Correo de los Viernes - Imprimir Noticia
Imprimir

5 conclusiones de las elecciones anticipadas en Francia

El partido ultraderechista Agrupación Nacional dominó la primera vuelta, mientras que la agrupación centrista de Emmanuel Macron quedó en tercer lugar. La segunda vuelta se celebrará el 7 de julio. A propósito compartimos una crónica del Times sobre lo que pasó y se viene en Francia. 
Una nueva semana de frenética campaña comenzará en Francia el lunes, un día después de que el partido de extrema derecha Agrupación Nacional dominara la primera vuelta de las elecciones legislativas que atrajeron a un número inusualmente alto de votantes y asestaron un duro golpe al presidente Emmanuel Macron.
Los votantes están llamados a elegir a sus representantes en la Asamblea Nacional de 577 escaños, la cámara baja y más prominente del Parlamento del país. Volverán a las urnas el 7 de julio para la segunda vuelta.
Si entra en escena una nueva mayoría de legisladores contrarios a Macron, este se verá obligado a nombrar primer ministro a un adversario político, lo que cambiará drásticamente la política interior de Francia y enturbiará su política exterior. Sobre todo si se ve obligado a gobernar junto a Jordan Bardella, el presidente de 28 años de la Agrupación Nacional.
Si no hay una mayoría clara, el país podría verse abocado a meses de estancamiento o agitación política. Macron, quien ha descartado dimitir, no puede convocar nuevas elecciones legislativas hasta dentro de un año.
Los resultados oficiales publicados por el Ministerio del Interior, muestran que el partido antiinmigración Agrupación Nacional y sus aliados obtuvieron alrededor del 33 por ciento de los votos. El Nuevo Frente Popular, una amplia alianza de partidos de izquierda, obtuvo alrededor del 28 por ciento; el partido centrista Renacimiento de Macron y sus aliados cosecharon alrededor del 20 por ciento; y los conservadores de la corriente dominante obtuvieron solo alrededor del 6,7 por ciento.
Aquí cuatro conclusiones de la primera vuelta que ayudan a entender las elecciones hasta el momento.
La afluencia de votantes a las urnas ha sido inusualmente alta
Las elecciones legislativas francesas se celebran normalmente unas semanas después de las presidenciales y suelen favorecer al partido que ha ganado la presidencia. Esto hace que las legislativas atraigan menos a los votantes, muchos de los cuales tienen la sensación de que el resultado está predestinado.
Pero estas elecciones, convocadas inesperadamente por Macron, fueron diferentes. El índice de participación del domingo fue de casi el 67 por ciento, mucho más que el 47,5 por ciento registrado en la primera vuelta de las últimas elecciones parlamentarias, en 2022.
Ese salto refleja el intenso interés en una campaña de alto riesgo y la creencia entre los votantes de que su voto podría alterar fundamentalmente el curso de la presidencia de Macron.
Los resultados finales son especialmente difíciles de predecir
Para una mayoría absoluta, un partido necesita 289 escaños, y los principales institutos de sondeos de Francia han publicado proyecciones cautelosas que dan a entender que la Agrupación Nacional podría ganar entre 240 y 310 en la próxima ronda de votación.
La alianza Nuevo Frente Popular, dicen, podría obtener entre 150 y 200 escaños, mientras que el partido Renacimiento de Macron y sus aliados podrían ganar entre 70 y 120.
Pero utilizar los resultados de la primera vuelta para predecir los de la segunda siempre ha sido complicado debido a la naturaleza del sistema electoral francés. Las elecciones legislativas son, en esencia, 577 carreras separadas.
En determinadas condiciones, quien obtiene más del 50 por ciento de los votos en la primera vuelta gana directamente. El domingo fueron elegidos 76 candidatos.
Pero la mayoría de los escaños suelen decidirse solo tras una segunda vuelta entre los dos candidatos más votados.
La Agrupación Nacional y sus aliados pasaron a una segunda vuelta o fueron elegidos directamente en 485 distritos, según un análisis de los resultados realizado por Franceinfo. El Nuevo Frente Popular se dirigía a una segunda vuelta o había sido elegido directamente en 446.
La coalición centrista de Macron estaba a punto de perder muchos de los escaños que había mantenido desde 2022, después de haber ganado un puesto en la segunda vuelta o haber sido elegido directamente en solo 319 de ellos.
Pueden pasar muchas cosas entre las dos vueltas.
Para complicar aún más las cosas, la segunda vuelta en algunos distritos puede contar con tres o incluso cuatro candidatos si consiguen al menos el 12,5 por ciento de los votos de los votantes registrados. Normalmente, esto es poco frecuente. Pero el domingo, debido al aumento de la participación, no lo fue.
En 2022, solo hubo ocho elecciones a tres bandas. Esta vez, los institutos de sondeos preveían que habría más de 200.
Muchos partidos -especialmente de izquierda- dijeron que sacarían un candidato en tercer lugar para ayudar a impedir que ganara la extrema derecha. Pero el lunes seguía habiendo cierta confusión.
Algunos de los aliados de Macron, por ejemplo, sugirieron que su partido o sus aliados no deberían retirar a un candidato en los casos en los que esto ayudara a un candidato del partido de extrema izquierda France Unbowed, que ha sido acusado de antisemitismo. Otros dijeron que había que frenar a la extrema derecha a toda costa.
