carlos18.3.2017 / 6:3
La mayoría de los países -especialmente los europeos- saben más sobre el Uruguay que nosotros mismos.- Primero se divirtieron con Mujica y sus payasadas, ahora se "divirtieron" con los discursos mentirosos de Vázquez y lo despacharon con las manos vacías.-
 
Bichito de luz17.3.2017 / 13:10
Mientras transcurió el viaje del presidente, al parecer sin mucho procecho, lo recibieron con la etiqueta debida a gente educada, pero sabían exactamente a qué ajustarse; nos asemejó a Tombuctú, o las reminicencias de Idi Amin.En ese momento en Uruguay se discutían cierres de empresa y tiraban hacia adelante los problemas como el servicio médico de ANCAP o las viviendas sociales KK, del PIT CNT etc.Lo nefasto es la pelea entre Mujica y Tabaré, pelea furibunda que se lee en lo cotidiano. No sólo con viajes, sino visitas: Soriano ej. Qué esperamos nosotros? los Uruguayos, el que vislumbra la falta de dignidad y el cinismo imperante, sólo puede esperar un cambio mágico,o la caida en un hoyo profundo de ignorancia causado por la pseudo izquierda progresista.
 
Bichito de luz17.3.2017 / 12:36
La situación es grave. Es incomprensible lo del presidente, saliendo por Europa hablando del idílico país. El cinismo al presidente le resultará positivo dentro de su ambiente donde algunos distraidos e interesados lo aplauden. Otra cosa es Alemania o Finlandia o Rusia. Alemania tiene un conocimiento muy preciso sobre Uruguay, desde años la relación es continua, lo único que sacó el presidente de Angela Merkel fue que debe contribuir a luchar contra el terrorismo. (gracioso). Luego en Finlandia no le contestaron mas que con evasivas del propio presidente de dicho país. Por fin Putin lo sentó en un sillón dorado donde el zorro Putin se refociló viendo las debilidades de nuestro presidente y otra vez el terrorimo y por fin ADIOS!! Mientras el país se desangra por inhabilidad del ejecutivo.
 
Lonjazo17.3.2017 / 9:33
Como siempre en la historia, todo lo que tocan estos progresistas, que son comunistas con diferentes disfraces, termina destruido. Y no hay ejemplo que los detenga. Es tan cerrada la creencia fanática que siguen insistiendo por los mismos caminos, donde están las mismas piedras que siguen pateando sin parar y los resultados siguen y seguirán siendo los mismos. Desastre total. Lo único que logran es lo opuesto a lo que dicen pretender. Y siguen y siguen y siguen...
Página 1 de 1