Edición Nº 985 - viernes 12 de abril de 2024        

A propósito de las recientes cifras de pobreza

Recientemente, el INE presentó las cifras de pobreza en nuestro país. Aunque el dato cerrado a 2023 indica que los guarismos permanecen estables, el frentismo aprovechó una variación de dos décimas porcentuales con respecto al año anterior -dentro del margen de error, que admite seis- para criticar al gobierno. La realidad indica que en los últimos 10 años, la cifra de pobres oscila en un 10%. No obstante, a diferencia de la administración anterior, la actual tuvo que sortear una pandemia de dimensiones desconocidas hasta ese momento. Pese a ese gran golpe, que el frentismo soslaya cuando le conviene, la pobreza no se disparó. No hubo magia, sino un plan concreto.

La semana pasada, el Instituto Nacional de Estadística (INE) divulgó los datos de pobreza medida por nivel de ingreso, correspondientes al año 2023. En 2022, el dato fue de 9,9 %, mientras que en 2023 fue de 10,1 %. Es necesario comenzar remarcando que las cifras surgen a partir de una encuesta, la encuesta continua de hogares. Un instrumento valioso que, sin embargo, tiene un margen de error que es importante tener en cuenta para interpretar las cifras. Entonces, debido a que se admiten seis décimas de margen de error, el dato no muestra una variación real (varió tres décimas), como han explicado varios especialistas alejados del debate electoral.

"Si uno hace el promedio de los últimos 10 años, la cifra ha estado en un entorno del 10% con algunos valores por debajo, en 2017 y 2018, cuando se llegó a un 8%. Luego, con el covid y la situación económica compleja, el dato se aproximó al 12%, subiendo a 11,6 %. Luego tuvo una tendencia decreciente hasta el año pasado y este año muestra una estabilidad", explicó el Director del INE, el Dr. Diego Aboal, en el vespertino de canal 12, "Esta boca es mía".

La estabilidad de esta cifra, especialmente tras los embates económicos globales del covid-19 -a los que luego se les sumó una histórica sequía y una inesperada guerra europea-, debe ser vista como un indicador de resiliencia de las políticas sociales implementadas desde 2020. Ni hay un aumento, como sugieren los desesperados dirigentes frentistas, ni un estancamiento, como dicen algunos tertulianos; por el contrario, las cifras reflejan la capacidad del gobierno de coalición para reducir y luego sostener los niveles de pobreza en un entorno hostil. Basta con mirar hacia la región para advertir la suerte de nuestro país.

Durante la pandemia, el apoyo del Estado fue crucial para mitigar el impacto económico en los hogares más vulnerables. El aumento en las asignaciones familiares y la implementación de medidas como el bono crianza, entre muchas otras, son ejemplos claros de un enfoque proactivo para sostener a la población en un momento de crisis sin precedentes (y con recursos menguados). Es claro que si el gobierno no hubiera actuado con la determinación y el enfoque en la protección social con el que actuó, especialmente en el contexto pandémico, es probable que los indicadores de pobreza hubieran experimentado un deterioro mucho mayor. Las políticas implementadas no son perfectas, claro está, pero su contribución en la contención de la pobreza es innegable.

Otro dato innegable es que la economía ha experimentado un progreso notable, con aumentos extraordinarios en el empleo -se han creado más de 70.000 puestos de trabajo en comparación con 2019. Siendo así, la brecha entre la situación económica y los índices de pobreza hace suponer que los altos índices de informalidad laboral, que el gobierno de coalición heredó tras la década y media de gobiernos frentistas, tienen todavía una gran incidencia.

No obstante, la preocupante realidad en materia de empleo informal, a la que el frentismo se había resignado legando a la nueva administración 400.000 trabajadores en esa situación, se ha comenzado a revertir, pese a las hostilidades que mencionamos ha sufrido la economía. La informalidad laboral bajó de 25% en los años prepandemia a 20% en los años posteriores. Y, aunque Uruguay se haya posicionado -con esa mejora- en la posición más baja de la región en cuanto a empleo informal, no alcanza.

Podemos concluir entonces que la estabilidad de la pobreza, a pesar del crecimiento económico, es resultado directo de la informalidad heredada, que no se resuelve simplemente con la mejora de la actividad laboral y económica. Esto evidencia la necesidad de políticas de largo plazo que aborden las causas fundamentales del problema, por fuera de los debates de corte electoralista que hoy propone una oposición desesperada por retornar al poder.


Memoria, olvido y fascismo

Por Julio María Sanguinetti

Como explica Paul Ricoeur, hay una "memoria obligada" de muy difícil definición pero que normalmente alude a los episodios fundacionales de una nación o bien a episodios de tal magnitud y unanimidad en el juicio, que no pueden olvidarse tanto por razones de justicia como de responsabilidad cívica. Este último sería el caso, por ejemplo, del Holocausto judío, al que no le han faltado algunos historiadores negacionistas, pero que ha merecido, desde los Juicios de Núremberg, un muy fuerte consenso internacional.

Al lado de esas memorias hay una tentación peligrosísima, que es lo que él llama "el abuso de la memoria", cuando se impone una "memorización forzada" que decreta la conmemoración desde la autoridad del Estado. Todorov, en una obra ejemplar sobre tema, describe este "abuso", que intenta "el control de la memoria propio de los regímenes totalitarios" o de "todos los celosos de gloria". "Los relatos de la memoria", dice, "son demasiado grandes como para confiarlos al entusiasmo o a la cólera".

Como han explicado estos filósofos, el abuso de la memorias incluye siempre un "abuso del olvido" y con esto nos aproximamos a comentar un proyecto -del Frente Amplio- que pretende imponer una policía del pensamiento, condenando "cualquier declaración o manifestación pública que niegue, justifique o minimice las consecuencias de crímenes de lesa humanidad cometidos por el accionar ilegítimo del Estado en el período comprendido entre el 13 de junio de 1968 y el 26 de junio de 1973 y el 27 de junio de 1973 al 28 de febrero de 1985".

En la exposición de motivos se dice que "el negacionismo busca negar la historia y establecerse como única visión verídica". Es una definición rotunda del propio proyecto de ley, que es eso precisamente, imponer desde el Estado una versión "única" de episodios históricos aun sujetos a interpretación por ser parte de un largo proceso de violencia política. Realmente asombra el intento solo concebible en un régimen fascista o comunista.

Sustantivamente, el "abuso de memoria" lo que pretende establecer es un olvido coactivo de que el fenómeno terrorista no fue sólo del Estado sino que nació de organizaciones que, en plena democracia, se lanzaron a una revolución armada que pretendía sustituir el régimen institucional del país. Inspirados en la revolución cubana, cuando ésta ya se había proclamado comunista, entre 1963 y 1973 llevaron al país a una real situación de guerra. "Supuesta guerra", dice la misma farragosa exposición de motivos, como si no fuera el Parlamento, oficialmente, el que declaró el "estado de guerra interno" en abril de 1972, luego del asesinato simultáneo de cuatro ciudadanos, dos militares, un policía y un prestigioso profesor, en una típica acción destinada, precisamente, a sembrar el "terror". Lo mismo decía, en 1971, el mismísimo "Correo Tupamaro": "a cinco meses de las elecciones estamos en guerra".

Las acciones encuadraban estrictamente en el concepto de "terrorismo". Secuestrar al Embajador británico reclamando la libertad de los procesados por la justicia ordinaria, ¿qué es? Secuestrar intachables comerciantes como Ricardo Ferrés o políticos cercanos al Presidente como el Dr. Pereira Reverbel, ¿qué es? Secuestrar el Cónsul General de Brasil para poner al país en vilo frente a la dictadura brasileña, ¿qué es? Asesinar fríamente a un modesto trabajador rural por haber tenido la mala suerte de ver a un grupo tupamaro salir de una "tatucera", ¿qué es? La historia es conocida. Ella no exculpa de ningún modo a los golpistas de febrero de 1973. Su responsabilidad es inocultable. Pero hablar del golpe de Estado e ignorar diez años de asaltos, secuestros y asesinatos, que sacaron a los militares de los cuarteles, es una manipulación absoluta de los hechos históricos. Un mayúsculo abuso del olvido.

En medio de esta construcción de un "relato" se insiste una vez más en la tesis que ya parcialmente lograron consagrar legalmente, de que el periodo de facto empezó el 13 de junio de 1968 cuando se decretaron medidas prontos de seguridad. Como se sabe, estas son una medida constitucional, que depende del Parlamento y que se mantuvieron por su decisión. En 1971 hubo elecciones libres y da la casualidad que las gana el gobierno. En lo personal, el Presidente Pacheco obtiene para su reelección (no consagrada por el plebiscito conjunto) el mayor caudal de votos de la elección. Como dijo el General Seregni de él "hay que reconocer su inteligencia: es cierto, con la complicidad del sector político, pero nunca transgredió la Constitución y la ley".

Volvemos al olvido: febrero de 1973, cuando todo el Frente, y especialmente el Partido Comunista, celebraban los comunicados 4 y 7 de los militares sublevados contra el poder civil. El 10 de febrero, en medio de la insubordinación, con los tanques en la calle, el diario "El Popular" decía: "nosotros hemos dicho que el problema no es el dilema entre poder civil y poder militar; que la divisoria es entre oligarquía y pueblo, y que dentro de éste caben indudablemente todos los militares patriotas que estén con la causa del pueblo, para terminar con el dominio de la rosca oligárquica. Por qué nos parece, en general, positivo el documento de las Fuerzas Armadas, sin perjuicio de determinadas salvedades...". Hoy parece surrealista, leer estos pronunciamientos, como los de la CNT. Pero todo está publicado y ya nadie puede borrarlo.

Febrero se saltea ¿No es, sin embargo, el momento en que luego del Pacto de Boisso Lanza el poder civil queda subordinado al poder militar?

El Partido Comunista, que arrastra hoy a todo el Frente, por vía directa (o indirecta a través del PIT.CNT), está machaconamente dispuesto a insistir con la tergiversación de la historia a través de una memoria falsa. Desvían el debate hacia aquel tiempo, pretendiendo invocar una convicción democrática que no tuvieron.

Lo triste es que muchos que le siguen no advierten que están a punto de caer en el fascismo. Razón por la cual, cuanto más insistan más nos encontrarán para preservar la verdad histórica.


Adrián Peña

A los 48 años, en plena actividad, falleció el viernes pasado, en la noche, en un accidente, el Senador Adrián Peña, provocando un generalizado sentimiento de pesar.

Desde el Presidente de la República hasta las principales figuras del Frente Amplio, acompañaron a los dirigentes colorados que consternados no podíamos resignarnos a la abrupta desaparición. Una vez más, todo el ambiente político, tan denostado con superficialidad, se congregó, sin diferencias ni matices, en el modesto cementerio de San Bautista, para despedir a uno de sus actores más relevantes. Estos días había protagonizado debates importantes y encendidos: allí estaban también, sin embargo, quienes habían discutido con él, aun con ardor.

