Edición Nº 885 - viernes 24 de diciembre de 2021        

Un decálogo de razones para votar por el NO

Hace más de un año que la LUC entró en vigor. Las catastróficas profecías de la izquierda no se cumplieron. Por más esfuerzo que hagan en negarlo, la realidad es perceptible: lejos de recortar derechos y cercenar libertades, la LUC amplió ambas esferas. A continuación, exponemos un decálogo de razones para votar por el NO.

(1) Seguridad. Tras una década y media de crecimiento económico, que permitió multiplicar por cuatro el presupuesto de seguridad, el Frente Amplio entregó el país con 30.000 rapiñas (en 2005 había 7.000), 145.000 hurtos (en 2005 había 98.409) y 400 homicidios (en 2005 había 200). Eso fue lo que heredó la coalición cuando ingresó al gobierno. No obstante, en un año y diez meses, se ha logrado lo que la izquierda no pudo en quince. Según los últimos datos, de octubre de 2021, si se compara 2021 con 2019 -último año de gobierno frenteamplista- la caída es significativa en todos los delitos: los homicidios caen un 22 %; las rapiñas un 19,2 %; los hurtos un 20,3 %; la violencia domestica un 5, 5 %; y los abigeatos un 29,4 %. Esto fue posible gracias a las reformas introducidas en la LUC. Ya no es gratis cometer un delito y eso los delincuentes lo saben. Hoy contamos con una policía que se siente respaldada para enfrentar el delito y protegida por un marco jurídico que le ha permitido recuperar la autoridad en las calles. La LUC, además, le ha permitido a la Institución Policial recuperar la confianza de la sociedad.

(2) Educación. Junto a la seguridad pública, la educación es un área en la que el fracaso frenteamplista es inobjetable. Pasamos de ser un país orgulloso de su educación pública a ocupar los peores lugares en todas y cada una de las mediciones internacionales. La LUC introdujo una serie de reformas absolutamente necesarias en la gobernanza de la educación para volver a posicionar nuestra educación pública. Entre otras cosas, la legislación apunta a darle más agilidad al sistema y facilitar la toma de decisiones, evitar la pérdida de información, evitar la disolución de responsabilidades y agilizar la rendición de cuentas. Se mantienen los dos Consejeros del Codicen electos por los profesores, como se demostró hace poco cuando se realizaron elecciones. Se reconoce su opinión y voz; no obstante, en la gestión de Primaria, Secundaria y UTU, se establece un Director General, sustituyendo Consejos donde la presencia sindical era dominante y abusiva, como se ha demostrado con los certificados falsos de Fenapes, en el que cientos de jóvenes perdieron horas de clase de manera injustificada.

(3) Vivienda. Desde que se aprobó la LUC, la oposición ha insistido en que dicha ley establece medidas para el "desalojo express". Dicho instituto no existe en Uruguay. El régimen de alquileres general se mantuvo inalterado tras la LUC. Únicamente se agrega una nueva opción, de alquiler sin garantía, que el inquilino podrá escoger o no. El objetivo que la nueva modalidad persigue es que aquellos que no tengan inmuebles o dinero, para ofrecer como garantía, puedan acceder a una vivienda de alquiler.

(4) Trabajo. En materia laboral, la LUC no hace otra cosa que consagrar el derecho al trabajo. Establece la garantía del ejercicio pacífico del derecho de huelga, al mismo tiempo que reconoce el derecho de todo trabajador a cumplir su tarea si así lo desea. Asimismo, reconoce el derecho de la dirección de las empresas en conflicto a acceder a las instalaciones. La LUC consagra el necesario equilibrio entre el derecho a huelga y el derecho al trabajo. Esto es, además, lo que la OIT le ha reclamado en varias oportunidades a nuestro país.

(5) Adopciones. El régimen de adopciones consagrado bajo los gobiernos frenteamplistas (Ley Nº 18.590 de 18 de setiembre de 2009 y Ley Nº 19.092 de 17 de junio de 2013) demostró ser rígido y centralista, basado únicamente en los criterios de INAU. Con absoluto sentido común, en la LUC se hacen excepciones permitiéndole al Juez tomar en cuenta la situación de quien ya está integrado, de hecho, a un núcleo familiar. Además, se acortan plazos y se pone en el centro al niño.

(6) Portabilidad numérica. Con la implementación de la portabilidad numérica, la LUC consagra la identidad digital, otorgándole al usuario el derecho a conservar su número de teléfono, independientemente del proveedor del servicio. Como era de esperarse, no faltan las voces en la izquierda que aseguran que la medida perjudicará a Antel, porque siendo la que tiene el mayor porcentaje del mercado, es la que más puede perder. Como se ha dicho en más de una oportunidad, es una visión pesimista de la empresa pública, es la idea de quienes dicen defenderla, pero no creen en ella, porque imaginan que es la que tiene peor imagen y por eso se le irán clientes.

(7) Libertad financiera. Con la LUC se puso fin a la bancarización compulsiva que había impuesto el Frente Amplio. Atendiendo los múltiples reclamos ciudadanos, especialmente los del interior profundo, la ley le da a las partes el derecho a acordar otra forma de pago de salarios, no siendo exclusivo el método de la transferencia bancaria.

(8) Regla fiscal. Este simple mecanismo, impone a los gobiernos, independientemente de sus preferencias ideológicas, una restricción para tomar deuda pública sin miramientos. Se impone establecer una "Meta Indicativa del resultado Fiscal Estructural" para el período de gobierno y luego realizar una revisión constante de resultados, con rendiciones de cuenta ajustadas a esas metas. En definitiva, la LUC protege los recursos públicos de los impulsos populistas.

(9) Control de las sociedades anónimas con participación estatal. Durante los gobiernos del Frente Amplio se consolidó un "Estado paralelo", mediante la creación de empresas vinculadas al Estado, que actúan en el derecho privado y sobre las cuales no se ejerce ningún control. En la LUC, se procura que esos necesarios controles se logren mediante la apertura a capitales privados, que establezcan criterios de eficiencia adecuados, con un máximo del 40%. No se trata de privatizar, como sostienen los detractores de la ley, porque el Estado continúa reservando para sí una participación mayoritaria, pero sí de darle a esas empresas un carácter realmente empresarial.

(10) Fijación del precio de los combustibles. Los artículos 235 y 236 de la LUC, que determinan que el precio de los combustibles se defina con base en el Precio de Paridad de Importación (PPI), fueron votados por unanimidad en el parlamento. Tanto los diputados como los senadores frenteamplistas acompañaron la propuesta de la coalición. Aunque hoy se opongan, debido a la suba circunstancial de los combustibles, votaron la medida porque reconocen su valor. Definir un criterio transparente para la suba de los combustibles, no hace otra cosa que reducir la arbitrariedad y proteger a los consumidores.

Por estas y otras razones, mantener la LUC será, sin lugar a dudas, el principal desafío para 2022.

¡Para consolidar el cambio, en marzo votamos NO!


Un año bisagra

Por Julio María Sanguinetti

Este 2021 termina con notorias mejoras económicas y sociales. Pero 2022 nos depara formidables desafíos.

Estamos terminando un año que nunca imaginábamos que sería así. Como tampoco hubiéramos imaginado que el 2020 volviera a ser "el año de la peste", la repetición de 1918. El hecho es que la pandemia se extendió más de la cuenta y ahora tenemos pendiente otra amenaza. Pero ahora sabemos -o saben los que saben- lo que hay que hacer y si seguimos con la vacuna a ritmo fuerte (mayor que el de estos días), aparentemente conviviremos con el tema. En cualquier caso, las alarmas europeas cruzan el Atlántico para encender su luz amarillenta. No obstante, el tercer año no será igual, porque el gobierno y la sociedad uruguaya afrontarán la situación de otro modo.

Será un año bisagra, un antes y un después.

El primer gran desafío, casi que no habría por qué decirlo, es el referéndum. El triunfo del No es en extremo fundamental para materias específicas como seguridad o educación, pero también hacia el conjunto de la actividad nacional. Consolidaría al gobierno, ratificaría el clima favorable a la inversión hoy existente y facilitaría la gestión en las materias en curso. De ahí la necesidad de un gran esfuerzo, cuando el PIT CNT está haciendo ya una gran movilización y una campaña financiera hasta internacional

Esta situación es un cambio cualitativo aun no suficientemente valorado: el alejamiento de la vieja generación en el liderazgo frentista ha dejado un espacio que ha llenado la dirigencia sindical. Por eso Fernando Pereira simplemente cambia de Presidencia, pasando de la gremial a la política, en un proceso inequívoco de identidad de ambas organizaciones. Su socio Abdala queda a cargo de la gremial. Por cierto no estoy cuestionando las personas, por quienes tengo respeto personal e intelectual, aunque transitemos por veredas opuestas de la ideología. El hecho es de una relevancia política incuestionable, que se hizo ostensible cuando el PIT CNT rescató del aburrimiento la campaña de las firmas y provocó el referéndum.

O sea que no nos creamos que basta con la bienvenida popularidad de nuestro Presidente. Hay que ayudar por todos los medios posibles.

El año termina mucho mejor en lo económico y social. Ha bajado la desocupación y también la pobreza; la construcción está en un nivel de actividad altísimo, la industria ha mejorado su actividad, la exportación agroindustrial alcanza el tope y el crecimiento del PBI (3,5%) resume, en este último semestre, un panorama de crecimiento económico. El 2022 nos obliga a consolidar esta tendencia. Se va en la buena dirección y no hay que cambiar el rumbo y correr el riesgo de descarrillar.

El tema se vincula, en otra dimensión, a la agitación sindical. Se ha publicado estos días un indicador anual que muestra que el año no ha sido malo en cuanto a conflictos. Como todos los porcentajes esconde una realidad, que -en este caso- es la concentración de los conflictos cuando se alcanzó la certeza del referéndum y la calidad de esos conflictos, todos estratégicos: puerto, transporte, combustible. Como siempre, el gobierno actúa con la prudencia propia de los gobiernos democráticos, pero lo obligan a actuar en los límites.

Si miramos la agenda de este año, nada tiene la importancia de la Transformación Educativa. El país se está jugando el futuro, porque luego del fracaso frentista, que invirtió mucho y mal y cosechó los peores indicadores de la historia, no podemos detenernos. La pandemia, por cierto, complicó todo, pero no impidió, por ejemplo, que se instalaran doce Centros Espínola, seis en UTU y seis en Secundaria, que son el nuevo modelo para la educación media: tiempo completo, tres comidas, educación por área de conocimiento, profesores estables, métodos pedagógicos modernos, etcétera, etcétera. Este año se abrirán 19. Es un proceso gradual, pero muy profundo. Necesitará dinero, por cierto, pero nos parece que hace falta generar una conciencia nacional para que el país todo entienda que estamos obligados a esa transformación. Y que los gremios, tan conservadores y resistentes al cambio, sientan también esa responsabilidad ante una juventud, a la que de a ratos parecen olvidar.

Más allá de esa prioridad excluyente, no se puede ignorar el valor de la relación internacional, en que nuestro gobierno esté empeñado, tratando de abrir mercados y horizontes en caminos empedrados. El eventual acuerdo comercial con China sería sin duda una gran noticia, tan grande como lo fue el establecimiento de nuestras relaciones diplomáticas, allá por 1987. Pero no puede ocurrir a expensas de un Mercosur que, aunque alicaído, sigue siendo una exportación del mismo porte que la de China, que es individualmente la mayor. Está claro que con Argentina todo se hace difícil, pero ya que Brasil está en la línea des bajar aranceles y abrir su economía, los próximos meses serán la hora de acercar posiciones. Del mismo modo que, como ya lo ha dicho el Partido Colorado, se hace necesario explorar cuanto antes el camino del Acuerdo Transpacífico (CPTPP), posibles entendimientos sobre servicios con EE.UU., Reino Unido y la propia China y reingresar a la negociación del TIFA, del que en un lejano día, por prejuicios dogmáticos, Uruguay se alejó.

El tema de la seguridad ciudadana está encaminado, salvo que el país se deje arrastrar a una nefasta marcha atrás si se derogan las disposiciones de la LUC. El crecimiento económico, que ya se insinúa, requiere sin embargo lecturas parciales. Es notable el avance tecnológico de la agropecuaria, que hoy logra récords de stocks de ganado y de exportación, no obstante el largo millón de hectáreas destinadas a la forestación. Los campos valen y la producción intensiva muestra sus resultados. Es claro que deja atrás a productores sin las capacidades para mantener ese ritmo; habrá que arrimarse a ellos, como se hizo en su tiempo con viticultores y tamberos, para rescatarlos. Del mismo modo que todo el complejo de la lechería merece hoy un reexamen cuando, salvo Conaprole, se vive una situación crítica en la industria.

Por cierto, podemos hablar de muchos otros temas y desafíos, pero baste este panorama para terminar un año en que nuevamente la Coalición Republicana ha mostrado su capacidad de gestión. Por supuesto, no podemos ignorar el sacudón del tema forestal, lamentable a nuestro juicio por lo que significa de cínico oportunismo del Frente Amplio y de visión conservadora de nuestros socios de Cabildo Abierto. Pero esa revolución no se detendrá. Está todavía a medio camino en lo industrial y el futuro volverá a ratificar la visión de largo plazo de nuestro gobierno de 1985, que tuvo aquella notable iniciativa.

Por lo de casa, digamos que el Partido Colorado está firme, como siempre. Ya hemos hablado de nuestros problemas, de la lejanía de las candidaturas, pero por encima de todo está nuestra conducta y contribución al gobierno. No somos un partido de ocasión. Proponemos pero no extorsionamos. Miramos hacia adelante, no hacia atrás. Esa es nuestra historia. Y nuestro ineludible futuro.


Hasta el 11 de febrero

Correo de los Viernes hará su habitual pausa veraniega.

Los redactores y columnistas de Correo de los Viernes, todos voluntarios, también tienen derecho a hacer una pausa, sobre todo después de un año particularmente intenso.

Retomaremos contacto con los lectores el viernes 11 de febrero de 2022.

¡Hasta entonces!


Estricto cumplimiento de la ley

El desalojo de trabajadores del sindicato de camioneros que se encontraban obstaculizando uno de los accesos del puerto de Montevideo no constituyó "represión antiobrera" sino el cumplimiento de la ley. Y reconoce como antecedente un decreto de 2017, del gobierno de Tabaré Vázquez.

Desde tempranas horas de la mañana del miércoles, el Sindicato Único del Transporte de Carga y Ramas Afines (SUCTRA) estuvo llevando a cabo cortes intermitentes en el acceso norte al puerto de Montevideo.

El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) advirtió en reiteradas oportunidades a los sindicalistas del SUCTRA que, más allá de sus reclamos, que pueden entenderse legítimos, esas medidas estaban infringiendo la ley y que debían desistir de continuar llevándolas a cabo.

La Policía concurrió sobre el mediodía y explicó a los trabajadores que darían vista al fiscal de turno, lo cual ocurrió y éste ordenó que se liberara el acceso al puerto.

La Guardia Republicana, entonces, portando la orden del fiscal solicitó a los sindicalistas que obstaculizaban el acceso al puerto, ya con una sentada, que desalojaran el mismo, lo cual se negaron a hacer. Los efectivos policial, entonces, sin emplear más violencia de la necesaria, comenzaron a retirar a los activistas y luego a esposarlos.

El Director de Convivencia Ciudadana del Ministerio del Interior, avisado por el presidente del PIT-CNT, Marcelo Abdala, se dirigió al lugar y, además de disponer que le quitaran las esposas a los detenidos, le explicó a ellos y a los medios presentes, lo obvio: "Hay una ley que hay que cumplir".

Y aclaró algo más, que es muy relevante: "Ya no podemos hacer lo que no se podía hacer por un decreto del presidente Vázquez, y ahora por una ley".

Efectivamente, el 20 de marzo de 2017 el gobierno del Dr. Vázquez decretó que "el Ministerio del Interior dispondrá las medidas pertinentes a los efectos de preservar el uso público de las calles, caminos o carreteras cuyo tránsito se pretenda obstaculizar o interrumpir por personas, vehículos u objetos de cualquier naturaleza".

Frente al rechazo que ese decreto despertó en varias organizaciones sindicales, el hoy senador del MPP Charles Carrera, entonces Director General de Secretaría del Ministerio del Interior, manifestó que "gobernar es tener que poner límites, tener derechos es también tener obligaciones, hoy solo vivimos el paradigma de los derechos y nos olvidamos que existen obligaciones, debo ejercer mis derechos sin atacar los derechos del otro".

Efectivamente, se trata de eso.


De aquellos polvos vienen estos lodos...

La aparición de una serie de grafitis que tildan a los funcionarios policiales de "asesinos", son consecuencia directa de los discursos anti-policía que la izquierda vernácula viene abonando desde que la coalición llegó al gobierno. Ahora, cuando la retórica se materializa en hechos vandálicos, se hacen los distraídos. Háganse cargo.

La semana pasada, decenas de personas marcharon por las calles del centro convocados por la asociación de izquierda radical autodenominada "Coordinación Antirrepresiva". La movilización, en contra de una supuesta "violencia institucional y policial", terminó con grafitis que decían "no más policía" y "asesinos" en la puerta de la sede del sindicato policial (Sifpom).

El abogado de Sifpom, Andrés Ojeda, argumentó que se trató de un hecho "previsto" y "deliberado" dado que la marcha, además de las consignas anti-policiales, buscaba solidarizarse con la radio Alternativa FM, que había sido denunciada por el sindicato tras incitar al odio en vivo: "En Alternativa un milico, un policía o un militar no es un vecino ni un hermano de clase. Es un enemigo, un represor y un asesino. Que no se te olvide cuando lo veas por la calle".

Lastimosamente, estos hechos no nos sorprenden en lo absoluto. La izquierda toda comenzó el 2020 denunciado a la Policía por reducir a un "pobre malabarista", que portaba dos machetes en su bolso con los que amenazó a un efectivo. Luego inventaron un caso de abuso policial en la Plaza Seregni, cuando la Policía fue agredida por exhortar a un grupo de personas a dispersarse por motivos sanitarios. Tras esto, un funcionario municipal vinculado al Frente Amplio dijo haber sido herido de bala en un barrio cuando la Policía lo interrogaba, demostrándose después que todo había sido un invento.

Y así, podríamos seguir... En un año y nueve meses de gobierno, las denuncias de supuesta "violencia policial" no han cesado. El hostigamiento a la Policía ha sido constante. Tanto, que los grupos radicales del Pit-Cnt han querido echar de la organización al sindicato policial.

