Edición Nº 794 - viernes 27 de diciembre de 2019        

Un crimen que desnuda nuestra dramática trama social

El asesinato de Lucas Langhain expuso lo peor de nuestra sociedad: el odio sin límite, el desprecio por la vida, el trasfondo de la droga, la realidad de unas cárceles que siguen siendo parte del problema y no de la solución y un conjunto de autoridades que persisten en inventar pretextos para sus omisiones en vez de garantizar la seguridad.

Todos los asesinatos son dramáticos, pero el de Lucas Langhain, el joven partidario de Nacional que, sin haber ido siquiera al partido, salió a festejar por la avenida 8 de Octubre, ha conmovido especialmente a nuestra población.

Primero por tratarse de una acción deliberada, planificada. No fue un incidente, sino una maniobra planeada desde la cárcel y ejecutada a cambio de unos gramos de droga. El asesinato por encargo, que lamentablemente se viene haciendo usual a partir de la presencia de bandas de narcotraficantes, requiere un grado de frialdad y de odio que hace que las circunstancias criminales sean aún mucho más condenables.

En segundo término, provoca temor advertir que desde la cárcel un delincuente puede comunicarse con su sicario para encomendarle una acción. Como siempre, el ministro Bonomi salió a explicar lo inexplicable, sosteniendo que los inhibidores de los celulares fueron superados porque las telefónicas subieron su potencia. En estos tiempos del desarrollo tecnológico, un pretexto de ese tipo es inadmisible. Agregó el ministro una segunda excusa, aduciendo que la Policía tiene dudas sobre la conveniencia o no de permitir los celulares -un ex director de los servicios había propuesto que se permitiera libremente el uso de esos teléfonos admitiendo en definitiva una gran improvisación y una ausencia de convicción del Ministro, que es en definitiva quien tiene la responsabilidad de aplicar las normas, que, precisamente, impiden el uso de celulares, excepto en circunstancias especiales en las que los reclusos han demostrado buena conducta o están por volver a la libertad.

También nos resultan inaceptables las declaraciones del Fiscal de Corte, Dr. Jorge Díaz, quien afirmó que la prohibición total de celulares en las cárceles provocaría una explosión. Con ese criterio, no se puede hacer nada. No hay autoridad que valga ni hay disciplinamiento que funcione. Ante la inminencia de un cambio de gobierno y de orientación, la advertencia del Dr. Díaz casi se parece a una invitación para que los presos se opongan a cualquier reforma del sistema que quiera imponerse desde marzo próximo.

Coincidimos con lo que propuso el subsecretario de Interior designado, el Dr. Guillermo Maciel, que sostuvo en su cuenta de twitter que "en las cárceles no puede haber celulares y los bloqueadores de señal deben funcionar adecuadamente. Y deben existir sólo teléfonos públicos de línea fija, gratuitos y controlados para que los reclusos se contacten con su familia". Eso, que es de sentido común, es precisamente lo que no se hace. Se habían instalado teléfonos fijos, pero como los reclusos los rompieron, dejaron de funcionar. En vez de impedir esa acción de depredación, las autoridades prefirieron mirar para el costado ante el tráfico ilícito de celulares, que son, como ha quedado demostrado, usados para que los reclusos se vinculen a los delincuentes que operan en las calles.

Pero lo que ha desnudado el crimen de Lucas es mucho más profundo que una discusión sobre la pertinencia o no de celulares en las cárceles. Hay una trama de degradación social y moral detrás de todo esto, ante lo que el Estado no puede reaccionar con la inacción que promueven Bonomi y el Fiscal Díaz, sino con energía y criterios de legalidad, haciendo que las cárceles cumplan sus cometidos, luchando denodadamente contra el consumo y el tráfico de droga y aplicando políticas sociales eficaces y persistentes que contribuyan a reconstruir la trama social.

El actual gobierno ha venido huyendo de estos problemas, pero el próximo gobierno está decidido a enfrentarlos.


Un año que no fue uno más

Por Julio María Sanguinetti

Termina un año que no fue uno más. Al revés de lo que dice el famoso tango, es un año que importa. Su relevancia histórica la da el haber producido una alternancia en el gobierno, luego de 15 años de gobiernos frenteamplistas que administraron el país en solitario con una mayoría absoluta en el Parlamento.

Así como cayeron los partidos tradicionales hace 15 años, hoy se da la inversa y el Frente Amplio ahora queda ubicado en la oposición, sin liderazgos claros. El Dr. Vázquez da la impresión de que se replegará. El Ministro Astori seguirá actuando pero sin el peso político que otrora ejerció. Y nuestro colega Mujica está más dedicado a opinar libremente que a conducir la heterogénea fuerza que hay detrás de sí.

El resultado no es una casualidad. Hubo un desgaste del Frente Amplio y una maduración del arco opositor, que entendió que ofrecía una coalición o difícilmente produjera la alternativa.

El desgaste frentista es progresivo. Así lo demuestra Óscar Bottinelli en reciente artículo en "El Observador": desde la elección de 2004 (50,5%) fue bajando en 2009, 2014 hasta el 39% de 2019, o sea que perdió -o dejó de ganar- unos 400 mil votos. Esto es muy importante, porque si hubiera mantenido su porcentaje, al incorporarse nuevas generaciones con hijos de frentistas más que de colorados o blancos, hoy el Frente tendría que estar por encima del 55%.

O sea que el declive del Frente no es casual y deriva -a nuestro juicio- de la diferencia entre el sueño que abrigó desde su nacimiento y la realidad que vivió, pese a que una suerte histórica le regaló los 10 mejores años de precios internacionales que se recuerden. En el camino dejó sus viejos eslóganes. Pagó la deuda externa, no nacionalizó la banca, aceptó las reglas del mercado e impulsó la extranjerización de la tierra, manteniendo las bases estructurales del país que históricamente sostenía que debían derrumbarse... Nada sustancial cambió, salvo que ensanchó el Estado, repartió mucho dinero en empleos y subsidios y organizó grandes estructuras socialistas (Fonasa, por ejemplo), que hoy navegan en medio del burocratismo y -sobre todo- la desfinanciación. Su talón de Aquiles fue, sin embargo, la seguridad ciudadana, que afecta hoy diagonalmente a toda la sociedad uruguaya...

La notable habilidad propagandística del Frente Amplio para hacer de la llamada "agenda de derechos" una suerte de revolución (una "idiotez", según Mujica) y, en términos generales, para instalar la idea de que con el nuevo gobierno se caerían muchos derechos adquiridos, le ha permitido -todavía- sostener una enorme masa de adherentes. La misma está sustentada, en su base, en un "relato" que le autoconfiere el monopolio de la sensibilidad social, la defensa de los pobres frente a partidos tradicionales en manos de ricos, la exclusividad del alegato por los derechos humanos y hasta la mentira -mil veces repetida- de que los tupamaros luchaban contra una dictadura, a la que -a la inversa- le alfombraron el camino de llegada por instalar la violencia y sacar a las FFAA de los cuarteles.

La "coalición multicolor" que ha derrotado al Frente Amplio no es ya la expresión clásica, porque Cabildo Abierto ha impuesto una presencia relevante que, incluso, le hace árbitro en la mayoría de las elecciones departamentales. Los dos partidos tradicionales obtuvieron una votación equivalente a la del Frente Amplio, pero la distancia emanó de los nuevos partidos.

Es enorme el desafío del nuevo gobierno. Hay una expectativa esperanzada en la opinión pública. Nos preocupa el exagerado optimismo porque hay que tener en claro que el país se asume con un insostenible déficit público, un importante desempleo y un Estado rígido, al que sólo se puede racionalizar paulatinamente. Más del 70% del gasto público son prestaciones sociales y éstas, al ser intocables en su volumen, imponen un enorme esfuerzo de administración. No será sencillo. El propio Ministro Astori viene de reconocer el desbarajuste que produjo la ley de 2008 sobre seguridad social, a contracorriente de lo que había que hacer.

Ahora hay que apechugar y confiamos, anhelamos, que por responsabilidad cívica, el Frente Amplio ayude a resolver esa situación. Será la prueba ácida de su ética republicana.

Más allá de esos temas, comenzará -esperemos- una muy fuerte reversión cultural y psicológica. Esa mentalidad frentista, negativa sobre la identidad nacional histórica, esa coacción constante de profesores y funcionarios parados sobre ese "relato" falso de la realidad, debe ceder paso a una actitud abierta hacia la modernidad. En nuestra educación se respira un antiimperaislimo trasnochado, una lucha de clases falsificada y hasta la errónea idea de que la economía de mercado es fuente de injusticia cuando ha sido el sistema que más gente sacó de la pobreza (en contraposición al rotundo fracaso socialista, cuya última expresión es la desventurada Venezuela).

Ha llegado la hora del cambio. De que este país, pionero en su Estado de Bienestar y sólido en su convicción republicana, pueda hoy preservar esos valores tradicionales en un mundo globalizado que nos desafía con modos de producción inesperados y una competencia ineludible. Estos días hemos disfrutado del comentario internacional de la excepcionalidad institucional del Uruguay. Debemos ahora revalidar que también somos, además de legalistas y solidarios, eficaces para ganarnos la vida en un mundo que ha cambiado sus parámetros. La educación debe formar ciudadanos para ese nuevo mundo: mentalidades abiertas, con espíritu creativo, que crean en el país y en sus valores, entendiendo -a su vez- los desafíos de un mundo globalizado que no nos esperará.


El saldo de la era progresista

Por Luis Hierro López

Pese a las invocaciones, nuestro país no es progresista en el sentido real del término.

Puede discutirse si desde 2005, cuando empezó a gobernar el Frente Amplio, el país prosperó mucho o poco y si lo hizo por el empuje que venía de antes, por el viento de cola de la economía internacional o por los méritos de los gobiernos de Vázquez y de Mujica.

Seguramente hay un poco de cada una de esas interpretaciones, pero demos por bueno que el Uruguay prosperó en este tiempo para dar lugar a la pregunta del título. ¿Es mayoritariamente positivo el saldo de la “era progresista”, tras quince años con mayorías parlamentarias y tras por lo menos doce años de empuje internacional de la economía? Yo creo que no, y voy a mencionar cuatro razones, entre otras que podríamos enumerar.

1) Pese a las transferencias de recursos a los sectores rezagados y a que ha bajado la pobreza “numérica”, la fragmentación y degradación social se viene agudizando, porque hay una pobreza más profunda, intelectual y espiritual, que las políticas sociales no han abordado ni pueden resolver. Las declaraciones del Director Nacional de Policía Mario Layera, del año pasado, son muy elocuentes al respecto, describiendo a una sociedad azotada por la droga y el delito.

2) El estancamiento y retroceso de la Enseñanza es la expresión más dolorosa de un país que no se renueva ni se prepara para el porvenir. A los hechos, que son muy contundentes, se agregan las actitudes de las autoridades, primero para negar la realidad y segundo para oponerse en forma reaccionaria a cualquier intento de reforma, como ha ocurrido con las ideas frescas que propone Eduy 21, las que son recibidas con beneplácito por las tres cuartas partes del espectro político y rechazadas en forma cerril por la cuarta parte restante. El detalle es que esa cuarta parte estuvo en el gobierno. Las reticencias de las autoridades de la Enseñanza respecto a las pruebas Pisa y a las evaluaciones del Ineed, son expresiones de debilidad y de falta de sentido crítico.

3) La hostilidad de los sectores oficialistas más influyentes a cualquier acuerdo comercial con otros países es la expresión clara de una visión encerrada, nacionalista y retrógrada. Los voceros de esas posiciones han discutido dogmáticamente, sin razones técnicas ni comparaciones internacionales, desconociendo lo que ocurre en el mundo. Es una expresión indudable de conservadurismo, lo que nos sale, como país, muy costoso: esos sectores contrarios a los tratados de libre comercio quizás se sientan más seguros, pero el país viene perdiendo empleo y colocar nuestros productos en los principales mercados nos sale entre U$S 250 y 300 millones más caro por el pago de aranceles.

4) Pese a que fue promovida para lograr, supuestamente, una mayor justicia tributaria, la reforma impositiva que ya lleva más de diez años ha significado que se castigue más a los trabajadores y jubilados que a las empresas y al capital. El Irpf y el Iass, los impuestos a la renta de las personas físicas y a los jubilados, significaban el 11.5% del total de la recaudación en 2008 y hoy llegan al 22%, habiendo casi duplicado su peso. En cambio, el Irae, el impuesto a renta de las empresas, tuvo un crecimiento más pausado, pasando del 13.7% al 16%. La novedad que impuso la nueva política impositiva es que los trabajadores y los jubilados pagan más y eso hoy es indiscutible.

Los defensores del gobierno podrán argumentar que la legislación sobre matrimonio igualitario, aborto, marihuana y personas trans; las reformas en el sistema de salud; el reciente programa de cuidados; y algunas leyes en beneficio de sectores de trabajadores, son todas iniciativas progresistas. Algunas de ellas lo son sin duda, otras son muy discutibles, pero pasando raya se advierte que las anclas son más pesadas, estructurales y complejas, por lo que el balance entre el progresismo y el conservadurismo no es positivo.

En consecuencia, no es un país progresista el que va a recibir el próximo gobierno en 2020. Es un país a medias que requiere un gran sacudón intelectual, para asumir que el progresismo, cuando ya transcurre largo el primer tercio del siglo XXI, radica en que la sociedad promueva la libertad y la educación de su gente, la formación moral e intelectual de las personas, la plena igualdad de oportunidades para que los niños y jóvenes puedan mejorar sus destinos. Eso no ocurre hoy, cuando la fractura social es evidente, la clase media, donde históricamente ha radicado el progresismo, se encuentra arrinconada y el vigor de los intelectuales está en fuga.

No somos por lo tanto un país pujante ni innovador. Tendremos que volver a construirlo.


