Votar con responsabilidad

Por Jorge Bentos

Parece casi por demás minoritario la importancia del voto donde se vive. Pero no es así, por ello esta nota que intenta tener sabor ciudadano.

Todos sabemos del voto observado dentro del departamento, pero es casi imposible saber cuando la gente quiere votar en un departamento que no es el suyo y se ve impedida de hacerlo. La experiencia de haber integrado en muchas oportunidades mesas de votación me indica que es muy importante tener la credencial en el lugar donde se vive.

Por lo general, el uruguayo es cómodo y no se da cuenta hasta que es tarde. Cumple con su obligación de inscribirse como ciudadano al cumplir los 18 años de edad, pero luego con el correr de la vida se va trasladando del domicilio primario que se denunció ante la Corte. Y luego la desidia de hacer un trámite burocrático, más incluso si no es seguro que la persona se traslada definitivamente.

Muchos uruguayos optan por tener que viajar a su “domicilio primario”. La primera cuestión es que esa persona no vota por los representantes del Parlamento que realmente desea, ya que vota por el representante del departamento donde residía y no puede votar por el que quiere en su lugar donde desarrolla su vida. Y esto, por segunda cuestión, se torna esencial al momento de elegir las autoridades municipales posteriormente y de su alcalde en lo puntual.

Los que hemos realizado desde hace años política, sabemos lo que es que se nos diga “yo quiero votar por Ud., pero voto donde vivía en tal o cual departamento o barrio”. ¿Es que acaso no le interesa al ciudadano elegir realmente a quien desea? ¿O como me han dicho ya al comienzo de esta nueva campaña, “yo voto al lema así no me complico”? Pero recuerde que la comodidad puede resultar “cara”, ya que puede salir luego una persona elegida por la cual usted en el fondo de su conciencia no desea; respecto a este tema no importa el color.

Debemos tener conciencia que votar es una obligación y un derecho en las nacionales de primera y segunda vuelta así como las departamentales, siendo un derecho solo en las elecciones internas. Pero aun votar en las internas es altamente importante, importantísimo y siendo irrelevante, reitero, el color de lo que se vote, pero este voto debe ser emitido moralmente a quien quiero para que me represente. No debe nunca ser usado para debilitar a un partido o sector, pensando que así se ayuda a su fuerza política. Es deleznable y moralmente horrible. Es en las elecciones internas y solo desde allí, que comienza el cambio que el Uruguay necesita.

Por todo lo anterior; dejemos por unas horas la desidia y paguemos la tasa de $ 70 en la Corte Electoral, munido también de un comprobante de residencia, y hacer el traslado correspondiente. Y podrá en consecuencia votar como corresponde por quien desea tanto desde la elección interna hasta la alcaldía.

El primer paso del cambio está en usted. Realizar el traslado de la credencial es ser un ciudadano consciente.

Consulte los plazos en la página web de la Corte Electoral. Los tiempos se están agotando y no hay que dormirse.



Una economía postrada y un país sin horizontes
¿Y el futuro para cuándo?
Julio María Sanguinetti
Entre el mundo y el barrio
Luis Hierro López
Sería más digno que se calle
¿Y por qué no una Ley de Defensa de la Libertad Económica?
Santiago Torres
Mujica le habló a su tribu
La investigación agropecuaria en conflicto
Tomás Laguna
Las encuestas otra vez en la polémica
¿Usted, no desconfiaría?
Consuelo Pérez
Los dos universos
Julio Aguiar Carrasco
Verdad o justicia
La última idea de los que ya no tienen idea.
Fátima Barrutta
Vivián Trías “cobraba muy bien en dólares” por sus actividades como espía
Juan Miguel Petit, el funcionario que cumple con sus obligaciones
Pacto a puertas cerradas para eliminar la repetición
Pagamos la electricidad más cara de la región
Cristina K en juicio oral, el escenario inevitable.
La Unión Europea y su futuro (II)
Jorge Ciasullo
Propuestas para superar el actual sistema de Salud
José Arias
Desempleo: cifras que alertan
Ruth Furtenbach
Juan José Amézaga, la restauración democrática.
Miguel Lagrotta
Venezuela vive la peor crisis económica para un país sin guerra
Caos y violencia en el norte de África
La amenaza del Ciberleviatán
PROSUR: quietud e interrogante
Alvaro Valverde Urrutia
¿Y de la grúa qué?
Jorge Bentos
Frases Célebres 763
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.