Correo de los Viernes - Imprimir Noticia
Imprimir

Cumbre del Mercosur desacreditada

Por Alvaro Valverde Urrutia

La Cumbre del Mercosur, en Asunción, el próximo 8 de julio, desperdiciará una importante ocasión para que los países miembros, en especial los presidentes, discutan sobre la prioridad de cerrar las negociaciones con la Unión Europea (UE) y destrabar los temas sensibles para el Mercosur. El presidente brasileño, Lula, calificó de inaceptables algunos de estos temas, como el denominado Pacto Verde, que condiciona el acceso de bienes mediante nuevos requisitos. Además, contribuye negativamente a estas definiciones la decisión del presidente argentino, Milei, de cancelar su asistencia a la Cumbre por sus discrepancias de índole político-ideológicas con Lula.
La posición de Milei no solo desacredita la Cumbre, sino que resulta inconveniente para la política exterior de su país, así como para la discusión sobre las posturas y las relaciones políticas y económicas en el Mercosur, en especial cuando se están por reanudar las negociaciones con la UE. Tampoco favorece recuperar el reconocimiento internacional del mismo.
De esa manera, se está reiterando el mismo enfrentamiento que mantuvieron los presidentes Fernández y Bolsonaro en el período anterior, que tanta tensión y desavenencias causaron al Mercosur y repercutió de manera negativa tanto en lo interno como en la reanudación de las negociaciones externas y, en particular, con la UE.
En la actualidad, varias voces de autoridades europeas y del Mercosur apoyan el cierre del acuerdo para el presente año, y las negociaciones estarán orientadas a sortear los obstáculos pendientes en materia de compras públicas, autos eléctricos, cooperación y derechos de exportación, entre otras.
El mencionado Pacto Verde introduce barreras no arancelarias relativas al libre comercio, tales como el medioambiente y la deforestación, que tienen un impacto económico negativo por la pérdida de millones de dólares en las exportaciones del Mercosur al mercado europeo.
La UE, en contrapartida, estaría dispuesta a aumentar los fondos de cooperación para facilitar el avance y firma del acuerdo. Como resultado, se estarían hasta triplicando los fondos de cooperación de manera individual, pero solo para tres de los cuatro miembros del Mercosur, ya que Uruguay actualmente no los recibe por esa vía.
Dicho Pacto es una amenaza para el Mercosur porque agregaría inseguridad a los negocios con los mercados europeos, y los países miembros solicitaron firmemente a la presidenta de la Comisión Europea, Von der Leyen, la asistencia para que los diversos sectores no tuvieran una pérdida de competitividad una vez concluido el acuerdo.
La presidenta entendió el planteo y, con el objeto de cerrar el acuerdo de libre comercio, realizó gestiones con éxito en la UE para aumentar el monto de la cooperación para las empresas de los diversos sectores una vez concretado el mismo. Como es sabido, el acuerdo consta de tres pilares: político, comercial y cooperación.
El presidente uruguayo, Lacalle Pou, reiterará en la cumbre la posición de flexibilidad y alcanzar una mayor apertura comercial del Mercosur hacia terceros mercados, lo cual no pudo lograr contando parcialmente con el apoyo del expresidente Bolsonaro y el ministro Guedes, ni con el actual presidente Lula, que tiene una postura más reticente al planteo de Uruguay.
Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.