¡Autoritarios!

Por Julio Aguiar Carrasco

Lo ocurrido en Artigas expresa el mal humor y autoritarismo que protagonizan los actuales gobernantes

El video es de Tele Mundo, Canal 12, desde Cerro Largo. Al aparecer la imagen surge un hombre con ropa muy humilde, sombrero, manos de trabajador, que lleva un cartel artesanal no muy grande, que arrastra solo.

Lo abrió y pudo mantenerlo de frente al orador, el ministro Rossi.

Al poco rato lo tocan de atrás, con un gesto de que molestaba la visión de la gente. Inmediatamente, por la derecha de la pantalla, comienzan a mostrar muy alineados, a personas que se colocan delante del cartel, tapando su visión: son dirigentes del Pit-Cnt de Artigas (los mejores militantes del FA) y un edil de la coalición.

Allí el hombre empuja sin mayor violencia para que se vea el cartel. Inmediatamente, Bonomi camina sin ninguna incomodidad, se coloca delante del mismo y empuja hacia atrás, casi que se sienta. Las tres personas que habían tapado el cartel hacen lo mismo, con lo cual el trabajador queda en segunda o tercera fila.

Entonces se aproxima otra persona del público, se agacha, toma el cartel de una punta y logra levantarlo nuevamente con su dueño.

Gente de la custodia de no sé quien, mostrando un instrumento negro bastante grande en su cinturón, un arma o un intercomunicador, toman al hombre del público y lo sacan del acto (el hombre no reacciona, solo grita). ¡También marcha el dueño del letrero!

Al salir del pequeño conglomerado, aquel dice “solo queremos trabajar, queremos trabajar, somos, tabacaleros, nada más…esto no es un Sí al Uruguay”

¡Lo llevan detenido, “por perjudicar el acto” (sic)”

Hay un segundo video de una señora que abre un cartel con total tranquilidad, lo que hace pensar que la gente del gobierno ya se había ido. La señora habla del hambre, de la violencia contra la mujer, la violencia diaria que vivimos, etc.

El cartel decía “basta de presión. Queremos trabajar”. Mientras leo el cartel, la gente en el video pregunta si se habían llevado preso a alguien. ¡Y de allí a la Comisaría a solidarizarse con el detenido!

El diario La República escribe que el cartel pretendía rodear a Bonomi: no es verdad. El primer video muestra claramente cómo sucedieron los hechos.

El diputado colorado Tabaré Viera señaló que él conoce el caso y se trata de 46 trabajadores, la mayoría mujeres, “que se mantienen con dos o tres hectáreas y que es gente de paz”.

Cuando escribía estas letras recordaba las agresiones que realizaba la gente de izquierda cuando eran oposición. Recuerdo haber salido del Palacio Legislativo, luego de asumir por primera vez, el 15 de febrero de 1985, entre infinidad de banderas del FA, al grito de libertad a los presos políticos, gente que me impedían ver hacia donde iba, cuántos eran y si, en algún momento, iba a recibir un golpe. No me detuve dentro del Palacio por una cuestión de amor propio, pero ellos no tuvieron ningún respeto al derecho que tengo de circular libremente.

Julio María Sanguinetti y Jorge Batlle recibieron infinidad de insultos, gritos, alguna botella, etc., lanzadas por estos mismos que hoy hablan de “desvirtuar un acto.”

A diferencia de ellos, el presidente Tabaré Vázquez anda rodeado de guardaespaldas. ¿Miedo? ¿A qué? En la reunión del día domingo en Artigas, los había y aparecieron enseguida.

Bonomi violó la libertad de reunión y de expresión. El hombre entró con el cartel con todo respeto: no hubo ninguna escena de violencia. Actuaron contra él sin ningún respeto por sus derechos en una reacción totalmente desproporcionada.

Lo peor es que el ministro del Interior, estaba allí, vio todo. ¡Se trataba de un cartel pequeño y dos personas! No fue un grupo piquetero que ingresó a los golpes y se instaló a prepo. Se trató nada más que un trabajador y su pequeño cartel: ¡que burdo todo, ministro! ¡Qué reacción fuera de lugar!

Sin ninguna cancha ni boliche callejero, reaccionaron con una actitud patotera lamentable.

La compasión y la comprensión forman parte de la tolerancia, más cuando es un opositor. La intolerancia y la actitud patotera forma parte de las mentes autoritarias: a Bonomi le volvió el demonio que tiene dentro desde la época que era sedicioso.

No sería un acto de izquierda si no se agregase la negación. Lo que vemos en el videíto no es verdad: en realidad, según Bonomi, pasó otra cosa.

Por suerte les queda poco. Lo mejor que puede hacer el gobierno es no ir más al Interior. Se acabó la época de la bonanza: ahora deben enfrentar un público escaso y quejoso.



EN EL AÑO DEL RESURGIMIENTO
Vacilaciones y contradicciones de un candidato
Las “fake news” criollas
Julio María Sanguinetti
La inmoral fabricación de una mentira
Entre la traición a sueldo y los niños que comían pasto
Luis Hierro López
Cuando Sendic era bueno
Jubilación activa y voluntaria
Conrado Rodríguez
El diputado Placeres contra las cuerdas
La realidad de los Consejos de Salarios
Hay que cuidar el prestigio de la Justicia
Un sombrío panorama
La agroecología y lo políticamente correcto
Tomás Laguna
Honda preocupación de los tamberos
Uruguay ante la revolución científica
Julio Aguiar Carrasco
Como Leche Hervida
Consuelo Pérez
Regasificadora: la ciudadanía tiene derecho a saber
Jorge Ciasullo
Una huella imborrable
Fátima Barrutta
Último diciembre
Jorge Bentos
Belisario, letra y música
La ira de los chalecos amarillos
Brasil y Estados Unidos, una antigua alianza
Amenazas palestinas a la normalización árabe con Israel
Frases Célebres 746
La Patria Posible
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.