Edición Nº 827 - viernes 25 de septiembre de 2020        

Señor Mujica: se terminó el tiempo de las groserías

Por querer aprovechar cualquier ocasión para recurrir a la política de la confrontación, el expresidente Mujica fue ridiculizado por Laura Raffo, quien respondió a sus ofensas en forma contundente. En el último tramo de la campaña electoral, la jugada del líder del MPP puede resultarle una trampa, porque quienes hayan asistido a la discusión con objetividad, deben coincidir en que la candidata de la coalición multicolor se manejó con valentía e inteligencia, y con la altura que siempre le falta a su interlocutor. Es posible que Mujica haya ido por lana y vuelva trasquilado.

El pasado sábado 19, durante el acto de cierre de la candidatura del Dr. Álvaro Villar, fuimos testigos de un nuevo despliegue escénico del expresidente Mujica. Frente a su tribu de aplaudidores, Mujica volvió a manejar un discurso amoral, sexista y de odio, esta vez contra la candidata de la coalición de gobierno a la Intendencia de Montevideo, Laura Raffo. Con su característico vocabulario arrabalero, el Senador pretendió "escrachar" a la candidata.

"Ahora que están en campaña electoral se acuerdan y van a caminar por los barrios pobres", disparó Mujica ante sus compinches. "Se acuerdan de caminar por los barrios pobres y se asustan porque hay ratas como gatos. Los que nunca anduvieron por las cloacas no tienen idea lo que pasa ahí abajo", agregó. "Se ponen championes para ir, no van con el taquito cafisho. Las pelotas el Montevideo olvidado", finalizó un irreverente Mujica.

Obnubilado por los aplausos y las carcajadas del público mujiquista, el candidato del MPP, Álvaro Villar, subió la apuesta: "como dijo Glenda, Laura va a tener que esperar por otro puesto, este puesto no es para ella". Lastimosamente, la incontinencia verbal del expresidente Mujica y sus seguidores no sorprende. Tampoco su forma de referirse a las mujeres, algo que Mujica ha dejado claro en reiteradas oportunidades y que Villar demostró con su gestión al frente del Hospital Maciel, encubriendo casos de abuso sexual.

Extraña sobremanera que ninguno de los colectivos que se rasgan las vestiduras defendiendo a las mujeres, ni sus homólogas femeninas del Frente Amplio, hayan dicho siquiera una palabra en defensa de Raffo (o en repudio a Mujica). Imagínese el lector lo que hubiese pasado si algún jerarca del gobierno se hubiese referido en los mismos términos a Cosse, por nombrar un ejemplo de otras tiendas. Es más que claro que para las feministas vernáculas, Mujica, Villar o cualquier varón de "izquierda" tiene patente de corso.

Sin embargo, lo que no imaginaron fue la contundente respuesta de la flamante candidata del gobierno de coalición. Como dice el dicho popular, fueron por lana y volvieron esquilados. "Ayer Mujica se subió a un estrado y micrófono en mano comenzó a burlarse y a decir groserías aludiendo a mi persona y a nuestra campaña rumbo a la intendencia", comenzó diciendo Raffo en una conferencia de prensa brindada al día siguiente de los exabruptos de Mujica y su delfín montevideano.

Yo quiero responderle, manifestó. "No le permito decirme groserías ni faltarme el respeto. No le permito estigmatizarme por ser mujer, por usar tacos o championes. Me visto como quiero, cuando quiero y voy a donde quiero. No le permito decir ´Montevideo olvidado las pelotas´. No se lo permito yo ni se lo permiten todas las personas que se acercan a pedirnos ayuda porque viven en una casa sin techo, sin calles, sin veredas y rodeados de basura".

"No le permito sembrar la división y el odio", prosiguió Raffo. "Mujica desprecia a quien piensa diferente y entonces es el que más discrimina, el que menos integra. Mujica utiliza la pobreza en vez de buscar herramientas que saquen a niños, mujeres y a hombres de ese lugar. Mujica no cree en el trabajo duro como fuente de superación", añadió la candidata.

"Mujica desprecia la buena administración y así fueron las deudas que dejó su gobierno. Mujica desprecia a los profesionales, y entonces cree y promueve que todo se ata con alambre", indicó a continuación. Además, hizo un llamamiento para que le permita debatir a sus candidatos: "Permítale a sus candidatos contrastar cara a cara conmigo estos dos modelos: el modelo de ser tolerante o el de insultar al que piensa diferente".

Para finalizar, la candidata fue igual de contundente que al inicio: "la verdad que estamos cansados de sus groserías y de la grieta que promueve [...] No se lo permito porque no solo me faltó el respeto a mí, sino a todos los uruguayos que pensamos distinto que usted".

Alguien lo tenía que decir y por suerte fue la propia Laura Raffo quien lo hizo. Con contundencia, pero con altura, la candidata del gobierno de coalición puso en su lugar a Mujica, recibiendo un amplio apoyo de la ciudadanía. Los montevideanos -y el Uruguay todo- estamos cansados de Mujica, sus exabruptos, sus actitudes, su desprecio por el otro. No se lo permitimos, señor Mujica.

Al igual que sucedió a nivel nacional, detrás del juego político, de la campaña y de las candidaturas, el domingo se enfrentan dos modelos, uno republicano-realista, que pone como centro a los ciudadanos, y otro populista-negacionista, que continúa prometiendo grandes obras y proyectos que no han logrado concretar tras 30 años de gestión al frente de la Intendencia de Montevideo.

Nos encontramos en la recta final de un camino que comenzó en noviembre con el triunfo de la coalición a nivel nacional. Como quedó demostrado en dicha oportunidad, el cambio no solo es posible, es necesario. Montevideo necesita un cambio y estamos a un domingo de lograrlo.


La elección del domingo

Por Julio María Sanguinetti

Votamos nuevamente, esta vez gobiernos departamentales. Como siempre, lo hacemos con la alegría y convicción que nos da nuestra orgullosa condición de colorados y batllistas.

No sentimos, sin embargo, que la coalición multicolor haya hecho lo más inteligente. El éxito de la coalición en el plano nacional, lanzado al debate y sostenido en la opinión pública por nuestro Partido desde mayo de 2018, debió trasladar a todo el país una estrategia análoga .

No ha sido posible, salvo en Montevideo, donde el favoritismo frentista siente el desafío de una candidata válida, inteligente y de carácter, que ha abordado la instancia con decisión. Sin duda hará una gran elección y a ello contribuiremos. Pretendimos que la misma solución, votar todos bajo el lema Partido Independiente u otro neutral, se extendiera a varios departamentos, para asegurar que los partidos de la coalición cubrieran el mapa electoral de todo el país. Desgraciadamente, el Partido Nacional pensó distinto y ahora afrontamos varias elecciones inciertas, que a esta altura podrían ya estar claramente definidas en nuestro favor.

El caso de Salto es el más ejemplar. Desde el primer día dijimos que el partido no pedía nada especial en Rivera y Salto, donde nuestra opción era clara. Simplemente reclamábamos que no se nos jugara en contra. Fue a la inversa. En Salto el Partido Nacional buscó inmediatamente un acuerdo con Cabildo Abierto y el Partido Independiente para enfrentar al Partido Colorado. Ocurrieron luego otros hechos que ya hemos comentado y que, desgraciadamente, desde el gobierno, no estuvieron a la altura de la necesaria solidaridad entre socios. Mientras tanto, una guerrilla publicitaria de encuestas intenta crear una polarización excluyente del Partido Colorado.

Hasta hemos sufrido una agresión alevosa en el atentado contra la edil María de los Ángeles Márquez. La combativa edil colorada venía siendo constantemente amenazada por su actitud de constante enfrentamiento a la Intendencia frentista, como lo percibimos en nuestra visita a su agrupación. Todo culminó con un cascotazo en la nuca, que la dejó sin conocimiento. Felizmente se recupera, pero el hecho es gravísimo.

Mantenemos, pese a todo, intacto nuestro optimismo sobre la chance del Partido en Salto. Lo vimos personalmente en el entusiasmo de nuestra gente la semana pasada y en el formidable acto callejero del domingo. Ha sido conmovedor el esfuerzo de la gente de a pie y eso solo ya es una victoria.

En el resto del país, el Partido Colorado está presente. En Rivera, nuestra vanguardia, todo indica que revalidaremos por quinta vez la Intendencia para el Partido Colorado y para Batllismo, ratificando el liderazgo incuestionable del senador Tabaré Viera y el valor de un gran equipo de gobierno. El hoy diputado Marne Osorio, Intendente hasta hace poco; la actual intendente Alma Gallup y el candidato Richard Sanders, son los titulares de esa eficacia en el gobierno. Richard ha sido pieza clave en la administración y seguramente desde la Intendencia volverá a mostrar sus capacidades.

En el resto del país el Partido está de pie. En todos lados. No se ha dado por perdida la batalla en ninguna parte, aunque en cualquier caso se aspira a posiciones relevantes en las Juntas Departamentales y en las Alcaldías. Lo hemos visto personalmente en Tacuarembó, en Colonia, en San José, en Canelones. Somos conscientes de que hay correligionarios que en algunos departamentos han optado por apoyar un candidato nacionalista en el empeño de derrotar al Frente Amplio. Entendemos su sentimiento, pero no compartimos su decisión política y confiamos en que el lunes estaremos de nuevo todos juntos para seguir contribuyendo a la causa batllista, cada día más vigente.

Nos han faltado medios. Pero ha sobrado esfuerzo y corazón. Cuando hemos enfrentado la soberbia frentista, lo hemos hecho con firmeza pero serenidad. Cuando la pequeñez ha pretendido disminuirnos, hemos apelado a la grandeza de nuestra causa, con la que esperamos este domingo un gran resultado.

El Partido Colorado, una vez más, será decisivo.


El taquito cafishio y el auge de un machismo nunca denunciado

En el lenguaje lunfardo, cafishio es el "fiolo", es decir, el proxeneta que lucra sometiendo a las mujeres a los negocios sexuales. Da la impresión de que Mujica confundió los términos y quiso decir pituco o algo así. Se trata de una impostación más, de las tantas a las que acude el expresidente. Eso sí, siempre en forma machista y grosera.

Mujica, quien, según ha dicho, cursó hasta cuarto año de la facultad de Humanidades y Ciencias, ha creado un personaje entre campero y lunfardo, portavoz de un lenguaje especial.

