Las cosas claras

Por Julio María Sanguinetti

Como se ha informado, días pasados nos visitó un caracterizado núcleo de dirigentes batllistas, solicitando mi participación a los efectos de coordinar esfuerzos. La idea es que diversos grupos que hoy actúan independientemente, se sumen para luchar por una presencia parlamentaria que refleje cabalmente a los batllistas.

La noticia ha dado lugar a una repercusión mediática que naturalmente nos gratifica como colorados. Se lo agradecemos a los medios y a los muchos ciudadanos que nos han expresado su satisfacción de que estemos en la primera línea de lucha. Como ocurre en estos casos, también, se han formulado declaraciones e interpretaciones que confunden más que aclaran.

A esos efectos, reitero lo que hace 18 años decidí: no seré candidato a la Presidencia de la República, cualesquiera sean las circunstancias. Esto es claro y no tiene revisión posible.

Sí acepté de todos estos amigos la posibilidad de sumarme al esfuerzo para congregarlos y entre todos asegurar a los “batllistas” que estarán representados en el Parlamento. También claramente dije que hoy no he decidido ser candidato a un cargo parlamentario, aunque no lo descarte por si las circunstancias lo aconsejan. No lo procuro, no lo busco, pero tampoco hoy lo rechazo porque dependerá de cómo se presente la interna del Partido.

En cualquier caso, también digo que nunca me aparté de la vida del Partido y por ello he acompañado a todos aquellos que me lo han solicitado. Por ejemplo, el diputado Fernando Amado, que ha sido muy crítico de mí, me invitó a un acto a fin del año pasado y allí fui con mucho gusto. Mantengo esa misma actitud: así como acepté trabajar con estos grupos para unificar fuerzas batllistas, sigo a la orden de todo colorado que requiera mi presencia.

Nos mueve, por encima de cualquier circunstancia, la situación del país y la necesidad de un cambio. Se ha crecido económicamente en esta última década pero la sociedad uruguaya está en franca decadencia. Los malos resultados del sistema educativo, el aumento rampante de la delincuencia, el avance de la droga en todas sus variantes y la falta de una visión del mundo globalizado en que vivimos, imponen un cambio. Tanto que mucha gente siente que está en otro Uruguay. Por eso, a ese cambio queremos contribuir desde el Partido Colorado, que sigue representando un conjunto de valores cívicos fundamentales. Sin su presencia vigorosa en la elección, se hace muy difícil esa rotación en el gobierno que más que nunca se necesita. Confiamos en que su prédica y sus ideas lleguen a la ciudadanía y recuperemos a muchos ciudadanos que un día se alejaron de nuestra colectividad. De ello dependerá el rumbo de la República en los últimos años. Ya hemos dejado pasar muchos “trenes” y es hora de que nos podamos sumar a la marea revolucionaria que nos ha traído el avance de la ciencia.



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.