De modesto origen canario, Adrián fue un ejemplo de permanente superación. En su vida privada, desarrolló, como buen hijo de San Bautista, una empresa dedicada al negocio avícola. Nunca dejó de atenderla. Sentía que era un modo de actuar en la inestable vida política sin las ataduras que muchas veces condicionan a quienes se vuelcan a ella. Los domingos eran sus días de trabajo comercial, porque no había descanso en su vida.

Desde su juventud se volcó a la lucha partidaria, desde una fuerte convicción colorada y batllista. Se formó junto a Jorge Batlle y en la última elección fue el organizador del grupo Ciudadanos que apoyó la candidatura de Ernesto Talvi. Liderando ese movimiento, hoy en apoyo del Dr. Robert Silva, venía trabajando activamente en la organización política de la Coalición Republicana en los 19 departamentos del país. Lo hacía con pasión convencido de la importancia política de ese proyecto electoral.

Siempre superándose, fue diputado, fue y era Senador de la República, así como el primer Ministro de Ambiente. Asumió en Aguas Corrientes, junto al histórico edificio de la primera empresa que abasteció Montevideo. A partir de allí quedaron definidas sus prioridades: el agua para la región metropolitana, el saneamiento para los pequeños pueblos, un sistema nacional de tratamiento de los residuos, economía circular, colaboración Estado-industria para enfrentar los dilemas del medio ambiente y el cambio climático. Trabajó incansablemente para organizar un ministerio moderno, que nacía para mirar hacia el futuro. Deja allí un legado, con una fuerte impronta.

En lo personal era un optimista. Creía en lo que hacía y trasmitía entusiasmo, convicción de que todo se va a hacer. Alegre, no le ganaba nunca la desazón o los inevitables enojos de la azarosa vida política.

Naturalmente, deja un enorme vacío. Ante todo en su familia, sus hermanos, sus sobrinos, pero especialmente para sus padres, que veían en él la culminación de todos sus anhelos. Ni hablar lo que significa para el Partido, en el departamento de Canelones, donde era la figura principal, con la que soñábamos dar la batalla por la Intendencia, y en todo el país, con el movimiento de Ciudadanos y su articulación general. Ya había demostrado como Secretario General su capacidad de organización y ahora, en un plano nacional, era bisagra con todos los sectores. En el Senado, pierde el país a una gran figura de entendimientos, cuya proyección hacía el futuro parecía no tener límites.

Algo tan abrupto e inesperado, sacude. Pero, como dice el poeta, deja el que ha vivido, vive el que ha dejado.

JMS



El asalto a la embajada de México en Ecuador

Más allá de si el ingeniero Jorge Glas -hombre clave del entorno de Rafael Correa- es culpable o no de los delitos que se le imputan, el violento asalto a la embajada de México y posterior secuestro de Glas perpetrado por el gobierno de Noboa constituye una flagrante violación del derecho internacional y debe ser condenado sin ambages.

En horas de la tarde del domingo 17 de diciembre pasado, el exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas entró a la embajada de México en Quito y solicitó refugio. El hecho puso en tensión las relaciones entre Ecuador y México, tensión que se fue agravando con el paso de los meses. ¿El motivo? La Corte Constitucional de Ecuador confirmó la revocación del habeas corpus que le había otorgado la libertad provisional a Jorge Glas.

Primero, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO, como se lo suele denominar) sugirió el 3 de abril que el asesinato del popular político y periodista Fernando Villavicencio había tenido por objeto perjudicar electoralmente a la candidata del "correísmo" Luisa González. Como consecuencia de ello, la embajadora mexicana fue declarada persona no grata y expulsada del país. "En el contexto de las recientes y muy desafortunadas declaraciones del Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, sobre las elecciones de 2023 en el Ecuador y el asesinato del candidato presidencial Fernando Villavicencio, el Gobierno de la República del Ecuador ha decidido, de conformidad con el artículo 9 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, declarar «persona non grata» a la Embajadora de México en Quito, señora Raquel Serur Smeke", señaló el comunicado de la cancillería ecuatoriana.

La respuesta del gobierno de AMLO fue conceder asilo al exvicepresidente Glas, a lo que el presidente Noboa señaló que no concedería el salvoconducto para que Glas pudiera salir de Ecuador rumbo a México.

El viernes 5 de abril la canciller mexicana, Alicia Bárcena, intimó al gobierno ecuatoriano a que dispusiera el salvoconducto. Pero a la noche, a las 22 horas, un destacamento de élite de la Policía Nacional del Ecuador entró por la fuerza en la embajada y detuvo a Glas.

El procedimiento fue extremadamente violento, como se pudo observar en los videos captados por las cámaras de seguridad de la embajada y que fueran difundidas por AMLO el pasado martes.

Primero un grupo de policías trepó los muros de la embajada y luego voltearon la puerta utilizando un ariete, ingresando al edificio. En la biblioteca se encontraron con el encargado de la embajada, Roberto Canseco, forcejeando varios de ellos con el funcionario. En las imágenes se ve cómo cuatro policías sacan a Glas tomado por brazos y piernas, mientras Canseco sigue forcejeando con los policías para impedir la aprehensión, siendo finalmente arrojado al piso, golpeado con escudos antidisturbios y arrastrado por el piso.

Inmediatamente Glas fue trasladado a la Fiscalía General y luego a un hospital. No queda claro si Glas intentó suicidarse o fue forzado a recibir una sobredosis de ansiolíticos. Luego se lo llevaron a Guayaquil donde fue encerrado en una cárcel de máxima seguridad.

El procedimiento, groseramente violatorio de la Convención de Viena de 1961, determinó que México rompiera inmediatamente relaciones diplomáticas con Ecuador y anunciara que denunciará a su gobierno ante la Corte Internacional de Justicia.

El gobierno de Noboa, por su parte, buscó justificarse, señalando un comunicado presidencial que la detención de Glas debió llevarse a cabo "para proteger la seguridad nacional" y que "rechaza cualquier tipo de inmunidad a criminales, delincuentes, corruptos y narcotraficantes". "Al haberse abusado de las inmunidades y privilegios concedidos a la misión diplomática que albergaba a Jorge Glas y conceder un asilo diplomático contrario al marco jurídico convencional, se ha procedido a su captura", agregando que "ningún delincuente puede ser considerado un perseguido político".

El asalto a la embajada fue condenado prácticamente por la unanimidad de los países.

¿Pero quién es Jorge Glas?

Glas, que tiene 54 años, es ingeniero eléctrico y cuenta con una maestría en administración de empresas y fue dos veces vicepresidente de la República de Ecuador. Una con Rafael Correa y otra con Lenin Moreno hasta que fue juzgado y encarcelado por la multinacional causa Odebrecht. Antes, también con Correa, había ocupado cargos muy relevantes como Ministro de Telecomunicaciones y Ministro Coordinador de Sectores Estratégicos.

Como ya se señaló fue juzgado por la causa Odebrecht y condenado a seis años de cárcel. Pero luego se sumó la llamada "causa Sobornos", siendo condenado por cohecho por ocho años. En 2022, empero, su abogado presentó un habeas corpus por razones médicas y en muy polémica decisión un juez que lo había condenado concedió la libertad provisional.

El juez Emerson Curipallo, en un período de tres meses, liberó en 2022 a Glas y a otros 15 presos por narcotráfico, sicariato y violación. Y utilizó varias veces el procedimiento de extender a terceros ajenos al proceso la sentencia que dictaba a favor de un solicitante.

Curipallo ha tenido problemas financieros, teniendo varios procesos en su contra por deudas con personas y entidades financieras, habiendo sido denunciado por incumplimiento de sus obligaciones en no menos de 13 ocasiones.

Precisamente, se vincula a Curipallo y estas polémicas liberaciones -incluida la de Jorge Glas- se vinculan al narcotraficante Leandro Norero, alias "El patrón". Por ello, en la llamada "causa Metástasis", el juez Curipallo fue encarcelado con prisión preventiva, acusado de recibir sobornos de Norero a cambio de esas liberaciones, incluida la de Glas. Según informes de la Fiscalía General, Norero habría negociado directamente con Correa la liberación de Glas.

Violación clarísima al derecho internacionales

Con este asalto a una embajada, el gobierno de Noboa ha quedado en pésima posición en la guerra que libra contra el narco. La defensa de Glas puede aducir que el procedimiento ilegal vicia de nulidad todo el proceso en contra de su cliente.

El gobierno de Ecuador ha señalado que la Convención de Viena no brinda protección a delincuentes o procesados y es cierto. Pero se salteó un "pequeño detalle": según la propia Convención es el Estado que brinda asilo el que debe tipificar la situación del solicitante y no el Estado que pretende aprehenderlo.

A delincuencia se la combate con la ley en la mano.


Dólar y memoria

Sin temas para el reproche diario, el frentismo se suma a los reclamos de la Federación Rural por el precio del dólar y planea llamar a la Ministra Arbeleche al Parlamento. En 2020, el Frente Amplio criticaba el supuesto "aliento" que el gobierno de coalición le daría al dólar, pronosticando resultados catastróficos. El extinto exministro Astori decía que se alentaban "conductas devaluatorias", fomentando "expectativas alcistas" con "indudables repercusiones sobre la inflación". Lo mismo repetía el hoy candidato Orsi, que consideraba "un horror" que el dólar subiera a $ 44 en 2020.

A finales de la semana pasada, el Frente Amplio decidió que convocará a la ministra de Economía y Finanzas a la Comisión de Industria del senado para que explique "el atraso cambiario". Según declaró el Senador (s) Diego Olivera a Radio Montecarlo, los legisladores buscan conocer la visión del Ejecutivo, sobre una situación que entienden genera pérdida de competitividad. La citación a integrantes del MEF es para que "compartan su análisis sobre la evolución del tipo de cambio y las perspectivas a futuro". El problema de un bajo precio del dólar, dijo legislador, "es que tenga un impacto en el aparato productivo nacional si se prolongara durante mucho más tiempo".

Este peculiar alineamiento entre frentistas y ruralistas subraya una ironía política digna de telenovela, y más cuando recordamos lo que decían cuando inició este mismo período de gobierno. En 2020, el escenario era diametralmente opuesto. El Frente Amplio lanzaba críticas veladas hacia el gobierno de coalición, prediciendo un futuro económico marcado por la devaluación de la moneda y alentando fantasmas de una inflación galopante. Palabras como "conductas devaluatorias" y "expectativas alcistas" eran moneda corriente en los discursos de figuras como el extinto exministro Danilo Astori.

El hoy candidato Orsi, iba más allá, pintando cuadros apocalípticos de un dólar en ascenso. "Me llamó mucho la atención que un ministro saliera a festejar la suba del dólar, no como nosotros que estamos acá diciendo ‘¡Qué horror!'", decía Orsi en 2020. Con tono burlón, argumentaba que el gobierno era, al menos, "honesto intelectualmente".