Con el objetivo de demonizar la LUC, que pretenden derogar, crearon una retórica anti-policía que hoy, lastimosamente, tiene consecuencias directas en los hechos.

¡Háganse cargo!


Periodismo pillo

Como se ha dicho tantas veces, contar solo una parte de la historia -aunque esa parte sea verdadera- puede significar distorsionar la verdad de la historia al punto de falsearla por completo.

El pasado martes 20, La Diaria publicó una síntesis de un informe del Instituto Cuesta Duarte acerca de la novena ronda de los Consejos de Salarios ("Novena ronda de los Consejos de Salarios. Resultados preliminares y evolución reciente del salario real"). El informe incluye un resumen de las resoluciones adoptadas en los grupos salariales hasta el 13 de diciembre.

En ese resumen se incluye en un cuadro acerca de cómo se resolvió cada negociación en los grupos ya cerrados a esa fecha. Así , por ejemplo, se informa que en 35 casos (25% del total) se llegó a acuerdos tripartitos en 11 casos hubo convenios bipartitos registrados, o sea, negociaciones llevadas a cabo por las partes por fuera del respectivo consejo de salarios.

Pero hubo 92 casos en que se registraron votaciones. En 17 votaron juntos el Poder Ejecutivo y las empresas. En cuatro casos, Poder Ejecutivo y trabajadores. Y en 71 casos, votaron juntos empresas y trabajadores, con la abstención del Poder Ejecutivo en la medida que esos convenios registraban desvío de cierta entidad respecto de las pautas trasmitidas por éste.

¿Cómo tituló La Diaria la nota? "Consejos de salarios: de 21 negociaciones que fueron resueltas por votación, el Ejecutivo votó en 17 con los empresarios y en cuatro con los trabajadores".

Un lector que solo se quede con el titular infiere que el Poder Ejecutivo se la pasó votando con los empresarios. Un gobierno al servicio de los empresarios, como quien dice. Pero el titular de la nota miente: no hubo 21 negociaciones resueltas por votación, hubo 92. Y en el 77% de los casos, empresarios y trabajadores votaron juntos. ¡Nada menos que el 77%!

Ni cortos ni perezosos varios dirigentes del FA se prendieron del titular mentiroso (porque siendo real, por ocultamiento distorsiona la realidad) para intentar demostrar que el gobierno apañaba a las empresas en contra de los trabajadores.

¿Qué debería concluirse entonces del hecho de que, en realidad, en 71 casos de 92 las empresas y los sindicatos votaron juntos? ¿Que la lucha de clases se tomó vacaciones?

Adviértase que ese titular no es que hiciera una interpretación de los datos opinable, debatible como toda interpretación. Lisa y llanamente oculta datos, dando vuelta la realidad.

Y no es excusa que en el interior de la nota aparezca toda la información.


El INISA y la desmemoria frenteamplista

La liviandad con la que muchos frenteamplistas critican la actual gestión del INISA, es sorprendente. Hasta pareciera que no son los responsables. No obstante, la realidad indica todo lo contrario. Hace menos de dos años, entregaron un sistema destrozado: infraestructura inadecuada, violaciones, robos, castigos desmesurados, medicalización de menores y todo tipo de violaciones a los derechos humanos.

El lunes, las autoridades del INISA (reclusión de adolescentes), fueron convocadas en régimen de comisión general para responder a los descarados señalamientos de la oposición. "La situación es de tensión total, no se aguanta más", aseguró la diputada emepepista, Bettiana Díaz, que responsabilizó a las nuevas autoridades por la "precarización" con la que deben convivir los adolescentes.

Desde hace meses, el MPP de Mujica (responsables directos del descalabro del sistema penitenciario en general) viene insistiendo en la renuncia de la presidente del INISA. La semana pasada, la misma diputada Díaz encabezó una delegación de legisladoras frenteamplistas que recorrieron algunos centros de reclusión adolescente, mostrándose sorprendidas por las condiciones en las que se encuentran alguno de ellos.

El descaro es realmente indignante. ¿Dónde estaban las señoras diputadas en los últimos años? ¿Vivían en un tupper? ¿Acaso no recuerdan que durante la última gestión, de 2015 a 2020, fueron tres los directores frenteamplistas que renunciaron al INISA (Eduardo Katz, Edgardo Bellomo y Luis Noya)? ¿Ya se olvidaron que la propia Graciela Fulco (presidente del INISA 2015-2020) se quejaba por haber heredado "una situación caótica" de la administración Mujica? ¿No leyeron los informes de la Institución Nacional de Derechos Humanos de 2018, donde se denunciaban "tratos crueles, inhumanos y degradantes"? ¿Acaso ya no se recuerdan los reclamos respecto a la sobrepoblación de los centros, la falta de personal y las deficiencias edilicias? ¿Quizá ya se olvidaron de cuando un grupo de sindicalistas, encabezados por el hoy Vicepresidente del Pit-Cnt, redujo por la fuerza a un grupo de menores del INISA?

Como bien manifestaron las nuevas autoridades en el Parlamento, la realidad que se recibió es pésima en todo sentido y los esfuerzos para cambiarla son sobrehumanos. Es cierto que este gobierno no puede rehuir a su responsabilidad, pero tampoco podemos permitir que el Frente Amplio haga como que nada pasó y nos acuse, descaradamente, de ser responsables del descalabro que ellos mismos provocaron en los últimos 15 años.


El Partido Colorado y la Fundación Friedrich Naumann firmaron un Convenio de Cooperación Internacional

En el marco de un evento sobre "Los desafíos de la democracia liberal en América Latina", la Fundación Friedrich Naumann, asociada al Partido Democrático Libre (FDP) de Alemania, y el Partido Colorado firmaron un Convenio de Cooperación Internacional.

El lunes pasado, la Prosecretaria de Relaciones Internacionales del Partido Colorado, liderada por el internacionalista Nicolás Albertoni, organizó un evento sobre los desafíos de la democracia en la que el Partido firmó un acuerdo de cooperación con la fundación Friedrich Naumann.

El evento contó con la participación del ex Presidente y actual Secretario General del Partido Colorado, Dr. Julio María Sanguinetti, y el encargado de la fundación Friedrich Naumann para la región, Lars-André Richter, que viajó especialmente desde Buenos Aires para el evento y la firma de acuerdo.

Mediante el convenio de cooperación, el Partido y la Fundación se comprometieron a realizar un conjunto amplio de actividades -destinadas a políticos, funcionarios y jóvenes- durante 2022. Dentro de los asuntos que se abordarán el próximo año, se destacan temas como la integración regional, la reforma del Estado, la comunicación en tiempo de crisis y el desafío del populismo.


"Un mal momento"

Con estas palabras, el ex Presidente Julio María Sanguinetti tituló su habitual columna en el diario El País, refiriéndose al proyecto de ley para limitar la forestación aprobado con votos de Cabildo Abierto y el Frente Amplio.

El Uruguay no registra en el último siglo un cambio estructural más profundo que el de la forestación. Desde la nada, se creó una cadena de producción que es hoy la segunda exportadora del país y, cuando entre a funcionar la segunda planta de UPM, será la primera.

Carlos Maggi decía que desde Hernandarias no había ocurrido nada igual en el país. Más allá de su facundia literaria, el hecho es que en 30 años se forestó más de un millón de hectáreas, el año pasado se exportaron 1.473 millones de dólares, o sea el 18% del total de las ventas del país. Según datos del BPS, hay 1.700 empresas vinculadas al complejo forestal, el 93% con menos de 20 empleados. En forma directa hay ocupadas 17 mil personas, pero el arrastre es enorme. Basta salir al interior, en cualquier dirección, y se ven los bosques que absorben el maldecido CO2, en las carreteras se cruzan camiones repletos de troncos y en poco tiempo un ferrocarril será la nueva arteria de tránsito para esa pesada carga.

Lo más relevante es que este desarrollo forestal, que ocupa el 7% de la tierra explotable, no ha reducido en nada a la ganadería, que este año le brinda al país una producción récord. Récord de stock y récord de faena. Más de mil productores ya combinan forestación con ganadería y este "silvopastoreo" avanza velozmente porque ofrece protección al ganado y porque nuestros campos no son homogéneos, en general, y eso permite lograr la mejor explotación para cada sector de tierra, alternando ganado, agricultura y árboles. Es una falsa oposición enfrentar forestación con ganadería.

Todo este proceso virtuoso se desencadenó en 1987, cuando se votó una ley que había sido propuesta por nuestro gobierno en 1985 y mereció un pormenorizado tratamiento. Tuvo apoyo de parlamentarios de todos los partidos, no sin discusión. Ofreció estímulos y generó primero el empuje forestal y luego las grandes inversiones en las plantas de celulosa. Naturalmente, las condiciones no han permanecido estáticas. Se han reclasificado los suelos de prioridad forestal más de una vez. La ley de 1994 estableció la necesidad de la autorización ambiental para plantaciones de más de cien hectáreas y ahora acaba de informarse al Parlamento de un proyecto de decreto que regula las explotaciones menores de 100 hectáreas, definiendo criterios de prevención y progresividad. Incluso se crea un Registro Ambiental de Plantaciones Forestales.

Se alega que la tierra ha pasado a valer mucho. ¿Es eso malo? Es como si un Príncipe saudita se quejara de que el petróleo subió de precio. Por suerte hoy la tierra es valiosa, porque su explotación se ha enriquecido. Eso sí: obliga a trabajar intensivamente para hacerla rentable y eso es lo que, desgraciadamente, genera rezagos en quienes no logran esa imprescindible transformación. Hasta he escuchado con asombro el reclamo de que cuesta encontrar trabajadores porque ganan más en la forestación.

Desgraciadamente, se ha insistido, obstinadamente, en votar una ley. Desde que se presentó el proyecto estamos diciendo a sus proponentes que sus inquietudes se podían contemplar, como se ha hecho, pero que cambiar la ley forestal para establecer fuertes restricciones era profundamente inconveniente. No solo para la actividad sino para el país, cuya seguridad jurídica ha sido y es la máxima garantía para las inversiones, sean nacionales o extranjeras. En el caso de la forestación, donde todos los procesos llevan años, diez, veinte, es donde más importa esa seguridad.

Cambiar las reglas de juego es generar inseguridad, ensombrecer el generalizado crédito del país en la materia. Una legislación de promoción pasa a ser legislación de sospecha. Se limita el porcentaje de la tierra a forestar. Se agrede la libertad del propietario impidiéndole plantar, aun sin la mejor exoneración, en su propia tierra. Realmente es un pésimo principio. Ya la actividad está muy regulada. Personalmente pienso que hasta en exceso, lo que hace más insensata la idea del prohibicionismo legislativo.

En el orden político, esta votación ha tenido otra mala consecuencia. Es la confluencia del Frente Amplio con Cabildo Abierto para llevar adelante un proceso que se sabía generaba una discusión fuerte en la Coalición Republicana, incluyendo la expresa voluntad del Presidente de la República de vetar la ley. Una y otra vez le esgrimimos al socio de la coalición las razones poderosas que teníamos para no aceptar la ley, tanto como nuestra voluntad de resolver por decreto las posibles consecuencias no deseadas del proceso de producción. No se aceptaron razones y, ante esa actitud, el Frente Amplio sale a explotar la división en la coalición. Es un grosero oportunismo. En 15 años de gobierno no solo no se le ocurrieron normas como las propuestas sino que llevaron la política forestal al máximo de las concesiones a las empresas privadas, como es el caso notorio de la UPM2. Es una maniobra política muy burda, que solo la solitaria voz de Astori ha aparecido para defender una política por la que él trabajó desde el principio.

Todo ha sido muy triste. Para el país y para el gobierno que integramos. No hay duda de que es un tropezón fuerte en la coalición, aunque la actitud firme del Presidente felizmente rescate lo esencial. Por eso no es caída, pero no ignoremos el tropezón en un tema fundamentalísimo para la estructura productiva del país. En el otro lado, es impresentable la actitud del Frente Amplio: quejarse del "modelo forestal" que ellos llevaron a sus máximas consecuencias con UPM2, es un acto de cinismo político pocas veces visto.

Un mal momento para todos.


Walter Verri: "No avizoro cambios significativos en el subsidio al supergás"

El subsecretario de Industria, perteneciente al sector Batllistas, concedió una interesante entrevista a El Observador en la que se refirió, entre otras cosas, a la situación actual y los desafíos a futuro del sector energético nacional. Compartimos la misma a continuación.

¿Qué evaluación hace sobre la marcha de la reforma de los combustibles? ¿Se avanzó más lento de lo que se pretendía en un principio, más allá del factor pandemia?

No se ha avanzado todo lo rápido que hubiéramos querido. La pandemia, sin dudas, jugó un papel importante. Las circunstancias internacionales del precio del petróleo también juegan un papel importante, con el mundo saliendo de la pandemia y el alza de los commodities. Eso llevó a que el precio del petróleo empezara a crecer a niveles no esperados. Y reformar también la cadena interna ha sido más lento de lo que nos hubiera gustado, pero tenemos que entender que la Ursea cambió su estructura institucional dentro del Estado, le hemos dado mucho más facultades y más independencia de la que tenía. Era lógico pensar que tal vez los plazos no se darían dentro de lo que se había planificado. El proceso va a seguir avanzando. Tenemos algunos meses de retraso, pero tampoco nos preocupa tanto la situación. El objetivo al final de todo esto es que el precio del combustible realmente transparente el Precio de Paridad de Importación (PPI) y que Ancap pueda venderlo competitivamente comparado con los precios de la región. Es lo que queremos lograr.

Se aplicó el PPI tres meses y después se suspendió. El gobierno argumentó un factor extraordinario que son las ganancias de Ancap por la venta de gasoil a UTE. ¿Eso no le puede generar ruido al mecanismo, porque sigue presente el factor discrecional?

Yo defiendo la decisión del Poder Ejecutivo. Fue una decisión inteligente y acertada en la dirección correcta, que es no recargar a la población cuando no es necesario solamente por buscar un rédito de la empresa pública. Hay una empresa pública que tiene que ser competitiva, que tiene que entregar los combustibles a precios competitivos con la región y no buscar ganancias extraordinarias. Cuando se tienen esas ganancias y hay un evento extraordinario en el mundo que hace que el precio de los combustibles aumente todos los días, es también un resorte del Poder Ejecutivo poder aplicar medidas extraordinarias. No lo veo como algo que se aparte del plan, al contrario, es algo que seguramente lo podrán aplicar otros gobiernos en su momento. Además, la fijación final del precio sigue estando en manos del Poder Ejecutivo como siempre ha sido. Lo que me parece que buscamos con esto es terminar con la discrecionalidad de hacer caja con la empresa pública. Esta decisión va en dirección contraria a lo que fue históricamente los últimos años de la gestión de Ancap. Si uno comparara este nuevo sistema con lo que fue durante los años anteriores, nos vamos a encontrar con que el precio siempre estuvo por encima de lo que hubiera significado este PPI. Y si sacamos un número teniendo en cuenta ese posible escenario que no fue, tenemos una sobrerecaudación de casi US$ 900 millones. La forma era recaudar para abastecer a Rentas Generales. Esto va en sentido contrario. Cuando tenemos ganancias extraordinarias las aplicamos para no tener que incrementar el combustible a la ciudadanía. Pero para nada implica aportarnos del concepto de transparencia que implica aplicar el PPI.

¿Cuánto está incidiendo la realización del referéndum de la Ley de Urgente Consideración en las últimas decisiones que se han tomado en el tema combustibles?

Nada. Sería tonto de parte nuestra pensar que por tomar una medida uno o dos meses podemos dar vuelta el resultado de una elección, de un referéndum. Vamos a defender la ley y vamos a propiciar el voto por el No, convencidos de que lo que implica la LUC son los cambios que el país necesitaba, y son cambios que le prometimos a la ciudadanía. Es parte del compromiso que asumimos todos los partidos que hoy gobernamos, y dentro de ese compromiso estaba tener combustibles competitivos para que nuestras empresas sean competitivas cuando produzcan sus bienes. Estos artículos de la fijación del precio de combustibles que hoy se cuestionan en su momento no se cuestionaron, porque no olvidemos que cuando se votó la LUC, el Frente Amplio votó estos artículos. Parecía que no eran malos cuando se aprobaron, pero cuando se inició la campaña de firmas pasaron a ser malos y el demonio que hay que combatir. Ahí hay un doble discurso. En nuestro caso no, nosotros somos coherentes, estamos defendiendo artículos que son buenos para transparentar la fijación de precios de los combustibles. ¿No los podemos desmonopolizar? Perfecto, respetamos eso, no hay votos, pero nos pusimos de acuerdo en un mecanismo que vamos a defender.

Y vinculado al tema del mantenimiento de las tarifas, en su momento el presidente de Ancap advirtió que podía ser coyunturalmente, pero podía ser después un efecto resorte. Es decir, que pasara determinado tiempo y después el ajuste podía ser mucho mayor.

Eso no va a ocurrir.

¿Y el factor extraordinario de las ventas a UTE sigue estando?

Ese sigue existiendo.

¿Y con eso alcanza para mantener las tarifas?

Alcanza, no hay ninguna duda. Pero lo tenemos que ir viendo a medida que se tengan los números mes a mes del PPI. Tal vez el próximo mes no indique suba, tal vez sí. El precio del petróleo ha comenzado a bajar. Vamos a seguir aplicando el mecanismo. Si la situación fuera a la suba, la decisión de seguir aplicando las ganancias extraordinarias para que el precio no repercuta en el bolsillo de los consumidores es una decisión que la podemos tomar de vuelta; no la descartamos.

¿Y se piensa mantener la revisión de precios cada 30 días o todavía puede haber chance de que se haga cada 60 días?

No está en discusión hoy, pero cabe la posibilidad de que sea cada 60 días porque la ley lo permite.

¿Eso podría ser más razonable con el manejo de los stocks de Ancap?

Puede ser más fácil de manejar. En realidad lo que buscamos con el nuevo mecanismo es que el precio sea transparente lo más rápidamente posible.

¿Y la postergación de los cambios en el esquema de distribución fue básicamente porque la Ursea no estaba en condiciones de hacerlo?

Fue por eso. La Ursea no llegó en tiempo y forma a poder comenzar a regular ellos toda la cadena de distribución. Nos pidió un plazo más que se extiende por seis meses hasta mitad del año próximo. Esperemos lo podamos tener antes, pero ha habido avances en la estructuración de esa nueva regulación.

¿Qué va a pasar con el fideicomiso al boleto que hoy se financia con el gasoil?