Murro, su estado del alma y el BPS

Si algo ha caracterizado a Ernesto Murro es un profundo rencor. En su gestión como presidente del BPS, ahíto de rencor contra la reforma del 1995, impulsó una ley que puso a esa institución en rumbo de colisión y, con ella, a todo el país. Ahora, envenenado por la frustración electoral, no hace más que atribuir las más aviesas intenciones a los futuros gobernantes.

Este odio maldito

que llevo en las venas,

me amarga la vida

como una condena.

Esta estrofa del tango "Rencor", con letra de Luis Amadori, le calza perfectamente al Ministro Murro.

En un reciente reportaje que concedió al semanario "Búsqueda", Murro no deja de descargar la misma ponzoña que exhibió durante la campaña electoral. "Van a ir vaciando sustancialmente de contenido las cosas grandes e importantes para la gente, posiblemente sin decirlo. Pero lo harán", "la torta es una sola, y para que los ricos sean más ricos, hay que sacarles a los pobres", son algunas de las lindezas que el Ministro Murro señaló -atribuyendo mala intención y exhibiendo su apego al más rancio dogmatismo ideológico- respecto de los futuros gobernantes.

Pero allí también señala otra cosa que es imposible pasar por alto. Señala que se ha hecho "terrorismo" con las cifras del déficit y que el régimen previsional es sustentable hasta el año 2040.

No es la primera vez que Murro minimiza la importancia del déficit fiscal, contraponiendo el resultado de las cuentas públicas al bienestar de las personas: "Nos importa el déficit fiscal, pero más la vida de la gente". Como si las dificultades que se enfrentan -y enfrenta la gente- no tuviera nada que ver con el resultado de las cuentas públicas.

Pero lo que nos interesa subrayar es su afirmación -ya reiterada- acerca de la sostenibilidad del régimen previsional.

Como dijo ayer a "El Observador" el futuro Ministro Pablo Mieres, "Murro le ha generado al sistema de seguridad social un incremento del déficit brutal y por eso es el único que hoy sostiene que el sistema es sustentable hasta el 2040".

Cargado de rencor contra la reforma de 1995, que salvó al BPS y al país de un apocalipsis fiscal, e introdujo el ahorro individual intangible, el entonces presidente del BPS Murro impulsó modificaciones que -vaya paradoja- no puso en dificultades ni a las AFAPs, ni al fondo de ahorro previsional, aunque sí a los ahorristas (cotizantes) de las mismas, sino al BPS, al que él dice defender a capa y espada.

En 2008 se bajó la exigencia de años de trabajo de 35 a 30 y para las mujeres con hijos, a 25 años de trabajo más un año de trabajo ficto por cada hijo. A contrapelo de la lógica, porque la expectativa de vida sigue creciendo, el Uruguay -a la inversa del mundo- bajó las exigencias. Para completarla, reabrió el espacio de la prueba testimonial de servicios, con lo que se empezaron a jubilarse muchos que no habían aportado. Y, como si esto fuera poco, por un decreto de 2013, la jubilación por enfermedad o invalidez pasó a generar jubilaciones mayores que las ordinarias, razón por la cual estamos ante una avalancha incontenible de jubilaciones por esas causales.

El aún Ministro Astori, como ya señalamos la semana pasada, dice exactamente lo contrario a Murro: tal como está hoy, el régimen previsional "es insostenible". Claro, lo dice como si en 2008 y en 2013 él hubiera estado en otro planeta y no en el Ministerio de Economía y luego en la Vicepresidencia de la República.

Afortunadamente, el próximo gobierno abordará sin dilaciones el tema y tomará el toro por las astas, procurando generar acuerdos que abarquen a todo el espectro partidario del país, como corresponde a un tema de primer orden.


Uruguay bajó tres puestos en el índice de prosperidad de América Latina, que ahora encabeza Chile

Durante diez años, nuestro país estuvo a la cabeza, pero ha cedido ese lugar a Chile y Costa Rica, ubicándonos terceros. Dinamarca desplazó a Noruega del primer lugar. Algunos países africanos y Afganistán se ubican últimos.

El instituto Legatum, de Londres es un acreditado "think tank" que prepara todos los años su "Índice de Prosperidad", manejando un concepto amplio de prosperidad, que es "mucho más que riqueza material; también engloba bienestar, seguridad, libertad y oportunidad".

El Instituto entiende que la prosperidad ha seguido creciendo en el mundo, aunque se acentúan las distancias entre los países más y menos prósperos. El crecimiento se debe a que las economías son ahora más abiertas y a mejoras vitales en salud, educación y condiciones de vida en todo el mundo. No obstante, esos niveles podrían ser aún superiores si no fuera porque quedan frenados por libertades personales "más debilitadas" y el "deterioro" de los gobiernos, según explicó el Instituto en un comunicado.

En la última década, todas las regiones del mundo han experimentado ascensos positivos, dándose el mayor cambio en Asia Pacífico.

Alrededor del mundo, el acceso al mercado y las infraestructuras ha mejorado, con más del doble del acceso a internet y con la banda ancha alcanzando niveles seis veces superiores a los de 2009.

Sobre un total de 167 países evaluados, Dinamarca, Noruega, Suiza, Suecia, Finlandia, Países Bajos, Nueva Zelanda, Alemania, Luxemburgo e Islandia son los diez más prósperos, mientras que Sudán del Sur, Yemen, República Centroafricana, Chad, Afganistán, República Democrática del Congo, Somalia, Eritrea, Burundi y Sudán son los diez con los peores niveles globales.

Desde 2010, Uruguay figuraba anualmente como el país más próspero de América Latina, pero en 2019 bajó su puntaje. Chile aparece a la cabeza, con un puntaje de 68,7; Costa Rica está segundo, con 67,7 puntos; Uruguay tercero, con 67.6 y siguen Perú con 61; Argentina con 60.5 y Brasil con 59,1. Los países que se sitúan con la mejor ponderación acumulan en el entorno de los 80 puntos y los que están a la zaga, promedian 35 puntos.


Polémica ante el trazado del tren de UPM

Ante la negativa del gobierno a modificar el trazado del tren de UPM, introduciendo "by pass" a cuatro ciudades, los vecinos juntan firmas para expresar su protesta y reclamar cambios.

Siete frecuencias diarias de un tren que circulará a 80 quilómetros por hora y que pasará por el centro de cuatro ciudades, son el motivo de preocupación de miles de habitantes, que ya han expresado su preocupación a las autoridades pero no han recibido respuestas positivas, en la medida que plantear trazados alternativos por fuera de las ciudades y centros poblados significa erogaciones muy importantes, dado que hay que hace nuevas expropiaciones de los predios suburbanos o rurales, lo que encarecería en forma considerable las obras.

Según el trazado previsto la vía férrea atraviesa Durazno, Florida, Sarandí Grande y 25 de Mayo. Según el último censo realizado en 2011, en Florida viven 33.640 personas, en Sarandí Grande 6.130, en 25 de Mayo 1.852 y en Durazno 34. 372.

El diputado electo por Cabildo Abierto y profesor de la Facultad de Derecho Dr. Eduardo Lust, quien promueve la recolección de firmas, informó que también los vecinos de Progreso, en Canelones, comenzaron a movilizarse en ese sentido Además, la idea también será replicada por municipios de Montevideo, ya que el tren entra por el oeste de la ciudad hasta el puerto, lo que había sido fuertemente censurado por los informes técnicos de la Intendencia.


Vázquez y el Fondo Nacional de Recursos

Si bien el presidente electo, Luis Lacalle Pou, agradeció las iniciativas del Dr. Vázquez sobre el Fondo de Recursos y el Río Santa Lucía, en ambientes parlamentarios y políticos las mismas no cayeron bien y son consideradas como oportunistas.

Los proyectos que el actual presidente pide que se incluyan en la futura ley de urgente consideración perfectamente podrían aprobarse antes del 15 de febrero. Si el Dr. Vázquez los considera importantes, tiene la potestad jurídica y política como para promoverlos durante su administración y tiene -o debería tener- las mayorías parlamentarias necesarias. El gobierno ha dicho, además, en reiteradas circunstancias, que seguirá al mando hasta el último día de febrero, por lo que esta innovación se asemeja más bien a un "saludo a la bandera", es decir, dejar constancia de que esos temas son importantes, pero sabiendo que no se van a resolver.

Sobre la construcción de una nueva represa en el Río Santa Lucía para garantizar las reservas de agua, no podemos dar una opinión definitiva, pero tratándose de una inversión de U$S 150 millones, es evidente que habrá que esperar a los planteos que en materia de gastos y ahorros disponga el nuevo gobierno.

Sobre el Fondo de Recursos es conocida la posición del actual gobierno, que ha perdido varios recursos judiciales que le obligaron a financiar remedios que son considerados imprescindibles pero que no figuran en la lista de medicamentos que obligatoriamente deben financiarse. El Ejecutivo entiende que año tras año crecen los fondos que deben disponerse, ya que en 2005 se destinaban 300.000 dólares por año y ahora se destinan 40 millones. "Si sigue creciendo el dinero que se destina, llegará un momento en que no podrá ser financiado y se perderá la herramienta", definió Vázquez en la oficina de Suárez y Reyes.

Por ese motivo, el presupuesto ya contiene una legislación limitante, por lo que la iniciativa de Vázquez sería una reiteración de normas ya existentes.

En esa línea se pronunció el diputado Martín Lema del Partido Nacional indicando que la iniciativa de Vázquez no implica mayores cambios con respecto al protocolo ya aplicado en el Fondo Nacional de Recursos (FNR) para entregar medicamentos de alto costo a personas que lo necesitan y no tienen cómo financiarlo.

"De lo que trascendió públicamente, en cuanto a la evidencia científica que decía que los procedimientos deben tener, (...) no tendría sentido y sería un grave error financiar un tratamiento que no cuenta con un aval científico de que el tratamiento provoca una mejora en pacientes", afirmó.

"Corre por cuenta del presidente de la República, que es quien presenta la iniciativa, si es un mea culpa, si es una autocrítica, o cuál es el espíritu de la propuesta", concluyó Lema.

En términos similares se posicionó el diputado colorado Conrado Rodríguez, quien en su cuenta de Facebook estampó esta declaración:

"La propuesta de Vázquez sobre el Fondo Nacional de Recursos no queda muy clara.
¿Cuál es la diferencia con la ley de Presupuesto actual?

En todo caso parecería ser una limitante más al acceso a medicamentos de alto costo.
Pensábamos que se haría una propuesta de financiamiento, pero no.

Este Gobierno siguió la misma línea que cuando empezó.

Que las personas que puedan acceder a medicamentos registrados y denominados de alto costo, lo puedan hacer porque tienen el dinero, mientras que las personas que no tengan los recursos suficientes para costearlos en el tiempo mueran o se deteriore su calidad de vida".

Por su lado, el abogado Juan Ceretta, quien ha presentado varios recursos solicitando el financiamiento de remedios que no figuran en los protocolos del Fondo, indicó que el proyecto de Vázquez significa un "retroceso de derechos" y que implica una versión neoliberal.

Ceretta explicó que el Estado debe garantizar la medicación a las personas que económicamente no puedan acceder a ella.

"Con esta interpretación legal se pretende eliminar esta posibilidad de que el que no tiene recursos pueda acceder a través de un recurso de amparo, que es lo que se venía haciendo", afirmó el abogado.

En su opinión, con esta interpretación se consagraría "la inequidad en el acceso entre quienes tienen dinero y quienes no".


Levantemos nuestras copas por un país productivo

Por Tomás Laguna

Nuevo año, tiempos de esperanza en el país productivo que se nos viene negando.


Hace 15 años, finalizando el 2004, la agropecuaria asistía al resurgimiento de los mercados para nuestros productos de exportación. Por entonces aún pesaba sobre nuestra ganadería el trágico contratiempo de la aftosa ocurrido en el 2001. Igualmente dramática fue la crisis por insolvencia financiera acaecida un año más tarde, la cual arrastró a la banca provocando el colapso de la economía del país. Las 10 plagas de Egipto se concentraron en estas dos calamidades, ambas por contagio y de similar magnitud en conjunto que aquellas bíblicas. Fueron tiempos contradictorios en sentimientos, parecía que la tormenta escampaba y se volvía a ver los primeros rayos de sol. No obstante el daño en la matriz social y productiva estaba hecho. Resultó imposible enfrentar el descontento popular y fue entonces que el conglomerado de izquierda triunfó inobjetablemente en las elecciones del año 2004. Un año más y la historia tal vez habría sido otra...

Aquella bonanza, cuyo inicio se puede identificar a partir del 2003/2004, tuvo más de una explicación. A la mayor demanda mundial por alimentos se sumó el propio sector financiero global a través de los fondos de cobertura, incorporando la intervención de especuladores que procuraban un negocio meramente financiero en compras y ventas de corto y largo plazo. Este factor fue el mismo que luego aceleró la caída de los precios al invertirse el orden de quienes procuraban salir de sus posiciones con ventas de corto plazo. Hemos dicho desde estas mismas páginas que la especulación financiera se comporta como un maximizador de la ecuación de oferta y demanda de los productos primarios, potenciando el real efecto de cada uno de sus componentes según las circunstancias. 

Hoy, aquel viento de cola se trasformó en una brisa. Los precios no pueden considerarse de ruina, pero el creciente costo país hizo lo suyo con impacto diferencial según los rubros. El agro uruguayo, que supo responder a los estímulos de los precios con una  importante transformación en la estructura empresarial y en la modalidad del agro-negocio, en particular en la agricultura, hoy acusa en forma creciente la falta de competitividad. Hemos dicho varias veces desde estas páginas que pretender ser competitivos a partir de los precios en los mercados internacionales es un facilismo suicida. Y en ese facilismo, con actitud necia, quedó adormecido el gobierno. No en vano fue el interior quién le dio los votos a la oposición para triunfar en las elecciones por sobre el poder hegemónico de una izquierda populista y siempre urbana.