"El resultado que ellos esperan que se va a lograr no va a ser el que esperan", manifestaba. Según el entonces intendente, el resultado sería "[...] el que ha sido siempre: dólar alto, aumento de tarifas, de impuestos, recaen en el trabajador, son cosas que tarde o temprano van a llegar". Y finalizaba diciendo, "una inflación de dos dígitos no la quieren ni ellos pero va a ser la consecuencia".

Hoy, como analizamos en nota aparte en esta misma edición [https://www.correodelosviernes.com.uy/Un-respiro-para-los-mas-vulnerables-la-inflacion-se-encuentra-en-su-nivel-mas-bajo-en-dos-decadas.asp], la inflación es la más baja en 18 años. Los impuestos bajaron. Las tarifas se han ajustado por debajo de la inflación. Pero, los señores frentistas, se quejan hoy de lo impensable: el dólar está bajo...


Un respiro para los más vulnerables: la inflación se encuentra en su nivel más bajo en dos décadas

El gobierno de coalición ha logrado contener la inflación a niveles no vistos en casi dos décadas, un logro que no solo refleja la fortaleza de su política monetaria sino que también representa un alivio tangible para los sectores más desfavorecidos de la sociedad.

El año 2023 se cerró con una inflación que marcó un hito histórico: la más baja de los últimos 18 años. Este logro es el resultado de un esfuerzo concertado del BCU, bajo la dirección de Diego Labat, quien en una reciente disertación ante cámaras empresariales, destacó el compromiso del banco con el bienestar de la sociedad uruguaya. "La mejor contribución que el Banco Central le puede hacer a la sociedad es tener una inflación baja", señaló Labat, subrayando la importancia de este indicador como pilar del crecimiento del país.

La estrategia del BCU para alcanzar este objetivo se ha cimentado en cinco pilares fundamentales: una reducción del rango meta de inflación, el uso de la tasa de interés como principal herramienta de política monetaria, una comunicación más efectiva con la sociedad, la desdolarización de la economía, y la libre flotación del tipo de cambio. Estas medidas no solo han demostrado su eficacia en mantener la inflación bajo control, sino que también han mejorado la competitividad del país.

El régimen de objetivos de inflación adoptado por Uruguay, siguiendo el ejemplo de países tanto en la región como fuera de ella, ha sido clave en este éxito. Al establecer un objetivo de inflación claramente definido y comprometerse a mantener dentro de un rango específico, el BCU ha proporcionado un marco de referencia estable que ha ayudado a guiar las expectativas de inflación tanto de consumidores como de productores.

Esta política ha tenido un impacto directo en la vida de los uruguayos, especialmente en aquellos más vulnerables a los vaivenes de la economía. La inflación, al erosionar el poder adquisitivo, golpea con mayor fuerza a quienes tienen menos recursos. Por lo tanto, la gestión eficaz de este indicador económico se traduce en una mayor capacidad de los ciudadanos para planificar sus finanzas.

Los resultados hablan por sí solos: con una inflación actual del 4,71% y proyecciones que indican que se mantendrá dentro del rango meta establecido por el gobierno, Uruguay se posiciona como un modelo a seguir en la región.

Los agoreros del desastre, prefieren no hablar del tema. Los entendemos...


Hay que parar con el vandalismo II

La reciente controversia suscitada por los comentarios de una periodista de TV Ciudad, en relación a los grafitis realizados en un edificio del centro de Montevideo, ha vuelto a poner en el tapete un tema tristemente recurrente: el vandalismo y la percepción pública que sobre este recae.

El hecho de que una movilera de un canal municipal califique de "lindos" unos grafitis realizados sin consentimiento sobre la propiedad privada no solo es revelador de una minimización preocupante del vandalismo, sino que también refleja una falta de sensibilidad ante la violación a la propiedad privada.

No podemos olvidar que el acto de vandalizar -sea en forma de grafitis sin consentimiento, daños a monumentos patrimoniales o la destrucción de mobiliario urbano- constituye una falta de respeto a la comunidad, una transgresión a la ley y, en última instancia, un reflejo de una falta de civismo y educación.

El episodio en cuestión debería servirnos como punto de reflexión y acción. No basta con condenar el vandalismo de palabra; es imperativo adoptar medidas concretas que disuadan estas conductas y promuevan el respeto por nuestro entorno.

En este sentido, el papel de los medios de comunicación, y especialmente el de aquellos con financiación pública, debería estar alineado con la promoción de valores cívicos y el respeto por la ley. Minimizar actos de vandalismo o, peor aún, encontrarles un lado estético, es una irresponsabilidad que desinforma y contribuye a normalizar conductas que deberían ser repudiadas y sancionadas.

Retomando los puntos expuestos en una nota que publicamos recientemente en estas páginas, es urgente que las autoridades apliquen con firmeza la legislación vigente contra el vandalismo. La aplicación efectiva del artículo 367 del Código Penal, que sanciona los actos de deterioro o destrozos en espacios públicos, debe ser un primer paso. Sin embargo, debe acompañarse de políticas públicas que eduquen sobre el valor del patrimonio común y promuevan la participación ciudadana en su conservación.

No podemos seguir tolerando que unos pocos destruyan lo que es de todos (y/o la propiedad privada, protegida en nuestra Constitución), ni que voces irresponsables desde plataformas de amplia difusión banalicen estas acciones. Es hora de exigir un cambio de actitud frente al vandalismo...


Con Cuba sí, con Milei no...

Agotados los temas nacionales sobre los que el PIT-CNT suele construir sus relatos antigobierno, en las últimas semanas, la Central decidió pronunciarse sobre otros países de la región. Por un lado, expresó una firme condena a las políticas del gobierno de Javier Milei en Argentina, mientras que, por otro, reiteró su apoyo incondicional al régimen cubano. Vaya paradoja...

La defensa apasionada de Cuba, pidiendo el fin del "bloqueo" impuesto por Estados Unidos, contrasta profundamente con la crítica acérrima hacia las políticas implementadas por el gobierno democráticamente elegido de Milei en Argentina. Este contrapunto no es meramente retórico. Encarna un dilema fundamental en la práctica de "solidaridad internacional" que lleva a cabo el PIT-CNT: ¿Cómo es posible que un movimiento que se autodenomina "defensor de la democracia y los derechos de los trabajadores" adopte una postura pro-Cuba?

El apoyo al régimen cubano, manifestado en el reciente comunicado del PIT-CNT, se sostiene en la crítica al bloqueo económico estadounidense, señalado como la causa principal de todos los males del pueblo cubano. Esta posición, que muchos consideran justa, omite cualquier crítica a la falta de libertades políticas y derechos civiles en la isla. El régimen cubano, caracterizado por su sistema de partido único, ha reprimido sistemáticamente la disidencia y limitado la libertad de expresión, aspectos que poco parecen importarle al PIT-CNT, como ya sabemos.

Por otra parte, la condena hacia las políticas del gobierno de Milei, expresada también recientemente, se fundamenta en una percepción de ataque a los derechos laborales y sociales, describiéndolas como antitéticas a los principios democráticos y sindicales. Aquí, el PIT-CNT se alinea con una visión que ve en las políticas de Milei un retroceso en términos de "derechos y libertades". No obstante, resulta paradójico que esta crítica se ejerza con vehemencia hacia un gobierno elegido a través de indiscutidos procesos democráticos, mientras se mantiene una postura de apoyo explícito -porque ni siquiera es de omisión- hacia un régimen que ha suprimido las libertades fundamentales durante décadas, convirtiéndose en la dictadura más longeva del continente americano.

La crítica al gobierno de Milei, acusándolo de "fascista" y violador de derechos laborales, mientras se apoya a un régimen en Cuba que restringe las libertades fundamentales y mantiene el poder sin elecciones libres, refleja una hipocresía que socava la credibilidad del PIT-CNT, si es que algo de ella queda...



Momento de definiciones...

En un evento celebrado el martes, la ministra Arbeleche calificó de "disparate" la propuesta de derogar la reforma de seguridad social, explicando sus impactos negativos y criticando la postura ambivalente del frentismo.

La reforma de la seguridad social, aprobada por la coalición el año pasado, ha sido un tema de división. No obstante, más allá de las diferencias partidarias, lo que Arbeleche subraya es el riesgo real y tangible que una derogación representaría para la economía del país y, más importante aún, para los ahorros de los uruguayos.

La potencial apropiación de fondos de pensiones y el inevitable aumento de impuestos son consecuencias directas que la ministra proyecta en un escenario de reversión de la reforma, enfatizando el impacto negativo que esto tendría en la imagen internacional de Uruguay y en la sostenibilidad de su sistema de seguridad social.

"Ir marcha atrás es un disparate. La verdad que sería un disparate. Es cambiar las reglas de juego, es tomar el dinero que está en los fondos de pensión y es hacer insostenible el sistema de seguridad social", dijo Arbeleche ante la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa (Acde). La ministra fue tajante: "De algún lado hay que sacar para pagar las jubilaciones. No me imaginó otra que no sea mayores impuestos".

Lo que resulta particularmente alarmante es la ambigüedad del Frente Amplio en este tema crítico. A pocas firmas de alcanzar el umbral necesario para impulsar el plebiscito, y en plena campaña electoral, la mitad del partido apoya y la otra no, con la precandidata Cosse que se niega a definir su postura, disfrazando su apoyo encubierto de indecisión.

El debate sobre la reforma de la seguridad social trasciende las diferencias partidarias para situarse en el terreno de la viabilidad económica y la justicia social. La ministra ha sido clara: revertir la reforma significaría un retroceso, un golpe a la competitividad y estabilidad económica de Uruguay.

La ciudadanía merece conocer las implicaciones de tal decisión y cómo cada sector planea abordar las consecuencias financieras y sociales que conllevaría. Seguimos aguardando una posición concreta por parte del frentismo...


Los 40 años de las Cooperativas Agrarias Federadas

Por Tomás Laguna

Cooperativas Agrarias Federadas, gremial que nuclea a todas las cooperativas del rubro agropecuario en nuestro país, desde las regionales de primer grado hasta CONAPROLE, cumple 40 años de la celebración de su asamblea constitutiva. 40 años de presencia activa en la institucionalidad gremial del agro con alcance nacional, junto a la Asociación Rural del Uruguay, la Federación Rural y Comisión Nacional de Fomento Rural.

