Edición Nº 999 - viernes 12 de julio de 2024        

El Montevideo pos-Cosse

Llegó el día. La Ing. Cosse, que había prometido quedarse en la Intendencia hasta el final, renunció tras una larga licencia para hacer campaña. Perdió en todos los barrios de Montevideo con su rival; no obstante, aceptó ser designada como su compañera de fórmula. Decide irse como llegó: montando un inusitado show para mentir. No obstante, los aplausos de su séquito más fiel -al que le inventó un cargo en momentos de escases- no son tan fuertes como para ocultar la más desastrosa gestión que haya visto la capital. Montevideo da vergüenza. Entristece. Sigue olvidado.

El martes, Carolina Cosse se despidió de la Intendencia de Montevideo para dedicarse de lleno a su nueva candidatura como vicepresidenta por el Frente Amplio. Fiel a su estilo, Cosse organizó un acto pomposo -financiado, por supuesto, con el dinero de los contribuyentes- para que su salida no pasara desapercibida. No podía ser de otra manera: la peor intendente de los 35 años ininterrumpidos de desgobierno frentista en Montevideo se va al mejor estilo kirchnerista, dejando atrás una gestión marcada por el despilfarro, los acomodos y un alarmante déficit.

Los números fríos son elocuentes y no dejan margen a dudas: su gestión cerró con un déficit de 439 millones de pesos, mientras que el déficit acumulado supera los 17.000 millones de pesos. Estas cifras descomunales reflejan la ineficiencia y la desidia que caracterizan a la izquierda vernácula en el manejo de los recursos públicos. Es inaceptable que una intendencia que recauda 2 millones de dólares diarios no haya podido equilibrar las cuentas y, en cambio, haya incrementado la carga financiera sobre los ciudadanos de Montevideo.

Cosse se va sin dejar una sola obra importante que justifique su mandato. En lugar de enfocarse en proyectos que realmente mejoren la calidad de vida de los montevideanos, se dedicó a perpetuar el clientelismo y a reforzar su maquinaria política. Su mayor "logro" ha sido pintar los semáforos de la capital con el color verde alusivo a su "Plan ABC", una iniciativa que, lejos de aportar soluciones, ha violado las disposiciones de seguridad vial establecidas por ley. En lugar de innovar y gestionar con eficacia, Cosse ha replicado programas de anteriores administraciones, siendo acusada por sus compañeros de partido de plagio.

La realidad es que no se le cayó ni una idea decente. Un día se despertó y decidió quitar las papeleras de las plazas y avenidas, argumentando que esta acción mejoraría la limpieza de los espacios públicos. Hoy, nadamos en mugre. Al siguiente, decidió reducir la cantidad de contenedores en las zonas de mayor concentración de población, bajo la promesa de incrementar la recolección. Mientras nadamos en mugre, esperamos ese prometido incremento. Finalmente, se dio el gusto de "construir" una espantosa bici-senda que, contrariamente a lo que sucede en el mundo entero, divide en dos la principal avenida de la capital. Es fea y peligrosa, como ha quedado demostrado en cada accidente de tránsito que ocasiona.

Hasta el último minuto de su gestión, Cosse no dudó en utilizar los recursos de la Intendencia para su beneficio personal. Durante su discurso de despedida, en lugar de rendir cuentas sobre los 439 millones de pesos de déficit, se dedicó a hacer campaña política. Lo hemos dicho y lo reiteramos: es escandaloso el uso que Cosse ha hecho de los recursos públicos para su propia carrera político-electoral; sin contar el hecho de "apretar" proveedores para conseguir dinero extra.

Los resultados de las internas reflejan claramente el rechazo de los ciudadanos a su gestión. Cosse perdió en todos los barrios de Montevideo, un dato contundente que desmiente la hipótesis de los analistas políticos de que su candidatura tendría mayores chances con una mayor participación en la capital. Los montevideanos han hablado, y su mensaje es claro: están hartos de una intendencia que no responde a sus necesidades y que se dedica más a la política partidaria que a la gestión de la ciudad.

El verdadero problema radica en el proyecto agotado del Frente Amplio para Montevideo. Después de 35 años de gestión, las promesas incumplidas y los problemas sin resolver son evidentes. A pesar de la voracidad recaudatoria, el Frente Amplio no ha logrado resolver los problemas estructurales de la capital. La gestión de Cosse es solo la última muestra de un modelo que ha fallado repetidamente en ofrecer soluciones efectivas. La basura, el saneamiento, la iluminación, el transporte, ¡no han solucionado nada!

El cinismo es intolerable. Durante su discurso, Cosse dedicó gran parte de su tiempo a "emocionar" a una audiencia armada con referencias mentirosas sobre su gestión. Aseguró que, a pesar de iluminar los asentamientos, las ambulancias "siguen sin entrar por los balazos en los barrios", y bromeó con ser "la primera" del gabinete en renunciar, una afirmación que es falsa ya que su gestión ha visto cuatro dimisiones, una de ellas bajo un escándalo político relacionado con la donación de mochilas y camisetas al Frente Amplio para una actividad de recaudación durante la campaña del referéndum contra la LUC.

La transformación de TV Ciudad en un medio de propaganda personal es otro claro ejemplo del abuso de poder de Cosse. Utilizó el canal de televisión de los montevideanos para promover su agenda política, despidiendo a aquellos que no compartían sus opiniones y persiguiendo a quienes se atrevían a contradecirla. Además, en pleno siglo XXI, fundó un semanario escrito -en papel- para promocionar su "Plan ABC".

El patrón de conducta de Cosse no es nuevo ni único en su carrera política. Su gestión en Antel estuvo marcada por sobrecostos e irregularidades, como el escandaloso proyecto del Antel Arena. Durante su tiempo como Ministra de Industria, promocionó el fallido proyecto Gas Sayago y fue denunciada por el sindicato de funcionarios por su comportamiento autoritario. Incluso gastó un cuarto de millón de dólares de los contribuyentes para que medios de China, Estados Unidos y España la entrevistaran.

En resumen, la gestión de Carolina Cosse en la Intendencia de Montevideo ha sido un desastre inocultable. Su despedida al estilo kirchnerista es solo el último capítulo de una administración caracterizada por el despilfarro, la falta de obras significativas y un profundo desprecio por los principios de buen gobierno.

Los montevideanos merecen algo mejor y los uruguayos todos que Cosse no se convierta en vicepresidenta.


La interna de la Coalición

Por Julio María Sanguinetti

En la carrera presidencial entre los partidos, comienza ahora, también, la interna de la Coalición Republicana. Así lo ha dicho el candidato colorado, Dr. Andrés Ojeda, asumiendo un desafío enorme pero esperanzador.

No es una utopía imaginar un Partido Colorado peleando esa mayoría. En la elección pasada, Talvi se acercó mucho al Partido Nacional en la mitad de la campaña y si luego retrocedió fue por circunstancias que no es para entrar a analizar hoy pero que empalidecieron lo que inicialmente nació con un gran brillo y expectativa.

Que la fórmula colorada ha sido recogida por la opinión pública con simpatía, es un hecho indudable. Basta ver la recurrencia de los frentistas en cuestionarla personalmente, especialmente a Andrés Ojeda. Lo hacen sin encontrar el adecuado flanco. El locuaz Presidente del Frente Amplio hasta llega a decir que no es Superman, desnudando su malhumor por la situación. De a ratos le cuestionan su aspecto personal, que tiene el que tiene y que no lo ha impostado para competir. Es joven y se viste a la usanza de este tiempo, así como yo no abandono la corbata con la que me acostumbré como alumno del Liceo No. 1 José Enrique Rodó en la época del Uruguay de Maracaná. De modo surrealista, nuestros críticos hasta se instalan en defensores de la ideología batllista y cuestionan su identidad partidaria, como si ellos tuvieran autoridad para hacerlo o conocieran su actividad, su militancia en el Foro Universitario, su período de edil o su candidatura en la fórmula de la Coalición a la Intendencia de Montevideo en la elección pasada, con Laura Raffo de candidata común.

Que Ojeda insista en el espíritu coalicionista no debilita la identidad colorada. La ensancha. Siempre lo hemos hecho. En nuestra primera elección presidencial el "cambio en paz" atrajo a muchos que no eran colorados. En la segunda, con Hugo Batalla, lo mismo. No se llega encerrándose sino abriendo puertas.

El retintín frentista es políticamente explicable. Su dirigencia sabe bien que en la actual demografía electoral, las chances de nuestra Coalición están específicamente referidas al Partido Colorado. Sin duda harán un aporte Cabildo Abierto y muy especialmente el Partido Independiente, que puede cumplir un rol interesante hacia la izquierda moderada. No obstante, la presencia colorada es decisiva. Hoy, con el 12% de la interna, con ese solo porcentaje, ya ponemos a la Coalición en pista, cuando estamos pensando, con realismo, que nuestras chances se acrecerán. Los malabarismos comparativos con la última interna que hacen los analistas, no son otra cosa que eso, malabarismos, porque ahora todo fue distinto.

La fórmula nacionalista es notorio que ha producido debates. Naturalmente, pasarán, pero no dejan de ser un comienzo polémico. La fórmula frentista se organizó rápidamente, pero ahora arrastra la mochila del planteo del PIT-CNT de reforma constitucional sobre seguridad social. No hay economista, en todo el espectro político, de izquierda, derecha o centro, que no reconozca que es una barbaridad y que lleva al país, a corto plazo, a la pérdida de su imagen de credibilidad y seguridad jurídica sin las cuales no hay inversión ni empleo; a mediano plazo, al desajuste financiero; y al más largo plazo, a una crisis de tipo argentino como la que inició la Dra. Kirchner cuando en 2008 hizo lo mismo (eliminar las AFAP's y quedarse con el ahorro de los trabajadores).

Es deprimente que la Ing. Cosse no pueda pronunciarse sobre un tema que ya venía reiteradamente planteado por el gobierno anterior. Desde Mujica hasta Astori y que se discutió dos años en esta etapa, recogiendo todas las opiniones posibles: técnicas, políticas, sindicales y empresariales. O que el ex Intendente de Canelones, que también reconoce el error de la propuesta, navegue en medio de indefiniciones, yendo de un lado para el otro. Los dos saben la verdad, pero lo malo es que en el correr de todo este escenario que les impuso el sindicalismo se van comprometiendo a cambiar la ley votada, que es lo más sensato y moderado posible para salvar el sistema y no dañar ningún derecho adquirido ni legítima expectativa de jubilación.

Estamos hablando del mayor porcentaje del gasto del Estado, de la viabilidad del mayor mecanismo de protección social, que ningún aspirante a su conducción puede ignorar en todas sus dimensiones. La "libertad de acción partidaria" es una demostración de confusión ideológica y debilidad política.

En medio de tantos debates, el Partido Colorado, al cual le vaticinaban resultados catastróficos y un caos de candidaturas, resolvió la situación con claridad, sin grandes perdedores, para desembocar en una fórmula joven pero experimentada. La prueba está en que en todos los ambientes media un clima de optimismo sobre sus posibilidades.

Volvamos a lo esencial. En la interna, con un Frente Amplio en dura competencia, como nunca, obtuvo 410 mil votos. Los partidos de la Coalición 446 mil. No se entiende el triunfalismo del Frente, cuando está claro que no representa la mayoría que se imaginó. Al mismo tiempo, su enfoque machacón contra el Partido Colorado es un tácito reconocimiento de que allí está su mayor adversario electoral, el que puede volcar la balanza, como ya ocurrió en la última elección e incuestionablemente en el referéndum sobre la Ley de Urgente Consideración.

Mantenemos intactas nuestras chances, nadie tiene nada asegurado, pero que estamos en carrera hoy por hoy es incuestionable.

Nuestra fórmula es batllista y bien batllista. No lo pueden cuestionar aunque quieran. Uno es un penalista que ha recorrido todos los andariveles del tema de la seguridad ciudadana y la vida de los barrios; el otro un luchador de la educación, que desde hace treinta años está adentro del sistema público. Son una esperanza y una garantía. Vendrá ahora la definición de los grandes rumbos. El país precisa cambios que el Frente niega, como la seguridad social o la educación. Da la impresión que piensan que haciendo lo mismo en educación ocurrirá el milagro de alcanzar mejores resultados. O, lo que es tanto o peor, que dando un salto atrás en materia de seguridad social, aseguraremos el futuro de quienes dependen de él.

Empezó ya la carrera. En el ámbito mayor y en el interno de la Coalición. Tenemos mucha fe.


Un Partido en total unidad

El último encuentro del Comité Ejecutivo Nacional, encabezado por la fórmula colorada, ha despejado todas las dudas respecto a la unidad dentro del Partido. Ojeda destacó el entusiasmo y la cohesión que caracteriza a nuestra colectividad, subrayando que su dupla con Silva se unificará detrás de lineamientos programáticos comunes, de cara a la "interna de la coalición" en octubre.

