Edición Nº 843 - viernes 26 de febrero de 2021        

Sabremos cumplir

Para disgusto de aquellos que han hecho hasta lo imposible por minar la confianza en el gobierno, la pasada noche comenzaron a llegar las primeras dosis de una de las vacunas contra el covid-19. El hecho, además de poner fin al manto de dudas que intentó sembrar desesperadamente la oposición en los últimos meses, marca una diferencia crucial del gobierno de coalición con los del Frente Amplio: lo que se anunció, se cumplió.

El lunes pasado, en conferencia de prensa, el Presidente Lacalle Pou anunció el arribo de las primeras 192.000 dosis de la vacuna Sinovac. Las mismas, que llegaron ayer a nuestro país, serán complementadas por 1.558.000 dosis más del mismo laboratorio, que llegaran a partir del 15 de marzo, y 460.000 dosis de Pfizer, que se esperan para el 8 de marzo. Por su parte, para la llegada de las 1,5 millones de dosis del fondo Covax de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) aún se espera la confirmación de una fecha exacta, aunque todo indica que comenzaran a llegar -en partes- a partir de marzo. Lo mismo sucede con las demás vacunas adquiridas en negociaciones bilaterales con Pfizer, unas 1.540.000 dosis restantes.

Con esto, el gobierno de coalición da por terminado un difícil pero meticuloso proceso que se inició hace más de seis meses, cuando nadie tenía en mente la vacunación masiva.

El Frente Amplio, que tuvo una oportunidad histórica de trabajar por el país, decidió pararse en la vereda de enfrente, como demostraremos a continuación.

El miércoles 19 de agosto, cuando el Ministro Salinas anunció que Uruguay comenzaría a analizar algunas propuestas para comprar vacunas contra el covid-19 nuestro país registraba nueve casos nuevos. Teníamos 225 casos activos, 1493 acumulados y un 0,42 en el índice de Harvard, color verde en todo el país. Habían fallecido hasta ese momento 40 uruguayos y cinco se encontraban en cuidados intensivos. Ninguna de las vacunas que hoy son un hecho, había superado la fase tres. Así y todo, las autoridades sanitarias comenzaban a explorar la posibilidad de adquirirlas.

Gracias a la rápida y atinada acción del gobierno -y, por supuesto, al respeto de las medidas por parte de la mayoría de los ciudadanos-, nos encontrábamos en una situación excepcional. Habían pasado seis meses desde la llegada del covid-19 en marzo y Uruguay tenía todas las actividades abiertas, desde los restaurantes hasta los centros educativos. A nivel internacional era catalogado como el "oasis", la "excepción", el "ejemplo".

A esta altura, el Frente Amplio y sus aliados, que habían comenzado organizando un "caceroleo" y un "apagón" para solicitar la imposición de una "cuarentena obligatoria", hacían fuerza para que la situación se descontrolara. Paros, movilizaciones, asambleas y hasta "paseos a cielo abierto". Por ejemplo, la icónica marcha de la diversidad, que se realizó un mes después del primer anuncio sobre la vacuna, contó con la presencia de miles de personas -incluyendo dirigentes del Frente Amplio- que no respetaron las recomendaciones sanitarias.

Posteriormente, el martes 13 de octubre, a siete meses exactos desde el inicio de la pandemia, el secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado, realizó el segundo anuncio referido a las vacunas. Por recomendación del MSP y la academia, Uruguay suscribía al mecanismo Covax asegurando 1,5 millones de dosis de vacunas con una inversión de 2,5 millones de dólares Coronavirus.

El día en que Delgado hizo ese anuncio, nuestro país registraba 24 casos nuevos. Teníamos 299 casos activos, 2337 acumulados y un 0,66 en el índice de Harvard, color verde en todo el país. Habían fallecido hasta ese momento 51 uruguayos y uno se encontraba en cuidados intensivos. Todavía faltaba un mes para que la prensa anunciara que las primeras 11 vacunas habían entrado en fase tres.

El gobierno seguía trabajando en silencio y los anuncios sobre la vacuna pasaban casi inadvertidos. La oposición jamás había mencionado el asunto y continuaba con su actitud negacionista. Cuando la situación comenzó a deteriorarse lentamente, en noviembre, el Frente Amplio acusó a la Policía de "represión" y "racismo" por un operativo realizado en Plaza Seregni donde más de 200 personas se aglomeraron sin respetar las medidas sanitarias.

Una semana después de este hecho, con motivo de los cien años del Partido Comunista del Uruguay, el Frente Amplio realizó un acto multitudinario en el Velódromo Municipal en el que participaron, entre otros, Óscar Andrade, Javier Miranda, Rafael Michelini, Carolina Cosse y el presidente del PIT-CNT, Fernando Pereira. Debido a la violación de medidas sanitarias, el Ministerio de Salud Pública multó a los organizadores del evento.

En diciembre, a nueve meses de iniciada la pandemia, Uruguay comenzó a sufrir su primera ola de contagios y el mundo la tercera. El 1° de diciembre el gobierno tomó las primeras medidas. Debido a que los casos continuaron en aumento, el día 16 de ese mismo mes el gobierno anunció medidas más drásticas, como la limitación del derecho a reunión, y aseguró que seguía negociando intensamente por acceder a las vacunas. En ese momento, únicamente el Reino Unido había comenzado la vacunación.

Tras ocho largos meses de incumplimiento explícito de todas las medidas propuestas por el gobierno, los principales dirigentes frenteamplistas se comenzaron a mostrar "preocupados" por la situación sanitaria. Pese a que insistieron con la imposición de "medidas drásticas y urgentes", no apoyaron la reglamentación del artículo 38 de la Constitución de la República para limitar las aglomeraciones; según ellos, "dañaría la democracia".

Para finalizar el año, la bancada de Senadores del Frente Amplio auguró escenarios catastróficos, como de costumbre, y aseguró que se había "perdido tiempo muy valioso" en la concreción de acuerdos para conseguir la vacuna. Era la primera vez que el Frente Amplio mencionaba las vacunas.

El descaro fue de una magnitud tal, que el propio Mujica contradijo a los Senadores de su partido, aclarando que las negociaciones "no eran sencillas", dada la "guerra comercial" por las vacunas.

Pese a las presiones, el gobierno no titubeó. Aseguró que las negociaciones continuaban y que de ninguna manera se daría una fecha de llegada de las vacunas sin una confirmación certera. Mientras el Frente Amplio explotaba el miedo, el gobierno apelaba a la prudencia.

La acción decidida de las distintas fuerzas de seguridad en la contención de las aglomeraciones, que el Frente Amplio había decidió no apoyar, logró finalmente estabilizar la curva de contagios. Sin nada con que acusar al gobierno, la oposición siguió insistiendo en una supuesta pérdida de tiempo que, según ellos, nos dejaría sin vacunas.

Finalmente, el sábado 23, el Presidente anunció que, a finales de febrero y principios de marzo, llegarían las primeras dosis. Tras intensas negociaciones con los laboratorios, el gobierno había logrado adquirir 2 millones de vacunas de Pfizer-BioNTech y 1,75 millones de Sinovac. El anuncio tan esperado había llegado y el gobierno trasmitía tranquilidad a los uruguayos. Las dosis anunciadas, sumadas a las del fondo Covax adquiridas en octubre, eran más que suficientes para lograr una futura inmunidad de rebaño.

Con los acuerdos firmados, el Frente Amplio se encontró nuevamente sin motivos para criticar la gestión del gobierno. No obstante, en la medida que diversos países comenzaban la vacunación, aunque fuese testimonial, la oposición insistía con la supuesta demora.

El miércoles 27, en circunstancias que aún no están claras, el director del Instituto Butantan de Brasil, Dimas Covas, dijo que el acuerdo con Uruguay -anunciado días antes por el Presidente- por la vacuna de Sinovac aún no estaba cerrado. En una conferencia de prensa realizada el mismo día, Lacalle Pou dijo que no iba a ingresar en la batalla comercial de los representantes y dio seguridad de los acuerdos firmados. "El sábado dijimos lo que teníamos negociado, y hoy sostengo exactamente lo mismo", reafirmó.

Sin embargo, la oposición volvió a cargar contra el gobierno acusándolo de entrar en "contradicciones" y "falta de transparencia".

El viernes 29 de enero, en una conferencia de prensa junto al gobernador de San Pablo, Dimas Covas se desmintió: "en estos días, algunos países han logrado una interlocución directa con Sinovac para provisión inmediata, como fue el caso de Uruguay y Colombia."

Con el asunto aclarado, la oposición siguió buscando maneras de sembrar dudas, replicando noticias falsas de sus órganos de propaganda y burlándose incluso de los anuncios vinculados a la preparación logística previa a la llegada a las vacunas -que, por cierto, nos permite iniciar la vacunación mañana mismo.

Como el lector podrá advertir, los hechos indican que no hubo ni pérdida de tiempo ni retrasos, mucho menos falta de trasparencia. Por un lado, como se demostró aquí, el gobierno inició el proceso cuando la situación del país era excepcional e incluso antes de que estuviesen aprobadas las vacunas a nivel internacional. Por otro, desde el anuncio de las vacunas hasta su llegada pasaron exactamente 34 días, un tiempo más que razonable dadas las difíciles circunstancias. Finalmente, el gobierno manejó el proceso con prudencia, evitando sembrar falsas expectativas en la población.

Felizmente, nuestro país comienza a transitar el principio del fin de una crisis de magnitudes desconocidas. Nos habíamos acostumbrado a las promesas incumplidas, pero el cambio llegó y se nota.


El turismo y la esperanza

Por Julio María Sanguinetti

Sin lugar a dudas, el sector turístico ha sido de los que más ha sufrido el embate de la emergencia sanitaria. Pero el gobierno no ha permanecido de brazos cruzados a ese respecto.

Cuando creamos el Ministerio de Turismo, en 1986, en nuestra primera Presidencia, lo hicimos pensando en darle coherencia e impulso a las imprescindibles políticas de desarrollo de un sector que venía creciendo al impulso privado no siempre con orden. A partir de entonces, el crecimiento ha sido exponencial. Se estima que es un 11% del total de la ocupación del país, lo que mide su relevancia social. En el terreno económico también es innegable su importancia, estimándose en el entorno de un 3,4% del PBI, aproximadamente, si nos ubicamos en una cifra de U$S 1.700 o 1800 millones de ingresos por ese concepto; mucho más -en torno a un 8%- si a esa cifra le sumamos los servicios, como hacen las estadísticas habituales.

Para el Partido Colorado, entonces, el turismo es uno de los grandes objetivos del desarrollo nacional y para él trabajamos años y años, desde la restauración patrimonial de Colonia hasta el desarrollo del turismo termal. Por eso mismo, en el actual gobierno de coalición se propuso a uno de sus mejores hombres en el tema, el Dr.Germán Cardoso, para ocupar el Ministerio. A él, como a todo el país , el 13 de marzo se le cambiaron todos lo planes y lo que se pensaba fuera planificar una expansión normal, ha tenido que ser una estrategia defensiva para salvar lo más posible en medio de un vendaval arrasador.

En el mundo entero se reconoce al turismo como el sector de actividad más dañado. La Organización Mundial de Turismo, que ubica en un 4% la caída de la actividad cuando la crisis financiera de 2009, establece para el año 2020 una caída del 74% de las llegadas. Es el peor año de la historia. Quizás nada sea más dramáticamene expresivo que la imagen de una Venecia desierta, transformada en una vacía y dramática escenografía.

Nuestro país ha sufrido, naturalmente, enormes daños. Siendo nuestro turismo un 70% de extranjeros y 30% de nacionales, es evidente que se vive el derrumbe inevitable de los cierres de frontera. Basta señalar que si el hospedaje en general ha caído a la mitad, un 50% aproximadamente, es porque se ha intensificado el turismo interno para que la caída no fuera aún mayor. Naturalmente, los uruguayos tienen menor poder adquisitivo que los argentinos o brasileños veraneantes que configuran el turismo habitual, de modo que todo empieza por reconocer esta situación de guerra (o catástrofe).

Frente a ella, el gobierno adoptó muchas medidas generales que trataron de paliar la situación de las empresas, especialmente medianas y pequeñas, como fueron los créditos con la garantía del Estado (SIGA), que alcanzaron a 13 mil empresas de esa categoría, entre las cuales están las turísticas. Sin olvidar, naturalmente, la protección al personal desocupado, con el seguro de desempleo, acrecentado con la nueva modalidad más flexible, con gastos superiores a los 250 millones de dólares.

Hubo, además, muchas medidas específicas, de diversos orden. Para estimular a los consumidores se suspendió el IVA para los servicios hoteleros, se redujeron 9 puntos del IVA en gastronomía y arrendamiento de vehículos. Se exoneró del pago de IRPF a arrendamientos turísticos con operaciones inmobiliarias, el Banco de la República lanzó su tarjeta Masterard BROU "Recompensa" y hasta se negoció con los supermercados una canasta turística de 300 artículos.

Estas medidas, como la plataforma de apoyo al turismo interno y la promoción de los circuitos turísticos nacionales, generaron un interesante incremento en la demanda en algunos lugares. Uno tradicional, como las termas, tuvo un funcionamiento muy interesante. Y algunas actividades al aire libre, en el campo o en lugares pintorescos, se duplicaron, dejando el remanente de un conocimiento del país no siempre cabal para todos los uruguayos urbanos.