Está bajo revisión. Hay un grupo interinstitucional que integramos junto a los ministerios de Transporte, Economía, y la OPP. Estamos buscando la manera más eficiente de que eso que recae sobre el precio de los que consumen gasoil pueda disminuirse o amortiguarse. Hoy el sistema no incentiva a que quien compre un ómnibus compre uno eléctrico, sino que es al revés, por este sistema le sirve más comprar un ómnibus a gasoil. Es lógico pensar que el subsidio no puede seguir operando para compra de ómnibus a gasoil y se debería incentivar más la compra de vehículos eléctricos. Lo que estamos buscando son mecanismos que nos permita recambiar la flota de ómnibus lo más rápidamente posible para terminar con ese subsidio. Va a ser gradual, no estamos visualizando una solución mágica de un día para otro. Aun la tecnología es cara y los precios están lejos de ser competitivos para las empresas, por eso hay que ayudar. El objetivo es sustituir la movilidad urbana y suburbana por vehículos eléctricos lo más rápidamente posible, con lo que el fideicomiso comenzaría a bajar y, en algún momento, tendría que desaparecer. Lo que se está buscando son mecanismos, por ejemplo, el leasing. Tenemos un compromiso país de descarbonizar. El 40% de las emisiones de Uruguay son en transporte y básicamente el transporte público.

¿Qué expectativa tiene con el proceso de asociación en el negocio de pórtland de Ancap?

Soy optimista. Ancap lo está manejando muy bien con su Directorio. Hay interesados en el negocio. Es claro que seguir perdiendo un promedio de US$ 10 millones por año es insostenible para Ancap. Esas pérdidas también terminan repercutiendo en el precio del combustible y el sobrecosto de casi $ 3. Es razonable que el Estado hoy no puede invertir lo que se necesita para generar la eficiencia necesaria para elaborar un producto competitivo. Tampoco entendemos que el Estado deba fabricar pórtland; eso viene de otra época, de otros tiempos. La idea es asociar, que no perdamos ninguna de las plantas, que la marca Ancap siga en el mercado, y que no se pierdan puestos de trabajo. Todo hace pensar que el proceso va a terminar en la asociación de la empresa con algún inversor privado que traiga recursos, tecnología, y mercados de exportación.

¿En ese caso la gestión de la mano de obra va seguir en manos del Estado o va a pasar a la órbita privada?

El privado va a tomar el control de la empresa. Habrá que negociar con los funcionarios. Los que no quieran pasar seguramente podrán pasar a otra unidad de Ancap o se elaborará algún plan de salida.

También se habló de revisar el subsidio general al supergás. Hay alguna señal en el producto a granel que tuvo cierta corrección, pero no con el supergás envasado. ¿Qué va a pasar? ¿Cuándo se va a empezar a sacar ese subsidio?

Es difícil pensar en que se pueda sacar el subsidio al supergás. Yo no soy de los que cree que eso es posible hacerlo, más allá de que es una carga fuerte sobre el precio del combustible, y es parte del factor x que pretendemos que desaparezca en un plazo no muy largo. También es cierto que el supergás es el principal energético con el cual las familias uruguayas cocinan y se calefaccionan. Uno puede pensar que es bastante difícil que ese subsidio pueda ser sacado. No es un tema fácil de resolver. Seguramente tendremos que resolver primero el circuito de la cadena de abastecimiento de gas a las microgarrafas (de 3 kg), porque si en definitiva es allí en donde debería estar centralizado el subsidio, hoy eso es imposible. Aun con subsidio, hoy las microgarrafas tienen un precio de supergás más caro porque hay una cadena de recarga de esas garrafas que es totalmente irregular, si se quiere. Lo que yo no avizoro, sinceramente, es que vaya a haber cambios significativos en el subsidio. No veo la forma. Tal vez haya que pensar que no deba impactar en el precio de los combustibles y que sí pueda ser un subsidio que pueda salir del Estado. Es parte de la discusión que tenemos que dar a la interna del gobierno. No es de fácil solución.

¿Por qué si a UTE también le fue bien por las ventas de energía a Brasil no se optó por reflejar esas ganancias en las tarifas de electricidad igual que pasó con los combustibles?

UTE ya ha fijado tarifas a la baja en 2021 si comparamos con la inflación pasada. Ahora se está analizando entre el Poder Ejecutivo y el Directorio de UTE la situación tarifaria.

Claro, ¿pero se podría optar por congelar los precios, por ejemplo?

Prefiero no adelantar opinión porque estamos muy cerca de la fijación de los precios.

¿Cómo observa la evolución que se viene dando en la producción de la industria manufacturera con una mano de obra que no se recupera en la misma proporción?

Todavía no es un dato que genere preocupación alta. Sí nos gustaría que la recuperación del empleo acompañe también el crecimiento de la industria. Creo que eso se va a comenzar a dar y rápidamente se va a alinear la recuperación de las fuentes laborales. De nada nos sirve crecer si no crecemos también en ocupación y fuentes de trabajo, y no recuperamos los niveles prepandemia que ya de por sí no eran de los mejores. Vemos con optimismo la rápida recuperación que ha tenido la economía y la reinserción laboral en el país a la salida de la pandemia. Uno mira con mucho optimismo la avidez que hay por invertir en Uruguay. Hay muchos interesados en aterrizar proyectos de inversión, algunos se han concretado, hay otros anunciados y otros que vienen trabajando fuertemente, en muchos sectores. Uruguay es una diferencia en la región y eso también incide a la hora de posicionarse hacia el Mercosur y elegir dónde invertir. Tenemos una muy buena base legal de incentivos para que las industrias se puedan instalar, tenemos puerto, zonas francas, la ley de inversiones. Hay una batería de cosas que hacen atractivo a Uruguay, sumado a lo que fue el manejo de la pandemia.

¿Le llamó la atención la decisión de paralizar la refinería de La Teja que tomó Fancap?

Me llamó la atención que se tomara una medida tan extrema. Resulta bastante irracional hacerle un paro a un gobierno democrático que está comenzando un proceso de reformas. Tienen derecho a defender sus fuentes de trabajo, sin dudas, pero tomar medidas que perjudican al país no debería estar en el menú de opciones de nadie. Lo único que se logró fue perjudicar a la empresa que dicen defender, y en el fondo al país y a la gente. La refinería se podía romper o no romper. Sí, pero cualquier parada es ordenada y lleva días. Acá fue en horas porque no había guarda gremial y no se podía dejar que se apagara sola. Esa parada ordenada pero rápida generó roturas. Hace dos semanas que estamos parados poniendo en riesgo el suministro de productos. No es razonable.

¿Cuánto se juega el gobierno con el referéndum de la LUC?

Se juega mucho. El objetivo de quienes juntaron las firmas y propician este referéndum es ir contra el gobierno. Si uno mira que hace 17 meses la ley está vigente y no ha ocurrido nada tan malo como dijeron que podía ocurrir, sino que al contrario lo que han ocurrido son cosas buenas, uno se da cuenta que la ley de por sí se defiende sola. Vamos a defender la gestión del gobierno y creo es lo que la gente también va a terminar votando. La ley es buena, trajo los cambios que la gente quería. ¿Alguien tiene dudas que había que cambiar en seguridad? Cambiamos para bien. Los delitos han bajado todos. ¿La gestión de la policía se ha extralimitado? No. ¿Dónde está el riesgo entonces? En educación, ¿alguien tiene dudas de que estábamos muy mal y que había un gobierno dispuesto a hacer los cambios? No. La LUC tiene los cambios que la gente quería en muchos aspectos y la mayoría de esos cambios eran necesarios y han sido buenos.

¿Fue inconveniente para el funcionamiento de la coalición que se votara el proyecto de regulación del sector forestal que promovió Cabildo Abierto?

Creo que conveniente no fue. Lo que sí tampoco veo es una fractura de la coalición. Sí un perfilismo de un partido que busca su propio lugar en el escenario político y que siguió adelante buscando mayorías en otro partido, y en una forma de ver la forestación diferente a la que tenemos en el gobierno. Somos partidos diferentes. Nos pusimos de acuerdo en el compromiso por el país, en lo demás lo tenemos que discutir. Esto no estaba en el compromiso por el país, por lo tanto los partidos de la coalición nos sentimos en la libertad de cada uno votarlo o no. No lo votó el Partido Colorado, el Partido Nacional y el Partido Independiente, y el presidente lo vetó dentro de sus potestades. No es más que eso, no veo ningún riesgo de fractura. En los grandes temas en los que acordamos vamos a seguir votando juntos hasta el final del mandato.


Nicolás Albertoni: "Uruguay va camino a una mayor apertura y jugará en cancha grande"

En entrevista con El Observador, el internacionalista colorado habló sobre el proceso de apertura que está emprendiendo nuestro país y sobre la posibilidad de concretar una nueva agenda de desarrollo. Compartimos la misma a continuación.

En algunos de sus análisis ha resaltado que vivimos en un mundo complejo, incierto e interconectado. Pero que eso no necesariamente es una amenaza para un país como Uruguay, sino que puede ser una oportunidad. ¿A qué se refiere?

Primero me parece importante resaltar que en el mundo tal cual lo entendemos hoy, es un mundo interconectado en materia de dos factores, los Tratados de Libre Comercio (TLC) y las cadenas globales de valor que han cambiado por completo la forma en que se produce y exporta. De aquí que el mundo es hoy mucho más interdependiente que el de los años 90. Mientras en los 90 había unos escasos 40 acuerdos comerciales en el mundo, hoy hay más de 300. Por otro lado, las cadenas globales de valor hoy hacen que ya no hablemos de Made in China sino que hay Made in the World. Es decir, hoy una simple remera pasa por estudios de más de 10 países desde el origen al fin de su producción.

Por otro lado, el mundo se ha vuelto más complejo porque los centros económicos se han multiplicado. Vivimos en un mundo multipolar que se combina con una alta interdependencia. Esto hace que exista una mayor vulnerabilidad de afectación indirecta cuando existen tensiones comerciales como las que vivimos hace algunos años.

Pero todo este panorama, es un motor para Uruguay a dar pasos importantes. Y es muy bueno ver a un gobierno decidido a dar esos pasos. Porque el contexto internacional actual ofrece -quizá por aquello de a rio revuelto.... - una oportunidad única para que países como el nuestro tomen un mayor protagonismo internacional y es bueno ver que hoy contamos con un gobierno decidido a aprovechar esas oportunidades que se presentan. Uruguay tiene una vocación dialoguista en materia internacional por eso en este mundo complejo no le caben prendas salir a tocar todas las puertas posibles para buscar mejores accesos. Y es una cosa muy buena ver un gobierno decidido a querer hacer en materia de inserción internacional. Y naturalmente siempre puede haber trabas, más aún en política exterior.

Más que un internacionalista, usted ha tomado en los últimos años un perfil más vinculado al promover concesos que contribuyan con el desarrollo del país. ¿Realmente cree que es posible para Uruguay alcanzar el desarrollo en pocos años?

Primero, estoy convencido que Uruguay va camino a una mayor apertura y jugará en cancha grande. Pero lo cierto es que la apertura internacional no es un factor aislado en una gestión. Esta altamente conectado con otros elementos como la competitividad, la solidez institucional y jurídica, ente otras. Pero aquí es donde se abre un debate filosófico en el que entiendo que hay que batallar: están aquellos que dicen "debemos esperar a ser más competitivos para abrirnos al mundo" y quienes decimos que, en realidad, "abrirnos al mundo nos hará más competitivos". Por la simple razón de que la apertura increpa a los países y expone más las debilidades de una economía. La primera alternativa es más pasiva. Se basa en esperar a ser buenos para salir a jugar. Se olvida que solo se es bueno cuando se entrena. De aquí que habla muy bien de un gobierno cuando de forma decidida se plantea dar el paso de la apertura. Por el contrario, cuando desde un gobierno -como pasó en algunos gobiernos anteriores - solo se daban señales de una apertura mesurada y más regionalista, no se dan los incentivos para que los actores económicos se preparen para competir. Y aquí otro dilema, desde hace tiempo cuando se plantea este debate se confunde competir con perder. Cuando se habla de "ganadores y perdedores" de un acuerdo, muchos de los que a veces se ponen en la bolsa de "perdedores" son sectores que en realidad estarán expuestos a la competencia. Pero esto no quiere decir que perderán. Sí es verdad que pueden existir sectores más vulnerables que habrá que ponerles atención al momento de una negociación (y quizá a mucho de ellos se los puede poner como excepciones). Por todo esto a mí no me gusta basar el debate en el binomio "ganadores y perdedores" ya que hay muchos grises en el medio que a veces son los que entorpecen un debate más amplio basado en que, al final del día, las ganancias generales de la apertura son mayores que las del proteccionismo.

El presidente Lacalle Pou avisó a los países del Mercosur sobre la necesidad de abrirse y posteriormente anunció la intención de negociar un TLC con China. ¿Qué puede significar un acuerdo de este tipo para el Uruguay? Usted habla básicamente de apertura vs proteccionismo y de no utilizar el binomio "ganadores y perdedores".

Ante todo, creo que la ganancia directa que hoy podemos ver sobre este tema es haber puesto este debate de la apertura sobre la mesa. Si no generamos estas instancias de debate no pasamos a estar en un estadio de conversación al que nunca se llega cuando nadie se anima a ponerle el cascabel al gato. De aquí que, en estos últimos meses, diferentes actores económicos empezaron a decir que a algunos les sirve y a otros puede que no, lo cual es natural, porque cuando uno basa el debate en casos concretos se crece en argumentación. La verdadera economía política de estos temas sale a la luz cuando se eleva la conversación del nivel "apertura versus proteccionismo" o "Mercosur si versus Mercosur no". Cuando un gobierno se muestra decidido a negociar con un país especifico y nada menos que con China el actor económico tiende a ser más preciso en su argumentación. Y esto ya es una ganancia para nuestro país. Haber elevado un poco la mira del debate.

Entonces, si hay algo inmediato por lo que este paso del gobierno ya le ha dado de ganar al país es en haber movido el avispero a nivel doméstico, pero también regional. Con este paso el gobierno dice a nuestros socios, "miren mis amigos, el que avisa no traicionan, lo avisamos hace seis meses y ahora efectivamente estamos comenzando a dar ese paso de apertura, ojalá sea juntos, pero sino seremos nosotros solos". Y no dice esto a pocos años de la creación del Mercosur, lo dice a 30 años de su creación y a casi 10 años que Uruguay pone el tema de dinamizar la agenda externa sobre la mesa. Nadie podría enojarse con Uruguay por querer dar el paso que hoy comienza a dar. Se lo viene avisando a todos y hace años.

Volviendo a lo de sectores ganadores y sectores más expuestos a la competencia tras la firma de un acuerdo, es interesante ver que hay buena evidencia de países en los que cuando se concretan acuerdos y determinadas empresas saben que en pocos años tendrán que enfrentar una mayor competencia, la inversión interna crece para mejorar y hasta incluso se dan asociaciones con empresas del país contraparte para que, en vez de competir, se potencien ambas empresas en origen y destino. De aquí que la apertura abre oportunidades que solo se dan cuando esa apertura se concreta.

Y claramente, después de la apertura hay que generar colchones de política pública para que esa apertura justamente tenga un nexo en contribuir con el desarrollo, por ejemplo, que los ganadores mañana pueden retroalimentar a los sectores que fueron más vulnerables, que no tuvieron una ganancia directa del acuerdo comercial o que incluso se vieron un poco más expuestos y pueden evidenciar perdidas en un acuerdo comercial. Lo cierto es que, en un país como el nuestro dónde en gran medida, solo sobrevivimos si exportamos lo que producimos, es claro que las ganancias de la apertura compensan las posibles pérdidas que esta puede generar a algunos sectores. Hoy existe buena evidencia de política pública y herramientas de compensación sin infringir las normas internacionales.

El gobierno de Jair Bolsonaro anunció que bajará los aranceles a las importaciones, lo que en los hechos perfora el Arancel Externo Común del Mercosur. La decisión fue adoptada de manera unilateral, sin alcanzar los acuerdos que se necesitan con los otros tres socios: Argentina, Paraguay y Uruguay. ¿Qué impacto puede tener esto para el bloque y particularmente qué significa para Uruguay teniendo en cuenta sus intenciones de negociar un TLC con China? ¿Es como una señal para que Uruguay negocie por su cuenta?

Yo creo que fue un ejemplo interesante para que Uruguay diga "aquí tenemos una evidencia más de que hay países como Brasil que se está dando cuenta que al Mercosur le cuesta tomar decisiones en conjunto y que prefieren hacerlo de forma bilateral o unilateral". Uruguay también puede tener esa libertad entonces. Libertad, a su vez, ante un bloque en el que la excepción ha sido la regla de las últimas décadas. Y Uruguay movió las piezas más diplomáticamente aun. Ha puesto el tema sobre la mesa diciendo que ojalá que lo hagamos juntos, pero si no lo hacemos juntos, naturalmente vamos a querer hacerlo nosotros porque no podemos negarnos a las oportunidades que hoy ofrece el mundo por el simple hecho de que nuestros socios, en un bloque muy débil institucionalmente, no quieren avanzar hacia la apertura.

¿Qué tiempo le puede llevar a Uruguay cerrar un TLC con China? ¿Cómo pueden impactar las elecciones de Brasil y un posible cambio de signo del gobierno brasileño en el posicionamiento de Uruguay? ¿Sería mejorar concretar estos acuerdos antes de las elecciones?

Lo primero es resaltar que hoy vemos un gobierno que está haciendo todo lo que tiene a su alcance para avanzar. Eso no lo veíamos antes. Pero debemos saber que en política internacional no es solo lo que uno quiere, sino lo que el mundo le permita, más en un país como el nuestro. De aquí también que será clave en esto ver los tiempos que China pondrá sobre la mesa. Por eso es muy difícil hablar de fechas. Hay que dejar que quienes el gobierno designó para esta tarea trabajen tranquilos y mientras tanto usar este tiempo para lo que hablábamos antes, evaluar internamente la oportunidad y desafíos que genera todo proceso de apertura. Y sí, naturalmente la elección en Brasil marca un hito importante. Pero tampoco es tajante para el paso que emprende Uruguay.

"Una cosa es pensarse fuera del Mercosur y otra cosa es pensarse fuera del debate del Mercosur". "Existe una agenda extrabienes para la que no hay que pedir permiso". Estas son algunas de las frases que usted escribió en recientes columnas publicadas. ¿A qué hace referencia con estas frases? ¿Qué significa pensarse "fuera del debate Mercosur" y qué es la agenda extrabienes?