En conferencia de prensa, el Dr. Ojeda destacó que la rápida unificación de ideas y criterios resalta el compromiso de nuestro Partido con una estrategia colectiva para abordar los temas más importantes de la campaña, asegurando así una cohesión interna que se reflejará en el contacto directo con la ciudadanía durante una gira nacional que ya se planifica.

El mensaje de unidad también fue reforzado por el Dr. Silva, quien resaltó la "génesis" común que comparte con Ojeda desde sus días en "los foros universitarios". Ahora, trabajando "espalda con espalda", resaltó Silva, ambos están enfocados en "ratificar" un segundo gobierno de Coalición, conscientes de que la fuerza de la misma reside en su capacidad para presentar un "frente unido" para competir con el conglomerado de izquierda encabezado por Orsi y secundado por Cosse.

Justamente, al respecto, Ojeda resaltó la unidad de los partidos de gobierno en contraposición a la fragmentación de la oposición frentista. "No han logrado definir una posición conjunta de cara a un plebiscito trascendental para la vida de la República; lo que salga de este plebiscito puede comprometer la viabilidad del Uruguay", dijo Ojeda en referencia a la reforma de la seguridad social planteada por el PIT-CNT, el Partido Comunista y el Socialista. "Tampoco siquiera han podido ponerse de acuerdo sobre la conducción económica, si es Oddone o si es Olesker, que son mundos completamente distintos", reafirmó.

En definitiva, a pesar de las hostiles mediciones de opinión, el ánimo y la motivación de la militancia colorada no han disminuido, como quedó demostrado en la interna. En la elección pasada, nos enfrentamos a una situación similar, con encuestas que predecían entre un 3% y un 5%, pero que finalmente resultaron en un decisivo 13%. Hoy, tras la interna, los analistas auguran una tendencia al alza para el Partido Colorado, con cifras que ya no hablan del 3% o 4%, como hasta hace poco. No tenemos dudas de que estas cifras seguirán mejorando, de ahora en más, con la formula en la cancha.

¡Adelante!


Mayor empleo, mejora salarial y rebaja de impuestos

El pasado miércoles 10, en el Parlamento, la Ministra de Economía y Finanzas Azucena Arbeleche, en el marco del proyecto de Rendición de Cuentas 2023 enviado al Legislativo -la última Rendición de este quinquenio-, presentó un resumen de la política desarrollada por el gobierno, subrayando sus ostensibles logros en un marco complejo: emergencia sanitaria, guerra europea, sequía, inundaciones y descalabro argentino con la consiguiente asimetría cambiaria.

"Estamos terminando este período con más empleo, menor inflación, recuperación del salario real, más inversión y, en definitiva, con un país creciendo, más próspero, con más oportunidades para nuestros ciudadanos y mayor libertad para los uruguayos", expresó la Ministra, acompañada por el subsecretario, Alejandro Irastorza; el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Fernando Blanco, y el presidente del Banco Central, Diego Labat.

Arbeleche subrayó que el gobierno debió enfrentar -como ya se dijo- situaciones muy difíciles como la pandemia, la guerra entre Rusia y Ucrania, la diferencia cambiaria con Argentina, la sequía y las inundaciones, las que tuvieron un impacto social y económico con un costo estimado de 3.800 millones de dólares.

A pesar de semejantes dificultades, el Poder Ejecutivo apoyó a diferentes sectores, en especial, a los más vulnerables. El énfasis en lo social se refleja en los 50 millones de dólares anuales destinados a la primera infancia, los recursos adicionales para erradicar asentamientos y los destinados a salud mental.

Todo ello en un marco de cuentas ordenadas, destactó la Ministra. El Poder Ejecutivo cumplió con el compromiso de mejorar las cuentas fiscales por medio de la morigeración del gasto público. Éste, explicó Arbeleche, se incrementó tan solo una tercera parte de lo que aumentaron los ingresos.

También mencionó que ese buen manejo de los dineros públicos permitió realizar una baja de impuestos por 150 millones de dólares. "Esto implica mayor dinero en el bolsillo de todos los uruguayos", subrayó la Ministra.

Asimismo, destacó que en estos cuatro años se crearon 76.100 empleos, recuperando así los puestos trabajo perdidos durante la pandemia y el último gobierno de Frente Amplio. Se prevé que en 2024 se creen otros 25.000, y que se totalicen 100.000 nuevos empleos al finalizar el gobierno.

También destacó que la recuperación del salario real desde fines del último año se encuentra en niveles superiores a los de 2019.

Es cierto -agregamos nosotros desde CORREO- que el gobierno, por primera vez desde que asumió en 2020, incumplió la regla fiscal en dos de sus tres pilares, corrigiendo al alza la meta de déficit estructural (pasando de -2,9% a -3,4%) y el aumento de gasto primario real (de 2,8% a 4,8% interanual).

Para ello han incidido dos factores. Por un lado, los gastos no previstos por los factores ajenos al gobierno -y al país- ya mencionados. Por otro, el éxito de la política antinflacionaria, redundó en que se recaude menos por "impuesto inflacionario" (a menor inflación en pesos, menor licuación de gasto).

De todos modos, causa gracia -por así decirlo- que desde el Frente Amplio se critique el incumplimiento de dos de las tres metas de la regla fiscal. Porque desde el mismísimo Frente Amplio -y todo el universo de izquierda en general- se ha reclamado mayor gasto público siempre, criticando la "política de recortes" del gobierno. ¡Tan luego ellos para criticar el comportamiento fiscal, que además de esos reclamos y protestas, dejaron el gobierno con un déficit de 4,7%, luego de años de bonanza sin precedentes!


De aquellos polvos, estos lodos: la intolerancia y sus consecuencias

El reciente incidente protagonizado por una doctora que escupió, insultó y agredió a un policía por usar el término "femenina" durante un operativo es un claro ejemplo de cómo la intolerancia y la imposición de un único uso del lenguaje pueden llevar a situaciones lamentables y violentas.

La agresión ocurrió en Montevideo la semana pasada. La doctora reaccionó de manera desproporcionada ante una expresión que, aunque puede no ser de su agrado, no justifica en absoluto una respuesta así de violenta. Esta actitud de imposición y odio hacia quienes no se alinean con ciertas sensibilidades lingüísticas refleja un problema mayor: la incapacidad de convivir con la diversidad de opiniones y la falta de respeto hacia la autoridad.

La frase "De aquellos polvos, estos lodos..." resuena en este contexto. El clima de intolerancia y el constante esfuerzo por imponer un único uso del lenguaje han generado una atmósfera en la que cualquier "desliz", real o percibido, puede desencadenar reacciones desmedidas y violentas.

Este lamentable episodio debe servir como un llamado a la reflexión sobre la importancia del respeto; valor fundamental en cualquier sociedad civilizada. Todos los ciudadanos, sean servidores públicos -como en este caso- o no, merecen ser tratados con dignidad. La agresión, tanto verbal como física, nunca debe ser una respuesta válida, especialmente cuando existen canales adecuados para expresar desacuerdos o presentar quejas.

Lastimosamente, no es algo que nos sorprenda. Basta con leer en esta misma edición la resolución del INDDHH en el "caso Rama".


Una fórmula que no llega ni a los frentistas

Según Fernando Pereira, la fórmula presidencial de su partido es capaz de "llegar más allá de los votantes frenteamplistas". No sabemos si Pereira está pensando en exportar la fórmula al caribe, porque lo que es en Uruguay la combinación de Yamandú Orsi y Carolina Cosse no es atractiva ni para los frentistas más fieles, mucho menos para el resto de los votantes.

En una reciente entrevista con La Diaria Pereira sostuvo que Yamandú Orsi, con 20 años en la Intendencia de Canelones, y Carolina Cosse, con experiencia en Antel, el Ministerio de Industria y la Intendencia de Montevideo, son figuras que pueden "unir a uruguayos y uruguayas que tienen disconformidad con el gobierno". Pereira hace un llamado desesperado al autoengaño, que le resta más de lo que le suma.

Orsi y Cosse representan claramente la línea dura del Frente Amplio. Lejos de ser un dúo de moderación y consenso, encarnan el continuismo de una izquierda inflexible y radicalizada. En realidad, estamos ante una fórmula de "pan con pan". Personajes que se han hecho conocidos por su desidia no por buenas acciones de gobierno ¿Acaso Pereira cree que el Antel Arena y la Bicisenda de la Avenida 18 de Julio unen a los uruguayos?

El presidente frentista también afirma en la entrevista citada que Orsi es "imparable en el mano a mano" y que Cosse es una ingeniera "actualizada". Aunque nos permitimos dudar, estas cualidades no necesariamente se traducen en habilidades políticas capaces de atraer un espectro más amplio de votantes. La "potencia de comunicación" que Pereira menciona no se ha demostrado efectiva fuera del círculo cerrado del Frente Amplio, donde la retórica de izquierda radical es bien recibida pero no logra resonar con una audiencia más amplia que busca soluciones pragmáticas.

En definitiva, la fórmula Orsi-Cosse lejos de "llegar más allá" es la reafirmación de la vieja guardia frentista, destinada a complacer a su base de votantes, pero poco probable de atraer a aquellos que están fuera de su tradicional círculo de influencia. Una vez más, el Frente Amplio aparece atrapado en su propia retórica, incapaz de ofrecer una alternativa renovadora.


Institución de derechos humanos se pronunció en contra de la administración Cosse por censura

A finales del año pasado, la directora del Teatro Solís, Malena Muyala, solicitó al artista Claudio Rama que adaptara su muestra "Vidas encajonadas" al lenguaje inclusivo. Rama no cedió a las presiones del "cossismo" y denunció el acto de censura. Esta semana, la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo (INDDHH) respaldó la denuncia del artista, afirmando que la solicitud de la IM vulnera el derecho a la libre expresión.

En su resolución, la INDDHH es contundente: "Solicitar -como se dice en el correo electrónico o sugerir como se dijo al momento de contestar el oficio- que textos que nacieron luego -y a consecuencia- de la pandemia, deba previamente a ser exhibido, ser actualizado, renovado, modernizado o reajustado, es censurar". La declaración subraya, además, la gravedad del acto de la IM y la necesidad de proteger la integridad de las obras artísticas de intervenciones arbitrarias.

La censura no es solo una violación de los derechos individuales del artista, sino también una amenaza para la pluralidad y el debate público, tal cual se desprende de la resolución citada. "Hubo una vulneración al derecho a la libre expresión del Sr. Claudio Rama por parte de la dirección del Teatro Solís al exigirle modificar en forma previa el contenido de su obra artística", concluye el INDDHH.

Como sosteníamos en un editorial sobre el hecho publicado en septiembre del año pasado, el "caso Rama" forma parte de una tendencia más amplia en la administración de la IM, bajo la gestión de Carolina Cosse, de intentar imponer un control sobre el contenido cultural.

No es la primera vez que una administración frentista muestra un afán por moldear lo que le rodea según sus propios parámetros ideológicos. Por ejemplo, desde 2010, la IM ha resuelto utilizar obligatoriamente el lenguaje inclusivo en todos los actos administrativos y de comunicación institucional, y ha organizado cursos de capacitación obligatorios para sus funcionarios.

Es irónico que una administración que se jacta de ser progresista y defensora de los derechos humanos caiga en prácticas tan retrógradas como la censura. La verdadera igualdad y respeto se logran a través del diálogo y la educación, no mediante la coerción y la imposición.


Fuerte impulso de las exportaciones en el primer semestre de 2024

De acuerdo a los informes que elabora el instituto Uruguay XXI y la Unión de Exportadores del Uruguay, reproducidos por el semanario Crónicas, la economía uruguaya ha mostrado un notable dinamismo en la primera mitad de 2024, con un considerable crecimiento en las exportaciones de bienes. Dicho incremento, refleja la fortaleza y competitividad de los productos uruguayos en el mercado internacional, particularmente en el sector agroindustrial y manufacturero. El impulso exportador es un indicador claro de la robustez económica del país y subraya el éxito de las políticas comerciales implementadas.

Desde siempre, el desempeño de las exportaciones ha sido un factor determinante para el crecimiento económico de un país como el nuestro, que crece hacia afuera o está condenado al fracaso. Dicho crecimiento, no sólo contribuye a una balanza comercial favorable, sino que también genera empleo y promueve el desarrollo de sectores clave de la economía. La diversificación de mercados y productos ha permitido al Uruguay adaptarse a las fluctuaciones del mercado global, garantizando así un flujo constante de ingresos.

Durante el primer semestre de 2024, las exportaciones de bienes en Uruguay experimentaron un crecimiento del 10% en comparación con el mismo período del año anterior. Este aumento se atribuye principalmente al desempeño positivo de la carne bovina, la soja y la celulosa, que han sido los productos más destacados en las exportaciones uruguayas.

