Como te digo una cosa, te digo la otra: Martínez y la situación económica

Ante el agravamiento de la situación económica, el Ing. Daniel Martínez, preferido en la interna frenteamplista, no ha dado señales claras, se ha contradicho en cada aparición pública y ha tratado de instalar los viejos fantasmas con los que su partido pretende continuar indefinidamente en el gobierno: “Sin FA no hay futuro posible”.

Luego de que el pasado viernes se conociera el dato actualizado sobre el déficit fiscal, los precandidatos del oficialismo evitaron las declaraciones públicas. El déficit roza el 5% —4,8% para ser precisos— y descartando toda posibilidad de que algún integrante de la coalición de gobierno realice una autocrítica, el silencio fue su mejor aliado.

El Cr. Astori, responsable de la economía en los últimos tres períodos de gobierno, prefirió lanzar sus dardos contra los candidatos de la oposición, destacando únicamente los indicadores que le favorecen. Por su parte, el Ing. Daniel Martínez, favorito en la interna de su partido, tuvo el descaro de afirmar que “no hay futuro posible si no vuelve a ganar el Frente Amplio”.

A un día de conocerse los datos sobre el déficit fiscal, el precandidato aseguró que “el proyecto país” de su partido “ha dado estabilidad económica” y “permite soñar con un futuro como país con desarrollo, de trabajo de calidad y de más trabajo” —como si los datos sobre el empleo tampoco se hubiesen publicado hace muy poco.

No es la primera vez que Martínez demuestra que vive en un país paralelo y que “como dice una cosa, dice la otra”. Al ser consultado sobre un eventual aumento de los impuestos, en una entrevista concedida al diario El País el 19 de mayo, el precandidato aseguró que “en general, la carga (impositiva) es acorde al país que tenemos”. Para Martínez, ostentar el cuarto lugar en la región en materia de presión fiscal “es acorde al país que tenemos”.

En la misma entrevista, el precandidato evitó hablar de una nueva suba de impuestos: “ya te digo, si ni siquiera sé lo que va a pasar con el mundo”, aseguró. No obstante, aclaró, “de repente hay inequidades y no estamos cargando equitativamente, también hay que hacerlo”.

Esta última frase dio que hablar y Martínez se mostró muy molesto ya que, según él, sus afirmaciones nada tenían que ver con un aumento de impuestos: “Llegado el momento nosotros vamos a aclarar cuál es nuestra posición, que no tiene nada que ver con eso”.

Aunque Martínez lo niegue categóricamente, según publicaron diversos medios de comunicación, el programa común del Frente Amplio —del que tanto se jactan sus precandidatos— asegura que es posible “continuar aumentando gradualmente la participación de los impuestos a la renta y a la riqueza”.

Finalmente, en la última entrevista que concedió —Crónicas, 31 de mayo—, Martínez se despachó contra las gestiones económicas de su partido, buscando posicionarse como la oposición dentro del oficialismo. Un día antes de afirmar que el proyecto país del FA ha dado estabilidad económica y permite soñar con un mejor futuro, el precandidato reconoció como problemas “la menor inversión y la caída del empleo”.

“El déficit fiscal en Uruguay se financia con deuda pública y esta no puede crecer indefinidamente”,
afirmó Martínez llamativamente. “Entendemos que se debe encarar una revisión importante de la forma en la que se asignan recursos a las políticas públicas, buscando lograr los mayores niveles de eficiencia posibles. En algunas áreas, tendremos que hacer más con menos”, aseguró. Según él, de llegar al gobierno, buscará “controlar y eliminar todo gasto superfluo, inciso por inciso, y controlar el resultado positivo de cada gasto”.

Ante semejante descaro, cabrían múltiples apreciaciones. Nos limitaremos a afirmar que Martínez, como buen frenteamplista, está haciendo honor a la frase —y forma de actuar— del ex Presidente Mujica: “Como te digo una cosa, te digo la otra”.



La injustificable morosidad del gobierno provoca que Uruguay ingrese a la lista negra
Faltan dos semanas
Julio María Sanguinetti
El pensamiento desde el mundo del revés
Luis Hierro López
Luis Batlle y la ocupación de las plantas de trabajo
Empleo: déficit estructural
Alfie: bajar el gasto en vez de subir impuestos
El peligroso aislacionismo de Uruguay
Zenda o la agonía de la industria nacional
Tomás Laguna
Cierra un tambo por día
Sendic figura en lista de Andrade
El propuesto desarme policial
Jorge Ciasullo
Los “nabos” no tienen idea de lo que pasa con la seguridad
¡¡Es la Economía Imbécil!!
Eduardo Pacífico
Tierras para el Pueblo.
Leonardo Vinci
La crisis del batllismo: de los Colegiados a Gestido. Una aproximación.
Miguel Lagrotta
Los tratan como si fueran plagas
Ruth Furtenbach
30 de junio, una fecha capital
Alfredo Menini
Compromiso batllista: transparencia
Fátima Barrutta
Más incentivos y menos impuestos
Matias Marino
Aprendimos mucho de Decalegrón
Jorge Bentos
Políticas Sociales Republicanas del Futuro
Mercosur-UE: El acuerdo sigue en suspenso
Alvaro Valverde Urrutia
Irán ejecuta a los homosexuales por “principios morales“
Las coaliciones de gobierno para defenderse de un golpe de Estado
Palestina se encuentra al borde del colapso financiero
La promesa de Normandía
Frases Célebres 766
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.