Varias veces ha tenido expresiones groseramente machistas, degradantes y discriminatorias hacia las mujeres, lo que no generó ninguna protesta de las organizaciones feministas, siempre en estado de alerta ante cualquier expresión pública que pudiera ofenderlas, pero especialmente distraídas en estas ocasiones,

Un día dijo el expresidente que "el feminismo es bastante inútil". Luego, reconociendo las diferencias laborales y profesionales que enfrentan las mujeres, afirmó que "la mujer tiene una responsabilidad con sus hijos que no es la del hombre".

La agenda de derechos es "expresión de la estupidez humana", sostuvo en otra oportunidad, sin que hubiera, increíblemente, posteriores explicaciones o réplicas.

En una polémica que tuvo con senadores blancos, les recomendó que "vayan a controlar dónde andan sus señoras", en la que fue, quizás la peor de sus expresiones, porque estuvo cargada de desprecio hacia la condición femenina.

Ahora, a propósito de cómo se viste la candidata Laura Raffo y sus visitas a los asentamientos, estampó otra de sus frases célebres: "Se ponen championes para ir, no van con el taquito cafishio... ¿ehhh?". Pero no se dio cuenta de que, al simular un lunfardo impropio, estaba usando mal las palabras, porque los tacos altos no tienen vínculo con los proxenetas, a menos que directamente haya querido decir que todas las mujeres que usan ese tipo de zapatos son prostitutas dependientes de los cafishios. Todo puede ocurrir cuando Mujica da rienda suelta a sus expresiones supuestamente ingeniosas. Igual el resultado es degradante, machista y rencoroso

 


Carolina se suma a la campaña cultural del Pepe: "¡es verdad las pelotas!"

Los frenteamplistas no pueden desmentir la realidad que describió Laura Raffo al hablar del Montevideo olvidado. Por lo que, primero Mujica y ahora la candidata Carolina Cosse, recurren a la curiosa simbología de ¡las pelotas!, intentando desmentir esa situación que les golpea y acusa.

Es curioso cómo reacciona el Frente Amplio ante las acusaciones de Laura Raffo de que hay un "Montevideo olvidado" tras treinta años de intendencias de izquierda. Barrios sin luz, con basurales enormes, con caseríos indignos.

Los líderes del Frente Amplio tenían dos alternativas. O aceptar que eso ocurre y explicar cómo van a superar esa situación o, desmentir a Raffo con hechos y argumentos. Pero recurrieron a la peor de las explicaciones. "¿Montevideo olvidado? ¡Las pelotas!" sostuvo un indignado Mujica en el Cerro, aparentemente negando la acusación de Raffo. Sin embargo, agregó enseguida: "¡Olvidado no, es una llaga!"

Ese pareció ser el máximo exceso de los desvaríos, pero Cosse no se quedó atrás, y para demostrar que puede competir en el campeonato de groserías y estupideces, confesó que "es verdad, las pelotas que están olvidadas". Para confirmar que no están olvidadas, la señora agregó: "hay una realidad en algunas partes de Montevideo que es desgarradora (¿?) y las hemos incluido en nuestro plan de emergencia"

Es decir, todo es muy claro: después de treinta años de gestión frenteamplista, "¡las pelotas!" que hay un Montevideo olvidado. Eso sí, esas zonas son "una llaga", según dice Mujica y presentan una realidad "desgarradora", de acuerdo a la interpretación de la dama.

¡Las pelotas!


Entender lo que llega...

Decía Einstein que el problema del futuro es que llega demasiado rápido. Es lo que nos ha ocurrido y nos sigue ocurriendo, sostuvo el Dr. Julio María Sanguinetti en su columna mensual en El País, que acá transcribimos.

Cuando hace cien años terminó la Primera Guerra Mundial, se pensó que bastaba atar de pies y manos a los perdedores para que la paz fuera eterna y la sociedad industrial expandiera ilimitadamente sus bienes. Veinte años después, estábamos de nuevo en guerra, pero ahora con un enfrentamiento ideológico radical entre la democracia y el nazismo, racista y totalitario. Terminada ella, un nuevo tiempo histórico se abrió, edificándose las grandes instituciones internacionales, empezando por las propias Naciones Unidas, que nos asegurarían un mundo de cooperación. Pero la contienda, de nuevo ideológica, irrumpió entonces entre los triunfadores de la guerra. Democracias de un lado, socialismo del otro. Hasta que en un cierto día de 1989 se cayó el muro de Berlín y quedó consagrado el triunfo de la democracia liberal y la economía de mercado.

Seguían dándose secuencias históricas, pero cada vez más aceleradas. De pronto se nos reveló algo que venía ocurriendo por detrás de la confrontación ideológica: la globalización comunicacional, las redes, la robotización, la nueva forma de riqueza en el mundo digital, la sociedad de la comunicación, la política como espectáculo, la crisis de la representación democrática con su secuela populista... Y para irrumpir definitivamente la globalidad, una pandemia -en vivo y en directo- que puso en el centro de la escena al Estado y a la ciencia. El primero, usando poderes extraordinarios, que fueron imprescindibles pero que se ven usados abusivamente en algunos países; la ciencia mostrando, a la vez, que es tanto nuestra mayor herramienta como que no siempre posee las respuestas. Ahora nos encontramos con las consecuencias: la paralización económica, la aceleración incontenible del mundo digital, la pérdida de fuentes de trabajo y el aumento de la inequidad social. Al mismo tiempo, la evidencia de un mundo cuya gobernanza se ha debilitado al mínimo, porque en un fenómeno esencialmente global como la pandemia, cada uno hizo lo que le pareció, desde China a EE.UU., desde Inglaterra a Brasil.

Nuestro país la ha enfrentado exitosamente. Hoy se ha debilitado en algo el ejercicio responsable de la libertad, pero igualmente nuestro sistema sanitario logra mantener controlado el fenómeno. También se han podido mitigar los daños mayores de la situación: el BPS, al fin del mes de julio, había gastado 530 millones de dólares adicionales, aumentando su déficit; entre Salud Pública y el Mides, otros 200. Hoy esas cifras han quedado atrás, pero lo importante es que se enfrentó la desocupación y la crisis social con espíritu solidario. Hubo que asistir a un 23% de la población, demostrando qué poco valor tenían los números de reducción de la pobreza que mostraba el Frente Amplio. Eran mejoría estadística, como lo dijimos una y otra vez, porque se medía solo el valor del ingreso y alegremente se sumaban el gasto tradicional en Salud Pública y los subsidios del Mides. El hecho es que bastaba un tropezón para que se desnudara la realidad: que las necesidades básicas insatisfechas no habían mejorado nada en veinte años, pese a la década formidable de ingresos extraordinarios de la exportación entre 2004 y 2014.

Las prioridades de nuestro actual gobierno se fijaron inicialmente en la LUC y ahora consolida su visión el Presupuesto Nacional. Como ha dicho el economista Isaac Alfie, está basado en la libertad de las personas, en la generación de empleo permanente, en reducir las brechas de la pobreza con políticas sustentables. O sea, abandonar el asistencialismo clientelístico del Mides para procurar el desarrollo auténtico en base a la inversión privada y pública, la educación de calidad para los nuevos tiempos y la sostenibilidad de unas finanzas que no sean sol para hoy y tormenta para mañana. Por eso no se aumenta la presión fiscal, que el FA llevó de 27% a 37% del PBI, como si fuéramos Suecia o Alemania.

Esa presión impositiva está en la base de la pérdida de 50 mil empleos en los últimos cinco años; por el exceso de gasto y los déficits acumulados es que se triplicó la deuda pública y por la sumatoria de estos efectos es que hace cinco años que la economía no crece. Una vez que los precios internacionales volvieron a la normalidad, nos paramos. Y la desocupación creció, no ya al 10% nacional, como se menciona, sino a un 15% en el sector privado, porque naturalmente el sector público no tuvo desocupados. La cuestión es que los públicos son 300 mil y los otros un millón y medio.

Detrás de todo esto hubo -y hay todavía- una visión obsoleta del mundo. Se sigue soñando con la "utopía regresiva" de que habla Fernando H. Cardoso. Se piensa todavía en idílicos socialismos ya fracasados y que aquí y ahora simplemente se traducen en la irresponsable idea de que los déficits no importan y basta gastar para mejorar. Así ocurrió en la educación. Aumentaron el gasto y cosechamos los peores resultados. Allí la consigna era destruir nuestra reforma de 1995, de la que sobrevivieron las preescolares y las escuelas de tiempo completo, porque si las cerraban las madres prendían fuego al gobierno. Había que retroceder para darle el poder a gremiales reaccionarias, ancladas en el atraso, y seguirle repitiendo a los muchachos que los tupamaros luchaban contra la dictadura y no contra la democracia. La igualitaria miseria cubana y el ignorante autoritarismo "madurista" siguen siendo sus emblemas.

Este gobierno nuestro comienza a marchar en la dirección del mundo, ese global y tecnificado que marcha al ritmo de la expansión tecnológica y no de los eslóganes. Es dentro de él que tenemos que crecer para poder sustentar nuestro histórico Estado Social. La economía no se va a reactivar despilfarrando dinero y a la pobreza solo la vamos a mitigar con empleo genuino.

Este país creció cuando miró hacia el mundo que llegaba; no al que ya estaba detrás y de los que solo restaban algunos restos esperpénticos. Si algo enseña la historia es que nunca hubo justicia sin libertad. Por eso se cayó el Muro y, con él, un modo de pensar.


El ahora investigado Dr. Toma amenazó a la prensa en tono casi mafioso

Ante consultas de la prensa sobre temas personales polémicos, el Dr. Toma contestó con mensajes agresivos y amenazantes, casi mafiosos.

Según el semanario Búsqueda, mientras fue secretario de la Presidencia, durante la segunda gestión del Dr. Vázquez, hubo "muchísimas denuncias y los rumores circularon sobre su desempeño. Que benefició a Casal mediante algunas resoluciones, que siguió asesorando a varias mutualistas, que continuó ejerciendo como abogado en un estudio particular y que tuvo como clientes a inversores en el Estado, que se compró una casa en un barrio privado de Punta del Este y un auto de lujo, esas y otras acusaciones abundaban en ámbitos políticos y periodísticos".

"A Búsqueda llegaron varias, en la mayoría de los casos de fuentes anónimas, y las confirmadas fueron publicadas. Ante la primera consulta que le realizó un periodista del semanario sobre uno de esos puntos, Toma contestó con un mensaje muy agresivo y amenazante, casi mafioso, y nunca más habló con Búsqueda".

