Los perros y la depredación de la majada

Por Tomás Laguna

Mientras usted se detiene a leer esta nota, una jauría de perros está matando ovejas en algún campo de nuestro país

Los productores que se molestaron en asistir a la reciente sesión de gabinete itinerante cumplida en el poblado Ramón Trigo, Cerro Largo, expusieron entre sus principales preocupaciones la sistemática depredación que realizan los perros a la majada.

La producción ovina ha sufrido un largo proceso de sistemática reducción en el tamaño de la majada como consecuencia de los menores precios de la lana y por lo tanto de la rentabilidad del rubro. No obstante, en la actualidad se vuelve a consolidar como una opción muy válida como complemento de la ganadería de carne pero también para productores con campos de baja productividad en pasturas, particularmente los más chicos dado el menor capital inmovilizado en semovientes. La producción lanera viene mejorando persistentemente la calidad de la fibra obtenida, pero también ha surgido con gran dinamismo el auge de las razas carniceras dónde el producto principal es un cordero de calidad superior en carne. La cabaña ovina no ha dejado de avanzar en mejoramiento genético y nuestros reproductores son demandados en muchos países del continente. Otra característica del rubro es su mayor demanda en mano de obra, dónde además se requiere formación y pasión ovejera. La mayor parte de los productores son del tipo familiar dónde la vocación por la actividad solo es comparable con la del productor lechero. En definitiva, es una opción muy válida en la ganadería nacional. No obstante, más allá de los problemas de competitividad que comparte con el resto de la actividad agropecuaria, enfrenta otros factores adversos como lo es la sistemática depredación de la majada como consecuencia tanto del abigeato como el ataque de perros. Este último el tema planteado al Consejo de Ministros.

En el primer caso se ha actuado mediante ajustes en la legislación endureciendo las penas, pero también con la concientización de los fiscales respecto de la magnitud del daño que provocan estos actos delictivos. No ha ocurrido lo propio con el caso de los perros diezmados a lo largo y ancho del país. Parece que resultó más fácil actuar con los depredadores de dos patas y algo de cerebro antes que con los de cuatro.

Según encuesta reciente, nuestro país cuenta con 1:750.000 perros con dueño de los cuales no más de 100.000 (6%) pagan la patente que permite su identificación y aporte a lo que otrora fue la Comisión de Erradicación de la Hidatidosis, hoy Comisión de Zoonosis. No es difícil de comprender entender la existencia de jaurías que asolan no solo el ámbito rural, sino recordemos la tragedia del 2015 cuando internos de la Colonia Etchepare fueron muertos por perros merodeadores.

Como suele ocurrir con la mayor parte de los temas en este país, en lugar de actuar se formó una comisión para resolver que hacer. Así fue que allá por el 2009 se creó la Comisión Honoraria de Bienestar Animal (ley 18.471, de Tenencia Responsable) en la órbita del MEC, para años más tarde recrearla como Comisión de Tenencia Responsable y Bienestar Animal (COTRYBA) ahora en el ámbito del MGAP. En ambos casos con multiplicidad de delegaturas participando de las mismas (como no podía ser de otra manera). Todo este proceso bajo la permanente presión y protesta de las organizaciones animalistas para las cuales un perro o un caballo (los demás animales no suelen integrar su agenda) tienen similares derechos que un ser humano (a veces más...). Mientras todo esto se gestionaba los perros seguían diezmando la majada.

La COTRYBA no ha logrado hasta ahora coordinarse en su accionar con la Comisión de Zoonosis, presidida esta última por el Dr. Ciro Ferreira. Algo que debería ser elemental, quién procura dictaminar y controlar en cuanto a la tenencia responsable de los perros no logra interactuar con el organismo responsable del contralor de las enfermedades de trasmisión al ser humano, dónde ya no es solo el histórico problema de la hidatidosis sino también las críticas circunstancias de casos de leishmaniasis en el norte del país. Mientras tanto se continuan sucediendo las denuncias de ataques por perros...

No podemos dejar de reconocer que el subsecretario de Ganadería y Agricultura, presidente de la COTRYBA, se ha preocupado por avanzar en el control de los perros. Pero hasta ahora lo que se logró es definir la obligatoriedad en el “chipeado” (identificación electrónica) de los perros por parte de los dueños. Al punto que ya se inician los cursos dirigidos a veterinarios para capacitarlos en la colocación de los chips. Con el precedente de que de 1:750.000 perros con dueño solo el 6% paga patente, es poco creíble que la medida tenga algún efecto... Mientras tanto se siguen sucediendo las denuncias por la depredación de la majada...

 Hoy la ley establece sanciones para el dueño de un perro si se lo identifica a este como causante de un estrago, también está obligado el propietario a indemnizar al perjudicado. Pero desde el Estado no se cuenta con recursos para implementar el control y seguimiento que las circunstancias requieren, ni siquiera para obligar a la identificación electrónica. Pero aún si se lograra esto último, ¿qué se hace con todos aquellos perros sin dueño? ¿Qué se hace con los perros vagabundos? No hay perreras ni formas de aplicar la eutanasia, no hay recursos pero a la vez no hay disposición por parte de la cofradía de gobierno, léase oficialismo izquierdista, a enfrentar a los fundamentalistas del derecho perruno. Esta última semana volvieron a arreciar las denuncias por ataques de perros. Incluso un caso de tres novillos muertos.

La incompetencia caracteriza toda la gestión de gobierno. Hace un par de ediciones lo consignábamos en los temas de ciencia y tecnología, en este caso es algo mucho más práctico, que afecta un rubro social y económicamente importante de la agropecuaria nacional. En el oficialismo dicen querer solucionar algo, para ello pululan las comisiones, se multiplican las delegaciones convocadas a las mismas, como resultado se diluyen las responsabilidades y finalmente nada se hace.

Entre que termino de escribir este texto y usted lo lee habrán ocurrido varios casos de ataque de perros a la majada...



La desproporción
La “candidatitis”
Julio María Sanguinetti
La cuestión no es izquierda-derecha
Luis Hierro López
Los engaños de la historia oficial
Un subsidio cada vez más polémico
Competitividad por arte de magia
Nos toman el pelo con la “transformación productiva”
Tomás Laguna
¡Así estamos!
Julio Aguiar Carrasco
Hay que cuidar los ríos y exigir cooperación de Brasil
El viejo vizcacha y el empresario
UTE, UPM y los uruguayos
Proponen bajar tarifas, pero las subirán
El hombre sin cara
Lo que la central obrera no quiere escuchar
¿Justicia por mano propia?
Consuelo Pérez
Zelmar
Atilio Arrillaga Simpson
Temporada y paros
Jorge Bentos
De la ilusión a la tragedia
Enriquecerse fue legal, dicen los Kirchner
Ya no Podemos: la crisis del populismo español
Frases Célebres 696
AMIGOS ENEMIGOS
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.