De nuevo, “más y mejor...”

Por Julio María Sanguinetti

A propósito de las giras del Presidente Vázquez, en materia internacional seguimos sin logros tangibles y concretos para el país.

El 15 de diciembre de 1995, en la solemne sala de las columnas del Palacio de Oriente de Madrid, bajo la mirada escrutadora del Emperador Carlos V, en un bronce guerrero, el Mercosur firmó un acuerdo marco con la Unión Europea. Estaban presentes todos los Cancilleres de Europa y le correspondió firmar al nuestro, por entonces el Ing. Agr. Álvaro Ramos, en carácter de Presidente en ejercicio del Mercosur.

Desde entonces, trabajosamente, se arrastra la idea de liberalizar el comercio entre las dos regiones. Valgan estos 22 años como testimonio de la enorme dificultad de esta posible —y deseable— alianza que estos días aparece resucitada en las noticias periodísticas. A raíz de los arrebatos retóricos del Presidente de los EEUU. contra México, China y la propia Europa, se habla por todos lados de las alternativas y allí aparece, citada con mucha ingenuidad, esta relación interregional de tan espinosa posibilidad.

En ese contexto, se reúnen en Brasilia los Presidentes de Argentina y Brasil y vuelven a la palabra mágica: relanzar el Mercosur. Los hechos nos dicen que luego de su firma, en 1991, el tratado funcionó muy bien, hasta que en enero de 1999 la devaluación de Brasil puso todo en entredicho. Quedó claro que había una gran asimetría entre los socios y que de un sacudón brasileño no se salvaba ni Argentina. Desde entonces, se ha ido a los tumbos.

El Mercosur, como zona de libre comercio que es, ha vivido las constantes violaciones al tránsito de sus mercaderías, que se suponía abierto entre sus fronteras. Como unión aduanera que pretende ser, con un arancel externo común, que fijara los gravámenes de importación igualitarios para todos, aun menos ha funcionado. Las violaciones han sido frecuentes y las excepciones enormes, como la zona franca de Manaos, donde Brasil maneja una economía propia, al margen de toda restricción.

En una palabra, los intereses particularistas han predominado. Uruguay, por ejemplo, sacrificó numerosas actividades ante la producción argentina y brasileña, en la esperanza de desarrollar otras dirigidas a los mercados vecinos. Al principio, se caminó en la buena dirección, pero a poco de andar Brasil, y muy especialmente Argentina, comenzaron a limitar la competencia y a proteger industrias que no estaban en capacidad de competir. Con los Kirchner se llegó a la arbitrariedad total, que muy caro pagaron industrias nacionales, como la Fanapel hoy en crisis.

En ese contexto crítico, en 2006 oímos, desde Córdoba, una vez más la palabra mágica: relanzamiento. El entonces Presidente Chávez fue más allá: “Nace un nuevo Mercosur”. No hace falta analizar mucho para advertir el desastre que fue esa incorporación de Venezuela, que agravó aún más las dificultades, tanto económicas como políticas. La propia entrada fue un acto espurio y hoy Venezuela está suspendida porque, como era previsible, no ha cumplido ningún aspecto del tratado, ni en lo comercial ni en lo democrático.

El año pasado se celebraron los 25 años con una ceremonia en la sede mercosuriana del Parque Hotel y fue todo muy triste. Se comenzó con una infeliz declaración del Secretario Taiana, el ex Canciller kirchnerista, y se terminó con la bancada parlamentaria brasileña sentada al fondo, con el Presidente Vázquez acompañando su protesta por la mala ubicación protocolar que se le había asignado. Un sainete gasallesco.

Ahora se reúnen los dos Presidentes de los países vecinos y, sin siquiera una presencia simbólica de Uruguay y Paraguay, expresan su voluntad de profundizar la relación. No arrancan bien, porque debieron integrar también a Paraguay y Uruguay, cuyas economías son de menor porte, pero representan países tan respetables como los de mayor PBI. Esto podrá superarse, naturalmente, pero si se quiere hacer algo de verdad, hay que asumir riesgos. Una Argentina en clima electoral, ¿puede sacrificaren en el altar de la competencia alguna actividad, como la industria de partes automotoras, para que compita con la brasileña en condiciones más severas? A su vez, ¿puede este gobierno brasileño, tan discutido, asumir riesgos reales?

Sabemos que los gobiernos de los vecinos están bien inspirados y que actúan en la buena dirección. Pero sus circunstancias políticas y sociales son difíciles. Desde ya que podrían enfrentarlas, pero si se encaran con mucha valentía.

Del mismo modo, ¿alguien piensa que la agricultura francesa cederá algo a la del Mercosur en medio de una elección de pesadísimas consecuencias como está viviendo ?

Todo es difícil. Muy difícil. Requeriría grandeza para superar el momento. Estamos convencidos de que no les falta voluntad ni a Macri ni a Temer. La cuestión es si pueden. Razón por la cual hay que ser muy realista y franco cuando se hablan de estas estrategias, que pueden ser válidas pero que —por cierto— no son gratuitas para nadie.

Son infantiles, entonces, las voces oficialistas que oímos estos días hablando de nuevo del “más y mejor Mercosur”. Ya no se repite ese eslogan devaluado, pero se maneja la misma idea en medio de una formidable confusión. El tren de los EE.UU. ya se perdió en el primer gobierno Vázquez; y el de China, que tanto se promocionó, está claro que no pasó de un deseo. Hoy, lo único concreto que tiene el Uruguay son los canales de inversión que en la forestación y las zonas francas abrieron los gobiernos colorados. Todo lo demás es ruido y apresurados planteos publicitarios que tratan de llenar el vacío y la orfandad.



Campeonato de improvisaciones impone una pausa
Neymar Jr., mucho más que fútbol
Julio María Sanguinetti
Para no tener que comernos a los conejos
Luis Hierro López
Además de inmoralidad, delito
Además, un sabio
“Historias de Nueva York”
Más concesiones al capital extranjero
Acuerdo UE MERCOSUR - Suerte en pila...
Tomás Laguna
18 de Julio
Cuánto antes mejor
“Después de doce años no hay una estrategia de desarrollo”
Un horno y la ética
Jorge Ciasullo
Raíces ideológicas del Partido Colorado
Perro digital
Consuelo Pérez
Rosh Hashaná
El rasgo demagógico de Cristo
En manos de un gordinflón aventurero
Hay cientos de conflictos con aborígenes en Argentina
Evo pone en peligro a la Pachamama... y a la democracia
Frases Célebres 688
Venezuela y sus penurias diarias
SIEMPRE EL DERECHO (II)
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.