Así llegamos a este fin de año. Con el entusiasmo de que nuevos vientos soplarán, tal vez no de cola pero si para transformar las condiciones productivas de nuestro país.
El desafío y el peso de la responsabilidad recaen en los hombres del futuro gobierno. No se trata de refundar la institucionalidad del agro, tampoco de promover la productividad por la productividad misma. No se trata de refundar INAC, el INC, el INALE o el INIA. Tampoco llegar a los 3 millones de terneros como objetivo de gobierno. Lo primero es una real forma de perder el tiempo sin incidir en las urgencias del agro. Lo segundo es no entender que los costos marginales por aumento de la productividad, no importa el rubro, deben justificarse por el aumento de los ingresos marginales en igual o mayor magnitud. Los productores no son tontos, saben cuándo el riesgo de invertir para producir más se justifica en la expectativo por los ingresos esperados.

El desafío es lograr las condiciones macro económicas con incidencia en el descenso del costo país que alienten a invertir. El desafío es mejorar la inserción internacional para una mejor colocación de nuestra producción. El productor resolverá luego si los tres millones de terneros los obtendrá aumentando la producción por vaca o con más vacas entoradas. El razonamiento es el mismo para la productividad en el tambo, ¿más litro por vaca o más vacas en ordeñe? ¿Continuaremos con los sistemas en base a granos o iremos a una lechería más pastoril? No será desde la calle Constituyente que se lo indiquen al productor, no se puede alentar el despegue del agro promoviendo la productividad como si factores claves como los costos y los ingresos no influyeran en la decisión del sistema de producción.

Como sea, en tanto el clima acompañe y el verano no sea seco, todos los productores, aún aquellos más afectados en su competitividad caso de los lecheros y arroceros, todos sin duda levantaran su copa a fin de año con la firme esperanza de que finalmente sea realidad aquella máxima del país productivo. Es de esperar que los distintos actores desde el próximo Poder Ejecutivo no desentonen en sus responsabilidades. Es de esperar que las políticas sectoriales sean asumidas desde la responsabilidad de un Secretario de Estado. Los tiempos del gremialismo ya no tienen lugar.


Autocrítica no, autobombo si...

Un Plenario citado con el objetivo de comenzar un proceso de autocrítica, terminó con duros cuestionamientos al gobierno electo y la aprobación de un documento en defensa de las "transformaciones significativas" que "logró el Frente Amplio".

El sábado pasado, el Plenario Nacional del Frente Amplio se reunió por primera vez tras la derrota electoral de noviembre. Los delegados frenteamplistas estaban convocados para comenzar a analizar los malos resultados, pero el Plenario no llegó a ninguna conclusión definitiva y delineó un plan sin fecha para la autocrítica.

En conferencia de prensa, el Presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, aseguró que su fuerza política trabajará en la autocrítica "sin apuro". Tal es el caso, que el próximo Plenario se citó para el mes de octubre, un año después de las elecciones nacionales.

"Estamos trabajando en eso. No tengo ningún apuro. No hay especial apuro, francamente, porque no es un problema de titular en el diario cuál es la causa o la multiplicidad de las causas", aclaró Miranda. "No es un proceso que se haga rápido y mucho menos para titular en un diario", insistió.

Al ser consultado por los motivos de la realización del Plenario, el Presidente frenteamplista aseguró: "fue básicamente un plenario de análisis, de escuchar a los distintos actores, tanto a las bases del Frente Amplio como a los sectores, reflexionando, y sobre todo trazando una hoja de ruta para el proceso de reflexión crítica sobre el proceso eleccionario y sobre la propia fuerza política y establecer los tiempos en que vamos a ir desarrollando esta discusión".

Tras evadir las preguntas acerca de los por qué de la derrota frenteamplista, Miranda se refirió críticamente al gobierno electo: "genera cierta molestia esta actitud de cuestionamiento a la transición". Según él, "es una mala cosa esto de hablar de números maquillados, porque me parece que es prematuro".

"El gobierno, respaldado por el Frente Amplio, está haciendo una transición ejemplar. El presidente de la República, a las 72 horas de la proclamación del candidato electo que va a asumir el 1° de marzo, lo convocó, lo recibió, y no solo lo recibió él sino que lo recibió con un equipo técnico", defendió Miranda.

Finalmente, el Plenario del Frente Amplio aprobó un documento en el que defiende los 15 años de gobierno y sus "transformaciones significativas".

"Hemos asistido al proceso de crecimiento económico ininterrumpido más largo de nuestra historia; hemos distribuido la riqueza como nunca antes; hemos apoyado la reconstrucción del Estado social abandonado a su suerte por las políticas de los partidos tradicionales, poniendo especial foco en la salud pública, la seguridad social y la educación", señala el texto.

A pesar de que el documento reconoce que "no todo ha sido perfecto", asegura que el Frente Amplio se aleja del gobierno luego de lograr un Uruguay "más igualitario". A modo de conclusión, indican que los gobiernos de los últimos 15 años "han logrado sembrar la esperanza".

Para cerrar, los puntos 7 y 8 están dedicados por completo al nuevo gobierno. Según se puede leer, la coalición triunfante "representa los intereses de los privilegiados" y "no de las grandes mayorías". Es, según los frenteamplistas, "la agenda de los más poderosos" ya que el gabinete "representa los intereses del agronegocio", las "recetas fondomonetaristas" y el "modelo cívico-militar".

En definitiva, como se puede observar, los dirigentes frenteamplistas aún no reconocen la derrota, se niegan a aceptarla y continúan, como en campaña electoral, intentando fundar el miedo en la población mediante la mentira.


Volteretas de un viejo zorro

Tras afirmar que el feminismo es "bastante inútil" y la agenda de derechos una "expresión de la estupidez humana", y tras descalificar duramente a Constanza Moreira, Mujica pidió disculpas por sus dichos. Como te digo una cosa te digo la otra: Constanza pasó de ser "una burra" a una "intelectual brillante".

En una extensa entrevista publicada el jueves pasado por el Semanario Voces,  el expresidente Mujica, recientemente galardonado en el exterior por su "compromiso" con la llamada "agenda de derechos", arremetió violentamente contra aquellos a los que hasta hace poco decía defender, al tiempo que salió en defensa de sus "amigos" de la "época de preso", los militares. Luego de desdijo y pidió disculpas.

"Pienso que la agenda de derechos es una expresión de la estupidez humana", comenzó respondiendo Mujica al ser consultado por la promoción de "nuevos derechos" durante su gobierno. "Con su culo cada cual que haga lo que quiera, mientras no joda a otro. Existió toda la vida", aseguró el exmandatario.

Seguidamente, Mujica se detuvo a reflexionar sobre el feminismo. "Es bastante inútil", sentenció. "[...] La estridencia termina jodiendo a la causa de la mujer porque crea una antípoda quejosa, que excita lo reaccionario de la propia sociedad, que está allí", continuó Mujica.

"La mujer es siempre una madre. Y nosotros andamos por el mundo siempre precisando una, porque si no, no sabes dónde tenés la camisa", dijo luego. Tras reconocer la violencia machista, Mujica justificó: "la mujer, con sus fallas y sus cosas, tiene una responsabilidad con sus hijos que no es la del hombre". No obstante, se alegró el expresidente, "las mujeres son menos pelotudas y terminan las carreras".

Mujica también tuvo tiempo para hablar sobre los militares y la derrota frenteamplista en noviembre. Respecto al primer asunto, aseguró que tiene amigos "de su época de preso". "Ahora", aseguró molesto, "la izquierda los putea". Tras asegurar que se trata de "un problema de infantilismo", se refirió duramente a la senadora Constanza Moreira, que integró el Espacio 609: "¿Qué te parece una catedrática de politología? Más burra que eso para hacer política difícil encontrar. Y la Universidad queda como el culo. Nunca entendió nada. No sé qué mierda aprendió".

En segundo lugar, al referirse a la derrota electoral del Frente Amplio, Mujica aseguró que "se hizo poco". "El Partido Socialista hizo una actividad en La Huella de Seregni, puso unos letreros por ahí, 'El socialismo en el corazón', no los vi por ningún lado", sentenció.

Cuando el periodista replicó su respuesta asegurando que se realizó mucha actividad en comités de base, dijo: "ir a comité de base es como bailar con tu hermana, siempre hablando con los mismos. Están todos convencidos ahí, tenés que ir a otro lado. Tenés que jugártela, si no".

Tras esta avalancha de violencia, intolerancia y misoginia  -que poco debería sorprender- las respuestas del Frente Amplio fueron "tibias", sin contundencia alguna, casi una caricia para el querido compañero Mujica que tantos votos cosecha -con sus mentiras- elección tras elección.

Los socialistas se mostraron molestos por el "empecinamiento" de Mujica, aunque aclararon que "medirían sus palabras" debido a "su aporte a la izquierda y su historia de luchador".

Ni la propia Constanza Moreira, ni Carolina Cosse, manifestaron opinión alguna sobre los dichos de Mujica. No obstante, desde el Partido Comunista, el Senador electo Oscar Andrade y la Directora de Desarrollo Social de la Intendencia de Montevideo, Fabiana Goyeneche, acusaron a Mujica de "visitar a Dalmao", de "recibir a las Damas de Blanco" y de "impulsar a Manini". Curiosamente, hechos que estos mismos dirigentes niegan cuando de la unidad de la "izquierda" se trata.

Finalmente, el Presidente del Frente Amplio, reconocido por no escatimar en comentarios cuando de la política nacional se trata, prefirió la prudencia: "creo que lo peor que se puede hacer es aumentar la polémica a través de los medios", declaró.

En definitiva, los desvaríos de Mujica no sólo son confirmatorios de su verdadera personalidad, sino de las de todos los integrantes del Frente Amplio.


El decepcionante resultado de la cumbre sobre el cambio climático

Por Jorge Ciasullo

Ni las advertencias de científicos, que expusieron ante los representantes de casi 200 países que asistieron a la Cumbre del Clima en Madrid (COP 25),demostrando que el aumento de temperatura en el mundo en el año 2019 se debe a la emisión de gases de efecto invernadero, ni los reclamos de las diversas ONGs presentes o aún de los movimientos universales, encabezados por la juvenil Greta Thunberg, han sensibilizado a los principales países responsables de esas emisiones, para comprometerse a disponer acciones concretas, acordando, lamentablemente, una tímida y protocolar declaración de intenciones.

La Conferencia de los países integrantes del Cambio Climático (COP25,) de la Convención Marco de Naciones Unidas, que fue trasladada a Madrid, en razón de no poder hacerse en Chile como estaba previsto, por la situación social que se vivía en ese país, se llevó a cabo en esa ciudad entre el 2 y el 15 de diciembre, dos días más de lo previsto inicialmente, en razón del estancamiento de las negociaciones. Las posiciones intransigentes de algunos países, llevaron a la ministra chilena de Medio Ambiente y presidente de la cumbre, Carolina Schmidt a convocar una reunión reservada y limitada con algunos actores, que molestó a la mayoría, lo que derivó a que de hecho asumiera la presidencia la ministra española para la Transición Ecológica Teresa Ribera, que culminó con una declaración de intenciones-sin compromiso- de considerar medidas para disminuir los gases de efecto invernadero en el año 2020.

El principal punto de la agenda-político- se relacionó con la necesidad de que los países firmantes del Acuerdo de Paris, presenten, en el año 2020, como lo ha solicitado reiteradamente la ONU, planes concretos y más exigentes que los existentes, para el recorte de las emisiones de gases de efecto invernadero. A ese compromiso, sólo adhirieron 84 países. Entre ellos Alemania, Francia, España y el Reino Unido, no se comprometieron Estados Unidos, China, India y Rusia, responsables del 55% de las emisiones mundiales de efecto invernadero, y ni siquiera dieron señales de iniciar acciones en ese sentido.

El segundo punto importante-técnico- refiere a la regulación del artículo 6 del Acuerdo de Paris, sobre “los mercados de dióxido de carbono,” mediante sistemas por los que se intercambien unidades o derechos de emisión de dióxido de carbono, entre países y empresas. En este aspecto los Estados Unidos, Brasil y Arabia Saudita, marcaron posiciones intransigentes, en defensa de los combustibles fósiles , que llevaron a la falta de consenso en su redacción pasando la tarea a la COP26, que se realizará en 2020 en Glasgow.

Por otra parte China, India, también Argentina y Uruguay y algunos países africanos, reclaman sin éxito, desde hace tiempo, que los países desarrollados deberían realizar aportes a los países en vías de desarrollo, para que puedan adaptarse a los impactos negativos del cambio climático.

En definitiva, es de esperar que en la próxima cumbre, se actué de frente a la realidad que, a pasos agigantados, pone en riesgo la vida misma en el planeta tierra y que tal como describió el científico Alden Meyer ,presente en la reunión, no ocurra (en la próxima cumbre) lo que ahora es decir : “una desconexión tan grande entre la ciencia y lo que piden los ciudadanos y los negociadores de una cumbre”.

A su vez el Secretario General de la ONU António Guterrez, se manifestó: “decepcionado con los resultados” agregando: “la comunidad internacional perdió una oportunidad importante para mostrar mayor ambición, pero no debemos rendirnos”.

Es de esperar que en la próxima reunión, se logre algún resultado medianamente satisfactorio.


Una trampa mortal

Por Fátima Barrutta

El 18 de diciembre, dos mujeres murieron por un accidente entre un camión y una moto, en la intersección de José Batlle y Ordóñez y Covadonga, barrio Lavalleja. Según consigna Montevideo Portal, la moto transitaba por Batlle y Ordóñez, conducida por un hombre y llevando a las dos mujeres, todos sin casco.

El camión con zorra venía más atrás, en el mismo sentido. "Cerca de la zona había un lavadero de autos, lo cual hizo que el conductor de la moto perdiera el control de su vehículo, luego de intentar esquivar un cono, y cayera al piso. El camión atropelló a ambas mujeres, provocando el fatal desenlace".

Hay una primera lectura sobre este hecho trágico, que tiene que ver con la imprudencia de llevar a dos acompañantes en una moto y que nadie usara casco. Pero hay otra causa profunda del accidente que debe llamarnos a la reflexión. El lavadero al que alude la noticia no era un comercio establecido.