El semanario recordó que uno de los primeros casos que manejó Toma y que cobró repercusión pública fue en 1995. En ese momento Toma era director del Departamento Jurídico del Ministerio de Salud Pública. Como tal, fue instructor de la investigación ordenada por el entonces ministro Alfredo Solari para determinar si Tabaré Vázquez había incurrido en conjunción de interés público con el privado al haber recomendado al Instituto Nacional de Oncología (INDO), en su calidad de jefe de Radioterapia, la compra de servicios médicos a la empresa Nuclamed, cuyo representante en Uruguay en ese momento era su hijo Javier Vázquez. Toma emitió un informe en marzo de 1996 en el que estableció que si bien Vázquez había enviado al director del INDO un documento solicitando la compra de equipos en el que adjuntó fotos con el nombre de la empresa que representaba su hijo, "no existieron actos o hechos irregulares". El caso se cerró sin consecuencias legales.

Desde ese momento Toma se vinculó para siempre con el Dr. Vázquez, siguiéndolo políticamente.

Según el semanario, Toma siguió una carrera ascendente en el Ministerio de Salud Pública, con participación en archivos de informes polémicos y poco conocidos públicamente, hasta que tuvo un fuerte encontronazo con Conrado Bonilla, el último ministro a cargo de esa cartera en el gobierno de Jorge Batlle. Bonilla lo degradó al enterarse de que estaba acusando por lo bajo al gobierno que integraba de "corrupto".

Su gestión fue decisiva, según reconoció el expresidente Mujica, para que el gobierno del Frente Amplio resolviera condonar la deuda de Francisco Paco Casal con la DGI; que se avaluó entonces en 100 millones de dólares. Toma era en ese momento Fiscal de Gobierno y su dictamen fue el que, según Mujica, fundamentó la extraordinaria y polémica resolución gubernamental.


Una política fiscal prudente

La política fiscal del gobierno ha introducido la prudencia -ausente en la era frenteamplista- sin excederse por el lado del gasto ni por el lado de los ingresos, apostando a una mayor eficiencia en la gestión.

El nuevo gobierno asumió con el propósito de llevar a cabo dos de sus promesas electorales en el campo de la política económica: ajustar el gasto público, apostando a que con menos se rinda más, y no incrementar la carga tributaria. Ambas cosas, en un marco de desequilibrio fiscal heredado, suponían ya un desafío formidable.

Pero la emergencia sanitaria por la pandemia multiplicó ese desafío con creces. Por el lado del gasto, el gobierno se vio forzado a incrementarlo decididamente, alterando los planes iniciales que apuntaban exactamente a lo contrario. Por el lado de los ingresos, a su vez, la abrupta caída en el nivel de actividad redundó también en una inevitable caída en la recaudación tributaria.

Sin embargo, pese a una situación que supuso una alteración radical -para empeorarlo- de un escenario de por sí difícil, el gobierno no ha abandonado aquellos dos propósitos enunciados. Y el proyecto de Presupuesto da cuenta de ello.

Y decimos que, entonces, se ha instalado la prudencia en materia fiscal porque ni se ha sucumbido a la vieja, gastada y probadamente fracasada receta de la izquierda (aumentar gasto público, siempre aumentar, tanto en tiempos de apretura como en tiempos de expansión, sin preocuparse en la calidad de ese gasto), ni a quienes postulan que cierto incremento en la presión impositiva era un complemento necesario del ajuste de gasto a efectos de achicar en forma importante la brecha fiscal heredada, lo cual puede entenderse desde la atención a las rigideces que el gasto presenta pero que empeoraría a la larga la situación general (incluida la fiscal).

Afortunadamente, entonces, el gobierno no se a apeado de sus metas aunque haya tenido que dilatar temporalmente su concreción por el cambio radical de escenario. Para ello cuenta, además de con una decidida voluntad política, con una nueva institucionalidad fiscal, expresada en la LUC, que introduce innovaciones en la gestión del gasto público, como la regla fiscal.

En definitiva, el gobierno tiene un rumbo firme, cuenta con equipos técnicos de primer nivel y se sostiene en una coalición que, por encima de los matices y los chisporroteos de tiempos electorales, en los temas fundamentales acordados en el programa electoral no exhibe fisuras, ni lo hará en el futuro.


No hay que matar a la cabra de Boris

Por Luis Hierro López

La desigualdad está en la condición humana y en sí misma no es inmoral. Lo moralmente censurable es que las sociedades la acepten y no luchen contra la pobreza.

Steven Pinker, a quien siempre puede recurrirse para encontrar síntesis aleccionadoras, dedica varios párrafos al tema de la desigualdad, en su libro de lectura obligatoria "En defensa de la Ilustración", recordando una vieja anécdota, personificada esta vez en dos campesinos rusos: Igor y Boris son unos campesinos extremadamente pobres que apenas logran cultivar en sus pequeños terrenos lo suficiente para alimentar a sus familias. La única diferencia entre ellos consiste en que Boris posee una cabra escuálida. Un día a Igor se le aparece un hada y le concede un deseo. Igor dice: "mi deseo es que se muera la cabra de Boris".

Huelga decir que la clave de la anécdota es que los dos campesinos han llegado a ser más iguales, pero ninguno de los dos ha mejorado su condición, aparte de que Igor haya satisfecho su envidia. Una visión más matizada de esta idea la ofrece el filósofo Harry Frankfurt en su libro de 2015 Sobre la desigualdad. Frankfurt sostiene que la desigualdad no es moralmente censurable en sí misma; lo censurable es la pobreza. Si una persona vive una vida larga, saludable, placentera y estimulante, entonces resulta moralmente irrelevante cuánto dinero más ganen sus vecinos, cuán grande sea su casa y cuántos coches conduzcan. Frankfurt escribe: "desde el punto de vista de la moral, no es importante que todos tengan lo mismo. Lo que importa en términos morales es que cada uno tenga lo suficiente". En efecto, la visión estrecha de la desigualdad económica puede resultar destructiva si nos convence de que matemos a la cabra de Boris en lugar de averiguar cómo pudo conseguir Boris tener una cabra.

Algún mérito tuvo Boris para poseer una cabra, lo que los "justicieros" de todos los tiempos no pueden desconocer. Cuando los gobiernos de cualquier signo han querido arrebatar la cabra de Boris, imponiendo la igualdad a la fuerza, han atentado contra la propiedad privada primero y contra la libertad después.

La sociedad uruguaya siempre reconoció y promovió a los "Boris" de turno. En sociedades como las nuestras, formadas en torno a las epopeyas silenciosas de nuestros abuelos inmigrantes, que forjaron aquí sus vidas bajo la consigna del esfuerzo, la decencia y el trabajo, no tiene sentido que haya quienes intenten desconocer el significado del mérito personal y familiar, que ha sido la base de la movilidad social ascendente que nos ha caracterizado, garantizada históricamente por políticas públicas -pioneras en nuestra región- basadas en la equidad en el punto de partida y en la enseñanza gratuita al alcance de todos. Pero no hay una cosa sin la otra, no alcanza sólo con el mérito: hay que premiarlo a través de un clima cultural e intelectual que los países deben promover.

Sin embargo, por acá cerca -y seguramente con ecos entre nosotros- el presidente de Argentina, Alberto Fernández, aseguró que "lo que nos hace crecer o evolucionar no es verdad que sea el mérito, como nos han hecho creer en los últimos años. El más tonto de los ricos tiene más posibilidades que el más inteligente de los pobres".

A esa prédica se sumó, y no por casualidad, el Papa Francisco, agregando una cita supuestamente bíblica y sosteniendo que "quien razona con la lógica humana, la de los méritos adquiridos por la propia habilidad, pasa de ser el primero al último. Usan una palabra bella, el mérito, pero se está transformando en una legitimación ética de la desigualdad"

No es cómo dicen los dos ilustres argentinos cuyas opiniones resumimos. Argentina está viviendo precisamente una de sus reiteradas y profundas crisis por haber desconocido, desde hace setenta años, las normas de la economía de mercado y de la convivencia republicana, basadas en algunas cuestiones de sentido común: Igor no se hizo rico por matar a la cabra de Boris. Los dos hermanos quedaron igualmente pobres, ese estigma viejo y persistente.


La corrupción que nos golpea

Por Jorge Ciasullo

Los ciudadanos debemos asumir, con tristeza, que el país de nuestros abuelos y padres -llamado la Suiza de América Latina- ha desaparecido. Sin embargo, no debemos cejar en la búsqueda de recuperar el prestigio que tuvimos, basado en ética y valores, que, sistemáticamente, han sido destruidos por los gobiernos del Frente Amplio.

El mundo financiero, sean bancos, organismos, entidades empresariales, inversionistas, etc. se guían, para su participación en proyectos de toda índole programados por los gobiernos, como ser, obras públicas, compra de deuda, inversiones directas, etc. en diversos análisis. Entre ellos, en el Índice de Percepción de la Corrupción publicado anualmente por la organización no gubernamental Transparencia Internacional.

Esta organización define la corrupción como "el abuso de poder encomendado para beneficio personal". Desde al año 1995 publica en una escala de 0 a 100, donde 0 significa ausencia de corrupción y 100 equivale a muy corrupto, determinando dicho índice en base a encuestas a expertos y empresas.

Transparencia Internacional publicó en enero de 2020, discriminado por años, el índice a que hacemos referencia, para el período 2012/2019. El análisis abarca 180 países, iniciándose con Dinamarca (0) y finalizando con Somalia. Uruguay ocupa el lugar 21, siendo el de mejor índice de América Latina.

Lo anterior viene a cuento, porque creemos, lamentablemente, que en base a la decisión de transparencia total en todas las acciones del estado del gobierno del Dr. Lacalle, contrariamente al secretismo impuesto por 15 años de gobierno del FA, agregado a ello las auditorías que se están realizando en todos los organismos , surgen y surgirán datos de reiteradas desprolijidades en el manejo de fondos públicos, algunos, por tratarse de hechos con apariencia delictiva, pasados a la justicia. En ese sentido, en cuanto a "el uso del poder encomendado para beneficio personal", no creemos mejor ejemplo que el de destinar 94 millones de dólares para publicidad y propaganda de Antel, que dispuso Carolina Cosse en una acción, no disimulada, de promoción personal, para su candidatura a la Intendencia de Montevideo.

Los ciudadanos asistimos -no sin asombro- a situaciones por lo menos irregulares, en Ursec, Mides, Asse, Inau, bandejas escolares, hospitales públicos, etc. O que desaparezcan cuadros de Figari del despacho del Intendente de Montevideo (período Ana Olivera) y aparezcan en una galería para su venta en Buenos Aires.