Este debate me parece central para estos tiempos porque por muchos años nos pensamos en este debate dentro o fuera del Mercosur. Yo creo que ese debate se ha hasta desgastado y por suerte tenemos un gobierno que está diciendo "señores, hagamos lo posible para, sin dar la espalda y el portazo al Mercosur, mirar más allá" y de plantearlo con un grado hasta de objetividad con los miembros. Pero después en el paralelo el mundo ha avanzado de forma principalmente comercial a debates que nos darían el pie para pensar por fuera del debate Mercosur, que parece ser una diferencia semántica pero el debate por fuera del debate Mercosur es ver cuál es la agenda hoy en el mundo que va por cosas que el Mercosur por su lentitud ni siquiera se ha puesto negociar y conversar seriamente y que generaría una limitante porque si uno negocia genera una reglamentación Mercosur que mañana yo quiero salir de eso y tengo que preguntar. El mundo de los servicios es poco conversado en el Mercosur, el mundo del e-commerce, de la economía digital, entonces ese debate en el que no vamos a tener que pedir permiso creo que es en el que se puede avanzar y por suerte se está avanzando, es una conversación por fuera del debate Mercosur.

Singapur, Nueva Zelanda y Chile negociaron un acuerdo de economía digital, cómo regular y generar cierta reglamentación en base a la economía digital para hacerla más transparente. Hoy de hecho está Acuerdo sobre Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés), que el plenario del Frente Amplio no quiso que Uruguay ni siquiera negociara, ¿sabes lo que pasó con eso? El TISA empezó siendo de alguna forma algo que -como es difícil generar consenso en la Organización Mundial de Comercio (OMC), en la OMC todo se rige por consenso-, una regla que de hecho Uruguay ha defendido porque como país pequeño si no son consensuadas la cosas siempre vamos a estar de costado, entonces, lo que se empezó a generar dado el poco consenso multilateral son consensos reducidos. Dado que esto de servicios no lo podemos resolver multilateralmente armamos un grupo a los que nos interesa. Esto y empecemos a resolver. Fueron 10%, 20% y hoy en día es el 70% del comercio de servicios. ¿Qué va a pasar dentro de algunos años? Esos que son excepción van a volver a la OMC y van a decir "miren mis amigos nosotros cerramos un acuerdo, somos el 70%, si no quieren sumarse ustedes negocien su 30%". Ese mundo está avanzando y no ser parte de esas conversaciones nos está costando muy caro, entonces ya el factor tiempo empezó, estamos migrando de un tema que era importante a un tema que es importante y urgente desde una matriz de Eisenhower.

Antes sin duda era un tema de debate importante del Uruguay pero hoy es urgente. Lo que se negocia en muchos de estos acuerdos ya no es casi aranceles, lo que se está negociando son agendas que van más allá de del comercio puramente, temas de género, temas medioambientales, temas para las pymes, entonces no ser parte de esa conversación es no ser parte de una agenda de desarrollo global. Por eso yo creo que hay que insistir en los debates por fuera del Mercosur porque hay una agenda esperándonos y en la que el gobierno está decidido en poder avanzar. En lo que refiere a medioambiente Uruguay hasta tiene espalda para ser un protagonista con el 95% de la matriz energética sustentable. Con esto estoy reafirmando lo que se está haciendo en ese sentido, pero haciendo una defensa porque muchos lo ven como que es dar la espalda al bloque pero no. Ojalá avancemos como Mercosur, pero lo que de alguna forma hoy es Mercosur está casi solo en la tapa de nuestro pasaporte y en las chapas de los autos ya que se ha dejado mucho que desear como bloque.


Y si... es la democracia...

Por Consuelo Pérez

Si bien toda democracia es perfectible, cotidianamente apreciamos formas de despreciarla: desde protestas con actitudes contra la Ley pergeñadas por pseudo-sindicalistas, hasta la negativa de legisladores de la oposición a fortalecerla, oponiéndose a mecanismos de transparencia gremial, exigidos por la propia Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En efecto, se vivieron momentos de tensión en un desalojo de piquete sindical llevado a cabo en el Puerto de Montevideo, con la LUC como trasfondo político. Ciertamente hubo mediación de sindicalistas del Pit-Cnt, y un impecable accionar de la policía, que cumplió con los cometidos que la Ley impone. Simple. Pero en medio de este episodio de provocadas escaramuzas entre supuestos dirigentes sindicales y efectivos policiales, comenzaron los cruces por redes sociales entre políticos del oficialismo y la oposición, estos últimos permanentemente agazapados en su oportunismo. Porque como metodología siempre la emprenden contra la LUC, que dice en su artículo 468: "Declárense ilegítimos los piquetes que impidan la libre circulación de personas, bienes o servicios, en espacios públicos o privados de uso público".

Ese es uno de los artículos que buscan derogar el Frente Amplio y el Pit-Cnt, y que habilita a la Policía a desactivar los piquetes acudiendo, si es necesario, a la fuerza. Claro, olvidan que, en el gobierno del Frente Amplio, ya estaba vigente esa imposición, generada por el propio Vázquez. Insistiendo en patear el clavo, en el Sindicato Único del Transporte de Carga y Ramas Afines (Sutcra) prevén tomar nuevas medidas que suponen un corte en la salida de camiones de la planta de La Tablada de Ancap. Es fácil discernir que, de efectivizarse, la distancia entre los demócratas y los otros, será aún mayor, como lo será la aprobación a la gestión del gobierno y sus Instituciones. Gracias por ello.

En otro orden de cosas, la Cámara de Diputados aprobó por 53 votos en 96 el proyecto de ley sobre personería jurídica para los sindicatos. El Frente Amplio no acompañó la iniciativa. Es un asunto que estaba en el debe desde muy larga data, y al no haberse hasta la fecha instrumentado legislación al respecto, la falencia siempre ha sido una crítica permanente de la Organización Internacional del Trabajo.

El proyecto aprobado en Comisión de Trabajo de Diputados, fue catalogado por el presidente de ese órgano, el nacionalista Pedro Jisdonian como un texto que "viene a echar luz y transparencia en la negociación colectiva".

Su aprobación permite cumplir con un mandato constitucional que determina que además de promover la libertad sindical y la conformación de sindicatos, el Estado debe promover y facilitar a los trabajadores la confección de la personería jurídica de cada uno de los gremios.

La Personería Jurídica - que se exige a clubes, instituciones sociales y otras organizaciones - no es ni más ni menos que la garantía de que la organización en cuestión se desenvuelve en forma democrática. Además, se evalúa periódicamente su accionar, en custodia de dicho principio. Es un continuo resguardo de esos sagrados principios.

Es por eso que no nos asombra que el Frente Amplio, que cobija en sus filas partidos antidemócratas, donde en sus países de origen no existen los sindicatos, se oponga a la transparencia. No es manipulable una organización demócrata. No se puede utilizar con fines políticos, o con otros fines que no sean los de su propia razón de existir. No nos asombra, entonces, la negativa.

En esa forma de accionar y manipular, mencionaremos que la "mesa representativa del Pit-Cnt" (sic) resolvió fijar un paro general de 24 horas para el próximo 8 de marzo. La convocatoria apunta al Día Internacional de la Mujer como pretexto, pero en un momento en que el otrora ministerio ad hoc del Frente Amplio estará embarcado de lleno en la campaña contra la LUC, es vergonzante su metodología totalitaria.

A los que no interpretan el sentir del pueblo en mayoría, e insisten en la confrontación por sí misma, les recordamos una frase de James Russell Lowell (1819-1891) poeta y escritor estadounidense:

"La democracia otorga a cada uno de los hombres el derecho a ser el opresor de sí mismo".


Tributo a la ganadería uruguaya en los 75 años de la Sociedad de Criadores Hereford

Por Tomás Laguna

Recientemente la Sociedad de Criadores Hereford del Uruguay conmemoró sus 75 años. A través de la misma rendimos tributo a la ganadería uruguaya y a los cabañeros de todas las razas, quienes han logrado posicionar a nuestro país entre los más altos niveles de la genética ganadera del continente.

Originaria del condado de Hereford ubicado en el centro oeste de Inglaterra, esta raza bovina fue de las primeras importadas para los procesos de absorción del ganado criollo mediante la técnica de cruzamientos. Por entonces, últimas décadas del siglo XIX, el ganadero enfrentaba el primer gran cambio tecnológico desde la introducción de los vacunos por Hernandarias. En tanto perdía atractivo tanto el mercado del cuero como del tasajo (rechazado en Europa por su sabor desagradable) se asistía a una creciente demanda por carne de calidad de parte de los mercados europeos. Como en todo proceso de cambio, se discutía entre quienes veían el futuro de la ganadería a partir de las razas europeas y quienes entendían que se debía continuar sobre la base del ganado criollo mejorando la calidad de su res a partir de la mestización.

La nueva orientación exportadora finalmente se logró consolidar a partir del invento del francés Charles Tellier en 1862 logrando generar frío seco a nivel industrial, quién luego fue convencido por Federico Nin Reyes, un uruguayo radicado en París dedicado a distintas industrias, para implementar un sistema de transporte refrigerado desde el Río de la Plata hacia los centros de consumo en Europa. Más aún, Nin Reyes fue el financista de Tellier al punto de que se puede afirmar que el científico francés fue el padre del frío artificial, en tanto que el empresario uruguayo lo fue de la industria frigorífica.

A partir de entonces no solo cambió una forma de hacer las cosas, esto es las técnicas de producción, cambió también el negocio. Surgen así las invernadas, a través de la mejora en la calidad del forraje para terminar los ganados con más kilos previos a su embarque.

La raza Hereford fue uno de los aportes genéticos más importantes a nuestra ganadería de carne. En los inicios compartía protagonismo con la raza Shorthorn (ambas con registros iniciados en 1887, un año después lo hizo Aberdeen Angus). La adaptabilidad de los Hereford por su mansedumbre, rusticidad y excelente condición maternal, sumado a la calidad carnicera llevó a que pronto se expandiera por todo el territorio al punto de asimilarse al paisaje rural uruguayo reconociéndola como "ganado pampa". En 1946, 59 años después de los primeros toros importados inscriptos en los registros genealógicos de ARU, se fundó la sociedad de criadores, gremial que reúne a cabañeros y criadores de la raza en su gran objetivo por lograr la mejora genética y su expresión a través de las características productivas más valiosas.

Dedicarle la última columna semanal del año a este singular aniversario de la Hereford tiene por intención reivindicar toda la ganadería de carne uruguaya como rubro de avanzada tecnológica, dónde el valor agregado de la producción en innovación y desarrollo solo es superado por la informática (Ec. Diego Aboal, CINVE, 2014). La evolución que tuvo este significativo rubro de la economía nacional desde aquellos tiempos pretéritos del ganado criollo hasta el presente marca una distancia tecnológica cuya dimensión excede lo meramente temporal. Veamos algunas referencias objetivas que permiten afirmar lo anterior.

La biotecnología como rama del conocimiento científico surge a partir de la identificación del ADN como sistema de trasmisión de la información genética en los seres vivos, suceso ocurrido en 1953. Con la biotecnología se desarrolla la genómica, método que permite acelerar el progreso genético por una mejor precisión en las estimaciones de los méritos genéticos de los individuos. Tecnologías ya aplicadas hoy por el INIA a partir de la creación de un Banco Nacional de ADN Genómico Animal. La raza Hereford ha sido pionera en un programa de estas características con el objetivo de mejora de la canal y la carne producida, proyecto iniciado en abril del año 2013. Hoy también implementado por Aberdeen Angus en razas carniceras, Holando para la producción de leche y Merino Australiano en ovinos.

Nuestra ganadería fue evolucionando entre el optimismo y las frustraciones. Se sufrieron largos períodos de estancamiento, tiempos de la tecnología del candado (producción extensiva de cero costo a porteras cerradas), luego nuevos impulsos tras la productividad con el surgimiento de las praderas artificiales de la mano del Plan Agropecuario allá por los sesenta, la ocurrencia de los ciclos ganaderos y la discusión de si especular con ellos o ser productivistas, el famoso stock regulador para asegurar el abasto y evitar los sobreprecios de la post zafra invernal. Más tarde tiempos de optimismo por la declaración de país libre de aftosa sin vacunación para terminar en tragedia con el ingreso de esta enfermedad desde el otro lado del río y la consecuente pérdida instantánea de mercados. De inmediato el esfuerzo para recomponer el status sanitario y el reconocimiento internacional posterior. La exportación en pie fue un nuevo hito que ofició como demanda agregada para incentivo de la cría, no menos trascendente fue la cuota 481 y su consecuencia, los corrales de engorde que definitivamente vinieron para quedarse, acelerando la demanda por reposición. Hasta llegar a los tiempos actuales, dónde la reducción en la edad de faena ha sido significativa alcanzando el nivel de las ganaderías más productivas, además de ser constatable en los últimos 20 años y a partir de las Carpetas Verdes del Plan Agropecuario un incremento consolidado en la productividad estimada en kilos/ha de carne equivalente (producción de carne y lana).

Todo se explica porque a las cadenas no se las empuja desde abajo, que ha sido un histórico error de muchos productivistas, empezando por aquel equivocado concepto, incubado en los '60, que suponía que los impuestos finalistas eran una forma de incentivar la inversión productiva. La realidad ha demostrado que las cadenas productivas se dinamizan cuando se las tracciona desde arriba, esto es cuando hay incentivos a partir de la demanda y los precios a partir de los mercados externos. Con los datos aún no cerrados del 2021, el volumen exportado se incrementó en 12% en los últimos 15 años medido en toneladas, debiendo considerarse que en ese período se redujo la superficie de la ganadería a partir de la expansión agrícola y forestal. Pero más significativo resultó el crecimiento en valor de las exportaciones de carne, multiplicándose por 2,4 en el mismo período considerado (datos INAC). No solo obedece a un aumento del valor del producto en los mercados externos (presencia de China mediante), sino que nuestro país mejoró la cartera de precios a los que accedió como reconocimiento a la calidad del producto ofrecido. Cuando se trata de un negocio, la producción de carne lo es, el lucro manda, la inversión responde en consecuencia y luego la mejora de la producción en calidad y productividad son un hecho.

Consolidada su proyección exportadora, la ganadería no está exenta de desafíos: la inocuidad alimentaria de sus sistemas productivos, su sustentabilidad a partir de la preservación de los recursos naturales renovables, responder a los cuestionamientos por la emisión de gases efecto invernadero (programas ya incorporados a nivel del INIA) y finalmente la captación sistemática de nuevos mercados, la permanencia en los mismos y lo más difícil de todo, lograr el reconocimiento del producto "carne uruguaya" en los mercados más exigentes. En todos ellos se trabaja de firme.

Mientras tanto la cabaña uruguaya persiste en su incansable y sostenido esfuerzo por mejorar la calidad genética de nuestro rodeo. Razón que explica y está en la base de los éxitos del agro negocio de exportación de carne bovina.


Cambios en Formación Docente

Por Marcela Pérez Pascual

Esta semana, asumieron nuevas autoridades en el Consejo de Formación en Educación (CFE), en la sala del Instituto de Perfeccionamiento de Estudios Superiores, al finalizar la Junta Nacional de Directores y ante las autoridades del Consejo Directivo Central y los Directores y Subdirectores Generales de los demás subsistemas de la ANEP.

La Dra. Patricia Viera Duarte, hasta la semana pasada la Presidente del CFE, dejó su cargo para asumir como Directora del Centro Universitario Regional Noreste de la UDELAR, donde fue electa por unanimidad por la Asamblea del Claustro.

El lunes, asumió como Presidente del CFE, quien había sido hasta entonces Consejero, el Magister Profesor Víctor Ruben Pizzichillo Hermín. En el mismo acto asumió como Consejera la Profesora Maestra María del Carmen dos Santos Farías.

Víctor Pizzichillo es Profesor de Historia, Formador de Formadores, Secretario Docente y Director del Centro Regional de Profesores del Litoral. Dentro de su formación cuenta con una Especialización en Ciencias de la Educación y un Máster en Formación de Formadores, entre otros.

María del Carmen dos Santos es Maestra de Educación Primaria y Profesora de Matemática. Se desempeñó como Directora de la Escuela Técnica Superior de Rivera e Inspectora Nacional de Matemática, entre otros. Dentro de su formación cuenta con Diploma en Educación del Máster en Educación con énfasis en investigación en enseñanzas y aprendizajes.

Para el nuevo Presidente la formación en educación debe darse en un justo equilibrio entre la tradición y la innovación, entre mantener sus rasgos identitarios y aggiornarse de manera de encontrar consensos para que las transformaciones se tornen en política de Estado.

El plan de desarrollo del Consejo de Formación en Educación, consta de tres partes fundamentales, según expresó Pizzichillo al tomar posesión del cargo de Presidente, descentralización y fortalecimiento de los Centro Educativos para futuros educadores, la transformación curricular y el dotar de carácter universitario de la formación docente, meta planteada para 2022.

Si bien todo cambio de autoridades siempre implica cierto movimiento en toda institución, en este caso el proyecto y las líneas de trabajo trazadas para el CFE quedan aseguradas ya que los nuevos miembros venían trabajando en equipo y alineados.

En un subsistema con un porcentaje elevado de estudiantes y docentes del Interior, es muy bienvenido que dos de sus autoridades provengan del mismo, la nueva Consejera proviene de Artigas y el nuevo Presidente de Paysandú.

Tanto Pizzichillo como dos Santos Farías comparten los mismos valores democráticos y republicanos y tienen como prioridad a los docentes y estudiantes por lo que trabajarán con compromiso y responsabilidad, junto al resto de los miembros del Consejo que integran, por el bien de la Educación Pública.

En su momento las autoridades confiaron el liderazgo de la Formación de los Docentes de nuestro país en la Dra. Viera quien hizo una excelente labor de manera comprometida y responsable. Ahora se la confían al Magister Profesor Pizzichillo quien será acompañado de la Profesora Maestra dos Santos Farías, junto al resto del Consejo.

Auguro el mayor de los éxitos a ambos. ¡Sabrán cumplir!


El BID y la IMM

Por Jorge Ciasullo

La Intendencia Municipal de Montevideo está gestionando un préstamo de 70 millones de dólares ante el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), que se concedería con destino a saneamiento, pero...

Ningún ciudadano estaría en desacuerdo en destinar el monto solicitado a saneamiento, baste señalar que se estima en casi 6 mil familias, dentro del cono urbano, que no cuentan con este servicio, aunque a algunos se les cobra la tasa respectiva.

El problema surge cuando se intenta obtener los votos necesarios para gestionar el préstamo en la Junta Departamental, sin haber informado, previa y pormenorizadamente, el destino real de los fondos.

Desde ya que un "préstamo para saneamiento" debe estar destinado, mayoritariamente a eso, saneamiento o red cloacal.