Era uno de los tantos clandestinos que pululan por todo Montevideo, lavando vehículos sin habilitación y sin siquiera local, en plena calle. Colocan estos conos que entorpecen el tránsito y humedecen el asfalto, con la terrible consecuencia que ello produjo.

Hago hincapié en este asunto porque como edil departamental, he bregado durante todo el período para que la Intendencia pusiera un freno a esta proliferación de lavaderos clandestinos, que además de realizar competencia desleal a los formalmente instalados, generan estas situaciones de peligro que afectan a conductores, peatones y a los mismos trabajadores informales que allí se desempeñan.

Decenas de veces he elevado pedidos de informes a la Intendencia capitalina citando las direcciones donde se emplazan esos comercios improvisados y preguntando, por ejemplo, cuáles son los requisitos y habilitaciones que requiera la IM para aprobar un lavadero de vehículos. Quiénes son los responsables de controlar por parte de la IM a este tipo de negocios. Qué multas y sanciones se aplican a quienes lo hacen clandestinamente. Qué tipo de procedimiento utiliza la IM para clausurarlos.

Las respuestas de la Intendencia, en todos los casos, fueron negativas: "este servicio no ha realizado denuncias penales", "este servicio no cruza información", "con relación al vertimiento de aguas jabonosas en la vía pública, este servicio no realiza controles de los contenidos del vertimiento", y así sucesivamente.

En setiembre de 2017 solicité explícitamente a la presidente de Comisión de Legislación y Apelaciones de la Junta Departamental que se estudiara la posibilidad de crear un marco regulatorio para poner un freno a este descontrol. Nada se hizo.

Ahora mueren dos mujeres jóvenes montevideanas por una imprudencia que podía no haber sido fatal, de no haber existido estas trampas mortales en la vía pública, ante la pasividad de las autoridades.

Ser eficientes en el control de la vida comunitaria no solo es un deseo. Es una necesidad, para salvar vidas.

Urge un cambio de rumbo.


Culmina una etapa y comienza otra de la mejor manera

Por Marcela Pérez Pascual

Luego de un año y medio de campaña electoral y mucho trabajo, los colorados y especialmente los batllistas cerramos una etapa y comenzamos otra de la mejor manera. Nuestro líder, el Presidente Julio María Sanguinetti fue electo como Secretario General del Partido Colorado.

En la primer sesión del nuevo Comité Ejecutivo Nacional, Presidido por su Presidente de turno, Carolina Ache, se votó unánimemente su nombramiento. El nuevo Secretario General se dirigió a los presentes aceptando el cargo y agradeciendo por el honor que esto significa, haciendo referencia especialmente a los jóvenes. Sus palabras nos llenaron a todos los presentes de emoción y fueron de una magnitud tal que consideramos importante trasmitirlas en esta, nuestra última columna del año.

Comenzó resaltando la importancia histórica del hecho, que al igual que hace 15 años la hegemonía de los partidos tradicionales cayó frente a la alternativa del Frente Amplio, hoy también, de la misma magnitud, lo es el hecho que los Partidos Tradicionales, juntos en la Coalición, recuperamos la conducción del país y nuestro Partido Colorado cumplió un rol fundamental en el debate y en la construcción de esa alternativa. Sostuvo que no es simplemente una anécdota, sino que es un hecho que da comienzo a un período relevante, histórico y que “hemos contribuido a un cambio fundamental en la preservación, defensa y desarrollo de nuestros conceptos, definiciones y ética colorada. La ética de la libertad, la ética de la responsabilidad, la ética de la solidaridad; que son el núcleo fundacional de nuestro humanismo colorado, de nuestro partido.”

El Secretario General resaltó el hecho que la Coalición de Gobierno tiene por delante un enorme desafío; recuperar la soberanía económica y social de nuestro país. Sostuvo que un país endeudado, que no tiene equilibrio, queda a merced de sus acreedores. “El Uruguay, si tiene y es dueño de su destino, es porque cuidó siempre eso como factor esencial de su soberanía.” Recordó que todos nuestros vecinos han declarado la quiebra y el default más de una vez y nosotros hemos mantenido nuestra tradición. Dijo que: “Un país sólo gana la confianza a lo largo de la historia y la puede perder en un instante de flaqueza.” Recordó que nuestro Partido nunca claudicó y que en la crisis del 2002, con el gobierno liderado por el Dr. Jorge Batlle, supimos honrar esa tradición. “Ese fue nuestro crédito y sigue siendo nuestro crédito”, sostuvo.

Respecto al nacionalismo y al patriotismo expresó que, el nacionalismo es una línea política de creer y afirmar lo propio como mejor que lo de los demás y que el patriotismo es el amor, el cariño y la lealtad sin límites a la defensa de lo propio. Agregó que por eso no nos definimos como nacionalista, sino como patriotas, porque nuestro patriotismo está impregnado de humanismo, nuestra patria es la Constitución y la República.

Agregó: “No es por casualidad que en la mayoría de los países, incluso nuestros vecinos, se dice, “Banco de la Nación”, y acá se dice “Banco de la República”. Explicó que eso es porque nosotros somos República o no somos nada. En estos días en que tantas veces se habla de cómo nos distinguimos frente a Argentina, Chile, Brasil, allí empieza la definición. Nosotros somos República. Y eso fue desde el primer día. La Revolución de Mayo ya nos marcó. En el año XIII ya definimos la Separación de Poderes, lo que significaba el Estado de Derecho y la Libertad Civil y Religiosa “en toda su extensión imaginable”. Eso nos definió. El espíritu universalista; universalidad quiere decir derecho, y universalidad de los humanos frente al respeto de la ley, es lo que representó el Gobierno de la Defensa del Joaquín Suárez. Rivera es la Libertad, porque el precio de nuestra Libertad lo conquisto él en las Cruzadas de las Misiones. Y Joaquín Suarez, la responsabilidad, el desprendimiento personal y el patriotismo, cuando al término de la Guerra Grande, no le reclamó al Estado nada de lo que había puesto de su peculio “porque a mi madre no le llevo cuentas”. Don Pepe agrega el ingrediente de la Justicia Social. Estos retratos –que lucen y nos rodean en esta sala- no son íconos. Son mandatos, son mensajes. Nosotros tenemos retratos que nos miran. Sentimos el peso de la responsabilidad.”

Finalmente dijo que es muy hermoso que hoy le devuelvan el honor de volver ser Secretario General en este momento en el que Partido retorna al gobierno luego de un proceso histórico “en el que los que aquí estamos hemos logrado sacar al partido de la anemia y lo hemos llevado nuevamente al gobierno.” Y volvemos sin duda nuevamente a mirar el futuro con la misma esperanza que nos iluminó en el 83 cuando iniciábamos aquel muy difícil proceso que nos llevó a la Democracia, a la República, a la Libertad, a lo que somos. A la razón de existir de este partido y de nuestro país.”

Gracias a usted Presidente Sanguinetti por motivarnos, enseñarnos, guiarnos y ser un líder generoso y dispuesto que llevará a nuestro partido una vez más a lo más alto.


El justo medio

Por Francisco Berchesi

Estas fechas nos ubican en un punto medio entre lo que fue y lo que será. Nos permiten mirar hacia atrás con mayor claridad, para comparar lo proyectado un año atrás, con lo que realmente fue.

Del mismo modo, nos permiten proyectar esa distancia hacia el futuro, con los aprendizajes del análisis mencionado.

Así es que el punto medio sería el “justo medio”, en la medida en que Aristóteles lo utiliza para definir la Virtud ética, definiéndola como el equilibrio entre el defecto y el exceso. La Virtud por excelencia es la justicia, la cual consiste en el acatamiento de las leyes y en el respeto a los demás ciudadanos.

Es en este punto en el que queremos hacer especial énfasis. Hemos hablado de ética, de Virtud, de justicia y respeto. Términos englobados por la política, todos ellos, si es ejercida noblemente.
Tras finalizar el proceso electoral en el cual se cumplieron los objetivos planteados al comienzo, se va más allá, como debe ser, para continuar las mejoras y el crecimiento.

Realizando una introspección de lo que dejó la campaña, quizás lo que más impresiona es el darse cuenta el rol que juega la política en la vida de todos los ciudadanos, nos guste o no. Y es por ello que creo que debemos ser más honestos con nosotros mismos e involucrarnos, aunque sea un poco, en dicho ámbito. Porque en ella nos va la vida, nos guste o no.

Nos ha impresionado el sin fin de veces que se nos dijo este año “a mí la política no me gusta, no me interesa” o “ni idea a quien voy a votar, después veo”. Esto lleva a un voto desinformado, por ende al apoyo (muchas veces) a candidatos que no están capacitados, por ende a políticas públicas que nos dirijan hacia el desastre. Porque de nuevo, nos guste o no, al vivir en sociedad nos regimos por las decisiones que allí se tomen.

Entonces al hablar de ética, virtud y respeto a los demás ciudadanos, hablamos de un bien personal y colectivo, y este se alcanza tras analizar y proyectar, e involucrándonos aunque sea un poco en el sistema político.


El Pueblo y los ciclos

Por Consuelo Pérez

El presente año, del que quedan pocos días a la fecha en que se comparten las presentes reflexiones, marca el fin de un periodo asociado a una forma de concebir el País, y el inicio de otro, lleno de esperanzas y con muchas cosas por hacer. Es un hito en nuestra historia reciente.

Ha culminado un periodo de quince años en los cuales la izquierda de nuestro país tuvo la oportunidad, siempre con mayorías parlamentarias, de poner en práctica lo que durante muchos años pregonó como alternativa necesaria, justa, de crecimiento, y de consolidación social.

Fueron necesarios quince años para que el pueblo, verdadero y único artífice de su destino, diera por culminada la experiencia, y eligiera libremente otra opción, confiando en los ahora protagonistas, que oportunamente expusieron su visión, sus programas, su confianza en sí mismos, como representantes del pueblo, para emprender la necesaria restauración.

Es que siempre la cuestión transita por allí: el pueblo elige a sus representantes, que se comprometen a cumplir con sus propuestas. A veces se esfuerzan en esa tarea, otras veces no, otras tantas apoyan conceptos opuestos a lo prometido y a sus convicciones por “disciplina partidaria”, otras veces, cambian de bando en plena gestión, llevándose consigo “la banca” para la cual fueron elegidos, otras veces mienten, otras se corrompen, otras trabajan en vano para que las mayorías no los escuchen, y los que ostentaban las mayorías pensaron, parecería, que “la gente” no lo percibe, que la “camiseta” todo lo puede.

Ciertamente la anterior reflexión es simplista, puede provocar una sonrisa burlona en muchos sabedores de los asuntos políticos, pero es cierta. El pueblo elige sus representantes, y en este periodo muchos de ellos le han faltado el respeto al soberano - más allá de los “logros” - al embaucarlo, como se lo hizo con proyectos fracasados y nunca realizados, al empecinarse en no cambiar de rumbo cuando políticas equivocadas e ineficientes cobraban vidas, y al no escuchar nunca una propuestas de los “adversarios”, en la oposición.

Sería muy sencillo escribir carillas de “yo te lo advertí”, pero preferimos en este año que se inicia, en este ciclo que comienza, mantener y potenciar la actitud de esperanza y de confianza que el pueblo demostró con calma y sabiduría, al elegir sus nuevos representantes.

La conformación de un gabinete apostando al conocimiento y a los aspectos técnicos, denotan un respeto por las herramientas que la flamante y sin dudas pujante coalición brinda. Y eso se percibe en los integrantes de la misma, y por supuesto en sus votantes. La mayoría del pueblo.

En eso confiamos, en ese Soberano que tomó su decisión con calma, después de quince años. Después de agotar la confianza en un sistema que demostró ser ineficiente. Para la gente en general, los votantes, y los no votantes del mismo.

Nos viene a la memoria la “premonición” del presidente Jorge Batlle, que anunciaba quince años del gobierno del Frente Amplio, antes de la demostración de su fracaso.

Las últimas elecciones, en sus dos instancias, tuvieron de todo: mientras la necesidad de cambio se instalaba, la amenaza de la pérdida de derechos se utilizaba como argumento para quedarse, se apelaba a la campaña sucia, la lucha en los medios se enardecía, con algunos artistas que se sumaban a la orquesta del Titanic, mientras “la oposición” exponía sus argumentos, en una incierta campaña desprolija, sin problemas a la hora de mentir, y con un oficialismo aferrado a los cargos. Lo de representantes del pueblo, absolutamente olvidado.

Cuando la necesidad no está resuelta y el caos es abonado por los que no ofrecen alternativas creíbles, se necesita una idea primigenia que organice, que de sentido y posibilidad a la multiplicidad de pensamientos que tienen mucho en común, pero que por sí solos, son incapaces de concretar una alternativa viable para concretar el cambio de rumbo.

Esa idea, no como estrategia electoral, sino como herramienta que apuntaba al corazón, al alma del pueblo, se llama concertación, la imaginó e implementó el presidente Sanguinetti, en el discurso y en ‘la cancha’, y el pueblo en su mayoría la tomó para sí, como debe ser, pues para él fue diseñada. Para el pueblo, para todo el pueblo, y esperamos que el mismo así lo vaya constatando. Pues el País, no viene mal recordarlo, somos todos.

Estamos en camino.

Felicidades.


Recomendaciones de verano

Por Eduardo Pacífico

¿Cuál es la carga en el equipaje que el nuevo gobierno electo debe llevar para 0pp0este verano?

Lo que dejó la campaña electoral hay que reciclarlo y trasladar a los hechos lo que se dijo en palabras, y el resultado debe ser vislumbrado por la ciudadanía en algún caso de inmediato, en otros a corto plazo y por último se debe percibir que los grandes cambios, aquellos estructurales deben tener un comienzo que muestren claramente un cambio de rumbo.

