Ganar en la Liga

El Frente Amplio quiere imponer el voto desde el exterior contra viento y marea, yendo contra la voluntad del cuerpo electoral y contra la Constitución

El viejo dicho futbolero de que “quieren ganar en la Liga lo que perdieron en la cancha”, se aplica perfectamente al empecinamiento maligno con que el Frente Amplio procura imponer el voto de los uruguayos que viven en el exterior, lo que está explícitamente prohibido por la Constitución.

La atropellada frentista contra la voluntad popular y la Constitución no nos asombra, ya lo mismo se hizo con la ley de Caducidad de la Pretensión Punitiva del Estado, o amnistía a los militares, cuya vigencia ratificó el cuerpo electoral en dos oportunidades, primero en un referéndum en 1989 y luego en un plebiscito en 2009. Pese a ello, imponiendo sus mayorías parlamentarias, el Frente Amplio “interpretó” la norma y la vulneró groseramente, siendo que hasta ahora sigue habiendo acusaciones penales contra militares que están expresamente amnistiados.

Lo mismo hace el Frente Amplio con el voto consular o emitido desde el exterior, que está prohibido por la Constitución por varios de sus artículos, como el 1ero, el 77mo. y el 81o. Tan es así que también en 2009 los dirigentes frenteamplistas propusieron reformar la Constitución con ese propósito y fracasaron en su intento, obteniendo su propuesta solo el 37% de respaldo del cuerpo electoral. Si hace tan pocos años era necesario reformar la Constitución, cuesta creer que ahora los mismos dirigentes crean que alcanza con interpretarla, que es en definitiva lo que están haciendo con un proyecto de ley que se está votando en el Parlamento, que declara que los uruguayos que vivan afuera mantienen sus derechos, aunque en materia electoral la Constitución establece claramente que hay otros requisitos. El artículo 81 de la Carta Magna dispone que los uruguayos que vivan en el exterior no pierden la nacionalidad, “bastando simplemente para recuperar los derechos de la ciudadanía, avecinarse en la República e inscribirse en el Registro Cívico”. La mayoría parlamentaria del Frente Amplio dispone violentar esa norma e interpreta lo contrario, al votar un proyecto de ley que expresa: “Declárase, con carácter interpretativo, de los artículos 77, párrafo 1 y 81 de la Constitución de la República, que el hecho de residir fuera del país no obsta al ejercicio de los derechos y obligaciones inherentes a la ciudadanía”. La Constitución establece sin dudas que para ejercer los derechos cívicos hay que “avecinarse”, es decir, vivir en el país o venir a votar; pero los parlamentarios oficialistas interpretan lo contrario. Perdieron en la cancha por goleada, pero quieren ganar en la Liga con falsas interpretaciones jurídicas.

Pero hay otros escollos que el Frente Amplio deberá superar con sus engaños. Lo que se vota ahora es, además de esa norma interpretativa mencionada, la creación de una comisión que propondrá un proyecto de ley que regule los procedimientos para que se concrete ese voto del exterior, pero como la Constitución establece también que la legislación electoral debe aprobarse por dos tercios de los componentes de las Cámaras, una sabia disposición que previene los arreglos de las mayorías accidentales, no sabemos que excusa inventará el oficialismo para sortear también ese impedimento. Pero no sería raro que el frentismo, que compartió y aceptó la sentencia mujiquista de que a veces “lo político está sobre lo jurídico”, vuelva ahora a ese grosero y desviado pretexto.

Lo que está en juego es claro: el Frente Amplio siente y sabe que puede perder la próxima elección y está buscando desesperadamente la forma de evitar su derrota, aún a costa de promover fórmulas inconstitucionales e inmorales. El senador oficialista Charles Carrera dijo que esto no es así, porque se prevé que el mecanismo funcione para la elección de 2024, pero en los hechos el texto que se va a sancionar no indica cuál será su fecha de vigencia, por lo que si se sanciona ahora, regirá para 2019.

Lo que está por perpetrar el Frente Amplio –y ninguno de sus dirigentes alza su voz en contra– es un escandaloso atropello a la Constitución y a la legalidad. Uno más.



Una economía postrada y un país sin horizontes
¿Y el futuro para cuándo?
Julio María Sanguinetti
Entre el mundo y el barrio
Luis Hierro López
Sería más digno que se calle
¿Y por qué no una Ley de Defensa de la Libertad Económica?
Santiago Torres
Mujica le habló a su tribu
La investigación agropecuaria en conflicto
Tomás Laguna
Las encuestas otra vez en la polémica
¿Usted, no desconfiaría?
Consuelo Pérez
Los dos universos
Julio Aguiar Carrasco
Verdad o justicia
La última idea de los que ya no tienen idea.
Fátima Barrutta
Vivián Trías “cobraba muy bien en dólares” por sus actividades como espía
Juan Miguel Petit, el funcionario que cumple con sus obligaciones
Pacto a puertas cerradas para eliminar la repetición
Pagamos la electricidad más cara de la región
Cristina K en juicio oral, el escenario inevitable.
La Unión Europea y su futuro (II)
Jorge Ciasullo
Propuestas para superar el actual sistema de Salud
José Arias
Desempleo: cifras que alertan
Ruth Furtenbach
Juan José Amézaga, la restauración democrática.
Miguel Lagrotta
Venezuela vive la peor crisis económica para un país sin guerra
Caos y violencia en el norte de África
La amenaza del Ciberleviatán
PROSUR: quietud e interrogante
Alvaro Valverde Urrutia
¿Y de la grúa qué?
Jorge Bentos
Frases Célebres 763
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.