La última perla, que no será la última, es el faltante de 7 millones de pesos de la cuenta del Consejo Nacional de Evaluación y Fomento de Proyectos Artísticos y Culturales (Conaef), dependiente de la Dirección de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura (MEC). A ello se agrega, el destino de fondos en forma irregular, duplicada y hasta sin controlar, por ejemplo, si los sponsors para determinado proyecto, habían efectivamente realizado el depósito correspondiente. Tema al que nos referiremos en próximas columnas.

En definitiva, se está comprobando una ligereza y sin duda, una indebida corrupción, en el manejo de bienes y fondos del estado, ininterrumpidos en 15 años de gestión, que, insistimos, no creemos nos hubiéramos enterado, si el Frente amplio hubiera ganado las elecciones nacionales.

A la irresponsable instrucción del expresidente Mujica a los directores de las empresas públicas: "gasten" sin importar qué y para qué, se suman las situaciones que hemos ido conociendo -¡y faltan!- que nos pueden llevar a una pérdida de credibilidad del país. Contra eso, todos debemos cerrar filas, apoyando al gobierno desde el lugar que nos toque, aún sea sólo desde nuestro entorno familiar, para que nuestro Uruguay, vuelva a ser la Suiza de América Latina.

 


"No hay tiempo que no se acabe, ni tiento que no se corte"

Por Consuelo Pérez

La campaña del Frente Amplio en Montevideo para captar votos en las elecciones departamentales se basa en discursos engañosos, mal intencionados, y por lo tanto irresponsables, pues llevan de las narices a sus incondicionales votantes hacia una realidad y un escenario que, saben, no es el que se corresponde con la instancia.

Es sabido que en los departamentos del interior de nuestro país, desde tiempos inmemoriales, muchos ciudadanos votan al partido que en lo político los ha representado siempre -o casi siempre- y en la instancia departamental optan por la eficacia demostrada, la transparencia, u otros atributos que le ofrece, en forma creíble, alguien que quizá no sea del mismo partido al que ya votaron para el gobierno del país. No hay problema con eso. Prima la apuesta al beneficio de todos, de la comunidad, y se prioriza la garantía de buena gestión, sobre las posibles "ideologías", pues de eso se trata la cosa.

La metodología del Frente Amplio apunta, y sobre todo en Montevideo, a todo lo contrario. Apunta a convencer a sus adeptos, amordazando su cerebro, de que la instancia es esencialmente ideológica, y que un eventual triunfo, lo seria sobre el "modelo de la derecha", a la que llaman a enfrentar en su propio programa, a sabiendas de que la misma, representada en la Coalición, ha sido electa por la mayoría. Se hace alarde del desprecio a la democracia, y el engaño es inmoral, pues la gestión de la Intendencia de Montevideo, es otra cosa. O al menos, debería serlo.

Como es sabido, se declara en el propio "programa", la guerra a un Gobierno Nacional con el que, necesariamente, se debe trabajar en sintonía desde el ámbito departamental. Cuando el FA gobernaba Montevideo, y no en el país, culpaba al gobierno de no ofrecerle todo el apoyo que necesitaba, y ahora, de antemano, declara la guerra al mismo, al menos, claramente y sin vergüenza, en Montevideo.

La coincidencia de quince años del FA gobernando en ambos ámbitos, en un escenario ideal para cumplir aunque mas no fuere alguna de las postergadas promesas, y la constatación de los resultados que están a la vista, dan clara pauta de una inoperancia inaudita en su gestión, que avergüenza a los vecinos que se dignan a pensar, pues los hechos son irrefutables. Y además, claro, lo invisible, es para la Justicia, y de eso también hemos sabido.

Todos los mecanismos que el FA ha utilizado en su campaña, tienden a la permanencia por la permanencia en sí, cerrando tres bocas al debate, y abriendo otras bocas emparentadas con la intolerancia, la mediocridad y el desprecio por lo técnico, y toda forma de gestión idónea. Por supuesto que la tarea de deformar cerebros para que interpreten que esto es una batalla contra "la oligarquía" les ha dado otrora inmorales frutos, y allí está la apuesta, máxime ante la reciente derrota en lo nacional.

Es sabido que los barrios olvidados, son los más pobres, los más necesitados, y los más postergados por el FA, que potencia la marginalidad y segregación, y lo anuncia en su tarea de combate al gobierno central. Porque lo que no dicen, es que la mayoría de los programas del gobierno que tienen por cometido la regularización y mejoramiento de esos barrios, en todo el País -y fundamentalmente en Montevideo por su número- tiene a las Intendencias Departamentales como Subejecutores de los mismos.

Declaran la guerra a quien le proveerá de soluciones y recursos, y con quien tendrán que trabajar en armonía, en conjunto, para bien de los ciudadanos más olvidados del departamento. Y ahí sí, la cosa es "política", de priorización de necesidades. Y lo saben, obviamente, pero no les importa. Ni los ciudadanos olvidados, que otra vez son un voto a capturar, para luego dejarlos de lado.

Priorizan lo político, y en ese escenario, erigieron un innecesario y totalitario Antel Arena, a un costo que hubiese supuesto la construcción de unas 2.000 (dos mil) viviendas. Por eso, por ejemplo, y por muchísimas otras razones, no tienen permitido debatir.

Así ha sido la actitud en los hechos, así es la actitud en el discurso, y así será la actitud, de volver a "ganar" el poder, pues nada nos da la pauta de que después de treinta años, la gestión no se siga atando con alambre, en la negación de lo que rompe los ojos, y ofende los sentidos.

Por eso el encapsulamiento en sí mismos. Por eso, las palabrotas, con objetivos de distracción ante hechos aberrantes, que involucran a la "fuerza política".

Esa "atadura" nos cuesta a los montevideanos más de dos millones de dólares diarios, y el insistente insulto a la inteligencia. De cada vez menos ciudadanos, claro, pues la paciencia, y hasta la obsecuencia, tienen un límite.

Ya lo dijimos muchas veces, y sobre todo a partir de noviembre: el camino es el correcto, y el tiempo de la razón, llegará.

Y ahora, lo del título.


Gonzalo Aguirre Ramírez

Por Marcela Pérez Pascual

Reconocimiento a un gran ciudadano

Si bien al igual que casi todos los uruguayos conocía al Dr. Gonzalo Aguirre por su trayectoria como político y jurista, fue en el año 2000, como alumna de la Facultad de Derecho de la Universidad Católica del Uruguay, que tuve el honor que fuera mi profesor en Derecho Constitucional II.

Nació el 25 de enero de 1940. Hijo del abogado Tomás Aguirre Rosselló y de Irene Ramírez García y padre de dos hijos, Gonzalo y Lucas.

Educación Primaria y Secundaria las cursó en la Escuela y Liceo Elbio Fernández. Se graduó como abogado en la Universidad de la República, especializándose en Derecho Constitucional.

Fue a raíz de su rechazo a la dictadura militar que incursionó en la política. Durante dicho período fue Secretario del Triunvirato que desempeñó la dirección del Partido Nacional, pautado por la prohibición de la actividad política. Salió en defensa de Wilson Ferreira sin medir consecuencias en la época, provocando esta gallardía la prisión y la privación de su ejercicio profesional.

Redactó junto a Enrique Tarigo, en 1983, la proclama "Por un Uruguay sin exclusiones" para el multitudinario acto que se celebró junto al Obelisco en señal de oposición a la dictadura militar.

En 1984 fue candidato a Vicepresidente de la República, representando al Movimiento Nacional de Rocha, acompañando a Alberto Zumarán, en la fórmula que lideraba el proscripto Wilson Ferreira Aldunate. En esta oportunidad fue electo Senador, realizando una excelente labor, ocupando la banca entre 1985-1990.

En 1987 se separa del Movimiento de Rocha para formar el Movimiento Renovación y Victoria al cual se acercan también Sergio Abreu, Álvaro Ramos, Bari González y Villanueva Saravia, entre otros. Realiza un acuerdo con el herrerista Luis Alberto Lacalle, en 1989, acompañándolo como candidato a la vicepresidencia en las elecciones de 1989. Resultó electo Vicepresidente para el período 1990-1995.

Entre 1990-1991 fue el Presidente del Directorio del Honorable Partido Nacional

Finalizado ese período, salvo ocasionalmente, no volvió a ocupar cargos públicos en forma permanente, continuando con el ejercicio de la abogacía y del periodismo particularmente en el diario El País de Montevideo. Participó, al igual que lo hace con frecuencia, como consultor en temas constitucionales en el equipo que preparó el anteproyecto de la reforma constitucional de 1996 la cual instaura las elecciones internas y el balotaje.

A inicios de 2008 decidió apoyar a Luis Lacalle Pou en su pre candidatura en las elecciones internas de 2009 y se integró al movimiento de Unidad Nacional.

Un profesional sumamente comprometido con su trabajo. La puntualidad siempre ha sido una de sus características, tanto en el parlamento así como en el ejercicio de la docencia. Su inteligencia es algo que nadie puede negar y su prodigiosa memoria para recordar articulados enteros de las leyes es algo realmente envidiable. Jamás olvidaré las anécdotas parlamentarias que compartió con nosotros en clase y como nos relataba distintas normas, artículo por artículo, sin necesidad de recurrir siquiera a apuntes. Sus inagotables anécdotas, la picardía en el estilo de narrar los episodios y su fina ironía con la que condimentaba sus cuentos hicieron que sus clases fueran únicas e imborrables.

Sea este mi humilde homenaje, a una de las más grandes figuras políticas y jurídicas de nuestro país. A quien siempre ha actuado con honradez, fiel a sus principios y con respeto hacia sus oponentes. A quien siempre ha mantenido la sencillez que caracteriza a los verdaderos grandes.

Pero por sobre todo a ese profesor que me trató siempre con mucho respeto y cariño y que cada vez que yo me daba vuelta para hablar con algún compañero, cosa que hacía con mucha frecuencia, de forma educada y cariñosa me decía "Marcelita, deje de hablar que parece una urraca parlanchina, por favor dese vuelta y preste atención". ¡Ojalá todos tuvieran el honor y privilegio de poder decir que el Oso Aguirre fue su profesor!


La odisea de los "taquitos cafisho"

Por Fátima Barrutta

Mucho se ha hablado en estos días del discurso insultante contra Laura Raffo (y por extensión contra todas las mujeres) que pronunció Mujica el fin de semana pasado.

