Muerte y Ley

Por LA LIBRERIA

Crónicas de un forense. Hugo Rodríguez Almada. Editorial: Fin de Siglo, 2014.

Hugo Rodríguez Almada es doctor en medicina, integra el Tribunal de Ética del Colegio Médico del Uruguay, es especialista en medicina Legal y ejerció como médico forense del Poder Judicial –cargo que obtuvo por concurso– entre 1996 y 2008. Es Director de la Cátedra de Medicina Legal. Trabajó también en la prensa escrita.

En este interesante libro aborda un tema difícil y por demás sensible, ya que son testimonios vinculados siempre a la muerte. Sin embargo, lo hace con enorme delicadeza y si bien las historias que relata, están disponibles en documentos de acceso público, en algunos casos altera, y así lo advierte, los nombres de los protagonistas con el fin de no exponer a las víctimas.

En sus capítulos, por el tema que trata, debe utilizar términos médicos, totalmente desconocidos para quienes carecemos de conocimientos en la materia, sin embargo, en cada caso, los explica con sencillez y claridad que los hacen entendible para los profanos.

El médico forense, es convocado a cualquier hora, por el juez penal cuando así las circunstancias lo requieren, en especial cuando se trata de una muerte violenta, un suicidio, un accidente, etc. También debe informar, ante denuncias de violación a niños particularmente si está existió. O debe auxiliar al juez penal en la reconstrucción de un homicidio o un caso paradigmático como lo fue una muerte por “mala praxis” en una mutualista.

En el relato de los casos, surge la especial sensibilidad del Dr. Rodríguez Almada cuando debe superar el dolor, la rebeldía y hasta el rechazo que provocan algunos hechos y los interrogatorios, fundamentalmente cuando en ellos están involucrados niños sin caer en emociones propias de cualquier ser humano.

Así, comenta el caso donde debe realizar una autopsia psicológica de la nota suicida electrónica, en un texto encriptado en la computadora del fallecido.

Es interesante también, el relato de la reconstrucción, con el fin de probar un acto de mala praxis , que costó la vida al hermano de un conocido deportista, cuando debió trasladar a todo el personal de un juzgado para que hicieran el rol de médicos enfermeras y anestesistas, de modo de realizar los interrogatorios en forma individual a quienes estaban presentes en la operación, indicando en qué lugar se encontraba cada uno de los intervinientes en la misma, así como su participación y la de todos los “presentes”.

Es también hasta dramática la reconstrucción de la muerte de un hincha de Cerro a manos de simpatizantes del equipo rival o la autopsia histórica “cuando no hay cadáver” de la muerte de Nibia Sabalsagaray.

Finalmente, es llamativa su conclusión de que muchos médicos prácticamente desconocen los alcances de la Medicina Legal.

En definitiva, un texto interesante de fácil lectura, que nos brinda información de una actividad médico legal, que en general desconocemos.



El sistema penal hace agua y el gobierno no puede mirar hacia el costado
El corto y el largo plazo
Julio María Sanguinetti
Avance feminista
Volvieron las odiosas categorías A, B, y C.
Luis Hierro López
¿MIDES un comité del FA? ¡No, para nada!
Carlos Julio
El historiador José Rilla y la fábula de los tupamaros
Reivindicación de Zenobio Rosas
Tomás Laguna
Delirante
Julio Aguiar Carrasco
Di Candia y los dueños de la falsa razón
Una expresión de desorden
Consuelo Pérez
Puro verso
Esperando a ser feliz
Angelina Rios
Meses y meses para reparar una calle
Reclaman a la Justicia que impida la demolición del San Rafael
Las mentiras tienen patas cortas
Jorge Ciasullo
Las torturan antes de matarlas
Jorge Bentos
Siesta en Montevideo
Es hora de contar la verdad sobre la cuestión palestina
La lacra del antisemitismo entró nuevamente en erupción
El insulto, bandera nacional
Frases Célebres 755
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.