La carne bovina sigue siendo el principal producto de exportación, con China y Estados Unidos como los principales destinos. La soja también mostró un notable incremento, impulsada por mejores precios internacionales y un aumento en la demanda. Por otro lado, la celulosa, otro producto clave, continuó su tendencia de crecimiento gracias a la demanda sostenida en los mercados internacionales. Además de estos productos, otros sectores también mostraron incrementos en sus exportaciones, aunque en menor medida. La industria láctea, por ejemplo, tuvo un desempeño positivo, y el arroz logró mantener su estabilidad en el mercado internacional.

A pesar de estos buenos resultados, persisten desafíos, como la necesidad de diversificar los destinos de exportación y de seguir mejorando la competitividad del país en el mercado global. Sin embargo, la tendencia general es positiva y demuestra que la economía uruguaya está en una senda de crecimiento sostenido. Las políticas fiscales y monetarias, enfocadas en mantener la estabilidad económica, han sido eficaces para asegurar un entorno favorable para el comercio y la inversión.

En definitiva, y pese a los discursos tremendistas, nuestro país se encuentra en una posición privilegiada en la región.


Lil Bettina Chouhy

Periodista, locutora y conductora de varios programas, tanto en radio como en televisión, falleció este miércoles la comunicadora Lil Bettina Chouhy a los 79 años.

Hija de Gabriel Chohuy Terra y Lil Gonella, Lil Bettina Chouy se formó en un hogar que traspiraba cultura y de intensa actividad cívica. Antes de pasar por los medios, fue profesora de historia.

En 1976, luego de dar un concurso, ingresó a Radio Sarandí donde pasó a formar parte del legandario programa "En vivo y en directo" conducido por Néber Araújo y Jorge Traverso.

En el medio radiofónico también participó en diversos programas en Radio Nuevo Tiempo, El Espectador, Concierto FM y Emisora del Palacio.

En Canal 5, junto a Sergio Puglia, condujo "La noche". También estuvo con Sergio Puglia "Puglia & Compañía" y "Con mucho gusto" en Canal 10. En TV Ciudad condujo "Contrapunto". Y en Canal 20 de TCC condujo el ciclo de entrevistas "Tentaciones".

También publicó una biografía de Matilde Rodríguez Larreta, viuda de Héctor Gutiérrez Ruiz, titulada "Matilde".

En definitiva, Lil Bettina fue una gran figura de la cultura uruguaya, a la que nunca dejó de dedicarse, incluso ya retirada de los medios.

Desde aquí, pues, expresamos nuestro dolor por el fallecimiento de la colega y enviamos un apretado abrazo a sus seres queridos.


La carrera presidencial hacia octubre y las condicionantes en los programas de gobierno

Los candidatos saben que los desafíos que tiene el país están enmarcados en una situación fiscal en la que, a pesar de los esfuerzos, los indicadores porfiados muestran que es difícil obtenerlos, asegura Carlos Steneri en su siempre lucido análisis de la realidad económica publicado en El País. Compartimos sus reflexiones con los lectores de CORREO.

Cumplida la etapa de las elecciones internas para definir candidaturas presidenciales, nuestro ciclo electoral entra en la recta final donde se definen los programas de gobierno. La contienda de ahora en más debiera entrar en especificidades de cómo resolverán los candidatos los desafíos por delante que el país presenta. Por lo dicho hasta el momento por quienes han sido elegidos como presidenciables puede presumirse una cierta confluencia programática hacia lo que podríamos definir como una postura de política económica de centro, con sus obvias variantes de izquierda-derecha, una vez definido el seguro balotaje que tendrá lugar a fines de noviembre entre el Frente Amplio y la Coalición Republicana. Algo que luce obvio, pero no por eso menos importante, dado el magro resultado obtenido por la candidata Carolina Cosse a la presidencia, que implícitamente representaba una visión de gobierno más volcada hacia la izquierda, según los preceptos del Partido Comunista y el PIT CNT.

En esta instancia, el MPP -a través de la candidatura triunfante de Yamandú Orsi- logró contener y revertir el posicionamiento creciente de su adversario histórico, ante el vacío que ocasionó la desaparición reciente de líderes históricos como Vázquez y Astori. En los partidos que integran la coalición de gobierno no hubo sorpresas sobre quién sería el líder de la coalición de gobierno ni de la orientación de los ejes de sus propuestas de gobierno. La sorpresa fue la dosis de oportunismo electoral mostrada por el candidato Álvaro Delgado en la elección de la señora Valeria Ripoll a la vicepresidencia, decisión política improbable dentro de un partido tan ligado a las tradiciones. Pero vale la pena recordar que la primera victoria del Partido Nacional en 1958 respondió a la alianza del herrerismo con Benito Nardone, de origen colorado devenido luego en líder ruralista de gran arraigo en el interior del país. En el Partido Colorado, el fenómeno Ojeda es muestra de que existen ansias de renovación generacional venciendo en una campaña breve a candidatos de fuste, con gran experiencia política, buenos programas y excelentes dotes personales. Esta quizás sea la oportunidad de potenciar una vertiente de renovación esperada, ya insinuada en las internas de 2019, de carácter permanente, que reposicione a este partido fundacional en el lugar preponderante que tuvo siempre en la vida política y de gobierno de nuestro país.

Una vez más, reitero que Uruguay padece de un síndrome de falta de crecimiento robusto y estable que se arrastra desde hace décadas, que solo fue interrumpido en un lapso breve por un cambio de paradigma a escala mundial motivado por la irrupción de China como potencia económica, que indujo a una demanda adicional de materias primas y alimentos, lo que elevó sus precios a niveles muy superiores a sus medias históricas. Fue un hecho que supimos aprovechar, pero que hoy su efecto sobre nuestra tasas de crecimiento está agotado. Es necesario cambiar aspectos estructurales que afectan a nuestro sector productivo, que lastran las decisiones empresariales para invertir más, fortalecer nuestras fuentes de crecimiento donde la educación en sus diferentes modalidades y estamentos es una de las palancas fundamentales y que posterga la solución de problemas sociales endémicos, como la pobreza infantil y la llaga de los asentamientos.

Los candidatos saben que esos desafíos están enmarcados en una situación fiscal que, a pesar de los esfuerzos notorios de la administración actual para colocarlos en una senda sostenible de largo plazo, los indicadores porfiados muestran que es difícil obtenerlos. Sea por causas exógenas, como la pandemia que repercute tanto en un menor nivel de actividad al esperado, como en la necesidad de mayor gasto, o por la presión justificada en lo personal de mantener o mejorar ingresos reales, el gasto público es inflexible a la baja, independientemente de si eso es fiscalmente adecuado desde el punto de vista de su solvencia de largo plazo. Y aquí nuevamente se recurre al endeudamiento como forma de financiamiento, hecho que viene en senda ascendente desde hace más de una década y que hoy coloca a la deuda bruta del gobierno respecto al PIB en umbrales superiores al 70%, nivel elevado para un pronóstico de tasas de interés reales positivas en ascenso.

A eso se agrega resolver el hecho del alto costo país, que responde principalmente a razones estructurales que encarecen la operativa en la generación de valor agregado, aplicando un impuesto al sector exportador tanto de bienes y servicios (turismo), En los hechos, implica instrumentar reformas estructurales que chocan con intereses creados, que suponen costos políticos y cuyos resultados positivos no son inmediatos. Pero que en algún momento hay que hacerlos y es responsabilidad de los candidatos incluirlos en sus programas de gobierno.

Por último, como hecho no menor, son los planteos de cómo posicionarse en una coyuntura externa muy compleja, en pleno desarrollo y sin rumbo cierto. La región, Argentina y Brasil, está fracturada a nivel presidencial al esquivar y pedir disculpas previas para encontrarse. Argentina sigue lidiando para resolver una situación macroeconómica compleja. A pesar de los avances, todavía no cruzó el desierto para lanzarse a una senda estable de crecimiento. Falta camino por recorrer, por lo cual no es descartable algún episodio más de volatilidad.

A su vez, el Consejo Europeo y países como Francia muestran un vuelco hacia la derecha derribando liderazgos como el de Macron, y agregan masa crítica a gobiernos con posturas similares como el liderado por Meloni en Italia. Si se agrega el eventual triunfo de Trump en Estados Unidos, se dibuja un nuevo mapa geopolítico tensionado, con cierre de las economías, anti inmigración y de alianzas explicadas ideologías o preferencias personales, refractario del pacifico y eficiente mundo de las alianzas reguladas por normas negociadas.


No debe haber barrios clase A y B

Por Elena Grauert

Por naturaleza, uno es siempre optimista y trata de vislumbrar que se puede hacer un mundo mejor. De hecho, el mundo hoy es mejor que antes: la gente vive más, tiene más derechos y hay más riqueza. Pero levantarse y ver en las noticias que mueren niños o menores acribillados nos trae una sensación de enorme tristeza, parálisis y desolación.

El que diga que tiene la solución mágica miente. Es muy claro que el mundo del hampa, donde la vida de las personas no es otra cosa que fichas de un damero que se van tirando, hace que ese mundo sea incomprensible para quienes creemos en la vida como uno de los valores más importantes a proteger.

Hace unos días, en una entrevista, alguien decía que en algunos países se acostumbra a vivir como en dos mundos: los lugares donde las balaceras son comunes y los otros que gozan de mayor seguridad, y que por tanto la seguridad quedaría restringida a unos pocos. Esto, además de inconstitucional, es inhumano, arbitrario y cruel.

Sinceramente, no creo ni justificaré jamás que podamos acostumbrarnos a aceptar esos dos mundos.

En primer lugar, porque es mentira. El Cerro, por ejemplo, que hace muy poco hubo tres días de balacera y es un lugar hermoso, con gente que trabaja y que tiene derecho a no pasar por esos trastornos, no tiene nada que ver con un lugar que podamos abandonar, sino todo lo contrario. Esos barrios que padecen estos embates de violencia no son de gente violenta o marginal, no son del hampa; viven personas comunes que trabajan y conviven con el resto de la sociedad y que tienen los mismos derechos. No puede haber zonas de exclusión, ni rojas, ni siquiera en el imaginario popular. Contra eso se debe pelear, porque los países y las ciudades deben privilegiar la libertad de circulación de todos, a cualquier hora. ¿O acaso el Cerro no tiene las vistas más hermosas de Montevideo? ¿Vamos a abandonar el placer de ir?

Las noticias sobre delincuencia y seguridad muchas veces pecan de tendenciosas, excluyendo lugares de paseo que son hermosos. Barrios como Maroñas, el Hipódromo o Capurro son barrios jardines, con calles más limpias que en el Centro o Pocitos. El liceo de Maroñas, por ejemplo, no está grafiteado y las cosas funcionan.

Esos vecinos sienten su barrio, dado que las veredas están barridas, no hay contenedores desbordados, hay orden. Y eso sucede en muchos barrios y sitios, por lo que la teoría de norte o sur no solo es peligrosa, sino que ni siquiera es cierta.

Lamentablemente, hoy solo hay una respuesta: las comisarías deben tener una enorme cercanía con el barrio, la policía debe estar presente en la calle, sin perjuicio de una mayor presencia del Estado en todos los barrios, inundar el lugar con todos los servicios públicos como en Casavalle, donde existan juzgados de convivencia, generar una fuerte propaganda anti consumo de drogas y alcohol, la existencia de las familias y la gente en la calle ocupando los lugares públicos porque se siente segura, los vecinos tomando el mate en la vereda (paisaje típico de los barrios de Montevideo) achica el lugar de la delincuencia. Eso se logra si esa gente se siente respetada y segura.

Otro de los enormes problemas es la mendicidad. Por tanto, así como aumentar la vigilancia policial y la represión es importante, la salida del convicto o exdelincuente a la calle debe necesariamente ser un pasaje paulatino que evite dormir en la calle y la mendicidad. Hay leyes contra ello y hay que aplicarlas. Sin duda, hay un enorme trabajo complementario entre justicia, seguridad y asistencia social.

Si el Estado reprime, pero luego el 70% reincide, lo que termina pasando es que se mantengan niveles de inseguridad. El adicto o el exconvicto deben ser tratados como personas que están en situación de vulnerabilidad y que vuelven a caer. Por lo tanto, el gasto debe ser horizontal en los tres niveles, los cuales deben estar permanentemente intercomunicados, gestionando soluciones, previniendo delitos, de forma de garantizar una convivencia ciudadana donde no existan guetos, ni la gente deba mentir sobre su procedencia para no ser estigmatizada y pueda acceder a trabajos.

El Uruguay del futuro es donde el emprendedor o el trabajador vive cerca de su empresa y los barrios son lugares de integración y desarrollo, dando contención social a los vecinos. Este Montevideo de sur y norte debemos comenzar por terminarlo, porque es de todos y debe seguir siéndolo.