Pero la intención, de acuerdo a la informado, es que parte de los fondos serían destinados a la compra de camiones y contenedores.

Se trata entonces de compra de "bienes corrientes" o fungibles, es decir, "que se consume con el uso" y no de" inversión", como lo es infraestructura, es decir bienes duraderos, para los cuales se debe tener recursos (dinero).

En todo caso, lo más importante, la tarea de limpieza (contenedores y camiones) debe estar incluida en el presupuesto municipal en el rubro gastos corrientes y no de inversiones, que no lo son, basada además en un préstamo que deberán pagar por lo menos las próximas 5 administraciones.

Pero nada puede llamar la atención de la Intendente Carolina Cosse, que, con cruda sinceridad, justificó ciertos contratos, no en la especialidad de los favorecidos, no en la necesidad en algún sector, sino en la "obligación de cumplirle a Tabaré".

Tampoco puede llamar la atención el aumento exponencial del rubro Márquetin y Publicidad de la IMM, si uno se pregunta y ¿contra quién compite? Sí, hay una explicación, compite para la candidatura presidencial del FA de 2024, en la cual se quiera o no, todos los montevideanos contribuimos.

La IMM destina a gastos de funcionamiento 80% de su recaudación, más de 2 millones de dólares diarios por todo concepto. A fines de 2020 la Oficina Nacional del Servicio Civil informó que la IMM tenía 7.104 funcionarios presupuestados, 1.167 contratados permanente, 95 zafrales o eventuales, 853 pasantes. Total 9.219.

No hemos obtenido datos de la situación actual, no dudamos que debe haber aumentado el número de funcionarios, contratados, pasantes, ONG, etc.

Lo que no se tiene en cuenta, aparentemente, es que la ciudadanía, oportunamente, juzgará, los impuestos, tasas, patente, contribución inmobiliaria, etc. que debe pagar, contra los servicios que percibe. El resultado sólo puede ser uno, deficiencia total.


Por un mejor y esperado 2022

Por Ruth Furtenbach

Nos es grato finalizar un año, más que particular para todos y muy difícil para muchos, sabiendo que el gobierno ha llevado a cabo un manejo ejemplar de la pandemia, hecho que es reconocido tanto en nuestro país como en el resto del mundo.

Aunque algunas iniciativas que fueron recibidas con mucha satisfacción y expectativa por parte de la población, se volvieron muy difíciles de efectivizar por la falta de armonía entre los distintos sectores u organismos del Estado destinados a su implementación.

El término "armonía" deriva del griego ?ρμον?α (la diosa Harmonía), que significa 'acuerdo, concordancia'? y este del verbo ?ρμ?ζω: 'ajustarse, conectarse'.

Cuando observamos la aparente ineficacia que están teniendo algunas políticas, como ser, a vía de ejemplo, las políticas de empleo que anunció el Ministro Pablo Mieres a principios de agosto de este año, las cuales pretenden promover el empleo para personas vulnerables, jóvenes, mujeres, mayores de 45 años y personas con discapacidad, vemos que se está generando un resultado indeseado por la falta de armonización entre quienes, como dijimos, son llamados a implementarlas.

Según se dijo, con estas políticas se pretende beneficiar a 8500 personas, pero cierta falta de "acuerdo", "concordancia", "conexión", entre los distintos organizamos destinados a efectivizarlas, en el caso que mencionamos, entre el MTSS y el BPS, determinaron que hasta el momento los afortunados sean muy pocos, y en algunos casos, contados con los dedos de la mano- según nos informamos en el MTSS-

En este caso que comentamos, el problema comienza por la exigencia de la presentación de un formulario con la solicitud correspondiente en el MTSS, cuya Resolución que aprueba la posibilidad de ampararse en el beneficio, en el mejor de los casos demora 20 días aproximadamente.

En el mundo empresarial, esperar 20 días para contratar a una persona es mucho tiempo, sobre todo cuando se trata de cubrir vacantes que se generan de manera repentina. Lo cual opera como un elemento desalentador para cualquier empleador que requiera la contratación de personal en forma inmediata, realidad muy frecuente en las empresas de pequeño y mediano porte donde la fuerza de trabajo no la conforman personas que ocupan altos puestos gerenciales, los cuales exigen un pormenorizado proceso de selección que justifica la duración, eventualmente, de muchos días.

Pero los obstáculos no terminan ahí, luego de la aprobación por parte del MTSS, el asunto pasa al BPS. Recién en ese momento, el empleador podrá inscribir al trabajador en las nuevas categorías generadas por el BPS para quienes se amparen en ese beneficio.

Si un empleador, una vez hecha la solicitud que mencionamos, contrata a prueba antes de tener la Resolución del MTSS a una persona que califica de acuerdo a los términos de la norma, porque necesita cubrir ese puesto y no puede esperar a que el proceso mencionado haya terminado, pierde la chance de ampararse en el beneficio luego de aprobada su solicitud por parte del MTSS, debido a que el BPS exige como siempre su previa inscripción, colocándolo en otra categoría diferente - de empleado común, digamos- que luego no se puede cambiar.

Este es uno de los tantos ejemplos de la rigidez burocrática y de la falta de coordinación que debería revisarse, ya que es penoso que las buenas intenciones fracasen por motivos que podrían ser fácilmente solucionados con tal solo lograr la tan deseada armonización de la que venimos hablando. En este caso en particular, tal vez, estableciendo categorías transitorias o provisorias, sujetas a cambio o ratificación.

Otro de los grandes temas, es el que tiene que ver con la marginalidad instalada en las calles, la cual afecta notoriamente la vida en sociedad. Y ni que hablar al sector turístico en particular, el cual se vio tremendamente golpeado por la pandemia. No obstante, ante cualquier reclamo ciudadano, la falta de armonía entre todos los distintos sectores involucrados es evidente: el Ministerio de Turismo propiamente dicho, con el Ministerio del Interior, con el Ministerio de Desarrollo Social, con la actuación de la justicia penal y hasta con el Ministerio de Salud Pública, el que suele llamarse a silencio cuando de estos problemas de trata, aunque no le son ajenos, por la amenaza que este fenómeno implica también para la salud pública. Pero basta llamar a alguno de los organismos involucrados en la resolución del problema, para que inmediatamente alguien, del otro lado del teléfono responda que el asunto es del resorte de otro organismo. Y así suelen "pasarse la pelota" entre unos y otros, mientras el problema crece sin una posible solución.

Nota aparte merece la aparente falta de acuerdo o armonía entre la ANEP y el MSP ante la interpretación de qué significa un "contacto directo" con caso positivo de Covid-19, la cual padecimos quienes somos padres de escolares, habiendo existido en esta etapa final del año sugerencias y/u órdenes contradictorias de cuarentenarse, según su procedencia.

Cerrando el año entonces, nos resta decir que esperamos el 2022 con gran entusiasmo y la esperanza de que tiempos mejores vendrán, donde la tan deseada armonía no debería faltar en la lista de deseos de todos los uruguayos y en particular, en la de quienes son responsables de articular y llevar a cabo las mejores acciones para el bienestar de todos.


"Dime de dónde vienes..."

Por Francisco Berchesi

La semana pasada una delegación del PIT-CNT viajó a Buenos Aires en busca de fondos para la campaña por el Sí al referéndum de los 135 artículos de la LUC.

"Sorpresivamente", uno de los dos representantes fue el Presidente de la FENAPES, Federación que está en el foco hace semanas por irregularidades en el pedido de licencias.

Pero lo que más me llama la atención no son sus representantes sino el motivo, el verdadero motivo. Sindicatos de la vecina orilla aportando su estructura para el traslado de personas y fondos para la campaña.

Aquellos que hace unos meses dijeron en nuestras propias tierras que iban a "organizar a los miles y miles de compañeros, de hermanos, multiplicados por 20 para que vengan a votar el día que se realice el referéndum, y echar a Lacalle Pou". Convocados por ciudadanos y representantes uruguayos.

Central Sindical cuyo último Presidente es el recién electo de la coalición opositora, ambos organizadores de este referéndum, por no decir "el organizador".

Quienes dividen nuestra sociedad desde fines de los 50', trabajan codo a codo con extranjeros que pretenden echar a nuestro propio Presidente.

Realmente me gustaría que todo el Uruguay esté al tanto de esto. Porque a quienes apoyan, determina el desastre que intentan hacer.

Aún más, me gustaría que esta postura la tenga la prensa. Es su responsabilidad informar.

"Dime de dónde vienes y te diré a dónde vas".


"Yo soy libre"

Por Matías Duque

Un fin de 2021 cargado de anhelos liberales.

El lunes pasado el Partido Colorado firmó un convenio con la Fundación alemana "Friedrich Naumann para la Libertad" (FNF), Oficina La Plata, Buenos Aires, Argentina, representada por el Dr. Lars-André Richter. Dado que, como lo establece el convenio, "ambas instituciones tienen como objetivo común fortalecer, dentro de sus posibilidades, el orden institucional y social de la democracia liberal y republicana en la región", el mismo, establece, la cooperación en el desarrollo de cuatro actividades de carácter regional para el año 2022.

Esto significa un avance sustancial en el desarrollo de los vínculos internacionales de nuestro Partido, promovido por el Prosecretario de Relaciones y Vínculos Partidarios Internacionales Nicolás Albertoni. Fundamentalmente por tratarse de fortalecer la raíz liberal del Partido.

Previo a la firma del convenio se desarrolló, en el patio de la casa del Partido Colorado, una charla sobre los "desafíos de la democracia liberal en América Latina", teniendo como expositores a ambas partes firmantes del convenio.

Allí el Presidente Sanguinetti reivindicó el rol del Partido Colorado: "este es un partido filosóficamente liberal, que en el siglo XIX se enfrentó al pensamiento conservador, y luego, en el siglo XX, pasó a ser una democracia liberal progresista, que es lo que se pudo llamar social democracia moderna en Europa, pero sin perder nunca la columna filosóficamente liberal que es la esencia". No es casualidad que, al inicio de la pandemia, el Presidente Lacalle Pou apostara por la libertad responsable, mientras que en otros países decretaban cuarentenas, y aquí se escuchaban cacerolazos reclamando las mismas medidas draconianas. La libertad responsable fue la que permitió mantener el motor de la economía encendido y no padecer las complicaciones que del otro lado del charco hoy están sufriendo. Todo gracias a esa frase taquillera "mi libertad termina cuando comienza la de los demás", y es la herramienta que nos permite convivir en una sociedad organizada, y libre. La esencia liberal está impregnada en la génesis de nuestra República.

Más adelante, el Dr. Sanguinetti siguió: "tenemos con el Partido Liberal alemán viejas raíces e historias. Sobre todo, en el proceso de reconstrucción democrática en el continente. Ustedes recordarán que aquí hubo una gran oleada de golpes de Estado en el contiene, que fue una etapa histórica aún no bien estudiada. La revolución cubana nace en el ‘59, el gran golpe de estado ocurre en el ‘64 en Brasil. Se estaba instalando la dialéctica de la Guerra Fría aquí. Ustedes la padecieron, incluso nada menos que con la división de su país. Nosotros acá la padecimos con una dialéctica infernal, de guerrillas detrás del sueño revolucionario y golpes de Estado para enfrentar esas mismas guerrillas en nombre de la democracia, cuando en realidad ninguno de los dos estaba en la democracia. Pero eso fue un juego del dialéctico que le costó mucha sangre al continente. La Guerra fue Fría en otro lado, entre Rusia y EEUU fue fría. Acá no fue fría".

Es imposible no recordar, en este contexto, la historia del muro de Berlín. En la medida que se desarrollaba la actividad, resonaba en mi cabeza aquella canción de Nino Bravo, "Libre", en la que reivindica la historia de Peter Flechter, un joven de dieciocho años que estaba en el lado oriental del muro e intentó cruzarlo para estar con su familia. Cuando un grupo de guardias le dieron la voz de alto, y al no obedecer, éstos lanzaron una ráfaga de disparos y murió tras quedar en el tirado en el suelo, desangrándose, durante cincuenta minutos.

Tiene casi veinte años y ya está

Cansado de soñar

Pero tras la frontera está su hogar

Su mundo, su ciudad

Piensa que la alambrada solo es

Un trozo de metal

Algo que nunca puede detener

Sus ansias de volar

 

Libre

Como el Sol cuando amanece

Yo soy libre como el mar

Libre

Como el ave que escapó de su prisión

Y puede, al fin, volar

Libre

Como el viento que recoge mi lamento

Y mi pesar

Camino sin cesar

Detrás de la verdad

Y sabré lo que es al fin, la libertad

 

Con su amor por banderas se marchó

Cantando una canción

Marchaba tan feliz que no escuchó

La voz que le llamó

Y tendido en el suelo se quedó

Sonriendo y sin hablar

Sobre su pecho flores carmesí

Brotaban sin cesar

 

Como dice Miguel de Cervantes en su magnífica obra "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha": "La libertad, Sancho, es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos; con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra ni el mar encubre; por la libertad, así como por la honra, se puede y debe aventurar la vida, y, por el contrario, el cautiverio es el mayor mal que puede venir a los hombres".


Arremetida nazi

Por Leonardo Vinci

En Esparta, con el objeto de asegurar la continuidad estatal de un pueblo guerrero, las personas enfermizas y los niños nacidos con algún defecto, eran asesinados. Esparta era una ciudad donde la debilidad física no era tolerada, por lo que desde el Taigeto, en un valle conocido como Cerdas arrojaban a los "no aptos" (niños débiles, enfermos, deformados o con retraso mental).

Esta horrible práctica no fue la única en la historia de la humanidad. Con sus delirantes sueños de formar cuerpos hermosos, Adolf Hitler creyó que para el mejoramiento de su raza, había que suprimir los lisiados, los débiles mentales y los incurables.

Lamentablemente, hemos comprobado recientemente, que aún existen comportamientos propios de verdaderos neo-nazis, auténticos enemigos de la sociedad y la civilización.

Hace cinco años, la "Aldea de la Bondad" sufrió las terribles consecuencias de una arremetida nazi.

Era tan válido lo que sostuvimos entonces, que podríamos repetirlo hoy sin quitar ni un punto ni una coma.

En aquellos días, con verdadero estupor, escuchamos a la ex Ministra de Desarrollo Social Marina Arismendi decir lo más campante que había seres humanos (en la Aldea de la Bondad) que fueron "tirados allí..." y que habían sido "tremendamente maltratados..." Como si los ancianos comidos por los perros en los hospicios montevideanos no fueran en parte su responsabilidad y como si los fantasmas vivos que pululaban desnudos en la Colonia Enchapare le fuesen ajenos...

Los "tremendamente mal tratados" vivieron en la Aldea más de treinta años... pero en cinco días murieron en Montevideo.

El colmo del desparpajo llegó a su punto culminante al decir que había un brote infeccioso y epidemiológico en la Aldea de la Bondad para justificar las muertes. ¿Por qué no se activó el protocolo nacional entonces?

El desaparecido médico de los internos de Aldeas de la Bondad, Ricardo Scaparoni, manifestó en aquellas horas de incertidumbre y angustia que era "una locura lo que se estaba diciendo, que los internos estén con síntomas virales; ¡Es mentira! -afirmó- y más aún que fueran maltratados".

Agregó "¿Cómo iban a autorizar el traslado si hay un foco epidémico?"

El Dr. Scaparoni también declaró en ese entonces: "Me duelen sus palabras. No puede decir eso una persona que no es médica... (la ex Ministra Arismendi) se va a tener que retractar".

La actual Senadora Gloria Rodríguez escribió: "Nos invade una enorme impotencia con esa triste sensación de que cuando luchamos para que no se realizaran los traslados, ante las consecuencias que creíamos podían suceder, lamentablemente no nos equivocamos y la decisión obstinada y prepotente de las autoridades de INAU y MIDES condujeron al lamentable desenlace que conocemos".

Bajo el título "Stalin visita Salto", el Dr. Diez de Medina se refirió a estos cuatro "... seres humanos desesperadamente dependientes de otros, abandonados a la mera misericordia de los demás, arramblados a su vaticinada muerte por la ciega e inflexible decisión de una burocracia emperrada y sin alma".

Dijimos entonces -y no nos equivocamos- Sra. Marina Arismendi: le aseguramos que le queda poco en su cargo. Pronto, otra persona con sensibilidad, amor por sus semejantes y respeto por la vida ocupará su lugar. Téngalo por seguro.

Nuestras palabras resultaron proféticas.


Peronismo republicano, una contradicción en los términos

Debemos leer adecuadamente nuestra propia historia para no repetir los tumbos que hasta ahora han sido causados por el Justicialismo y sus imitadores, asegura el académico argentino Alberto Benegas Lynch (h) en una columna para Infobae que compartimos a continuación.

En nuestro país por momentos parece que estamos jugando a las escondidas y que unos intentan venderle un buzón a otros. No se entiende como a esta altura del partido, después de todo el zafarrancho que ha venido ocurriendo desde el fatídico golpe militar del 43 todavía miremos para otro lado y no se atribuya la suficiente responsabilidad en la debacle al peronismo.

Por supuesto que esto no es nunca responsabilidad de un solo hombre, como bien ha apuntado Alexis de Tocqueville cuando se cuenta con una inmenso progreso moral y material es frecuente que la gente de eso por sentado y ese es el momento fatal pues en nuestro caso ocuparon espacios los nacionalismos, los socialismos, los cepalinos, los keynesianos y los marxistas y cuando comenzó el debate resulta que los supuestos defensores de la libertad no tenían argumentos para refutar y el estatismo hizo estragos.

Antes que Perón asumiera el poder y desde la Constitución liberal de 1853 y hasta la revolución fascista del 30 (en la que participó activamente Perón) los salarios e ingresos del peón rural y los del obrero de la incipiente industria eran superiores a los de Suiza, Alemania, Francia, Italia y España. La población se duplicaba cada diez años, teníamos exportaciones a la altura de las canadienses e indicadores culturales y económicos como en Estados Unidos.

Antes he escrito sobre el significado del advenimiento del peronismo pero ahora debido a que se vuelve a la carga se hace necesario reiterar algunos conceptos.