A los operadores se les dispuso una línea especialísima de los ya mencionados créditos SIGA, pensado para hoteles, campings, restaurantes, agencias de viajes y todas las diversas ramas del sector. Asimismo, se autorizó a las empresas de intermediación financiera a extender el período de gracia para la amortización del capital hasta 12 meses, en las situaciones problemáticas. El BPS aportó $8.000 para subsidiar el sueldo de cada un nuevo empleado o cada empleado retomado del seguro de desempleo en servicios hoteleros o gastronómicos. A los guías turísticos se les implementó un subsidio mensual transitorio de $6.700. Se aprobó la Ley 19.913 sobre exoneración de los aportes patronales al BPS para agencias de viajes y empresas de transporte turístico. Se prorrogaron pagos a DGI y a BPS de los monotributistas. UTE y OSE ofrecieron una exoneración de cargos fijos y otras facilidades. Podríamos seguir enumerando una larga lista de medidas de alivio, que si bien no cambiarán lo fundamental de la ecuación, porque el gasto de los turistas no se puede reinventar, tienden a tratar de salvar lo más posible a las empresas en situación crítica.

¿Falta? Por supuesto, falta y seguirá faltando. En lo particular, hay sectores como el de eventos, que no han caído específicamente en algunos beneficios de los mencionados, o el de agencias de viaje, que están requiriendo un tratamiento especial porque su actividad ha sido totalmente nula. Nadie ignora estas situaciones. En nuestro Partido hemos analizado todas ellas y a través de nuestro Ministro seguiremos luchando codo con codo por una actividad que en el último medio siglo pasó de ser Punta del Este y poco más, a todo un país que se está descubriendo a sí mismo.

Se puede razonablemente pensar que el proceso de vacunación, en tres o cuatro meses, permitirá al mundo aflojar fronteras y mirar el futuro con algo más de tranquilidad. Lo perdido es irrecuperable, porque si en el conjunto del país se perdieron entre U$S 1.500 y 1.800 millones de producción, este agujero ya fue. El desafío es que no se siga agrandando y se desarme la máquina de trabajo , que tendrá que estar disponible cuando tenga posibilidad de ponerse en marcha. Esto es muy complejo, tan complejo como que en una punta tenemos grandes hoteles y en la otra pequeños empresarios que tienen una camioneta o filman fiestas, con una plétora formidable de actividades muy diversas.

Nadie está feliz. Todos estamos preocupados, pero se están haciendo cosas y se seguirán haciendo. Ninguna dará satisfacción total, pero si se gana tiempo de sobrevivencia, no es alocado soñar con que la temporada turística que alumbre este fin de año sea la mejor en medio siglo.


Lo urgente... ¡son los cargos!

No lo decimos nosotros sino el ex Vicepresidente y ex Ministro Danilo Astori, en referencia a su propio espacio político, el Frente Amplio.

Entrevistado en el programa "Desayunos Informales" de Canal 12, el ex jerarca frenteamplista que es "imprescindible" que el Frente Amplio aborde la autocrítica, ejercicio del que no se exonera: "Aquellos sectores que estamos levantando la bandera del examen de las cosas que hicimos mal nos tiene que corresponder un lugar importante porque nosotros también hicimos cosas mal".

También expresó que la estructura orgánica del Frente Amplio conspiró contra la obtención de mejores resultados porque "los llamados sectores de base (...) han sido utilizados para el manejo y resolución de situaciones que no han sido las mejores para el FA" porque "orientaron a las bases a la asunción de posturas que no eran las mejores ni para el país ni para el FA. No voy a entrar en detalles, pero lo que estoy señalando es que tuvimos una estructura organizativa inapropiada como para hacer esa autocrítica y corregir".

No es la primera vez que el Cr. Astori critica el peso sobredimensionado de "las bases" en el Plenario del Frente Amplio, especialmente porque pasan por "delegados de comités de base" militantes que, en realidad, responden al PCU y al MPP.

Pero seguidamente dio con un palo a la atomización creciente del FA, con cada vez más grupos y grupitos que, a su juicio, no responden a proyectos genuinamente diferenciados sino a las más cruda ambición de poder, señalando que "el número de grupos no deja de aumentar y el Frente Amplio se diluye en una perspectiva de aumento de grupos y oportunidades electorales solamente para tener cargos en el futuro en el marco del sector político".

Si usted lo dice, contador...


Cuando los dichos son hechos

El Dr. Gustavo Salle, abogado y activista político, ha hecho en los últimos días delaraciones tremendistas de toda naturaleza. Empezó en Rivera y ahora acaba de culminar su intolerable deriva con un acto de antisemitismo que, felizmente, viene recogiendo el repudio generalizado de la sociedad uruguaya.

Decir que "sería bueno investigar cómo el lobby judío metió a Cohen en el GACH", es una afirmación de una enorme gravedad.

Por más que el tuit a veces responda a una acción repentina, al ser escrito y -en el caso- de un modo tan cargado de sentido, revela claramente una personalidad antisemita. No es una frase que se resuelva con una aclaración. Lo dicho, dicho está, y es gravísimo, porque ese dicho es un hecho. Es una incitación al odio.

Se habla de un "lobby" judío como si se estuviera ante un grupo de presión que ejerce espuriamente intereses que aparentemente condicionan al gobierno nacional. Como es notorio, el Uruguay se ha enriquecido históricamente como sociedad por el concurso de gentes de todos los orígenes y creencias, que han amalgamado nuestras vastas clases medias. Ese es nuestro patrimonio nacional y así como hay instituciones judías, las hay armenias o italianas o españolas. Cada una refleja sus puntos de vista particulares, dentro de la pluralidad nacional. Darle a la colectividad judía el "sentido" de "lobby", es describirla como un grupo que actúa por intereses espurios.

En el caso, se trata, además, de una designación personal e intransferible, como fue la del Dr. Radi y la del ingeniero Paganini. Solo representan su saber.

Luego se habla de que al Dr. Henry Cohdn se le "metió" en el GACH, como si este grupo no fuera un esfuerzo desinteresado de personalidades de la máxima categoría en la biología, la medicina y la matemática. Por supuesto, hay en el Uruguay muchos médicos importantes pero nadie duda de que entre entre los mejores destaca particularmente el Dr. Cohen, Director de la clínica de gastroenterología del Hospital de Clínicas, reconocido internacionalmente como un "maestro"en el tema. Hasta fue Presidente de la Sociedad Mundial de Gastroenterología. O sea que si hablamos de médicos destacados, no hay duda que está en la primera línea. Ha sido y es un orgullo para el país.

La expresión de Salle es profundamente discriminatoria, lesiva de nuestra legislación y de los principios humanistas, de igualdad ante la ley, que son esenciales a nuestro país.

Hemos dicho que la Fiscalía debía actuar de oficio y denunciarse este delito de discriminación previsto en nuestras leyes. No se puede permanecer en silencio, porque así es como, paso a paso, van creciendo estos fenómenos de intolerancia y racismo que, desgraciadamente, hoy son particularmente frecuentes en nuestra confuso mundo contemporáneo.

J. M. S.


Organizaciones feministas amenazan con no respetar la ley y organizar marcha del 8-M

Tras la extensión de la ley que limita las aglomeraciones, algunos grupos feministas que participan en la organización de la tradicional marcha por el Día Internacional de la Mujer, consideraron que la medida es "una provocación" y acusan al gobierno de querer "reprimir". Bajo la consigna "las calles son nuestras", hay colectivos que continúan organizando la multitudinaria movilización.

El pasado viernes 19, el Presidente Lacalle Pou firmó un decreto mediante el cual se extiende por treinta días más -hasta el 19 de marzo- la limitación del derecho a reunión consagrado por el artículo 38 de la Constitución de la República.

De acuerdo al texto del decreto, la medida se justifica en tanto "no se han alcanzado las cifras proyectadas por los científicos expertos". En ese sentido, aclara, que "aún no se ha logrado disminuir ni mantener el índice de positividad en todos los departamentos del país". Por tanto, el ejecutivo considera "imprescindible prorrogar la limitación legal, por razones de salud pública, del derecho de reunión y la suspensión de las aglomeraciones a los efectos de tutelar la salud colectiva"

Teniendo en cuenta la situación sanitaria que atraviesa nuestro país, el anuncio fue tomado con naturalidad por la opinión pública, incluso entre algunos colectivos feministas que, naturalmente, deseaban realizar la multitudinaria y tradicional instancia.

Por ejemplo, desde la Red Uruguaya contra la Violencia de Género y Sexual, Clyde Lacasa argumentó: "Hay una realidad y son los números del Covid. Entonces ir contra esa realidad tampoco es bueno para ninguna de nosotras. Ante todo, es cuidarnos entre todos. Ya vendrán otros 8 de Marzo y otros 25 de noviembre".

No obstante, otros colectivos reaccionaron vehementemente, negando los riesgos sanitarios y acusando al gobierno de "provocar" y buscar "silenciar" al movimiento feminista. Lilian Abracinskas, Directora del grupo Mujer y Salud en Uruguay, descartó de plano que haya "motivos científicos que justifiquen la medida" del gobierno.

Entrevistada por Telemundo, Abracinskas aseguró: "Hay un límite muy fino, entre un gobierno que cuida y uno que reprime. Entre un gobierno que controla y un gobierno que atiende las situaciones, que dialoga con los distintos actores. Esta no es una medida de diálogo, es una señal muy provocativa".

En su cuenta de twitter, donde Abracinskas es una ferviente crítica de la coalición multicolor, acusó al gobierno de "extender las medidas prontas de seguridad por un mes" y "condenar la movilización social". Ante el descontento de algunos usuarios por la forma en que definió la limitación del derecho a reunión (medidas prontas de seguridad), Abracinskas redobló la apuesta y volvió a acusar al gobierno: "se puede llamar como quiera pero se parece mucho a un Estado policiaco con muchas ganas de reprimir", lanzó.

Igual de intransigentes resultaron los posteos del colectivo feminista Pan y Rosas Uruguay, que actualmente está abocado a juntar firmas para derogar toda la LUC. Desde antes del anuncio del gobierno el colectivo venía realizando reuniones, "pese a las restricciones" de un gobierno "que ha limitado nuestro derecho a reunirnos y a expresarnos", y haciendo un llamamiento para el 8M, "las calles son nuestras".

Como el lector entenderá, no es necesario agregar mucho más. Las citas describen más a estos grupos que al gobierno. Esperemos que el 8-M trascurra con (nueva) normalidad, sin violencia ni provocaciones, y que los dirigentes del Frente Amplio, que durante todo el 2020 alentaron estas irresponsables actitudes, den la talla o, de lo contrario, que asuman las responsabilidades y no digan luego "yo no fui".


"Neoliberalismo autoritario"

La lógica amigo-enemigo aplicada a la política exige caracterizar al adversario no como lo que es sino como lo que se necesita que sea para que encaje en el relato bélico. Es una práctica política socialmente dañina, pero además peligrosa para quien la practica porque el riesgo de incurrir en ridículo es muy alto. Es lo que le acaba de pasar al Partido Socialista (PS).

El pasado fin de semana, el PS reunió a su comité central a efectos de discutir la coyuntura política. En ese marco se elaboró un documento crítico con la forma en que el Frente Amplio desempeña su rol opositor. "La percepción de muchos frenteamplistas es que no llamamos a las cosas por su nombre", señala el documento, entre otros conceptos críticos.

Ante tal carencia, el PS no se anda con vueltas y se lanza a ponerle nombre a "las cosas". En ese tren caracteriza al gobierno como una "alianza de derecha, expresión de la burguesía agroindustrial exportadora, la corporación militar y el capital financiero internacional". Y esa combinación tóxica de demonios da como resultado "neoliberalismo autoritario".

Ejemplo cumplido de semejante autoritarismo es la "libertad responsable", a la que los socialistas critican porque es como decir que "todo depende de lo que haga cada persona" y no de lo que haga el gobierno. ¡Qué autoritario decirle a la gente que su destino está básicamente en sus manos y no en las de un gobierno salvador!

También señalan que el gobierno hace "gala de una fuerte ortodoxia liberal".

O sea, un gobierno que se ha visto forzado a incrementar el déficit fiscal -que ya era peligrosamente alto gracias al Frente Amplio- por sostener políticas de mitigación del impacto socio-económico de la emergencia sanitaria, procurando al mismo tiempo no generar una situación fiscal incontrolable que conduzca luego a un ajuste feroz, es "liberal ortodoxo".

La caracterización realizada por el PS es absurda y se auto-descalifica por su simplismo adolescente. Tal vez ese sea uno de los motivos por los cuales adolezca -según su propio diagnóstico- de "diferencias ideológicas mal resueltas", "estructura débil, laxa y un reducido compromiso de la mayor parte de sus afiliados y afiliadas".


Un poco de historia acerca de la UAM

Por Tomás Laguna

Más de 30 años pasaron desde que la administración colorada al frente de la Intendencia de Montevideo resolvió la construcción de un nuevo mercado centralizador para la producción granjera de nuestro país.

El inicio de las actividades operativas luego de la inauguración de la Unidad Agroalimentaria Metropolitana, adecuado nombre para el nuevo mercado centralizador de frutas y hortalizas, merece volver sobre su historia, repitiéndonos de las varias oportunidades que ya nos hemos referido al tema. Vale insistir una vez más procurando ubicar los protagonismos en su adecuada dimensión.