Algunas reflexiones luego de la 64a. Cumbre del MERCOSUR

Por Tomás Laguna

Para el agronegocio de exportación, base de la economía de nuestro país, todos los hechos que refieran a la inserción internacional y como tal incidan en el acceso a mercados de forma competitiva merecen atención crítica. El MERCOSUR como tal se ha transformado en una recurrente frustración a partir de discursos retóricos inconducentes.

La competitividad del agronegocio de exportación está condicionada por numerosos factores. El más cuestionado refiere a los costos de producción y la sobrevaloración de la moneda local respecto al dólar. También resulta crucial el acceso a tecnologías que aseguren productividad y calidad del producto obtenido a la vez de responder a las crecientes exigencias ambientales. Pero igualmente importante es el respeto al Estado de derecho como condición indispensable para la viabilidad de inversiones de largo plazo. Todas son condiciones necesarias pero no suficientes, por sí mismas ninguna de ellas aseguran la competitividad. Englobándolas a todas existe una condición sustantiva. Para un país que exporta entre el 80% y el 90% de lo que produce el acceso a mercados es condición previa a todas las demás. Y acceso a mercados significa inserción internacional. Y si hay una circunstancia que nos condiciona en nuestras estrategias para mejorar nuestro posicionamiento como país agroexportador en este mundo que nos resulta tan ancho y ajeno, al decir del escritor Ciro Alegría, esa circunstancia que nos limita surge del Tratado de Asunción que a partir de 1991 nos integra al MERCOSUR. Por eso cada nueva cumbre nos debe merecer atención, aún desde la perspectiva de la frustración y cierta impotencia respecto de las expectativas originales que este tratado significó.

La 64° Cumbre del MERCOSUR, celebrada precisamente en la ciudad que le dio origen, es un nuevo eslabón en una larga cadena de discursos, proclamas, reivindicaciones, declaraciones y la obligada referencia a las frustradas negociaciones con la UE. Cumbre en particular que quedará marcada por el insólito desplante del impredecible presidente argentino al no asistir de forma deliberada. Nuestro Presidente, con la dignidad que el cargo le impone, se expresó en forma tajante en la oportunidad de acceder a la presidencia pro-témpore del bloque: "Si el Mercosur es tan importante, acá deberíamos estar todos los presidentes"... "No sólo importa el mensaje, es muy importante el mensajero, y obviamente no voy a menospreciar a nadie, pero si el Mercosur es tan importante, acá deberíamos estar todos los presidentes. Yo le presto importancia al Mercosur, y si realmente creemos en este bloque así, deberíamos estar todos". Nada más que decir...

Una breve referencia al presidente argentino y sus actitudes intemperantes. Es indiscutible que nuestro vecino país requería de una personalidad disruptiva, con voluntad y carácter para enfrentar la descomposición institucional, moral y definitivamente económica en la que se ven sumergidos. Al presidente Milei nuestro país le debe, tras más de 20 años de discusión, el acuerdo para proceder al dragado a 14 metros del canal de acceso al puerto de Montevideo, uno de los factores más sensibles en la histórica confrontación con el puerto de Buenos Aires.

Más allá de sus desvelos al frente del gobierno argentino, sorprende esa suerte de cruzada santa contra la izquierda internacional, sin reparar en abrir flancos de confrontación internacional. Con el presidente Lula desde el inicio, luego el presidente de Colombia, para seguir con inaceptables declaraciones contra el presidente español y su esposa, y pocas semanas atrás con el gobierno de Bolivia dudando del fallido intento de golpe de estado. Es claro que no se iba a sentir muy cómodo compartiendo estrados en el ámbito de la cumbre del MERCOSUR. Sus intemperancias son las principales limitantes que deberá enfrentar a la hora de ejercer el cargo de presidente de los argentinos. Nadie le ha explicado que un buen estratega no abre más frentes de batallas que los que puede atender... y en Argentina tiene varios y todos muy complejos.

Volviendo al tema que nos ocupa. Un tema recurrente, casi central en cada actividad del MERCOSUR, lo es la frustrada negociación para alcanzar un TLC con la Unión Europea. Relación iniciada a los pocos años de firmado el Tratado de Asunción, casi como un amor infatuado de la adolescencia, que fue evolucionando en sucesivos encuentros y sonrisas prometedoras sin lograr nunca llegar a ser correspondido. Casi una historia de amor imposible, de la que se podría escribir una larga novela de citas y desencuentros. El vínculo inicial data de diciembre de 1995 con la firma de un Acuerdo Marco de Cooperación Internacional, una 2da cita ocurrió en el 2001 con la firma de un Memorándum de Entendimiento a través del cual la UE comprometía su apoyo a la consolidación del MERCOSUR. La 3era, ya más comprometida, ocurrió en el 2004 pero tampoco se logró intimar en la relación, no hubo acuerdos en materia agrícola e industrial. Una nueva cita fue consentida 6 años más tarde, pero un año después el Parlamento Europeo desautorizó estos encuentros amparándose en el Tratado de Lisboa que supeditaba cualquier avance a su aprobación. Por entonces la UE, objeto de aquel amor infatuado, empezó e encontrar defectos en su insistente galán: que la unión aduanera del MERCOSUR era imperfecta, que no garantizaba la circulación de los productos importados, más las violaciones de Argentina a la OMC con sus políticas proteccionistas. Fue entonces que Brasil asumió con decisión el liderazgo en las tratativas con la UE condicionando al bloque regional a acompañarlo en las negociaciones so pena de llevarlas a cabo solo. En el ínterin Gran Bretaña, plebiscito mediante, se desvinculaba del Tratado de Maastricht, lo que motivo un súbito interés de la UE en las conversaciones con el MERCOSUR. Así fue que en el 2016, mediando la oportunidad del gobierno liberal de Macri en Argentina, se reactivaron las citas con aquel amor tan evasivo, al punto de que se expusieron en forma cuantificada ofertas concretas para muchos productos. Un nuevo desaire se produjo en 2018, pero en 2019, ya con la presidencia de Bolsonaro en Brasil y su vocación aperturista de la economía, los avances llegaron a la firma de un pre acuerdo. Aquellos intensos deseos por consumar la relación estaban a punto de lograrse, pero el entusiasmo duró "lo que duran dos peces de hielo en un whisky on the rocks" al decir del genial Joaquín Sabina. Los desequilibrios emocionales de aquella dama tan deseada primaron una vez más, esta vez por la histeria proteccionista de sus productores rurales, en particular los franceses.

Así llegamos a la frustración casi definitiva que es necesario reconocer hoy, más al imponerse las derechas en el parlamento europeo. Al MERCOSUR le caben estas estrofas del ya antes mencionado cantautor español:

De pronto me vi

Como un perro de nadie

Ladrando a las puertas del cielo

Me dejó un neceser con agravios

La miel en los labios

Y escarcha en el pelo

 

 



Adela, se te extraña

Por Consuelo Pérez

Estamos en el mes de la Mujer. El pasado 8 de marzo fue el Día Internacional de la Mujer, y un 9 de julio de 1921 nacía una gran mujer, Adela Miriam Reta Sosa, cuyo aporte a nuestra vida republicana sigue siendo fundamental, por su actualidad y permanencia.

Su accionar en los aspectos más relevantes de la vida cívica de nuestro país debería llamarnos a reflexión a todos. A los que hemos hecho del quehacer político parte de nuestra vida, y a los que, como fortificación y defensa de la democracia, depositamos nuestra confianza en los que nos representan.

La vida de Adela Reta fue un permanente compromiso con el fortalecimiento del pensamiento liberal, del que se constituyó sin lugar a dudas en cimiento. Su orientación de corte humanista en el ejercicio del Derecho, junto al aspecto mencionado, fueron definitorios de su filosofía y modo de vida.

En 1965 fue la primera mujer catedrática de la Universidad de la República - cargo al que accedió por concurso - en la que se había graduado en el año 1946 como Doctora en Derecho y Ciencias Sociales, especializándose en Derecho Penal. Perseguida, fue obligada a renunciar a su cargo docente cuando la universidad fue intervenida en 1978 en épocas de dictadura.

Entre los años 1959 y 1960, como Becaria de las Naciones Unidas viajó a Alemania y Bélgica, especializándose en la problemática de la Minoridad Transgresora, transformándose en una referente.

Su devoción por los niños y sus innegables conocimientos en el tema, posibilitaron que en el año 1967 fuese designada por el presidente Oscar Gestido como Presidenta del Consejo del Niño - actual INAU - siendo además Asesora Honoraria del Instituto de Criminología desde 1960 a 1964.

Fue Senadora, Ministra de la Corte Electoral, Ministra de Educación y Cultura.

En su defensa incondicional de los Derechos Humanos, representó a presos políticos y tuvo una actuación determinante en los difíciles momentos de 1973, y durante la dictadura, habiendo defendido conjuntamente con el Dr. Julio María Sanguinetti, al Dr. Jorge Batlle en esos años aciagos, que no lograron doblegar ni su profesionalidad, ni su condición de Colorada avasallante, y a la vez calma y racional. Es que su defensa del pensamiento liberal la ubicó siempre en su papel de oposición indeclinable ante el régimen de facto y los totalitarismos.

Presidió la Comisión de Derechos Humanos del Partido Colorado entre 1983 y 1985, en los momentos y tiempos previos al retorno de una libertad que ya no podía demorarse un instante más.

Una vez en Democracia, retomó su actividad docente hasta el momento de su jubilación, y, como decíamos más atrás, fue Ministra de Educación y Cultura en el período 1985 - 1990, en la primera presidencia del Dr. Julio María Sanguinetti.

El Auditorio del SODRE que lleva su nombre nos la recuerda, pero nuestra obligación como ciudadanos republicanos es continuar su obra, traerla a nuestros tiempos, en los que el totalitarismo, la intolerancia y la falta de compromiso sincero con la sociedad, se agazapan en panfletos populistas.

Por eso lo del principio: ¡Adela, se te extraña!


La garra Guaraní

Por Leonardo Vinci

Dice Wilson Mesa que la mayoría de los uruguayos entienden que los pobladores originarios de nuestro territorio fueron los charrúas. 

Pero cada vez más, aparecen historiadores y antropólogos que reivindican el papel que jugaron los indígenas guaraníes en nuestra historia.

Daniel Vidart, ha sostenido que los charrúas eran nómadas y tanto la búsqueda de alimentos como las luchas con otras tribus indígenas, amén de los choques con los guaraníes, así lo certifican. En consecuencia, los charrúas no eran originarios de la Banda Oriental. No habían nacido en ella como los árboles de su flora o los animales de su fauna.

En 1878, se publicaba en "'El Espíritu Nuevo' -el periódico del joven Batlle- que en la espesura de los montes más apartados del territorio, yacían restos de la antigua tribu de los Charrúas, indios salvajes, los más indómitos y avezados a la rapiña y violencia que pudieron existir. Durante la guerra con el imperio, habían prestado algunos servicios, pero más estimulados por el saqueo y la matanza que por otras consideraciones. Devueltos ahora a la paz, no entraba en sus hábitos la vida doméstica, ni les satisfacían las cuereadas que se les toleraban de ganados orejanos alzados. Hubieron de volver a su vida errante; y acechando desde los montes, salían en tropel, llevando la devastación y muerte a los establecimientos que recién se plantaban".

En las antípodas estaban los Guaraníes. Padrón Favre afirma que, aún sin entrar a discutir el derecho del primer ocupante, reúne el guaraní otro más respetable. Él limpió esta tierra de fieras, él fue el primero que pidió a su seno la yuca, la caña dulce, el algodón, los cereales todos y poblándola de ganados derramó sobre ella el germen de nuestra riqueza actual. Las Misiones eran ricas cuando el resto del país (la Banda Oriental) gemía en la miseria de los pueblos nómades.

En 1607 se crearon las Misiones jesuíticas y con ellas comenzaron a surgir a orillas de los grandes ríos reducciones de indios guaraníes, los que adquirieron conocimientos ganaderos y agrícolas y aprendieron a desarrollar diversos oficios.

Cuando Montevideo tenía apenas 300 vecinos, las Misiones estaban pobladas por 90.000 guaraníes.

El principal recurso era el ganado que se había multiplicado en la Banda Oriental, por lo que los jesuitas enviaban grupos de 60 troperos guaraníes que efectuaban gigantescas arreadas de vacunos. Fue entonces cuando comenzaron a venir asiduamente, y algunos a quedarse aquí.

Vidart ha dicho que se está cometiendo una gran injusticia histórica: "De los guaraníes que pelearon con Artigas ya ni se habla. Se habla mucho del caciquillo charrúa Manuel Artigas, pero de Andresito Guacurarí, Sotelo y Sití, los caciques guaraníes artiguistas, nadie se acuerda".