Resulta sumamente curioso pero a esta altura del siglo XXI cuesta creer que existan aun personas que con un mínimo de conocimiento se autotitulen peronistas. Se ha probado una y mil veces la corrupción astronómica del régimen (Américo Ghioldi, Ezequiel Martínez Estrada), su fascismo (Joseph Page, Eduardo Augusto García), su apoyo a los nazis (Uki Goñi, Silvano Santander), su censura a la prensa (Robert Potash, Silvia Mercado), sus mentiras y adoctrinamiento sistemático en los colegios (Juan José Sebreli, Fernando Iglesias), la cooptación de la Justicia y la reforma inconstitucional de la Constitución (Juan A. González Calderón, Nicolás Márquez), su destrucción de la economía (Carlos García Martínez, Roberto Aizcorbe), sus ataques a los estudiantes (Rómulo Zemborain, Roberto Almaraz), las torturas y muertes (Hugo Gambini, Gerardo Ancarola), la imposición del unicato sindical y adicto (Félix Luna, Damonte Taborda) y la destrucción moral y material en gran escala (Ignacio Montes de Oca, María Zaldivar) ¿Qué más puede pedirse para descalificar a un régimen?

A este prontuario tremebundo cabe agregar apenas como muestra cuatro de los pensamientos de Perón, suficientes como para ilustrar su catadura moral. En correspondencia con su lugarteniente John William Cooke: "Los que tomen una casa de oligarcas y detengan o ejecuten a los dueños se quedarán con ella. Los que tomen una estancia en las mismas condiciones se quedarán con todo, lo mismo que los que ocupen establecimientos de los gorilas y enemigos del Pueblo. Los Suboficiales que maten a sus jefes y oficiales y se hagan cargo de las unidades tomarán el mando de ellas y serán los jefes del futuro. Esto mismo regirá para los simples soldados que realicen una acción militar" (Correspondencia Perón-Cooke, Buenos Aires, Editorial Cultural Argentina, 1956/1972, Vol. I, p. 190). A lo que cabe agregar la vergonzosamente laudatoria carta de Perón a Mao el 15 de julio de 1965 en medio de las horrendas y repetidas masacres de ese nefasto régimen, misiva que transcribió en su momento Claudia Peiró en este mismo medio la cual comienza con "Mi querido Presidente y amigo".

También proclamó "Al enemigo, ni justicia" (carta de Perón de su puño y letra dirigida al Secretario de Asuntos Políticos Román Alfredo Subiza). En otra ocasión anunció que "Levantaremos horcas en todo el país para colgar a los opositores" (discurso de Perón por cadena oficial de radiodifusión el 18 de septiembre de 1947). Por último, para ilustrar las características del peronismo, Perón consignó que "Si la Unión Soviética hubiera estado en condiciones de apoyarnos en 1955, podía haberme convertido en el primer Fidel Castro del continente" (Marcha, Montevideo, febrero 27 de 1970).

Algunos aplaudidores y distraídos han afirmado que "el tercer Perón" era distinto sin considerar la alarmante corrupción de su gobierno realizada principalmente a través de su ministro de economía José Ber Gelbard quien además provocó un grave proceso inflacionario (que denominaba "la inflación cero") y volvió a los precios máximos de los primeros dos gobiernos peronistas (donde al final no había ni pan blanco en el mercado), el ascenso de cabo a comisario general a su otro ministro (cartera curiosamente denominada de "bienestar social") para, desde allí, establecer la organización criminal de la Triple A. En ese contexto, Perón después de alentar a los terroristas en sus matanzas y felicitarlos por sus asesinatos, se percató que esos movimientos apuntaban a copar su espacio de poder debido a lo cual optó por combatirlos.

A nuestro juicio la razón por la que se prolonga el mito peronista se basa en la intentona de tapar lo anterior con una interpretación falaz de lo que ha dado en llamarse "la cuestión social" en el contexto de la imposición de un sistema sindical copiado de Mussolini, leyes de alquileres y desalojos que arruinaron los patrimonios de tantas familias de inmigrantes, una inflación galopante que se pretendió disimular con controles de precios para "atacar el agio y la especulación", con una colosal cerrazón del comercio exterior administrado por el corrupto IAPI, el abrupto aumento de la pobreza y una degradación en todos los niveles gubernamentales.

En este sentido de "lo social", transcribo una carta del Ministro Consejero de la Embajada de Alemania en Buenos Aires Otto Meynen a su "compañero de partido" en Berlín, Capitán de Navío Dietrich Niebuhr O.K.M, fechada en Buenos Aires, 12 de junio de 1943, en la que se lee que "La señorita Duarte me mostró una carta de su amante en la que se fijan los siguientes lineamientos generales para la obra futura del gobierno revolucionario: ´Los trabajadores argentinos nacieron animales de rebaño y como tales morirán. Para gobernarlos basta darles comida, trabajo y leyes para rebaño que los mantengan en brete´" (copia de la correspondencia mecanografiada la reproduce Silvano Santander en Técnica de una traición. Juan D. Perón y Eva Duarte, agentes del nazismo en la Argentina, Buenos Aires, Edición Argentina, 1955, p.56). La cita de Perón es usada también por Santander como epígrafe de su libro.

Sin embargo, en nuestro medio se recurre a la tragicómica expresión "peronismo republicano" una flagrante contradicción en los términos que sería equivalente al desatino que un ladrón serial diga que es respetuoso de la propiedad. En realidad una chanza tragicómica. Desde luego que lo dicho no se circunscribe al peronismo, hay sobradas muestras en el mundo de autoritarismos semejantes que operan bajo el rótulo de populismo para significar su concordancia con "los deseos del pueblo", cuando en todos los casos naturalmente han destruido las posibilidades de progreso moral y material de los gobernados, muy especialmente de los más necesitados, generalmente apoyados, como queda dicho, por estructuras sindicales basadas en figuras fascistas como la personería gremial y "los agentes de retención" que obligatoriamente echan mano al fruto del trabajo ajeno para que los titulares no dispongan de lo suyo en pos de engrosados bolsillos de matones que la juegan de "protectores de los pobres".

Economías alambradas, inflaciones galopantes, regulaciones asfixiantes, endeudamientos públicos colosales, gastos astronómicos de los aparatos estatales, impuestos insoportables y demás parafernalia son las indefectibles recetas de los populismos siempre estatistas y corruptos.

Como también hemos señalado en otras oportunidades, el nivel de vida no se mejora con voluntarismos enfundados en decretos sino en incrementos en las tasas de captitalización (a contracorriente de aquello de "combatiendo al capital"), lo cual, a su vez, sólo puede lograrse en el contexto de marcos institucionales civilizados donde se respete el derecho de todos. Tortuosos intervencionismos estatales provocan desempleo, especialmente de la gente que más necesita trabajar, al imponer salarios nominales y equivalentes que no se condicen con el nivel de ahorro interno y externo captados en inversiones productivas. Por eso es que en todos los populismos el nivel de vida se contrae lo cual se agrava con el establecimiento de sistemas de pensiones compulsivas y quebradas por un nefasto procedimiento que cualquier análisis actuarial denuncia.

Las redistribuciones de ingresos operadas desde los aparatos estatales necesariamente van a contramano de las asignaciones realizadas por los consumidores según sean sus prioridades y requerimientos. El machacar con el igualitarismo de resultados siempre conspira contra mejores ingresos para la población puesto que arrancan el fruto del trabajo de los más eficientes que son precisamente los que permiten el ascenso en la pirámide patrimonial a los que vienen desde la base, situación que es bloqueada y saboteada por impuestos que no permiten la movilidad social según la capacidad de cada cual de servir a sus semejantes.

En este cuadro de situación se termina por favorecer a pseudoempresarios que se alían con el poder político para usufructuar de privilegios que permiten explotar miserablemente a sus semejantes. No es necesario mostrar que peronismo deriva de Perón por lo que ese estigma está presente en todos sus partidarios de cualquier vertiente lo cual no permite alegar ignorancia del significado de esperpentos ocurridos en nuestra historia. No resulta posible a esta altura desconocer políticas que se han aplicado y se siguen suscribiendo. No podemos jugar a los distraídos pues aquello resulta en un entretenimiento macabro.

En el caso que nos ocupa principalmente en esta nota, sería bueno para los argentinos que, como primer paso, nos diéramos cuenta de la importancia de respetar principios republicanos elementales y en esa línea argumental que supiéramos leer adecuadamente nuestra propia historia para no repetir los tumbos que hasta ahora han sido causados por peronismos e imitadores de peronismos.

Es de interés señalar que el balance neto del caso del menemato en el contexto de reiteradas apologías a la tiranía rosista resultó en incrementos del gasto público, el déficit y la deuda en medio de gran corrupción desde los guardapolvos hasta el contrabando de armas y la explosión de Río Tercero recurriendo a los fueros para evitar la cárcel. El modelo de tipo de cambio fijo y política monetaria pasiva propuesto por el entonces ministro de economía junto con otras medidas con intención meritoria finalmente explotó por los aires junto con las deficiencias de traspasos de monopolios estatales a manos de monopolios privados en cuya situación naturalmente los incentivos operan en una dirección más fuerte para expoliar a los congéneres.

Por su parte, Winston Churchill el jueves 6 de octubre de 1955 -cinco meses después de haber dejado su cargo como Primer Ministro- condensó ante la prensa internacional la política que comentamos en esta nota periodística de la siguiente manera: "Perón es el único soldado que ha quemado su bandera y el único católico que ha quemado sus iglesias." Ya somos grandes para que algunos pretendan tomarnos el pelo con aquello del "peronismo republicano" que equivale al círculo cuadrado. Si hay peronistas que se han percatado de su error bienvenidos pero que lo digan abiertamente sin recurrir a subterfugios.

Para cerrar esta nota consigno que de flancos peronistas -como están flojos de papeles- solo se les ocurre contestar con absurdas calificaciones como la de "gorila" a quienes se oponen al autoritarismo, pero ni siquiera son originales en esto. Fue Aldo Cammarota quien en plena efervescencia conspirativa, en marzo de 1955, parodió en su programa radial "La revista dislocada" la producción cinematográfica Mogambo filmada en África con Clark Gable y Eva Gardner en la que un fulano asustado frente a cada ruido en la selva exclamaba "deben ser los gorilas, deben ser". En nuestro caso una flagrante tontera para ocultar la falta de argumentos.


Amado Líder: cómo atrapar a una anguila

Comprender al populismo se ha convertido en una misión tan fascinante como hallar vida en Marte: parece estar en todos lados y cada vez es más difícil definirlo. En su libro más reciente, Diego Fonseca afronta el reto de explicar por qué el mundo parece haber sucumbido a los líderes carismáticos. Compartimos un extracto del mismo, publicado en la revista Letras Libres.

En los últimos treinta años el populismo regresó a América Latina, a la vuelta del siglo comenzó a cosechar adeptos en Europa, y -cuando las almas blandas nos regocijábamos por una presidencia novedosa como la de Barack Obama- apareció Donald Trump en Estados Unidos. Taquicardia global.

Como si se hubieran cansado de todo, millones de personas han (re)descubierto -la Historia se repite, todos saben eso- que son capaces de herir al establishment votando a personajes impensados. Outsiders en algunos casos, viejos hombres de partido o miembros de las élites. Todos hermanados por una conexión íntima y fervorosa con los deseos de votantes airados, dispuestos a aceptar una retórica unívoca, de izquierda o de derecha, que apela a El Pueblo.

Los consensos para conformar a millones de individuos son trabajosos y nunca dejan conformes a todos. La idea de que algo falla puede calar pronto en sociedades en crisis que han intentado creer una y otra vez a sus dirigentes solo para encontrarse con que, a menudo, las respuestas son insatisfactorias. En esas instancias -en todas las instancias- el trabajo es arduo: le cabe a la democracia, siempre, hacer el esfuerzo de justificarse. El atractivo del autoritarismo es eterno. La fuerza, parece, es intuitiva.

El populismo no es un fenómeno reciente en las democracias representativas. Desde fines del siglo XIX, líderes populistas han conseguido sintonizar con el descontento popular hablándole a la frustración, el deseo insatisfecho, la ansiedad y la expectativa generalizada de revancha contra la clase política por la cual votaron en el pasado. Atraídos por el discurso populista, millones de ciudadanos se han vuelto en contra de los partidos que dijeron defender sus ideales, de los funcionarios responsables de darles respuestas y de los presidentes que olvidaron sus promesas o fueron incapaces de asegurarlas.

El siglo XXI ha abierto sus puertas y brazos a Amado Líder. Un estudio de The Guardian y Team Populism -un grupo que realiza análisis del lenguaje- mostró que el número de líderes populistas se duplicó en cuarenta países desde el año 2000. Las marcas y rasgos del discurso populista han sido adoptados gradualmente por un número significativo de los ciento cuarenta presidentes y primeros ministros incluidos en la muestra. A la cabeza de la lista hay tres latinoamericanos: los venezolanos Hugo Chávez y Nicolás Maduro y el boliviano Evo Morales. El turco Recep Tayyip Erdo?an es el primer europeo.

Comprender el populismo se ha convertido en una misión tan fascinante como hallar vida en Marte. No solo por su recurrencia, parecida a la de nuestros tropiezos amorosos -sabemos que no debemos ir ahí, porque hemos estado ya y salimos escaldados, pero vamos igual-, sino por la laxitud de su frontera semántica y la porosidad de la superficie política que abarca.

Conceptualmente, el populismo es una anguila escurridiza. Un chicle, masa fresca. El filósofo político holandés Cas Mudde define al movimiento populista como "una respuesta democrática antiliberal al liberalismo antidemocrático", así como las dictaduras y golpes militares serían las reacciones antidemocráticas y antiliberales. Es un rechazo del pluralismo, dice Jan-Werner Müller en ¿Qué es el populismo?; "una palabra de goma", escribe Pierre Rosanvallon en El siglo del populismo:

Término paradójico, también, pues tiene casi siempre una connotación peyorativa y negativa pese a derivar de aquello que funda positivamente la vida democrática. Es, a la vez, una palabra encubridora, pues adosa una etiqueta única a todo un conjunto de mutaciones políticas contemporáneas cuya complejidad y resortes profundos deberíamos poder distinguir. ¿Es correcto, por ejemplo, usar una misma expresión para calificar la Venezuela de [Hugo] Chávez, la Hungría de [Viktor] Orbán y las Filipinas de [Rodrigo] Duterte, para no mencionar la figura de Trump? ¿Tiene sentido colocar en una misma cesta a los españoles de [Unidas] Podemos, la Francia Insumisa de Jean-Luc Mélenchon y los partidarios de Marine Le Pen, Matteo Salvini o Nigel Farage?

Las dudas de Rosanvallon revelan que el populismo ni siquiera se expresa siempre del mismo modo. Diferentes contextos producen diferentes populismos. Los hay duros o polarizados, así como ligeros. Factores políticos, sociales, económicos y culturales afectan su emergencia y tipología. Quizá ni debiéramos llamarlo así, pero ¿entonces, qué? ¿Demagogia? ¿Y luego distinguimos distintas formas de demagogia: autoritaria, soft, de derecha, neoliberal, de izquierda, tecnócrata, socialdemócrata, nacionalista...? Es un término complicado, claro. Varias de las personas con las que hablé durante estos años tenían resistencias a emplearlo, y muchas correctamente diferenciaban entre "actos" populistas y comportamientos más integrales. Pero está claro que no es lo mismo Lula que Trump o Boris Johnson que Cristina Fernández de Kirchner o Chávez y Bukele o amlo y Trump -no, wait... "A mí me da un poco de no sé qué cuando dicen ‘populismo', me incomoda", me dice desde Madrid por WhatsApp el escritor Martín Caparrós, y sigue:

Es como una palabra fácil que se usa como arma arrojadiza para descalificar a cualquiera que no nos parezca bien. Y me incomoda más cuando la denominación puede incluir tanto a Trump como a Evo y Bolsonaro y Chávez: no es operativa. No termina de designar nada en la medida en que designa demasiadas cosas y no similares entre sí. El que dice "tal es populista" se para en un banquito, extiende la mano y descalifica. Y cuando veo esa descalificación, me dan ganas de ser populista, pero luego se me pasa.

La teórica política inglesa Margaret Canovan asumió la complejidad de la definición, rindiéndose llanamente a la dimensión del problema: no se pueden reducir todos los casos de populismo, decía, a una definición sola o a una sola esencia, común a todos los usos del término. "Si uno debe creer a los zoólogos, este mundo aparece muy distinto para los miembros de las diferentes especies animales", escribe en "‘People', politicians and populism". "Las flores ocultan patrones y marcadores que solo son visibles para los insectos; los perros habitan un mundo que apesta con aromas seductores [...] Algo bastante similar también ocurre con los animales políticos."

Todo movimiento populista presenta, en mayor o menor grado, un conjunto de condiciones. Es indispensable poseer un caudillo carismático -Amado Líder- que, más allá de pertenecer a un partido tradicional o provenir de la periferia política, construya su feligresía como un movimiento, dando así suficiente margen para que coexistan activistas con agendas específicas y hasta competitivas, y asimismo para elegir qué ideas privilegiar y cuáles subalternizar. Il condottiero reestructura la relación de las personas con los representantes desvalijando el aparato político, pues Amado Líder ordena la vida pública alrededor de su voluntad, demandando atención permanente con tanta frecuencia y fruición que termina concentrando toda la energía sobre sí mismo para luego proyectarla a la sociedad como un vergel milagrero.

El populismo surge en tiempos de crisis representativa de parlamentos y gobiernos, con las referencias políticas tradicionales agotadas o bajo un descrédito superlativo. Los partidos son incapaces de contener el disgusto social. La sociedad es proclive a fracturarse alrededor de asuntos que -en otras circunstancias- habrían sido resueltos a través de compromisos y consensos. Amado Líder medra en esas brechas con un discurso beligerante que atribuye los grandes problemas nacionales a la acción de las élites políticas y económicas, a la globalización y a los extranjeros, en muchas ocasiones con razón. Para Amado Líder, todos ellos se han enriquecido o acumularon poder aprovechándose de la decente clase trabajadora que él defiende.

Atención: ricos y pobres importan, y mucho. Las sociedades con enormes brechas de desigualdad son proclives a encontrar soluciones populistas: si esas brechas existen es porque nadie ha sido capaz de reducirlas a niveles tolerables para el conjunto de los ciudadanos. La acumulación de fracasos de la oferta política tradicional es una invitación al hartazgo. No toma tiempo para que una sociedad fastidiada decida patear el tablero y erigir a Amado Líder como el factótum de su revancha. Cuanto más musculosas las clases medias, menores los riesgos de exaltación del caudillo extemporáneo. Las clases medias son humedales que regulan la temperatura política y evitan la inundación de la furia. Pero no es una verdad grabada en piedra: si los clasemedieros observan que los ricos viven en otro universo y encuentran obsceno o delirante ese estado de cosas, también pueden sumarse a la revuelta. No hay vacuna que erradique; solo tratamiento.

