64%...

Por Julio Aguiar Carrasco

La irresponsabilidad del gobierno provoca la pérdida de vidas humanas

Parece ser sólo un número; si fuese eso, no significaría nada. Pero no es así: representa mucho, pues es el aumento de la pérdida de vidas por homicidios entre 2017 y 2018, a manos de la delincuencia; si detuviésemos hoy el conteo, estaríamos igual que el año pasado... faltan todavía, desgraciadamente, cuatro meses para redondear el trágico porcentaje (cifra récord).

Hay 55% más rapiñas en este año que en 2017 y 26.9% más hurtos. Esta verdadera tragedia que vive la sociedad uruguaya tiene su cara más visible en el ministro Bonomi. Pero va más allá de él, pues en mi opinión, representa la visión de sociedad que tiene la mayoría del Frente Amplio.

Si se analiza la evolución de la gestión del Frente Amplio en el Ministerio del Interior, se comprende esa aseveración.

Todo comenzó cuando el entonces ministro Díaz, liberó a 856 presos, una actitud muy “humanista” del ministro pero que significó un cambio radical en el papel que la Policía debía tener.
Del 2005 al 2010, la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes, pasó de 5.7 a 6.1. Pero las rapiñas aumentaron en un 120% y la violencia doméstica aumentó un 223%.

Con el gobierno de Mujica y la designación de Bonomi en el Ministerio del Interior, las cifras se dispararon.

Está claro que el problema de la izquierda es la represión, lo que determina una contradicción evidente. Lo que han hecho Maduro y Ortega es criminal, pero se justifica por la “acción del imperialismo..., etc.” Faltaba más. ¡Nunca asumen su culpa!

La represión por sí misma no es suficiente. Hay todo un paquete de medidas y de organismos del Estado que deben intervenir activamente en un plan de varios años, para atacar socialmente el problema.

Con lástima, escribo que hay actualmente una generación perdida (¿dónde estará el MIDES?). Mientras todo ese plan de desactivación de las raíces de la violencia, que no será fácil, sucede, habrá que reprimir a los autores de una inseguridad que aterra a todos los uruguayos. ¡Y endurecer las sanciones penales contra ellos!

Porque la pregunta se realiza sola: ¿no será hora de preocuparse más por los tres millones y medio de uruguayos que padecemos esa violencia y los homicidios? ¿El Estado no tiene la obligación de velar por nuestra seguridad?

Montevideo está toda enrejada. Alarmas, perros y todo tipo de instrumentos que ayuden a que los delincuentes no entren a una casa. Pero ¿qué pasa en las calles?

Sin ir más lejos, el lunes pasado, un numeroso grupo de delincuentes profesionales, robó una camioneta de caudales: una señora y su hija pequeña quedaron atoradas en la mitad del tiroteo. Un hombre de la seguridad se tiró encima de ellas para cubrirlas, en un gesto que merecería un acto del Estado en reconocimiento de su valor, ya que recibió un balazo que no lo mató porque llevaba puesto el chaleco.

¿Cuánta gente trabajadora ha muerto por la negligencia del gobierno? Ese porcentaje del 64% es mucho más que eso: son vidas que se pierden miserablemente, sin justificación alguna. Es una familia que queda sumida en un dolor que no olvidará jamás; y ni hablar del tema económico.

Ahora Bonomi justifica todo con aquello de que es “un ajuste de cuentas”. Y parece quedar aliviado porque “uno menos de estos”, siempre viene bien.

Sinceramente, como no le creo, algunas muertes podrán catalogarse así, sin tener nada que ver. Pero aún siendo un ajuste de cuentas, ¿de qué se trata? ¡Pues nada menos que de la droga!.

El presidente Vázquez salió el otro día para decir que la total falta de controles en nuestras fronteras no determinaba que se pudiese realizar lavado de dinero en nuestro país, por los controles internos que hay.

Lo primero que se me vino a la cabeza, es la tremenda casa del sindicalista argentino, en Playa Verde, a los ojos de todo el mundo. Lavado, puro lavado para construir semejante rancho. ¡Así que, Sr. Presidente, debe pensar e informarse más antes de hablar!

Pero además, ¿qué pasa con la droga en esa total falta de controles y supervisión de un Estado ausente? La droga, Sr. Presidente, la droga, que entra como perico por su casa, por el mar, por tierra y capaz que en submarinos, aunque esta metodología no tendría sentido por la fácil que es entrar en nuestro país.

En Montevideo, los narcos ya tienen territorio propio. Tanto nos acostumbramos a estos hechos, que ya no nos asombran. La Policía no entra, porque sería una carnicería. Pero lo cierto es que los montevideanos ya sabemos que hay zonas adonde no debemos ni acercarnos; tampoco las ambulancias, los distribuidores, los cobradores, etc.

¿Qué pasó con aquel Uruguay de la nostalgia? ¿Seremos una Guatemala o una Honduras en el Río de la Plata? ¡Si seguimos así, no tengo dudas!

La droga no entra a un país sin tener respaldos de gente importante. No son los “perejiles” los dueños de las drogas: cada tanto se agarra a alguno y parece justificarse “el éxito” de la Policía. ¡Para eso lo agarran!

Para instalarse, hay que tener “padrinos”. ¡El Uruguay no es una excepción!

La Policía tiene mejores ingresos. Sin embargo, su propio Jefe ha hablado de la desmoralización de sus subalternos.

Es un hecho natural cuando no hay conducción ni autoridad: los Policías no van a arriesgar sus vidas cuando la autoridad no está a la altura de las circunstancias. ¡Ni por Bonomi ni por Presidente ni por nadie!

Y esto es gravísimo, porque sucede en todos los estamentos del Gobierno. La duda shakesperiana los carcome y dejaron de tener una estrategia firme y clara (si es que alguna vez la tuvieron). La gente no debe confundir autoritarismo con autoridad: esta última debe existir en el marco de la ley y las garantías que brinda la democracia. ¡Pero debe haberla!

De otra manera, reina el caos y la anarquía. Los que se benefician son los delincuentes: el ciudadano de a pie queda a merced de los matones.

Este tema va a ser uno de los principales en la campaña electoral. La gente debe tener claro que, con el Frente Amplio, esto va a ser peor aún. ¡Hay que pensar muy bien el voto!



Entre tapar la corrupción y ocultar datos del Estado
Política y políticos
Julio María Sanguinetti
Brasil pega la vuelta y Mercosur sería zona de libre comercio
Sendic amenaza con divulgar datos que comprometen al Intendente Martínez
El acoso moral y profesional al inspector Zuluaga
Luis Hierro López
Flexibilidad laboral “compañera”
Santiago Torres
Nacionalismo y populismo
Julio Aguiar Carrasco
Confirman carencias muy graves en las cárceles
Dejadez y falta de respuestas
Elena Grauert
Con el sindicalista Balcedo, fallaron todos los controles estatales
Obrando Mal
Consuelo Pérez
Juan Peyrou, o cuando el hombre se vuelve paisaje
Tomás Laguna
Inevitable: 2019 se iniciará con un verdadero tarifazo
Jorge Ciasullo
Modelo equivocado
José Arias
Batlle y Ordóñez (I): interpretación de una época
Crece en Uruguay la pulsión emigratoria
La trinchera de Occidente
Acto con Sanguinetti en Kibón
Premio Cervantes para Ida Vitale
¿Volverá Europa a suicidarse como lo hizo hace 100 años?
Mucho trabajo e innovación, el secreto de los chinos
Libertad de expresión no ampara a las críticas a Mahoma
La guerra por la selva amazónica
Frases Célebres 742
Un viejo libro muy actual
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.