La soledad del poder

Por Julio Aguiar Carrasco

El gobierno se encuentra encerrado y acosado por los fracasos

La entrevista que le realizó El Observador (el periodista Gabriel Pereyra) al Sub-Secretario del Ministerio del Interior, Jorge Vázquez, es muy interesante.

De ella, quiero extraer dos o tres conclusiones que dicen mucho de la que ha sido la gestión del Frente Amplio en el tema de Seguridad.

Como tantos otros frentistas, Vázquez no puede explicar los avances en la lucha contra el crimen porque no las hay: sólo realiza diagnósticos, como si él nunca hubiese estado en el Gobierno.

“Hay más violencia…todo es violencia”, concepto que compartimos. El tema no es el diagnóstico, sino cuales son las razones de esa violencia; y que ha hecho el Ministerio en ese sentido.

¿15 años de bonanza no han servido para encarar el tema de la violencia? ¡Lo digo por el MIDES y todo el discurso de la justicia social!

Vázquez agrega, “la delincuencia tiene cara de pobre y de joven. La que circula y la que se droga... la pobreza, la promiscuidad”.

Esta parte de la declaración es más un reconocimiento al fracaso de las políticas sociales, de una educación que expulsa a los jóvenes por mala, aburrida y obsoleta. Porque esa política social ha tenido como fin el asistencialismo, pero no el camino del esfuerzo y del trabajo: es un gheto de la ministra Arizmendi en beneficio de su partido, y no un trabajo serio que tienda a sacar al joven de la violencia.

Hay violencia en la corruptela, en la mentira, en el dinero dilapidado en la toma de malas decisiones que le han costado al país una verdadera fortuna.

Hay violencia cuando un grupito de profesores impide que se realicen las pruebas Pisa; hay violencia cuando no se construyen viviendas, se empobrece a las Fuerzas Armadas a niveles alarmantes. Hay violencia cuando se ven cada vez más personas durmiendo en las calles. Hay violencia cuando el Frente Amplio no sabe qué hacer con un corrupto como Sendic; la hay con toda la payasada y el circo en torno de PLUNA, que nadie sabe cuánto le costó al país; ASSE, la regasificadora, etc.

Pero también hay violencia cuando hay odio. Y lo hay porque lo han transmitido del abuelo al padre y a los nietos; contando una historia mentirosa sobre Robin Hoods inexistentes. Odio hay cuando se habla con desprecio de las 4x4; de los “oligarcas”, de los pitucos, de los que triunfan en lo suyo y hacen dinero (sin corrupción), cuando se abre una grieta de odio que nos separa y confronta.

“Todo cambia”, según Vázquez. Antes se robaba esto, ahora se roba aquello; ahora es la droga, la maldita droga, el ajuste de cuentas.

¿Cuándo entró la droga? ¿Por dónde entró? ¿Quiénes la bancan? El tema de la territorialidad es conocido. Lo que no se entiende es como se dejaron venir arriba a los narco traficantes. Cómo no se dieron cuenta y comenzaron a tomar medidas radicales para enfrentarlos: y, si lo hicieron, lo mal que actuaron.

¿No sabían por medios argentinos que la droga pasaba por el Uruguay? Salió en el canal TN argentino: obviamente no era un secreto de Estado. ¡Lo que pasa en la Argentina, se repetirá en cantidades más pequeñas, en el Uruguay!

Es una ley rioplatense que se repite desde la época de la Colonia.

La investigación de la ruta del dinero K en la Argentina, ha demostrado que las fronteras uruguayas son un colador. Por allí entra todo cuando quiere y como quiere. ¡Estamos regalados!

Según Vázquez, lo que se ha hecho permitirá de futuro dar los pasos necesarios para confrontar a la delincuencia.

No es lo que ha dicho el Director Nacional de Policía: “El gobierno está muy compartimentado. La Policía no accede a determinada información que tiene el MIDES porque dicen que es reservada¨(sic)... “el Policía está confundido porque sabe que debe enfrentar esto (la ola de crímenes), pero no puede pararlo”. Es decir, están preparados para otro panorama, no el que se vive actualmente.

La fragmentación social que hay en barrios en donde el narco se ha hecho fuerza, es brutal. Señal inequívoca del fracaso del MIDES y de las políticas aplicadas.

Vázquez se queja de su hermano el Presidente, porque los “dejó solos”. Un reconocimiento tácito de la falta de autoridad que hay en el Ministerio del Interior: una conducta presidencial carente de carácter.

Con un ministro que no da pie en bola y un Presidente ausente, ¿qué ejemplo es ese de autoridad para los policías que deben jugarse la vida en cada situación?

Un líder construye su autoridad con el ejemplo. Lo que hace el presidente dejando que el ministerio banque todo solo, es lamentable. Porque la ineficacia y la mediocridad de éste, cae sobre toda la población: Juan Pueblo, los ciudadanos de a pie, pagan las consecuencias de tamaña irresponsabilidad.

¡Y la paga el policía también que en su soledad, sin respaldo, lleva adelante una lucha desigual!



Una irresponsabilidad absoluta
El gobierno y el Comandante
Julio María Sanguinetti
Valenti explica por qué no votará a Daniel Martínez
El candado de los negocios con Venezuela
El drama de los Liceos
Luis Hierro López
Astori y sus mundos mágicos
Las mentirillas de turno
Corrupción y despilfarro en ASSE
Elena Grauert
Hidalguía republicana vs soberbia populista
Tomás Laguna
Año Nuevo Judío
La polémica sobre UPM 2 y la racionalidad
Omar
Un gran periodista
Pregúntele a Sanguinetti
La soledad del poder
Julio Aguiar Carrasco
La generación del 80 y la historia reciente
¡FA! Parece que fue ayer...
Consuelo Pérez
Facultad de Ciencias Sociales ¿educación o refugio?
Jorge Ciasullo
Abanderados...
Alfredo Menini
Validez de las fuentes anónimas en el periodismo
La columna que enfureció a Trump
Liberalismo vrs. populismo
El lenguaje de la democracia y la reconciliación nacional
Frases Célebres 733
Arroz con leche con moscas
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.