La historia del cooperativismo agropecuario surge con mucha anterioridad a aquel acto fundacional de abril de 1984, cuando en la sede del club Juventus, en Río Negro y Colonia, se llevó a cabo la asamblea constitutiva de CAF. De hecho es casi tan longevo como la propia historia del desarrollo productivo y tecnológico de nuestro campo. Un embrión muy primario fueron las iniciativas de agrupamiento de productores en torno de lo que se dio en llamar Sociedades de Fomento Rural, inicios del siglo pasado. Su origen las ubica en Canelones, Colonia, Maldonado y Lavalleja, siempre en las proximidades de las estaciones de ferrocarril con el objetivo de acercar los insumos y transportar la producción, pero también con fines colonizadores y de desarrollo social de la zona. Aún no revestían el formato cooperativo, si bien muchas de ellas luego se transformaron en tales. Esta red de instituciones de fomento rural se integró a partir de agosto de 1915 en la Comisión Nacional de Fomento Rural, un espacio gremial afín al modelo de desarrollo que promovía don José Batlle y Ordoñez. Casi por contraposición con la fundación simultánea de la Federación Rural, por entonces instrumento gremial de los grandes ganaderos.

Existieron otras iniciativas. Los sindicatos agrarios se aproximaron en su organización y objetivos al formato cooperativo. Se identifican los primeros en 1923, en Paysandú. Tuvieron por objetivo la compra en conjunto de insumos, maquinaria agrícola, servicios, etc. Estas iniciativas fueron impulsadas por un sacerdote católico, el padre Horacio Meriggi. En 1949 ya eran 60 estos agrupamientos, muchos de los cuales llegaron a encarar la industrialización láctea.

Existe el antecedente de una cooperativa vitivinícola creada en 1917 en la zona de Colón, Montevideo. Nucleaba productores vitivinícolas que no contaban con bodegas propias.

Un primer encuentro cooperativo a nivel nacional se llevo a cabo en 1931, en el cual participaron 45 sociedades de fomento y 4 cooperativas. Pero fue 10 años más tarde con la aprobación de la ley 10.008, o ley de Cooperativas Agropecuarias, impulsada por el senador colorado Domingo Bordaberry, que el modelo institucional se expandió en todo el país. En ocasión del Primer Congreso Nacional de Cooperativas Agropecuarias (Rivera, 1955) ya había 40, y en los 7 años siguientes se crearon 72 más.

No debemos dejar de mencionar que para el desarrollo de la industria láctea fue relevante el modelo cooperativo. Hubo un primer intento en 1930 en Montevideo, pero fue en 1935, durante la dictadura del Dr. Gabriel Terra, que se recurrió al formato cooperativo para la creación de CONAPROLE, pilar hasta la fecha de la lechería nacional.

También en rubros muy regionalizados, como la caña de azúcar y el arroz, la organización cooperativa sirvió de base para sus precursores. En 1952 se fundó la "Primera Cooperativa Agropecuaria de Cañeros Santa Rosa", probablemente antecedente de lo que luego sería CALNU, 8 años más tarde 17 productores arroceros crearon la "Cooperativa Agropecuaria Limitada de Arroceros de la Cuenca de la Laguna Merín".

Merece mención una ambiciosa iniciativa cooperativa de 2do grado. En 1956 se constituyó la Federación Nacional de Cooperativas Agropecuarias, agrupando a 80 de las 109 cooperativas existentes en la época. FENACOA fue incorporando actividades tanto exportando producción como importando insumos, además de fabricarlos, al punto de crear su propio Banco de Producción y Fomento. Tras una fuerte crisis de gestión dejo de operar en 1965. Un segundo intento de características similares en el litoral tuvo igual final frustrante sobre 1968. Las frustraciones no invalidaban los principios del sistema cooperativo como alternativa para escapar a la falta de escala en la producción, pero sin duda quedaba fuertemente cuestionada su capacidad de gestión. No obstante por aquellos mismos años se creaba Central Lanera Uruguaya, cooperativa de 2do grado para la exportación de lana, incursionando también en su industrialización. Hoy afectada por la crisis en los mercados mundiales del producto. Es de recordar también a Central Cooperativa de Carnes, que años más tarde sucumbió arrastrando a muchos productores en su intento industrial. En 1982, cuando el Estado se retiró de la comercialización de granos, productores del litoral se organizaron en la Central Cooperativa de Granos, iniciativa que hoy se proyecta a través de COPAGRAN.

Por cierto que existen dos vertientes de opinión sobre el rol de los sistemas cooperativos en la economía. Están quienes creen que constituyen el instrumento para la construcción de "modelos económicos alternativos a la economía de mercado". Algo así como una opción intermedia entre la economía liberal y los modelos socialistas, contrarios a la iniciativa y gestión privada de las empresas, cuyo fracaso ya resulta imposible justificar. Por otro lado quienes creemos que el sistema cooperativista es un instrumento de opción libre, orientado a hacer de la economía de mercado un ámbito más humanizado y participativo de todos sus actores, sin importar la escala de sus emprendimientos. En esta última acepción es que se justifica la gran red de cooperativas agrarias en nuestro país.

Acumulando años de experiencias diversas, con sus logros y frustraciones, Cooperativas Agrarias Federadas son hoy, en sus jóvenes 40 años, la referencia institucional más fuerte para que el cooperativismo agropecuario siga siendo una opción posible para muchos productores que, por encima de la maximización de ganancias, buscan sistemas de apoyo a la producción estables, confiables, en los cuales son actores responsables integrándose a su gestión.

(Referencias históricas: CAF - 30 años produciendo futuro)


M.D.H.

Por Consuelo Pérez

Si los uruguayos cometieran la imprudencia suicida de volver a cambiar el rumbo del País creyendo en el burdo discurso de la oposición, y si la misma fuera medianamente coherente, tendríamos quizá en un futuro un nuevo ministerio, el M.D.H. Ministerio de Demagogia e Hipocresía.

Porque de alguna forma hay que encausar, catalogar y administrar la sarta de disparates nacidos de la desesperación, que surgen de las exacerbadas filas opositoras.

No necesitamos hablar de los mecanismos del partido comunista y de su representante, pues son conocidos por la humanidad desde hace décadas. Claro, con la imagen gigante de Batlle y Ordóñez detrás, como el amable lector quizá haya observado en una de sus convocatorias, suenan a broma de mal gusto, por no hablar del respeto por los asuntos republicanos, ausente en su metodología propagandística.

Por otro lado, un encorvado ex presidente emepepista, junto a un también encorvado -en la instancia- candidato del sector, habla en el estrado del aporte obligatorio que todos los funcionarios del "estado" según su entender, desde el presidente al portero, deberían hacer para combatir la pobreza infantil, -¡incluyendo incluso porcentajes!- sin mencionar los cientos de millones de dólares despilfarrados inmoralmente -por no asumirlo- en la peor gestión, la suya propia, en la historia del País. Y se abraza a una demagogia sin precedentes por lo banal, haciendo alarde de ignorancia de los más elementales principios de economía y de finanzas.

Y como si esto fuera poco, el candidato canario de las múltiples personalidades, el que dijo recientemente que "Lacalle usa códigos ‘omertá'", y que "El relato de Marset coincide 100% con el del gobierno" tratando de mafioso al propio presidente, presenta un documento que obviamente no se puede tomar en serio por alguien que respete su propia inteligencia.

En ese "documento" que pretende sea aprobado, exige y promete, entre otras cosas, "Un límite claro en mi campaña: no vamos a promover noticias falsas", "No voy a jugar a tergiversar la libertad de elegir de la ciudadanía uruguaya. No voy a dedicarme a dañar reputaciones de las personas. No es sólo decencia, es convicción democrática", contraviniendo al Orsi que acabamos de mencionar, que buscó claramente dañar reputaciones, y agregando, insólitamente, que promoverá "acciones de chequeo y verificación de la información para exponer la desinformación deliberada y exponer el daño que hacen estas prácticas". Por supuesto que tampoco sabemos si es el mismo Orsi que define a la dictadura venezolana como "una trampita", faltando el respeto a la Democracia, y a los sometidos venezolanos.

También prometió que no promoverá "burbujas falsas de contenido sostenido en fake news". Por supuesto que en ningún momento se le ocurrió, ante hechos que puedan dañar a personas -sobre todo a él mismo- insistir en tener una Fiscalía y una Justicia fuertes, garantes de nuestros derechos y el de los demás, que es lo que corresponde cuando algo está, como en su caso, en su órbita.

Ante estos manuales de cómo no se debe encarar la política, nos han sugerido muchas veces el consejo de Napoleón Bonaparte referente a que "Si el enemigo se equivoca, no lo distraigas".

Pero no. Para empezar, el término no nos gusta en cuestiones republicanas que hacen a nuestro pueblo, y además, una democracia sana como la que se ha impuesto en este país por voluntad de su gente, se encarga de sus potenciales enemigos.


El Prof. Dr. Francisco Soca y la salud pública en el interior a fines del siglo XIX y comienzos del siglo XX

Por Daniel Torena

Uruguay, que había avanzado mucho en temas sanitarios a nivel regional latinoamericano, estaba aún lejos de los modelos de los países europeos más desarrollados. En el mundo, Francia era el referente en medicina e instituciones de ciencias médicas, seguido de Alemania, luego los Estados Unidos en la costa este, especialmente, y el Reino Unido. En la región de nuestra América Latina, los estados más avanzados eran Uruguay y Argentina, con significativos avances en ciencia y educación superior. Buenos Aires era el gran centro cultural de América del Sur y, luego, Montevideo presentaba altos niveles similares en temas de educación y cultura, siendo referente en educación primaria en el contexto latinoamericano.

A fines del siglo XIX, en Uruguay, surgieron tres grandes figuras de la medicina clínica según el académico Prof. Dr. Fernando Mañé Garzón: los profesores doctores Pedro Visca (1840-1912), Francisco Soca (1856-1922) y Alfredo Navarro (1868-1951).

El Dr. Soca, desde su inicio como médico que culminó su formación académica en Francia, nunca olvidó sus orígenes de un humilde vecino nacido en una chacra familiar del pueblo Mosquitos (actual Soca), departamento de Canelones. Tampoco olvidó cuando ocupó su primer cargo como médico muy joven en la Jefatura Política y de Policía de Canelones a fines del siglo XIX, en los tiempos del presidente de la República, Tte. Gral. Máximo Tajes (vecino nacido en la Villa Guadalupe, Canelones), y que anteriormente había sido becado por sus méritos profesionales para estudiar en Francia, donde alcanzó altos niveles académicos, por el gobierno del presidente Cap. Gral. Máximo Santos (vecino oriundo de la Villa de Pando, ciudad).

El Dr. Soca nunca se limitó a atender en una sencilla sala de la actual Jefatura de Policía y recorría la campaña a caballo para atender a todos los pacientes que podía, con muy pocas posibilidades de asistencia, por no existir un centro hospitalario en el departamento de Canelones. El gran drama era que, en casos de internación, los vecinos de todo el departamento de Canelones debían ir a internarse en Montevideo, siendo ya Canelones el más poblado del interior y con una relación porcentual de población respecto a Montevideo mayor que la actual. En Montevideo estaban los hospitales adecuados para la época y esa política de centralización se fue afirmando con el tiempo. El Dr. Soca siempre fue un defensor de la necesidad de llevar la asistencia al interior de la República.

