desplazarse hacia equipos en cuyo país el entramado fiscal es más favorable a la elusión, se extienda el clamor popular para que el fenómeno fichado “bese el escudo”, como signo de compromiso y aun de sumisión al grupo tribal que les paga. Es, por decirlo así, una concesión al infantilismo, siempre presto a conformarse con un gesto vacío con tal de que exprese sentimiento. Condotieros encallecidos, hoy aquí y mañana allá, titulares de montajes fiscales sofisticados, ceden al sentimiento con complaciente promiscuidad. Ya están las tertulias deportivas para superar la antinomia entre ese supuesto mercado y el sentimiento gratificante.


Frases Célebres 729

“Hay más personas en situación de calle. Hablamos de la calle pura y dura”. Ana Olivera, subsecretaria del Ministerio de Desarrollo Social. Telenoche, canal 4 (14/08/18).

“Hoy no es posible una nueva generación de políticas sociales sin una nueva generación de políticas económicas, productivas y de gestión de Estado”. Juan Pablo Labat, sociólogo y director de Evaluación y Monitoreo del Ministerio de Desarrollo Social (Mides). Semanario Búsqueda (16/08/18).

“Hoy en día tenemos el problema de la gente de la calle, que hace que alrededor de los contenedores tengamos cantidades impresionantes de basura. A pesar de que tenemos tercerizadas todas las zonas limpias y maximizado el mercado de zonas limpias, no damos abasto. Estos son desafíos que tenemos por delante”. Fernando Puntigliano, director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de Montevideo. El País (14708/18).

“Al igual que en anteriores instancias presupuestales, el gobierno está sobrestimando el crecimiento que tendrá la economía. Todos los economistas importantes del país, los analistas más encumbrados, han dicho nuevamente que estas proyecciones de crecimiento no están atadas a la realidad. Nuevamente Uruguay va a tener que endeudarse para financiar estas partidas, sobrepujando el déficit fiscal. No hay ninguna medida concreta de austeridad para llevar el déficit fiscal al 2,5% del PBI, como establece la meta del gobierno”. Conrado Rodríguez, diputado Colorado, refiriéndose al proyecto de la Rendición de Cuentas. El Observador (14/08/18).

“El país está pasando una situación complicada y no hay otra solución que bajar el gasto o producir más”. Omar Lafluf, diputado Blanco, sobre el proyecto de la Rendición de Cuentas. 970 Noticias, radio Universal (14/08/18).

“Hoy en día la preocupación de las empresas privadas es que con una economía más lenta, sus márgenes de ganancia están cayendo. Continúa preocupando la situación del mercado de trabajo en Uruguay. Las últimas cifras indican que la cantidad de empleos cayó y esto en un contexto de mayor inflación y negociaciones de salarios. Por un lado, el sector privado, las empresas que contratan personal están en reduciendo la plantilla laboral, enviando personas a seguro de paro o directamente despidiendo personas. Y las que no lo están haciendo, no planean aumentar su cantidad de trabajadores. Es decir que está existiendo una destrucción de puestos de trabajo”. Laura Raffo, economista, en su análisis semanal. Telemundo, canal 12 (15/08/18).

“Para esta Ronda de Consejos, había prevista una fórmula que indicaba que retroactivo al 1º de junio hubiera correspondido una rebaja del 1% por inflación, pero por el contrario de forma impuesta se le aumentó un 2,02% al sector ganadero y 2,52% al sector lechero y arrocero. Por lo tanto ya de pique entrar a una negociación con imposiciones de estas características, si le sumamos nuevamente el correctivo para los próximos dos próximos dos años de inflación en el entorno del 7% nos vamos de vuelta a un índice que está por encima de las posibilidades de las empresas que lamentablemente sigue tendiendo a aumentar un desempleo que ya está siendo muy complicado”. Pablo Zerbino, presidente de la Asociación Rural, explicando por qué varias gremiales rurales decidieron retirarse de manera provisoria de los Consejos de Salario. Para empezar el día, radio Oriental (15/08/18).

“Es un disparate, lamentable y anti-democrática la decisión de las gremiales rurales de retirarse del Consejo de Salarios”. Marcelo Abdala, secretario de la central sindical. Informativos 930 (15/08/18).

“Los Consejos de Salarios son importantes para equilibrar las medidas de la política económica y hacer coherencia entre la política monetaria, la política fiscal y la política de ingresos. El mecanismo está basado en el diálogo, retirarse de una negociación colectiva no contribuye”. Danilo Astori, ministro de Economía. Telemundo, canal 12 (15/08/18).

“La realidad de Uruguay hoy es la reducción del empleo en los últimos tres años (...) Hay actores que están en campaña electoral y eso obviamente no ayuda. Si alguien quiere ser candidato debe retirarse de la actividad pública. Pueden decir actuamos en beneficio general, pero también en beneficio de la próxima elección”. Alfredo Lago, presidente de la Asociación Nacional de Cultivadores de Arroz, tras el anuncio en un documento al Ministerio de Trabajo que se retiran, por el momento, de los Consejos de Salarios y aludiendo al ministro de Trabajo. Informativo Carve, radio Carve (15/08/18).

“Primero tiene que resolver el Frente Amplio (...) Por ahora soy pre pre candidato”. Ernesto Murro, ministro de Trabajo y Seguridad Social. Informe Nacional, radio Uruguay (15/08/18).