En este último caso nos referimos a los cambios necesarios en la educación, pilar básico e imprescindible de cualquier cambio que se pretenda, pero sobre todo a todo aquello que refiere a los valores, a la forma de gobernar y por supuesto a la forma de hacer oposición, que no dejan dudas que el apego a las normas son la clave en un Estado de Derecho y de una forma republicana de conducir a nuestro país.

Las encuestas de opinión pública sostenían que los tres grandes temas de preocupación de los uruguayos eran la seguridad, el empleo y la educación, en ese orden. Indudablemente que, en caso de progresar en estos tres temas fundamentales, los demás aspectos o temas secundarios en el orden prioritario de las encuestas, se irán mejorando por osmosis, dado que, en un escenario de seguridad, de baja tasa de desempleo y con una sociedad educada estaría todo mejor dispuesto para abordar las demás problemáticas que hoy existen.

En economía un déficit fiscal en el entorno al 5% se deberá combatir con un importante ahorro y con la particularidad de no afectar las prestaciones de carácter social, a la vez que se logre hacer crecer la economía que viene de varios trimestres de estancamiento y con pérdidas de una Estadio Centenario completo de puestos de trabajo comparado al 2014. En el mismo sentido deberán atender una deuda triplicada en poco tiempo, que está escapando de los guarismos recomendable internacionalmente para tenerla controlada.

En materia de seguridad el gran desafió es cortar la tendencia al alza en los delitos que vienen incrementándose sistemáticamente sobre todo en lo que podemos establecer como el “período Bonomi”. Debemos incluir dentro de la seguridad lo referente a Defensa que según el futuro ministro Javier García deben ir de la mano, colaborando por ejemplo en la lucha contra el narcotráfico que comienza en la frontera terrestre o marítima.

La Educación viene mostrando resultados muy malos con jóvenes que pasan de año sin siquiera tener comprensión lectora y con índices absolutamente insuficientes en matemáticas y ciencias de acuerdo las pruebas a las que son sometidos. Recordemos que este deterioro se produce a la vez que se dio en este período la mayor inversión en educación, lo que hará necesario revisar la gestión, la gobernanza de la educación y los métodos y programas a seguir.

El trabajo, que constituye otros de los grandes desafíos tendrá una ardua tarea en llevar las negociaciones colectivas de la mejor manera logrando la equidad entre las partes. A su vez, se deberá encarar en este período la reforma de la seguridad social la cual no debe seguir postergándose en el tiempo.

En materia de relaciones internacionales, el futuro Canciller Talvi, tendrá una casi angustiosa tarea de mediar entre las dos potencias vecinas y su mal relacionamiento, a la vez que, en lo que respecta al Mercosur, deberá acompañar el acuerdo alcanzado con la Unión Europea a la vez que se busque una mayor flexibilización del bloque. Asimismo, Talvi propuso en campaña que se acabaría la “política de cocktails” sustituyéndola por una diplomacia comercial encargada de vender nuestros productos en el mundo.

Otros tantos aspectos de la que tienen que ver con la competitividad deberán estar en el equipaje de vacaciones. Bajar los costos de los combustibles y la electricidad serán focos ineludibles en la atención del gobierno, a la vez que deberán dotar de mayor eficiencia en la gestión a las empresas públicas. Estas mejoras apuntalarán al alicaído sector agropecuario, especialmente al sector lechero y arrocero que están en situación angustiosa.

Sin extendernos más, somos conscientes que hay otros temas de enorme importancia para el país como la salud y los desafíos que implica el SNIS; el transporte y la mejora de la infraestructura vial, mejorando y agilizando el mecanismos de las PPP para lograrlo; también la vivienda con lo que ha significado el aumento de los asentamientos, y la escisión de “Medio Ambiente” de esta cartera según anunció en campaña Lacalle Pou; El turismo enfrenta un problema de gran dimensión para nuestro país como lo es la postura y las medidas tomadas por Argentina que impactarán desde ya. Por último, pero no por ello menos importante la agenda social y los desafíos del MIDES serán eje de atención para Bartol, donde ahí sí la casa no está en orden, donde fuera cuna del peor de los clientelismos político del actual gobierno.

Un verano cargado de trabajo, pero sobre todo de esperanzas. A los uruguayos les deseamos un muy feliz 2020.


La temporada y los reyes magos

Por Ruth Furtenbach

Comenzando la temporada veraniega, luego de un año intenso y extenso, fruto de la maratónica campaña política nacional y cambios en la política de la vecina orilla, nos encontramos con los anuncios del nuevo Gobierno argentino sobre el control del dólar.

Si bien en entrevista realizada en exclusiva por el periodista Gabriel Pereira al flamante presidente argentino Alberto Fernández, este aseguró que no adoptaría medidas que perjudicaran al “pueblo hermano uruguayo” (27/11/19), dentro del paquete de medidas urgentes adoptadas, se encuentra un recargo sobre los consumos de los argentinos en el exterior de un 30%. En efecto, el presidente Alberto Fernández acaba de promulgar la ley de emergencia económica con el impuesto del 30% a viajeros y compras en el exterior. Ni más ni menos, una cifra que asusta solo con verla. Aunque no sabemos exactamente cuán negativo será su impacto, esta noticia desató una alerta roja sobre los posibles resultados de la temporada y un aluvión de consultas cruzadas a diferentes operadores e integrantes de nuestro Gobierno sobre el tema.

En declaraciones efectuadas por el representante de las cámaras inmobiliarias del Este, se destacó que las propiedades de mayor valor y en primera línea sobre el mar, se encontraban en niveles normales de reserva y señas respectivas, pero, que existía una gran oferta de propiedades de menor valor a la espera de posibles turistas.

Todo hace pensar que vamos hacia una temporada con pocos turistas argentinos y que solo vendrán quienes ostentan un alto poder adquisitivo, a los cuales este tipo de medidas no los alcanza por poseer generalmente cuentas bancarias en Uruguay o en el exterior, sin quedar afectados por el impuesto del 30%.

No obstante, la masa crítica de argentinos que en verano suele poblar la costa uruguaya desde Colonia hasta Rocha, brillará por su ausencia, ya que son demasiadas variables las que encarecen al Uruguay como destino: combustible, supermercados, servicios, alquileres en dólares y ahora un 30% de impuesto que licúa cualquier efecto que pueda generar la devolución del IVA a turistas.

Desde nuestro Gobierno, la Ministra de Turismo Kechichián ya manifestó que nos encontramos en una situación compleja y que no hay otros mecanismos disponibles para amortiguar este impacto negativo.

Tal vez explorar hacia Brasil para compensar esta pérdida podría ser una vía posible, aunque ya pasó el tiempo razonable de marketing para generar ese retorno inmediato. Hemos de esperar grandes impactos en hoteles, gastronomía, servicios, supermercados y en el sector inmobiliario. Una temporada que hasta el lunes de Reyes tendrá un movimiento satisfactorio, pero que, muy probablemente al retirarse los brasileños que vienen a pasar las Fiestas Tradicionales, quedará al desnudo, con picos en los fines de semana por el turismo interno y con un sabor amargo.

En definitiva, nos queda esperar que los balnearios promocionen el turismo interno y que a medida que pasen las semanas, las mediciones se vayan conociendo para pensar a futuro y poder entender el alcance de una medida argentina ya conocida.


Hasta el 7 de febrero

Correo de los Viernes hará su acostumbrada pausa veraniega

Los redactores y columnistas de Correo de los Viernes, todos voluntarios, también tienen derecho a hacer una pausa, sobre todo después de un año que, por ser electoral, ha sido particularmente intenso.

Retomaremos contacto con los lectores el viernes 7 de febrero de 2020.

¡Hasta entonces!


Un relato sobre Argentina en 1948 que anuncia la decadencia del país vecino

En el reciente libro de Diego Fischer "El robo de la historia", que cuenta la trayectoria de la familia Mailhos y el robo, por los tupamaros, de las famosas libras, se incluye una carta de un argentino -que figura en el Archivo de la Nación- escrita en 1948 y dirigida a Luis Mailhos, que tiene una profunda clarividencia. Transcribimos este texto.

"Buenos Aires, 10 de noviembre de 1948

Estimado don Luis:

Cumplo en responderle su consulta de su atenta del pasado 5 de noviembre.

Hoy es muy difícil hacer un análisis de la situación de argentina. Desde que asumió, hace ya dos años, Juan Domingo Perón, todo lo que era previsible se ha vuelto incierto y cada día su gobierno nos sorprende con medidas que atentan contra la credibilidad del país. Trataré de explicarme. Hasta 1946 Argentina se regía por un ordenamiento jurídico establecido y las autoridades de turno actuaban tanto en el orden interno como externo de acuerdo a Derecho. Hoy el escenario ha cambiado radicalmente. Perón parece estar decidido a liquidar de raíz la estructura jurídica y económica de un país que hasta hace quince años era la quinta economía más poderosa del planeta y el granero del mundo.

Es cierto que Argentina hoy no está viviendo una crisis económica (sus reservas son las más altas en mucho tiempo y la balanza comercial es favorable, la última cosecha de trigo fue récord) pero le puedo asegura que, de continuar en el camino que se ha embarcado, sí la habrá a mediano plazo y será el fin del país de riqueza infinita y de oportunidades.

La crisis que vivimos hoy es de confianza. No tengo que explicarle a usted lo que ello significa. Perón gobierna para la muchedumbre que lo aclama un día y otro también en la Plaza de Mayo. El mundo empresarial está desconcertado ante el avance de los sectores obreros. Se ha propuesta liquidar a los estancieros y a los industriales, que han sido siempre el potente motor de la economía y el desarrollo de este país.

El poder que concentra es absoluto. Su apego a las normas democráticas es inexistente. La oposición política se ha reducido a una simbólica participación en el Congreso. La prensa está amordazada y, como usted sabrá, suman ya varias decenas los políticos opositores que han tenido que afincarse en Montevideo, para no ser encarcelados por el gobierno.

El presidente se mueve al compás de los reclamos de las masas y está conformando una clase sindical que arremete contra sus empleadores y recluta afiliados en sus sindicatos a través del amedrentamiento. Si, como argumenta el gobierno, la Argentina necesita una reforma en sus leyes sociales, esta no puede llevarse adelante vulnerando la propiedad privada, acorralando a los empresarios y haciendo crecer al Estado en forma sideral.

La semana pasada llegó a mis manos las bases de la reforma constitucional que Perón se propone aprobar a comienzos del año próximo. Ya se le llama la Constitución peronista. En ella pretende incluir, y estoy seguro que lo logrará porque tendrá mayoría absoluta en la Asamblea Constituyente, una batería de reformas sociales. Lo más preocupante es el capítulo titulado "La función social de la propiedad, el capital y la actividad económica". Allí establece que el capital debe estar al servicio del bienestar social y reserva para el Estado la potestad de intervenir en la economía. Declara el monopolio estatal del comercio exterior, la propiedad de la Nación sobre las minas y fuentes de energía, la obligación del Estado de prestar los servicios públicos de forma directa y reglas para calcular la indemnización por expropiación de empresas en base a los excedentes sobre una "ganancia razonable".

Como usted verá, estamos en los albores de un Estado socialista.

Y aún más. Me tiene muy preocupado cómo el gobierno está llevando a cabo una política de adoctrinamiento en las escuelas y fábricas que nada tiene que envidiarle a lo que Mussolini hizo en Italia. Ya sabemos cómo terminó. Perón, con su indudable carisma, cuenta además con su mujer, Eva Duarte, una aliada incondicional. Es una mujer de baja estofa, actriz de radioteatros y con una capacidad histriónica sin parangón. Su resentimiento y su odio de clase es muy peligroso. Nada bueno puede esperarse de alguien que hace del rencor y la venganza una de sus principales armas.

Estimado don Lis, afortunadamente usted vive en el Uruguay, ese pequeño y querido país siempre respetuoso de los valores democráticos y de la libertad. No sabe con cuánta admiración y, si me permite, también con un poco de envidia, lo vemos desde esta orilla.

Reciba usted un abrazo de su affmo.

Augusto P. Dubecq"


Don Quijote en la zona crítica

La siempre vigente novela de Cervantes sigue siendo una enorme fuente del conocimiento histórico, y nos permite advertir que ya hubo cambios climáticos muy dramáticos. Don Quijote tuvo que convivir con la Pequeña edad del Hielo, según lo recuerda el historiador alemán Philippe Blom autor del libro "El Motín de la Naturaleza".

¿Qué nos puede enseñar hoy Don Quijote? A primera vista, no mucho. Ahora bien, recordemos que, en la gran novela de Cervantes, el valiente caballero ataca a un grupo de hombres que parecen haber secuestrado a una dama. Por supuesto, su ataque acaba mal, porque su objetivo no era una banda de ladrones sino una procesión religiosa con una estatua de la Virgen María, que están paseando mientras rezan para que llueva.

Don Quijote, publicada en 1605, no solo es una obra esencial de la literatura sino también una fuente histórica. En esos años, las procesiones para pedir la lluvia eran frecuentes en España, mientras que en otras partes de Europa la gente rezaba para que hiciera sol, para que acabaran los inviernos aparentemente interminables, para que se salvara la cosecha.

La llamada Pequeña Edad de Hielo que cubrió el mundo de finales del siglo XVI a finales del siglo XVII provocó una caída de las temperaturas medias de unos dos grados Celsius. Los cambios fueron drásticos y de calado. Los largos inviernos y los veranos cortos, fríos y lluviosos en el norte de Europa, y las heladas extemporáneas y las sequías en el sur trastocaron sociedades enteras, y la consiguiente crisis agraria causó hambre, hambrunas y rebeliones.

Al principio, las reacciones a este "motín de la naturaleza" fueron totalmente medievales, y Cervantes las describe bien. Las procesiones religiosas, los flagelantes, los servicios religiosos especiales y la oleada de quemas de brujas y juicios de la Inquisición prueban que el cambio climático se consideraba un problema moral, un castigo divino por los pecados humanos. Pero toda esa sangre no logró restablecer el equilibrio de la naturaleza.