Tampoco se recuerdan a los cuatro guaraníes que integraron la cruzada de los 33 Orientales: Pedro Areguatí, Felipe Carapé, Francisco Romero y Luciano Romero.

Lo cierto es que los guaraníes fueron la columna vertebral del ejército oriental.

Ha escrito el Dr. Sanguinetti que en el terreno de la mitología, la referencia a lo de "charrúa" es una fantasía, porque de ese pueblo nada ha quedado en la historia y la geografía del Uruguay. Nada. Ni una palabra. Y si en nuestra demografía hay un fuerte ingrediente indígena, el mismo proviene de la mayoritaria raíz guaraní.

¿Hasta cuándo seguiremos ignorando la verdad histórica?


El voto coalición

Por Fátima Barrutta

Todavía resuenan los ecos de las elecciones internas del pasado 30 de junio.

Los resultados de estos comicios voluntarios arrojaron una mayoría relativa del Frente Amplio, que superó la votación alcanzada en las internas de 2019, y una disminución de votos a los partidos que integran la Coalición Republicana. Sin embargo, la suma de sufragios de estos cuatro partidos (Colorado, Nacional, Cabildo Abierto e Independiente) superó el volumen alcanzado por el Frente Amplio.

De todas maneras se trata de datos circunstanciales, que en nada representan el comportamiento ciudadano que puede preverse para la elección del 27 de octubre.

Correrá todavía mucha agua bajo el puente: las fórmulas presidenciales están recién integradas y tienen por delante una prolongada campaña, donde la cobertura territorial de los candidatos, las acciones mediáticas y el devenir informativo impactarán en la decisión de los uruguayos.

Por eso es apresurado opinar hoy sobre las fórmulas. Desde el primero de julio hasta ahora, la agenda periodística ha sido acaparada por la designación de Valeria Ripoll como candidata a Vice de Álvaro Delgado. Todos tienen algo que decir y no sentimos que valga la pena tomar posición al respecto: solo reconocer que el Partido Colorado obró con la responsabilidad que lo caracteriza y sin apresurarse a generar impactos mediáticos en la noche en que se conocieron los resultados. El triunfo de Andrés Ojeda y el segundo lugar de Robert Silva fueron claros, y el Partido no especuló con ideas sacadas de la galera sino que respondió con certeza al pronunciamiento cívico.

Nuestra fórmula es Ojeda-Silva y desde nuestro lugar, bajo el liderazgo sectorial de Tabaré Viera, pondremos otra vez razón y corazón en el crecimiento de nuestra colectividad política, que puede y debe volver al primer plano que ocupó a lo largo de la historia nacional.

Los márgenes de votación logrados el 30 de junio solo dan cuenta de un núcleo duro colorado que voluntariamente optó por expresar sus preferencias. Hay un segmento de la ciudadanía mucho más amplio al que convencer para la instancia de octubre, que será obligatoria. Es un conjunto importante de votantes que no tienen una pertenencia partidaria acendrada, sino que votan libremente con base en sus opiniones circunstanciales y en la mayor o menor simpatía que le generen los candidatos.

Estoy segura de la existencia de un votante que puede no tener una simpatía blanca o colorada, pero que indudablemente adhiere a la Coalición Republicana. En la elección pasada se inclinó por Lacalle Pou o Talvi, en esta lo hará por Delgado u Ojeda, eligiendo la mejor candidatura dentro de un espectro acotado, que es el de la Coalición que viene gobernando con responsabilidad desde 2020.

Hasta ahora, la oposición no ha aportado nada y se ha dedicado a intentar destruir todo, por suerte sin éxito. Hay varias evidencias de esa inconducta: el vergonzante llamado a cacerolear contra el gobierno apenas se detectó que la pandemia había llegado a nuestro suelo, como pretendiendo culpabilizarlo de un desastre que obviamente lo excedía y que afectó al mundo entero. El reclamo irresponsable de una cuarentena general, como la que hizo la Argentina kirchnerista, de gravísimos efectos sanitarios, sociales y económicos. Luego, la igualmente irresponsable campaña contra la Ley de Urgente Consideración, basada en burdas mentiras, como que por efecto de la ley se privatizaría la educación pública, se echaría a los inquilinos de sus casas, se aplicaría el gatillo fácil y se fundiría Antel, entre otros dislates que obviamente no se cumplieron ni se cumplirán. Y más recientemente, el Frente Amplio se suma (por acción y por omisión) al desastroso proyecto plebiscitario del Pit-Cnt, que pone al país en riesgo de un colapso como el que padeció Argentina por la misma causa.

Son razones más que suficientes para que el ciudadano de a pie, ese que no está politizado pero que tiene sentido común e independencia de criterio, vote en octubre por la Coalición y no por sus adversarios.

Está en nosotros demostrarle a ese votante que la fórmula colorada es la mejor en el menú coalicionista, porque a la previsibilidad económica suma una sensibilidad social que ha convertido tradicionalmente al batllismo en el escudo de los débiles.

Podemos y debemos volver a ganar. Podemos y debemos recuperar para el Partido Colorado el sitial de autoridad con que construyó la mejor historia del siglo XX.


La Constitución de 1918 y la Autonomía de los Gobiernos Departamentales

Por Daniel Torena

La Constitución de 1918, que entró en vigencia plena de acuerdo al Derecho Constitucional, el 1ero de marzo de 1919, fue producto de un gran acuerdo político-institucional entre el Batllismo del Partido Colorado y el Partido Nacional.

Este acuerdo produjo grandes reformas en materia de Derechos Civiles e Institucionales del Estado, creando una Justicia Electoral independiente, que es un ejemplo en el contexto latinoamericano, y un Estado plenamente garantista en materia judicial. El Poder Ejecutivo era colegiado, no pleno o atemperado, donde el Presidente de la República tenía la función de Jefe de Estado y del Poder Ejecutivo solo a cargo de los fines primarios, es decir, de los Ministerios de Relaciones Exteriores, de Guerra y Marina (Defensa) y del Interior. Todos los Ministerios del área Social, Salud Pública, Economía, Educación, Obras Públicas y todos los Entes Autónomos estaban en la órbita del Consejo Nacional de Administración, electo por sufragio universal directo masculino (hasta 1938), en elecciones nacionales separadas.

Esta Constitución consagró el principio de la separación de la Iglesia y el Estado en su artículo 5to, reconociendo a la Iglesia Católica Apostólica Romana como persona estatal no pública, con personería jurídica y exenta de los impuestos públicos departamentales. Todo lo relacionado con los cultos religiosos, fueran templos en ciudades, pueblos, villas o cementerios, y las propiedades construidas en beneficio de la Iglesia con fondos públicos por el Estado Nacional o Departamental, hasta la entrada en vigencia de la Constitución, pasarían a ser propiedad de la Iglesia.

De acuerdo a constitucionalistas como Martín C. Martínez, Alfredo Vázquez Acevedo, Justino Jiménez de Aréchaga, y otros como Demicheli y Gros Espiell, historiadores del Derecho contemporáneo, han expresado al igual que lo hacían los jurisconsultos e historiadores Juan Andrés Ramírez y Pablo Blanco Acevedo que la Constitución de 1918 trató de establecer un régimen de amplia autonomía del gobierno departamental, dentro de un marco de una Constitución no federalista, como lo son las del Uruguay.

El carácter de un sistema centralista o unitario de nuestras constituciones no permite grandes autonomías, pero dentro de un amplio sistema democrático de gobierno, la Constitución de 1918 consagró la más amplia autonomía que han tenido los gobiernos departamentales en temas tan sensibles como los presupuestales. Esta idea históricamente proviene de los proyectos constitucionales del "Período Artiguista", como la Constitución de la Provincia Oriental de 1813, redactada por el ilustre Felipe Santiago Cardozo y asistido por el jurisconsulto Dr. Bruno Méndez, durante el Gobierno Económico-Municipal de la Provincia Oriental, que funcionó en la Villa Guadalupe de los Canelones. Luego, el proyecto constitucional de la Provincia Oriental Autónoma de 1815, donde trabajaron figuras ilustres como Miguel Barreiro y el Cura Monterroso, secretarios del "General en Jefe de los Orientales Don José Artigas".

Los antecedentes del Artiguismo en materia constitucional de la autonomía de los gobiernos llamados locales o municipales fueron recogidos por los trabajos del historiador Juan Barbagelata y luego la gran obra del Archivo Artigas, bajo la dirección de los historiadores Juan Pivel Devoto, María Julia Ardao y Elsa Ranieri de Pivel.

La intención de encontrar una amplia descentralización para los gobiernos departamentales estaba en los proyectos constitucionalistas y en los Programas de Principios del Partido Nacional de 1872 y de 1891, impulsados originalmente por los juristas liberales blancos Francisco Labandeira y Agustín de Vedia. Esta idea, que compartían muchos colorados principistas y liberales, se plasmó con la actitud de José Batlle y Ordóñez, en su segunda presidencia de 1911 a 1914, donde en sus cuadernos de pensamiento político expresaba en los famosos "Apuntes" de Batlle, que el Partido Colorado bajo su dirección o guía debía apoyar firmemente, dentro del marco de una nueva Constitución, que contemplara la autonomía de los Gobiernos Departamentales, con el mismo formato institucional del Gobierno Nacional, de sistema colegiado.

Es indudable que las ideas de Batlle permitieron concordar con los principios del Partido que permitirían la reforma profunda de los gobiernos departamentales, al igual que a nivel nacional. Fruto de esta convergencia fue el Pacto de los Partidos, que estableció una amplia autonomía de los gobiernos departamentales, que serían elegidos democráticamente por el voto directo del Cuerpo Electoral de cada Departamento por sufragio universal secreto, al igual que para las Elecciones Nacionales, con plenas garantías de una Justicia Electoral independiente.

La nueva Constitución de 1918 estableció como órganos del Gobierno Departamental un Poder Ejecutivo Colegiado, con el nombre de Consejo Departamental de Administración, y la posibilidad de establecer Consejos Locales Municipales, si era aprobado por cada Departamento en las principales ciudades o pueblos. El Poder Legislativo de cada Departamento estaba a cargo de las Asambleas Representativas, las cuales tenían amplias facultades en temas de contralor e iniciativas para el Gobierno Departamental y para aprobar o no los Consejos Locales, de acuerdo a lo previsto en el Artículo 130 de la Constitución.

La Asamblea Representativa Departamental tenía grandes competencias presupuestales, como la facultad de crear impuestos en cada Departamento, con algunas salvedades, controlar los impuestos nacionales y la gran facultad plena de solicitar empréstitos a nivel financiero, lo que permitía una gran autonomía presupuestal y financiera para los Gobiernos Departamentales, dentro de lo previsto institucionalmente en el Artículo 131 de la Constitución.

Se establecían ciertas formas de Gobierno directo dentro de lo previsto en los Artículos 134 y 141 de la Constitución, y se dejaba librado a la Ley no solo la reglamentación de estas normas constitucionales, sino también la fijación de las competencias de los órganos, según los Artículos 132, 133 y 136 de la Carta Magna.

La ley complementaria, que aumentó como nunca la autonomía del Gobierno Departamental, fue promulgada el 23 de noviembre de 1919, con un gran respaldo político del Batllismo dentro del Partido Colorado y del Partido Nacional, impulsada y aprobada por el Gobierno del Presidente Dr. Baltasar Brum, figura joven y culta del Batllismo, leal al pensamiento de José Batlle y Ordóñez. El Partido Nacional apoyó completamente estas normas, porque consagraban las viejas banderas del Principismo Liberal Nacionalista del siglo XIX y de comienzos del siglo XX.

La Constitución de 1918 y la Ley del 23 de noviembre de 1919 consagraron una amplia autonomía presupuestal para los Gobiernos Departamentales y para los Gobiernos Locales o Municipales, como nunca lo habían tenido, solo comparable a los ejemplos históricos del Período Artiguista.

La gran autonomía que consagró la Constitución de 1918 para los Gobiernos Departamentales y para los Consejos Locales culminó con el golpe de estado del Presidente de la República, Dr. Gabriel Terra, el 31 de marzo de 1933, por el que fueron cesados todos los Gobiernos Departamentales y Locales del país. La nueva Constitución de 1934 estableció un sistema fuertemente centralizado y de corte firmemente presidencialista, que terminó con los derechos consagrados para la autonomía de los Gobiernos Departamentales. El Poder Ejecutivo pasó a ser unipersonal a cargo de un Intendente, se disolvieron los Consejos Locales Municipales y la Junta Departamental sustituyó a las Asambleas Representativas, perdiendo la gran mayoría de las atribuciones en temas presupuestales, impositivos y de recursos financieros autónomos que tenían por la Constitución de 1918. Hubo un gran control del Gobierno Nacional sobre los Departamentos en temas de recursos y gastos.

