Es el socialismo

Por Luis Hierro López

El gobierno cree que puede censurar un afiche, regular la sal que se sirve en los restaurantes y obligar a las personas a que usen compulsiva y costosamente los servicios bancarios. El socialismo a la uruguaya no se anima a hacer ahora una revolución, pero desgasta a diario a la democracia y a la república.

La impúdica censura que intenta imponer el Ministerio de Desarrollo Social, a manos de la dirigente comunista Marina Arismendi, a un afiche encargado a un artista para promover la festividad de la patria gaucha, no es casual. Responde a una visión del Estado que el socialismo gobernante lleva en sus entrañas, según la cual se pueden coartar las libertades individuales en nombre de un supuesto interés nacional.

El hecho en sí mismo es grotesco y alcanza con señalar que el autor de la estupenda imagen, Fernando Fraga, se defendió sosteniendo que, con el mismo criterio del gobierno, habría que censurar a Picasso, acusándole de promover la guerra porque pintó el Guernica. Con sus sencillas palabras, Fraga definió el asunto. Punto.

Pero no es éste el único ni el primer intento liberticida de los gobiernos del Frente Amplio, que se dejan llevar por sus inspiraciones totalitarias. Si bien la campaña contra el tabaquismo de Tabaré Vázquez fue sin duda aceptada por la población, conviene recordar que fue impuesta por decreto, no por ley, lo que hubiera sido necesario para consagrar con absoluta autoridad esos límites al comportamiento individual.

Ahora, con iguales pretensiones, se quiere regular el consumo de sal en los restaurantes. No hay Estado que pueda controlar esa situación, que puede llegar a extremos ridículos, como el que señaló el dueño de un bar de la ciudad vieja, que explicó hace pocos días que a su negocio lo han inspeccionado ya varias veces para ver qué platos sirve sin sal, sin advertir que a media cuadra de su local se producen, de día, varios delitos incontrolados.

Lo mismo, o peor, ocurre con la ley totalitaria de la inclusión financiera obligatoria, que produce trastornos y complicaciones, sobre todo en esta época de asaltos a los cajeros. El otorgamiento de tarjetas de débito a los sectores populares pudo haber enganchado a parte de la población, ilusionándola con los paraísos consumistas, pero no hay duda de que se trata de una indebida intervención del Estado. Los cajeros del Brou muchas veces se saturan y la gente se queda sin plata. Sin su plata. Es horrible.

Desde las campañas publicitarias compulsivas del gobierno, establecidas por ley, a un nuevo proyecto que va a aprobarse en estos días, que le otorga al oficialismo la prioridad – gratuita – de la propaganda electoral, son muchísimos los ejemplos que pueden mencionarse para demostrar que hay un deliberado avance del Estado sobre las libertades. No es una dictadura abrupta, es un proyecto que se va estableciendo de a poco, lenta pero seguramente. Han impuesto una nueva historia oficial: instalan una Comisión de Sitios de la Memoria, nominada por una ley que estableció que la represión del Estado comenzó en 1968 sin hacer referencia al hecho indudable de que la insurgencia tupamara empezó en 1963, tras lo que cometió delitos aberrantes. Hasta la historia nos quieren arrebatar.

El socialismo rampante, ambicioso y falto de escrúpulos, violó ya dos veces los mandatos populares. En 2011 aprobó una ley interpretativa de la ley de Caducidad del Estado, ratificada antes en dos oportunidades por el voto popular, tanto en el referéndum de 1989 como en el plebiscito constitucional de 2009. La ley quedó fielmente ratificada en esas dos instancias que deberían ser sagradas, pero luego una interpretación legislativa, yendo en contra de lo que dispuso la gente democráticamente, recortó el significado de la amnistía, tras lo que se procesaron a varios militares, en contra de lo resuelto por el cuerpo electoral.

Ahora se prepara una trampa similar con el voto del exterior. También en 2009 se quiso reformar la Constitución para habilitarlo, pero la iniciativa fracasó rotundamente. Pero ahora, por ley, se interpreta que el voto de los uruguayos que viven fuera del país “es un derecho”, lo que no está reconocido por la Constitución, que por algo quiso reformársela. Van a hacer lo imposible, trampeando a la constitución y a la voluntad popular, para imponer el voto desde el extranjero en las elecciones del año próximo.

El socialismo a la uruguaya no se anima a hacer una revolución, pero desgasta a diario a la democracia y a la república.




El sistema penal hace agua y el gobierno no puede mirar hacia el costado
El corto y el largo plazo
Julio María Sanguinetti
Avance feminista
Volvieron las odiosas categorías A, B, y C.
Luis Hierro López
¿MIDES un comité del FA? ¡No, para nada!
Carlos Julio
El historiador José Rilla y la fábula de los tupamaros
Reivindicación de Zenobio Rosas
Tomás Laguna
Delirante
Julio Aguiar Carrasco
Di Candia y los dueños de la falsa razón
Una expresión de desorden
Consuelo Pérez
Puro verso
Esperando a ser feliz
Angelina Rios
Meses y meses para reparar una calle
Reclaman a la Justicia que impida la demolición del San Rafael
Las mentiras tienen patas cortas
Jorge Ciasullo
Las torturan antes de matarlas
Jorge Bentos
Siesta en Montevideo
Es hora de contar la verdad sobre la cuestión palestina
La lacra del antisemitismo entró nuevamente en erupción
El insulto, bandera nacional
Frases Célebres 755
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.