Coincido en parte con Pedro Bordaberry, cuando advierte que las groserías del inefable expresidente son apenas una cortina de humo, para intentar tapar a nivel mediático las escandalosas revelaciones sobre el secretario de Vázquez, Miguel Ángel Toma.

Pero vale la pena poner el foco en lo que Mujica dijo, no para cuestionar su talante ordinario de siempre (ya es bien conocido), sino para extraer conclusiones más profundas. Porque no hay que olvidar que en el video que se viralizó con esas infamantes declaraciones, se escucharon carcajadas, aplausos y hasta gritos de adhesión del público asistente. Con esto quiero decir que las groserías proferidas por este poderoso bufón de la izquierda tuvieron eco en sus seguidores, lo cual dice mucho sobre la posición de la mujer en nuestra sociedad: dime de qué te ríes, dime qué festejas, y te diré de qué adoleces.

Es verdad que se ha avanzado algo tras el objetivo de la equidad de género: para empezar, tenemos por primera vez en el país una vicepresidente elegida por el pueblo, en lugar de una a la que le cayó el cargo de arriba, debido a los delitos de corrupción de un vice varón.

Pero la percepción pública del rol de la mujer en la sociedad, a nivel masivo, dista mucho de ser la que se verifica en naciones más desarrolladas, y esto debe verse como una mancha para un país como el nuestro, que supo distinguirse por su cultura e inclusión, provenientes de la mejor tradición batllista del siglo XX.

En lo que me es personal, no creo que la respuesta a estas expresiones cavernícolas de un machismo ignorante deba ser "no se lo permito", porque no es guapeando contra los intolerantes como se resuelve este problema, sino haciendo lo que hacen las democracias plenas: legislando, garantizando derechos.

El de Mujica no fue el único acto de violencia contra nuestro género de los últimos días. La edil colorada de Salto, María de los Ángeles Márquez, fue agredida por segunda vez, ahora con una pedrada en la cabeza que le produjo traumatismo de cráneo, cuando salía de su vehículo. Es una dirigente particularmente activa del departamento, reconocida por su duro combate contra las presunciones de corrupción del gobierno frenteamplista de Andrés Lima.

Lo mismo puede decirse respecto al affaire Toma. La inquietante irresponsabilidad dolosa de un jerarca que utiliza su influencia política para colocar a dedo a una mujer con la que presumiblemente tiene una relación sentimental y luego, utilizar recursos públicos para que la acompañara en misiones oficiales, es de todo punto de vista execrable y digna de la sanción más severa.

Pero en lugar de eso, minúsculos personajes anónimos que proliferan en las redes sociales se dedicaron a reproducir fotos de la mujer en malla de baño y a insultarla por su presunta relación con un hombre de la tercera edad. Es decir: en vez de criticar al funcionario corrupto que malgasta recursos públicos para fines personales, agravian y violentan la intimidad de una mujer adulta que entabla una relación en ejercicio de su libertad.

Esto tiene que terminar de una vez por todas.

Existen protocolos internacionales que protegen a las mujeres políticas de la violencia machista, que deben empezar a aplicarse en nuestro país.

Para muestra basta un botón: la Comisión de Equidad y Género de la Junta Departamental de Montevideo, presidida por el Frente Amplio, no se reúne desde el mes de mayo, a pesar de que el recurso de la comunicación virtual está plenamente en uso en otras instancias. Y tiene en agenda nada menos que la presentación y puesta en práctica del "Protocolo de actuación ante denuncias de acoso, discriminación, violencia u otro tipo de situaciones que perjudiquen a cualquier funcionario del Legislativo Departamental".

De manera que estamos ante problemas graves, que se repiten día a día tanto a nivel declarativo como de la crónica roja, y no se percibe la voluntad política para empezar a resolverlos.

Esa es nuestra responsabilidad y nuestro compromiso, como mujeres y como batllistas.


Los beneficios de promover la igualdad de género

Por Ruth Furtenbach

Existe fuerte evidencia de que la igualdad de género incide efectivamente en el crecimiento de las empresas y el desarrollo de las sociedades en general, no tratándose tan solo de una mera reivindicación de los movimientos feministas.

Se ha comprobado que las empresas que promueven la igualdad de género, son más rentables y productivas. De ahí que el BID (Banco Interamericano de Desarrollo), PwC (PricewaterhouseCoopers) Uruguay y ONU Mujeres, hayan promovido el programa "Ganar-Ganar: La igualdad de género es un buen negocio".

Pero más importantes aún son los resultados de estudios recientes que han revelado que fomentar el trabajo femenino fuera del hogar, también repercute directamente en la educación y en el ingreso futuro de los hijos, particularmente de las familias socioeconómicamente más vulnerables.

El National Bureau of Economic Research (NBER) publicó una investigación de Jacob Bastian y Lance Lochner sobre el efecto de un programa de incentivos fiscales a las madres que trabajan en Estados Unidos -el EITC: Earned Income Tax Credit- (Alejandro Cid- El País 14/9/2020).

Los investigadores descubrieron que el "tiempo de calidad" que destinan a sus hijos las madres que trabajan más horas fuera del hogar por recibir incentivos fiscales, no disminuye, especialmente en los hogares más pobres, ya que optan por dedicarle menos tiempo a las tareas del hogar.

Se constató que con los ingresos que perciben con su trabajo pueden reducir el tiempo que les insumen otras tareas del hogar, dedicándose específicamente a los hijos (prestándoles ayuda en el aprendizaje, llevando a cabo actividades estimulantes de su desarrollo, etc.). En definitiva, el mayor ingreso que generan las madres les permite ser más eficientes en las tareas del hogar: pueden acudir a tecnología para disminuir el tiempo que insumen las tareas del hogar y/o estar en condiciones de contratar otras personas para que se hagan cargo de esas tareas.

Entonces vemos que dedican menos tiempo a tareas del hogar y a traslados, pero destinan igual o mayor tiempo a sus hijos en acompañarlos en su aprendizaje y compartir actividades de desarrollo socioemocional. Lo cual se refleja en un impacto positivo en la educación -resultados en los tests y cantidad de años completados de estudio-, y en el empleo e ingreso futuro de los hijos.

Esto indica que la participación laboral femenina ha aumentado a lo largo del tiempo sin necesariamente afectar el tiempo dedicado a los hijos.

Otro resultado interesante es que, las madres que reciben el subsidio dedican menos tiempo en llevar a sus hijos al médico. Esto, señalan los investigadores que puede explicarse por las mejoras en la salud del niño debido a la mayor inversión de tiempo en ellos.

Al respecto, vemos por otra parte que en nuestro país las recomendaciones que realiza el documento del Banco Mundial titulado "Inclusión Social en Uruguay", destaca que el gasto social y políticas sociales progresistas desarrolladas en la última década y media, han sido insuficientes para cerrar las brechas de hogares cuyos jefes de familia son mujeres solteras, entre otros. Lo cual deja al descubierto que esta fragmentación social, "diluye los efectos" del gasto aplicado a programas sociales que deberían actualmente reformularse para solucionar esos "focos de exclusión", que se ven seriamente afectados en el ejercicio de sus derechos civiles.

En Uruguay, según datos aportados por ONU Mujeres, un hombre con educación terciaria percibe una remuneración 24% superior que una mujer con la misma educación. A su vez, las mujeres dedican más del doble de tiempo a los trabajos en el hogar que los hombres, comprometiendo la autonomía económica de las mujeres. Por lo cual, un programa de apoyo e incentivos al trabajo femenino de calidad fuera del hogar, parecería imponerse como prioritario en nuestro país.

Como ha señalado en reiteradas oportunidades nuestra candidata a la Intendencia de Montevideo, la economista Laura Raffo -quien se reconoce feminista en cuanto a la lucha por la igualdad de derechos y de acceso de la mujer a temas de salud, educación, poder económico y político- "estamos muy mal en Uruguay con este tema", destacando que confía que el nuevo gobierno lo va a atender con prioridad. A su vez que como candidata a la Intendencia se comprometió a aportar todo lo que pueda "desde el Gobierno Departamental en políticas de género y en contribuir en la seguridad de todas las mujeres".

Para abordar esos problemas dentro de la estructura municipal, nuestra candidata manifestó que propone, entre otras acciones específicas: "otorgar mayor autonomía, recursos y capacidad instalada" a la Asesoría sobre Igualdad; impartir "cursos de igualdad de género" a los funcionarios públicos de la Intendencia de Montevideo y la inclusión de mujeres "en cargos de liderazgo".


Centenario de Mario Benedetti

En ocasión de tributársele un homenaje en el Senado de la República, el senador y expresidente Sanguinetti hizo uso de la palabra en nombre del Partido Colorado. A continuación transcribimos su intervención.

SEÑOR SANGUINETTI.- Señora presidente: en nombre del Partido Colorado adherimos con íntimo sentimiento a este homenaje a este grande de la cultura nacional. Además, quiero añadir el testimonio personal por pertenecer a una generación bisagra entre varios tiempos históricos, que vio el tránsito de la literatura y de la política y el cruce entre una y otra.

A Benedetti lo conocí entre los años 1959 y 1960 en la Editorial Alfa, que había fundado un español exiliado, Benito Milla, que hizo una formidable obra editorial en el país y fue quien publicó, justamente, a Benedetti, a Carlos Maggi, a Martínez Moreno y a toda esa generación que irrumpe en ese momento en la vida literaria con una visión distinta, una visión literaria en la que se desplazaba el horizonte. Lejos ya de la literatura histórica romántica de los Acevedo Díaz o del realismo de Quiroga, pasada ya la etapa nativista de Zavala Muniz, de Leandro Ipuche, de Juan José Morosoli y de Fernán Silva Valdés, irrumpe un nuevo tiempo, que es la literatura urbana: instala al uruguayo en la ciudad y ahí nos describe, con una especie de visión tierna, humorística y ácida a la vez, lo que era nuestro mundo, lo que eran nuestras burocracias. Estampa aquella frase increíble: Uruguay es la oficina más exitosa del mundo porque alcanzó a ser república. Esa acidez benevolente que tenía le caracterizó muy particularmente.

Entonces, hay un cambio de ritmo, de tono y de concepto en la literatura uruguaya.

Entre los años cincuenta y sesenta escribe «Poemas de la oficina», los inolvidables cuentos «Montevideanos» -con aquel puntero izquierdo que todavía sigue siendo una constante en todas las antologías del cuento-, como expresiones del humor y de la dimensión popular de la vida. Esos son años de una enorme capacidad creativa, que adquirirá, tiempo después, la consagración universal que alcanzó.