Poco a poco, a base de prueba y error, surgieron otras reacciones. Los botánicos investigaron cómo mejorar los cultivos e introdujeron otros nuevos como las patatas y el maíz, y la agricultura empezó a practicarse a mayor escala y dejó de ser solo de subsistencia para tener fines comerciales. La transformación de las condiciones naturales provocó otros cambios: el comercio de cereales se convirtió en una red auténticamente europea, lo que derivó en la creación de ciudades-mercado y comerciantes con más poder, al tiempo que las noticias, las investigaciones y las ideas se difundían cada vez más gracias a unos métodos de impresión y papeles más baratos y, poco a poco, surgía una esfera pública.

Las personas que impulsaron estos cambios eran profesionales urbanos educados, cuyas vidas reflejaban las nuevas circunstancias. Nació un nuevo género pictórico: el paisaje invernal. Pero el cambio más radical fue que los burgueses, recién asentados, trataron de arrebatar el poder a la Iglesia y a la nobleza y formularon su propia ideología basada en la igualdad y los derechos humanos: la Ilustración. Cuando la Pequeña Edad de Hielo llegó a su fin (probablemente, por algún cambio en la actividad solar), las sociedades europeas se habían transformado por completo. Un continente feudal, tardomedieval, empezaba a ser moderno.

La lección que Don Quijote puede enseñarnos hoy es inesperada. Cervantes construyó un personaje que estaba desfasado respecto a su propia época, incapaz de comprender la nueva realidad que lo rodeaba, incluido el cambio climático del siglo XVII. Y eso nos lleva a una conclusión de vértigo sobre la crisis climática actual. Lo que está en juego no es solo que cambie el clima, sino la transformación integral de las sociedades humanas, sus modos de vida, sus economías e incluso sus ideas.

Desde mediados del siglo XX, el CO2 acumulado durante millones de años ha estado saliendo a tal ritmo a la atmósfera que su composición actual se parece a la de hace tres millones de años, cuando las temperaturas estaban ocho grados por encima de las de hoy y los niveles marinos eran 20 metros más altos.

La emisión de CO2 ya ha transformado, además de las temperaturas medias, sistemas climáticos enteros, los casquetes de hielo polar, las corrientes oceánicas, las temperaturas y los niveles de oxígeno, así como las corrientes en chorro a gran altura que determinan el clima. La rápida deforestación de los bosques tropicales -a un ritmo de 30 campos de fútbol por minuto- y los efectos de la agricultura industrializada están intensificando la degradación. En otras palabras: el progreso tecnológico de la humanidad ha alcanzado un nivel que lo ha convertido en una amenaza existencial, no solo para los insectos y los osos polares, sino para los propios seres humanos.

La ecuación ha cambiado radicalmente. Los seres humanos de épocas anteriores se beneficiaron de la soberbia de considerarse al margen y por encima de la naturaleza, precisamente porque no tenían la capacidad tecnológica de poner en peligro su propia existencia en todo el mundo.

Todo esto es sabido, y ahora es importante ir más allá. En la Pequeña Edad de Hielo fue posible adaptar las sociedades humanas a las nuevas condiciones climáticas, pero a base de crear unas sociedades totalmente nuevas e incluso nuevas formas de pensar. No parece que las sociedades actuales vayan a poder adaptarse sin transformarse por completo también.

Una drástica reducción de las emisiones de CO2 y la contaminación significará el fin del crecimiento económico permanente basado en la explotación y el consumo excesivo. Las tecnologías inteligentes y la producción de energía sostenible podrán compensar en parte las carencias, pero no podemos esperar a encontrar una solución tecnológica perfecta, sino que hay que hacer cambios ya.

Igual que en la Pequeña Edad de Hielo, esta transformación económica creará profundos cambios sociales, políticos y culturales. La crisis climática actual demuestra de forma inequívoca que los seres humanos y sus sociedades no están al margen ni por encima de la naturaleza, sino que están dentro y dependen de ella. La distinción entre naturaleza y cultura no tiene validez. La cultura humana es una adaptación evolutiva tan lograda que nos ha permitido olvidar que el Homo sapiens forma parte de la naturaleza. La crisis climática obliga a la humanidad a afrontar su propia soberbia.

Empiezan ya a vislumbrarse los primeros perfiles de una civilización adaptada al cambio climático. La naturaleza obliga a la humanidad a reconsiderar su posición de "corona de la creación" con licencia para explotar impunemente los recursos. La alternativa es, como ha sugerido el filósofo francés Bruno Latour, pensar que la humanidad no vive "sobre la tierra", sino dentro de la zona crítica entre la roca muerta bajo nuestros pies y el vacío infinito del espacio. Esta zona crítica, que abarca la atmósfera y la biosfera habitables, está compuesta de innumerables agentes, desde los gases, los insectos y los microbios, hasta las corrientes marinas, los sistemas climáticos y los seres humanos.

Como ocurrió en la Pequeña Edad de Hielo, este sería un cambio cultural profundo. La humanidad, si se viera como parte de un móvil inmenso con un sinnúmero de piezas, todas conectadas entre sí, se comportaría de otra forma dentro de la naturaleza, y acabaría desarrollando otras ideas económicas, sociales y éticas. Puede que estemos ante una amenaza existencial, pero también puede que sea el comienzo de una nueva etapa en la evolución de la humanidad.


La Iglesia alemana revoluciona el catolicismo y proclama que "la homosexualidad es normal"

La iglesia católica alemana se pone al frente del reformismo y reclama el fin del celibato obligatorio y piden que se permita el sacerdocio de las mujeres. Además, y yendo frontalmente en contra de la posición oficial del Papa Francisco, sostienen que la homosexualidad es normal. El corresponsal de Clarín en el Vaticano, Julio Algarañaz traza un panorama de la lucha que se avecina entre conservadores y renovadores.

Un Sínodo que se lleva a cabo en Alemania, iniciado este mes y que durará dos años con medidas progresistas a la vanguardia en la Iglesia, amenaza revolucionar el catolicismo mundial y agravar los conflictos con los sectores más conservadores y tradicionalistas, creando serios problemas al Papa Francisco, garante de la unidad de 1200 millones de bautizados.

"La homosexualidad es normal", proclama la mayoría de los obispos de Alemania, que quieren quitar las prohibiciones y reclaman cambios de fondo.

Los obispos alemanes pretenden un "camino sinodal vinculante" y han unido en el proceso al Comité Central Católico alemán, la principal asociación de laicos, cuyo líder es el profesor Thomas Stemberg. Los laicos reclaman permitir el sacerdocio de las mujeres, entre ellas las 14 mil monjas, el fin del celibato obligatorio para los 13.285 sacerdotes y hasta bendecir el matrimonio gay en las 10.045 parroquias.

En el Vaticano levantan las barricadas para frenar estos ímpetus, pero será difícil porque hace mucho tiempo que la treintena de obispos germanos quiere los cambios. La razón fundamental es que la Iglesia alemana envejece y se desinfla, pierde continuamente fieles. La hemorragia es continua: quedan 23 millones de católicos, que eran 42 millones en 1950, en un país de 80 millones de habitantes, el más poblado de Europa Occidental. Suman el 27,7% de los habitantes. Los protestantes también se reducen drásticamente en el país de Lutero. Son 21.1 millones, el 25%, mientras que los germanos que se proclaman "sin religión" llegan al 34%.

Los Sínodos son instrumentos para las reformas. El problema es cuánto avanzar sin causar fracturas. Esta es una concreta advertencia que el mismo Papa les ha lanzado a los obispos de la riquísima Iglesia alemana, que influye por tanto mucho en las iglesias más pobres, a las que brinda una generosa ayuda.

La mayoritaria ala progresista de la Iglesia germana ha demostrado siempre una gran sintonía con Francisco y no trabaja en favor de un cisma, como afirman los ultraderechistas conspiradores, pero tampoco está dispuesta a ir detrás de los problemas del Papa "cerrando los ojos". "No será Roma la que nos dirá qué debemos hacer", afirma un laico militante.

El cardenal Rainer María Woelki reflexionó que "el dilema es si quieren un cisma o alzar la apuesta para obtener una mayor autonomía doctrinal".

El líder de la oposición a la Iglesia que lidera el poderoso cardenal Reinhard Marx, ex guardián de la ortodoxia católica hasta que el Papa lo quitó como "ministro" para la Doctrina de la Fe, es el cardenal y teólogo de nota, Gerhard Mueller. Acusa a sus obispos compatriotas de "querer casi refundar la Iglesia Católica, un acto de soberbia".

Mueller acusa al Concilio Vaticano II (1961-1965) de ser culpable de abatir las barreras "que protegían la doctrina y la moral, provocando un relajamiento en el reclutamiento y formación del clero, en una sociedad cada vez más permisible".

Mueller es discípulo del Papa emérito germano Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, número uno de los teólogos ortodoxos de la Iglesia. Retirado en un convento en los jardines vaticanos, Ratzinger publicó una carta en abril último que causó un enorme revuelo.

"El contexto de liberación de la moral, produjo en veinte años, entre los años 60 y 80, que las normas de la sexualidad fueran completamente arrasadas", afirmó el Papa emérito en su carta, originada en el debate por los escándalos por abusos sexuales en la Iglesia.

Francisco bendijo la iniciativa del "camino sinodal" (los alemanes no nombran la palabra Sínodo para no dramatizar las cosas), enviando una carta a su amigo el cardenal Marx, que es también miembro del Consejo de los seis cardenales que aconsejan al Papa en la reforma de la Curia y el coordinador económico del Consejo para la Economía del Vaticano.

En trece parágrafos advirtió a los obispos germanos del "peligro de perder la unidad". "Cuando una comunidad ha querido salir sola de sus problemas se han multiplicado los males que quería superar", señaló.  "No se debe ceder a la tentación de reorganizar simplemente las cosas. Somos todos conscientes de vivir una época de cambios que es también un cambio de época", agregó Jorge Bergoglio.

Al Papa, más que los debates teológicos en la búsqueda sinodal de los cambios, le interesa poner al centro "la vida concreta".

Pero los alemanes saben que este camino también se arriesga a llevar a un desvío de los problemas que les aquejan. Las jóvenes generaciones alemanas quieren que la Iglesia se modernice a fondo.

En cuanto a la figura del Papa cuyas necesidades y directivas no pueden ser puestas en cuestión, el vaticanista Francesco Peloso recordó que "el fin del absolutismo papal comenzó con la renuncia de Joseph Ratzinger en febrero de 2013, la primera en 700 años de papados". Su decisión "humanizó el instituto pietrino desacralizando cuerpo e imagen del pontífice. Todo el resto es consecuencia", destaca lúcidamente Peloso.

En su carta a los obispos alemanes, el Papa, apremiado, los invitó a "caminar juntos a lo largo del camino, como un cuerpo apostólico". "Escuchemos al Espíritu Santo, aunque no la pensamos del mismo modo".

El cardenal Marx a su vez respondió que "la vida de los obispos y los sacerdotes reclama cambios y testimonios de libertades interiores".

"Apreciamos el celibato y descubriremos hasta qué punto forma parte de un testimonio en la Iglesia. La teología y las ciencias no han dado hasta ahora de la moral sexual de la Iglesia informaciones suficientemente decisivas", señaló.

"El resultado es que la educación sexual no da ninguna orientación a la gran mayoría de los bautizados", agregó Marx.

El cardenal y el líder de los laicos católicos Stemberg se proponen realizar con el proceso sinodal "un nuevo inicio".

La carta del Papa produjo un resultado. El cardenal Marx auspició buscar una "alternativa" menos fuerte en el camino sinodal, pero la votación arrojó un "no" de 21 obispos, con solo tres "si" y otras tantas abstenciones.

No faltaron quienes recordaron que una cuestión fundamental, que es el ecumenismo avanzado con luteranos y calvinistas, sufrió un serio tropiezo después de que los obispos germanos aprobaron la oración común de un matrimonio mixto católico-protestante en uno de los dos ritos litúrgicos. Roma rechazó la iniciativa que consideró "no madura". Esta decisión produjo resentimiento en los episcopales.

Las tesis sinodales alemanas también fueron rechazadas por el Vaticano, con una carta del prefecto (ministro) de la Congregación para los obispos, el cardenal canadiense Marc Oulet, que en su respuesta adjuntó una dura carta del presidente del Pontificio Consejo para los textos Legislativos, monseñor Filipo Iannone. En resumen, en términos terminantes se les dijo que el Sínodo Vinculante para la Iglesia alemana "no es eclesiásticamente válido" y que los planes de los episcopales germanos "violan las normas canónicas" y aparecen destinadas a "alterar las normas universales y doctrinales de la iglesia".

Los obispos fueron invitados a seguir en su camino sinodal "las normas del Derecho Canónico". La reacción fue confirmar los temas urticantes de renovación de la Iglesia. El clima desde Alemania anuncia tormentas a Roma.


AMLO se convirtió en todo lo que prometió combatir en México

Un corresponsal del The Washington Post asegura que José Manuel López Obrador, al exonerar a un importante empresario y dirigente político acusado de corrupción, se ha convertido en la figura exactamente contraria a la que sostuvieron sus discursos durante los últimos 18 años.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, acaba de tomar una decisión política y jurídica que descubre ante el mundo su verdadera imagen. La Secretaría de la Función Pública (SFP), encargada del combate a la corrupción, dio a conocer el resultado de las investigaciones a Manuel Bartlett, director general de la Comisión Federal de Electricidad: no incurrió en conflicto de interés ni en enriquecimiento oculto. En realidad, usaron argucias legales para disculparlo.


Al exonerar oficialmente a Bartlett —el político mexicano que mejor encarna al viejo sistema corrupto y autoritario— López Obrador pasó a formar parte de una larga lista de líderes latinoamericanos que se autoproclaman adalides en contra la corrupción, pero que apenas llegaron al poder se convirtieron en cómplices y encubridores.

Barttlet es un viejo político involucrado en muchos escándalos previos en México. Después de que, en el programa de radio que conduzco, la periodista Arelí Quintero diera a conocer dos investigaciones, Bartlett Bienes Raíces y Bartlett S.A. de C.V., la SFP recibió 33 denuncias contra el funcionario.

