Reculada argentina

La cesión ante el chantaje supone para el seleccionado argentino una derrota mucho peor que cualquiera deportiva.

Puede pensarse que un partido entre las selecciones de fútbol de Argentina e Israel, no era asunto sencillo en una mágica Jerusalem, que está al rojo vivo luego de la decisión de Trump sobre su capitalidad. Pero nos imaginamos que esos riesgos se habían sopesado y que Argentina, que ya realizó un partido con Israel en mundiales anteriores, estaba dispuesta a no ceder ante las inevitables protestas de los energúmenos musulmanes.

Desgraciadamente pasó lo peor. El partido se fijó. La Federación Árabe de Fútbol desató una campaña contra Messi y Argentina, se empezaron a quemar banderas albicelestes, a pisotear en público camisetas con el N° 10 de Messi y, finalmente, un grupúsculo exaltado fue a gritar en la puerta de la concentración argentina en Barcelona. Allí alguien se asustó, llámese Messi o los dirigentes, o el conjunto del plantel, y se echó todo para atrás.

Entendemos el miedo. No se está ante gente racional. En 1972, en Munich, en plena Olimpiada, mataron una docena de atletas israelíes. Pero una vez que se fijaron las condiciones, no hay nada peor que ceder al chantaje y regalarle así una victoria al extremismo. Especialmente, en un ámbito deportivo que debería preservarse de las pasiones nacionalistas o políticas.

Es realmente un sarcasmo que quienes viven en guerra, desconociendo la existencia misma de Israel, enarbolaran camisetas albicelestes ensangrentadas, como si jugar en la república judía les contaminara. Que el fundamentalismo musulmán asuma esas estrategias descalificadoras es lo suyo, pero que se ceda ante su amenaza, es realmente una penosa derrota. No para Israel sino para todos los demócratas del mundo.



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.