El caudillo no busca acuerdos, sino la exacerbación de los ánimos para presentar los problemas en términos apocalípticos, y ofrecerse como su único salvador. Lo hará, por supuesto, con vehemencia, incendiando la llanura. El lenguaje es crucial para el populismo, pues además de constituir una forma de gobernar y de hacer política, es un aparato retórico vivo. Amado Líder debe crear una realidad paralela a aquella que se percibe naturalmente, seleccionando con pinzas de relojero hechos e ideas de la vida cotidiana que descontextualiza y organiza en un nuevo marco conceptual donde él mismo define los términos en que esa realidad debe ser diagnosticada y abordada.

El populismo niega la evidencia empírica, por lo que rechaza el discurso experto, la legitimidad del periodismo y el método científico. Todo puede ser puesto en duda porque la realidad es asunto de opinión, de relatos en competencia y nunca de hechos. Amado Líder crea un mundo a su medida e inyecta verdades alternativas apoyadas presuntamente en el sentido común y la experiencia ordinaria de las personas, editando así elementos de la real realidad e introduciéndolos en relatos no necesariamente verdaderos pero sí verosímiles. Todo es objeto de fabricación, manipulación e invención y lo que no coincida con la visión de Amado Líder será señalado con el dedo: fake news. La única verdad es la realidad, decía Juan Domingo Perón: la que él dictaba.

Amparado por su condición de creador de ese mundo alternativo, nuestro caudillo ejecutará como dios y señor. El mandamás populista demandará tomar decisiones privilegiando su relación directa -apostólica- con El Pueblo, copando o minando los sistemas de representación. La morosidad, muchas veces la estulticia y en ocasiones su inoperatividad le servirán de excusa para evitar a las legislaturas y gobernar a golpe de decretos y órdenes ejecutivas. Las presidencias que perseguían acuerdos de gobernabilidad serán acusadas de ineficientes, reemplazadas ahora por un poder ejecutivo que se presentará como pragmático y transformador.

El régimen exigirá la lealtad incondicional de todos los funcionarios, incluidos jueces, militares, legisladores y burócratas del Estado. El discurso independiente de los medios será censurado o perseguido, se atribuirá a la intelectualidad un valor negativo, y la ciencia acabará controlada y reemplazada por el conocimiento mundano -y soberano- del hombre común. La oposición que no se ajuste a los nuevos designios perderá su condición de adversario para verse convertida en enemigo. Un fiero nacionalismo, verticalista, quizás étnico y muy probablemente nativista, colocará en el casillero de los traidores a la patria, bastardos ilegítimos, a quienes duden.

Amado Líder defenderá el regreso a un mundo ideal donde la nación refulgía: la mitificación del pasado será el nuevo futuro; el presente, un éxodo duro pero iluminador hacia el destino manifiesto. La nación perdida o discapacitada por la acción de las élites y de sus cómplices deberá actualizarse. El caudillo moldea su armadura sobre el yunque de valores tradicionales, que entran en inmediato proceso de recuperación, una fantasía axiológica que define qué fue y qué debe volver a ser la patria. Los procesos de construcción de la nación -incluidos los de los nacionalismos ultras, como el fascismo- emplean el sistema educativo para glorificar un pasado mítico, elevando los logros de sus héroes y oscureciendo cualquier perspectiva histórica que contradiga esos méritos.

El populismo es una forma de gobernar y organizar la representatividad política y la sociedad, no un sistema de creencias. En la práctica, busca reemplazar los sistemas de balances de la democracia con mecanismos en apariencia más directos de gestión gubernamental. Esos mecanismos pueden incluir referendos masivos y otras formas de democracia participativa, pero sobre todo descansan en la relación directa con Amado Líder, quien descarta o burla la acción de organismos de representación y control. En los regímenes populistas hay una ampliación del presidencialismo a través de la democracia plebiscitaria, que debilita y somete a los demás poderes del Estado. La experiencia muestra que, en efecto, puede haber mecanismos más directos de representación, pero no con el propósito que expresan nominalmente; su objetivo inconfeso es la transferencia de poder hacia líderes personalistas más o menos autoritarios.

Así sea un mecanismo de gestión, el populismo no carece de ideología, pues toda acción política es un esfuerzo concertado para organizar acciones alrededor de un conjunto de ideas, jamás un constructo natural o mágico. John B. Judis, en The populist explosion, distingue dos grandes vertientes. El populismo de izquierda, que expresa un antagonismo vertical, con las clases medias y los más pobres procurando desplazar a élites que concentran una buena porción de la riqueza. Su plan es reemplazar el sistema político por hegemonías controladas por Amado Líder y su movimiento y transformar el sistema económico en alguna tropicalización bizarra de estatismo rentista escasamente competitivo y malamente redistributivo.

El populismo de derecha, en tanto, se monta en nombre de la ciudadanía contra el establishment, al que acusan de hacer mimos a alguna minoría ajena al estilo de vida de la mayor parte de los habitantes de la nación. En las últimas décadas, esas minorías han incluido en distintas regiones del mundo a los inmigrantes latinos y subsaharianos, al movimiento Black Lives Matter, a los refugiados sirios y afganos, a los musulmanes e incluso al feminismo. Victimizados, los populistas de derecha sostienen que esos grupos buscan subvertir un orden que consideran dado y estable y reemplazarlo con un plan disruptivo de la identidad nacional, concebida como una herencia inmutable transmitida desde la fundación de la patria.

Y un detalle adicional, igualmente importante: no hay sociedad inmune a la demagogia, al veneno autoritario y a la contaminación perversa de los autócratas populistas. Escribía en 2018 Matthew Goodwin, coautor de National populism. The revolt against liberal democracy:

Cuando comencé a trabajar en el [nacionalismo populista] a fines de la década de 1990, una especie de ley no escrita decía que había cuatro democracias que nunca sucumbirían. Eran Suecia y los Países Bajos, porque eran históricamente liberales, el Reino Unido por sus sólidas instituciones políticas y su cultura cívica, y Alemania, por el estigma dejado por los acontecimientos de la Segunda Guerra Mundial.

Pero avance rápido solo veinte años, y cada uno de esos países ha experimentado una gran rebelión populista. Pim Fortuyn y luego Geert Wilders en los Países Bajos. Los demócratas de Suecia, que recientemente alcanzaron una nueva cuota récord de votos. Alternativa para Alemania, AFD, que tiene más de noventa escaños en el Bundestag y en quince de los dieciséis parlamentos estatales. Y en el Reino Unido, Nigel Farage y el UKIP forzaron un referéndum sobre la membresía británica en la UE que votó a favor del Brexit. A veces olvidamos lo rápido que pueden ocurrir cambios radicales en la política.

El relativo amorfismo del sentir populista permite que casi cualquier generalización sobre el movimiento pueda ser derrotada con un contraejemplo. Esa laxitud -junto a su existencia real, política- demanda lidiar con el término provistos de la actitud de un entomólogo curioso. Es difícil colocarle fronteras, incluso un centro. Es un animal vivo, una quimera de colores variados en cada país. Una especie diversa. "No podemos deshacernos de él", dice Canovan en Populism, y aunque habla de la maleabilidad del concepto parece que hablase de su vivencia. El sentido común de la idea de Canovan es ineludible: el término es tan difícil de manejar como difícil encontrarle una solución política.

Tres grandes campos ideológicos, recuerda Canovan, componen la tradición política de Occidente -conservadores, socialistas y liberales-, pero debe reconocerse hoy un cuarto término, que no alude a un sistema coherente de ideas como en las otras vertientes del espectro, y cuyo concepto clave no convive fácilmente con los de "nación", "clase" e "individuo" que constituyen el ethos de ese trío histórico. Ese concepto clave es el de "pueblo", una idea cuya realidad es siempre abstracta, y sus límites, difusos. Un segmento mítico de la población general, diría Mudde, una "comunidad imaginaria".

‘El Pueblo' es empleado para designar un abanico de agentes. Los clásicos griegos y romanos concebían un triple uso para la figura: ‘pueblo' designaba a los miembros del polity aristotélico; a la gente común; y a la nación en términos culturales. Hoy, El Pueblo es una entidad tan políticamente inasible que puede ser materia política -y sobre todo, una comunidad moral- aun en estado gaseoso.

Hay un punto central en el valor de El Pueblo como actor político o simple actor de reparto: su incidencia, real o presunta. En la concepción de participación popular acuñada por Jean-Jacques Rousseau en El contrato social, la participación activa del pueblo constituye a El Pueblo como tal. Es real, su participación en el diseño del poder es efectiva, no testimonial. En el populismo esa acción es secundaria: el pueblo es un actor político reconocible solo si milita por y para el caudillo. En el primer caso, las personas deben actuar para hacer oír su voz, mientras que en el segundo Amado Líder interpreta una "sustancia simbólica" de lo que es el pueblo y moviliza a las masas, pero con la salvedad de que no las quiere activamente movilizadas ni siempre.

"Hay una interesante contradicción ahí", me dijo Martín Caparrós un martes de agosto de 2021. "En nombre del gobierno de El Pueblo, lo que se les ocurre es el gobierno de sí mismos." Amplía en Ñamérica, su recorrido por el continente americano:

[...] curiosamente, aquellos movimientos se basaron -se basan- en una desconanza extrema por el pueblo. Sus jefes creen que sus pueblos no pueden gobernarse y que debe haber un líder que los guíe, que los lleve. Y que ese hombre fuerte -muy pocas veces una mujer fuerte- es alguien excepcional que debe mantenerse al frente; no un representante sino un conductor, un redentor, una figura más o menos sobrehumana. Alguien que no está ahí porque es como todos los demás sino porque es distinto de todos los demás, un elegido, un carismático. Alguien que, por su existencia, sirve para consolidar el principio de autoridad, de diferencia. Por eso sus líderes, tan decisivos, terminan por caer en la tentación de sí mismos: "Es ese momento en que miran alrededor, miles de cabecitas allá abajo, y piensan pobres, qué sería de todos ellos si no estuviera yo. O, incluso: qué habría sido de todos ellos si yo no hubiese estado. O, si acaso: qué será de todos ellos cuando yo ya no esté. O quizá piensen ay, qué duro ser el único que. O tal vez, quién sabe: ¿por qué será que solo yo lo puedo? Lo cierto es que, piensen lo que piensen, creen que el estado -de las cosas, de los cambios, de su ¿revolución?- es ellos y que sin ellos nada. Entonces, se contradicen en lo más hondo y ceden -gozosamente ceden- a la tentación de sí mismos", escribí hace unos años por puro ignorante: porque no había leído a una de sus teóricas de base, la peronista belga Chantal Mouffe, que lo recomendaba: "Para crear una voluntad colectiva a partir de demandas heterogéneas se necesita un personaje que pueda representar la unidad. Así, es evidente que no puede haber movimiento populista sin líder." La idea de que las personas comparten un movimiento porque quieren lo mismo debe ser anticuada; lo importante es compartir un jefe o una jefa que puedan darte esa impresión -y creen esa unidad que nada más justifica.

La dependencia de la voz del caudillo es y debe ser absoluta. No funcionaría de otro modo: Amado Líder decide qué significa ser El Pueblo, quiénes lo componen y, sobre todo, quiénes quedan fuera, ya que el populismo es un ejercicio jerárquico de exclusión, no una construcción horizontal e incluyente. El Pueblo es una figura totémica, un dios luminoso que flota siempre en el discurso del poder populista. En El Pueblo -en dios- radica la verdad, reserva de bondad y sabiduría. La extraordinaria gnosis telúrica. El absoluto.

Pero El Pueblo es una entidad política abstracta, sólo seres concretos pue- den darle forma. Solo existe en tanto que es hijo de la imaginación humana. Dado que Amado Líder posee la potestad de definir su sentido y sus límites -de hacerlo existir- es él, en definitiva, quien asume todas las funciones posibles para dar vida a la masa organizada; es el apóstol que construyó el credo, el sumo sacerdote que lo institucionaliza y el mesías que debe realizar la salvación. Si solo Amado Líder entiende a El Pueblo, entonces solo Amado Líder es capaz de hablar con dios. Todavía más: si solo él puede definir a El Pueblo -es decir, a ese ente divino fuente de toda verdad y amor- no puede ser otro que Amado Líder el verdadero dios. No hay religión sin dios, ni dios sin hombres que lo creen. No hay populismo sin Amado Líder. Robespierre tenía claro el fin del razonamiento: El Pueblo era él.

Amado Líder refiere a esa vaga figura de El Pueblo al que dice representar, en su lucha contra el mal: contra las élites y sus normas e instituciones; contra la organización económica y la distribución y ejercicio del poder que han impuesto injustamente. Pero como El Pueblo no existe, como no es un actor político real sino una abstracción -como la sociedad civil, la patria o la nación, pues no hay sujeto colectivo concreto-, cualquiera puede apropiarse del término y definirlo. Por eso al imaginario voluble de lo que constituye a El Pueblo pueden reclamarlo, en sentido laxo, Adolf Hitler, Andrés Manuel López Obrador, Marine Le Pen y Joe Biden, Neymar o una actriz de telenovelas. "No existe un pueblo que habla sino alguien -algunos, muchos, una minoría o una mayoría- que utiliza el nombre del pueblo para bien o para mal, o lo emplea ‘en vano' o lo banaliza", escribe José María Perceval en El populismo: cómo las multitudes han sido temidas, manipuladas y seducidas.

Y este personaje o grupo que habla en nombre del pueblo tiene intereses como tal colectivo, no como pueblo evidentemente, a menos que creamos en el dios bíblico y su pueblo elegido, base de todos los fundamentalismos y nacionalismos radicales. La débil línea invisible que separa la necesaria agrupación de los humanos y su utilización por gestores concretos de esa misma agrupación es la base del populismo.


Gabriel Boric, Presidente electo de Chile

El domingo pasado, el diputado de 35 años se transformó en el mandatario más joven en la historia de Chile. A continuación, compartimos una reseña del nuevo Presidente elaborada por la agencia de noticias AFP.

El diputado izquierdista chileno Gabriel Boric descartaba de plano hace un poco más de un año una candidatura presidencial. Reconocía carecer de "la experiencia necesaria". Pero este domingo ganó el ballotage presidencial respaldado por toda la izquierda chilena.

"Queremos avanzar hacia un Estado de bienestar. El título que le pongan no me preocupa. Si es socialdemócrata, en buena hora", afirmó Boric el martes en su último debate frente a su rival derechista, José Antonio Kast, al final de una campaña centrada en polémicas y acusaciones más que en los programas de los candidatos.

Con 35 años, la edad mínima para postular a la presidencia de Chile, Boric dejó atrás los temores expresados en septiembre de 2020 y en mayo pasado se lanzó a recoger firmas para inscribir su candidatura presidencial y competir en las primarias de la coalición "Apruebo dignidad", que reúne al Frente Amplio y al Partido Comunista.

Sorpresivamente, se impuso al candidato comunista Daniel Jadue, favorito en las encuestas, y en la primera vuelta del pasado 21 de noviembre consiguió el segundo lugar con el 25,8% de los votos.

Sin embargo, su rival Kast, así como la militancia de derecha y parte de los democristianos, ha expresado sin cesar su temor a que Boric imponga la visión del Partido Comunista, uno de los partidos que conforman la coalición de izquierda que respalda a Boric. "No queremos que sea como Cuba o Venezuela", ha repetido Kast.

Partir desde atrás

Aunque dice que le "queda mucho por aprender", asegura que quiere nutrirse de la "experiencia" de antiguos mandatarios a los que tanto criticó cuando era dirigente estudiantil y diputado, entre ellos los socialistas Ricardo Lagos (2000-2006) y Michelle Bachelet (2006-2010; 2014-2018). Ambos le dieron un espaldarazo sin fisuras en las últimas semanas.

Boric no teme cambiar de rumbo. En estos casi siete meses de campaña ha modificado su discurso de chico rebelde que lideró las protestas estudiantiles de 2011 exigiendo "educación pública, gratuita y de calidad", al de un socialdemócrata.

"Yo diría que su honestidad y transparencia, su apertura al diálogo, son dos de las mayores virtudes de Gabriel, y eso en un próximo presidente para Chile es crucial", resaltó su hermano Simón Boric, periodista de 33 años en declaraciones a la AFP.

Su transformación política va de la mano de un cambio de apariencia.

Queda poco del joven barbudo y despeinado que lideró la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile (FECH) y que en 2014, cuando tenía 27 años, asumió un primer mandato de diputado. Hoy viste de chaqueta y camisa, con el pelo más corto, la barba ordenada y lentes.

"Lo hicimos cuando luchamos por la educación, y no nos creían. Lo hicimos cuando rompimos el (antiguo sistema electoral) binominal, con la junta de firmas (para presentar su candidatura), con las primarias y no me cabe ninguna duda de que lo vamos a hacer para la segunda vuelta con unidad", dijo en su discurso tras conocerse los resultados de la primera vuelta.

Garantizar derechos

Boric nació en la austral ciudad de Punta Arenas, 3.000 km al sur de Santiago, en el seno de una familia de clase media de bisabuelos croatas y catalanes. Es el mayor de tres hermanos y emigró a Santiago para estudiar derecho en la Universidad de Chile, pero aún no se ha titulado.

En la campaña del ballotage pidió que "la esperanza le gane al miedo" frente a las críticas recibidas que lo tildan de "extremo" por su alianza con los comunistas.

Lector ávido, dice que le relaja la poesía y la historia.

Soltero y sin hijos, está en pareja hace casi tres años con la politóloga Irina Karamanos.

Sus detractores le reprochan su falta de experiencia para liderar un gobierno y sus posturas más extremas del pasado, por las cuales ha pedido perdón o ha declarado que fueron un error.

"Nuestra generación irrumpe en política el 2011 despercudiéndose un poco de los miedos que había generado la dictadura y los pactos de la transición", dijo en una entrevista con AFP antes de la primera vuelta.

Aludió así a la Concertación, coalición de centro-izquierda que desde 1990 gobernó buena parte de los 31 años de democracia, y que hoy yace desintegrada y desprestigiada como reflejo de la gran crisis de confianza institucional, pero que en segunda vuelta se cuadró detrás de su figura.

Quiere "asegurar un estado de bienestar para que todos tengan los mismos derechos, sin importar cuánta plata tienen en la billetera".

"Si Chile fue la cuna del neoliberalismo en Latinoamérica, también será su tumba", expresó en su proclamación como candidato.


Los populistas del mundo y su estrategia de comunicación

En una breve, pero interesante columna para la revista Nexos el sociólogo mexicano Rubén Aguilar Valenzuela analiza las claves de la estrategia de comunicación de los populistas.

