Volver al hogar

Por Lucas Archiprete

El Partido Colorado debe retomar su prédica batllista y progresista

El Partido Colorado, en la mayor parte de sus momentos de gloria y esplendor mantuvo ciertas características vivas y cuando se alejó de ellas fue cuando por lo general aparecieron los períodos de crisis partidaria como la que vivimos en la actualidad.

Estoy totalmente convencido que el Uruguay necesita al Partido Colorado, pero no a cualquier Partido Colorado, sino a ese partido que fue y debe ser escudo de los débiles, que un batllismo que ponga atención en la fraternidad y en la solidaridad, en la república fraterna y en la experimentación que nos caracterizaba y que mereció la expresión ‘la republica de los locos’ por su búsqueda de una máxima igualdad y libertad en lo político.

En suma, el seno del Partido Colorado debe volver a nutrirse de batllismo, pero del batllismo genuino, es decir, del primer batllismo. Aquel batllismo de izquierda característico de Batlle y Ordoñez, Baltasar Brum, Domingo Arena y Julio Cesar Grauert.

Pero, ¿izquierda en el Partido Colorado? Si, dentro de nuestro partido existió un tipo de izquierda democrática, obviamente no una de tipo marxista o leninista, y tampoco una izquierda de corte populista, sino una izquierda de corte profundamente republicana, una izquierda fraterna, humanista y liberal progresista (también liberalismo democrático o social liberalismo), una izquierda que no cree en la lucha de clases, en el enfrentamiento entre uruguayos, sino en la cohesión social dentro de la patria, en otras palabras esa izquierda característica del Uruguay del ‘900 que fue el primer batllismo y que hoy para el bien de nuestro partido y de nuestro país está empezando a reaparecer.

Y entonces, ¿qué es la izquierda? ¿Hay más de una izquierda? En la izquierda se encuentran todas aquellas ideologías que promueven la igualdad, o al menos intentan derribar aquellas trabas que llevan a la desigualdad, para llegar a la igualdad de oportunidades, etc., mientras que la derecha no cree que se pueda llegar a esa igualdad ni eliminar las trabas por lo que ni se debe molestar en intentarlo. Vale aclarar que existen varios tipos de izquierda y de derecha porque hay graduaciones en cada familia. Por ejemplo, en el caso de las izquierdas se diferencian si son demócratas o no, si son republicanas o no, si creen en la lucha de clases o en la cohesión social.

En fin, a todo esto, creo que el Partido Colorado debe volver a su casa, a su hogar natural para lo que tiene que nutrirse del verdadero batllismo, volviendo a las bases, volviendo a estar codo a codo con los trabajadores, con los sindicatos, con los sectores medios y con los jóvenes. Y volver a pensar como aquellos pensadores del primer batllismo, no para repetir sus fórmulas sino para imaginarnos como pensarían ellos hoy y poder concebir y construir el Uruguay de acá a 100 años. Un mejor Uruguay para nuestros hijos y nuestros nietos, tanto para los nuestros como para los de nuestros adversarios.



Aferrados al poder
Laicidad en debate
Julio María Sanguinetti
El camino de los fusiles
Luis Hierro López
Represión y muerte
El delirio del Pit-Cnt
Tupamaros cometieron asaltos después de 1985
“Feminicidio” y pensamiento hegemónico
Elena Grauert
Límite de la dualidad
La renuncia de Pedro
Venezuela divulga emails para comprometer a Sendic
Ancap, el mejor ejemplo de despilfarro
Jorge Ciasullo
¿Por qué no se calla?
Descubriendo el agua tibia
Marihuana: un nuevo cambalache del gobierno
El sistema de salud bajo la lupa
Cuando los que no son Santos, lucran con sus Señas
Consuelo Pérez
Crece la oposición en Chile
Francia: primera vuelta sin ganadores claros
La falta de previsión
Jorge Bentos
Volver al hogar
Lucas Archiprete
Frases Célebres 666
DEBATE RENOVADO
LA LIBRERIA
Juan Idiarte Borda: un hombre y dos caras
Agustín Manta
Corrupción general
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.