La autonomía tan amplia que tenían los Gobiernos Departamentales y Locales en la Constitución de 1918, especialmente en temas de recursos presupuestales y financieros, no la lograron recuperar más plenamente como la tenían en las Constituciones de 1942, 1952 y 1967, y en la Reforma de 1996. Con la legislación actualmente vigente, aunque se avanzó, no es igual a lo previsto en la Constitución de 1918. Nuestra Constitución en nuestro continente fue de las más liberales y democráticas, junto a la Constitución de Querétaro de México de la misma época, de nuestra América Latina y de las más avanzadas del mundo, a la par de las Constituciones más democráticas de Europa, luego de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), como la de la "III República de Francia", la de "Weimar de Alemania" y la de Suiza, entre las más avanzadas internacionalmente en temas de derechos civiles y políticos de los ciudadanos.


Insinuaciones temibles sobre el ataque a Cristina

Las omisiones y chapucerías en la investigación, llevadas hasta el límite de la idiotez, pueden alimentar teorías conspirativas, argumenta Carlos Pagni en un interesantísimo editorial para La Nación que deseamos compartir.

En el juicio oral por el intento de asesinar a Cristina Kirchner, que se inició hace una semana, se despliegan dos exhibiciones de ineptitud de escalas delirantes. Una es la que protagonizan los "copitos", esa banda de lúmpenes dedicada, entre otras ocupaciones, a la venta de algodón de azúcar. La otra es la que encarnan los responsables de investigar ese crimen. En el comportamiento de este segundo grupo se enhebran tantas torpezas que es inevitable una fantasía: si hubo un intento de dispersar la investigación, de empantanar el caso. Esta hipótesis obliga a revisar la primera percepción. ¿Los "copitos" son lo que parecen? ¿O son, así de rudimentarios, las piezas de un enigmático ajedrez?

Las rarezas, o las tonterías, son anteriores al ataque que se está juzgando en el Tribunal Oral Nº6. El 22 de agosto de 2022 el fiscal Diego Luciani pidió para la señora de Kirchner una condena a 12 años de prisión por las irregularidades en el manejo de la obra pública de Santa Cruz. A partir de ese momento la esquina de Juncal y Uruguay, donde ella vivía entonces, se transformó en el punto de encuentro de simpatizantes que iban a respaldarla y darle ánimo.

En ese contexto, el 28 de agosto, ocurrió una rareza: José Manuel Ubeira, que días más tarde sería el patrocinante de la víctima del atentado, vaticinó: "Esto termina mal... Lo que más me preocupa es la seguridad personal de Cristina Fernández, porque matarla ahora sería un logro". Esa premonición era más inquietante porque el mes anterior, el 8 de julio, la vicepresidenta había denunciado ser víctima de una vigilancia clandestina. Solicitó sacar las cámaras del entorno de su edificio. Y la Policía Federal, a cargo en aquel tiempo de Aníbal Fernández, le hizo caso. ¿Quién le aconsejó hacer ese pedido?

Las excentricidades, por llamarlas de algún modo, se multiplicaron cuando ocurrió el intento de homicidio. Fue el 1 de septiembre, minutos antes de las 21. Ese día Cristina Kirchner llegó a su casa, donde la esperaba una legión de militantes. Llevaba, como es obvio, custodia policial. Pero la protección quedó a cargo de un cordón de dirigentes de La Cámpora. Ella descendió del auto, recorrió un largo círculo saludando gente, y se dirigió hacia la vereda para firmar libros que le aproximaban. Le llamó la atención, como confesaría después ante la jueza Eugenia Capuchetti, que alguien revoleó un ejemplar. En las innumerables presentaciones de Sinceramente que había realizado, eso nunca había ocurrido. Ella misma se agachó al piso a recoger el libro. En ese momento el brazo de Fernando Sabag Montiel pasó por encima del hombro de uno de los admiradores y gatilló la pistola Bersa calibre 32 sobre la cabeza de la vicepresidenta. Ella se levantó del piso y vio que había un tumulto. Pero lo atribuyó a una gresca entre fanáticos, como la que había ocurrido el día anterior. Aquí otra rareza: los encargados de cuidarla no se lanzaron sobre ella. Siguió expuesta. Hasta pudo firmar dos o tres libros más. Recién allí la introdujeron en el edificio. Fue su secretario, Diego Bermúdez, quien, nervioso, le contó que había habido un arma y que "había escuchado un clic".

A Sabag lo detuvieron los guardianes de La Cámpora. También ellos se encargaron de pisar la pistola contra la vereda para que no desapareciera. La Policía intervino después de todo eso. Irregularidades que obligaron a abrir un sumario. En la escena hay un detalle significativo, que hace volar la imaginación de quienes quieren detectar conspiraciones. Diego Carbone, el jefe de la custodia de Cristina Kirchner, acaso la persona más cercanas a ella después de su familia, ese día estaba ausente. Hay quienes relacionan ese pormenor con un dato que surgió más tarde, en los chats de los "copitos". Es la frase de Brenda Uliarte tratando de consolar a su novio Sabag en una tentativa anterior, por no haber podido alcanzar su propósito: "No es el momento". ¿Hubo un momento planificado? ¿Era el de la ausencia de Carbone? Misterio.

No es el único. La primera información que recibió la Justicia de lo que había ocurrido llegó por iniciativa de la jueza de turno, Capuchetti, al comisario general Alejandro Ñamandú, por entonces superintendente de Investigaciones de la Federal. El titular de la fuerza, Juan Carlos Hernández, estaba en vuelo hacia Singapur, para una cumbre de Interpol. No le pareció que fuera necesario regresar. Era de la intimidad de Alberto Fernández. El subjefe, comisario general Osvaldo Mato, fue excluido. Acaso lo haya lamentado la señora de Krichner: era el candidato de su grupo para comandar la Policía. El que quedó a cargo del caso, Ñamandú, era un hombre de Aníbal Fernández, competidor de Mato.

Ñamandú fue el responsable de reunir los materiales que aportarían a la prueba del delito. La pistola y, sobre todo, el teléfono Samsung de Sabag. Ese celular es el sujeto de una historia aparte, que analizan María Servini de Cubría y su íntimo fiscal, el controvertido Ramiro González. La primera curiosidad referida al teléfono de Sabag: llegó a tribunales en la madrugada del día siguiente. Lo esperaban Capuchetti y el fiscal Eduardo Taiano, quien reemplazaba a Carlos Rívolo, que en ese momento volaba hacia Buenos Aires desde la Patagonia.

Lo más grave: varios intervinientes de los trámites de esa noche aseguran que quien lo llevó fue el secretario de Justicia, Martín Mena, a quien acompañaba el jefe de la custodia, Carbone. De ser así: ¿qué sucedió con ese teléfono desde que le puso el pie encima un militante de La Cámpora hasta el momento en que Mena lo dejó a disposición del juzgado? ¿Quién se lo entregó a Mena? ¿Quién ordenó que se lo entregaran a alguien que ni siquiera era funcionario de Seguridad, sino de Justicia? ¿Servini y González se hicieron estas preguntas? La entrada en escena de Mena, aunque esté cargada de inocencia, promete multiplicar los enigmas. Como aquella irrupción de Sergio Berni en el departamento de Alberto Nisman la noche en que descubrieron su cadáver. Mena es hoy ministro de Axel Kicillof.

La peripecia del Samsung es uno de los hilos más sinuosos de la trama que ahora se ventila en el Tribunal Oral. Cuando un experto de la Federal, el cabo Alejandro Heredia, quiso ingresar en él para extraer la información que atesoraba, lo bloqueó al manipularlo. Al parecer no dominaba bien la técnica. O la dominaba demasiado. Por eso Capuchetti envió el aparato a la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), la fuerza nacida durante el kirchnerismo y mimada de Aníbal Fernández. Allí, en vez de desbloquear el teléfono, lo resetearon hasta destruir los datos que pudiera contener. El cabo Heredia, y los oficiales de la PSA, Camila Sereny y Pablo Kaplan, ahora están en la causa que controlan Servini y González.

Las torpezas, por decir lo menos, en la investigación sobre el teléfono, se conocieron por una pericia de Gendarmería ordenada por el juzgado. Pericia a la que la querella que representa a la señora de Kirchner se habría opuesto, lo que resulta increíble por carecer de explicación. La actividad de esa querella, que representa el abogado Ubeira, ha sido motivo de reproches. Los formuló nada menos que Gregorio Dalbón, defensor de la atacada en otras causas, quien insinuó conjeturas escabrosas. Al comienzo del proceso, pidió que se investigue con mayor rigor el desmanejo del teléfono. Y exigió poner la lupa sobre la custodia de la exvicepresidenta. "Del único que no desconfió es de Diego Carbone", dijo. Esta veneración por Carbone parece muy extendida. A pesar de ser el jefe del equipo que sufrió semejante atentado, no fue reemplazado en su tarea. Al contrario, lo ascendieron a comisario mayor. Hoy es el encargado de la custodia de los expresidentes. Inclusive de Mauricio Macri. Nada que objetar: dado el estado de la interna del Pro, es posible que Macri prefiera ser cuidado por la señora de Kirchner antes que por Bullrich.

Más allá de la biografía de Carbone, Dalbón puso el acento en lo evidente: los que debían velar por la seguridad de ella no cumplieron con ninguno de los protocolos del oficio. Para sembrar más dudas, cuando un oficial de la PSA ventiló que recuperaron "el Telegram de Sabag", Dalbón se preguntó si le estaban avisando a los que podrían estar comprometidos en esos intercambios. En un tuit que más tarde borró el abogado afirmó: "Mi olfato me dice que el enemigo es propia tropa".

Las detenciones de los máximos imputados por el intento de asesinar a la vicepresidenta son otra obra maestra de la chapucería. Dalbón, tal vez, se preguntaría: ¿o del encubrimiento? Ya se consignó lo de Sabag. Lo detuvo La Cámpora. A Gabriel Carrizo, el jefe del emprendimiento del algodón de azúcar, lo capturaron en el juzgado, cuando fue a pedir su teléfono, que había sido secuestrado. En la memoria del aparato figuraban conversaciones en las que quedaba claro que estaba al tanto de toda la operación, mientras su interlocutora, Uliarte, le juraba que estaba dispuesta a repetirla hasta que tuviera éxito. Ahora, frente al tribunal oral, dijo que eran humoradas.

La detención de Uliarte fue, sin embargo, el desaguisado más escandaloso. Desde el juzgado solicitaron a la Dirección encargada de las intervenciones telefónicas, la Dajudeco, identificar a la novia de Sabag siguiendo la frecuencia de su celular. Los expertos de la Dajudeco la detectaron primero en Barracas, donde estaría en la casa de su amigo Sergio Orozco. Después localizaron la línea cerca del Luna Park. Hasta que la identificaron en Retiro. En cada una de esas "capturas", los funcionarios llamaban a la Policía Federal pero no conseguían que les contestaran el teléfono. Uliarte, mientras tanto, se seguía escapando.

Ante la indiferencia de la Policía, la persecución quedó a cargo de un secretario de Capuchetti, Federico Clerc, y de dos custodios de tribunales: Maximiliano Bender e Iván Maciel. Fueron ellos los que, intuyendo que la "copito" podría estar fugándose hacia San Miguel, donde vivía, se dirigieron hasta la estación del ferrocarril San Martín y detuvieron el tren en el que, según indicaban las señales del teléfono, viajaba la novia y cómplice de Sabag. Los agentes de la Federal aparecieron recién en esa instancia, para detenerla.

La falta de profesionalismo, llevada hasta el límite de la idiotez, puede alimentar teorías conspirativas. En el caso de los "copitos" se justifican por algunos detalles. Por ejemplo, el costo de sus abogados. Brenda Uliarte contó con el patrocinio del controvertido Carlos Telleldín, y cuando lo reemplazó, fue por otra estrella de los medios: Alejandro Cipolla. Algo parecido sucede con Carrizo, asistido por Gastón Marano, un letrado con clientes tan acaudalados como Ramiro Marra y Esteban Rojnica, "el croata" que cayó en manos de la Justicia por sus operaciones cambiarias clandestinas. La pregunta más interesante no es quién paga a esos abogados, sino por qué los paga. Es decir, quién puede tener interés en que estén bien asistidos, en que no se sientan abandonados a su suerte y, en que, sobre todo, permanezcan controlados.

Las mismas incógnitas aparecen alrededor de una de las pistas para explicar el caso. La que apunta al diputado del Pro, e íntimo de Patricia Bullrich, Gerardo Milman. Este legislador fue acusado por Jorge Abello, un asesor de Marcos Cleri, exdiputado de La Campora de Santa Fe. Abello declaró que el 30 de agosto de 2022, dos días antes del atentado, estaba almorzando con su cuñado en el café Casablanca, enfrente del Congreso. Dijo que en una mesa cercana se encontraba Milman con dos mujeres que, después se supo, lo asesoraban: Ivana Bohdziewicz y Carolina Gómez Mónaco. Afirmó que le escuchó decir a Milman, refiriéndose a Cristina Kirchner, que "cuando la maten yo ya voy a estar en la Costa".