Se contemplan 23 mandatarios populistas: nueve en América, cuatro en Europa, cuatro en Asia y seis en África. En el caso de nuestro continente, la lista incluye a Andrés Manuel López Obrador (68 años), presidente de México; Daniel Ortega (76) y Rosario Murillo (70), presidente y vicepresidenta de Nicaragua; Nayib Bukele (40), presidente de El Salvador; Nicolás Maduro (58), presidente de Venezuela; Jair Bolsonaro (65), presidente de Brasil; Alberto Fernández (62) y Cristina Kirchner (68), presidente y vicepresidenta de Argentina; y a José Pedro Castillo (52), presidente de Perú.

En Europa, los líderes a considerar incluyen a Viktor Orbán (1963), primer ministro de Hungría; Boris Johnson (1964), primer ministro de la Gran Bretaña; Janez Janša (1958), primer ministro de Eslovenia; y Miloš Zeman (1945), presidente de la República Checa.

En Asia, por otro lado, la lista incluye a Recep Tayyip Erdo?an (1954), presidente de Turquía; Narendra Damodardas Modi (1950), primer ministro de la India; Rodrigo Duterte (1945), presidente de Filipinas; y Prayuth Chan-o-cha (1954), primer ministro del Reino de Tailandia.

Finalmente, en África los líderes a considerar son John Pombe Joseph Magufuli (1959-2021), presidente de Tanzania (murió en marzo de covid); Andry Nirina Rajoelina (1974), presidente de la República de Madagascar; Paul Barthélemy Biya'a bi Mvondo (1933), presidente de la República Federal de Camerún; Évariste Ndayishimiye (1968), presidente de la República de Burundi; Issayas Afewerki (1946), presidente de la República de Eritrea y Salva Kiir (1951), presidente del Sudán del Sur, el país más jóven del mundo.

Lo común en el marco de la gran estrategia

A pesar de las grandes diferencias en la historia, la geografía y la cultura de la que provienen estos mandatarios, todos comparten claramente ciertos elementos. Quiero subrayar que no sólo son semejantes sino iguales, y que no importa si se dicen de izquierda o de derecha. En los populistas de América, Europa, Asia y África distingo en el campo de las estrategias operativas entre coincidencias totales y parciales. Las primeras las comparten todos y las segundas sólo algunos. Estas son:

Coincidencias totales

  • Capitalizar a su favor el malestar y la indignación ciudadana frente a la corrupción de los gobiernos anteriores y los altos niveles de inseguridad en sus países.
  • Explotar un nacionalismo primitivo y emocional. Para eso utilizan la historia patria, la aprendida en la escuela, y recurren a los héroes oficiales. Celebrar el pasado mítico de sus países.
  • Presentarse como los "salvadores" de sus países, como líderes de una "revolución" que va a transformar las estructuras. Nadie más puede realizar esa tarea. Han sido designados por fuerzas superiores para cumplir esta tarea histórica.
  • Anunciar el "glorioso" futuro que espera a sus países bajo su gobierno. Presentarse como los únicos garantes de llevar a su país a la grandeza que merecen.
  • Hacerse pasar como hombres del pueblo. Vienen de él y a él se deben. Son sus únicos y verdaderos representantes. Son su encarnación. Nadie más que ellos pueden gozar de ese privilegio.
  • Hablar de que la nación y su proyecto de gobierno están amenazados y que es necesario defenderlos. Insistir en que está en juego la identidad nacional.
  • Culpar al pasado de todos los males. No asumir las consecuencias de sus actos. El pasado siempre es el responsable de cualquier mal.
  • Polarizar a la sociedad con un discurso maniqueo de buenos y malos. Se promueve la confrontación entre los de "arriba" y los de "abajo".
  • Crear enemigos imaginarios, que supuestamente atentan contra su persona y proyecto. Los acusan de golpistas y atentar contra la patria.
  • Acusar a la oposición de "traidora" y de servir "a oscuros intereses extranjeros". Ellos no son verdaderos patriotas.
  • Violentar sistemáticamente la libertad de expresión. Agreden y descalifican a los medios y periodistas que no piensan como ellos y que no apoyan su proyecto. Plantear el falso dilema de si no estás conmigo, estás contra mí.
  • Rechazar de manera sistemática la más mínima crítica de cualquier actor social. Son intolerantes. Presionar e incluso perseguir a periodistas, intelectuales, científicos, artistas, líderes de la sociedad civil e integrantes de la oposición.
  • Relativizar la ley y ponerse por encima de la Constitución. Descalifican y minimizan a los otros poderes del Estado y a los órganos autónomos. Concentran el poder en su persona.
  • Utilizar sistemáticamente la mentira o las verdades a medias. Tiene otros datos. Construyen una realidad alterna o paralela a la que realmente es.
  • Ejercer un intenso "activismo mediático" para siempre estar presente en los medios. Utilizar diversos mecanismos para tener una comunicación directa con sus bases sociales y simpatizantes. Uso intensivo de las redes sociales.
  • Plantear que luchan contra la corrupción cuando algunos de esos países y gobiernos están calificados como los más corruptos del mundo. Hablan del éxito en esa lucha cuando es evidente su fracaso.
  • Asegurar que luchan contra la inseguridad cuando la evidencia indica lo contrario. Algunos de estos países son reconocidos por sus altos niveles de violencia y crímenes dolosos. De una u otra forma está presente la violencia política.

Coincidencias parciales

  • Presentarse como antisistema pese a que todos han sido siempre parte del sistema político de sus países.
  • Reelegirse de manera permanente. Han cambiado las constituciones para que sea legal. Recurren al fraude electoral.
  • Utilizar la religión en razón de sus intereses políticos. Acercarse a los sectores conservadores de las expresiones religiosas de las que ellos forman parte.
  • Despertar simpatía y adhesión de sus seguidores a través de mecanismos que los hacen populares y empáticos.
  • Promover a "intelectuales orgánicos" que construyen y difunden una ideología hegemónica.
  • Actuar siempre de manera pragmática y cambiar su ideología y principios en razón de sus intereses y su proyecto.
  • Plantearse como dueños de una supuesta superioridad moral. Sus bases doctrinales y principios propios son superiores a las de sus "enemigos".
  • Establecer una relación clientelar con los sectores populares a través de la entrega directa de dádivas sociales a nombre del líder.
  • Dirigirse solo a sus bases y simpatizantes. Los demás no existen. Le dicen siempre lo que quieren oír. No importa que lo dicho no sea cierto.
  • Promover el culto a su personalidad a través de múltiples mecanismos.
  • Actuar de manera antidemocrática y represiva. Arrestar y juzgar a dirigentes políticos opositores a quienes se les acusa de diversos delitos en contra de la nación y la paz, o por incitar al odio.
  • Utilizar las instituciones del Estado para investigar y golear a sus adversarios a los que califican de enemigos.
  • Rechazar la migración porque los migrantes son potenciales delincuentes y también porque atentan contra la identidad nacional.
  • Minimizar la gravedad y los efectos de la pandemia bajo argumentos de tipo religioso o conspirativo.

El origen de las semejanzas

Ya se dijo que existen grandes diferencias en la geografía, la historia y la cultura de los países de origen de los mandatarios que se han analizado y, en razón de lo mismo, entre cada uno de ellos. A pesar de esta evidente realidad, se encuentran muchas semejanzas en las estrategias operativas de comunicación, en la manera de comunicarse y de entender y ejercer la política.

El sistema político que impera en los países que gobiernan los populistas, sean de derecha o izquierda, establece la más importante de las diferencias. No es lo mismo un sistema democrático que uno autoritario o dictatorial. Hay gobernantes populistas en esos sistemas. Los que viven en un país democrático tendrán al término de su mandato dejar su cargo, pero los dictadores seguirán en el poder.

Hay diversos análisis que señalan que los gobernantes populistas, sean de izquierda o derecha, comparten ciertas características de personalidad, como ser narcisistas y egocéntricos. En razón de eso se asumen como únicos y especiales, se ven como superiores a los demás y son incapaces de aceptar la crítica. El que no se les reconozca los frustra y molesta.

Más allá de estas características de la personalidad está que el populismo, como la democracia o las dictaduras donde quiera que se practiquen, tiende a ser semejante a los otros que existen. Hay una lógica interna al modelo que, una vez que se adopta, funciona bajo sus propias reglas. En independencia de esta consideración de carácter general quedan muchas preguntas por responder para explicar las semejanzas en realidades tan distintas.


Frases Célebres 885

"Quizá el país terminará con un crecimiento económico de más de 3,5% (...) Las proyecciones que se hicieron desde la Torre Ejecutiva coinciden con lo que se ve hasta ahora. Recuerdo que a la ministra de Economía, Azucena Arbeleche, le dieron más palo que en las Llamadas cuando pronosticó en febrero de 2021 que Uruguay crecería 3,5%. Vamos a terminar el año, como dijo Azucena y el equipo económico, quizá, creciendo más que 3,5". Luis Lacalle Pou, presidente de la República. Telenoche, canal 4 (22/12/21).

"La ley de urgente consideración asegura la libre circulación, el derecho a la huelga, a ingresar a lugares de trabajo y el de cualquier persona a circular. Lo que estaba pasando era el impedimento del acceso al puerto, la libre circulación. Todo el que quiera manifestarse se puede manifestar. Estamos en un país democrático, lo asegura la Constitución, lo que no podemos es impedir la libre circulación. Manifestación, críticas, carteles, todo lo que se quiera, pero el límite es la libre circulación". Álvaro Delgado, secretario de la Presidencia, sobre la intervención de efectivos policiales en el puerto de Montevideo para desalojar a sindicalistas que se manifestaban e impedían el acceso al mismo. Telemundo, canal 12 (22/12/21).

"El Ministerio del Interior tiene contabilizado la cantidad de presos que puede recurrir a la libertad anticipada en caso de caer el artículo 35 de la ley. Serán 500 los privados de libertad que tendrían posibilidad de salir después del 27 de marzo. La libertad anticipada para ciertos delitos no puede ser un instrumento que utilice el abogado para dejar en libertad a los reclusos que deben cumplir una pena determinada, porque hay que ponerse del lado de la víctima también, del que vivió una rapiña, un secuestro o un homicidio". Luis Heber, ministro del Interior. Primera mañana, radio El Espectador (22/12/21).

"Hay un muy mal relacionamiento entre las directoras, hay marchas y contra marchas que hacen que estas situaciones se agraven. En las últimas semanas 17 compañeros tuvieron que acudir al banco de seguros por lesiones (...) Yo no creo que siempre haya sido un problema en Inisa. Se han generado problemas puntuales, pero no siempre ha sido una constante. Hoy no hay un proyecto, ni un norte hacia dónde ir. Ni siquiera un lineamiento". Joselo López, dirigente sindical, acerca del conflicto en el Inisa. Informativo Sarandí, radio Sarandí (21/12/21).

"Fue una invitación de ellos y todo el costo que generó fue pagado por ellos (...) así se quedan tranquilos todos los que están pidiendo una investigación para ver de dónde salieron estos costos. Torre Ejecutiva ya va a publicar esto que le estoy diciendo así todos pueden dormir tranquilos los que tengan dudas". Lorena Ponce De León, explicando su reciente viaje a emiratos Árabes a la feria mundial de emprendedurismo a efectos de presentar el programa de la ONG Emiratos Árabes. Las cosas en su sitio, radio Sarandí (22/12/21).

"El asunto es en qué medida ese segundo PCR se realizaba y se controlaba. A veces hay medidas o decretos que son de muy difícil verificación. Obviamente que ha pesado un tema de practicidad, de costos. En un mundo ideal uno diría que ese segundo PCR sería muy importante mantenerlo, pero sí está en el papel y no se lleva a la práctica o es inviable desde el punto de vista económico o sanitario, es muy irregular el cumplimiento. Es una medida algo arrojada y habrá que estar muy atento porque en el caso de ómicron pasa que muchas personas que entran a los países con un PCR negativo, a los dos o tres días se positivizan. En ese esquema con una variable altamente transmisible y en un escenario de verano, turismo e interacciones humanas puede complicar la situación epidemiológica". Rafael Radi, científico recientemente premiado con el primer Gran Premio Nacional de Ciencias, sobre la medida del gobierno que establece la eliminación del segundo PCR para turistas con esquema de vacunación completo. Telemundo, canal 12 (21/12/21).

"Si es una medida arrojada, pero no es a lo loco (...) A veces hay que tomar medidas arrojadas, como fue el pedido de la libertad responsable". Luis Lacalle Pou, presidente de la República, acerca de la eliminación del segundo PCR para turistas con esquema de vacunación completo. Telenoche, canal 4 (22/12/21).

"Está lleno de gente, hay mucho turismo, pero llegás a salir a la calle sin tapabocas y la Policía te para y te lo hace poner. En España es absolutamente obligatorio y se multa a quien no lo tenga. Y no te hablo de lugares internos o cerrados. Es decir, los países centrales han tenido que tomar medidas muy severas y ni hablar donde la vacunación es menor. En los países nórdicos se ha vacunado la mitad o un poquito más, al igual que en Alemania. Ahí empieza la división entre unos y otros y las restricciones a la movilidad. Uruguay no tiene esos problemas, aunque empezó a crecer, ¿no?". Jorge Gandini, senador del Partido Nacional. El Poder de la Palabra, radio La R (22/12/21).

"No veo que el gobierno tenga una agenda de desarrollo que vaya más allá del manejo restrictivo del gasto. Hay muchos desafíos en tecnología y mercados, que requieren recursos y políticas. La principal debilidad del gobierno actual es que no ha desarrollado reformas en la dirección correcta porque no tiene una agenda de crecimiento y de desarrollo". Mario Bergara, senador frenteamplista. Informativo Carve, radio Carve (22/12/21).

"Quien interpone el veto no es el presidente, sino el Poder Ejecutivo. Este instituto del veto, que la Constitución lo llama objeciones, está regulado en los artículos 137 y siguientes. Ahora el Poder Ejecutivo tiene 10 días para promulgar o vetar la ley, una vez sancionado por el Poder Legislativo, es devuelto a la Asamblea General y esta tiene un plazo de 30 días para resolver las objeciones del Poder Ejecutivo. A su vez, el veto puede ser total o parcial, y se requieren 3/5 de votos de los miembros presentes en cada una de las cámaras en caso de que se voten las modificaciones". Rubén Correa Freitas, catedrático de Derecho Constitucional, director del Instituto de Derecho Constitucional de la Facultad de Derecho, UDELAR, miembro fundador de la Academia Nacional de Derecho del Uruguay y docente, refiriéndose al mecanismo que debe llevarse a cabo para objeciones u observaciones, totales o parciales de ley de suelos de prioridad forestal, la cual el Presidente de la Republica anuncio que iba a vetar el texto de la misma. Otra mañana, radio Oriental (16/12/21).

"Los negociadores de ambos países están conversando de manera expedita. Al principio se hablaba de que se esperaba terminar antes de fin de año, pero ahora está en proceso y espera. Los negociadores de ambos países están conversando de manera expedita. China es el primer socio comercial del Uruguay y también el mayor mercado desde hace unos diez años, hay un intercambio comercial con Uruguay en muchos ámbitos. China es el primer comprador de los principales productos de exportación uruguayos como la carne, la soja, la celulosa, la madera, los lácteos y la lana. China también está exportando productos hacia Uruguay. Esperamos que con un acuerdo como este podamos incrementar en ambos sentidos nuestro comercios en bien de ambos pueblos". Wang Gang, Embajador de China, refiriéndose a temas vinculados al intercambio y la cooperación entre ambas naciones en el marco del Tratado de Libre Comercio que se proyecta. Telenoche, canal 4 (22/12/21).

"Buenas noches, Chile. Po nui, suma aruma, pun may Chile". Gabriel Boric, presidente electo de Chile, saludando a los pueblos originarios de su país al inicio de su discurso al confirmar su victoria en las elecciones presidenciales en Chile. El Mostrador, diario digital de Chile (20/12/21).

"Tenemos el derecho de saber el nombre de esas personas que aprobaron la vacunación; yo no me puedo meter pero quiero que los padres puedan elegir, yo tengo una hija de 11 años y voy a estudiar con mi esposa si vale la pena que nuestra hija pueda recibir la vacuna". Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, en una transmisión de video por su Facebook donde pone la aprobación de los científicos de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa), el ente regulador que aprobó la vacuna contra la Covid-19 para niños (17/12/21).


HABLA JULIO. Un espejo del Uruguay en primera persona

Por LA LIBRERIA

El País, 2021, 223 páginas, por Pablo Cohen.

Pablo Cohen nació en Montevideo, el 28 de julio de 1983. Cursó la primaria y la secundaria en el Liceo Francés y la carrera de Ciencias de la Comunicación en la Universidad ORT. Durante cinco años trabajó en la sección Espectáculos ("O2") del diario El Observador, y entre 2011 y 2013 fue editor de Cultura del semanario Búsqueda. Es columnista del diario Perfil de Argentina, y desde 2015 trabaja en la empresa Tenfield.

En 2011 lanzó D'Ambrosio, el primer libro que el prestigioso sello de arte Electa. A comienzos de 2018 publicó "Fundación Atchugarry, diez años". Tras el éxito de su trilogía futbolística ("Nacional y su cultura"; "Peñarol y su gente: gloria y tradición"; y "Desde adentro: Uruguay Mundial"), en 2019 llegó el turno de "Los dichos del contador", donde se centra en la figura de José Pedro Damiani.

Tras haber agotado, también con El País, 11 mil ejemplares del libro "Todo un país detrás: El GACH, o los 450 días en que la política redescubrió a la ciencia", lanza "Habla Julio. Un espejo del Uruguay en primera persona", el primer libro de entrevistas que el dos veces Presidente concede en su vida y que cuenta, además, con un prefacio escrito por el actual Presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou.

Un libro de lectura rápida y amena, imprescindible para los fanáticos de la política, de la cultura y del fútbol. A lo largo de tres extensos capítulos, Cohen aborda con destreza "los tres Sanguinetti", el "intelectual", el "político" y el "hombre".

Su afición por el arte, sus gustos musicales, el mundo del fútbol, el periodismo, su amor por la familia, su génesis política junto a Don Luis Batlle, la guerra contra los tupamaros, su proscripción, la dictadura y el cambio en paz. Su relación con Zelmar, Jorge (Batlle), Wilson, Seregni y Vázquez. Los mandatarios y líderes internacionales con los que le tocó compartir como jefe de Estado. La grieta, los desafíos de la democracia en un mundo de redes, el populismo, la coalición de gobierno que integra, la LUC y la elaboración de un libro doctrinario sobre las ideas del Partido Colorado en el que se encuentra trabajando.

Todo eso -y más- encontrará el lector en este apasionante texto de Cohen.

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.