Las dos grandes preocupaciones en la vida del Dr. Soca fueron la salud pública en el interior del país y la niñez. Estos fueron sus dos pilares. Los indicadores de mortalidad en la campaña, a medida que se alejaban de la ciudad de Montevideo, eran muy superiores en el interior que en Montevideo, salvo los registros existentes de las epidemias de cólera y fiebre amarilla del siglo XIX, que fueron devastadoras para la población de Montevideo.

En la Facultad de Medicina, el Dr. Soca comenzó su carrera como docente universitario, como profesor de Patología Médica en 1889, donde se destacó ampliamente. Luego, brilló en la Clínica para Niños entre 1892 y 1899 y, en ese año, ocupó por segunda vez la Cátedra de Clínica Médica.

Elevó, por diversos medios escritos, la necesidad imperiosa de contar con centros hospitalarios en el interior del país. El primero al gobierno del Gral. Tajes, quien estaba de acuerdo con él por ser, además de Canelones, conocedor de las terribles necesidades de nuestra campaña. No es casualidad que Tajes fuera el impulsor de la sanidad y el hospital militar, y de contar en las unidades militares con asistencia médica a nivel básico en el interior, porque conocía muy bien las enormes carencias del interior profundo y más aún al norte del Río Negro.

Pero recién las ideas de Soca de lograr tener centros hospitalarios en el interior fueron bien recibidas y estudiadas por los gobiernos del Presidente José Batlle y Ordoñez (1903-1907 y 1911-1915), también los Presidentes Dr. Claudio Williman (1907-1911) y, en especial, Presidente Dr. Feliciano Viera (1915-1919) y el Presidente Dr. Baltasar Brum (1919-1922), ambos hombres del interior del país, apoyaron completamente las ideas del ya muy prestigioso Prof. Dr. Soca.

Sobre la importancia de la clínica médica como algo fundamental de la medicina, el Dr. Soca, de acuerdo a sus estudios académicos en Francia, decía en 1885 en París: "Todo el método se reduce a esto: hacer clínica por mí mismo, hacer corregir mis diagnósticos por los maestros más eminentes de la Escuela de París. ¿Cómo llegué a este doble resultado, pues es cosa entendida que estos principios de la ciencia no se prestarían a servirme directamente? Aquí entra la parte maquiavélica de mi proceder. Sigo cinco días a la semana (por la mañana) el servicio clínico de Mr. Potain y dos días el de Charcot. En todos los servicios de Medicina de París, cada jefe recibe enfermos nuevos un día a la semana, el día de su consulta pública en el hospital. Mr. Pointer recibe enfermos el miércoles por la mañana. Al día siguiente, el jefe examina minuciosamente todos los enfermos entrados y hace diagnósticos a sus discípulos..." "Luego yo hago mi diagnóstico a las tres en punto de la tarde, igual minuciosamente, lo que me absorbe dos horas y a las cinco de la tarde viene el jefe de clínica Mr. Sapalier. Le expongo mis constataciones y mis diagnósticos y me dice si los primeros son conformes a la realidad y los segundos bien deducidos. Si me los contesta los discutimos y en todo caso suspendemos el juicio definido." "Al día siguiente viene Mr. Potain y usted comprende con qué atención y qué vivo interés le escuchamos." "Usted comprende las ventajas luego de hacer treinta o cuarenta diagnósticos por semana. Los diagnósticos, si son erróneos, son inmediatamente corregidos y, si son exactos, inmediatamente confirmados, y esto es sin réplica, pues no hay ninguna presunción de error en los hombres eminentes que nos sirven indirectamente de maestros".

Soca aprendió en el Hospital General de París la clínica médica más avanzada de la medicina de la época de estos grandes maestros, a los cuales admiraba y que él luego sería un gran académico reconocido en Francia, Europa y América Latina.

El primer centro asistencial general hospitalario de Canelones fue inaugurado recién en 1919, donde funcionó en la calle Treinta y Tres esquina Francisco Lavandeira. Impulsado por Soca a nivel de gobierno y recién después de su muerte en 1922, el 30 de septiembre de 1928 se inaugura el primer hospital del departamento de Canelones, en la ciudad de Canelones y los centros auxiliares maternales de las ciudades de Las Piedras y Pando. Posteriormente se construyeron hospitales en otras capitales departamentales del interior del país.

El hospital de Canelones lleva el nombre de "Dr. Francisco Soca" en su homenaje totalmente merecido.


La soledad de Israel

En medio de la guerra a la que Israel fue arrastrado por actos terroristas que pocos mencionan, las manifestaciones antisemitas cunden por el mundo, reflexionan en una extensa pero interesante columna publicada en Letras Libres los periodistas Rogelio Villarreal y Berele Borowsky. La compartimos con nuestros lectores.

Es una guerra, atroz. Una guerra que Israel nunca quiso. Ninguna de las muchas guerras que ha debido combatir desde su fundación en 1948 -con inmigrantes expulsados del norte africano, de Yemen y de Irak; que huían del Holocausto y de la vieja Rusia, de América y de Etiopía-, cuando los árabes también tuvieron la oportunidad de fundar un Estado palestino al lado de Israel. Los horrores de la guerra radicalizan las posiciones y cada vez parece más difícil comprender las razones de uno y otro lado. Para los críticos y los judeófobos, los gravísimos errores de Israel son un contrapeso a la intención expresa de Hamás y otras organizaciones terroristas de exterminar a los judíos que viven entre el río Jordán y el Mediterráneo.

¿Ha rebasado Israel los límites de la legítima defensa, como dicen muchos desde distintas posiciones?

"El ejército de Netanyahu estrena en blancos humanos su oferta bélica: drones suicidas lanzados desde el hombro, sistemas de inteligencia artificial para vehículos blindados, aparatos de visión nocturna tridimensional". La dialéctica manipulativa se manifiesta desde el inicio del artículo "Israel experimenta en Gaza con las nuevas armas que venderá al mundo", en el que el autor, Témoris Grecko, no distingue entre los terroristas y los civiles, cuando es sabido que uno de los mitos más difundidos y que es base de los movimientos antisemitas es el del "asesinato colectivo" del que se acusa a Israel, sin mayor fundamento que el del marcado prejuicio respecto del derecho de ese Estado a su legítima y necesaria defensa, de la que depende su existencia. El antisemitismo, de acuerdo con la Declaración de Jerusalén es "la discriminación, el prejuicio, la hostilidad o la violencia contra las personas judías por el hecho de serlo (o contra las instituciones judías por ser judías)".

En esa misma lógica, otro periodista, Naief Yehya, en su artículo "Tres rehenes entre las ruinas de Gaza", escribe que "Una incursión bélica, coordinada por varios frentes de milicianos de Hamás y otras organizaciones guerrilleras palestinas, atravesó la barrera de separación desde la franja de Gaza, el 7 de octubre de 2023". El también escritor prefiere usar las palabras "bélica", "milicianos" y "guerrilleras" para connotar la idea de que se trata de heroicos combatientes por la libertad y escamotear alegremente las de terroristas y asesinos, y "barrera de separación" en vez de frontera.

La cifra de muertos por Hamás y los civiles que los acompañaron ese 7 de octubre asciende a unos 1,200, entre mujeres, hombres, ancianos, adolescentes y niños, en su mayoría israelíes y varios extranjeros, y más de 300 soldados israelíes: una falla imperdonable de la seguridad israelí. Todos fueron sádicamente torturados o mutilados o calcinados antes de hallar una muerte horrible, y ya sin vida algunos de ellos decapitados. Los terroristas secuestraron a 253 personas, incluyendo niños, unos de pocos meses o años de edad -112 de ellos, incluyendo 24 mujeres y niños, ya fueron liberados; unos treinta habrían muerto y el resto sigue en cautiverio.

Las mujeres, jóvenes en su mayoría -que bailaban poco antes en el Paralello Universo Supernova Sukkot Gathering-, han sido violadas repetidas veces de manera tumultuaria en el cautiverio en Gaza, incluso en casas familiares (una ironía grotesca: varios secuestrados y asesinados eran judíos activistas que abogaban por la coexistencia pacífica de israelíes y palestinos). El ominoso silencio de una parte importante del feminismo mundial es muy elocuente. El cuerpo de una de las víctimas, Shani Louk, fue exhibido semidesnudo y descoyuntado en una camioneta por las calles de Gaza, donde fue escupido, vejado y apaleado por la muchedumbre que festejaba eufóricamente. La fotografía de esta infamia ganó el premio a mejor fotografía del año por la agencia AP.

En tanto, el ejército israelí encontró una laptop perteneciente al periodista de Al-Jazeera Muhammad Wishah; las fotografías en la computadora portátil muestran que era un "periodista" por la mañana y un comandante de una unidad antitanques de Hamás por la tarde.

Muchos de los videos de estas atrocidades de asesinatos en la carretera, en los kibutz -comunas agrícolas- y en el mencionado festival de música fueron grabados por los mismos terroristas y recopilados en el sitio oficial de las Fuerzas de Defensa Israelí. Muchos periodistas y personajes de la política internacional fueron invitados a sesiones de proyección. En un editorial del Wall Street Journal se lee: "Las escenas del 7 de octubre explican por qué esta guerra que Israel libra hoy es diferente de las anteriores. Su objetivo es la supervivencia judía. Nadie que haya visto la película en Nueva York podrá olvidarla jamás".

El artículo de Yehya, además de alterar la verdad, es innoble: "La Operación Al-Aqsa tomó por sorpresa al ejército y a las agencias de inteligencia israelíes; fue una humillación sin precedentes". Una de las peores y más crueles masacres de judíos le parece una humillación, no una incursión bárbara en la que cientos de palestinos entraron a matar, torturar y secuestrar con una saña inconcebible, un crimen contra la humanidad.

Hamás, apoyado por Irán, sabía que esa acción detonaría una dura respuesta militar. Israel está obligado a respetar el derecho internacional, y lo hace en la medida de lo posible, pero eso no significa que su responsabilidad hacia los habitantes de Gaza sea mayor que la del grupo gobernante, Hamás -una organización fundamentalista y autoritaria, misógina y homofóbica, cuyos líderes, Yahya Sinwar, Mohamed Deif, Marwan Issa, Jaled Meshal y otros viven en su mayoría en el exilio dorado, como millonarios, en Qatar y otros países-.

Desde el 7 de octubre los actos violentos de antisemitismo se han incrementado en Estados Unidos y otras partes del mundo, contra estudiantes y personas judías, sinagogas y comercios.

Habría que ver qué piensan Grecko y Yehya de las declaraciones del comentarista inglés Sami Handi en la mezquita londinense Al Muzzammil: "¡Alá nos ha dado una victoria a celebrar!", "¡No debe mostrarse compasión alguna!", "Cuando escucharon la noticia de lo ocurrido, ¿cuántos de ustedes sintieron euforia?", esto en el marco, claro, de una muy occidental libertad de expresión. Arropado por el Consejo Canadiense Musulmán de Asuntos Políticos (CMPAC), Hamdi fue invitado a "disertar" en cuatro universidades canadienses: McGill, Carleton, Western, y Toronto Mississauga.