Durante años el Mercado Modelo fue regenteado por una concesionaria privada. Creado en 1934, fue entregado en usufructo durante 40 años a la Concentración Nacional de Productores Agrícolas, que operaba como sociedad anónima. Durante la primera administración municipal posterior a la dictadura se tomó la decisión de rescindir aquella suerte de concesión, recuperando la administración del mercado por parte de la intendencia. A la vez se contrató una consultora privada para que realizara un estudio sobre las condiciones que debía reunir un mercado concentrador de productos de granja en nuestro país. Todas aquellas decisiones correspondieron a la gestión municipal colorada (1985-1989). Hubo por entonces sobradas razones para finalizar aquella longeva concesión, aunque la idea no fue precisamente estatizarlo a través de la IMM sino buscar una solución de administración compartida público - privado.

Aquel estudio de consultoría fue encargada al grupo Semmaris Rungis de Francia, administradores del mercado concentrador de París, quienes lo llevaron a cabo en conjunto con el estudio de consultores TEA. Al cabo del mismo se entregó un análisis muy detallado del comportamiento del consumo no solo en Montevideo sino en todo el interior, sentenciando que dado el tamaño del país y el limitado consumo interno, no ameritaba más que un solo mercado concentrador para los productos de granja. El mismo debía estar ubicado próximo a la mayor concentración de la demanda, y con proyección exportadora futura, cercano al puerto y a la ciudad de Buenos Aires. Luego de analizar 8 diferentes lugares en el departamento de Montevideo, la consultora propuso 2: las instalaciones del Frigorífico Nacional detrás del Cerro y el entorno de la ruta 5 a la altura de Melilla. El primer lugar era luego descartado en función de que la vía de acceso determinaba un embudo, y consiguiente congestión en el acceso y salida. Por lo que finalmente se propuso la zona de Melilla, por entonces se sugería los campos que un conocido escritorio rural utilizaba para la concentración de ovinos previo a su exportación en pie.

Con la presentación del informe final se incluyó una "maquette" del edificio de carácter modular, pensado para una operación rápida de descarga y carga posterior de la producción. Su construcción por entonces se estimó en 16 millones de dólares (muy inferior a los más de 90 millones de dólares que costó la UAM). Se estimaba por entonces que aquel monto se recuperaba en gran parte con las ventas de espacios a nuevos operadores, y la ampliación de las comodidades a los actuales (a estos se les respetaba el lugar al que ya tenían derecho). Solo faltaba la decisión política de su construcción, pero para ello la Intendencia de Montevideo necesitaba apoyo financiero del Gobierno Central. Y acá abortó aquella iniciativa luego de los resultados electorales de 1989.

Las elecciones de 1989 dividieron aguas, el gobierno de la República quedó en manos del Partido Nacional mientras que la administración departamental de Montevideo fue a parar a manos del conglomerado izquierdista. De arranque los "progresistas" descartaron la posibilidad de una administración mixta del futuro mercado, más allá de su proverbial desconfianza de todo lo que venía de las anteriores administraciones. A su vez el gobierno nacional recibía presiones desde Canelones, dónde el por entonces Intendente canario, Dr. José Andújar, procuraba llevarse el mercado para su departamento, más precisamente a las instalaciones del ex frigorífico COMARGEN.

Así fue que el mercado concentrador de la granja, previsto para un sector moderno y un abasto a la población con productos de calidad entró en una suerte de hibernación sin tiempo. Nuestro Partido mantuvo su compromiso con la granja, en el segundo gobierno del Dr. Sanguinetti se instrumentó el Programa de Desarrollo de la Granja, el que sin duda necesitó de un mercado moderno para canalizar su producción. Durante el gobierno del Dr. Jorge Batlle se instrumentó el Fondo de Reconstrucción y Fomento de la Granja plasmado en la ley 17.503 de mayo del 2002, estableciendo condiciones diferenciales para la producción nacional respecto de los productos importados, en apoyo tanto de la producción a nivel de chacra como en su transformación industrial. Todos estos esfuerzos se diluyeron una vez la izquierda en el gobierno nacional. Los disgustos de la granja derivaron en movilizaciones. El último viernes de setiembre de 2011 una asamblea convocada por la Confederación Granjera y la Asociación de Productores Agrícolas de Canelones reunió a más de 300 productores en el Centro de Viticultores de Las Piedras, resolviendo movilizaciones en las rutas de acceso a Montevideo, dónde se procedió a repartir productos frescos de granja a quienes por allí transitaran.

Más de 30 años pasaron desde que la administración colorada de la Intendencia de Montevideo se hizo de la administración del mercado para encarar la construcción de uno de última generación. El nuevo mercado se creó como persona de derecho público no estatal a través de la ley 18.832 de octubre de 2011 y su modificativa 19.720 diciembre de 2018. Para que esto ocurriera debió coincidir nuevamente el gobierno de la República con el gobierno departamental. Aquí vale el dicho más vale tarde que nunca, pero el mérito por la construcción del edificio se opaca en la demora por su concreción.

Bienvenida la UAM, enhorabuena para la pujante granja nacional.


Generosa con dinero ajeno

La Ing. Cosse, que desde que asumió como Intendente no ha tenido una buena relación con el gremio municipal, se anotó unos "puntitos" a costa de los contribuyentes. Resulta inexplicable, en una intendencia que además está asediada por las deudas, que a los oficinistas se les pague $ 2.000 extra por teletrabajar cuando a los comerciantes se los está obligando a pagar impuestos y a trabajar en un horario limitado, por una decisión exclusivamente departamental.

Días pasados, circuló el texto de un acuerdo que la Intendencia de Montevideo (IM), representada por la Ing. Cosse, firmó el 15 de enero con la Asociación de Empleados y Obreros Municipales (Adeom).

En la resolución, se establece que la IM pagará una partida mensual de $ 2.000 a los funcionarios que realicen teletrabajo como forma de "resarcir -de forma ficta- los eventuales gastos derivados del trabajo a distancia".

El pago, cuya primera cuota se abonó el presente mes, tiene como objetivo "compensar" los gastos "relacionados con los medios vinculados al desarrollo de la actividad".

En la medida, se encuentran incluidos todos aquellos que estén "habilitados para acceder a los sistemas institucionales a través de la conexión VPN y que haya realizado teletrabajo al menos 10 días de forma remota".

Finalmente, la resolución se excusa aclarando que las medidas se llevaron adelante en el marco de la actual situación sanitaria y con el objetivo "de preservar la salud y seguridad de funcionarias y funcionarios".

La medida es inentendible, pero además es injusta. Por un lado con el contribuyente, que nuevamente deberá pagar con su dinero los dislates de la Ing. Cosse, una verdadera especialista en el mal manejo de los dineros públicos. Cómo se le explica este disparate a los comerciantes gastronómicos que continúan pagando sus impuestos y se los obliga, incluso habiendo mejorado la situación sanitaria de Montevideo, a cerrar a las 00. O a los músicos y artistas que están privados de las salas de espectáculos más grandes y tienen que pagar impuestos en eventos con aforos pequeños con los que no cubren siquiera la inversión.

Por otro lado, la medida también es injusta con el resto de los trabajadores de la IM, aquellos que no hacen teletrabajo y deberán afrontar todos los gastos corrientes sin partida extra. Resulta increíble que aquellos que se autoproclaman "defensores de los más débiles" no se den cuenta de que los trabajadores más sumergidos de la IM, cuyos puestos de trabajo requieren pocas o nulas calificaciones y no se desarrollan frente a una computadora, no cobraran este premio y deberán continuar trabajando normalmente.

¿Qué es lo que algunos festejan? ¿Qué Cosse compre paz sindical con sus impuestos? ¿Qué a los oficinistas de mejores salarios le paguemos un premio mientras hacemos trabajar normalmente a los funcionarios que cobran un salario mínimo?

Los más ingenuos podrán argumentar que, en definitiva, una partida tan pequeña no le hará daño a una Intendencia que recauda casi 2 millones de dólares diarios de lunes a domingos. No obstante, vale recordar que el último balance de la IM (2019) presentado el año pasado, dejó al descubierto un déficit de U$S 63 millones y una deuda de U$S 213 millones.

¿En qué cabeza cabe? En las huecas, definitivamente.


Mujica, el olvidadizo

En un nuevo arrebato populista, el expresidente Mujica mandó al Presidente Lacalle Pou a vender las residencias oficiales, entre ellas la de Punta del Este. Lo que se le olvidó decir al Sr. Mujica es que, en circunstancias que nunca fueron aclaradas, su gobierno ya había vendido dicha propiedad. No obstante, esta vez, sus disparates no fueron en vano. Gracias a sus recuerdos parciales se podrá investigar esa extraña venta y otras cuestiones nunca aclaradas por su gobierno.

Hace ya unas semanas, en el "aló presidente" criollo que Mujica conduce por M24, el expresidente dedicó su audición a criticar al gobierno de coalición, como hace desde el 1° de marzo pasado. Aprovechando que el Presidente Lacalle Pou recibía al Presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, en la residencia de Punta del Este, Mujica lanzó sus viejos e inagotables dardos populistas sobre las residencias oficiales.

"Si somos una república, si nadie es más que nadie, y cuando se habla de recortes, ¿por qué esos gastos inútiles?", dijo al respecto. Según Mujica, que desconoce completamente los motivos de las residencias oficiales o miente descaradamente, "existe como una costumbre que viene desde la cultura feudal que se ha mantenido, y una cosa es el respeto a las instituciones, y otra es precisamente el boato parafernalio absolutamente prescindible, y que en definitiva termina siendo una carga pesada, un ejemplo negativo para nuestra propia sociedad".

"Los gobernantes deben vivir como vive la mayoría de la sociedad, y no como vive la minoría privilegiada. Es una manera de pensar", repitió insistentemente. "¿Para qué Suarez? ¿Qué sentido tiene los gastos parafernalios de mantener Suárez?" si el país ya tiene "una espléndida oficina de varios pisos", se cuestionó. Según él, uno de los mayores problemas es que existe un gasto "duplicado" de seguridad porque desde hace años se cuenta con la Torre Ejecutiva.

Verdaderamente, el descaro de Mujica no sorprende. El expresidente debería explicar por qué no vendió Suárez cuando fue Presidente o por qué evitó durante su mandato informar sobre sus gastos en seguridad. Quizá porque allí no se "duplicaba el gasto", como cuestiona ahora Mujica, sino que se triplicaba -entre Suarez, que aunque no la usó seguía protegida; la Torre Ejecutiva, donde Mujica trabajaba; y su chacra particular, que también era custodiada al igual que las propiedades de varios de sus Ministros.

Peor aún, omite el expresidente aclarar que, debido a que él y Vázquez no utilizaron la residencia oficial de Suárez, se hicieron diversas reformas en sus residencias privadas con el dinero de los contribuyentes; reformas que, seguramente, implicaron mejoras y un incremento en el valor patrimonial y de mercado de ambas propiedades.

Por otra parte, respecto a la vivienda presidencial en Punta del Este, Mujica cuestionó que "necesita ser cuidada, reparada y mantenida, a lo largo de todo el año, obviamente con salarios públicos, para que alguna vez el señor presidente y su familia se le ocurra ir". "¿Qué sentido tiene en una república eso?", se preguntó.

Lo que se olvidó de decir Mujica sobre esta propiedad en particular es que él ya la había vendido. Según recordaron distintos medios de prensa, en julio de 2011 Mujica vendió la residencia de Punta del Este al Banco República (BROU) por US$ 2,7 millones. No obstante, por decisión del segundo gobierno de Vázquez, la casa volvió al ámbito del Poder Ejecutivo a partir de un comodato firmado en diciembre de 2015 con el BROU.

Como atinadamente cuestionó la diputada colorada Nibia Reisch, antes de reclamar algo Mujica tiene que dar cuenta de qué hizo con los US$ 2,7 millones producto de la venta que hizo al BROU bajo su mandato. Pero además, nos permitimos agregar aquí: ¿Por qué motivos el BROU compró la propiedad? ¿Para hacerle un favor al Presidente y por orden de este? ¿Por qué se pagó esa suma? ¿Quién definió el precio? ¿Un tasador externo o el propio Mujica? ¿Qué uso le dio el BROU a la propiedad? ¿Por qué la cedió en comodato a cuatro años de haberla adquirido? ¿No la necesitaba o fue otra orden presidencial?

En definitiva, los olvidadizos, empezando por el propio Mujica, tienen mucho para explicar.


Protagonismo no deseable

Por Consuelo Pérez

La intendente de Montevideo, Carolina Cosse, en una actitud que no es compatible con su verdadero rol, se encuentra empeñada en adquirir un protagonismo que aparentemente desconoce que ya tiene aunque no quisiera, pues lo ha heredado de los anteriores intendentes de su "fuerza política", por su impericia, despilfarro de los dineros públicos, e incumplimiento de metas en la gestión.

En efecto, su reiterada aparición en los distintos medios de comunicación, tanto por su mensaje como por su impronta, ha dado pie a reiteradas y ocurrentes burlas de los que, con picardía, están al acecho, para provocar la sonrisa de ajenos. Y de propios quizá, si hablamos de los adictos a Cosse, aunque no lo reconozcan.

Es que además de incurrir en asuntos que son competencia del gobierno central y que nada tienen que ver con su función de administradora del actual caos montevideano, ha adoptado una postura que ciertamente se corresponde con la de sus líderes comunistas. Con los ricos y encumbrados, por supuesto. Aunque en su caso, es el populismo, el de su propio Frente Amplio, el que se desborda y aflora recurrentemente en cada intervención mediática, y de gestión.

La actitud de servicio de los buenos funcionarios públicos va de la mano de una alta cuota de anonimato, y así se ha demostrado a lo largo de los tiempos. Si el rol del funcionario lo expone a la opinión pública, es la humildad lo que debe caracterizarlo, y prevalecer. Y no daremos ejemplos, pues el amable lector seguramente tenga muchos en su memoria.

