¿Sendic en pie de guerra?

El Vicepresidente Sendic, en un intento desesperado por zafar de la pérdida de fueros, ha quemado las naves y pasado a la contraofensiva, amenazando al Poder Ejecutivo con inflingirle derrotas parlamentarias. O sea, un vulgar chantaje.

Cuando la suerte de Sendic parecía estar echada, el viernes 19 de julio, en horas de la noche, se desarrolló un extraño encuentro en la casa de Enrique Pintado (Asamblea Uruguay). Al mismo concurrieron Raúl Sendic, el dueño de casa, naturalmente, y los senadores Leonardo de León de la Lista 711, Rafael Michelini del Nuevo Espacio, Daisy Tourné del Partido Socialista y Ruben Martínez Huelmo e Ivonne Passada del MPP, todos —así se indicó— a título personal, no ejerciendo ningún tipo de representación política sectorial.

De la crónica de “La República” se desprende que el tal encuentro fue para solidarizarse con el Vicepresidente. Como quien dice, una reunión de amigos de Sendic, más allá de sectores políticos, movidos por la necesidad brindarle contención al abatido Vicepresidente (“Llegaron espontáneamente, por su propia cuenta, convencidos de que era el momento de estar al lado”, narra con emoción el anónimo cronista del matutino). Y tanto lo apoyaron, que lograron cambiar por completo su ánimo y haciéndolo cambiar de opinión: Sendic había decidido viajar con sus hijos a EEUU y tomar distancia del feroz huracán que lo tenía como protagonista, pero dio marcha atrás. No sólo canceló el viaje familiar, sino decidió salir a dar la pelea. Como finaliza la referida nota con dramatismo, “seguiría adelante con el cuchillo entre los dientes”.

Así las cosas, con el ánimo templado por la solidaridad de aquellos amigos, al día siguiente el Vicepresidente Sendic, muy jarifo, declararía que no pensaba renunciar y que tomaría una determinación sólo después de que se conocieran los pronunciamientos del Tribunal de Conducta Política del FA y de la Justicia: “Tengo una muy importante responsabilidad en el gobierno, al frente del Poder Legislativo, no voy a tomar ninguna decisión sobre la base de versiones de prensa, sobre la base de supuestas filtraciones que puedan existir a la prensa, o sobre el análisis de determinados periodistas (...) Después que se pronuncie la Justicia y el Tribunal de Conducta Política del Frente Amplio, tomaremos con serenidad, si fuera necesario, las decisiones que haya que tomar”.

Pasaron los días y continuaron los pronunciamientos frenteamplistas en su contra, pero Sendic se mantenía en silencio y aparentemente impermeable a los mismos. En el medio se enteró de que uno de los “amigos” que lo fue a apoyar a la casa de Pintado, el senador Rafael Michelini, blandía la motosierra y montaba una torpe y absurda operación para ser su reemplazante, lo que fue cortado de raíz por José Mujica.

Pero la cosa no ha quedado allí, en esa aparente imperturbabilidad frente a los ataques de grupos frenteamplistas y las puñaladas traperas. Como dijo el cronista de “La República”, se puso el cuchillo entre los dientes y por boca de uno de los pocos fieles que le va quedando, el diputado Felipe Carballo, salió al contraataque.

“Si acá se va a plantear en el Plenario una sanción no es a Sendic, es a la 711, porque el compañero pertenece a un sector. No está ahí por la linda cara de él, está en representación nuestra. Es el compañero referente que tiene el sector, pero las decisiones dentro del sector no las toma únicamente él, hay un colectivo de trabajo”, señaló el diputado.

La 711, pues, apela al código de “si tocan a uno, tocan a todos”. ¿Pero qué significaría concretamente que el sector lo tomase con una sanción grupal? Carballo no es explícito pero sus palabras dejan pocas dudas: “Tenemos cinco votos en el Parlamento (...) Si mañana tenemos una situación con Raúl, o con cualquiera de nuestros compañeros, eso lo va a asumir el sector como tal. Esto no se arregla con si renuncia o no renuncia, tiene que ver con que estamos en un ámbito político y cada una de las decisiones que se tomen tienen consecuencias políticas”.

En un insólito viraje, entonces, Sendic habría pasado (al menos en la gestualidad, los hechos dirán si habla en serio o se agota en la amenaza) del abatimiento a la guerra, chantajeando al gobierno con convertirse en un palo en la rueda a nivel parlamentario.

Es claro que aquella mítica “fraternidad frentamplista”, nunca demasiado sólida, siempre muy de pose, ha sido definitivamente sepultada por una descarnada lucha por el poder, en la cual vale todo.



La desproporción
La “candidatitis”
Julio María Sanguinetti
La cuestión no es izquierda-derecha
Luis Hierro López
Los engaños de la historia oficial
Un subsidio cada vez más polémico
Competitividad por arte de magia
Nos toman el pelo con la “transformación productiva”
Tomás Laguna
¡Así estamos!
Julio Aguiar Carrasco
Hay que cuidar los ríos y exigir cooperación de Brasil
El viejo vizcacha y el empresario
UTE, UPM y los uruguayos
Proponen bajar tarifas, pero las subirán
El hombre sin cara
Lo que la central obrera no quiere escuchar
¿Justicia por mano propia?
Consuelo Pérez
Zelmar
Atilio Arrillaga Simpson
Temporada y paros
Jorge Bentos
De la ilusión a la tragedia
Enriquecerse fue legal, dicen los Kirchner
Ya no Podemos: la crisis del populismo español
Frases Célebres 696
AMIGOS ENEMIGOS
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.