Doctor Edison Rijo

A los 76 años falleció el lunes pasado, en Montevideo, el Dr. Edison Rijo, ex diputado e importante dirigente del Partido Colorado montevideano en los años de la dictadura y luego en el período de la reconquista democrática.

Hijo de Pedro Rijo, un trabajador frigorífico, desde su primera juventud Edison se vinculó al Cerro, al Paso de la Arena y, por razones familiares, a Rincón del Cerro y Punta Espinillo. Fue —y es— su familia la expresión de esa sociedad uruguaya en que los valores se expresan en un constante espíritu de superación. Ese era su orgullo, continuado hoy también en sus hijos y nietos.

Fue a la escuela San Francisco de Asís, en Nuevo París, luego cursó en el Instituto Alfredo Vázquez Acevedo y, en 1969, se recibió de Abogado, con una destacada escolaridad. Ejerció siempre la profesión, en el plano público como asesor del Banco de Previsión Social y en lo privado en el estudio jurídico que compartimos con los Doctores Luis Barrios Tassano y Joaquín Olaso. Asesoró a numerosas empresas en lo civil y laboral, y muy especialmente al Establecimiento Frigorífico del Cerro, empresa formada por trabajadores luego del retiro de los norteamericanos.

Demócrata sin claudicaciones, adhirió tempranamente a la Lista 15 liderada por Luis Batlle y colaboró en el diario “Acción”. Luchó denodadamente por ABX en la elección interna de 1982 y, más tarde, por la 2000, en opciones batllistas asumidas con convicción ideológica y autenticidad. En el gobierno colorado de la restauración democrática fue un puntal en el Parlamento, legislador valeroso y elocuente, fuerte en el debate, al que nunca rehuía cuando se trataba de discutir sobre los temas del país.

Asumía la política como una real pasión. La acción en los barrios, el contacto con la gente, su cercanía a los dirigentes más modestos, hacían de él un auténtico “representante”. Amigo de sus amigos, siempre cercano, hizo de la lealtad personal un culto, ese valor desgraciadamente tan esquivo en los tiempos políticos contemporáneos. Aun retirado de la actividad, vivía atento a todo lo que ocurría y sus llamadas, breves y espontáneas, eran proverbiales para sus amigos y correligionarios. Aun en los últimos tiempos, en que la salud no le acompañaba, mantenía esa inquietud constante.

Fue también un activo colaborador periodístico en la primera etapa de “Correo de los Viernes”, cuando salíamos en papel todos los semanarios que protagonizamos la salida institucional de la dictadura. Artículos breves, punzantes, realistas, definían un estilo bien propio.

Fue sepultado en el cementerio del Cerro, junto a sus padres.

A Estela, maestra ejemplar y compañera de toda la vida, a todos sus descendientes, llégueles nuestra sentida expresión de pesar.

J. M. S.



"El Frente Amplio te escucha"... cuando le conviene
La rendición, el hoy y el mañana
Julio María Sanguinetti
Las asignaciones familiares y el principio vareliano de la obligatoriedad
Hidrovía Laguna Merín, trascendentes gestiones del Embajador Guillermo Valles
¿Quiénes son los “mercenarios del odio”?
Háganse cargo de una vez
El TLC con China: antesala de los nuevos tiempos
Acto homenaje a Don Joaquín Suárez
El desafío de recomponer la fuerza internacional contra el régimen de Maduro
¿Los Andes vuelven a ser la Sierra Maestra del continente?
Ucrania, verano de 2022
¿El 9% de inflación es malo? Imagina el 90%
El proyecto de ley de tenencia compartida es un derecho de los menores
Elena Grauert
El drama del agro argentino y su contracara en Uruguay
Tomás Laguna
Tenencia compartida
Marcela Pérez Pascual
La reforma de la seguridad social y lo inaceptable
Jorge Ciasullo
Temas destacados y difíciles en la PPT uruguaya
Alvaro Valverde Urrutia
Don Joaquín Suárez y los gobiernos patrios
Daniel Torena
Frasses Célebres 912
Refugiados, migrantes e integración. Una breve antología.
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2021 Correo de los Viernes. Publicación de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.