UPM: ¿Por qué puede ser un riesgo?

Por Eduardo Pacífico

La “enfermedad holandesa” puede perjudicar la estabilidad de Uruguay

La semana pasada destacados analistas locales advertían ciertos riesgos que puede implicar a la economía, la instalación y el comienzo de la producción de pasta de celulosa de la nueva planta finlandesa de UPM en nuestro país.

¿A qué riesgos se refieren?

Específicamente apuntan a los efectos perjudiciales provocadas por un aumento significativo en los ingresos en divisas en el país. Precisamente, las informaciones refieren a una inversión de U$S 2.700 millones, constituyéndose en un récord absoluto para Uruguay, que indudablemente en primera instancia, contribuirá al mejor desarrollo del país, pero que, si no se toman medidas que atemperen el impacto en el resto de la economía, podría engrosar la lista de países que padecieron la llamada “enfermedad holandesa”.

¿En qué consisten los efectos de este mal?

El término “enfermedad holandesa” surgió en la década de 1960 cuando los ingresos en divisas de los Países Bajos aumentaron considerablemente a consecuencia del descubrimiento de grandes yacimientos de gas natural en Slochteren, próximo al Mar del Norte.

Como consecuencia de ello, se produjo un exponencial incremento de divisas que tuvo como consecuencia que la moneda local se apreciara, perjudicando así la competitividad de las demás áreas productivas exportadoras. Dicho de otra forma, la abundancia de recursos primarios provocó apreciación cambiaria.

En el caso planteado que da nombre a este mal, se dio por el descubrimiento de un recurso natural muy demandado, pero el hecho es que, se puede llegar a las mismas consecuencias en caso de una inversión extranjera directa como lo es o será UPM.

La historia presenta reiterados casos de países que padecieron estas consecuencias, algunos de ellos muy cercanos como lo fue el caso de Bolivia por el litio o el resonado caso de Venezuela con el petróleo, que junto a otros tantos casos en el mundo hacen que recordemos a nuestras autoridades actuales, pero sobre todo a las futuras, que habrá que tomar los recaudos necesarios que hagan que los efectos perjudiciales posibles en las demás ramas de la producción sean del menor impacto posible, asegurando una matriz productiva variada evitando la concentración o dependencias en pocas o en una.

El economista Gustavo Michelin aclaró la semana pasada al diario El País que, la inversión “al ser tan grande, podría llevar a que comience a asfixiarse la rentabilidad de otros sectores por fuera del forestal que dependen de los precios internacionales y el tipo de cambio”. Los efectos se hicieron presentes en los países petroleros como Venezuela en la década de 1970 cuando los precios del petróleo se dispararon y la exportación aumentó afectando a la producción agrícola y manufacturera. Esto mismo ocurrió también en países como Colombia, que con el aumento del café en la década de 1980 perjudicó a los demás sectores. Sin ir más lejos geográficamente y en el tiempo, Infobae en esta semana, da cuenta que “La economía argentina sufre de enfermedad holandesa de tipo financiera” producto de la entrada de los fondos dirigidos al armado de carteras de inversión en pesos.

De ahí es que reiteramos y alertemos que, en algunos casos, se olvidan del resto de los sectores, provocando que la población que permanece al margen, se queda en niveles de subsistencia. Por cierto, esta advertencia que puede sonar apocalíptica, no deja de reconocer que una inversión extranjera directa como lo es UPM, es una gran noticia y abriga esperanzas de un buen futuro si, por un lado, se contempla a los demás sectores tradicionales que ya hoy están siendo desplazados en los indicadores de exportaciones por la producción de celulosa y además si se administra el tipo de cambio de forma adecuada por el Banco Central.

Precisamente, la Unión de Exportadores del Uruguay ya advirtió según fuera publicado por el diario El País, a nuestro Banco Central, comunicando que esto “depende de cómo se maneje el tema por parte del gobierno”, asegurando que hay un compromiso de mantener un tipo de cambio real competitivo. Existen instrumentos para evitar que el dólar caiga y el Banco Central está dispuestos a utilizarlos. Con un buen manejo de esos instrumentos ningún sector debería verse perjudicado y “apostamos a que eso sea lo que suceda”, manifestó la UEU.

¿Dónde estaría la clave o antídoto al “mal” denominado “enfermedad holandesa?

La palabra clave sería “equilibrio”. Básicamente lograr este equilibrio en la estructura productiva. Aquellos países que aprovecharon sus ventajas comparativas, derivadas del agro, en base a un cuadro institucional firme y con reglas de juego estables, promoviendo inversión en otras áreas, no quedaron atrapadas por esta situación. El ingreso exponencial de divisas correctamente canalizadas en investigación y desarrollo, así como en la modernización tecnológica, transforman aquello que puede ser un “mal” en desarrollo y prosperidad. Por su parte, existen instrumentos para evitar que el dólar caiga aplicable por los Bancos Centrales y así contemplar a aquellos sectores de la economía nacional que exportan mayoritariamente su producción.



Argentina otra vez en la incertidumbre
Encuestas y climas
Julio María Sanguinetti
El Gucci-gate o el juego de las miserias
Al menos alguien cree en la libertad
Se hace difícil creerle al ingeniero Martínez
Luis Hierro López
La libertad es una sola
Elena Grauert
Tiempo de escuchar propuestas para la recuperación productiva del agro
Tomás Laguna
¡Para tener en cuenta!
Julio Aguiar Carrasco
El abatimiento del desempleo juvenil como prioridad
Ruth Furtenbach
IMM y Adeom, una mezcla letal.
Jorge Ciasullo
1/2 + 1/2 = 1/2
Consuelo Pérez
Argentina: Se enciende la luz roja en el tablero
Eduardo Pacífico
¿Somos todos los uruguayos efectivamente libres?
Marcela Pérez Pascual
El Batllismo y las políticas sociales
Miguel Lagrotta
Si como candidato lidera así, imagínelo gobernando
Fátima Barrutta
"La unidad es el comienzo"
Francisco Berchesi
La derrota de Macri pone dudas al acuerdo Mercosur-Unión Europea
Alvaro Valverde Urrutia
Mujica y la historia del Partido Colorado
Mirtha Guianze y el tío Carlos
Súper Secretario
Con los planes del Mides no alcanza para vencer a la pobreza
Se reduce la masa salarial y la calidad de los empleos
Águeda Dicancro
Talvi y Sanguinetti hoy en Casa de Galicia
Cuando los pirómanos se convierten en los héroes del momento
Mis décadas con Fidel Castro
Dejar la paz en paz
Los años 20, una comunidad india y el petróleo
LA LIBRERIA
Frases Célebres 775
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.