Ciertamente la impericia, o la deshonestidad, generan protagonismos no deseables: un presidente del Frente Amplio, protagonista antes por su actitud de enfrentamiento a la democracia desde la delincuencia, lo siguió siendo cuando le tocó desempeñar su nuevo rol. Por las mentiras, la impericia, y el fracaso en cada uno de sus proyectos. Otro presidente frenteamplista, con su confianza basada en su ego, retó y menospreció a su pueblo, que entendió, por supuesto, el mensaje, y a la hora de las urnas, actuó en consecuencia.

Sendic fue protagonista, entre otras calamidades, por la mentira, y el mal uso de los dineros públicos, y otros tantos terminaron procesados por razones similares. Bonomi fue protagonista por su impericia, ineficacia y tozudez, amparada por sus superiores, tan tozudos, o más, que él. Siempre las "cosas malas" han estado presentes en el triste protagonismo de muchos referentes de la coalición populista. El Antel Arena y su insensato manejo en su gestión al construirlo, plasmada en la investigación en curso -por ejemplo- con la actual intendente como responsable directa, es otra perla reciente del extenso collar.

Los buenos intendentes, buenos vicepresidentes, buenos ministros, no están en boca de la gente. Se los recuerda con respeto, por su gestión, y eso trasciende a las personas. Porque aunque Cosse no lo entienda así, la propia función pública, trasciende a las personas. Así debe ser, inexorablemente.

Es por eso que como esquilmados montevideanos, que además tenemos "vergüenza ajena", pedimos a los seguidores de la actual intendente que nos consta que leen estas líneas, que le aconsejen que no insista en actitudes que nos ponen a todos los habitantes de esta ciudad -¿porque es el intendente de todos, no?- en una instancia jocosa y vergonzante. Por no decir autoritaria.

 

Y lo último, es porque el asunto de administrar, no da para tanto, aunque ese comportamiento totalitario forme parte del manual de todo buen populista que se precie de serlo. Como un virus, digamos, para que se entienda.


Fin de la opacidad en la ANEP

Es la primera vez en la historia que los gastos en limpieza, higiene, seguridad y alimentación del sistema educativo se hacen públicos. Los jerarcas del gobierno remarcaron la importancia de "rendir cuentas" y "contarle a la gente" lo que están haciendo.

El pasado lunes 22, el presidente de la Administración Nacional de Educación Pública (ANEP), Prof. Robert Silva, compareció ante la Comisión de Educación y Cultura de la Cámara de Senadores y presentó el "Plan de Inicio de Cursos 2021".

Además de explicar la planificación para el presente año lectivo, Silva detalló a la oposición el incremento de los gastos de la ANEP como consecuencia de la emergencia sanitaria ocasionada por el covid-19.

Según detalló El País, hubo aumentos importantes en todos los rubros. Desde limpieza e higiene, pasando por seguridad, y hasta alimentación.

Los gastos en limpieza -que comprenden, entre otros, la adquisición de productos y la contratación de empresas- fueron los que más se incrementaron. Mientras en 2019 la ANEP destinó US$ 2.927.120 a limpieza, en 2020 esa cifra paso a US$ 11.601.349; es decir, un 34% más.

El gasto en seguridad de los establecimientos educativos, que estuvieron vacíos por un tiempo, se incrementó un 16%, pasando de US$ 2.062.766 en 2019 a US$ 14.830.912 en 2020.

Por su parte, el dinero destinado a la contratación de servicios personales -pago de auxiliares de servicio- pasó de US$ 6.021.000 en 2019 a US$ 84.080.113 2020, un incremento del 7%.

Finalmente, en alimentación se invirtieron US$ 47.654.218. De acuerdo a lo que explicó Silva, los costos en esta materia fueron "significativamente distintos" ya que en promedio la vianda tuvo un costo de $145 mientras que la partida que se entrega a los comedores escolares varía de $29 a $50 por niño, según el centro educativo. Fueron 2.152 las escuelas que finalizaron el año con el comedor funcionado.

Además, vale aclarar que es la primera vez en la historia que los comedores atienden a los escolares en semana de turismo, en las vacaciones de julio (dos semanas) y los asuetos de dos días en setiembre. También se implementó alimentación para casi 100.000 niños en enero y febrero de 2021, con un costo de US$ 6.300.000.

Desde el 1° de marzo, las autoridades educativas, pero principalmente el Presidente de la ANEP, Prof. Robert Silva, han tenido que luchar cotidianamente contra las mentiras y los engaños de la oposición y su brazo sindical. Como el lector recordará, en lugar de escuchar noticias como las que describimos hoy aquí, hubo que soportar la machacona predica del "recorte de derechos", con mentiras que van desde la reducción de la alimentación escolar, pasando por la eliminación de los boletos estudiantiles, hasta el supuesto cierre de los liceos nocturnos.

No obstante, como ha dicho el propio Silva en más de una oportunidad, "dato mata relato".


Denuncian "privatización" de espacios públicos en Canelones y piden intervención del gobierno nacional

La comisión vecinal "Roosevelt para todos" denunció que la Intendencia frenteamplista de Canelones intenta privatizar el Parque Roosevelt. Además, los vecinos aseguraron que la comuna canaria no cumple con sus obligaciones y este importante espacio público está seriamente deteriorado, por lo que solicitan la intervención del gobierno nacional.

El pasado 25 de enero, la Intendencia de Canelones anunció que se encontraba en negociaciones con la Asociación Uruguaya de Fútbol, para que esta última instale canchas, oficinas, estacionamientos y un centro de espectáculos en el Parque Roosevelt.

Tras el anuncio, un grupo de vecinos nucleados en la comisión "Roosevelt para todos" aseguró que lo que pretenden las autoridades frenteamplistas de la Intendencia, encargada de gestionar este espacio público, es "seguir privatizando el parque, que fue donado para ser utilizado por el público".

"La intendencia no cumple como guardián del parque", dijo uno de los vecinos entrevistados por Subrayado, que aseguró que "se encuentra en muy mal estado". En ese sentido, recordó que colectivo Fauna Libre Uruguay advierte por la contaminación, la deforestación y el riesgo para la fauna autóctona, y la inseguridad que han provocado otros emprendimientos fallidos aprobados por la Intendencia.

Dentro de los "proyectos fantasmas" -así los llaman los vecinos-, mencionan en primer lugar al "Blu Park", que para su instalación implicó quitar juegos de uso público. Pero además, según relatan los vecinos, se "talaron más de 7 mil árboles" que nunca se repusieron, como se acordó en principio.

El segundo proyecto que mencionan es "La Ciudad de los Derechos de los Niños" que "terminó en un edificio abandonado que genera inseguridad para los vecinos". Finalmente mencionan a "Landia", un emprendimiento similar que tampoco generó beneficios para el lugar.

La desconfianza en las autoridades de la Intendencia frenteamplista es tal, que una de las propuestas que impulsan los vecinos es que el Parque Roosevelt pase a estar nuevamente en manos del gobierno nacional, vía Ministerio de Ganadería. Según estos, el Parque se trabajaba de otra manera en la época en la que no estaba bajo la órbita municipal.

El Frente Amplio, que en toda acción del gobierno ve intenciones espurias y "privatizadoras", ha decidido callar ante las manifestaciones aquí citadas. El relato vuelve a caer por su propio peso.


Otra vez contra el Parque Roosevelt

Por Jorge Ciasullo

Un año sí y otro también, aparecen iniciativas para transformar (liquidar) el parque Franklin Delano Roosevelt. Algunas, han tomado estado público, otras, sin duda han sido planteadas a las autoridades que, seguramente, por ser entre inaplicables y hasta delirantes, ni siquiera las han considerado -por ahora.

Entre las que han tomado estado público se destacan: estadio de Peñarol (año 2011); inversión de 150 millones de dólares para construir seis torres de apartamentos (año 2017); recinto ferial de aproximadamente 48.000 metros cuadrados, unas 30 hectáreas (año 2020).

Este año 2021, nos encontramos con otra iniciativa: el gobierno de Canelones y la Asociación Uruguaya de futbol (AUF) han "comenzado un diálogo para construir varias canchas de fútbol de alto rendimiento en el parque Roosevelt, con el objetivó de ampliar la infraestructura que ya posee la institución, y para que, además, la comunidad pueda aprovechar y disfrutar el espacio" (Comunicado Gobierno de Canelones).

El presidente de la AUF, Ignacio Alonso, adelantó algunos detalles, señalando que el parque Roosevelt: "le resultó muy atractivo" ya que el Complejo Celeste está saturado y necesitan más espacio. Así, detalló que se buscará "por lo menos" (sic) "tener dos canchas de fútbol 11, espacio para poder ambientar el lugar de desarrollo técnico-arbitral (¿?), para una cancha de fútbol playa y, en la medida de las posibilidades, se busca generar un espacio donde se puede desarrollar una cancha de fútbol sala".

El parque Roosevelt, fue una donación -en 1917- onerosa o modal, por la cual el donatario asume una obligación a través del modo que el donante le impone. En este caso, esa obligación (modo) establece que sus casi 350 hectáreas, sean destinadas a parque público. La violación de ese acuerdo o contrato, podría dar lugar a que lo herederos de la familia donante reclamen la devolución del parque.

Por otra parte, la Ley Forestal (1988) establece que los parques nacionales: "no podrán ser sometidos a explotación, salvo la necesaria para preservar su destino de interés general" (artículo 19).

Nos parece ocioso detallar los beneficios de las zonas verdes en las ciudades, aún pequeñas, entre ellas: combaten la contaminación, regulan la temperatura, y humedad, producen oxígeno, filtran las radiaciones, albergan flota y fauna, que, de otro modo, hasta se extinguirían, etc. Además, y tal vez, sobre todo, son fundamentales para la salud en general de la población, siendo imprescindibles socialmente, toda vez que ofrecen un espacio libre para el esparcimiento o aún la contemplación.

A nadie se le ocurre proponer canchas de fútbol en el Bois de Boulogne (Paris), el Hayde Park (Londres), en el Central Park (New York) o los Jardines La Tamarita (Barcelona). En esta última ciudad, a pesar de los parques que tiene, se está buscando crear nuevos, aún con el traslado de viviendas o complejos ya instalados, bajo el objetivo de "lograr un modelo de ciudad que sea capaz de afrontar los retos que representan el cambio climático y los problemas sociales. La estrategia es incorporar espacios verdes para lograr un modelo de ciudad más resiliente".

Por supuesto que todos los proyectos que hemos mencionado, en sus propuestas establecían o establecen como el que motiva este comentario, su prioridad en el cuidado de las áreas verdes, de su flora y de su fauna, así como su aspecto social, en el sentido que la mayoría de la población podría disfrutarlo o como el actual: potenciar el uso del parque (subrayado nuestro).

Si lo que realmente se quiere es "potenciar el uso del parque" lo que debería hacer la Intendencia de Canelones es programar y señalizar senderos o caminería, construir ciclovías, establecer iluminación, mantener guarda parques permanentes, limpieza y retiro de restos de vegetación, que además constituyen peligro de incendio, retiro de escombros de construcciones que por una u otra razón se demolieron, etc.

La universidad de Harvard, ha definido el término biofilia, como la afinidad emocional de las personas con la naturaleza. En esa inteligencia, los ciudadanos deberíamos solicitar a la Intendencia de Canelones que, si nada pueden hacer con el parque Roosevelt en cuanto a su mantenimiento, lo dejen como está, para que, aún con sus carencias, la comunidad pueda aprovechar y disfrutar de ese natural y maravilloso espacio.


Hundir el barco, no importa si se ahogan con él

Por Marcela Pérez Pascual

Nuestro país, y el mundo entero, vive una situación crítica e inédita desde hace ya un año. La pandemia causada por el COVID-19 ha llevado a que no solo se haya visto afectada la salud, sino también la economía y la sociedad toda.

Hemos visto cómo todos los integrantes del Gobierno de la Coalición han trabajado día y noche para salir adelante de esta tormenta lo mejor posible, no podemos decir lo mismo de la oposición, o al menos no de todos sus integrantes.

Cada decisión que el Gobierno de Coalición toma, la oposición opta por poner palos en la rueda. Si se elige por una libertad responsable, el Frente Amplio pide la cuarentena obligatoria. Si se opta por comprar los aviones Hércules, los cuales son de gran utilidad y permiten llegar a la Antártida y reabastecer nuestra base y traer los ultrafreezer para las vacunas contra el COVID-19, el Frente Amplio se opone, pero olvidan que cuando ellos fueron gobierno compraron un avión privado a un costo elevadísimo el cual fue de muy poca utilidad para los uruguayos. Si se sancionaba la Ley de Urgente Consideración, el Frente Amplio decidiría recolectar firmas para su derogación.

Cabe resaltar que la Ley de Urgente Consideración no hizo otra cosa que recoger lo que se prometió a lo largo de la campaña electoral por parte de los partidos que hoy forman parte del Gobierno de Coalición y fue aprobada democráticamente por el Parlamento que fue electo en octubre por la mayoría del pueblo uruguayo.

El gobierno desde el primer momento optó por tener una comunicación fluida, directa y sincera con la población. Cada decisión que tomó nos la comunicó. Pero nos comunica las decisiones una vez que están definidas y tomadas, no cuando están siendo conversadas en el seno del Consejo de Ministros o del GACH o con los Laboratorios para definir con quién, cuándo y cómo se traen las vacunas contra el COVID-19.

Personalmente estoy de acuerdo con esa postura. Es la que muchos padres tomamos en casa con nuestros hijos. Les comunicamos las decisiones cuando están tomadas y no los participamos del proceso de decisión ya que nada les aporta y por el contrario en muchas situaciones les genera estrés y ansiedad.

