¿Prohibir importar?

El tema marihuana se ha transformado en un mar de zargazos, en que el barco avanza y se paraliza, se enreda y desenreda. Se va y se viene al compás de reclamos, medias verdades y anuncios publicitarios.

Ahora se anuncia que una empresa uruguaya produciría cannabis medicinal, con un contenido menor al 1% de THC, el principio activo. Se requeriría, como es natural, receta médica, tal cual ocurre hoy con el producto importado que llega al país.

Hasta aquí nada extraño: aprobación de la droga por Salud Pública y receta médica, como  ocurre con los analgésicos basados en el opio (natural o sintético). Digamos, de paso, que estos últimos han generado en los EE.UU. una verdadera tragedia por su uso abusivo, con la consecuencia de miles de muertos.

Lo sorprendente es que se anuncia que si esa empresa se instala, se prohibiría la importación. Sería un proteccionismo máximo que no existe para ninguna mercadería, al concederle un monopolio al productor uruguayo. Aquí importamos manzanas argentinas y peras chilenas. No podríamos, en cambio, importar cannabis medicinal...

El colmo del absurdo está en que también se adelanta que el producto nacional sería más barato, lo que no haría necesario ningún margen de protección.

No podremos creer que se pueda concretar tamaña aberración. Ya la marihuana goza de privilegios que no tiene el tabaco: no está gravada con impuestos, como sí lo está el cigarrillo, con prácticamente la mitad de su precio; no está obligada a exponer en su envase ningún anuncio sobre sus riesgos para la salud; quienes la plantan, tienen el mercado seguro del Estado comprador y vendedor de la droga. Dicho de otro modo: el Uruguay no solo autoriza sino que fomenta la producción y consumo de marihuana,  cuando —además— es mínima la difusión de sus daños a la salud, no tiene continuidad y no se ha extendido a los centros de enseñanza. Hemos dicho que mantener a la juventud en esa desinformación es realmente criminal. El Presidente reaccionó con un seminario interesante sobre el tema, pero allí quedó. No se habla de esos riesgos, mientras —por el contrario— abundan las noticias sobre un consumo, que ha pasado a ser normal en el país y crece vertiginosamente.

Otro sesgo de preocupación en esta historia de improvisaciones...



EN EL AÑO DEL RESURGIMIENTO
Vacilaciones y contradicciones de un candidato
Las “fake news” criollas
Julio María Sanguinetti
La inmoral fabricación de una mentira
Entre la traición a sueldo y los niños que comían pasto
Luis Hierro López
Cuando Sendic era bueno
Jubilación activa y voluntaria
Conrado Rodríguez
El diputado Placeres contra las cuerdas
La realidad de los Consejos de Salarios
Hay que cuidar el prestigio de la Justicia
Un sombrío panorama
La agroecología y lo políticamente correcto
Tomás Laguna
Honda preocupación de los tamberos
Uruguay ante la revolución científica
Julio Aguiar Carrasco
Como Leche Hervida
Consuelo Pérez
Regasificadora: la ciudadanía tiene derecho a saber
Jorge Ciasullo
Una huella imborrable
Fátima Barrutta
Último diciembre
Jorge Bentos
Belisario, letra y música
La ira de los chalecos amarillos
Brasil y Estados Unidos, una antigua alianza
Amenazas palestinas a la normalización árabe con Israel
Frases Célebres 746
La Patria Posible
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.