“Sería positivo que el Ministerio del Interior citara a una conferencia de prensa para aclarar si el subsecretario del Interior Jorge Vázquez mintió con respecto a una posible incidencia en la elección de la empresa encargada de colocar las cámaras de identificación facial (...) El subsecretario Jorge Vázquez dijo que no tiene nada que ver con la decisión adoptada, ya que es competencia de la AUF. Hay que saber si el subsecretario mintió y parece poco infantil  alegar que la que decide es la AUF. Es un hecho muy delicado, porque si el subsecretario mintió se tiene que ir y si dice la verdad no”. Gerardo Sotelo, periodista y conductor. Informativo Carve, radio Carve (13/08/18).

“En ningún momento seleccionamos a nadie, exigimos que se cumpliera el pliego para darle garantía a espectadores, Policía y dirigentes, quienes son los responsables de los derechos de admisión y permanencia. Incluso ITC manifiesta que la mejor opción que se tomó fue contratar a DDBA por calidad, garantía e integralidad. No dirigimos nada y menos dirigimos a una empresa para beneficio económico propio. El Ministerio del Interior no cobró ninguna coima”. Jorge Vázquez, subsecretario del Interior, refiriéndose a las supuestas coimas por las cámaras de vigilancia y de influenciar en la licitación de la AUF.  La 30 al instante, radio Nacional (13/08/18).

“El ministro del Interior, Eduardo Bonomi explicó que la licitación fue un invento de la AUF”. Marina Arismendi, ministra de Desarrollo Social, en el sentido que la AUF no tenía obligación de llamar a licitación ya que es una institución privada. Portal Ecos (13/08/18).

“La salida de Mujica del Poder Legislativo y de sus roles protagónicos en el Estado implica una despedida que quizá todavía no dimensionamos exactamente y que puede tener otras repercusiones en otros ámbitos. Nadie puede esperar que Mujica deje de hacer política, pero la renuncia es también el anuncio de un proceso. Cuánto tiempo y qué características tendrá ese proceso, es más difícil de saber en virtud de que Mujica no es, nunca fue, un hombre de recorridos lineales. Quizá no lo es porque se inspira en aquella conocida frase de Raúl Sendic ´el río da muchas vueltas pero sabe adónde va´, o quizá porque su forma de hacer política ha sido así, una serie de movimientos que no siempre se comprenden a primera vista”. Agustín Canzani, sociólogo, sobre la renuncia al Senado de José Mujica. InterCambio, M 24 (15/08/18).

“¡Le deseamos descanso, paz!”. Luis Alberto Heber, senador Blanco, ante la renuncia al Senado de José Mujica. Semanario Búsqueda (16/08/18).


Aventuras y retratos sociales de interés

Por LA LIBRERIA

Tierra Firme de Matilde Asensi. Editorial Planeta 2008. 239 páginas.

Matilde Asensi es española, de Alicante. Cursó estudios de periodismo en Barcelona, trabajando luego en distintos medios de comunicación, como la Cadena SEA y Radio Nacional de España. Entre sus novelas exitosas, figuran “Lacobus” (2000) y “El Ultimo Catón” (2001). En el 2007 inicia, con “Tierra Firme”,  la trilogía de Martín Ojo de Plata, que continúa con “Venganza en Sevilla (2010) y La Conjura de Cortés”. Obtuvo por sus trabajos diversos premios: primer premio de cuentos en el Certamen Literario Juan Ortiz del Barco (1996), de Cádiz y el XVI premio de Novela Corta Felipe Trigo (1997), de Badajoz.

En esta novela entre histórica y de aventuras, de fácil y rápida lectura, con ciertas reminiscencias de la Isla del Tesoro, ambientada en las colonias españolas en el Mar Caribe del Siglo XVII, nos lleva a conocer Cartagena de Indias, Santa Marta, Coro, Curacao y Donaire; con pincelazos a los modos de vida, ambientes y costumbres, sus organizaciones sociales y militares, así como los usos y giros del idioma.

Catalina Solís, adolescente y huérfana, es embarcada por su tío, junto a su hermano, en la flota española de Los Galeones, para vivir con quien se casó por poderes, un español, que no conoce, residente en Tierra Firme como entonces se denominaba a esa parte de las colonias españolas.

El navío es atacado por una flota pirata que mata a todos los integrantes de la tripulación: “Martín mi hermano menor, murió luchando bravamente contra los piratas ingleses que, tras cañonear nuestra galera durante buena parte de la noche, al alba, echaron garfios por la borda y nos atrajeron hacia su flanco de estribor para robarnos todas las mercaderías que nuestro bajel portaba desde el mercado de Sevilla hasta las colonias de Tierra Firme...”

Catalina se salva aferrada a un escritorio de madera y luego de pasar días en el mar, termina llegando a una isla desierta, donde vive dos años.

Es rescatada por el maestre del navío La Chacona, Esteban Nevares, quien, para protegerla en las colonias,  la presenta como su hijo mestizo desconocido hasta entonces, que había  tenido con una india, pasando a llamarse Martín Nevares.

Catalina, ahora Martín, pasa a ser parte de la tripulación de La Chacona, que se dedica a transportar mercaderías de una colonia a otra además de, como era usual en la época, al contrabando.   Enterada de la deuda imposible de pagar de su padre adoptivo con Melchor de Osuna, un personaje siniestro e inescrupuloso, elabora un plan en base a información que astutamente consigue, para cancelar ante la justicia el compromiso de su padre.

En definitiva, se trata de una novela muy bien ambientada y documentada, que vale la pena leer.

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.