Quienes sí participan del proceso de decisión en el gobierno son quienes fueron elegidos por el pueblo democráticamente, porque los votantes les confiaron esa responsabilidad. Ellos, en este caso, han optado, confiando en que es lo mejor para nosotros, comunicarnos las decisiones cuando los temas están claros, definidos y hay certezas.

Hoy sabemos que se comienza a vacunar el 1ero de marzo. Celebramos que esto sea así y nos alegramos. Las vacunas que llegan nuestro país son seguras, fueron aprobadas por las autoridades sanitarias competentes para ello y los uruguayos podemos ir confiados y tranquilos a vacunarnos sabiendo que nuestro Gobierno hizo todo lo que debía hacer para garantizar nuestra salud en este proceso.

En un artículo del Diario La Nación, titulado "Uruguay, de alumno ejemplar de la región a ser el último en recibir las vacuna", de hace apenas una semana, 19 de febrero 2021, el periodista Nelson Fernández resalta el hecho que el Frente Amplio critica al gobierno tanto por la falta de vacunas, cosa que hoy ya no es así, como por considerar que el gasto social es escaso para atender las necesidad de personas y sectores afectados.

Yo me pregunto, ¿todos los dirigentes del Frente Amplio, que tanto critican al Gobierno de Coalición, cuando en sus hogares toman una decisión familiar como por ejemplo vender su casa, le muestran el contrato de compraventa a sus hijos menores de edad para que lo analicen y opinen sobre el mismo junto con ustedes? ¿O simplemente cuando la decisión está tomada y el contrato firmado se sientan con sus hijos y les cuentan que se van a mudar?

Claro está que en temas de Gobierno los contratos deben ser controlados por las autoridades competentes y demás, pero el Gobierno de Coalición actúa ajustado a derecho y no tiene por qué estar explicando cada paso que da minuto a minuto. ¿O acaso los gobiernos del Frente Amplio lo hacían? Yo no recuerdo tener conferencias de prensa cada 15 días donde el Presidente o alguno de sus Ministros explicara lo que estaba sucediendo y respondiera preguntas de la prensa.

Todo lo que nuestro Presidente nos ha dicho se ha cumplido. No veo por qué no confiar en él y su equipo, ha dado sobradas pruebas de que son responsables, actúan con solvencia, capacidad y seriedad.

En un momento tan duro como el que vivimos, qué bueno hubiera sido que fuéramos no sólo ejemplo a nivel mundial por cómo logramos sobrellevar la pandemia por las medidas que el Gobierno de Coalición tomó y cómo los uruguayos pudimos hacer un uso responsable de nuestra libertad, sino también porque los actores políticos de la oposición hubieran puesto sus intereses personales por debajo de los colectivos y remado junto al gobierno.

Lamentablemente hasta ahora no fue así. Aún están a tiempo. Confío en que quienes aún no lo han hecho puedan ver las cosas de otra manera y puedan hacerlo. En esto nos jugamos todos lo mismo, el bien de nuestro país y el de nosotros mismos.


Vacunas, la nueva forma de corrupción en Argentina

El escándalo por la vacunación vip constituye una defraudación moral por parte de quienes tienen el ineludible deber de proteger a los más vulnerables, asegura un duro editorial de La Nación que reproducimos a continuación.

El escándalo desatado al conocerse que en el Ministerio de Salud de la Nación funcionaba un "vacunatorio vip" para que funcionarios y amigos del poder pudieran acceder a la vacuna contra el coronavirus, sin respetar ninguno de los parámetros establecidos para determinar la prioridad en el proceso de vacunación, hiere de gravedad la reputación y credibilidad del gobierno de Alberto Fernández.

La arbitrariedad en la asignación de las dosis, de por sí escasas, ha quedado de manifiesto, tanto por parte de las autoridades nacionales como de líderes territoriales en no pocos municipios de la provincia de Buenos Aires y de otros distritos del país.

En la lista de quienes fueron vacunados salteando la lista de espera de los trabajadores de la salud y las personas de riesgo figuran, además del periodista Horacio Verbitsky, la casi totalidad de los integrantes del gabinete de Alberto Fernández, legisladores nacionales y provinciales, intendentes, artistas, empresarios, sindicalistas, familiares y colaboradores de todos ellos. La nómina es conocida y la individualización de cada uno de ellos provoca y aumenta la indignación y perplejidad en la sociedad.

Importa ahora saber cómo va a continuar este reprochable capítulo de una historia que tuvo como uno de sus principales protagonistas al despedido ministro Ginés González García, quien desde el inicio de la pandemia le restó importancia al virus y no supo, no pudo o no quiso negociar con algunos laboratorios para que la Argentina tuviera la suficiente cantidad de vacunas para enfrentar la pandemia.

La sociedad espera saber cuáles serán las consecuencias para quienes, violando el principio de igualdad consagrado en nuestra Constitución nacional, permitieron el rápido acceso a las vacunas a algunos privilegiados por su influencia o su cercanía al poder político, cuando aún restan por ser vacunados millones de personas entre quienes se hallan en los grupos de riesgo por su edad o por enfermedades que las tornan vulnerables y quienes están vinculadas al cuidado de la salud o a otras tareas esenciales.

No basta con declarar que los vergonzosos episodios conocidos no volverán a suceder. No alcanza con pedir disculpas y tampoco es la forma de ponerle fin a una situación que ha llegado demasiado lejos y que reclama una urgente reparación desde la política y desde la Justicia. Lo ocurrido constituye una defraudación moral por parte de quienes tienen el deber de cuidar a la población y garantizar la salud de los argentinos. Implica naturalizar la impunidad del acomodo para salvarse a sí mismos, en un acto de absoluto desprecio por la vida de los demás.

Basta imaginar qué pueden estar pensando quienes han perdido en la pandemia a familiares o amigos y aquellos que lamentablemente los perdieron en estos últimos días mientras se consumaban estos aberrantes hechos, restando vacunas para quienes más las podían necesitar. Las excusas esgrimidas para justificar semejante escándalo no logran atenuar la responsabilidad de todos los que recurrieron a medios espurios para vacunarse.

Como ya fue dicho en esta columna, resulta imperativo que el Gobierno abandone la improvisación, los anuncios fantasiosos y las promesas de tinte electoralista, y asuma con una razonabilidad que hasta aquí no ha evidenciado el liderazgo que presupone llevar adelante el gigantesco esfuerzo de vacunar en el menor tiempo posible a los argentinos.

En efecto, en lugar de hacer que la campaña de vacunación responda a una planificación racional, utilizando la infraestructura hospitalaria del país y toda la experiencia acumulada en este aspecto para avanzar con mayor velocidad y eficiencia, el Gobierno ha seguido el carril político-electoral, que deberá ahora abandonarse por completo y ser reemplazado por una estrategia que responda a estándares científicos, siguiendo las prácticas exitosas que han utilizado otros países.

Es indispensable que, en aras de la transparencia que debe acompañar todo acto gubernamental, sobre todo cuando se trata de un caso de salud pública, no se recurra al acomodo, a la ventajita o a la avivada, ya que dicho accionar constituye la diferencia entre la vida y la muerte para miles de personas.

Hay millones de argentinos que esperan respetuosamente su turno para ser vacunados. El gobierno del presidente Fernández debe garantizar que en todo el territorio nacional el suministro de vacunas se realice de manera transparente, igualitaria y respetando estrictamente las prioridades establecidas para el proceso de vacunación.

La existencia de un sistema paralelo equivale a institucionalizar un mecanismo por el cual inocularse una dosis que no corresponde es sencillamente robársela al que sí le toca. Esta vez la corrupción no pasó solo por el dinero; más grave aún, pasó por la vida de la población más indefensa.


Lo que se necesita en Cuba para entrar en la democracia

Cuando Alberdi viajó a la ciudad de la Habana se maravilló; ahora, el país ha perdido aquella modernidad y vive en la esclavitud política, asegura el académico argentino Fernando J. Ruiz en una columna para La Nación que reproducimos a continuación.

En 1855, dos años después de inspirar la Constitución, Juan Bautista Alberdi pasó por Cuba, que era una colonia de trabajo esclavo. En contraste, nuestra Constitución había escrachado la esclavitud como un crimen, con la bella frase de que un esclavo es libre "por el solo hecho de pisar el territorio de la república".

Pero, igual, Alberdi se maravilló: "No tiene rival en América del Sud. Río de Janeiro es pobre y fea ciudad al lado de La Habana... ferrocarril, gas, telégrafo, todo eso existe aquí en gran escala". Incluso le impactó más que Washington, en la que todavía había "vacas errantes y sueltas".

Ahora los cubanos perdieron esa modernidad material y viven en la esclavitud política. Los defraudaron con la libertad. Tras la robada revolución democrática de 1959, ni hablan ni eligen, y sufren la opresión de su movilidad. Como en una cárcel, estas dictaduras reprimen, en esencia, "el uso indebido de las piernas", como ironiza el disidente Diario de Cuba.

Si bien coexistimos con el raro fenómeno de que, por cierto postureo progresista, muchos periodistas dicen no creer en la verdad, hay cosas innegables. Pero pasan cosas en La Habana y apenas miramos.

Las dictaduras añejadas saben reducir costos. La gran represión contra la "primavera de Cuba", en marzo de 2003, se hizo en la tarde previa de la medianoche que George W. Bush había definido como el ultimátum para invadir Irak. Los autos de la policía levantaban disidentes al mismo tiempo que los bombarderos despegaban para invadir Irak. Así, la noticia cubana fue un pie de página en la escena mundial.

Como siempre, las caras más agrias de una dictadura son la policía y el periodismo oficial. Ese periodismo, a través de su monopolio audiovisual, bombardea el terreno para la infantería, que es la policía que detiene a los ya degradados a enemigos del pueblo.

El 9 de noviembre un rapero fue detenido por desacato tras ser hostigado por la policía en su casa y condenado, en pocas horas, a casi un año en una cárcel de máxima seguridad. En reacción, casi dos decenas de personas, agrupadas en el no alineado Movimiento San Isidro, iniciaron una huelga de hambre que la policía, con ropa de médicos, interrumpió por el "delito de propagar epidemias". Para resistir, se plantaron frente al Ministerio de Cultura durante unos minutos casi doscientos artistas, periodistas, líderes religiosos y académicos, aplaudiendo y apretando bien las muelas. En cualquier democracia esto es banal, pero en Cuba entró a la historia como el 28-N. Ante ese hito, el viceministro de Cultura acordó que podrían "reunirse sin ser hostigados en espacios independientes", es decir, en sus casas y atelieres, y que caminarían sin ser seguidos.

Pero el gobierno cerró la charla y duplicó el bombardeo. Se sorprendió hasta el viejo trovador Silvio Rodríguez: "¿Por qué se ha vuelto tan difícil la palabra diálogo?"; y el gran poeta Carlos Varela dijo que "algo tendrá que cambiar... aunque otros prefieran callar". El artivismo, como el que hacen los talentosos Luis Manuel Otero Alcántara o Tania Bruguera, está aumentando su volumen. El pulmón democrático que crece está lleno de cultura.

El principal talento del régimen es calcular si quiebra esta ola disidente o espera su desgaste. Lleva seis décadas regulando la rabia de la organización colectiva opositora, por lo que sabe cuándo ceder o no. Para eso, prende y apaga el acceso a las redes digitales, y el acceso a las calles a través de un inmenso tapiz pringoso de soplones, espías y policías. Si hay una protesta, acosan a los periodistas para que no la cubran, no los dejan salir de la casa, los citan, los pasean, o cualquier otra vía que oprima la movilidad. Al revés de la canción de la obra Los miserables, el objetivo es que no se escuche a la gente cantar. El hermano de la actriz Ana de Armas grabó en forma clandestina el interrogatorio en la policía:

-No puedes sacarle fotos a ninguna actividad en casa de Miguel Coyula Aquino [artista cubano]. No puedes vincularte porque ellos no son ni artistas, ni son fotógrafos, ni son nada... se hacen llamar, se autotitulan artistas independientes, eso aquí no... eso es ilícito aquí.

Y, si no le gusta, el interrogador le propone:

-Cambia la ley, ve y sube entonces pa' la sierra con un fusil.

Periodistas "subversivos", como Carlos Manuel Álvarez, Abraham Jiménez Enoa, Yoani Sánchez o Reinaldo Escobar, tuvieron muchas conversaciones con la policía política, pero ninguna voluntaria; son visitas y paseos forzados, donde les discursean sobre el expansivo derecho penal cubano con la cárcel entrelineada. Este proceso de socialización obligatoria está basado en que cada disidente tiene "el compañero que me atiende", como podemos verlo en películas en blanco y negro sobre la Stassi de Alemania Oriental, o a todo color en este año en Cuba. Lo que no podemos es no verlo.

Este torniquete intenta que las acciones digitales y callejeras críticas sean lo más fugaces posible, y crear un cordón sanitario que impida su comunicación al resto de la isla. Pero más temprano que tarde los reguladores de la represión tendrán un inevitable error de timing y se abrirán los anchos malecones; ese día la comunicación libre arrasará los diques que la bloquean e inundará de alternativa a un pueblo que hoy no la ve. Antes de ir a Cuba, el tucumano Alberdi enfrentó a una dictadura; incluso editó una hoja bélica, Muera Rosas! "La dictadura es una provocación constante a la pelea", escribió. Luego, fue perito en la transición a la democracia: su riña contra la brutal pluma de Sarmiento fue por cómo se hacía esa transición. Por eso, Alberdi no parecía odiar personas, sino sus actos autoritarios.

