¿Y el Estado, dónde está?

Varios acontecimientos del verano demostraron un llamativo fracaso de la acción estatal, cuyos controles brillaron por su ausencia. El columnista de Correo Jorge Ciasullo publicó en la prensa una nota que nos parece oportuno reproducir

Tres hechos ocurridos recientemente han desnudado la ineficiencia del Estado, de la DGI, el Ministerio de Turismo, la Dirección Nacional de Bomberos, las Intendencias, etc. todas ellas implacables al estilo Marco Porcio Catón -el censor- siempre y cuando se trate de empresas o personas que actúen acatando, en sus actividades, disposiciones y reglamentos. Veamos brevemente:

• Un sindicalista argentino, lleva una vida abiertamente ostentosa, desde sus mansiones, vehículos, zoo privado, y nadie percibe nada. Todo se descubre por una solicitud de la AFIP argentina a Interpol, requiriendo su extradición por presuntos delitos cometidos en ese país.

Más allá de cómo ingresó el dinero, lo curioso es ¿cómo abrió su cuenta en un banco, o cómo obtuvo tarjeta de crédito?, ¿cómo pagaba las construcciones accesorias? por ejemplo: el muro perimetral de su chacra. ¿Pagó a los obreros o empresa al contado? ¿A la barraca también?

Todos sabemos que la DGI cruza información, por ejemplo: si una familia tiene varios hijos en un colegio privado, observa si el costo mensual a la que hace frente coincide con los ingresos declarados. Si no coincide, agarrate. A todos nos habrá pasado depositar un cheque por la venta de un vehículo y tener que presentar al banco certificados que acrediten dicha operación. En este caso movía miles de dólares diariamente y nunca llamó la atención de nadie. Curioso, ¿no?

• Se incendia una fábrica de grasa de lana refinada y muere un operario, según la vocera de bomberos “no contaba con certificación de seguridad; tramitaron algo en 2015 pero quedó ahí”. Tiempo atrás ocurrió algo similar con una fábrica de fuegos artificiales.

Pregunte el amigo lector a quien haya tramitado las certificaciones y permisos -incluidos municipales- para registrar una pequeña empresa. Ni que pensar en la construcción de un simple galpón para guardar mercadería, no solo en la aprobación de planos. En efecto, si se contrata a más de 4 obreros o construcciones en altura debe contratar un técnico prevencionista debidamente autorizado, y realizar diversos trámites adicionales (incluido bomberos) para obtener la habilitación final. En este caso, aparentemente, todo era irregular. Nadie percibió nada.

• A raíz de una denuncia por presunto acto de racismo es denunciado penalmente el propietario de un hostal en Valizas (Rocha).

El hostal, no contaba con las habilitaciones correspondientes y parte o todo el predio está construido en terrenos municipales. Sin embargo, hacía publicidad aceptaba y cobraba reservas en páginas Web. ¿El ministerio de Turismo? Bien gracias, se ufana de la cantidad de turistas que ingresaron al Uruguay, pero no habla de las colas en los puentes con Argentina, de los cajeros automáticos sin funcionar y del descontrol de los precios en algunos lugares del este del país y menos aún de construcciones privadas con fines de lucro, como el hostel mencionado, irregulares desde su instalación ilícita.

En definitiva, el estado es eficiente con aquéllas empresas o personas que intentan desempeñar su actividad en “blanco” y cualquier error que cometa ese tipo de empresas le costará muy caro. Recordemos la persecución que tiempo atrás se llevó a cabo y por un mero error contable, a una cadena de supermercados. El Estado actúa con los otros, “los en negro”, cuando ocurre una tragedia, cuando la denuncia viene desde el exterior o cuando se entera- por una denuncia de racismo- que hay una construcción con fines de lucro en terrenos municipales.

Eso sí, los jerarcas de las dependencias involucradas, cuentan con beneficios de privilegio, desde sus sueldos, vehículos y chofer, compra de viviendas en condiciones muy especiales (caso de quienes trabajan en el control de lavado de activos) y despiertan de su larga y cómoda siesta cuando ocurre algo como lo relatado anteriormente.



Flaqueza democrática de la "izquierda" latinoamericana
La enseñanza como batalla
Julio María Sanguinetti
Cuando Lula estuvo en Montevideo
Los golpes de la realidad
Luis Hierro López
De reformas previsionales y responsabilidades
Santiago Torres
Los planteos de la producción y la ceguera del gobierno
Tomás Laguna
De la caja a la vergüenza perdida
El senador De León en el banquillo
Tiene razón Vázquez: se tergiversa la verdad
“El escudo de los débiles” hoy es la Educación
Lula y la impunidad
Julio Aguiar Carrasco
Vivienda para los más necesitados, un entrevero difícil de entender
Jorge Ciasullo
La Campaña de las Misiones
Para Murro, el déficit (y los impuestos) no importan
Abrirles la portera
Atilio Arrillaga Simpson
Gobierno no sabe qué hacer con la regasificadora
La hipocresía de los intelectuales
No sólo hay hambruna en Venezuela
El tren reformista francés
Alemania y sus idas y vueltas con el Islam
¿Estado de felicidad?
Jorge Bentos
Frases Célebres 711
UNA GUÍA MODERNA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.