Montevideo, ciudad resiliente

Por Fátima Barrutta

En julio de 1923 Montevideo fue escenario del peor temporal acontecido en toda nuestra historia país.

Todo comenzó el martes 10 de julio de 1923 a las 13 horas cuando “las aguas del estuario se elevaron hasta 3.30 metros llegando hasta la Plaza Independencia. La furia de la crecida hizo desaparecer el muro de la Rambla y hasta la famosa terraza de madera del Hotel de los Pocitos, levantó el empedrado de la Ciudad Vieja y hundió todos los barcos del Puerto del Buceo”.

A la mañana siguiente, la desolación imperaba: “toda la Rambla Wilson ha desaparecido, así como los balnearios Ramírez y Pocitos” expresan artículos de prensa de la época.

Anteriormente, en 1922, el ingeniero Juan P. Fabini, integrante del Consejo Departamental de Montevideo, ya había presentado a este organismo un proyecto de trazado de Rambla Costanera.

Volver a empezar después del temporal, constituyo para las autoridades un nuevo desafío de carácter social, económico y ambiental.

Emprender una obra catalogada como faraónica, con todas las críticas que pudiera tener, mostraba la visión de avanzada que tenían nuestros representantes y el esfuerzo aunado de una sociedad optimista que miraba a largo plazo.

La obra, que se inició en 1928, fue inaugurada oficialmente el 31 de diciembre de 1935.

Son 22 kilómetros de longitud, símbolo democratizador y socializador que nos identifica y representa uno de los grandes orgullos de nuestra ciudad.

Fue bajo la Presidencia del Dr. Julio María Sanguinetti por Resolución N° 584/986, que se declara “Monumento Histórico Cultural, en el departamento de Montevideo, la zona costera comprendida desde el Oeste hacia el Este, a partir de la escollera conocida como "Sarandí" inclusive, hasta el Arroyo Carrasco, y de Sur a Norte, desde Río de la Plata hasta Rambla Costanera, incluyéndose sus dos aceras y los espacios públicos adyacentes a la misma”.

La Rambla fue postulada por la UNESCO en 2010 como Patrimonio de la Humanidad.

Este próximo 31 de diciembre de 2018, al cumplirse 83 años de nuestro mayor icono costero, celebremos retrospectivamente por la visión de un país de avanzada que transformó a Montevideo en una ciudad Resiliente (mucho antes de que se implantara en el mundo el concepto público de Resiliencia Urbana)

Y firmes en nuestras ideas republicanas y democráticas; brindemos por un 2019 a la medida de nuestros sueños, y de nuestro amor a la libertad.



Un año de retrocesos
Aquellos polvos...
Julio María Sanguinetti
No es crisis, es decadencia
Luis Hierro López
Mucho humo
2018 agotado, 2019 movilizado
Tomás Laguna
PS sobre Trías: no sabemos si se equivocó no
La trampa no les resultó
Un proyecto inconveniente e inconstitucional
El Frente Amplio y los insultos a los gobernantes
Medios de producción y plusvalía: el totalitario túnel del tiempo
De la desinformación a la frivolidad
Medida acertada
Julio Aguiar Carrasco
Los disturbios navideños en Malvín
Jorge Ciasullo
Montevideo, cuidad resiliente
Fátima Barrutta
Tiempos de construcción
Lole Hierro
Hasta el 8 de febrero
El cambio climático entre las verdades y los cuentos de terror
Lo mejor de la cultura en 2018: Ida Vitale ingresa en el Olimpo
El Partido de la responsabilidad
Alfredo Menini
Steven Spielberg y sus videos de la memoria
Frases Célebres 748
La revuelta que otra vez hace temblar a una vieja nación
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.