Patético contador...

Aún para quienes estamos lejos de comulgar con él, no deja de ser triste el espectáculo humano del Cr. Astori mendigando el apoyo del ex Presidente Mujica para una eventual candidatura suya. Hasta marchó a la célebre chacra, parte de la mitología pepista, en peregrinación franciscana, a buscar una bendición esquiva. Nada se ha sabido de cierto, pero el solo silencio ya va siendo una respuesta.

Solo el Cr. Astori, con una ingenuidad impropia de sus 78 años, puede esperar de Mujica el empujón que lo catapulte al lugar que no ha podido alcanzar en sus reiterados fracasos internos

Astori es nacido en abril de 1940. Es cuatro años menor que Sanguinetti, que es de enero de 1936; pero un año mayor que Luis Alberto Lacalle, que es de julio de 1941. Astori es más o menos de la misma edad del Presidente Vázquez, que es de enero de 1940. El mayor de la generación es Pepe Mujica, nacido en mayo de 1935. De todos ellos, hoy por hoy, el contador es el único que sigue melancólicamente aspirando, porque es el único de ese pelotón que todavía no llegó a la cumbre, pero da la impresión que la vida le ha enseñado poco del mundo real de la política.

Imaginarse a esta altura que Pepe Mujica va renunciar a apoyar un candidato de su MPP, es bastante irreal, pero más lo es aún si no advierte que su rating de popularidad en la turba frentista es bajísimo, porque sus caídas en reconocer un “espacio fiscal” no han sido suficientes para superar su tacha de “neoliberalismo”, por seguir proponiendo la reducción del déficit que notoriamente todo el resto quiere seguir ensanchando.

Ya Astori se dio la cabeza contra la pared en la elección interna de 2009, cuando Mujica le ganó el Congreso y él siguió adelante con una interna en que perdió lejos. Por entonces no podía creer lo que estaba ocurriendo. Él había sido el Vice de Seregni en la candidatura de 1989, parecía llamado a los mayores destinos. Y de algún modo lo fue en cuanto a responsabilidades, porque se hizo cargo de la economía, que ha manejado en los dos gobiernos Vázquez como Ministro y en el de Mujica, como Vicepresidente, con su equipo en el Ministerio.

Pues bien, ahí sigue, por los diarios y los medios, implorando un apoyo que no vendrá. Por supuesto, Mujica le dirá que mira con simpatía su candidatura, luego apoyará a otro, más tarde dirá que acompaña a todos, pero el pobre contador quedará por el camino una vez más.

La consecuencia política es lo importante: la gente que, dando por descontado que ganaba el Frente Amplio y se refugiaba en Astori para evitar males mayores, tendrá que asumir ahora, definitivamente, que esa no es una opción. Está claro que el poder en el Frente Amplio lo tiene el MPP y lo seguirá teniendo el PIT CNT. Votar a Astori es la nada. Y dentro de poco se verá con más claridad aún, cuando esta sufrida “peregrinación a Canossa” termine. Al igual que Enrique IV, emperador del Sacro Imperio Romano-Germánico que se arrodilló ante el Papa Gregorio VII, el contador lo hace ante el Gran Pepe. La diferencia quizás esté en que a Enrique le bastó con la penitencia y al contador, difícilmente...



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.