Nerviosismo

Pese a la aparente calma con que el presidente habló a la prensa en el consejo de ministros realizado en Florida, la situación fue muy tensa. Hubo que cercar con una férrea guardia el lugar de reunión. El Dr. Vázquez no saludó luego a los líderes de la oposición y un ministro se peleó a los gritos con un diputado blanco. Cunde el nerviosismo en el oficialismo.

“Gobierno de cercanías”, era el eslogan que hasta hace poco identificaba a las reuniones gubernamentales puestas en escena para dar una imagen de supuesta apertura y diálogo. Sin embargo, durante el cónclave realizado en La Macana – a veces los nombres son más expresivos que cualquier discurso – el despliegue policial fue muy severo, cercando el lugar de la reunión oficial, prohibiendo el uso de drones y disponiendo diversas medidas de seguridad y precaución que impidieron el contacto de la gente con los gobernantes.

A cien metros de allí, los productores auto convocados desarrollaron su propia agenda, notoriamente contraria a los enunciados oficialistas. Adentro de la carpa oficial, el Presidente Vázquez repitió monótonamente las cifras de aumento de las exportaciones del agro; en la asamblea a cielo abierto de los productores, se manejaron los datos de la realidad que hablan de cierre de pequeñas empresas agropecuarias, de falta de competitividad y de desempleo en el sector.

El nerviosismo se extendió a un acto posterior en el que se reabrió un frigorífico cerrado hace unos años.  El ministro de Trabajo Ernesto Murro discutió a los gritos con un diputado blanco amenazándolo con que tenía grabada una intervención radial del legislador en la que se refirió duramente al gobierno. Aparentemente, Murro creyó que con eso intimidaría al dirigente opositor, lo que éste descartó.

En ese mismo acto, el presidente dejó de saludar a los senadores Pedro Bordaberry y Luis Lacalle Pou, a quienes tenía a muy pocos metros lo que provocó la curiosidad de la prensa.

Para terminar con el mismo tono polémico una jornada inquieta, dirigentes del Frente Amplio discutieron con acritud después del plenario, reprochándose mutuamente lo acontecido el sábado. Algunos senadores dijeron a otros, en tono airado, que “no hay que gritar los goles en la cara”, refiriéndose sin duda a los twitters triunfantes que Constanza Moreira emitió durante la reunión, dando cuenta de que fracasaba el intento de aprobar el Tratado con Chile.

Son días complicados para los gobernantes...



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.