Después de seis meses en el cargo, la rectora de la Universidad de Harvard, Claudine Gay, renunció por haber respondido a la pregunta de si "llamar al genocidio de los judíos violaba las normas de la institución educativa" que dependía "del contexto". Otra rectora presente en esa sesión del Congreso, Liz Magill, de la Universidad de Pensilvania, respondió al interrogatorio de los legisladores en términos similares y renunció cuatro días después. Hace unos días un policía inglés le dijo a una manifestante judía que protestaba contra unos neonazis que "portar la bandera nazi no es delito".

Las manifestaciones antisemitas cunden por el mundo y en distintos ámbitos. Doce asociaciones de fútbol del Medio Oriente buscaron la expulsión de Israel de las competencias internacionales; lideradas por las Federaciones de Fútbol de Asia Occidental (WAFF), la coalición, encabezada por el príncipe Ali bin Al Hussein de Jordania, insta a la FIFA a condenar la violencia en Gaza, y las jugadoras de la selección de básquetbol de Irlanda niegan el saludo a las de Israel antes de un partido. En el mundo del espectáculo lo mismo ha habido declaraciones contra Israel que expresiones de solidaridad. Después de años de intensa campaña antisemita y antiisraelí el cantante Roger Waters fue despedido de la empresa BMG. En hoteles de Argentina y en Uruguay se le negó el hospedaje y en Alemania desde mayo de 2023 se intentó cancelar sus conciertos. En una entrevista con el periodista Glenn Greenwald, Waters dijo que el ataque sorpresa de los terroristas de Hamás el 7 de octubre "fue exagerado fuera de toda proporción por los israelíes, que inventaron historias sobre decapitaciones de bebés". Durante la entrevista no mencionó a los más de 260 asistentes al festival que fueron perseguidos implacablemente y asesinados en los primeros momentos del ataque sorpresa de Hamás, ni a las familias diezmadas en distintos kibutz. El cantante habló ante las Naciones Unidas el 29 de noviembre de 2012 para conmemorar el Día Internacional de Solidaridad con el Pueblo Palestino y acusó a Israel de "crímenes internacionales", como el "apartheid" y la "limpieza étnica"; dijo también que "el trato que Israel le da al pueblo palestino es similar al que los nazis dieron a los ciudadanos de Francia, Holanda, Polonia o Checoslovaquia durante la Segunda Guerra Mundial". Waters prefiere ignorar que de los más de 9 millones y medio de habitantes de Israel -una democracia en medio de teocracias y regímenes autoritarios-, casi el 20 por ciento son árabes musulmanes, cristianos o drusos, y que muchos de ellos cuentan con representación en la Knesset (el parlamento); la Liga Árabe Unida, por ejemplo, incluye en su programa propuestas antiisraelíes.

Por otro lado, es importante decir que los países árabes vecinos no quieren recibir a los palestinos. La frontera de 12 kilómetros de Egipto con Gaza es infranqueable, el presidente Abdelfatah Sisi y el rey de Jordania, Abdala II, declararon que no recibirán a ningún refugiado. Aclaremos que hay refugiados en Jordania, Siria, Líbano, Egipto, Irak y otros Estados árabes vecinos, países que nunca los insertaron en sus sociedades ni les brindaron oportunidades de trabajo ni la posibilidad de rehacer su vida en esas tierras.

La guerra en Gaza es una guerra brutal, trágica, terrorífica, como todas las guerras en curso actualmente en el mundo -Ucrania, Burkina Faso, Somalia, Sudán, Myanmar, Nigeria, Siria y Yemen-, algunas de las cuales no preocupan tanto a la opinión pública occidental. La guerra civil en Yemen ha causado 300 mil muertos desde 2014, además del agravamiento de la situación en Medio Oriente por los ataques hutíes a barcos cargueros en el canal de Suez y la respuesta de Estados Unidos, y la siempre amenazante presencia de Hezbolá en Líbano. No debe olvidarse que el presidente sirio, Bashar al Asad, ha acabado con la vida de más de 400 mil sirios, muchos de ellos niños, con medios crueles, y que el rey de Jordania ejecutó a miles de palestinos durante el "Septiembre negro", ni que Turquía ha asesinado a miles de kurdos, una etnia que ejerce su derecho a un Estado y a su independencia. No se ven muchas marchas en el mundo por estas atrocidades.

El Ministerio de Salud de Gaza ofrece cada día las cifras de muertos y hace creer al mundo que es víctima indefensa de una invasión. La verdad es que, como anota el excoronel e historiador francés Michel Goya, "Hamás y sus aliados también están llevando a cabo una campaña aérea basada en morteros, qassams" -cohetes de metal rellenos de explosivos- y cohetes más avanzados, lanzados desde Gaza -desde hospitales, escuelas, edificios habitacionales, oficinas de organizaciones extranjeras, y se ocultan en una enorme red de túneles-, Líbano e incluso Yemen contra objetivos civiles en Israel". Si este país no contara con el sistema antimisiles Cúpula de Hierro desde 2014, habría miles de muertos en las principales ciudades israelíes. En cambio, Hamás no ha puesto en marcha ninguna protección civil "e incluso se contenta con producir mártires e imágenes trágicas que Al Jazeera retransmite inmediatamente", dice de nuevo Michel Goya, un experto nada complaciente con la ofensiva israelí, por cierto.

Hay miles de muertos en Gaza, pero el Ministerio de Salud omite informar que miles son terroristas y que una gran cantidad de ellos combaten sin uniforme, y peor aún: muchos son adolescentes adiestrados desde niños en el odio a los judíos y en el terrorismo. Es una guerra, por si hace falta repetirlo. Hay también soldados israelíes muertos en combate, casi 600, y casi tres mil heridos, y los ciudadanos desplazados en Israel se cuentan por miles.

Israel no quería esta guerra, pero al poco tiempo muchas voces en el mundo se alzaron para exigirle al único estado judío del mundo que detenga una "respuesta desproporcionada", que esta debería ser limitada y selectiva, sin explicar qué es lo que entienden por ello. "Como mínimo", dice el experto militar Ralph S. Cohen en "La incoherente crítica de Occidente a la estrategia israelí en Gaza", "el derecho a la autodefensa debería permitir que Israel rescatara a los rehenes, impidiera que Hamás lanzara otro ataque como el del 7 de octubre -algo que ha prometido llevar a cabo- y matara o capturara a los responsables de los ataques de ese día". El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, nunca exigió la devolución de los rehenes y dijo que las acciones de Hamás no ocurrieron "de la nada".

La solidaridad y la simpatía por Israel tras la masacre del 7 de octubre duraron solamente unos días. Al comenzar la guerra provocada por Hamás volvieron los añejos prejuicios y argumentos: Israel bombardea indiscriminadamente, asesina niños -como en la Edad Media, ¿recuerdan los libelos de sangre?-, comete un genocidio... y el consabido sesgo mediático

La de Hamás es "una de las escuelas propagandísticas más estructuradas dentro del panorama islamista, con una estrategia funcional tripartita de las más originales y eficaces en cuanto al objetivo; transmitir su mensaje yihadista al receptor", escribe Dalila Benrahmoune en "La propaganda gráfico-escritural de Hamás". "Ganar la batalla mediática es tan importante que ganarla supone lograr la mitad de la victoria", dice la islamóloga y analista de inteligencia para la seguridad, especialista en propaganda y comunicación yihadista.

Israel no ha necesitado nunca de ninguna guerra para desarrollar su armamento o para probarlo, pues ha debido defenderse de los constantes ataques de Hamás y Hezbolá.

Volvamos al artículo de Grecko. El autor no menciona que todo ese armamento ha sido desarrollado por la necesidad que Israel tiene de defenderse de los cada vez más sofisticados sistemas de ataque iraníes, que son entregados cual caramelos a los grupos terroristas del área, los que buscan explícitamente destruir a Israel.

El periodista menciona que durante 2008 y 2009 hubo civiles muertos, de acuerdo con Drone Wars UK. Sin embargo, ni el reporte ni el autor aclaran, como se ha hecho costumbre, que los terroristas de Hamás utilizan colegios, lugares de culto, hospitales, calles en áreas densamente pobladas, oficinas, fábricas, etc., como zonas de lanzamiento y almacenes de armas, por lo que hay, por desgracia, víctimas civiles. Lo que Israel hace para reducir los daños colaterales es algo que tampoco se menciona y que regularmente se omite para demonizar al "Estado sionista", a pesar de estar plenamente documentado, como avisar por miles de volantes y por medio de la intervención de medios, incluyendo llamadas telefónicas, el tiempo y lugar donde ocurrirá un ataque, lo que no hace ningún otro país en guerra.

Los casos que vimos, y el de no pocos periodistas locales y del mundo, no son diferentes a cualquier otro antisemita que, bajo el estandarte de la denuncia y la retórica, promueven la animadversión contra Israel y su legítimo derecho a defenderse; contribuyen a la demonización y prolongación del mito de que Israel mata civiles de manera intencional, y utilizan como soporte de su discurso a las víctimas y al capitalismo, incapaces de reconocer y declarar que Hamás es un grupo terrorista y lo que es el significado de una guerra, con todas las funestas consecuencias que ésta conlleva, y que preferiría ver la destrucción de Israel -"desde el río hasta el mar..."- antes que atreverse a reconocer que su crítica desparrama falsedades, prejuicios y odio, cuando no hace mención -o no hemos leído ninguna en artículos anteriores- a la guerra en Siria, o más recientemente en Ucrania.

Durante esta guerra de Israel contra el grupo terrorista que gobierna la Franja de Gaza, el Estado judío -el único en el mundo entre 21 países árabes y musulmanes, unos 1,500 millones- ha sido acusado desde robar órganos de palestinos hasta de genocidio. Nunca se menciona que entre 1948 y 1972 desde Marruecos hasta Irán fueron expulsados 850 mil judíos... ¿a dónde se fueron? La mayoría a Israel.

En México, por desgracia, no se busca terminar con mitos ancestrales. Por el contrario: desde diferentes ámbitos se busca no sólo prolongarlos, sino legitimizarlos. Incluso en la omisión hay manipulación; no en vano el presidente, amparándose en su política de no intervención en conflictos extranjeros, se ha negado a reconocer que Hamás es un grupo terrorista y que lo que hizo el día 7 de octubre de 2023 fue un crimen aberrante a todas luces. Mientras tanto, con una mano en la espalda ordena votar en la ONU resoluciones por demás difamatorias para condenar a Israel.

