Una de China

Por Jorge Bentos

En Punta del Este tuvimos fuegos artificiales chinos de verdad. En el resto del país, los metafóricos.

Impresionante el despliegue chino en la península puntaesteña, en concordancia con la temporada estival. El desfile para recibir el nuevo año chino, con sus dragones típicos y un final de escena con hermosos fuegos artificiales, se realizó el pasado sábado 11 de febrero. La foto que acompaña esta columna así lo demuestra: muchas bengalas coloradas, tanto en el aire como en el mar. Se comenta por quienes tienen el conocimiento de esta cultura, con la que aún no estamos suficientemente familiarizados, esta festividad tiene como objetivo atraer la buena fortuna y, al mismo tiempo, alegar los malos espíritus. Quien escribe no lo sabe, pero sí sabe que hubo una nutrida concurrencia para el deleite de mayores y menores, tanto sea el de los habitantes de Maldonado como el de los turistas presentes.

Mucho ruido, mucho color, pero hasta ahí: de inversiones reales y de peso, aún es casi “un cuento chino”. Igual todo sirve, porque el turismo es la gran industria y se fomenta por la comuna fernandina; no en vano China comunista eligió Punta del Este para “mostrarse públicamente”. Ahora, qué lindo sería que los trabajadores uruguayos valoraran las numerosas conquistas que durante décadas de gobiernos colorados se lograron desde el batllismo y no aquellas hijas del comunismo. Los trabajadores chinos —comunistas por obligación— se asombrarían de cómo se trabaja en nuestro suelo. En el presente, cuánto se ha perdido de esa fase del trabajador llano, dispuesto y franco. Muchos lo somos, pero hay de los otros, esos que aplican “como te digo una cosa, te digo otra”.

Por lo anteriormente expresado, en lo personal no creo que mientras tengamos un gobierno real de la cúpula sindical operando por sobre el gobierno nacional, un trabajador chino venga a realizar tareas a Uruguay. Salvo por ejemplo, el venir a enseñar a la dirigencia sindical; y hacer simposios populares de cómo y de qué manera se debe trabajar, porque el trabajador debe necesariamente trabajar. Que se debe apoyar a lo que despóticamente el Frente Amplio —a través del Pit— llama “carneros” por intentar ejercer su legítimo derecho al trabajo. Si el Pit no quiere y lo ordena, no se puede trabajar; si el Pit ordena ocupar plantas de trabajo, tampoco se puede ingresar a posicionarse en el trabajo. Todo un tema que, con un simple voto secreto, se termina y ordena, pero el gobierno y la mayoría parlamentaria no son proclives a ello.

Por lo mismo, las “fabulosas inversiones” de los “árabes” serán o no serán, ya que las entrevistas se han realizado bajo la presidencia interina de Sendic, quien ya ha demostrado numerosas falencias. Finlandia igual; la “hermosa” gira del Presidente Vázquez nos deja el sabor agridulce, ya que puede ser “un cuento chino más”.

Eso sí, aderezado por la gran plantilla de sindicalistas viajantes, incluyendo al propio presidente del gobierno paralelo —perdón, quise decir que el presidente del Pit está en la mesa— representando a los uruguayos. Toma pa’vos, ¿qué tal? Son los mismos que criticaban y gritaban a viva voz el desacuerdo con los viajes cuando salía un presidente colorado con un pequeña escolta con el fin de obtener trabajo para los uruguayos. Todo cambia, los que criticaban antes hoy viajan; y de promesas nos seguimos llenando en el utópico país que describe el verdadero Presidente uruguayo y que dista mucho y muchísimo de la realidad actual que vivimos a nivel del pueblo.

Por ahora de China obtuvimos la “distracción” básica para nuestro turismo, que es lo que se impulsa desde Punta y esto es verdad tangible. Pero por vía indirecta, a través de Argentina, China compite con Uruguay en el papel, lo que hace que una ciudad —Juan Lacaze— considerada como “bastión” de la ultra izquierda “esté al filo de la crisis” popular. Muchas promesas del Presidente para Juan Lacaze, y por ahí quedó: hoy los frenteamplistas utópicos y militantes no salen de su asombro. En definitiva casi todo no es más que un verdadero “cuento chino”.



Fue despedido como un héroe pese a la frialdad oficial
Condena de Lula
La conexión uruguaya
Los excesos no pagan
Julio María Sanguinetti
El policía Wilson Coronel
Luis Hierro López
La herencia de Mujica
“Yo vi el título”
Daniel Martínez, el refrigerador simpático
Los “cincuentones”, el fondo y el oportunismo
Los perros y la depredación de la majada
Tomás Laguna
Qué difícil es defender a este gobierno
Una apresurada acusación
James Bond
Consuelo Pérez
Servir, matar y morir
El militarismo venezolano sostiene hasta ahora a Maduro
No hay peor ciego que el que no quiere ver
Jorge Ciasullo
El Estado Islámico aún no está muerto
No tengo enemigos, no conozco el odio
Siempre hay un camino bueno
Juan Andrés Fernández
Frases célebres 678
La vergüenza de haber sido (o ser aún) frenteamplista
Jorge Bentos
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.