Repetición

Por Julio María Sanguinetti

Una vez más, la apuesta a la mediocridad inspirada en la mentalidad socialista y el resentimiento.

La ANEP, bajo el impulso de su Director de Planificación Educativa, se propone eliminar la “repetición” y días pasados, a puerta cerradas en un hotel céntrico, firmaron sus autoridades un manifiesto —aparentemente internacional— en esa dirección.

Ya hace tiempo que la escuela uruguaya fue abandonando la repetición e instalado el famoso “pase social”. De ese modo, todos los niños llegaron a 6º año, pero nadie aseguró que tenían los aprendizajes necesarios en el idioma castellano o la aritmética. A la inversa, las pruebas de evaluación demuestran resultados desastrosos.

Se trataba de un tributo a la estadística que venimos denunciando desde hace años. Era muy fácil lograr que no hubiera repetición. Bastaba hacer lo que, irresponsablemente, se hizo.

El “pase social” discriminó de verdad, porque se eliminó la repetición a cambio de nada y quienes quedaron relegados para siempre fueron los que más necesitan apoyo, los que provienen de los hogares más carenciados o de familias menos estructuradas.

Ahora parecería que hay que dar la batalla universal y avanzar sobre la enseñanza secundaria, donde siempre hubo “exoneración”, “exámenes” y la repetición como excepción. Y a partir de allí hacia todo el sistema.

Por supuesto, la repetición no es una solución pedagógica milagrosa, seguramente haya mejores herramientas que esa, pero mucho peor es no asistir al alumno para que mejore su rendimiento y mandarlo a la calle con un certificado de que sabe lo que realmente no sabe. Profesores de Secundaria se han encontrado alumnos egresados de primaria que directamente no sabían leer ni escribir. Llegan al liceo y rebotan. Como van a rebotar en la vida todos aquellos que salgan al mundo laboral con esa preparación tan precaria.

Ahora bien: si discutibles son las medidas, peores son los fundamentos. Porque este señor Director dice cosas como éstas: “Llegó la hora de que hagamos un pacto social, un acuerdo de que la educación es obligatoria para todos, es un derecho de todos, y por tanto no puede haber pura meritocracia”.

¿No sabe que, desde 1830, la Constitución dice que “todas las personas son iguales ante la ley, no reconociéndose otra distinción entre ellas sino de los talentos o las virtudes”? ¿No sabe que el talento, la virtud, configuran el mérito y que lo contrario es la ignorancia, la mediocridad, el mensaje a la sociedad de que no hay nada peor que intentar superarse? En una palabra, la igualada hacia abajo que llevó al marxismo a su estrepitosa caída universal.

Y luego sigue: “Llegó el momento de que la clase media acepte que esos bancos que, históricamente, se reservó para si misma, ahora los deberá compartir con los recién llegados”.

Como se ve, parecería que hubo un designio oligárquico, una especie de aporofobia, de la clase media para impedir que llegaran los más pobres a la educación media, atribución disparatada, propia de una obsoleta mentalidad de dogmatismo clasista. Por supuesto, ignora la realidad, porque entre 1995 y 2005, en diez años, se incorporaron 70 mil estudiantes a la enseñanza media, que se encontraron —además de lo tradicional— con informática, con enseñanza de inglés, con mejoras que justamente apuntaban hacia los rezagos de los provenientes de los sectores más vulnerables.

Estos razonamientos tocan la esencia de la diferencia entre el fracasado socialismo de matriz marxista y el mundo democrático liberal, pensado y concebido para el respeto a la individualidad y la constante superación. Quienes todavía tienen el Muro de Berlín en su mente piensan en un igualitarismo mediocre de igualación hacia abajo.

Que esa mentalidad sobreviva en el corazón de la autoridad educativa de nuestra república es deprimente. Y explica muchas cosas, de las tristes que todavía ocurren en ese ámbito. Entre otras: que el Codicen no haya desautorizado esas apreciaciones tan reñidas con nuestra institucionalidad.



Por qué colorado y por qué la 2000
Julio María Sanguinetti
"Vamo'arriba" con la Enseñanza
Reconocen oficialmente que el narcotráfico aumentó
Una nueva violación a la laicidad y van...
De leal, poco y nada
Se impuso la Justicia ante el desborde electoral de la Presidencia
Se termina el tiempo de la prepotencia y el desprecio
Luis Hierro López
Ley de Urgencia: legalidad vs aplanadora
Elena Grauert
Cuando falta república y sobra arrogancia
Santiago Torres
Entreveros oficialistas
Exasesor de Manini dice que en Cabildo Abierto mandan los militares
Seguros de paro y exportación en pié
Tomás Laguna
¡Qué pena! La universidad al servicio de una ideología
Jorge Ciasullo
Islamismo, fascismo e izquierda
Con Jorge en el corazón
Fátima Barrutta
Los Teros: cuando las cosas se hacen bien
Eduardo Pacífico
Sanguinetti en Tacuarembó, Rivera, Lavalleja, Maldonado y en Piedras Blancas
Restauraron el monumento a Julio César Grauert
¿Por qué votar la Lista 2000?
Marcela Pérez Pascual
Gritos en el silencio
Francisco Berchesi
El Mercosur y la región frente a las diferencias de Brasil y Argentina
Alvaro Valverde Urrutia
Movimiento LGTB español se niega a homenajear al “Che” Guevara por considerarlo un asesino
Bergoglio, a punto de cumplir su gran sueño
El dilema de Ecuador
Indígenas Ecuatorianos acuerdan con el gobierno y se separan de Rafael Correa y del chavismo
Venezuela tiene un régimen mafioso y criminal por lo que no cabe la neutralidad
Uruguay Campeón Mundial 2030
Pablo Ferrari
Debate
Alfredo Menini
Frases célebres 784
Una batalla que pasó a la historia
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.