Israel, una democracia del Medio Oriente, no quería esta guerra ni ninguna de las anteriores desde 1948, cuando los árabes se negaron a fundar un Estado propio. La paradoja es que si Hamás baja las armas, se acaba la guerra, y si Israel lo hace, se acaba Israel. ¿Cómo conseguir un gobierno democrático en Gaza y Cisjordania que realmente quiera la paz? Acaso es una de las tareas más complicadas de la comunidad internacional, una obligación

Israel, asimismo, enfrenta en su seno graves problemas que ponen en riesgo su democracia -lo mismo que en México y muchos países que enfrentan la ola populista y autoritaria-. El gobierno de Netanyahu debe rendir cuentas claras y ofrecer una investigación exhaustiva sobre lo que pasó el nefasto 7 de octubre, cuando las negociaciones por la normalización de relaciones con algunos países árabes seguían un curso esperanzador: los Acuerdos de Abraham.

El muy lamentable ataque de Israel a una camioneta de la organización humanitaria World Central Kitchen solo acrecentará el odio y la radicalización. Nunca debió de haber ocurrido, pero algo es cierto: como hace Hamás con frecuencia, Israel pudo haber negado ese trágico acontecimiento. Pero no: Daniel Hagari, vocero de las Fuerzas de Defensa, lo reconoce con pesar: ese espantoso error fue nuestro.


El gobierno de Milei tiene rostro

A medida que avanza en su gestión, el presidente libertario muestra curiosas coincidencias con sus antecesores peronistas, incluidos los Kirchner, argumenta el historiador Zanatta en una interesante columna para La Nación.

Cien días después, terminada la luna de miel, el gobierno de Milei tiene rostro. El rostro de un animal político menos exótico de lo que parecía a primera vista. De "austríaco", nada, cien por cien argentino. Normal: cada uno hace historia con los materiales de su pasado. Pero, ¿qué rostro? Se diría que Milei quiere parecerse a Menem gobernando como Kirchner. De gustibus... Pero al menos aclara un malentendido: si en la historia argentina existe un vago clivaje ético y cultural entre los universos peronista y liberal democrático, Milei se ubica de pies a cabeza en el primero. El del "peronismo liberal", si existe tal cosa. Mejor sería llamarlo "liberalismo à la peronista"; algo así como los "spaghetti a la boloñesa", un invento desconocido en Bolonia.

Que aspiraba a emular a Menem era previsible y varios lo predijimos: no hacía falta ser profeta. Tampoco lo ocultó. Menem es el único presidente del siglo XX en su personalísimo "salón de los próceres". Un condenado por contrabando de armas y sobresueldos. No estoy seguro de que varios de los que están en ese panteón se sentirían cómodos a su lado. Los que votaron a Milei para "limpiar", hagan cuentas: la corrupción, parece obvio, no es su prioridad. Claro: desaparecerá por encanto junto con el "Estado delincuente". Suena optimista.

Muchos piensan que emular a Menem es sólo "liberalizar la economía". Noble aspiración. Pero memoria selectiva. Mientras tanto, a la espera de que el Estado desaparezca, Milei dispone de él como cosa propia. Más que un liberalista british, se diría un patrimonialista spanish: hace y deshace, nombra y despide, lo útil y lo inútil, lo que está bien y lo que está mal. Da igual. Se cree Thatcher pero actúa como Chávez. El Estado limitado debería empezar por la autolimitación de quienes lo administran.

De ninguna manera. ¡Muerte a la Argentina corporativa!, truena. Mañana, tal vez. Mientras tanto, la cultiva, coloca clientes y busca leales. Los académicos lo llaman "circulación de élites". Traducido: Milei sustituye por su casta a la vieja. Si hace falta, poniendo camisetas nuevas a caras conocidas: "transformismo", se llama. El caso Lijo es sólo el más flagrante; ya se había percibido con el Papa y los sindicatos. Entre gritos y humo, toma forma la "comunidad organizada" mileiana. Solo no tolera el Parlamento, demasiado democrático.

Huelga decir que todo acuerdo tiene un precio, todo apoyo un costo. ¿Cual? A saber. Unos ganarán impunidad, otros un régimen fiscal especial, otros una cruzada contra el aborto, otros la reivindicación de la dictadura, nada que ver con la sacrosanta "memoria completa". Como con Menem. Familismo incluido, amiguismo a raudales: donde antes reinaban marido y mujer hoy reinan hermano y hermana, donde uno espera un consejo de ministros aparece un misterioso "círculo rojo". ¿Cómo será que en la Agentina siempre aparece un super poder esotérico caído por fuera de las instituciones, una Eva Perón, un López Rega?La República, humillada.

Hasta aquí Milei y Menem. Pero, ¿Milei y Kirchner? ¡Están en las antípodas! "No pasa una semana -escribía Mariano Grondona hace 20 años- sin que el Presidente dé curso a una o varias agresiones". Y luego: "vive cada episodio de nuestra competencia democrática como si estuviera en medio de una lucha a muerte". Conclusión: "esta versión belicista de la política es incompatible con la democracia". Se refería a Kirchner. ¿No le queda a Milei como un guante?

Sin embargo, muchos de los que en su momento maldijeron al primero aplauden hoy al segundo, del mismo modo que muchos de los que increpan a Milei aplaudieron a Kirchner. ¿Coherencia? Qué más da. No es cuestión de ética, sino de pertenencia: "al amigo todo, al enemigo ni justicia". Lo que nos recuerda lo que debería ser obvio pero no lo es: que el problema no son los gobernantes sino la conciencia civil de los gobernados. ¿Dónde está el ciudadano cuando perdona a los suyos lo que imputa a los demás? ¿Dónde está la polis cuando la tribu absorbe al individuo, el pueblo a la persona?

Cháchara, dicen, lo que cuenta es la economía. Lo pensaba Kirchner, lidiando con el legado de Menem; está convencido Milei, lidiando con el legado aún peor de Kirchner. Una vez arreglada la economía, todo lo demás se arregla. ¿Seguro? ¿Y si el problema fuera "lo demás"? ¿La cultura política? ¿La práctica institucional? La economía mejorará, la terapia de shock dará sus frutos. Salvo que se pelee también consigo mismo, Milei tendrá su "corta vida feliz", como Menem, como Kirchner. Pero se engaña si cree edificar algo estable a golpes de patrimonialismo institucional e intolerancia ideológica. La venganza se desatará a la menor ráfaga de viento, y los que hoy lo idolatran exigirán su cabellera como las de Menem y Kirchner fueron exigidas por muchos que los habían idolatrado.

Alguien dijo de Milei que es un "peronista asintomático". ¡Bingo! Tres meses después, los síntomas son evidentes, el diagnóstico inevitable: no hay nada más parecido al peronismo de "izquierdas" que el peronismo de "derechas". Y viceversa. Se complementan, como medias manzanas. En cada cambio de estación, muchos cambian de uno a otro, como cambian de vagón sabiendo que siempre van en el mismo tren: liberalismo económico sin liberalismo político, unanimismo y caudillismo. A los no peronistas les queda el mal menor. Y la duda: ¿será tan "menor"?


La ley nazi de Maduro

La nueva norma que presentó la dictadura viene a institucionalizar el totalitarismo en Venezuela, socavando los pocos cimientos que quedan del espacio cívico, afirma el político y abogado venezolano Julio Borges en una columna para Infobae que compartimos.

Corría el 17 de septiembre de 1938 y, ante una multitud extasiada por el verbo irreverente del líder y el fervor del momento, Benito Mussolini proclamaba la siguiente frase: "Es mejor vivir un solo día como león, que cien años como oveja". Aquella expresión quedaría grabada en la conciencia de esa muchedumbre, pero también pasaría a ser objeto de estudio e interpretación de la historia. Detrás de esa afirmación está encerrado el pensamiento del fascismo en su totalidad; ella aguarda la violencia y el autoritarismo con los que el dictador italiano sometía a sus víctimas, la pasión con la que convocaba a la guerra y el garrote con el que censuraba a la prensa.

El fascismo es eso: violencia estatal. En épocas modernas podríamos decir terrorismo de Estado. En épocas pasadas, totalitarismo. Hago esta introducción, porque justo esta semana, la dictadura de Maduro presentó ante su írrito parlamento una propuesta de "Ley contra el Fascismo", cuyo objetivo no es combatir el fascismo como podría desglosarse de su risible nombre, sino más bien, potenciar el fascismo con el que Maduro gobierna a Venezuela.

La ley Nazi que acaba de presentar el régimen de Maduro contempla una serie de disposiciones violatorias de la Constitución Nacional, afectando derechos como libertad de expresión, opinión, asociación y reunión. Se trata de una ley que viene a institucionalizar el totalitarismo en Venezuela, socavando los pocos cimientos que quedan del espacio cívico.

Lo estipulado por la legislación contra el fascismo es totalmente tomados por los pelos. Pero no por eso deja de ser peligroso. El artículo 4 de este bodrio jurídico describe el "neoliberalismo" y el "conservadurismo moral" como rasgos comunes del fascismo, proscribiendo estas tendencias ideológicas del espectro político venezolano. Es decir, quienes se atrevan a defender ideas de este estilo, podrían enfrentarse a hasta 12 años de prisión. Sin embargo, las sanciones no se limitan únicamente al ámbito ideológico, ya que los artículos 14, 15 y 17 establecen fuertes regulaciones para las organizaciones de la sociedad civil como ONG, sindicatos, gremios, entre otros.

El espectro comunicacional no se salva de la guillotina que busca imponer Maduro. La ley Nazi estipula multas por la difusión de "mensajes prohibidos" a los medios impresos y digitales. En el caso de la televisión y la radio, la sanción establecida es la revocatoria de la concesión para operar. En el caso de medios digitales y redes sociales, se puede detener a quienes promuevan este tipo de mensajes desde dichas plataformas.

Por si fuera poco, en uno de los artículos se pone en jaque el derecho a la protesta y manifestación pacífica, al contemplar poderes especiales para la fiscalía de Maduro, con el fin último de aplicar medidas de carácter judicial contra actividades que promuevan o hagan apología del fascismo, neofascismo y expresiones similares, así como suspender convocatorias y manifestaciones relacionadas.

La ley crea una Alta Comisión contra el Fascismo, Neofascismo y Otras Expresiones, la cual será designada y regulada por el propio Nicolás Maduro. El hecho de que este órgano dependa financiera y administrativamente de quien ejerce la presidencia, nos permite advertir sobre las posibles decisiones que pueden adoptar para silenciar, asfixiar y perseguir cualquier expresión de disidencia.

En vísperas del proceso electoral que se avecina y del clima de represión impuesto por Maduro, con detenciones arbitrarias de miembros del equipo de María Corina Machado, bloqueo de candidaturas e inhabilitación sin ningún tipo de justificación, esta ley viene a abonar en un terreno muy peligroso. Por eso, es necesario que la comunidad internacional en su conjunto, gobiernos y organismos multilaterales, le exijan a Maduro que derogue esta iniciativa, la cual solo persigue incrementar el miedo, la persecución y el asedio contra los venezolanos.