Así, además de ser eficaz contra las dictaduras y en promover transiciones, también lo fue en el arte de la reconciliación: después de pasar por Cuba y Estados Unidos, Alberdi se instaló en Londres como embajador, donde mantuvo una relación cordial nada menos que con Juan Manuel de Rosas. La clave es que Alberdi distinguía las batallas del pasado de las del futuro; por eso, su constitución fue nuestro programa. Una buena definición del subdesarrollo es que la dirigencia se concentra en las batallas del pasado. Pero los demócratas necesitan siempre una visión hacia el futuro y mucho más para derribar una dictadura.

Alberdi, en su obra de teatro El Gigante Amapolas (con nombre de flor como el dictador contra el que luchaba), ironiza sobre cómo las dictaduras se sostienen por la división opositora, y porque la opacidad del régimen hace que desde afuera se sobredimensione su poder. Sugiere que proyectar poder no es lo mismo que tenerlo. Ante la inicial retirada de los demócratas ante el gigante, la mujer de un soldado del régimen se sorprende: "¿Cómo han conseguido un triunfo tan completo? ¡Ustedes tan poquillos, y ellos tan muchos, tan muchos!".

Mientras, en el campo rival, el sargento que se decide a atacar al gigante dice: "Estamos espantándonos de fantasmas".

Da seis pasos y descubre que es un gigante de paja.

Alberdi la llamó "peti-pieza cómica en un acto" y así retrata la dictadura como una gigantesca simulación de poder a la cual todos contribuimos. Lo difícil es poner de acuerdo a millones para terminar con esa simulación, que es lo que se necesita en Cuba para entrar a la democracia.


El "control militante" de precios en Argentina y el síndrome de la rana hervida

La Campaña nacional de control de Precios Cuidados con 20.000 "militantes" sociales puestos a controlar los precios de los supermercados para que se respeten los precios cuidados y valor de la carne, no es más que otra aventura infame de una Argentina desorientada y sin rumbo, asegura el escritor Jorge Grispo en una nota para Infobae que reproducimos a continuación.

El síndrome de la rana hervida constituye una analogía que se utiliza para puntualizar el fenómeno acaecido cuando ante un problema que es progresivamente tan lento que sus daños puedan percibirse como a largo plazo o no percibirse, la falta de conciencia genera que no haya reacciones o que éstas sean tan tardías como para evitar o revertir los daños que ya están hechos.

"El síndrome de la rana hervida" se usa a menudo como una metáfora de la incapacidad o falta de voluntad de las personas para reaccionar o ser conscientes de las amenazas siniestras que surgen gradualmente en lugar de hacerlo de repente.

La inflación crónica es uno de los síntomas del fracaso de la política, no el de un gobierno sino el de todos. La falta de credibilidad actual en las políticas de Estado son la causa de su propio fracaso. El recordado Tato Bores ser haría un festín de monólogos imperdibles con nuestra realidad circular década tras década.

El Estado es el que maneja las variables y toma las decisiones. A los particulares solo nos queda acatarlas y, en su momento, votar. Los gobernantes son elegidos para gobernar para todos, no solo para aquellos que los votaron. Una vez electos su responsabilidad se amplifica (o al menos eso es lo que debería suceder).

Como se suele decir, en el pecado está la penitencia. Es una frase que aplica para la argentina de las cinco pandemias: salud, educación, instituciones, seguridad y economía.

Nuestra penitencia parece ser, entre otras cosas, soportar todo tipo de medidas, algunas se destacan más que otras, como el impuesto a los ricos, la cuarenta extra larga que tuvimos, la falta actual de vacunas suficientes, la inflación que no cesa, entre las más destacables. Todo esto sin que la casta dirigente se digne a bajar sus propias dietas, como modo de ejemplo de liderazgo en tiempos de crisis.

El control duro de precios es una herramienta que fracasó repetidamente en nuestra nación. Es una arma tan inútil como infame, que solo tiene como finalidad un claro uso político en tiempos electorales. Es el Estado quien tiene la potestad y el poder de policía, no los ciudadanos que sí podemos "denunciar", pero no actuar por mano propia. Ese contrato social no puede romperse como pretexto de un relato infame de la política agrietada.

Pandemia, deuda pública, déficit fiscal, grieta, inseguridad, des-educación, inflación, ausencia de moneda confiables, más un larguísimo etcétera, conforma un combo complejo de solucionar. Es el agua hirviendo a fuego lento con la rana -que venimos a ser todos los argentinos- adentro. Este tipo de medidas van subiendo el calor del fuego, tanto de un lado de la grieta como del otro. No sirven más que para eso.

Poner a una parte de la población a "cuidar" a la otra parte, como si los "cuidados" fuéramos inútiles que no lo sabemos hacer por muestra cuenta, es un acto cuanto menos infame. Es tanto como menospreciar la capacidad e inteligencia de la población en general. Grave por donde se lo mire.

El modelo de país que tenemos -desde hace varias décadas- fue mutando lentamente, como el síndrome de la rana hervida, pasamos de ser el mejor país del mundo en 1885 - donde claramente no había precios cuidados- a una aldea pobre en 2021, pero con precios vigilados por los militantes sociales.

Nos venimos hirviendo a fuego lento. No somos las víctimas, ni los victimarios. Somos artífices de nuestro propio destino porque por años, votamos como votamos y tuvimos la clase dirigente que libremente elegimos. No es culpa de uno o de otro dirigente, sino del resultado de todos juntos.

Esa transformación silenciosa de nuestra realidad, se nos hizo presente cuando ya era demasiado tarde, el 20 de marzo de 2020, día en que el actual mandatario decreto la primera de una seguidilla de cuarentenas, que terminaron siendo una prolongación sucesiva de decretos ampliatorios. Todos conocemos la historia reciente.

Nuestra problemática actual, va mucho más allá de las políticas y las prácticas gubernamentales. La grieta que divide a nuestra nación es un síntoma más de la enfermedad que padecemos. Una consecuencia no querida que se acicala con medidas tan salvajes como infames, que, por cierto, están destinadas al fracaso.

La concentración económica y la formación de precios, son variables económicas demasiado importantes para tirarlas a la grieta, convocando a los cuadros militantes para hacer política de góndolas, como si fuera una batalla entre buenos y malos. Ni los cuidadores son los buenos, ni los controlados son los malos, y, mucho menos, los cuidados somos incapaces de hecho que no sabemos cuidar nuestro propio bolsillo.

El control de precios puede y solo debe ser ejercido desde el Estado, por funcionarios autorizados a ello. No por cuadros militantes que exhortan en mucho el límite de la tolerancia ciudadana. Existen, y muy variados, medios legales por una política de Estado en la formación de los precios. Esos mismos precios que se inflaman por la propia inflación que se genera desde el Estado con las medidas que toma. Un raro contrasentido que solo marca nuestro desvarío nacional y popular.

Las visiones centradas únicamente en las políticas sociales, que dejan de lado el motor productivo de los emprendedores, las Pymes y las grandes compañías -que conforman un grupo altamente tomador de puestos de trabajo genuino- confunden la ayuda social ofrecida por el estado como un logro, cuando en realidad se trata de la confirmación de su propio fracaso.

Usar la militancia política como punta de lanza para controlar precios es un síntoma tanto de debilidad del Estado como de su desesperación. Si miramos por el espejo retrovisor, se puede observar con absoluta claridad como se fue construyendo históricamente la degradación nacional, y que, precisamente los precios cuidados no son la solución, sino un manotazo más del ahogado en la mar de la incertidumbre.

Con este tipo de medidas se pretende crear un "Teleteatro de los precios cuidados", cuando en realidad, lo que se está gestando es algo mucho más grave y peligroso: la utilización de la militancia política para asegurar las políticas de un estado que se muestra impotente frente al flagelo inflacionario.

Quizás convenga recordar que existe en nuestra nación, bajo la órbita del Ministerio de Desarrollo Productivo, la defensa de los y las consumidores, donde fácilmente cualquier ciudadano -no es necesaria militancia alguna- puede iniciar un reclamo si tuvo algún tipo de problema, ya sea con la compra de un producto o servicio (ver artículo).

El lanzamiento de la campaña "cuidar el bolsillo" no es ni más ni menos que la inflamación de la grieta mediante la utilización de un sector de la población que depende más de la asistencia que le da el propio Estado, que de su propia capacidad laboral, a consecuencia del propio fracaso del Estado, incapaz de generarle un trabajo genuino.

Son medidas para la propia "tropa", que se alejan de lo obligación de gobernar aun para quienes no votaron al ocupante de turno del sillón (eléctrico) de Rivadavia. La opacidad en la utilización de la militancia política excede en mucho el marco de legalidad con que se debe garantizar a quién se pretende controlar. Eso se llama seguridad jurídica en los países del primer mundo, esos que quedan bastante lejos del nuestro.

Para ese control existen innumerables herramientas, las cuales más allá de ser efectivas, son "legales" y no tienen ese contenido político decadente que le quita legitimidad, por caso la Ley de Defensa del Consumidor (26.361). Resulta difícil imaginar porqué motivo no se recorren los locales más chicos o los famosos "supermercados chinos" que compran en bloque, pero sí los hipermercados. ¿Con unos sí y con otros no? ¿porqué?

El control de precios de hecho, en la vida "real", lo hacemos los ciudadanos sin importar de que lado de la grieta se encuentren. El "gil" que tira el dinero es una rara avis. Se parte de la premisa de que los ciudadanos no nos sabemos cuidar y necesitamos de un grupo de militantes para que vigilen los precios por nosotros. Craso error.

Cuidar el bolsillo de la gente es cuidarlos de la inflación, darles trabajo genuino al que no lo tiene, cuidar a las empresas que son las verdaderas dadoras de empleo, bajar la carga tributaria y el costo laboral, para que se pueda contratar más empleo en "blanco". Seguimos errando el rumbo y repitiendo conductas que solo están destinadas al fracaso. Bien podría volver a decir Castelli hoy: Si este es el futuro, dile que no venga.


Un lobo recorre España

Las elecciones autonómicas de Cataluña significaron un triunfo importante para Vox, el partido de extrema derecha. Ultras e independentistas catalanes juntos darán buenos titulares y tuits, pero para la vida política equivalen a un camión de gasolina estacionado encima de una hoguera, asegura el escritor Diego Fonseca en una columna para el The New York Times que compartimos a continuación.

Cuando niño nos divertíamos con esta puya: "Juguemos en el bosque mientras el lobo no está. ¿Lobo, está?". Era un juego de persecución excitante e inquietante, un crescendo de expectativas donde había que correr o la bestia -otro niño, un adulto- te atrapaba y te comía. Nos seducía la idea de provocar a una criatura amenazante pero no teníamos dudas: nadie quería ser atrapado por el terror.

Ahora un lobo recorre España, y su amenaza no es un juego. Vox, uno de los más recientes proyectos ultraderechistas de Europa, se convirtió el domingo en la cuarta fuerza del parlamento catalán tras las elecciones autonómicas. Cuando Vox logró presencia nacional en 2019, ya quedaba claro que España no era ajena a las tentaciones de la extrema derecha populista. Que ahora esté en el parlamento de Cataluña no hará sino elevar la tensión de un país ya hipertenso por el coronavirus y la crisis.

Vox irá al choque en una de las regiones más delicadas de la política española. Nada bueno saldrá de su cruce con el independentismo cuando la coyuntura exige menos extremismos en la mesa. Ultras e independentistas catalanes juntos darán buenos titulares y tuits, pero para la vida política equivalen a un camión de gasolina estacionado encima de una hoguera.

España es un país atormentado por rencillas menores entre líderes políticos jóvenes, torpemente ambiciosos y aparentemente inhábiles para distinguir contradicciones primarias y secundarias. Buena parte de los problemas de convivencia descansan en las incapacidades de gestión del presidente Pedro Sánchez, su vicepresidente Pablo Iglesias o los líderes opositores de la erosionada derecha tradicional, Pablo Casado (del Partido Popular, PP) e Inés Arrimadas (de Ciudadanos, Cs).

Mientras ellos aprenden a jugar en un bosque con dificultades mayores -una pandemia debilitante, una crisis económica corrosiva y el desgastante circo nacionalista-, la sombra creciente del lobo de Vox dejó de ser amenaza distante para convertirse en riesgo concreto.

Cataluña es uno de los últimos territorios donde comenzó a merodear. Vox se frota las manos esperando que el gobierno que resulte allí sea problemático, por endeble o por terco. El socialismo catalán, que obtuvo la primera minoría, podría dirigir la Generalitat con respaldo de la izquierda independentista catalana y de Unidas Podemos, su socio díscolo en el gobierno nacional. En el mejor de los casos, como en la Moncloa, sería una alianza de circunstancias atada con hilos delgados. En cambio, si gobierna el catalanismo -que tiene la mayoría absoluta sumando todos sus frentes-, el mejunje volverá a tensionar España: la derecha catalana quiere independencia o independencia mientras la izquierda juega al pase largo de la negociación con Sánchez.

La convivencia independentista -como un mal matrimonio, sobrevive entre desconfianzas- o la de la izquierda pancatalana -políticamente frágil como un cristal- es una tentación para Vox. Ante las imperfecciones del parlamentarismo, la ultraderecha ofrece un tentador mundo en blanco y negro, efectivo por simplista. Vox provee algunas pocas certezas a personas agotadas de las promesas incumplidas por los políticos tradicionales. Y hay una nada menor: España como una nación de españoles, sin conflictos que discutan su integridad.