Bohdziewicz y Gómez Mónaco negaron ante el fiscal Rívolo haber escuchado esa frase. El abogado de la querella, Ubeira, pidió que se examinen los teléfonos de las asesoras. La jueza Capuchetti se negó, arguyendo que eran testigos, no imputadas. Al final, la Cámara Federal ordenó que se estudien esos teléfonos. Pero cuando ellas los entregaron fue con un par de aclaraciones. Bohdziewicz dijo que había borrado fotos íntimas. Y Gómez Mónaco consignó que el aparato que usaba cuando sucedió la reunión de Casablanca ahora estaba en manos de su hermana. Milman, por su parte, entregó un celular. Pero aclaró que lo había adquirido después de que ocurrió el encuentro en el que habría dicho aquella frase atribuida por Abello. Insólitas esas confesiones, sobre todo en el caso del diputado nacional.

Cristina Kirchner insiste en que se avance sobre los celulares de las asesoras. Según ella, no fueron sus usuarios quienes los anularon como prueba. El borrado de esos teléfonos sería parte de una maniobra ejecutada por un gendarme que hoy trabaja con Bullrich: Jorge Teodoro. La expresidenta no acepta la posición de Rívolo: que antes hay que revisar el de Milman. "El mismo Milman dice que no es el que usaba el 30 de agosto", alega.

Más allá de la inspección de los inquietantes celulares de Milman y sus asesoras, hay peculiaridades que vuelven a esta pista incierta. El diputado Cleri se presentó recién el 23 de septiembre ante un escribano para certificar que Abello le había dejado mensajes el primer día de ese mes contando lo que le había escuchado a Milman. El propio Abello declaró ante la Justicia 21 días más tarde de que ocurrió el atentado cuyo aviso, según él, había escuchado. Por eso, en el extremo de la paranoia, hay quienes elucubran que la pista que conduce a Milman y a Bullrich, es una coartada construida a la medida del paladar de Cristina Kirchner, pero destinada a encubrir a otros responsables.

A raíz de estas dudas se abrió una causa en la que ahora está siendo investigado Abello. La sigue el juez Julián Ercolini, quien el 25 de noviembre pasado quiso tomar declaración al exasesor, acusado de falso testimonio. Abello informó que no podría cumplir con ese trámite por haber sufrido un accidente cerebro-vascular. Desde entonces Ercolini no volvió a convocarlo.

Este caudal de rarezas, omisiones y chapucerías corroe la investigación contra el intento de asesinar a Cristina Kirchner. Las preguntas se multiplican. La propia víctima apunta contra el Pro, en especial, contra Bullrich. Apenas llegó Milei al poder pidió, a través de mediadores, que esa dirigente no fuera designada en el Ministerio de Seguridad. Como Milei no aceptó, solicitó que su custodia no dependiera de la nueva ministra. Lo logró. La investigación sobre Milman va en esta dirección. Y contradice otra perspectiva. La de los que creen que la trama de Millman y sus asesoras fue fraguada para ocultar otra maquinación, relacionada con el anterior gobierno. Quienes piensan de este modo prestan atención a las escandalosas fallas de la Policía Federal y de la PSA, controladas por entonces por Aníbal Fernández, a quien la señora de Kirchner y La Cámpora ven como enemigo. Fernández, socio televisivo del abogado Ubeira en las encendidas noches de C5N, cuando participaban en "Caníbales". Por encima de estas fantasías sobrevuelan las temibles insinuaciones de Dalbón.


Centroamérica: más democracia, menos pobreza

Los números son concluyentes. La superación de la pobreza en los países de la región está directamente relacionada con su avance democrático, analiza el académico guatemalteco Edgar Ortiz Romero en una interesante columna para Letras Libres que transcribimos.

Una mirada de conjunto sobre la democracia en Centroamérica resulta desalentadora de cara al crecimiento económico y la disminución de la pobreza. Según cifras del Índice de Democracia de la revista británica The Economist, la región tiene una puntuación más baja en promedio (4.67) que el resto de América Latina (5.68). En esta evaluación pesa especialmente la calidad de funcionamiento del gobierno, la cual se mide por cuatro aspectos: el control democrático de la gestión; la relativa influencia de grupos poderosos en relación con las instituciones democráticas; la existencia de mecanismos suficientes para garantizar la rendición de cuentas gubernamental; y la capacidad de la administración pública para implementar políticas gubernamentales.

Si se desagrega el mismo estudio por país, el panorama cambia. Costa Rica está considerada como una de las tres democracias más destacadas de América Latina, junto con Chile y Uruguay. Panamá se califica de democracia defectuosa aunque funcional, frente a la autoritaria Nicaragua y los regímenes híbridos de Guatemala, Honduras y El Salvador, estados que celebran elecciones pero en donde los gobiernos manipulan e incumplen las leyes de manera sistemática. ¿La mayor estabilidad política y mejor calidad institucional se traducen en una economía más próspera y menores índices de pobreza?

Los números son concluyentes. Según el Banco Mundial, Costa Rica tiene una renta per cápita de 13,365 dólares y Panamá de 17,357 dólares, con una clara diferencia respecto a Guatemala ($5,473), El Salvador ($5,127), Honduras ($3,040) y Nicaragua ($2,255). Desde 2008, el promedio anual de Inversión Extranjera Directa (IED) de Costa Rica alcanza el 5.38% del PIB y el de Panamá 6.78% del PIB. Guatemala y El Salvador han mantenido promedios mucho más bajos, de 2.02% y 1.81% del PIB, respectivamente. Si bien Nicaragua mostró números alentadores en el mismo periodo, con inversiones equivalentes al 7% del PIB producto de las medidas de liberalización económica implementadas bajo el mandato de Daniel Ortega, el éxito quedó en el pasado.

De acuerdo a los datos de la CEPAL, Panamá ostenta el menor índice de pobreza de la región (14.35%), seguido por Costa Rica (16.6%). El contraste es dramático respecto a las otras naciones: Honduras (67.8%); Guatemala (50.5%); Nicaragua (46.3%); y El Salvador (29.8). En estos cuatro países las remesas constituyen no menos del 19% del producto interno bruto. En el caso de Nicaragua, el peso de las remesas en la economía ha crecido considerablemente en los últimos años.

Costa Rica y Panamá han logrado superar a sus vecinos sumergidos en crisis políticas e institucionales. La dictadura Ortega-Murillo ha hecho retroceder económicamente al país desde que comenzó la crisis política en 2018. La inversión ha disminuido porque los inversionistas han tenido dificultades para operar en medio de la represión extrema desatada por el gobierno sandinista mientras que las remesas, como ya se indicó, son fundamentales en medio de la precariedad creciente. Nayib Bukele propone un modelo de corte autoritario que busca atraer inversiones a El Salvador con el señuelo de la seguridad. Hasta ahora, la apuesta por el bitcoin no ha traído frutos tangibles y, en definitiva, el modelo Bukele puede presumir de logros en materia de seguridad a costa del respeto a los derechos fundamentales, pero no de un crecimiento económico tangible.

Honduras, el país más desigual de Centroamérica, está gobernada por Xiomara Castro, aliada de los gobiernos de izquierda más recalcitrantes del continente, como son Venezuela, Nicaragua y Cuba. El caos económico y social de su régimen dificulta la lucha contra la pobreza. En el caso guatemalteco, la violencia y las crisis políticas han sido constantes.

Sin embargo, Costa Rica y Panamá deben estar alertas a mediano y largo plazo: la seducción del autoritarismo podría crecer a causa de la incidencia del crimen organizado en la región, una indudable amenaza para la democracia liberal. Costa Rica, un país que además de ser estable, también había sido seguro, es víctima del avance feroz y acelerado del narcotráfico. Los próximos años determinarán si la famosa excepcionalidad "tica" dentro del panorama centroamericano es capaz de enfrentar este fenómeno criminal dentro del marco de su hasta ahora exitosa democracia.

Es imprescindible que los países de centroamericanos mejoren su calidad institucional manteniendo su aspiración democrática. Hay signos alentadores: Guatemala consiguió superar un fallido intento por desconocer la voluntad popular expresada en las urnas en 2023 y Panamá acaba de salir de un proceso electoral aceptado por todas las partes.

La apuesta por la democracia liberal es también una apuesta por los pobres: el principal desafío es la construcción de democracias de alta capacidad, es decir, combinar la democracia con Estados orientados a proveer bienes públicos, no solo de infraestructura sino también en terrenos como la paz, la justicia y el bienestar social. La lucha contra la pobreza se dificulta en medio de la violencia del narcotráfico y la inexistencia de Estados fuertes con democracias funcionales que mantengan el orden sin vulnerar los derechos humanos, limiten los poderes en juego en la sociedad, den seguridad jurídica e impidan la corrupción.


Quién tiene realmente el poder en el gobierno de Irán

El médico Masoud Pezeshkian se convertirá en el noveno presidente de Irán, luego de ganar la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas el viernes de la semana pasada. Al respecto, compartimos una completa crónica de la BBC.

La elección de Pezeshkian ha colocado la atención sobre uno de los países más poblados de Medio Oriente, debido a sus promesas de reformas y de diálogo con Occidente.

Sin embargo, hay dudas de que pueda llevarlas a cabo. ¿Por qué? Porque contrario a lo que pasa en la mayoría de las repúblicas del mundo, en Irán el presidente no es la máxima autoridad política ni militar en el país.

¿Quién ostenta en realidad el poder en Irán? A continuación te lo explicamos.

El Líder Supremo

El ayatolá Alí Jamenei, en su condición de líder supremo, es la figura institucional más importante del país.

De acuerdo con el artículo 109 de la Constitución iraní, Jamenei, de 85 años y cuya salud ha sido foco de interés en los últimos tiempos, es el jefe del Estado y el comandante en jefe de las fuerzas armadas, por lo cual "puede declarar la guerra y la paz y movilizar a los efectivos".

Asimismo, tiene autoridad sobre la Policía Nacional y la controvertida Policía de la Moral, encargada de velar por el respeto a las tradiciones islámicas como el uso de la hijab o velo islámico.

El clérigo también controla el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica (CGRI), responsable de la seguridad interna del país, y de su ala de voluntarios, la Fuerza de Resistencia Basij. Los Basij han reprimido repetidamente la disidencia en Irán en los últimos tiempos.

La Constitución también le otorga al clérigo la facultad de "nombrar, destituir y aceptar las dimisiones" de los miembros del Consejo de Guardianes, instancia que controla a los poderes del Estado; de los miembros de la judicatura y de los directivos de los medios de comunicación estatales.

El líder puede igualmente convocar referendos y, sobre todo, puede "cesar al presidente de la República".

No obstante, para que esto ocurra el mandatario debe ser condenado por el Tribunal Supremo del país por "descuido de las responsabilidades que legalmente le competen" o la Asamblea Consultiva Islámica (el Parlamento) debe declarar "su incompetencia política", según se lee en el artículo constitucional 109.

En pocas palabras Jamenei tiene la última palabra en el país desde 1989, cuando sucedió al fundador de la República islámica, el ayatolá Ruhollah Musavi Jomeiní, tras su muerte.

El presidente

El presidente en Irán es "la máxima autoridad oficial del país, después del líder", señala expresamente el artículo 113 de la Constitución.

El texto fundamental le otorga al mandatario la responsabilidad de la gestión diaria del gobierno y le permite ejercer gran influencia en la política interior y los asuntos exteriores.

Sin embargo, en temas de seguridad y defensa su rol es puramente simbólico.

Asimismo, las actividades del presidente están siempre bajo supervisión del líder supremo y de otras instancias como el Consejo de Guardianes y del Parlamento.

La propia elección de Pezeshkian todavía tiene que ser avalada por el Consejo.

El Consejo de Guardianes

La Constitución iraní contempla que los poderes legislativo y judicial son independientes. Sin embargo, sobre ambos el líder supremo puede influir.

En el caso de la justicia el líder supremo es el encargado designar o destituir a los miembros del Tribunal Supremo.

El Parlamento, por su parte, es controlado por el Consejo de Guardianes, una instancia conformada por seis clérigos y seis juristas. Todos los cuales pueden ser nombrados por el líder supremo directa o indirectamente.

El Consejo puede anular las leyes si considera que están "en contradicción con los principios y preceptos de la doctrina religiosa oficial de la nación o de la Constitución", señala el artículo 72 del texto fundamental.

Este organismo también es el encargado de avalar las candidaturas de los iraníes que aspiran a un cargo de elección popular. Para las presidenciales recién celebradas objetó a 74 postulados, entre ellos varias mujeres.

