OSE, a la búsqueda de la imagen perdida

Por Jorge Ciasullo

Así como durante siglos, basado en historias bíblicas y leyendas, caballeros, santos, místicos y hasta gobiernos, han buscado el Arca de Noé o el Santo Grial, lo que ha sido reflejado en innumerables novelas y algunos films, desde buenos hasta de dudoso gusto, parecería que el directorio de las Obras Sanitarias del Estado (OSE), se ha lanzado a convencer a la población de que contamos con un servicio de agua potable excelente. Nada más lejos.

El título de este comentario nos ha parecido adecuado, luego de leer la columna -que compartimos totalmente- de Pablo Da Silveira, que bajo el título: “Mundos Paralelos”, publica el martes 5 pasado en el diario El País.

La mencionada columna analiza, a partir de un falso documental emitido-obligatoria y gratuitamente- por todos los canales abiertos, el supuesto renacer de una escuela” gracias a la acción salvífica de OSE”, lo que habría ocurrido en 2013. Como asevera el columnista, se trata de una pieza publicitaria, para presentar a OSE y de paso a sus directivos como eficientes y solidarios.

Veamos, de la manera lo más breve posible, la “eficiencia de OSE”.

A) Pérdidas:

El propio organismo ha informado que, entre pérdidas por roturas de cañerías, falta de contadores o sustracción ilegal, se desperdicia casi el 40% del agua que potabiliza.

En relación a la rotura de cañerías, cualquier vecino de Montevideo y seguramente del interior puede dar fe de charcos en las calles, que esconden verdaderos cráteres, provocados por pérdidas de las tuberías, que se demoran meses en reparar, y, en ciertos casos, con daños en los vehículos que por ellas transitan y hasta en ocasiones trágicas consecuencias. Mientras, festejan los talleres mecánicos y luego las empresas que colocan balizas. Muchas veces, hemos visto que los vecinos resignados y con humor (negro), festejan los cumpleaños de estas trampas callejeras.

B) calidad del agua

OSE admite 8 microorganismos de Glifosato por litro de agua potable, 80 veces más que los índices aceptados por la Comunidad Económica Europea. Veamos sus consecuencias con algunos ejemplos:

-Las autoridades municipales de Aguas Corrientes, bajo el rótulo de "grave y urgente" exigían medidas para el tratamiento de los lodos generados por la planta potabilizadora de agua de OSE en la localidad. Afirmando que “El problema de los lodos tiene muchas décadas, pero se acentuó dramáticamente en los últimos 10 años, producto de la contaminación del Río Santa Lucía” (El Observador 17/10/2017). OSE prometió entonces solucionar el tema, pero hasta el momento nada se ha hecho.

La contaminación en la Cuenca del Santa Lucía, se debe al hecho de recibir el rio aguas contaminadas provenientes de tambos frigoríficos y plantaciones (materia orgánica y fósforo), lo que provoca un exceso de nutrientes, que estimulan el crecimiento de cianobacterias, transformando en verde intenso el color del agua y son tóxicas para la ingesta humana.

Para calibrar la gravedad de esta situación, debe tenerse en cuenta que la Usina de Aguas Corrientes ubicada sobre el río Santa Lucía, abastece a 1.800.000 personas, casi el 70% de la población del país.

Las empresas vendedoras de agua embotellada también festejan.

- Recordará la población lo ocurrido en una pasada temporada en la Laguna del Sauce, por lo que se llama eutrofización es decir la consecuencia de un exceso de aporte externo de nitrógeno y fósforo que hace que crezcan cianobacterias y algas que deterioran la calidad de agua.

Esta situación se reitera en todo el país, como ejemplo, la denuncia realizada en la Junta Departamental de Flores en marzo de 2017, relacionada con la calidad del agua que proporciona OSE, que la hace imposible de consumir, con el agravante que el precio,en algunos casos aumentó en un 200 por ciento.

 Los filtros obsoletos, las obras que deben realizarse y no se hacen, llevan a que se recurra a toneladas de carbón activado para filtrar el agua y hacerla medianamente potable, con un enorme sobrecosto, que se suma a las pérdidas que señalamos anteriormente.

En consecuencia, entre la calidad del agua potable que proporciona OSE, las pérdidas por distintos motivos y el precio de este llamado vital elemento, hacen comprensible que en encuestas realizadas sobre percepción de los servicios de los entes públicos, OSE reciba una calificación de apenas bueno.

En definitiva en lugar de videos propagandísticos de obras pasadas y de paso publicidad para sus directores, como lo fue la de Ancap para la campaña del entonces presidente Sendic, el directorio de OSE debería abocarse a una sola cosa: OBRAS, y entonces tal vez recupere la imagen de eficiencia que pretende trasmitir, que por el momento, al decir de los jóvenes, “nadie se la cree”.



EN EL AÑO DEL RESURGIMIENTO
Vacilaciones y contradicciones de un candidato
Las “fake news” criollas
Julio María Sanguinetti
La inmoral fabricación de una mentira
Entre la traición a sueldo y los niños que comían pasto
Luis Hierro López
Cuando Sendic era bueno
Jubilación activa y voluntaria
Conrado Rodríguez
El diputado Placeres contra las cuerdas
La realidad de los Consejos de Salarios
Hay que cuidar el prestigio de la Justicia
Un sombrío panorama
La agroecología y lo políticamente correcto
Tomás Laguna
Honda preocupación de los tamberos
Uruguay ante la revolución científica
Julio Aguiar Carrasco
Como Leche Hervida
Consuelo Pérez
Regasificadora: la ciudadanía tiene derecho a saber
Jorge Ciasullo
Una huella imborrable
Fátima Barrutta
Último diciembre
Jorge Bentos
Belisario, letra y música
La ira de los chalecos amarillos
Brasil y Estados Unidos, una antigua alianza
Amenazas palestinas a la normalización árabe con Israel
Frases Célebres 746
La Patria Posible
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.