Una larga historia a favor de la equidad

Sanguinetti consideró que la trayectoria de Uruguay respecto a los derechos de las mujeres asegura logros completos en el próximo tiempo

El pasado martes, el Dr. Julio María Sanguinetti concurrió como precandidato del partido colorado junto a la Dra. Elena Grauert y la Sra. Consuelo Pérez, al segundo ciclo de charlas organizado por OMEU (Organización de mujeres empresarias del Uruguay). El tema tratado fue “El Rol de la mujer en el futuro Gobierno”. Sanguinetti destacó que, ante una organización de mujeres, le parecía importante hacer una reflexión desde el pasado, porque “normalmente el que no sabe de dónde viene no sabe a dónde va” y buscar las raíces de los acontecimientos es muy importante. Destacó que en Uruguay si bien se arrastran algunas desigualdades, no hay en términos generales valores de postergación de la mujer, siendo importante también hablar de lo que se ha avanzado. Subrayó que actualmente al menos uno de los poderes del Estado es femenino, pues el 60% de los jueces y fiscales son mujeres, lo cual marca un avance extraordinario, ya que el poder judicial en particular, es colegiado y envuelve a miles de personas. Esto nos está hablando de un desarrollo importante en la formación, que en este caso es la jurídica, que fue de las primeras profesiones a la que accedieron las mujeres además del magisterio, cuyas primeras maestras fueron extraordinarias y el país no tiene cabal conciencia de lo que significaron. Dijo que las maestras “varelianas”, fueron el sustento básico de la democracia uruguaya. Si bien se nombra mucho a Maria Stagnero de Munar como pionera, otras como Vitale D´Amico, Aurelia Viera, Paulina Luisi, Luisa Luisi, fueron mujeres extraordinarias del desarrollo escolar de José Pedro Varela.

Por otra parte, también señaló que, si vamos al terreno universitario, también nos encontramos con una mayoría femenina, hoy en la medicina, la abogacía y la economía son más mujeres que hombres las que se reciben, sólo en dos facultades no es así.

Manifestó que en la sociedad uruguaya se han superado en mucho los viejos tabúes y discriminaciones, la sociedad uruguaya se ha ido abriendo, la mujer ha ido demostrando su valía. Lo cual dijo que no es casualidad, porque hay una larga tradición jurídica en Uruguay que ha ido avanzando. Hacia el año 1906, se aprobó la primera ley feminista, la de licencia maternal, durante la primera presidencia de José Batlle y Ordóñez. Contó que Batlle y Ordoñez, escribía artículos feministas y firmaba con el pseudónimo de “Laura”. Nadie sabía quién era Laura, “había todo un misterio en torno a quién era esa Laura que escribía esas cosas, pero fue un primer paso”, dijo. Luego, dos años después, se aprobó la cuota que establece la administración pública, como algo muy anticipatorio para la época de lo que llamamos “discriminaciones positivas”. Recordó que en el Uruguay las primeras mujeres funcionarias que entraron al Estado fueron al Correo en el año 1908 o 1909. En 1907, se aprueba la ley del divorcio, que hoy puede tener otras características en cuanto al enfoque filosófico y ético, pero en aquel momento tenía un efecto liberador. Contó que fue un debate durísimo e inteligente porque cuando se rastrea lo que eran esas discusiones, eran de calidad en cuanto al razonamiento, pero también generaban un debate muy complicado en cuanto al significado del amor libre, de la eventualidad de que se terminara la familia y una sociedad que se derrumbaba, frente a quienes en el otro extremo hablaban de esclavitud, etc. Destacó que se avanzó mucho más, cuando en el año 1912 se estableció el “Divorcio por la Sola Voluntad de la Mujer”. Nos encontrábamos ante una familia patriarcal, bajo la autoridad masculina. El fenómeno del divorcio era un remedio a una situación de sojuzgamiento, liberando a la mujer para que no tuviera la necesidad de realizar un juicio con la obligación de presentar pruebas para disolver el vínculo, lo cual era muy penoso en esos tiempos. Dijo también que, si seguimos rastreando, en 1912 también se creó la Universidad de Mujeres, que hoy puede parecer una anacronía pero que en aquella época era una revolución también, porque de hecho la sociedad no alentaba que las mujeres estudiaran y la familia tradicional tampoco. Comentó que Marta, su señora, fue egresada de la Universidad Femenina como profesora y que tiene importantes vínculos y raíces con los debates de esos tiempos.