En el pasado

Pezeshkian ha prometido que buscará relajar el control que el gobierno ejerce sobre internet y ha cuestionado la dura política sobre el velo islámico.

Sin embargo, las posibilidades de que se produzca algún cambio significativo lucen lejanas, visto que la última palabra en el país la tiene el ayatolá Jamenei.

El líder supremo podría bloquear cualquier reforma que considere que atenta contra el sistema político que impera desde 1979, el cual es una combinación de elementos democráticos y teocráticos. Y lo podría hacer de manera directa o a través de las otras instancias institucionales.

Esto ya ha ocurrido en el pasado.

Las reformas legales e institucionales que el moderado Mohamed Jatamí intentó impulsar durante su mandato (1997-2005) con el fin de reducir la censura y el control sobre los medios de comunicación fueron anuladas tanto por el Consejo de Guardianes como por la Justicia.

Ambas instancias respondieron a los planes del entonces presidente clausurando decenas de medios de comunicación y con detenciones.

No obstante, Pezeshkian puede jugar un papel clave para el futuro de Irán, porque en caso de producirse el fallecimiento de Jamenei participará en la asamblea que la Constitución prevé para elegir a su sucesor.


El chavismo crispa la campaña por la ventaja de la oposición

Maduro y Jorge Rodríguez atacan por su edad a Edmundo González, que fue también acosado por los trabajadores de la aerolínea pública cuando se subió a un vuelo con destino a Barinas, relata una crónica de El País de Madrid que analiza las elecciones que se avecinan en Venezuela. La compartimos para nuestros lectores.

La campaña electoral en Venezuela ha subido de decibelios en los últimos días. A la retórica agresiva habitual de Diosdado Cabello, vicepresidente del partido oficialista, se han sumado el presidente Nicolás Maduro y su principal operador político, Jorge Rodríguez. En el Palacio de Miraflores, la sede del Gobierno de Venezuela, están sorprendidos por los datos de las encuestas que colocan a Edmundo González, el candidato opositor, por encima de Maduro. Pensaban que alguien desconocido no podría hacerles sombra en tan poco tiempo. Edmundo, en escasos meses, ha conseguido recibir casi todo el capital político de María Corina Machado, la líder opositora indiscutible a la que no le han permitido participar en las elecciones presidenciales que se celebran el 28 de julio. La situación genera una gran incertidumbre: ahora mismo está en el aire cómo actuaría el chavismo en el caso de una victoria para los opositores.

La consigna del oficialismo en los últimos días ha sido clara. Maduro y Rodríguez han atacado los 74 años de González. Le llaman el gallo pataruco y a Maduro, el gallo pinto, por ser más joven. Maduro, que tiene 61, no quiso el sábado andarse con rodeos durante un mitin en Lara: "Hay un viejo decrépito que quiere tomar el poder". Poco después, el opositor le respondió: "Vamos a construir un país donde el presidente no insulte". González también ha tenido que lidiar con los insultos de empleados públicos, un sector dominado por Cabello y que considera que su puesto de trabajo está ligado al chavismo.

A diferencia de Machado, que tiene que ir por carretera a sus actos porque pesa sobre ella una prohibición de abordar vuelos comerciales, González ha viajado con su esposa en vuelos comerciales, en clase turista, a los actos que ha hecho en el interior del país. Este sábado, en su última ruta, fue hostigado cuando tomaba el vuelo para el encuentro en Barinas por la aerolínea estatal Conviasa. "No le da pena viajar con nosotros después que nos quitaron un avión de Emtrasur (el avión venezolano retenido en 2022 en Argentina con tripulantes iraníes y entregado este año a Estados Unidos), de haber destruido la economía del país", se escucha que le dice un trabajador desde el mostrador de la aerolínea en un video que ha corrido por las redes sociales. "¿Y si le retenemos el boarding pass y no viaja?", agregó. Luego, una aeromoza se sumó a los señalamientos antes de abordar y delante de todos los pasajeros que estaban haciendo el embarque. "Yo, siendo usted, no viajaría acá, después de andar pidiendo sanciones. Esta es una aerolínea del Gobierno: sí eres descarado". A ambos, González respondió con silencio.

La campaña inició el jueves en Caracas. En un punto Maduro, en otro, Edmundo. Una movilización opositora de este calibre no se veía desde 2019, durante los tiempos de Juan Guaidó, que pasó como un desconocido a convertirse en la esperanza de la oposición -al final fue una opción frustrada. Haciendo una medición de fuerza en los mítines, está claro que el chavismo retrocedió en su base de apoyo y que María Corina Machado centrifuga un enorme apoyo popular que ha trasladado a González Urrutia, el nombre que han permitido inscribir en la tarjeta de la Mesa de la Unidad Democrática. La claridad en los números, sin embargo, no permite dibujar escenarios claros. El presidente colombiano, Gustavo Petro, trata que Maduro y la oposición firmen un acuerdo en el que se comprometan a respetar los resultados, sean cual sean. Ahora vuelve a entrar en el escenario Estados Unidos, con quien Maduro ha aceptado volver a dialogar.

El chavismo hace campaña criticando a su propio Gobierno ("hay que acabar con la corrupción y la desidia") y asegurando que los problemas económicos son culpa de la oposición, que según ellos ha defendido la imposición de sanciones por parte de Estados Unidos. El oficialismo se ha parado sobre la idea que solo su triunfo asegura la paz en el país. Lo repiten una y otra vez para dejar ver que no están dispuestos a imaginar un escenario en el que pierden. El ministro de Defensa, Vladimir Padrino, dijo días atrás que no se puede interrumpir ahora la revolución bolivariana.

La incógnita del panorama que se encontraría Edmundo al día siguiente de una virtual victoria lo ha intentado despejar el propio candidato en redes sociales. Edmundo ha dicho que la reinstitucionalización del país será prioritaria, pero que se hará "sin ningún tipo de discriminación política ni persecución", porque de eso se trata lo que llama "justicia social". Así intenta despejar los miedos del chavismo, que teme una persecución -o más bien la acción de la justicia- hacia sus dirigentes una vez desalojen el poder. "Debemos lograr un cambio de Gobierno ordenado y pacífico que permita iniciar una transición real y verdadera, en el que todas las fuerzas políticas, todas, incluyendo a las que apoyan al actual Gobierno, puedan ejercer sus derechos en el marco de la Constitución".

También envió un mensaje a las Fuerzas Armadas, que este viernes celebraron su día en conmemoración de la Firma del Acta de Independencia el 5 de julio de 1811, y sobre las que están puestas otro puñado de incertidumbres sobre lo que será el 28 de julio. "La Fuerza Armada tiene el deber de respetar la voluntad del pueblo y estoy seguro que lo harán". El candidato también habló de la renovación del Parlamento y de las elecciones regionales que deben ocurrir en 2025 como parte de la ruta y de las piezas que también se están jugando en esta nueva partida por un cambio político en Venezuela.


Frases Célebres 998

"No comparto el camino de reformar una ley por una reforma constitucional y en un tema como la seguridad social que cada dos o tres años vas a tener que estar cambiándola". Lucía Topolansky, exvicepresidenta de la República, acerca de su posición en contra del plebiscito de la reforma de la seguridad social impulsado por el Pit-Cnt que se votará el próximo 27 de octubre mediante referéndum. Subrayado, canal 10 (10/07/2024).

"Desde el día 1, el criterio era estar con quien más lo necesitaba (...) Gestionar es priorizar y por esa razón, colocamos a las personas en el centro de la gestión". Carolina Cosse, candidata a la vicepresidencia de la República por el Frente Amplio, tras renunciar a la Intendencia de Montevideo en un acto realizado en el Espacio Modelo. Diario Oral, radio Monte Carlo (09/07/2024).

"La principal amenaza a las instituciones y a la democracia del país es el crimen organizado". Javier García, exministro de Defensa, actualmente Senador por el Partido Nacional. Informativo Sarandí, radio Sarandí (10/07/2024).

"Lo que pasó con Penadés impactó en la baja votación del Herrerismo. Gustavo Penadés "era el comandante en jefe que tenía el Herrerismo en Montevideo". Luis Alberto Heber, senador del Partido Nacional. Primera Mañana, radio El Espectador (09/07/2024).

"Un gobierno de partido único nosotros consideramos que sí, que es una dictadura". José Nunes, senador del Frente Amplio, al ser consultado si en China hay un régimen dictatorial. Cara o Cruz de 970 Noticias, radio Universal (10/07/2024).

"Si Orsi llega a la Presidencia, impulsará un acuerdo interpartidario en seguridad". Alejandro Sánchez, senador del Frente Amplio y jefe de campaña de la fórmula presidencial Yamandú Orsi-Carolina Cosse. Así nos Va, radio Carve (09/07/2024).

"¿Qué nos van a enseñar a los blancos, a los militantes del Partido Nacional sobre sensibilidad social? No es un discurso, nosotros accionamos y hacemos y por eso Valeria Ripoll está en el Partido Nacional. La transformación de la sociedad para los más débiles la hizo un gobierno del Partido Nacional (...) En el seno del PIT-CNT, siendo parte de su conducción y dando la batalla de que los trabajadores y el movimiento sindical no son propiedad de ningún partido, los trabajadores somos libres de votar, de militar y de decidir dónde queremos estar y cuál es nuestro mejor proyecto del país. Si ustedes en algún momento tienen ganas de ver lo que han sido mis opiniones en los diversos temas, siempre pelee la libertad, por la independencia de clase, que es algo que lamentablemente el movimiento sindical en nuestro país no tiene, pero que hay muchísimos trabajadores que no se sientan representados con la convivencia permanente del PIT-CNT y del Frente Amplio". Valeria Ripoll, candidata a vicepresidente del Partido Nacional. Telenoche, canal 4 (09/07/2024).

"La realidad es que cuando supimos el nombre (de Ripoll) el shock fue general. Los que me critican estaban junto a mí y tuvieron una reacción similar (...) La realidad es que las ideas de la actual candidata Ripoll son de izquierda y de izquierda radical. Para poder luchar con ganas, uno tiene que creer en lo que hace. Yo no puedo seguir participando de un sector que viró a la izquierda. Yo soy de centro, creo que en el centro está lo más equitativo". Gabriela Fossati, exfiscal, que renunció al Partido Nacional por estar en desacuerdo con la decisión de Álvaro Delgado de llevar como compañera de fórmula y se sumó al Partido Colorado. Subrayado, canal 10 (05/07/2024).

"No puedo compartir esas expresiones". Sebastián Andújar, diputado del Partido Nacional, sobre la renuncia de la exfiscal Fossati. 12PM, Azul FM (04/07/2024).

"La coalición acaba de perder la ventajita que tenía con respecto al Frente Amplio por la elección de Valeria Ripoll para completar la fórmula del Partido Nacional". Adolfo Garcé, politólogo. La Pecera, Azul FM (09/07/2024).

"De ánimo está bien, pero es invierno y no puede hacer todas las actividades (...) Dicen que participó en las internas, pero al lado de hacer ocho actos diarios como hacía en los momentos que militaba a mil, es nada. Es como un perro que está atado a la cadena. Y todavía sin comer. Es bravo. Los efectos son en diferido, más o menos en un mes y medio le pueden hacer el control. Yo soy optimista, creo que los médicos han trabajado muy bien, pero hay que esperar y tener paciencia". Lucía Topolansky, exvicepresidenta de la República, sobre la evolución de la enfermedad de su esposo, el presidente de la República José Mujica. Telemundo, canal 12 (10/07/2024).

"La política de drogas del gobierno es totalmente equivocada. Cabildo Abierto no ha manejado el Ministerio del Interior". Guido Manini Ríos, senador y líder de Cabildo Abierto. VTV Noticias, VTV (08/07/2024).

"Fuimos tratadas como narcotraficantes. Del aeropuerto nos llevaron a una celda fría, oscura, durante cuatro días (...) La primera noche la pasamos abrazadas, llorando y con mucho miedo. Luego ingresamos al penal de Obrajes. Estar presas en un país extraño, aisladas de nuestra familia, amigos, sin nadie a quien recurrir y a 4.000 metros de altura es aterrador". Una de las dos mujeres, madre e hija, que fueron detenidas en el aeropuerto El Alto de la ciudad boliviana de La Paz, por llevar marihuana en el equipaje cuando volvían a Uruguay tras un viaje turístico. Telemundo, canal 12 (10/07/2024).

"Amo a Joe Biden (...) Lo considero un amigo y creo en él... Pero la única batalla que no puede ganar es la batalla contra el tiempo". George Clooney, actor y uno de los principales recaudadores de fondos del Partido Demócrata, hizo una emotiva petición para que el mandatario Biden se haga a un lado en la carrera presidencial en Estados Unidos. Montevideo Portal (10/07/2024).

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.