En aquellos años era pionero, era todavía algo de culto. Ni hablemos de Onetti que era aún más de culto, pero cultivaba una literatura distinta, existencialista, desapegada de las realidades, en donde trasuntaban sus personajes fantasmales. Benedetti era lo opuesto, era la realidad misma, era nuestro Chéjov, con ese humor fino para un país que vivía mucho esa vida del Estado, de la oficina, esa vida popular y del fútbol que, a su vez, él empieza a ubicar en un terreno crítico con «El país de la cola de paja», que pasa a ser una de las características de esa generación. Carlos Maggi le sigue en la misma tónica, con «El Uruguay y su gente». Es una visión de una sociedad que sentía que se estaba agotando un tiempo y se abría a otro. Y realmente era así.

En el año 1959 se produce el gran quiebre, que es la Revolución cubana. Luego de la unanimidad que hubo en el mundo democrático y en el mundo literario-intelectual pasamos a un quiebre, a una bifurcación. Existían compromisos contrapuestos: unos tenían compromisos con la revolución y otros con la democracia liberal. Hubo años de distanciamientos y enfrentamientos que a todos nos separaron.

Debemos decir que, a veces, las desgracias nos unen, porque la dictadura volvió a reencontrarnos. En 1985, cuando hicimos la visita de Estado a España, en un momento de reencuentro democrático, Benedetti nos hizo el honor de acompañarnos en la embajada cuando le dimos a Onetti el Premio Nacional de Literatura. También nos acompañó en la Feria del Libro, cuando la sociedad de editores de España le otorgó al presidente uruguayo un premio tradicional por los años de trabajo en la difusión del libro. Fueron los momentos de reencuentro de la sociedad uruguaya, que son los que hoy tenemos que rescatar. Los de distancia, cada uno a lo suyo, pero, a mi juicio, lo notable de Benedetti es cómo logró que la literatura adquiriera esa dimensión popular.

Más allá de las calidades literarias -que las tuvo, incuestionablemente-, le acercó la poesía a una generación; probablemente, ninguno de aquellos muchachos hubiera tomado un libro para leer poesía; la poesía había declinado. Luego de los fuegos artificiales del modernismo y de Rubén Darío, había empezado una poesía esotérica que se había alejado de la gente y él la vuelve a instalar en el alma popular con esos sentimientos primigenios: el amor, el odio, la vida, la muerte, la vida cotidiana, la pareja, aquello que hizo de la de él una poesía intransferible, que se instala en la gente, que le da a esa generación una cercanía a la literatura que no hubiera tenido, aun antes de que lo de Serrat le diera esa otra dimensión que había empezado a surgir en aquel momento.

Fue un grande de la literatura, un grande de la cultura, un hombre bueno. A veces el estilo pasible de su bonhomía contrastaba con la radicalidad de muchas de sus ideas; parecían contradecirse, pero no era así porque, justamente, además de todo, era un hombre bondadoso, generoso y un literato formidable. Marcó una etapa y en la identidad uruguaya está al mismo título que Onetti en otra dimensión, que Quiroga en otra, o que José Enrique Rodó en el pensamiento. Marcó una etapa e integra ese gran monumento -no panteón, sino por el contrario, magnífica construcción- que es el parnaso, nombre que Montero Bustamante le dio en su tiempo a la colección de los poetas de la época. Es ese gran parnaso en el cual nos reconocemos.

Muchas gracias.


Crímenes chavistas

Las acusaciones de la ONU contra Maduro y otros altos cargos complican al régimen, según un editorial de El País de Madrid

Las acusaciones vertidas por una comisión internacional mandatada por Naciones Unidas contra Nicolás Maduro y varias decenas de altos cargos del régimen venezolano por graves violaciones de los derechos humanos colocan al mandatario y sus colaboradores en una más que delicada situación cuando se están dando los primeros pasos hacia una salida democrática a la crisis institucional del país caribeño.

La misión internacional ha investigado 223 hechos ocurridos desde 2014 -y otros 2.891 casos para corroborar los patrones de violaciones y crímenes- y concluye que, entre otros atropellos contra los derechos humanos, se han producido ejecuciones arbitrarias y una utilización sistemática de la tortura. Entre los considerados responsables directos además de Maduro están el considerado número dos del régimen y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello, el ministro del Interior, Néstor Reverol, el de Defensa, Vladimir Padrino López, los responsables de los servicios de inteligencia y otros 45 altos funcionarios. Al menos 53 personas fueron asesinadas por la Policía o el Ejército.

Aunque las denuncias del informe no son tampoco nuevas y van en la línea de algunas de las advertencias sobre las que ha hecho énfasis en otros momentos la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, su crudeza supone un importante revés para el intento de Maduro de reconducir sin abandonar el poder la crisis institucional venezolana mediante algunos gestos, como la liberación de un centenar de presos políticos y la aceptación de observadores internacionales para las elecciones legislativas previstas el próximo diciembre. También da al traste con cualquier tipo de recuperación de legitimidad ante la comunidad internacional que cualquiera de estas medidas pudiera implicar.

La investigación realizada por la ONU no apunta a hechos puntuales perpetrados individualmente en medio una convulsión social y económica sino a una sucesión continuada de violaciones de los derechos humanos sustentada por el aparato del Estado y con una responsabilidad política. El Gobierno venezolano está obligado, en primer lugar, a poner fin inmediatamente a este tipo de prácticas, y a encausar a quienes estén implicados de manera directa en estos hechos y a dar explicaciones sobre las pruebas aportadas por el informe internacional.

Resulta difícilmente viable que se puedan celebrar unas elecciones en un clima donde el Gobierno convocante está bajo fundada sospecha de violar los derechos humanos. Urge pues la máxima claridad en las palabras y, sobre todo, en los hechos, para que el Gobierno venezolano demuestre una voluntad inequívoca de retorno a la senda democrática.

 


China aprovecha el caos que genera Trump para seguir avanzando

El gigante asiático no tiene temor ni vacilaciones y aprovecha el descampado que deja Estados Unidos en varias zonas del mundo para avanzar tecnológica y comercialmente. El ciberespionaje es parte de ese juego, se sostiene en la columna internacional que nos interesa reproducir.

Mucho hay en juego en la carrera de la vacuna contra el Covid. No tan solo en el plano sanitario y económico. Como sucedió con la conquista del espacio, son muchos los gobiernos que quieren situarse en cabeza y asentar su hegemonía geopolítica. No tienen nada de extraño, por tanto, las denuncias de ciberespionaje e incluso de sustracción por parte de hackers chinos y rusos de información de varios laboratorios occidentales, españoles entre otros.

Aunque el Gobierno chino lo ha desmentido, su existencia cuadra con las interferencias electorales y la posibilidad de que se repitan en la elección presidencial en Estados Unidos, esta vez también por parte de China e Irán. La intoxicación a través de las redes sociales y el hackeo de sistemas informáticos, parte intrínseca de las guerras incruentas que conforman el nuevo desorden internacional, no pueden entenderse sin la promoción de tales actividades desde la propia Casa Blanca.

China está aprovechando el caos trumpista para avanzar en el relevo en el liderazgo mundial. Trump abandonó el Tratado Comercial Transpacífico y demostró su escasa confianza en sus aliados, especialmente Corea del Sur. Su interés exclusivo en la negociación comercial abrió la pista libre para que China siga avanzando en su proyecto específico de globalización alrededor de la Nueva Ruta de la Seda. Y su actitud condescendiente con los dictadores ha mandado señales equívocas respecto a Xing Jiang, Tibet, Hong Kong e incluso los límites marítimos del Mar de China meridional y Taiwán.

Mientras tanto, ha sido prodigioso el salto chino en 5G e inteligencia artificial, en parte debido al aprovechamiento de tecnologías ajenas. Pekín actúa como Moscú ante el vacío geopolítico, pero a diferencia de Moscú cuenta con músculo para aspirar al liderazgo mundial. El peligro ya ha suscitado un insólito consenso en Estados Unidos entre demócratas y republicanos. La Unión Europea no debe quedar al margen ni renunciar a su protagonismo. A menos que se conforme a la pasiva función de campo de juego del nuevo combate bipolar.


Unión Europea y América Latina: se requieren señales políticas

La frustración del acuerdo con el Mercosur por cuestiones ambientales implicaría una derrota política para la UE. América Latina espera del bloque una señal política más que económica, sostienen el experto uruguayo Nicolás Albertoni y el sociólogo argentino Andrés Malamud en un artículo para el The New York Times.

En 2019, mientras el mundo concentraba su atención en el brexit y la guerra comercial entre Estados Unidos y China, la Comisión Europea avanzaba en dos negociaciones clave. Por un lado, en la modernización del tratado de libre comercio con México, vigente desde 2000 pero desactualizado. Por otro, en la concreción de un tratado de libre comercio con el Mercado Común del Sur (Mercosur), formado por Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, que en conjunto equivalen a la quinta economía del mundo.

Pero a juzgar por las señales que emergen de varias capitales europeas, estos dos acuerdos interregionales cruciales corren el riesgo de no llegar a la firma. En menos de un año, la Unión Europea pasó de dos victorias a dos empates en su relación con América Latina, y ahora arriesga la derrota. Quizás el ex primer ministro belga Mark Eyskens no se haya equivocado cuando definió a la Unión Europea (UE) como "un gigante económico y un enano político".

Si la UE demostró visión geopolítica al concluir los acuerdos con México y el Mercosur, la incapacidad de firmarlos confirmaría su debilidad interna. Un movimiento de ajedrez que expresó maestría diplomática se está transformando en una pesadilla política, y en la humillante confirmación de que el problema no era Gran Bretaña.

Las negociaciones con el Mercosur concluyeron políticamente en junio de 2019, coronando un proceso que llevó más de veinte años. De confirmarse legalmente, este será el mayor acuerdo birregional de la historia. Implica la integración de un mercado de 800 millones de habitantes, casi una cuarta parte del PBI mundial y más de 100.000 millones de dólares de comercio bilateral en bienes y servicios. Además, es el mayor acuerdo que ambos bloques hayan negociado en términos de reducciones arancelarias (se incluye cerca del 90 por ciento del comercio bidireccional, que tuvo un valor de 91.000 millones de dólares el año pasado), que se eliminarían principalmente durante una década en diferentes fases. Con la conclusión de este acuerdo, Europa dio una señal enorme de acercamiento económico a América Latina.