Cuarta fuerza parlamentaria, Vox suma once bancas en Cataluña para pelotear repartiendo críticas a los partidos del sistema desde la cómoda posición de quien jamás gobernó nada importante y no tiene tropiezos ejecutivos que le manchen el traje. Son Donald Trump antes de ser presidente: todos los demás están equivocados, menos yo. Pero el autoritarismo, declamado y práctico, tiene consecuencias reales.

Hay responsabilidades sistémicas en el crecimiento de los ultras. La derecha española debió escorarse para detener la fuga de votos hacia Vox pero la apuesta solo consiguió profundizar su crisis identitaria. El PP está manchado por la corrupción y sus líderes absorbidos por disputas de corto plazo. Cs, la segunda opción, perdió casi un millón de votos en los últimos cuatro años y ya nadie sabe a quién le habla. Su esquizofrenia pavimentó el camino para Vox tanto como los titubeos del PP. El público ultra cree en quien no duda.

El gobierno, en tanto, se lavó las manos. Dejó en manos del PP y Cs el control de la extrema derecha como si fuese un problema exclusivo de la oposición pero, mientras tanto, tampoco ha hecho demasiado por elevarse como una opción sólida que dé soluciones estables a los españoles. La alianza del Partido Socialista y Unidas Podemos no ha superado la noción de rejunte electoral con desencuentros públicos mayores y coincidencias programáticas menores.

Así, mientras Iglesias vive diferenciándose de un gobierno al que buscó entrar, la gestión de Sánchez es errática. No ha conseguido que los díscolos líderes del catalanismo acepten sentarse a pactar una pax romana que permita enfocarse en los problemas más apremiantes, como la crisis económica y laboral derivada de la pandemia. Más aun, el manejo de la crisis sanitaria por el gobierno español fue inicialmente negligente y jamás pudo alejar completamente la idea de improvisación.

Los independentistas catalanes, por supuesto, también tienen su dosis de responsabilidad al azuzar al lobo de Vox. Como en la derecha, miran al partido de Santiago Abascal desde cierta superioridad moral, pero han hecho mucho para ayudarle a crecer. Entre la ingenuidad y la soberbia, durante más de una década convencieron a media Cataluña de que podían ser independientes de España pronto y, con una falta de tacto asombrosa, no dejaron de acosar al gobierno español por su escisión improbable mientras miles y miles de españoles enfermaban y morían. Al final, despertaron el nacionalismo sempiterno de la España de rey y toro hasta que la ultraderecha entró a su casa por la puerta principal.

¿Qué hacer ahora? La pandemia y la crisis económica, dos asuntos urgentes, demandan acuerdos sostenibles, no rencillas ni discusiones subsidiarias. Han muerto decenas de miles de españoles y más de medio millón de personas han quedado desempleadas.

Esos factores -que también afectan a Cataluña de manera severa- son suficientes para aparcar la utopía catalanista por una generación, pues no habrá independencia en breve. Los políticos deben buscar la fórmula retórica que mejor les salve la cara y emplearse en dar respuesta a las necesidades perentorias de España. Los resultados alejan a las oposiciones destructivas. Catalanes y españoles, a las cosas. Hay lobos sueltos.


El juego diplomático por las vacunas contra la COVID-19

India, China, Emiratos Árabes Unidos y otros países reparten donaciones en las regiones donde buscan tener influencia. En algunos casos, envían dosis a pesar de las necesidades urgentes de sus propias naciones, asegura una interesante crónica del The New York Times que compartimos a continuación.

India, potencia inigualable en la fabricación de vacunas, está regalando millones de dosis a sus vecinos, amigos o no. Intenta contrarrestar a China, que ha hecho de la distribución de vacunas un elemento central de sus relaciones exteriores. Y Emiratos Árabes Unidos que, aprovechando su riqueza petrolera, está comprando vacunas en nombre de sus aliados.

La vacuna contra el coronavirus, uno de los productos más demandados del mundo, se ha convertido en una nueva moneda de cambio para la diplomacia internacional.

Los países que disponen de los medios o los conocimientos necesarios utilizan las vacunas para ganarse el favor de sus aliados o para descongelar sus relaciones. India las envió a Nepal, un país en el que China tiene cada vez más influencia. Sri Lanka, que está en medio de negociaciones diplomáticas con Nueva Delhi y Pekín, por el momento recibe dosis de ambos.

La estrategia conlleva riesgos. India y China, que están fabricando vacunas para el resto del mundo, tienen grandes poblaciones que necesitan inocular. Aunque hay pocas señales de malestar en alguno de los dos países, eso podría cambiar cuando el público vea que las dosis se venden o se donan al extranjero.

"Los indios están muriendo. Los indios siguen contrayendo la enfermedad", dijo Manoj Joshi, miembro distinguido de la Observer Research Foundation, un grupo de expertos de Nueva Delhi. "Podría entenderlo si se hubieran resuelto nuestras necesidades y luego se regala el material. Pero creo que se intenta transmitir una falsa superioridad moral cuando se dice que estamos regalando nuestras cosas, incluso antes de usarlas nosotros mismos".

Estos países hacen sus donaciones en un momento en el que Estados Unidos y otros países ricos están acaparando los suministros mundiales. Los países más pobres intentan conseguir los suyos, una disparidad que, según advirtió la Organización Mundial de la Salud recientemente, ha llevado al mundo "al borde de un fracaso moral catastrófico".

Con sus sistemas de salud puestos a prueba como nunca antes, muchos países están ansiosos por tomar lo que se les ofrece, y los donantes podrían cosechar algo de buena voluntad política como recompensa.

"En vez de asegurar un país enviando soldados, se puede asegurar el país salvando vidas, salvando su economía, ayudando en la vacunación", dijo Dania Thafer, directora ejecutiva del Foro Internacional del Golfo, un grupo de expertos con sede en Washington.

China fue uno de los primeros países en hacer una apuesta diplomática por las vacunas, y prometió ayudar a los países en vías de desarrollo el año pasado, incluso antes de que el país hubiera producido en masa una vacuna de eficacia probada. Esta misma semana, dijo que donará 300.000 dosis de vacunas a Egipto.

No obstante, algunas de las iniciativas chinas de diplomacia en materia de vacunas han tropezado con la llegada tardía de los suministros, la falta de información sobre la eficacia de sus vacunas y otros problemas. Funcionarios del gobierno chino han citado necesidades inesperadas en el país en medio de brotes aislados, una medida que podría atenuar cualquier reacción interna.

Aunque las vacunas fabricadas en China se han extendido, India ha visto la oportunidad de reforzar su propia imagen.

El Instituto del Suero de la India, la mayor fábrica de vacunas del mundo, produce la vacuna AstraZeneca-Oxford a un ritmo diario de casi 2,5 millones de dosis. Ese ritmo ha permitido que el país empiece a repartir dosis de manera gratuita a sus vecinos. Con mucha fanfarria, han llegado aviones a Nepal, Bangladés, Birmania, Maldivas, Sri Lanka, Seychelles y Afganistán.

"Estamos tomando medidas en oriente y lo hacemos de manera veloz", dijo S. Jaishankar, ministro de Asuntos Exteriores de la India, al anunciar en Twitter la llegada de 1,5 millones de dosis a Birmania.

El gobierno indio ha intentado ganar puntos publicitarios por las dosis enviadas a lugares como Brasil y Marruecos, aunque esos países compraron las suyas. El Instituto del Suero también ha prometido 200 millones de dosis a un fondo común de la OMS llamado COVAX que se destina a las naciones más pobres, mientras que China prometió recientemente diez millones.

Por ahora, el gobierno indio tiene margen para hacer donaciones al extranjero, incluso después de meses en que los casos se dispararon y la economía se vio afectada, aunque solo haya vacunado a un pequeño porcentaje de sus 1300 millones de habitantes. Parte de lo que explica la ausencia de críticas es que el Instituto del Suero está produciendo a un ritmo más rápido que el que puede gestionar el programa de inoculación de India, lo cual deja extras para las donaciones y las exportaciones.

Además, algunos indios no se apresuran a vacunarse debido al escepticismo que despierta una vacuna de fabricación nacional llamada Covaxin. El gobierno indio aprobó su uso de emergencia sin revelar muchos datos sobre el fármaco, lo que ha hecho que algunas personas duden de su eficacia. Aunque la vacuna de AstraZeneca-Oxford ha generado menos escepticismo, quienes se vacunan no pueden elegir qué vacuna reciben.

Para India, su campaña de vacunación internacional ha supuesto una réplica a China, después de años de ver cómo los chinos obtenían beneficios políticos en su propio patio trasero: en Sri Lanka, las Maldivas, Nepal y otros lugares. Pekín ofreció fondos considerables y respuestas rápidas cuando se trataba de grandes inversiones que India, con una burocracia estratificada y una economía en desaceleración, ha tenido dificultades para igualar.

"El vecindario de India se ha vuelto más concurrido, más competitivo", dijo Constantino Xavier, quien estudia las relaciones de India con sus vecinos en el Centro para el Progreso Social y Económico, un grupo de expertos de Nueva Delhi. "El impulso de las vacunas refuerza la credibilidad de India como proveedor fiable de soluciones y respuestas a las crisis de estos países vecinos".

Una de las mayores donaciones de India se mandó a Nepal, donde la relación ha disminuido a un mínimo histórico. Ubicado entre India y China, el pequeño país es estratégicamente significativo para ambos.

Durante los últimos cinco años, luego de disputas fronterizas y de lo que algunos en Nepal critican como una relación de amo y sirviente con India, el gobierno del primer ministro K. P. Sharma Oli comenzó a acercarse a China. Oli realizó talleres sobre el "Pensamiento de Xi Jinping", basados en las estrategias del principal líder de China, y firmó contratos para varios proyectos como parte de la Iniciativa Belt and Road, el impulso de desarrollo e infraestructura de Pekín.

Pero el primer ministro comenzó a perder el control del poder el año pasado. Cuando las delegaciones de China e India llegaron a Katmandú para influir en las maniobras políticas internas de Nepal, el líder nepalí comenzó los acercamientos con el gobierno indio.

Después de que Oli envió a su ministro de Relaciones Exteriores para iniciar conversaciones en Nueva Delhi, India donó un millón de dosis. Sinopharm de China también ha solicitado la aprobación de su vacuna por parte de Nepal, pero las autoridades farmacéuticas no le han dado el visto bueno.

"La vacuna surgió como una oportunidad para normalizar las relaciones" entre Nepal e India, dijo Tanka Karki, exfuncionaria nepalí en China.

Sin embargo, la estrategia de usar vacunas para ganarse corazones y mentes no siempre tiene éxito.

Emiratos Árabes Unidos, que está desplegando vacunas con mayor rapidez que cualquier otro país, excepto Israel, ha comenzado a donar vacunas de Sinopharm fabricadas en China que compraron a países donde tienen intereses estratégicos o comerciales, incluyendo 50.000 dosis para las Seychelles, la nación insular en el océano Índico, y a Egipto, uno de sus aliados árabes.

No obstante, en Egipto algunos médicos se resistieron a utilizarlas, porque dijeron que no se fiaban de los datos que Emiratos Árabes Unidos y el fabricante chino de la vacuna habían publicado sobre los ensayos. El gobierno de Malasia, uno de los mayores socios comerciales de los Emiratos, rechazó una oferta de 500.000 dosis, al alegar que los reguladores tendrían que aprobar de manera independiente la vacuna de Sinopharm. Tras la aprobación de los organismos reguladores, Malasia decidió comprar vacunas de Pfizer de Estados Unidos, la vacuna de AstraZeneca-Oxford y Sinovac, un fármaco fabricado por otra empresa china.

Incluso la aceptación de los gestos de buena voluntad puede durar poco. Basta con mirar a Sri Lanka, donde India y China están librando una batalla por la influencia política.

Desde que Gotabaya Rajapaksa asumió la presidencia en 2019, Nueva Delhi ha luchado para que su gobierno se comprometa con un acuerdo que firmó su predecesor para completar un proyecto de terminal en el puerto de Colombo que, en parte, será desarrollado por India. Mientras continuaban los grandes proyectos chinos, Rajapaksa abrió el trato con India para su revisión.

Con la esperanza de enfatizar la importancia del proyecto, Jaishankar, el ministro de Relaciones Exteriores de India, hizo una visita el mes pasado. Ese mismo mes llegaron 500.000 dosis de vacunas de India. Rajapaksa estaba en el aeropuerto para recibirlas. Sri Lanka también hizo una orden de compra de 18 millones de dosis del Instituto del Suero, confirmó el Ministerio de Salud en Colombo.

Los medios indios lo mostraron como una victoria diplomática, y parece claro que Sri Lanka dependerá en gran medida de India para las vacunas. Pero el 27 de enero, Rajapaksa recibió un obsequio de China: la promesa de donar 300.000 dosis.

Las donaciones forman parte de un juego diplomático mucho más vasto. Sin embargo, una semana después, el gabinete de Rajapaksa decidió que Sri Lanka desarrollará la terminal de Colombo por su cuenta, lo que sacó a India del proyecto.


Sobre la flexibilización del Mercosur falta agua por recorrer

Por Alvaro Valverde Urrutia

La propuesta del presidente Lacalle Pou sobre la flexibilización comercial, muestra coincidencias, matices y rechazo con los demás mandatarios del Mercosur, que no serán simples de solucionar.

Lacalle Pou y Bolsonaro deberán tener la tarea nada sencilla de persuadir a Fernández y Abdo Benítez sobre la importancia y viabilidad de la propuesta. Pareciera difícil concebir cómo serían las condiciones de negociación para modificar la normativa vigente. Asimismo, se deberá tener presente cómo repercutirá en el Arancel Externo Común (AEC) y sus disposiciones conexas, tales como, las listas de excepciones al mismo.