El miedo que enfrenta el dictador Maduro a dejar el poder, lo lleva a cometer este y otros disparates. Bloquearon la candidatura de Corina Yoris, quien fue la abanderada de la Unidad y de María Corina Machado, luego de que esta última se le impidiera inscribirse por una írrita inhabilitación. No han cesado su persecución contra el comando de campaña de María Corina y los partidos de la Unidad. Están secuestrando el derecho a elegir y ser elegido, y ahora quieren etiquetar a todo disidente de fascista para aplicarles una ley retrógrada y criminal.

Aunque la reacción internacional al bloqueo de candidaturas ha sido importante, especialmente los pronunciamientos de los gobiernos de Brasil y Colombia, aún resulta insuficiente para lograr que las elecciones se celebren con las garantías mínimas de un proceso competitivo. Aún la oposición democrática, encabezada por María Corina, no ha podido inscribir un candidato o candidata porque el régimen exige que pase su filtro, es decir, Maduro está decidiendo unilateralmente quiénes pueden o no ser candidato. Esto es inaceptable y requiere una reacción aún más enérgica, por eso esperamos que Europa, Estados Unidos y la región presionen al dictador Maduro para que permita que haya un candidato, unas garantías y un proceso electoral libre.


La paradoja ucrania

Las circunstancias nos han obligado a combinar apoyo militar a Ucrania y diplomacia. No habrá paz posible mientras Putin se vea con ventaja, hay que obligarle a pactar, dice el politólogo español Fernando Vallespín en una nota para El País de Madrid que reproducimos.

"Ucrania debe ganar la guerra, pero Rusia no puede perderla". Este fue el enmarque con el que hace un par de años nos vimos arrastrados al peor conflicto bélico en territorio europeo desde la Segunda Guerra Mundial. También pueden darle la vuelta: "Rusia debe perder la guerra, pero Ucrania no puede ganarla".

Sea como fuere, nos encontramos ante una paradoja. Las guerras son conflictos de suma cero, uno pierde y otro gana, no se pueden tener las dos cosas a la vez. Y, sin embargo, es una formulación que refleja a la perfección la naturaleza aporética de los conflictos internacionales. Por un lado, está su dimensión normativa, claramente favorable a la posición ucrania. Ucrania debe ganar porque ha sido el país agredido, en total vulneración, además, de las normas del derecho internacional; por otro, la dimensión realista: si Rusia, en efecto, fuera a perder, con Ucrania recuperando todos los territorios que formalmente forman parte de su país, las consecuencias geopolíticas de la venganza de un Putin humillado serían devastadoras -recuerden las iniciales manifestaciones de Macron al respecto-. Sin excluir algún recurso a la desesperada a armas nucleares tácticas.

Pero no se dejen engañar, los defensores de la causa ucrania no se limitan a apoyar una causa justa, también ponderan consideraciones realistas. Una Rusia victoriosa no se quedaría en Ucrania; la insania de Putin, esta vez ebrio de poder y mando, le empujaría a seguir expandiéndose. O sea, que al final predominan consideraciones realistas. El poder manda, no la razón o la justicia. Y esto es lo que hace tan indigerible el momento histórico en el que estamos. Nos creíamos kantianos y de golpe nos vemos arrojados de nuevo a Hobbes, cuando no a Tucídides, creándonos no pocos quebraderos de cabeza. Entre otras cosas, porque, como suele ocurrir en los países democráticos, sirve para provocar una nueva fractura política. Como bien explicaba aquí Andrea Rizzi, no es entre belicistas y pacifistas, ni es tampoco la existente entre realistas y normativistas. Porque estos últimos caen en otra paradoja: cuanto más se inclinan por la defensa de la causa justa, por consideraciones morales, tanto más belicistas se ven obligados a ser. El apoyo militar a Ucrania deviene en la prioridad absoluta.

Creo que las circunstancias nos han obligado a combinar ambas dimensiones, apoyo militar a Ucrania y diplomacia. Dada la naturaleza del adversario, no habrá paz posible mientras Putin se vea con ventaja, hay que obligarle a pactar. La fractura política de la que antes hablaba gira en torno a la cuantía y los medios que hemos de poner a disposición de Zelenski o, en el caso de abrirse las negociaciones, hasta dónde habría que llegar en la cesión de territorio ucranio a favor de Rusia. No es entre guerra y paz, sino entre cómo hemos de llevar la guerra y qué estamos dispuestos a sacrificar para alcanzar la paz. Nadie en Europa cree en serio que en la conveniencia de apaciguar a Putin. No habrá una salida "impecable" a este conflicto.

De lo que hemos de ser bien conscientes, sin embargo, es que el sabernos presos de dilemas políticos de esta entidad no debería acallar o aminorar el escándalo que nos provoca este horror. Es algo que deberíamos negarnos a normalizar y por lo que siguen siendo bienvenidas las voces pacifistas. Al menos nos recuerdan, como decía el viejo Montaigne, que "la guerra es el fundamento último de nuestra imbecilidad y nuestra imperfección". Si las silenciamos es cuando de verdad habrá acabado venciendo el espíritu de Putin.


Frases Célebres 985

"No creo que todo se resuelva por la Constitución, no me parece que sea la salida, estoy seguro, por lo menos con los intendentes que he hablado que están dispuestos a hacer un avance, yo creo que el legislador tiene las herramientas (...) Lo que sí es bueno que si planteamos algo es para que salga, por lo tanto no es solo calcular la cantidad de votos en el Parlamento, también llegar a los acuerdos. Para mí el Congreso de Intendentes tiene mucho para opinar acá y mucho para avanzar. Dudo que sea meter todo en la Constitución la salida para muchos problemas de nuestro país". Yamandú Orsi, precandidato presidencial por el Frente Amplio, que cuestionó la forma en que presentó Ciudadanos la propuesta para que se lleve a cabo un plebiscito para integrar en la Constitución la normativa del ingreso a las intendencias por concurso. 970 Noticias, radio Universal (10/04/2024).

"El Frente Amplio no va a funcionar a la velocidad de Twitter ni a la velocidad que quieran tener otros partidos u otros sectores con total legitimidad". Fernando Pereira, presidente del Frente Amplio, sobre plebiscito por ingresos a intendencias. Subrayado, canal 10 (10/04/2024).

"En caso de que prospere el plebiscito para la reforma de la Seguridad Social, puede estar el mejor equipo económico del mundo pero la magia no existe. Dar marcha atrás en la Reforma de Seguridad Social sería apropiarse de los recursos de los ahorros de los uruguayos en los fondos de pensión y romper con la sostenibilidad del sistema". Azucena Arbeleche, ministra de Economía. Informativos 930, radio MonteCarlo (09/04/2024).

"Hay una coincidencia generalizada sobre que el proyecto de ley de la Reforma de Seguridad votado finalmente es malo, no es una Reforma de la seguridad Social, es solamente jubilatoria, termina no solucionando de la mejor manera el problema que pensaba atacar de entrada que era la sostenibilidad a largo a plazo (...) Le voy a decir a Carolina (Cosse) que no es conveniente que vote". Pablo Ferreri, exsubsecreatrio del MEF y actual asesor de la Intendencia de Montevideo. Punto de Encuentro, radio Universal (10/04/2024).

"La propuesta del PIT-CNT es catastrófica. Una cosa es tener diferencias sobre la reforma que se votó, y otra cosa es llevar al sistema de seguridad social a la catástrofe financiera en corto plazo". Pablo Mieres, ministro de Trabajo. 12PM, radio Azul FM (08/04/2024).

"Avanzar en los parámetros planteados en la papeleta del plebiscito que impulsan el PIT-CNT y otras organizaciones sociales sobre la seguridad social va en la dirección contraria de la sustentabilidad fiscal. Y ese es un elemento central que nos lleva a no acompañar esa propuesta. Hoy hay un millón y medio de cuentas individuales con el nombre y apellido de los trabajadores y las trabajadoras. No estamos de acuerdo con que esas cuentas se diluyan en un fondo común, por más que eso se vuelque al pago de jubilaciones, porque sabemos que tenemos un sistema totalmente deficitario. Si hay 22.000 millones de dólares en cuentas individuales, que representan 30 puntos del producto, alguien los tiene que administrar. Podremos discutir si son las AFAP, esta AFAP, otra AFAP, sólo una AFAP pública, todo eso puede estar abierto a la discusión". Mario Bergara, senador y precandidato presidencial por el Frente Amplio. La Diaria (10/04/2024).

"@PITCNT1 no observaron la persecución política de la que soy víctima hace 8 meses?? No rechazan la injerencia política en los asuntos internos de los sindicatos y del propio @PITCNT1??? Son una vergüenza, corporativistas, así están.... cada día menos trabajadores creen en ustedes. Mandaderos y títeres del @Frente_Amplio". Valeria Ripoll, dirigente de D Centro del Partido Nacional y exsecretaria general de Adeom contestó a la central sindical luego de que ésta hiciera público un comunicado de rechazo acerca de la injerencia política en los sindicatos. Su cuenta X (ex tuiter).

"Yo donaba el 80% del sueldo cuando era presidente, pero el resto de los funcionarios del Frente Amplio se hacían los sota (...) Propongo que, sea quien sea electo como el próximo jefe de Estado, done al menos el 40% de su salario y sus funcionarios otro tanto, para luego tener la autoridad moral de pedir solidaridad". José Mujica, expresidente de la República, en el marco de los festejos por los 35 años del Movimiento de Participación Popular. Telemundo, canal 12 (07/04/2024).

"Vi varias demagogias en su vida política, pero pocas veces observé una demagogia de este tipo, la cual habla un poco de desesperación (...) Si en verdad hubieran decidido cuidar el dinero de los uruguayos y no enterrar 200 millones de dólares de la regasificadora en el Río de la Plata, si no hubieran tirado 80 millones de dólares en un horno en Paysandú que se está herrumbrando y que nunca más se va a recuperar, si no hubieran desfinanciado Ancap que hubo que recapitalizarla en casi 700 millones de dólares porque se fundía, si no hubieran hecho el negocio ruinoso de Pluna que ahora nos van a condenar internacionalmente y va a pagar toda la sociedad más de 200 millones de dólares, esas son las cosas que cambian la aguja". Álvaro Delgado, precandidato presidencial del Partido Nacional, respondiendo a la propuesta de José Mujica. Ámbito Financiero (09/04/2024).

"Si les pedimos sin poner, somos unos caretas. Demagogia dicen, pero la materia prima que más crece es el egoísmo. El órgano más sensible no es el corazón, es el bolsillo y hay que golpear con fuerza (...) Ellos (por Álvaro Delgado) tienen una manera de pensar. Que piensen como quieran, me importa tres pepinos. Sé que no van a poner un mango y siempre fueron así: no le van a pagar un café con leche a alguien que tiene hambre. Yo tengo una forma diferente de ver el mundo". José Mujica, expresidente de la República. TV Ciudad (08/04/2024).

Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.