Volver al hogar

Por Lucas Archiprete

El Partido Colorado debe retomar su prédica batllista y progresista

El Partido Colorado, en la mayor parte de sus momentos de gloria y esplendor mantuvo ciertas características vivas y cuando se alejó de ellas fue cuando por lo general aparecieron los períodos de crisis partidaria como la que vivimos en la actualidad.

Estoy totalmente convencido que el Uruguay necesita al Partido Colorado, pero no a cualquier Partido Colorado, sino a ese partido que fue y debe ser escudo de los débiles, que un batllismo que ponga atención en la fraternidad y en la solidaridad, en la república fraterna y en la experimentación que nos caracterizaba y que mereció la expresión ‘la republica de los locos’ por su búsqueda de una máxima igualdad y libertad en lo político.

En suma, el seno del Partido Colorado debe volver a nutrirse de batllismo, pero del batllismo genuino, es decir, del primer batllismo. Aquel batllismo de izquierda característico de Batlle y Ordoñez, Baltasar Brum, Domingo Arena y Julio Cesar Grauert.

Pero, ¿izquierda en el Partido Colorado? Si, dentro de nuestro partido existió un tipo de izquierda democrática, obviamente no una de tipo marxista o leninista, y tampoco una izquierda de corte populista, sino una izquierda de corte profundamente republicana, una izquierda fraterna, humanista y liberal progresista (también liberalismo democrático o social liberalismo), una izquierda que no cree en la lucha de clases, en el enfrentamiento entre uruguayos, sino en la cohesión social dentro de la patria, en otras palabras esa izquierda característica del Uruguay del ‘900 que fue el primer batllismo y que hoy para el bien de nuestro partido y de nuestro país está empezando a reaparecer.

Y entonces, ¿qué es la izquierda? ¿Hay más de una izquierda? En la izquierda se encuentran todas aquellas ideologías que promueven la igualdad, o al menos intentan derribar aquellas trabas que llevan a la desigualdad, para llegar a la igualdad de oportunidades, etc., mientras que la derecha no cree que se pueda llegar a esa igualdad ni eliminar las trabas por lo que ni se debe molestar en intentarlo. Vale aclarar que existen varios tipos de izquierda y de derecha porque hay graduaciones en cada familia. Por ejemplo, en el caso de las izquierdas se diferencian si son demócratas o no, si son republicanas o no, si creen en la lucha de clases o en la cohesión social.

En fin, a todo esto, creo que el Partido Colorado debe volver a su casa, a su hogar natural para lo que tiene que nutrirse del verdadero batllismo, volviendo a las bases, volviendo a estar codo a codo con los trabajadores, con los sindicatos, con los sectores medios y con los jóvenes. Y volver a pensar como aquellos pensadores del primer batllismo, no para repetir sus fórmulas sino para imaginarnos como pensarían ellos hoy y poder concebir y construir el Uruguay de acá a 100 años. Un mejor Uruguay para nuestros hijos y nuestros nietos, tanto para los nuestros como para los de nuestros adversarios.



Un año más importa...
La Constitución
Julio María Sanguinetti
El maquillaje en 2018 será con la Educación
Luis Hierro López
El Comandante y el dedo en el ventilador
La ciudad es un chiquero
El Brou seguirá nombrando nuevos funcionarios
Afaps contradicen a Murro
A cara de perro
Santiago Torres
Mujica reconoce que no pudo cambiar la cultura consumista
2017 a vuelo de pájaro
Tomás Laguna
Juan Lacaze sigue esperando
Fondes y los U$S 70 millones perdidos
Jorge Ciasullo
Madur - ando...
Consuelo Pérez
La solución es... ¡aumentar los aportes!
La eterna contradicción
Julio Aguiar Carrasco
Diferencias entre la luz y la oscuridad
Atilio Arrillaga Simpson
Pasando raya
Alfredo Menini
El rey de Cataluña
Una herida que no pudo resolver la elección
Un indulto que divide
La puja ecuatoriana
El legado de José Pedro Varela.
Fernando Rodriguez Pereda
Frases Célebres 702
RELATOS HUMANOS
LA LIBRERIA
Hasta el 9 de febrero
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.