El objetivo que persigue Lacalle Pou con la flexibilización es perfeccionar y reformular el Mercosur para que no constituya un escollo para que Uruguay pueda negociar acuerdos comerciales con terceros países. El gobierno uruguayo tiene previsto presentar a sus socios una propuesta de flexibilización del Mercosur, con el objeto de sustituir la Decisión 32/00 por otro instrumento que permita la negociación de dichos acuerdos comerciales de manera unilateral o plurilateral, pero que no necesariamente comprendan a todos los miembros.

Pero el proyecto en que coinciden Uruguay y Brasil de flexibilización comercial y la reducción del AEC se contrapone con la estrategia e intereses del gobierno de Fernández. Mientras, el presidente Fernández se opone a flexibilizar porque afectaría a la unión aduanera imperfecta, alega que no quiere perforar el AEC. Pero, el mismo ha sido permanente perforado, se ha licuado y han prevalecido los aranceles nacionales. También, Fernández entiende que perjudicaría la base productiva nacional. Cabe mencionar que sobre la listas de excepciones del AEC, las primeras exenciones a dicho arancel, se aplicaron a comienzos de los años 2000, en virtud de la crisis Argentina.

Si bien, Abdo Benítez no rechaza la flexibilización y mantiene una postura más cerca de Uruguay y Brasil, no obstante pareciera que su posición no es tan firme sobre la misma. La postura sería la de negociar en conjunto de acuerdo a la normativa vigente, pero no descarta conocer de que se trataría la condiciones y el alcance de la flexibilización

También, se realizó la reunión de coordinadores nacionales del Mercosur presidida por Argentina en el ejercicio de la PPT, donde propuso actividades para el 30° aniversario del nacimiento del esquema. Los coordinadores consideraron la agenda de tareas para la PPT argentina que está orientada a consolidar y profundizar el proceso de integración del Mercosur, tales como el AEC, régimen de origen, comercio electrónico, servicios, sector automotriz, entre otros.

Obviamente, la cancillería argentina no tiene agendada la flexibilización comercial; así como rechazará la rebaja del AEC.

También, estaría previsto una reunión de los presidentes el próximo 26 de marzo en conmemoración de los 30 años de creación del Mercosur, aún no se definió si el encuentro será virtual o presencial. Si fuera presencial se realizaría en Puerto Iguazú.

La PPT argentina le atribuye a este encuentro de los presidentes un "claro valor simbólico y político al mostrar una vocación de integración regional" y transformar al Mercosur "en una plataforma común para la proyección internacional competitiva" de los cuatro socios. Esto significa en buen romance reiterar su rechazo a la flexibilización y a la perforación del AEC; así como reafirma su postura a la negociación en conjunto de los acuerdos comerciales con terceros países.

Pero, el gobierno de Fernández a través de su política comercial enfrenta una seria dificultad que lo mantiene separado o aislado dentro del Mercosur, con una postura que distorsiona, limita y pone repararos a las relaciones comerciales externas del esquema. En consecuencia, conlleva a que otros miembros tiendan a adoptar decisiones unilaterales ante la paralización del Mercosur que restringe el acceso al mercado en terceros países en condiciones preferenciales que obligan a pagar altos derechos arancelarios.

Fernández pretende durante la PPT del Mercosur ratificar su posición para reformular el AEC para la protección de sus sectores industriales, de las importaciones con rebajas menores de un solo dígito o que no se produzcan modificaciones en varios sectores.

Mientras, el gobierno de Bolsonaro pretende ciertos cambios en la reducción del AEC con Argentina, entre ellos, bienes de capital, informática y automotores. El interés pasa, básicamente, por reducir la discrepancia entre alícuotas vigentes en diferentes sectores; así como tener un AEC similar a lo que es la media internacional.

Por ello, Argentina y Brasil vienen negociando una rebaja arancelaria sobre la base de un de 20%. Brasil pretende que la reducción sea la misma para todos los sectores. Mientras el gobierno argentino traslada esta propuesta al sector industrial para conocer su opinión.

El gobierno argentino estaría dispuesto a discutir una rebaja promedio del 20% de las alícuotas, así como se discute ante la postura de Brasil si la baja será pareja para todos los productos o si habrá distinciones, es decir diferenciales que no afecten sus rubros competitivos. Pero, su propuesta se enfocaría en una reducción del 20%, que si se aplica bajaría las alícuotas a un promedio de 11%.

También, Bolsonaro tiene presente que para una reducción arancelaria necesita un buen relacionamiento con el lobby de industria de San Pablo y, que la baja sea igualitaria para todos los sectores.

El gobierno argentino estaría dispuesto a aceptar una reducción, no obstante la consulta al sector industrial para rebajas del AEC de un solo digito, con el objeto de producir perjuicio en la producción nacional. Cabe destacar, que esta consulta, también, corresponde a los tres socios.

No obstante lo anterior, la postura de Fernández sigue siendo la de rechazo a la reducción del AEC y plantea una reformulación del mismo, por ende su posición es un no a la flexibilización comercial del Mercosur.


Frases Célebres 843

"La atomización de sectores que existe en el Frente Amplio por grupos políticos que surgen solo al servicio de obtener cargos en el futuro. Se dejó crecer mucho el peso de los sectores de base del Frente Amplio y fueron utilizados para tomar decisiones que perjudicaron al país. (...) La fuerza política necesita un nuevo contrato entre sus constituyentes y una renovación de su estructura orgánica". Danilo Astori, senador del Frente Amplio. Desayunos Informales, canal 12 (22/02/21).

"En 2021 el déficit va a ser peor que el proyectado. La prioridad de esta política económica es la política social y la sostenibilidad de la política social. No se pueden hacer cosas y después dar marcha atrás. la semana que viene habrá anuncios sobre la reactivación de la economía. Vamos a dar recursos para la pandemia que no estaban contemplados en el presupuesto nacional. Hay que continuar con los apoyos para atravesar la pandemia". Azucena Arbeleche, ministra de Economía y Finanzas, que compareció ante la Comisión Permanente en el Palacio Legislativo, convocada para responder sobre las políticas económicas que se aplicarán este año y el aumento de las tarifas, la ministra comenzó parte de su exposición con críticas a la pasada administración. Informativos 930, radio Montecarlo (24/02/21).

"Bill Gates promociona la proteína sintética tal como Jeff Bezos promociona las compras por internet. Pero antes de atacar al empresario o dejarnos llevar por el lobby, sugiero que se haga un razonamiento con respaldo científico, porque Uruguay no es lo mismo que Texas y nuestra ganadería tampoco". Carlos Rydstrom, director de Desarrollo Rural del Ministerio de Ganadería, sobre la recomendación del magnate estadounidense que en su nuevo libro instó a las naciones ricas a completar una transición alimenticia que las lleve a consumir carne 100% sintética en las próximas décadas. Viva la Tarde, radio Sarandí (19/02/21).

"Será una presidencia que pondrá énfasis en el interior del país y que preservará la institución". Alfredo Fratti, diputado del Frente Amplio, que asumirá el primero de marzo como presidente de la Cámara de Diputados. VTV Noticias, VTV (24/02/21).

"La relación entre poderes está funcionando bien, con una agenda marcada por la mayoría de la coalición multicolor". Daniel Chasquetti, politólogo que presentó un Balance del trabajo parlamentario durante el año 2020. Más temprano que tarde, radio El Espectador (24/02/21).

"Hay mucha desinformación. Hacerla caer es ir para atrás y quienes defienden la ley tienen la tarea de explicar la normativa que se propone derogar". Jorge Gandini, senador Blanco, acerca del referéndum contra la Ley de urgente consideración que impulsa el Frente Amplio. Telemundo, canal 12 (21/02/21).

"Es muy probable que la brecha educativa se haya agravado desde el comienzo de la pandemia del covid-19.  La inequidad educativa es prolegómeno de la inequidad social. Mientras Uruguay es el país con mejor distribución de la riqueza en América Latina es de los que tiene peores resultados educativos. Eso es una contradicción. Somos los peores de la clase en la peor clase. En el continente más inequitativo somos los más equitativos socialmente pero los más inequitativos educativamente. Esto quiere decir que quizás en unos años vamos a ser inequitativos socialmente. Por eso a nosotros nos quema el tema de inequidad en la educación". Adriana Aristimuño, directora de Planificación Educativa de la ANEP. No toquen Nada, radio Del Sol (23/01/21).

"El paro está motivado por una cantidad de trabajadores que se quedaron sin su fuente laboral y por estudiantes que se quedaron sin su oferta educativa". Patricia Massiotti, presidenta de Afutu, refiriéndose a la medida de paro de 24 horas por parte de la Asociación de Funcionarios de UTU que incluye la ocupación de la sede central en Montevideo, a días del comienzo del año lectivo. El País (24/02/21).

"El gobierno del Uruguay está en deuda con los trabajadores de la Salud privada porque todavía sigue sin pagarle los primeros tres días de certificación a un trabajador que es enviado a cuarentena preventiva por tener contacto con un posible covid- 19. A este, cuando vuelve a trabajar, esos días no se los paga nadie, y habíamos acordado con el BPS que el BPS los tenía que pagar. Y el gobierno también está en deuda con los trabajadores de la Salud privada porque en abril del año pasado se votó en el Parlamento una Ley en virtud de la cual aquellos que cursen covid-19, serán certificados en el Banco de Seguros del Estado" (BSE) por tener una enfermedad laboral y el BSE debe pagarle el 100% de su salario mientras la cursa. Pero eso tampoco se está cumpliendo. No se está cuidando a los que cuidan". Jorge Bermúdez, secretario de la FUS. Info 24, radio M24 (24/02/21).

"Los anuncios sobre vacunación son muy auspiciosos; todas las vacunas están demostrando una enorme eficacia, pero hay que mirar con atención si Pfizer cumple los plazos". Fernández Galeano, exministro de Salud Pública. En Perspectiva, RadioMundo (23/02/21).

"Nos esperan días infernales. El país reportó más de 15.000 nuevos casos de COVID-19 el martes, el recuento diario más alto desde el 6 de enero, y tiene la tasa de propagación más rápida en Europa, con infecciones per cápita más de seis veces más altas que en la vecina Alemania en las últimas dos semanas". Andrej Babis, primer ministro de la República Checa. Agencia Reuters (24/02/21).

"Se ha montado un escenario mediático de escarnio público" alrededor del caso de los Vacunatorios VIP. He debido tomar una decisión ante un hecho reprochable". Alberto Fernández, presidente de la República Argentina, refiriéndose a que le tuvo que pedir la renuncia a Ginés González García (ministro de Salud Pública de la Argentina, luego de que el periodista Horacio Verbitsky dijera que se había vacunado contra el Covid-19 gracias a ´su amigo Ginés´. Noticias 970, radio Universal (22/02/21).

"Las sanciones internacionales, que incluyen el bloqueo en el exterior de activos pertenecientes al país, impiden ofrecer una mejor respuesta a la emergencia humanitaria compleja agravada por la pandemia del Covid-19. El país afronta más de 450 medidas punitivas que buscan ejercer una presión desmedida y una persecución en nuestra contra, con el fin último de provocar un cambio de gobierno. Los secuestradores de los activos y recursos del Estado venezolano han demostrado una gran crueldad, incluso en circunstancias de pandemia, desacatando los llamados de la comunidad internacional (...) Por medio de las mal llamadas sanciones, Venezuela ha sido privada de al menos 30.000 millones de dólares en efectivo, que forman parte de los activos de la República en el exterior, recursos que debieron, y deben ser, utilizados para atender la salud". Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, denunció durante la inauguración de las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Agencia Ansa (22/02/21)

"Hemos acumulado más de 16.000 actas de inconsistencias de las 39.000 actas, casi el 50 % de las actas con inconsistencias, ¿cómo es eso?". Pachakutik, Yaku Pérez, candidato a la presidencia de Ecuador a su llegada a Quito, tras liderar una caminata desde el sur del país que duró varios días para exigir el recuento de los votos ante el Consejo Nacional Electoral (CNE), en rechazo a los resultados de las elecciones. France 24 (24/02/21).


Bestiario del Salto Oriental

Por LA LIBRERIA

Antología de leyendas, supersticiones y mitos. Ediciones Cruz del Sur junio 2012. 110 páginas. Por Diego Moraes. Ilustrado por Enrique Alcatena.

Diego Moraes, Salto-Uruguay, 1979. Es licenciado en Letras por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la Universidad de la República. Es escritor, investigador, comunicador y gestor cultural. En 2008 ganó el primer premio en el certamen abierto de ensayos literarios "Pensamiento del Dr. Pedro Figari", organizado por la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, con su libro Figari, el masón. Enseñanzas iniciáticas de su antropología filosófica (reeditado en 2016 por Ediciones B). Es también autor de los libros Bestiario del Salto Oriental (2012), Maestros del esoterismo en el Río de la Plata (2016) -finalista de los Premios Bartolomé Hidalgo 2017 en la categoría "Testimonios, memorias y biografías"- y Anti masonería 1717-2017 (2017).

El autor ha compilado una serie de relatos de ficción, mitos y anécdotas sobrenaturales, que, si bien hacen parte de la historia del departamento, algunos han trascendido o son originarios de otros puntos del país y hasta del exterior. Relatados en forma breve y atractiva, cada lector sacará sus conclusiones o recordará alguno de ellos que se han relatado por generaciones.

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.