Señaló por otra parte la labor legislativa de la Dra. Sofía Álvarez Vignoli de Demichelli, quien fue una gran impulsora de muchas leyes, como la de los Derechos Civiles de la mujer, que fue un hito que estableció igualdad en todo, luego de una larga e intensa batalla que generó un enorme debate que fue permitiendo grandes avances.

No obstante, destacó que hoy prevalecen algunos problemas como la violencia doméstica, habiendo estado durante tiempo bajo un manto de silencio, para lo cual durante su gobierno se creó la Comisaría de la Mujer, el primer Instituto especializado en ese tema para los delitos referidos a la violencia doméstica. Por otra parte, también mencionó que durante su gobierno se abrió la Carrera Militar para mujeres.

Por último, mencionó que ahora tenemos las “cuotas” de participación de la mujer en política, que se estableció hace dos períodos. Es un tema bastante discutido del cual dijo no haber sido partidario desde el punto de vista teórico, pero que aceptó sin embargo como etapa provisoria para ver cuál era la experiencia. Señaló que es un tema de vocaciones y no sólo de impedimentos jurídicos. Comentó que hay profesiones para las cuales las mujeres han demostrado más vocación, como en medicina la pediatría o endocrinología y las disciplinas clínicas en general. No pareciendo ser la política un lugar de desarrollo importante en ese sentido. Destacó que en Inglaterra las reinas fueron muy importantes, como la Reina Isabel como conductora de la armada que vence nada menos que la armada de Felipe II. Habiendo sido en general muy importantes “las guerras que, aunque parezca chocante fueron decisivas en este avance”. El voto femenino aparece después de la guerra por el concurso extraordinario de mujeres en la administración militar, ya que “tenemos que entender cómo se fueron dando las cosas y se van a seguir dando”, dijo.

“Hoy naturalmente se arrastran desigualdades vinculadas a la maternidad y la licencia”, que debieran ser superadas. En la política tenemos ahora esa cuota que se verá cómo va procediendo”, pero que todavía a su juicio no genera el despertar necesario.



Argentina otra vez en la incertidumbre
Encuestas y climas
Julio María Sanguinetti
El Gucci-gate o el juego de las miserias
Al menos alguien cree en la libertad
Se hace difícil creerle al ingeniero Martínez
Luis Hierro López
La libertad es una sola
Elena Grauert
Tiempo de escuchar propuestas para la recuperación productiva del agro
Tomás Laguna
¡Para tener en cuenta!
Julio Aguiar Carrasco
El abatimiento del desempleo juvenil como prioridad
Ruth Furtenbach
IMM y Adeom, una mezcla letal.
Jorge Ciasullo
1/2 + 1/2 = 1/2
Consuelo Pérez
Argentina: Se enciende la luz roja en el tablero
Eduardo Pacífico
¿Somos todos los uruguayos efectivamente libres?
Marcela Pérez Pascual
El Batllismo y las políticas sociales
Miguel Lagrotta
Si como candidato lidera así, imagínelo gobernando
Fátima Barrutta
"La unidad es el comienzo"
Francisco Berchesi
La derrota de Macri pone dudas al acuerdo Mercosur-Unión Europea
Alvaro Valverde Urrutia
Mujica y la historia del Partido Colorado
Mirtha Guianze y el tío Carlos
Súper Secretario
Con los planes del Mides no alcanza para vencer a la pobreza
Se reduce la masa salarial y la calidad de los empleos
Águeda Dicancro
Talvi y Sanguinetti hoy en Casa de Galicia
Cuando los pirómanos se convierten en los héroes del momento
Mis décadas con Fidel Castro
Dejar la paz en paz
Los años 20, una comunidad india y el petróleo
LA LIBRERIA
Frases Célebres 775
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.