En abril, tras cuatro años de negociaciones, se anunció oficialmente la conclusión del acuerdo de modernización entre la UE y México. Este pasa a incluir temas que el tratado original no consideraba, y que hoy son vitales para la agenda de Europa: política energética, comercio de materias primas, desarrollo sostenible, pequeñas y medianas empresas, compras públicas, transparencia y combate a la corrupción. Para México, la UE es el tercer socio comercial y el segundo en términos de inversión extranjera directa. Este tratado constituye una jugada geopolítica clave tras la renegociación del T-MEC, el nuevo tratado de libre comercio de América del Norte entre Estados Unidos, Canadá y México.

Con la conclusión de estos acuerdos a pesar del brexit, la UE mostró que sigue siendo un socio económico relevante para América Latina en medio de las tensiones entre Estados Unidos y China. Quedaba por delante confirmar su peso político, porque la conclusión de las negociaciones marca el inicio de un proceso que puede ser tan complejo como la propia negociación. Primero, los acuerdos necesitan pasar por una revisión jurídica que, una vez finalizada, da lugar a la traducción en las veinticuatro lenguas oficiales de la UE. Recién alcanzado el texto final, junto a sus respectivas traducciones, se pasa a la firma del tratado. Tras la firma, todos los parlamentos europeos y los congresos latinoamericanos deben ratificarlo para que entre en vigencia.

Los dos acuerdos firmados se encuentran entre las primeras fases: revisión legal y traducción. En acuerdos de alta complejidad como estos, el tiempo burocrático que se abre tras la conclusión es determinante para verificar el respaldo político que tenían los negociadores. Durante este periodo, las voces contrarias que se han levantado en América Latina han sido menos que las de Europa, donde cada vez más gobiernos y actores económicos expresan su descontento o buscan atrasar la firma.

La pandemia ha complejizado el proceso todavía más, y a esto se le suma un evento interno inesperado: la renuncia del irlandés Phil Hogan, comisario de Comercio de la Unión Europea que fue central en ambas negociaciones. En septiembre, Valdis Dombrovskis fue seleccionado para sustituir Hogan como Comisario de Comercio de la Unión Europea. Dombrovskis asumirá un rol protagónico en la promoción de los acuerdos concluidos ante los miembros más escépticos.

El acuerdo con México no enfrenta mayores reparos para la firma una vez terminados los pasos burocráticos. En cambio, las chances del acuerdo con el Mercosur se deshilachan día tras día. A mediados de agosto, la canciller de Alemania, Angela Merkel, declaró que tiene "serias dudas" sobre el acuerdo UE-Mercosur. Los reparos europeos se deben a "fuertes preocupaciones" por la "continua deforestación" en la Amazonia, un punto válido y relevante.

Los parlamentos de Austria y Holanda han rechazado anticipadamente el acuerdo y, más allá de la Amazonia y de Jair Bolsonaro, Bélgica, Francia e Irlanda han sumado reparos comerciales a los ambientales: el proteccionismo europeo no estaba muerto, andaba de parranda. Esto deja en evidencia el bajo nivel de consenso interno existente en la UE, y sugiere que el gigantismo económico no potencia la capacidad política, sino que la inhibe.

La frustración del acuerdo con el Mercosur por cuestiones ambientales implicaría una derrota política para la Unión Europea. Una vía para destrabar la cuestión consistiría en que Dombrovskis retome el argumento presentado por Hogan antes de su renuncia: sin el acuerdo, la UE tendrá menos influencia para reclamarle a Brasil la corrección de sus políticas ambientales.

A medida que escala la rivalidad hegemónica entre Estados Unidos y China, son varios los países que miran hacia Europa en busca de equilibrio. Un mundo multipolar en el que una potencia civil ejerza influencia moderadora es más atractivo que un mundo bipolar basado en la fuerza y las esferas de influencia. Hoy América Latina espera de la Unión Europea una señal política más que económica. Una señal que desmienta a Mark Eyskens o que le dé definitivamente la razón.



La desconfianza, ese problema

Una de las características de estos tiempos es la falta de confianza. Según las encuestas, la gente no confía en los gobiernos, en los políticos, los periodistas, los científicos; mucho menos en banqueros y empresarios. Ni el Vaticano se salva, según el columnista Moisés Naim de quien transcribimos esta nota.

En Estados Unidos, la confianza de los ciudadanos en el Poder Ejecutivo está en su punto más bajo desde que se iniciaron los sondeos de opinión al respecto. El 82% de los estadounidenses no confía en que su Gobierno haga lo correcto. Es una tendencia mundial: la desconfianza y el escepticismo son la norma. La pandemia ha potenciado la desconfianza

Mientras que nuestra confianza en el gobierno es mínima, nuestra credulidad frente a ciertos mensajes que nos llegan por Internet es máxima. Es la paradoja de la confianza. No creemos en el gobierno ni en los expertos, pero sí en mensajes anónimos que llegan por Facebook, Twitter o WhatsApp. ¿Quién no ha reenviado a familiares y amigos mensajes con información que luego descubrimos falsa? Basta que el mensaje refuerce nuestras creencias para que ignoremos la barrera de escepticismo con la que nos protegemos de las mentiras y manipulaciones tan comunes en Internet.

Hay una conexión entre la declinación de la confianza y la fe ciega en los mensajes de Internet que confirman nuestros prejuicios. En el caso de los gobiernos, es muy deseable que estén sometidos al escrutinio y la crítica y hay que celebrar que Internet facilite que esto ocurra. Un gobierno normal es defectuoso y merecedor de críticas. Pero hay que tener cuidado con que la crítica basada en falsedades debilite a la democracia, polarice a la sociedad y nutra la antipolítica, ese sentimiento de que nada de lo que hay sirve y que vale la pena hacer experimentos políticos extremos como darles el poder a charlatanes, demagogos y populistas.

Un revelador ejemplo de la paradoja de la confianza es el movimiento en contra de las vacunas. Sus seguidores mantienen que las vacunas contra el sarampión, las paperas y la rubeola son peligrosas y pueden estar asociadas con el autismo, por lo que se niegan a vacunar a sus hijos. No obstante, la evidencia científica es abrumadora: no hay vínculo entre las vacunas y el autismo. Y no vacunar a los niños es peligroso para ellos y para aquellos con quienes interactúan. Los resultados de las investigaciones científicas no hacen mella en las creencias de quienes están convencidos de que las vacunas son nocivas. Para ellos, las recomendaciones de los organismos especializados no son creíbles, mientras que las mentiras que circulan por Internet son verdades incuestionables. Además, los antivacunas cuentan con aliados formidables. Tanto Trump como el gobierno italiano han cuestionado la necesidad de vacunar a los niños. Cuando aparezca una vacuna contra el Covid-19, este debate se exacerbará.

La ridiculización y a veces la demonización de los expertos forma parte del guion de los populistas. Los expertos son una élite y no "el pueblo" que los populistas dicen representar. Estos cuestionamientos del conocimiento científico suelen contar con el apoyo de los "científicos escépticos" que siempre aparecen en estas controversias. Son los científicos que durante décadas sembraron dudas acerca del vínculo que hay entre el tabaco y el cáncer o los que dudan de que el calentamiento global y el cambio climático sean una realidad. O los "expertos" que cuestionan la teoría de la evolución. O los que creen que las vacunas producen autismo. Los escépticos casi siempre son una pequeña minoría que se regodea cuestionando el "pensamiento único" que comparte la gran mayoría de los científicos. Entre los escépticos también hay farsantes que son simplemente empleados de los intereses que se benefician de sembrar dudas.

La paradoja de la confianza existe en todos los ámbitos, pero en ninguno tiene tantas consecuencias como en la política. La propaganda política siempre ha existido y el uso de la publicidad en las elecciones es una práctica establecida. Pero la paradoja de la confianza ha potenciado a ambas. Está claro que una estrategia del gobierno ruso es invadir a otros países no con tanques y aviones, sino con seductoras mentiras que siembran dudas, confusión y desmoralización en la sociedad. ¿Qué hacer? Seguramente aparecerán tecnologías que facilitarán la detección de estos venenos digitales, y leyes y normas que reduzcan la impunidad de los agresores cibernéticos y de las empresas que les dan las plataformas desde donde lanzan sus ataques. Pero el antídoto más poderoso son ciudadanos activados y bien informados que no se dejan enceguecer por las pasiones políticas.


Ante la amenaza de Francia al acuerdo, el Mercosur puso paños fríos

Por Alvaro Valverde Urrutia

El gobierno francés reiteró su rechazo al acuerdo Mercosur-Unión Europea por motivos medioambientales y reclamó a los miembros del esquema regional, mayor protección a la Amazonía y compromiso con el Acuerdo de París sobre el cambio climático. Mientras, los socios del Mercosur evadieron responder a la reticencia de Francia, por lo que existe cierta incertidumbre.

El presidente Macron reclama nuevas garantías en políticas relativas al medio ambiente para ratificar el acuerdo con el Mercosur, en particular, la situación de los bosques de la Amazonía. La reafirmación de la postura del presidente Macron se apoya en un informe que se encomendó a un grupo de expertos para revisar los términos del acuerdo, ante las dudas que suscita en su gobierno.

Dicho informe señala que el comercio entre ambas partes, traería consigo un aumento de la deforestación y del efecto invernadero. Por consiguiente, Francia plantea tres exigencias a Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay para ratificar el acuerdo con la pregunta si el gobierno de Bolsonaro estaría dispuesto a cumplirlas.

Dichas exigencias comprenden que el acuerdo no pueda en "ningún caso provocar el aumento de la deforestación", que los productos agroalimentarios importados con acceso preferencial respeten las normas sanitarias y medioambientales europeas y que las "políticas públicas del Mercosur sean plenamente conformes con sus compromisos con el Acuerdo de París". En este punto es donde se considera a la Amazonía, la principal afectada, donde Macron se enfrenta a la política desarrollada por el presidente Bolsonaro.

Francia no es el único país europeo que se enfrenta al acuerdo, también los parlamentos de Holanda y Austria se oponen a que la UE ratifique el acuerdo. Mientras, Bélgica, Irlanda y Luxemburgo manifestaron reticencias. También, la canciller alemana y presidente de la UE, Angela Merkel, expresó "serias dudas" sobre su entrada en vigor, por la amenaza ecológica a la Amazonia.