El gobierno entregó, a cambio, una simulación de investigación sobre la red de propiedades y empresas familiares que ocultan la fortuna acumulada por Bartlett. Pese a evidentes irregularidades y violaciones a la ley en el caso, el gobierno dijo que no encontró falta alguna en su proceder y todas las denuncias se desestimaron.

El presidente había anticipado este resultado desde el día que se publicó el primer reportaje: consideró a Bartlett inocente de cualquier acción indebida y dijo que enfrentaba “una campaña en su contra por parte de los conservadores”.

López Obrador se derrotó a sí mismo al avalar la farsa de investigación. Política y jurídicamente su gobierno ya es, de manera oficial, cómplice de Bartlett, quien tiene un historial político negro que va desde acusaciones de fraudes electorales hasta el asesinato y desaparición de personas. Con su exoneración, el presidente de México tiró a la basura su discurso de los últimos 18 años.

López Obrador llegó al poder, en su tercera elección como candidato presidencial, con la imagen de ser un líder antisistema, el hombre que iba a limpiar la corrupción en México. Ese ha sido uno de sus lemas y promesas principales, en un país cansado de saqueos gubernamentales. Pero lo que ha hecho desde entonces lo ubica más bien como un presidente del viejo régimen, ese que prometió combatir.

Ha repartido contratos y elogios, y se ha sentado a la mesa de la misma élite empresarial a la que fustigó previamente en todas sus campañas electorales. Se ha empeñado en construir un sistema clientelar electoral con el presupuesto federal destinado al combate a la pobreza. Está decidido a debilitar todos los contrapesos democráticos, y se encuentra atrapado en una economía con crecimiento cero. Las condiciones de inseguridad no sólo no se han resuelto sino que han empeorado, y él se empecina en seguir la misma estrategia fallida.

Además de todo ello, está resuelto a encubrir sin empacho la corrupción de sus colaboradores y aliados políticos. Hace un par de meses el presidente advirtió a los corruptos: “Ríndanse, los tenemos rodeados”. Su administración está llena de retórica, discursos y palabras grandilocuentes que no se cumplen en los hechos.


Alemania propone que todos los miembros de la UE deban aceptar inmigrantes

Las corrientes migratorias del norte de África sacuden a Europa y han provocado cambios políticos importantes, con una reacción de los sectores derechistas y nacionalistas, por lo que Alemania ha tomado la delantera y propone ahora que una cuota de inmigrantes deba ser obligatoriamente aceptada. La influencia alemana se hace sentir y según el análisis que acá reproducimos las instituciones europeas van a sentirse presionadas a aceptar la propuesta germana.

El ministro del Interior alemán, Horst Seehofer, ha presentado un nuevo plan para reformar el sistema de asilo europeo. Un borrador de la propuesta filtrado a los medios muestra que todos los Estados miembros de la Unión Europea tendrían que aceptar inmigrantes ilegales.


Los países de Europa Central y del Este se oponen a las reubicaciones obligatorias alegando que las decisiones sobre la concesión de los permisos de residencia deberían mantenerse en el nivel nacional. Han señalado que, al imponer cuotas de inmigrantes de forma unilateral a los países miembros de la UE, los burócratas no elegidos de Bruselas están intentando obligar a los líderes democráticamente elegidos de Europa que se sometan a sus dictados.

De hecho, el debate en curso sobre la inmigración es, en el fondo, sobre el federalismo europeo y el grado en que se permitirá que la Unión Europea usurpe los poderes de toma de decisiones de sus 28 Estados miembros.

Seehofer presentó su plan de cuatro páginas para reformar el Sistema Europeo Común de Asilo (SECA) a la nueva presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, en Bruselas, el 2 de diciembre. Se espera que ella dé a conocer sus propuestas sobre inmigración en febrero de 2020, antes de que comience la presidencia de seis meses de Alemania del Consejo Europeo, en julio de 2020.

El nuevo plan tiene como objetivo sustituir el Convenio de Dublín de la Unión Europea, una ley que exige que las personas que solicitan asilo en la UE lo hagan en el primer país europeo al que llegan.

Los países de Europa del sur —en especial Grecia e Italia— se han quejado de que, en el contexto de la inmigración masiva de África, Asia y Oriente Medio, el actual sistema coloca una carga injusta y desproporcionada sobre ellos. Dicen que todos los países miembros de la UE deberían asumir la misma responsabilidad sobre los inmigrantes que llegan a las costas europeas.

En el punto álgido de la crisis migratoria de Europa en septiembre de 2015, algunos países miembros de la UE votaron la reubicación de 120.000 inmigrantes desde Italia y Grecia a otras partes del bloque. Esta cifra se sumaba al plan de julio de 2015 de redistribuir a 40.000 inmigrantes desde Italia y Grecia.

Se ordenó a nueve países de Europa Central y del Este que, de los 160.000 inmigrantes que había que "compartir", aceptaran alrededor de 15.000. Aunque la República Checa, Hungría, Rumanía y Eslovaquia votaron contra el acuerdo, se les siguió exigiendo que lo acataran.

En septiembre de 2017, el tribunal supremo de la Unión Europea, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), dictaminó que el poderoso brazo ejecutivo de la Unión Europea tiene el derecho legal de ordenar a los países miembros de la UE que acepten los llamados solicitantes de asilo. También dictó que los países miembros de la UE no tienen ningún derecho legal a resistirse a esas órdenes.

Hungría y Eslovaquia, respaldados por Polonia, alegaron que la Unión Europea había incumplido sus propias normas y se había excedido en sus poderes cuando aprobó el sistema de cuotas con una "mayoría cualificada", en torno a dos tercios de los miembros del bloque. También adujo que el esquema de reubicación es una flagrante vulneración del Convenio de Dublín.

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictaminó que el voto de una mayoría cualificada bastaba porque la UE "no estaba obligada a actuar de forma unánime cuando adoptó la decisión impugnada". La sentencia, que no mencionaba el Convenio de Dublín, concluía: "El mecanismo, en realidad, contribuye a permitir que Grecia e Italia puedan afrontar el impacto de la crisis migratoria de 2015 y es proporcionado".

El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, calificó la sentencia del tribunal de "indignante e irresponsable" y "contraria a los intereses de los países europeos, incluida Hungría". Añadió: "La decisión pone en riesgo la seguridad de toda Europa y también del futuro de toda Europa".

En noviembre de 2019, el Tribunal de Cuentas Europeo informó de que, de los 160.000 inmigrantes que en teoría iban a repartirse los países miembros de la UE, sólo fueron reubicadas en última instancia 34.705 personas (21.199 desde Grecia y 12.706 desde Italia).

Los líderes de Francia e Italia, durante una reciente reunión bilateral en Roma, pidieron a la Unión Europea que introdujera un nuevo sistema automático de acogida de inmigrantes. El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que estaba "convencido de que se necesita un mecanismo europeo automático para la recepción de inmigrantes", y que los países de la UE que se negaran a participar en el esquema serían "severamente penalizados".

El borrador filtrado de la propuesta de Seehofer afirma que el Convenio de Dublín crea "claros desequilibrios", ya que, en 2018, el 75% de todas las solicitudes de protección internacional fueron presentadas en sólo cinco Estados miembros".

El documento sostiene que el Convenio de Dublín es "ineficiente" porque "en toda la UE, los solicitantes son derivados al Estado miembro (originalmente) responsable en sólo el 3% de los casos", lo que significa que, en la práctica, los solicitantes de asilo no son devueltos al país al que llegaron primero.

La parte clave del documento pide que las solicitudes de asilo se valoren inmediatamente a la llegada a la frontera externa de la UE. Desde allí, una Agencia de Asilo de la Unión Europea (AAUE) de nueva creación "determinaría" qué país miembro es responsable de aceptar al solicitante y procesar su solicitud.

El plan de Seehofer pretende ser permanente y no limitarse a las situaciones de crisis. En particular, el plan no aborda el problema del retorno de los inmigrantes ilegales a sus países de origen.

El plan evita de forma estudiada utilizar el término "cuota", políticamente explosivo, y lo sustituye por "parte justa" (gerechter Anteil). El documento también omite el término "obligatoria", aunque se asume en todo momento que el esquema de reubicación de inmigrantes será obligatorio para todos los países miembros de la UE.

Si todo va según lo planeado, el proyecto de ley sería adoptado por el Parlamento Europeo en la segunda mitad de 2020, cuando Alemania ejerza la presidencia de la UE. Sería después ratificado por el Consejo Europeo, compuesto de los líderes de los países miembros de la UE.

El nuevo comisario europeo para la Protección del estilo de vida europeo en la Comisión Europea, Margaritis Schinas, expresó su apoyo al esquema:

La comisaria de Inmigración, Ylva Johansson, y yo, nos reunimos con Horst Seehofer. Estamos completamente de acuerdo con Alemania. Necesitamos este consenso de todos los Estados miembros, y estamos trabajando duro para alcanzarlo.

Sin embargo, el primer ministro checo, Andrej Babiš, manifestó su oposición al plan alemán. En una entrevista con la agencia de noticias checa ?TK, dijo que sabía lo que había detrás de la semántica de Seehofer:

Rechazamos fundamentalmente la inmigración ilegal. También rechazamos permitir que las bandas de traficantes decidan quién va a vivir en Europa. Rechazamos las cuotas y me sorprende que esta cuestión vuelva otra vez a la mesa de negociaciones. Espero que la nueva Comisión Europea ponga fin a esto.

El ministro del Interior checo, Jan Hamá?ek, dijo que la República Checa "coordinaría nuestra postura" con los demás miembros de los Cuatro de Visegrado (V4), una alianza cultural y política de cuatro Estados de Europa Central: la República Checa, Hungría, Polonia y Eslovaquia.

El ministro de Exteriores húngaro, Péter Szijjártó, dijo que el V4 no se iba a plegar a la presión de la UE para aceptar inmigrantes:

La postura del V4 es clara. No estamos dispuestos a admitir a ningún inmigrante ilegal en Europa central. El éxito y la seguridad de Europa central se deben a nuestro afán en una política antimigratoria firme, y esto va a seguir así.

Por eso Europa central es una de las regiones más exitosas de la actual Unión Europea, y su motor de crecimiento. No toleramos ningún tipo de presión, y los húngaros insistimos en nuestro derecho a decidir a quién permitimos entrar en nuestro país y con quién deseamos vivir.


El papel del nuevo gobierno en el Mercosur y la política exterior

Por Alvaro Valverde Urrutia

Entre las visiones opuestas de los presidentes Bolsonaro y Fernández sobre el modelo presente y a seguir del Mercosur, pareciera que la posición del nuevo gobierno de coalición uruguayo, presidido por Lacalle Pou, debería estar más cerca de Brasil, sin que ello signifique perder el equilibrio entre los dos socios mayores.

¿Por qué consideramos que se debe enfocar hacia el lado brasileño? Porque Brasil es quien impulsa la apertura económica y comercial, la flexibilidad y la baja arancelaria del Mercosur para ser competitivos ; mientras el gobierno de Fernández pareciera no tender a una apertura comercial, ni favorecer la reducción del Arancel Externo Común (AEC) en el mismo. Dicha rebaja es una clara señal de la política brasileña sobre la nueva orientación que impulsa para el Mercosur.

También, Bolsonaro impulsa continuar celebrando acuerdos comerciales ágiles y no de gran envergadura integracionista tipo uniones aduaneras o mercados comunes, que no es la actual tendencia a nivel internacional.

Por ello, estimamos que el gobierno de Lacalle Pou debería apoyar la nueva proyección y modelo del Mercosur, que permita avanzar en negociaciones orientadas hacia Tratados de libre Comercio y retomar las negociaciones externas pendientes.

Además, la reciente Cumbre del Mercosur decidió como tema central revisar y rebajar el AEC, ante esta definición, el nuevo gobierno “multicolor” debería apoyar dicha baja que favorecería la flexibilización normativa comercial y mejoraría la competitividad para los bienes uruguayos. En ese contexto, el AEC es elevado y, por lo tanto, resta competitividad a las economías de los socios.

También, el gobierno de coalición deberá propender a la revocación de la Decisión 32/00, que obliga a los miembros a negociar en forma conjunta, en los hechos dicha decisión carece de valor jurídico. Esta revocación resulta necesaria para la flexibilización comercial.

La Dec 32/00 se viene justificando desde hace casi 20 años como consecuencia de una práctica consuetudinaria, pero jurídicamente dicho norma nunca fue incorporada a los ordenamientos jurídicos de los países miembros, por consiguiente, no genera derecho positivo y no establecería ninguna limitación.

El nuevo gobierno tiene la tarea de dilucidar la postura sobre la definición a la baja arancelaria del AEC que reformularía la unión aduanera, facilitando la flexibilización comercial que permitiría negociar unilateralmente o bilateralmente con terceros países o grupos de países, que conllevaría a configurar al Mercosur en una zona de libre comercio.

Para lograr una flexibilización comercial en el esquema, pareciera necesario que fuere acompañada de la rebaja del AEC, (perforado, licuado y prevalecen aranceles nacionales).

En su momento el electo presidente Lacalle Pou previo a la Cumbre del Mercosur manifestó su preocupación sobre la rebaja del AEC, pareciendo acercarse a la postura de Fernández. La intención de Lacalle fue la de frenar, al menos al presente la rebaja arancelaria del Mercosur propuesta por Bolsonaro, con el objeto de no perjudicarlo.

Para ello, se habría basado en que si Brasil avanzara sin el consenso del nuevo gobierno de Fernández se podría quebrantar el Mercosur. Pero, también vale el argumento contrario: si Fernández no avala la reducción arancelaria, que ya manifestó su rechazo, también pudiera producir el quiebre en el Mercosur.

Estimamos, que no se va a dar una ruptura del Mercosur, no le conviene ni a Argentina, ni a Brasil, ambos deberán tratar de mantener al otro socio en el esquema.

