Excesos sindicales que dañan al país y a los trabajadores

Los abusos sindicales de los últimos días, ocupando lugares de trabajo y paralizando servicios públicos, tomando el control obrero de algunas empresas, dañando la maquinaria de una panadería y generando, en Ancap, cuantiosos sobrecostos que pagamos todos los uruguayos, confirman las peores expectativas posibles sobre la construcción de un eventual clima de paz laboral que, lamentablemente, los sindicatos se encargan de dinamitar.

El video de una planta de fabricación de panificados, ocupada por algunos de sus trabajadores y ocupantes ajenos a la misma (la mayoría), vandalizada posteriormente, es expresivo de lo que está ocurriendo en varios sectores industriales. Los afiliados al sindicado son 38 y los no afiliados son 77 de los empleados de la planta. Una minoría resolvió, por lo tanto, ocupar las instalaciones. El motivo: una diferencia sobre quiénes debían manejar dos nuevas máquinas importadas de Suiza. El “control obrero” significa también que el sindicato procura imponer quiénes deben manejar las máquinas, lo que muchas veces no es aceptado por los empresarios que, razonablemente, entienden que supone sustituirlos en la dirección de la empresa. Ante esa diferencia, algunos operarios ocuparon la fábrica junto a trabajadores sindicalizados ajenos a la empresa y provocaron la pérdida de más de 2.000 quilos de masa, ocasionando daños por U$S 20.000, que ahora le serán civilmente reclamados a los ocupantes, ya que la inexistencia de personería jurídica sindical impide llevar adelante otras acciones. Alguno de los ocupantes amenazó a los trabajadores no ocupantes que divulgaron el video.

En Ancap también hubo excesos inadmisibles. El Directorio emitió un comunicado en el que aclaró que las medidas adoptadas por la Federación Ancap el pasado 18 de marzo, que impidieron la puesta en marcha de una unidad de la refinería de La Teja por una semana, generaron un sobrecosto de aproximadamente U$S 2,5 millones.

Según Ancap, ante esa demora se debió importar supergás para compensar la falta de producción propia, ya que “el cracking catalítico” es fundamental para la conversión de petróleo en productos de alto valor y “es uno de los procesos que tiene mayor aporte al margen de refinación”.

“De la misma manera que el sindicato tiene derecho legítimo a tomar medidas, Ancap tiene el deber, aplicando reglas de buena administración, de realizar descuentos correspondientes por el incumplimiento de tareas”, se expresó desde el ente petrolero, que se amparó en dos decretos para la realización de los descuentos.

Por otra parte, los servicios de Buquebús y el acceso a los puertos de Montevideo y de Colonia fueron paralizados por empleados de esa empresa —que enfrenta una restricción de sus frecuencias ante la merma de la actividad— en otra expresión desproporcionada del manejo sindical, que no sólo impidió el trabajo de la compañía en conflicto sino la actividad normal de las estaciones portuarias.

Es que desde que en abril pasado y ante la pasividad gubernamental, los trabajadores de Montevideo Gas anunciaron que impondrían el control obrero de la planta de Petrobrás —pese a una resolución judicial en contra— la trama de prepotencia y desconocimiento del derecho de propiedad y al trabajo venía instalándose claramente como el eje de la acción sindical, ante lo que el Pit-Cnt no reaccionó a tiempo ni en forma. La iracundia de algunos trabajadores va en contra de las sentencias judiciales, de lo que prevé el gobierno y de lo que negocie la central obrera. Pero en definitiva es esa propensión a la violencia la que define las relaciones laborales.

Mientras tanto, es evidente que el desempleo está creciendo, en forma lenta pero quizás inexorable. Las perspectivas de las inversiones, excepto en lo que tiene que ver con UPM 2, son cada vez más desalentadoras, según todos los anuncios de los expertos y analistas. En ese escenario, la iracundia sindical no hace otra cosa que atentar contra las fuentes de trabajo, que dependen necesariamente de un clima laboral de paz, de entendimiento y de negociación, todo lo contrario a lo ocurrido en las últimas semanas.



Argentina otra vez en la incertidumbre
Encuestas y climas
Julio María Sanguinetti
El Gucci-gate o el juego de las miserias
Al menos alguien cree en la libertad
Se hace difícil creerle al ingeniero Martínez
Luis Hierro López
La libertad es una sola
Elena Grauert
Tiempo de escuchar propuestas para la recuperación productiva del agro
Tomás Laguna
¡Para tener en cuenta!
Julio Aguiar Carrasco
El abatimiento del desempleo juvenil como prioridad
Ruth Furtenbach
IMM y Adeom, una mezcla letal.
Jorge Ciasullo
1/2 + 1/2 = 1/2
Consuelo Pérez
Argentina: Se enciende la luz roja en el tablero
Eduardo Pacífico
¿Somos todos los uruguayos efectivamente libres?
Marcela Pérez Pascual
El Batllismo y las políticas sociales
Miguel Lagrotta
Si como candidato lidera así, imagínelo gobernando
Fátima Barrutta
"La unidad es el comienzo"
Francisco Berchesi
La derrota de Macri pone dudas al acuerdo Mercosur-Unión Europea
Alvaro Valverde Urrutia
Mujica y la historia del Partido Colorado
Mirtha Guianze y el tío Carlos
Súper Secretario
Con los planes del Mides no alcanza para vencer a la pobreza
Se reduce la masa salarial y la calidad de los empleos
Águeda Dicancro
Talvi y Sanguinetti hoy en Casa de Galicia
Cuando los pirómanos se convierten en los héroes del momento
Mis décadas con Fidel Castro
Dejar la paz en paz
Los años 20, una comunidad india y el petróleo
LA LIBRERIA
Frases Célebres 775
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.