Un gobierno de extrema derecha, o un bloqueo, puede ser lo siguiente
Hay dos posibilidades.
Solo la Agrupación Nacional parece en condiciones de obtener suficientes escaños para una mayoría absoluta. Si lo consigue, Macron no tendrá más remedio que nombrar a Bardella primer ministro. Entonces Bardella formaría un gabinete y controlaría la política interior.
Tradicionalmente, los presidentes han conservado el control de la política exterior y de defensa en estos casos, pero la Constitución no siempre ofrece directrices claras.
De este modo, un partido de extrema derecha, antiinmigrante y euroescéptico, gobernaría un país que ha estado en el corazón del proyecto europeo. Bardella podría chocar con Macron en cuestiones como la contribución de Francia al presupuesto de la Unión Europea o el apoyo a Ucrania en su guerra con Rusia.
Varios miles de manifestantes, en su mayoría de izquierda, se reunieron en el centro de París el domingo por la noche para protestar contra la Agrupación Nacional.
Si la Agrupación Nacional no consigue la mayoría absoluta -Bardella ha dicho que no gobernaría sin ella-, Macron podría enfrentarse a una cámara baja ingobernable, con dos grandes bloques a derecha e izquierda opuestos a él. Su coalición centrista, muy reducida, apretada entre los extremos, se vería reducida a una relativa impotencia.
El gobierno ya ha anunciado que suspende los planes para endurecer las normas sobre las prestaciones por desempleo que habían enfurecido a los sindicatos. Gabriel Attal, primer ministro de Macron, reconoció en un discurso que su partido pronto tendría menos influencia.
"Lo que está en juego en esta segunda vuelta es privar a la extrema derecha de la mayoría absoluta", dijo. El objetivo de su partido, dijo, es tener "peso suficiente" para trabajar con otros partidos.
Aún no está claro a quién designará Macron como primer ministro en caso de que haya un Parlamento sin mayoría absoluta.
El presidente podría intentar formar una coalición, pero Francia no está acostumbrada a hacerlo, a diferencia de Alemania. Tampoco está acostumbrada a la noción de un gobierno provisional que se encargue de la gestión cotidiana del país hasta que se produzca un avance político, como ha ocurrido en Bélgica.
El mercado parece estar de acuerdo con un bloqueo legislativo
Los inversores se han inquietado ante la perspectiva de que Agrupación Nacional, con su visión euroescéptica, o el Nuevo Frente Popular, con sus programas de impuestos y gastos, se hagan con el poder.
Francia, que está fuertemente endeudada por el gasto para apoyar a las empresas y los hogares durante los confinamientos durante la pandemia y más tarde en respuesta a la creciente inflación, enfrentó mayores costos de endeudamiento y una caída del mercado de valores después de que Macron convocara nuevas elecciones hace tres semanas.
El lunes, sin embargo, el euro y los bonos franceses subieron debido al optimismo de que, aunque la Agrupación Nacional ganó la mayoría de los votos, podría tener dificultades para obtener una mayoría de escaños en la Asamblea Nacional.
Los inversores apuestan por que el resultado más probable el próximo domingo sea un Parlamento sin mayoría absoluta en el que ni la extrema derecha ni la izquierda unida tengan mayoría, lo que crearía un bloqueo legislativo.
Pero este optimismo puede durar poco: Francia fue amonestada el mes pasado por la Unión Europea por incumplir las normas que obligan a los países a mantener una estricta disciplina presupuestaria. Los economistas advierten del riesgo de una crisis de la deuda si un gobierno paralizado no puede controlar las finanzas francesas, o si la Agrupación Nacional gana y se lanza a una carrera de gastos para cumplir las costosas promesas electorales.
La extrema derecha ha penetrado en todos los segmentos de la población
La victoria de la Agrupación Nacional es un signo más de que el largo viaje del partido desde los márgenes de la política francesa hasta los salones dorados de la República de Francia está prácticamente concluido. Casi ha duplicado su porcentaje de votos de 2022, cuando obtuvo el 18,68 por ciento de los sufragios en la primera vuelta de las elecciones parlamentarias.
Un estudio publicado el domingo deja claro hasta qué punto el partido ha ampliado su base de votantes.
El estudio del instituto de sondeos Ipsos, realizado entre una muestra representativa de 10.000 votantes registrados antes de las elecciones, concluyó que el electorado de la Agrupación Nacional había "crecido y se había diversificado".
El partido sigue siendo el más votado por la clase trabajadora, según un análisis del instituto de sondeos, que señala que obtuvo el 57 por ciento del voto obrero.
Pero su base electoral se ha "ampliado considerablemente" más allá de esas categorías, dijo Ipsos, señalando que el partido había aumentado sus resultados entre 15 y 20 puntos porcentuales entre los jubilados, las mujeres, los menores de 35 años, los votantes con mayores ingresos y los habitantes de las grandes ciudades.
"En definitiva, el voto de la Agrupación Nacional se ha extendido", dijo el instituto de sondeos, "creando un electorado más homogéneo que antes, y que está bastante en sintonía con el conjunto de la población francesa".
Correo de los Viernes.
Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.