La inserción y el papel que cumplirá el nuevo gobierno uruguayo en la nueva proyección y modelo del Mercosur, será parte de la nueva política exterior y la inserción regional e internacional que se deberá desarrollar para avanzar en negociaciones orientadas hacia la firma de TLC; así como impulsar la flexibilización comercial del Mercosur.

La nueva política exterior deberá recomponer y dejar atrás los roces que el gobierno del presidente Vázquez ha tenido en la relación con Brasil, que no han sido convenientes para las relaciones externas uruguayas. La actitud del gobierno, en especial del canciller y varios ministros y parlamentarios del Frente Amplio durante la campaña electoral brasileña, apoyando no sólo al candidato Haddad, sino haciendo explícito su rechazo a que ganara Bolsonaro, ha sido políticamente inadecuada, inmiscuyéndose en asuntos de otro Estado.

Desde que asumió Bolsonaro como presidente, Vázquez ha hecho gestiones para mantener una reunión bilateral con el mandatario brasileño, pero Itamary ha ignorado el pedido del presidente.
La política exterior en todo este período pareció manejarse como un statu quo entre cancillería y el Frente Amplio. Con el nuevo gobierno de coalición presidido por Lacalle Pou necesariamente cambiara y retomara la tradición histórica de las relaciones exteriores uruguayas y la defensa de la democracia en América Latina, sin anteponer, básicamente, los intereses ideológicos en la política externa.

Tomando en consideración que Uruguay siempre ha tenido como escudo la defensa de la democracia representativa y pluralista en la región latinoamericana, muestra que la posición que el gobierno ha asumido ante el conflicto venezolano resulta incómoda y preocupante. Lo cual ha dejado a Uruguay en una posición poco respetada; así como debilitado su prestigio internacional y la tradición democrática. Esto tendrá a partir del 1º de marzo un nuevo rumbo.

En lo comercial el primer escollo que tuvo Vázquez en su segundo mandato fue que desde el FA no lo dejaron apoyar el acuerdo comercial TISA (Acuerdo sobre Servicios) con la participación de EE.UU, por motivos, básicamente, ideológicos, el presidente Vázquez se vio forzado a abandonar el TISA en 2015 o descartar las negociaciones para un TLC con los Estados Unidos, entre otras.

En el caso del Mercosur durante toda la etapa de los gobiernos progresistas de Lula, Rousseff y los Kirchner se opusieron a avanzar en negociaciones orientadas hacia TLC con la Unión Europea y China, entre otros; así como a flexibilizar el Mercosur.

Para los avances en las negociaciones y acuerdos, resultó fundamental los cambios de gobiernos en Argentina y Brasil. Si bien con Temer se venía avanzando fue con Bolsonaro que se dio un fuerte impulso con un cambio en el estrategia económica y comercial, contando con el fuerte apoyo de Macri, se alcanzó el texto de acuerdo con la UE. También, el Mercosur se abrió a otras negociaciones por los impulsos de Macri y Bolsonaro (iniciados por Temer).

En suma, el nuevo gobierno presidido por Lacalle Pou, se deberá encontrar más próximo al modelo de mayor apertura comercial que persigue Brasil para el Mercosur, relativo a la rebaja y/o eventual reforma del AEC, la flexibilización normativa comercial, dando señales claras hacia avanzar en la negociación de acuerdos de libre comercio, ya sea en forma conjunta o ya sea unilateral o bilateralmente con las principales potencias económicas, caso EE.UU y China; así como retomar las negociaciones con Corea del Sur, Canadá, y Singapur, entre otros.


Frases Célebres 794

"Es bastante inútil el feminismo, porque creo que el machismo es un hecho y que la agenda de derechos de la equiparación es inobjetable. Pero la estridencia también termina jodiendo a la causa de la mujer, porque crea una antípoda quejosa. Excita lo reaccionario de la propia sociedad, que está ahí. Ahí te salen los Manini y los otros. Veo que por el lado de la universidad vienen equiparados (...) Las mujeres son menos pelotudas que los hombres y terminan las carreras, y cada vez hay más profesionales mujeres. Ese es el mundo que viene y no lo para ni Peteco. Es notorio. Hay carreras como en el Poder Judicial donde vamos a tener que pedir la cuota masculina". José Mujica, expresidente y senador del MPP. Semanario Voces (19/12/19).

"Una de las cosas desconcertantes del FA en la última década es que cada vez se busca menos inspiración en sus ideas y valores". Gerardo Caetano, analista. Puntos de Vista, radio Uruguay (05/02/19).

"Sí". Gustavo Salle, abogado y candidato a la presidencia por el Partido Verde Animalista, al ser consultado de si estaba en condiciones de afirmar que el gobierno del Frente Amplio promueve la homosexualidad. Séptimo día, canal 12 (29/09/19).

"¡Pueblo cornudo!  La frase salió con bronca de uno de los guardias de seguridad apostados en la puerta del Hotel Cristal Tower sobre las 22 horas del domingo 27. Los resultados de las elecciones estaban sobre la mesa: el 39% para el Frente Amplio cayó como un mazazo en filas oficialistas. El centenar de dirigentes que digerían los resultados en una carpa frente al hotel, rodeados de periodistas, intentaban disimular el golpe. Pero el seguridad, no". Información desarrollada por el Semanario Búsqueda (31/10/19).

"Dentro del libro ´Barbaridades de la campaña´ la propuesta de Fulco de impulsar la ´colimba´ debe estar en tapa. Con una mirada antagónica a las definiciones sobre la cuestión del Frente Amplio". Oscar Andrade, sindicalista y candidato al Senado por el Partido Comunista. Su cuenta de tuiter.

"¿Qué nos ha pasado? Que dudamos y luego existimos, nos hemos olvidado de dar la pelea... Acá (en el comité) el promedio de edad nos evidencia: nadie se cocina en el primer hervor (...) se han cometido errores, quizás muchos, como fuerza política y como actores con responsabilidad en el gobierno (...) Yo declaré la esencialidad cinco veces (tres como ministro de Trabajo y dos como ministro de Defensa) a los gremios que tenía bajo mi responsabilidad. Ahora, en la puta vida tendría que haberse declarado la esencialidad en la educación". José Bayardi, ministro de Defensa, en el día del comité de base del Frente Amplio. Semanario Búsqueda (29/08/19).

"La mala calidad de la educación uruguaya es una sensación (...) La educación uruguaya es buena y muy buena". Héctor Florit, consejero de Primaria. Viva la Tarde, radio Sarandí (25/02/19).

"(...) en tres gobiernos no hemos sido capaces de tener una reforma integral del sistema educativo". Mario Bergara, precandidato presidencial oficialista. El País (12/05/19).

"Con el Frente Amplio estamos en pleno capitalismo salvaje". César Vega, candidato presidencial por el PERI. La Diaria (18/10/19).

"No hay que ponerse delante de las tanquetas". José Mujica, expresidente de la República, acerca de las imágenes donde se ve una tanqueta atropellando gente, durante los disturbios en Venezuela. Informativo 930, radio Montecarlo (01/05/19).

"Lo de Venezuela es una dictadura, y es una dictadura tremenda, con impactos humanitarios muy graves". Danilo Astori, ministro de Economía, al ser consultado acerca de la reticencia de algunas figuras del Frente Amplio (FA) de calificar al régimen liderado por Nicolás Maduro como una ´dictadura´. Fácil Desviarse, Del Sol FM (26/07/19).

"No me hace cambiar de opinión. Yo leí el informe Bachelet". Oscar Andrade, sindicalista y candidato a senador por el Partido Comunista, al ser consultado acerca del informe de la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos sobre la situación en Venezuela, que fue lo que hizo cambiar de posición al candidato del Frente Amplio Daniel Martínez, que dijo días atrás que en ese país había una dictadura. Séptimo Día, canal 12 (01/09/19).

"El clientelismo político es el cáncer de la patria". Daniel Martínez, precandidato presidencial del Frente Amplio. El País (13/06/19).

"Las jefaturas de policía -caso de Montevideo- han perdido fuerza: la jerarquía se ha ido hacia arriba, y las seccionales son como kioscos con apariencia de comisaría". Robert Parrado, asesor de seguridad del Partido de la Gente. Cierre 850, radio Carve (12/03/19).

"El proyecto para crear el Instituto nunca se trató sino que esta ´encajonado´. ¿Saben que está tratando el Senado? ¡El proyecto del chorizo casero!". Pedro Bordaberry, senador Colorado, sobre su iniciativa de crear un instituto penitenciario que apunta a atender, por ejemplo, casos como el de Rocco Morabito. Informativo Carve, radio Carve (26/06/19).

"Quiero que los presos se levanten todos los días, icen la bandera, canten el himno, adquieran un hábito y conductas. La rehabilitación debería estar a cargo del Mides y la parte educativa a cargo del Ministerio de Defensa". Verónica Alonso, senadora y precandidata Blanca a la presidencia. Desayunos informales, canal 12 (08/02/19).

"Mujica critica su pasado de ´romper´ en la película de Kusturica, pero dice que ´la cosa más linda´ es entrar armado a un banco". Título de artículo publicado en el Semanario Búsqueda, donde se da detalles de la película ´El Pepe, una vida suprema´ y el día de su estreno (22/08/19).

"Vamos a calmarnos un poco y a pensar en las consecuencias de lo que estamos diciendo. No dejemos de ser el FA". Carolina Cosse, exprecandidata presidencial oficialista. La Diaria (30/07/19).

"Yo tengo los pies en la tierra, no en el aire". Víctor Rossi, ministro de Transporte, sobre la propuesta del intendente Daniel Martínez de convertir la ex Estación Central de AFE en un espacio de tecnología e innovación. El País (12/02/19).

"Yo me levanto todas las mañanas y lo primero que veo es aquello allá (...) US$150 millones". Jorge Zabalza, tupamaro, reclamándole al presidenciable oficialista Daniel Martínez -que le fue a pedir su voto al barrio Santa Catalina-, el frustrado proyecto de instalación de una planta regasificadora por medio de una empresa estatal de derecho privado (Gas Sayago). Subrayado, canal 10 (06/11/19).

"UTE decide liquidación y cierre de Gas Sayago. Un negocio fallido que arroja pérdidas de U$S 200 millones". Título de artículo de El País (22/12/19).

"Esta es la década pérdida para el sector". Gabriel Murara, presidente de la Cámara de industria. Semanario Búsqueda (14/02/19).

"VA DE ZURDA. Unidad Popular presentó su programa: propone salario mínimo nacional de 40.000 pesos". Título de artículo de Montevideo Portal, sobre el capítulo Trabajo de su Programa de Gobierno y Plataforma Electoral (16/03/19).

"Brindaremos junto al Consejo de Ministros con una copa de agua del río Negro por más y mejores inversiones". Consigna del movimiento Un Solo Uruguay para el Consejo de Ministros en pueblo Centenario, donde se ubicaría la segunda planta de UPM. La Diaria, (15702/19).

"La región tiene graves problemas". Enrique Iglesias, contador. Telenoche, canal 4 (24/04/19).

"Llegan las vacaciones y no hay nadie en Montevideo, todo el mundo está de vacaciones en Miami o en Argentina". Daniel Martínez, candidato presidencial por el oficialismo. Última Hora de Paraguay (07/09/19).


El robo de un tesoro que nunca fue encontrado.

Por LA LIBRERIA

El Robo de la historia. La trama desconocida de las Libras de Mailhos. Sudamericana, diciembre 2019, 255 páginas, por Diego Fischer.

Diego Fischer (Montevideo 1961), estudio periodismo en España, en la Universidad de Navarra y en Estados Unidos en la Universidad de Boston; fue corresponsal de la agencia de noticias United Press Imternational (UPI),colabora con el diario La Nacion de Buenos Aires y es columnista del diario El País de Montevideo. También fue productor y guionista de doce documentales.

Ha publicado 15 libros, entre ellos Encuentro de las Tres Marías, Juana de Ibarbourou más allá del mito, declarado Libro de 0ro en el año 2008; A mí me aplauden, biografía de China Zorrilla, Tres hombres y una batalla; Doña Cándida Saravia; el remanso de Aparicio, etc.

En esta obra, entrelaza la historia de la familia Mailhos en Uruguay, que se inicia con un inmigrante francés en 1835, que instaló en un Montevideo, de apenas doscientos mil habitantes, un taller mecánico, luego una armería, comprando poco tiempo después un comercio lindero de venta de tabaco, iniciándose así, un negocio que sus descendientes continuaron y diversificaron, lo que convertiría a la familia Mailhos en la más rica del Uruguay y una de las más potentadas de Sudamérica.

En los años turbulentos del Uruguay, donde la guerrilla Tupamara, roba secuestra y asesina, en la madrugada del 5 de abril de 1970, un grupo organizado por 12 individuos, toma por asalto las oficinas de Luis Mailhos en 8 de Octubre y 18 de julio, reduce a los caseros y luego provistos de herramientas adecuadas , tras horas de labor, logran desempotrar una caja fuerte de 1.200 kilos de peso, trasladarla- en una obra de ingeniería- del 2º piso de la casona hasta la caja de un camión que la transporta a las afuera de Montevideo, donde logran desarmarla. Dentro había 23.000 monedas de oro (libras esterlinas) y dos barras también de oro, cuyo valor actual superaría los U$S 2.700.000.

El origen de ese oro está documentado, así como el ingreso al Uruguay y su registro en bancos de plaza, cuyas fotocopias, así como los judiciales vinculados al caso y hasta el testamento de Luis Mailhos, figuran en anexo de la obra.

¿Por qué Luis Mailhos, retiró esa fortuna de los cofres del banco? ¿Quién fue el delator? ¿Por qué la justicia al día siguiente del robo interrogó y detuvo al propietario- Luis Mailhos-? -hecho que lo llevó a declarar: “soy la víctima y me convierten en victimario-”. ¿Cuál fue el destino de ese robo millonario?

Algunas de estas interrogantes- a más de 50 años de los sucesos-están resueltas en el libro, otras quedan pendientes, o a la conclusión de sus lectores.

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.