La estrategia de los cuatro socios del Mercosur fue evitar dar una repuesta y mantener una postura baja ante el nuevo rechazo de Francia al acuerdo con la UE por los riesgos medioambientales. Mientras, Macron sostiene que la desforestación afecta la biodiversidad alterando el clima y aduce que la expansión de las tierras destinadas a la agricultura y ganadería proviene de la desforestación y los incendios.

Pero, en ese rechazo no se puede desconocer la presión que están ejerciendo los agricultores franceses que aducen en la desventaja que se encontrarían en el acuerdo con los rubros agropecuarios de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, porque no tienen las mismas regulaciones ambientales y sanitarias que la UE.

Si bien, como mencionamos el Mercosur no dio una respuesta, el presidente Bolsonaro sin hacer mención a Francia volvió a reiterar que los países que protestan por los incendios forestales "ya quemaron todo".

El gobierno uruguayo no emitió comentarios ante la advertencia de Francia. Pero, el presidente Lacalle Pou luego de la reunión con Merkel sostuvo que el problema del acuerdo es la Amazonia, porque a Europa le preocupa el tema ambiental.

Paraguay sostuvo que el acuerdo es un reaseguro a los compromisos ambientales.

Para el gobierno argentino la exigencia de Francia (sin mencionarla) se entiende que coloca a todos los miembros del Mercosur en una misma bolsa, cuando consideran que el país tiene altas regulaciones ambientales.

Por último, ante la postura de varios países europeos, tales como Alemania, Bélgica, Dinamarca, Italia, Holanda, Francia, Noruega y el Reino Unido, enviaron al vicepresidente brasileño, Hamilton Mourão, una nota sobre lo que consideran un aumento de la deforestación que está dificultando a las empresas e inversionistas atender a sus intereses ambientales y sociales.

En ese sentido, puede que aumente el riesgo que se suspendan las inversiones dirigidas a la agricultura por no cumplir Brasil con la reducción de la desforestación y los incendios. Por consiguiente, Mourao invitó a los embajadores de los mencionados países a visitar la Amazonia para observar "in situ" y reducir la imagen que dejo la tala de bosques y los incendios.

Seguimos considerando que el acuerdo es la mejor garantía que la UE requiere para el cumplimiento de los compromisos medioambientales y el Acuerdo de Paris. En consecuencia, sería un error rechazar el acuerdo porque eso podría ser una manera de agravar los problemas ambientales y del efecto invernadero y la UE, también, sería cómplice.


Frases Célebres 827

"El gobierno [del FA] se chupó al partido político (...) Hay cosas que se deben corregir". Ivonne Passada, candidata por el Frente Amplio del Municipio CH. Punto de Encuentro, radio Universal (22/09/20).

"En la calle, dos de cada tres montevideanos apoyan mi gestión y se nota. Yo quiero ver lo que pasa, falta (...) Es cierto, nosotros empezamos al final, el primero de agosto. La historia dirá si fue un error o no. No hay ningún politólogo que diga que esté cerrada la elección. Hay una volatilidad muy grande dentro del Frente Amplio y está todo dentro del margen de error. Hay indecisos también. No me voy a pasar hablando de las encuestas. Hay que seguir trabajando y planteando propuestas con la gente". Daniel Martínez, candidato del Frente Amplio para la Intendencia de Montevideo. Desayunos Informales, canal 12 (23/09/20).

"Hasta se ponen championes para ir a esos barrios. Ay, el Montevideo olvidado. Las pelotas el Montevideo olvidado. ¿Qué olvidado? Para mí es una llaga permanente, es una interpelación a la conciencia pública. Los que nunca anduvieron por las cloacas no tienen idea lo que está pasando allá abajo". Jose Mujica, expresidente y senador del MPP, en referencia a la candidata de la coalición, Laura Raffo. Subrayado, canal 10 (20/09/20).

"No le permito decirme groserías y estigmatizarme por ser mujer, usar tacos y no championes. No le permito decir Montevideo olvidado las pelotas, no se lo permito yo ni todas las personas que se nos acercan (...) No le permito fomentar el odio y despreciar al que piensa diferente. Mujica no cree en el trabajo duro como fuente de superación y desprecia la buena administración y así fueron las deudas que dejó su gobierno". Laura Raffo, candidata a la intendencia de Montevideo por la coalición, respondiendo a los dichos de senador del MPP. Telenoche, canal 4 (20/09/20).

"Lamentablemente hoy todavía tenemos que seguir diciendo en este Uruguay del siglo XXI el 'no se lo permito' a quienes cual dinosaurios no entienden las señales de estos tiempos. Sabemos que hay momentos en las campañas electorales que lamentablemente una vez sí y otra también, aparecen alusiones sobre cómo hablamos o cómo nos vestimos las mujeres que participamos en las campañas. No es la primera vez que el ex presidente Mujica nos ningunea o ningunea temas que tienen que ver con la agenda que las mujeres propiciamos". Beatriz Argimón, vicepresidente, tras las críticas de Mujica a Laura Raffo. Noticias 930, radio Montecarlo (22/09/20).

"Laura le contestó a (José) Mujica de una forma perfecta, formidable. Que la vaya a buscar al fondo de la red Mujica, porque se la colocó en el ángulo. Mujica está acostumbrado a agraviar, a perder los modales, a hacerse el loco, y alguien le tiene que parar el carro. A Mujica le gusta generar la brecha, le gusta hacerse el pobre, que de pobre no tiene nada. Le gusta quedar como que es de los de abajo porque se viste como una persona humilde, pero todos sabemos que tiene una chacra y que ha tenido ingresos durante años como legislador él y su mujer... Su gobierno fue el que dilapidó más en los últimos años, nos perdimos la mejor época de bonanza porque gastó hasta lo que no había. Y los 800 millones de dólares de Ancap en el año 2015 son resultados del gobierno del Pepe Mujica. Tendría que tener un poco más de cuidado, pero sabemos que no lo va a tener, porque le gusta el personaje. Pero creo que cada vez la gente le cree menos". Pablo Mieres, ministro de Trabajo. 970 Noticias, radio Universal (22/09/20).

"Nosotros vamos a defender a todos los uruguayos que hayan elegido la actividad que hayan querido o podido abrazar para desarrollar su vida y la de su familia. Por eso agradecerle a la Asociación Rural del Uruguay por su apoyo y decirles, esto a nombre personal, que yo estoy con el campo". Luis Lacalle Pou, Presidente, en el cierre de la Expo Prado 2020. El Observador (20/09/20).

"Si se hubiera incrementado los impuestos seguramente en vez de bajar desigualdad y pobreza, hubiera tenido el efecto contrario con más desempleo, con más empresas quebradas (...) Es la primera vez en la historia del país que se hace un ajuste fiscal sin recurrir a aumentar impuestos, predicando con el ejemplo, empezando por casa. Lo valoramos mucho, creemos que es un antecedente para el Uruguay histórico". Gabriel Capurro, presidente de la Asociación Rural del Uruguay. Portal 180 (21/09/20).

"El turismo interno no es suficiente para reactivar el sector (...) En caso de no tener la vacuna también es interesante la perspectiva que está mostrando el gobierno de buscar alguna salida por región o por destino, o seleccionar el tipo de apertura, creo que a eso debemos apuntar en el turismo". Juan Martínez, presidente de la Cámara Uruguaya de Turismo. Telenoche, canal 4 (22/09/20).

"El virus en la región está descontrolado. La prioridad del gobierno sigue siendo cuidar y proteger la vida y la salud de los uruguayos. Tenemos que tomarnos setiembre y octubre para poder evaluar cómo va a ser el desarrollo de nuestra temporada alta". Germán Cardoso, ministro de Turismo. VTV Noticias, VTV (22/09/20).

"Si Uruguay tiene hoy un lugar importante en la lucha contra la pandemia, que lo ponen en una buena posición en el mundo, no es por el Gobierno, sino por los ciudadanos, y yo confío en ellos. Los uruguayos han sabido interpretar que su libertad individual está vinculada con el bien común (...) Lo único cierto en el mundo es que el futuro es muy incierto y ante esta circunstancia, ¿qué puede hacer un gobernante? Apelar a los anclajes más básicos del individuo, y la libertad es uno de ellos. Los Gobiernos deben trasladar seguridad y confianza". Luis Lacalle Pou, Presidente. ABC de España (22/09/20).

"Siento envidia por el éxito de la gestión de Lacalle Pou frente a la pandemia, sobre todo por la aproximación que ha hecho a los ciudadanos (...) No es el BOE (Boletín oficial del Estado) el que obliga, sino el ciudadano es el que asume la responsabilidad, y ha salido bien. Ha hecho una gestión envidiable, por sus resultados y por su estrategia". Felipe González, expresidente de España. ABC de España (22/09/20).

"Hay que gestionar la basura de otra manera acá en Uruguay, se está eligiendo un lugar que está sano y se está eligiendo un procedimiento que es antiguo, se debe hacer todo distinto (...) Desde el momento que la Intendencia de Canelones, a través de la Licitación Pública Internacional 2017/08, propone instalar el vertedero de residuos sólidos del departamento de Canelones, el proyecto ha tenido variantes significativas que dejan como resultado un impacto medioambiental que tendría consecuencias negativas para una zona del departamento que entre sus principales atractivos tiene un paisaje de alta calidad ambiental". César Vega, diputado del PERI, refiriéndose a posición en contra del proyecto para crear un megabasurero en Cerro Mosquitos, cerca de la localidad de Soca (Canelones). El País (21/09/20).

"Si los medios (me) están criticando es porque el discurso fue bueno (...) Mi gobierno es víctima de una brutal campaña de desinformación sobre la Amazonia". Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, acerca de su balance sobre los cuestionamientos sobre su exposición en la apertura de la Asamblea de la ONU. Agencia Ansa (23/09/20).

"El gobierno de Donald Trump ha colocado a la DEA como organismo operador para el ataque contra Venezuela, lo que es nuevo hoy no es que está la DEA involucrado hasta los 'tequeteques' con los grupos de narcotráfico colombianos, lo nuevo es que han aprobado que la CIA se involucre en operaciones encubiertas de carácter terroristas contra Venezuela. Le han dado la luz verde a la CIA para que venga con agentes directos a operaciones encubiertas terroristas contra objetivos petroleros, eléctricos, militares, electorales y otras acciones encubiertas sucias como las que acostumbra en el mundo. Ya capturamos a una gente que lo ha confesado cuando le dieron el plan, que orientaciones le dieron, el dinero, el tipo de armamento". Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. VTV, canal estatal de ese país (22/09/20).

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.