“Masa crítica” y cerebro

Por Consuelo Pérez

El viernes y domingo pasados, se produjeron sendos incidentes en las Rambla de Montevideo y en Paso Molino que involucraron a automovilistas y ciclistas, que se definen como pertenecientes  a un grupo denominado “Masa Crítica”.

“Masa crítica” se define en sociología como la cantidad mínima de personas necesarias para que un fenómeno concreto tenga lugar. Así, el fenómeno adquiere una dinámica propia que le permite sostenerse y crecer.

Un ejemplo simple puede ser, pongamos, en una gran ciudad: cuando una persona se para en la calle y mira hacia el cielo, no pasará nada. La gente continuará su camino ignorándolo. Cuando tres personas se paran y miran al cielo, quizá algunas personas se den la vuelta para a continuación seguir andando. Pero sólo se necesita un pequeño número (que depende de la cultura, la hora, el ancho de la calle y otros factores) de personas necesarias —digamos, 5 ó 7— para hacer que los otros se paren y miren hacia el cielo también. Este número se llama "masa crítica".

Se ha utilizado esta denominación para cuando un grupo de ciclistas se reúne con un fin -lo que acontece todos los meses en numerosas ciudades del mundo- que es dar a conocer las grandes ventajas que según ellos aportan a la movilidad, a la sociedad y al individuo una mayor presencia de las bicicletas en las ciudades, para reducir así las molestias que causa el tráfico motorizado.

Por supuesto que estas manifestaciones se enmarcan en la normativa de cada ciudad, y las autoridades de las mismas autorizan y controlan como corresponde.

Pero ocurre que Montevideo es diferente. El pasado viernes, un reducido grupito de jóvenes montando en bicicleta, circulaba en forma absolutamente antirreglamentaria por la Rambla, y se suscitó un altercado con un automovilista al que los “ciclistas” le impedían el paso en forma indebida. El hecho se conoció en las redes sociales, en la prensa y en la comisaría donde el automovilista radicó la denuncia por daños.

El pasado domingo en la calle Agraciada a la altura del Paso Molino se produjo algo similar entre uno de los ciclistas y una camioneta  cuyo propietario estuvo 48 horas detenido en la seccional de policía.

Es una constante que los de “masa crítica” circulen por la izquierda, sin espejos, sin chalecos, sin “ojos de gato”, contraviniendo toda norma, y obviamente, sin previa autorización. Y además, su “masa crítica” -y repasemos el concepto expresado al inicio- puede definirse, como lo vemos en los medios, como “cuatro gatos locos”.

Ya en diciembre de 2016 se había registrado un incidente con un taxista, donde se vivieron momentos de mucha tensión al llegar la policía. El coche del taxista se encontraba con los vidrios rotos, producto del accionar de los “ecologistas” en su actitud violenta y temeraria.

Parecería que la respuesta de la Comuna en la persona del Intendente debería ser clara, contundente y tranquilizadora para con los sufridos automovilistas, pero consultado con relación a la problemática, Daniel Martínez, dijo: “Entiendo a los que relajan (en el tránsito) porque yo fui igual, pero los invito a respetar y hacer un uso democrático del espacio público” y agregó que a las bicicletas “hay que respetarlas, especialmente porque son las que se llevan la peor parte en los accidentes”.

No sólo que no mencionó que se implementarían acciones de coordinación si correspondiere, para con ¨Masa Crítica” -que tiene sus voceros- sino que ni siquiera insinuó sanciones o fiscalización para actitudes organizadas o espontáneas como las descritas, que contravienen toda norma, y ponen en situación delicada a los automovilistas y otros, que pagan sus patentes, sus substanciosas multas si corresponde y que tienen la obligación de tener su vehículo en condiciones reglamentarias, inspección y pago de la misma mediante.

El mensaje de Martínez no sólo enerva a los que vemos avasallados nuestros derechos, sino que, como estamos acostumbrados en otros aspectos de nuestra depreciada vida en sociedad, envalentona a los que poseen una masa cerebral crítica.

Las declaraciones de Martínez se hicieron públicas después del incidente de la Rambla.

Luego, a los pocos días, la situación se reiteró...

¿Y ahora?



Menoscabo de la República
La venganza
Julio María Sanguinetti
Lo digo con firma: son un montón de indecentes
Luis Hierro López
El berrinche del Pepe
Santiago Torres
El precio de la improvisación
En vez de cazar brujas, podrían destituir corruptos
Maduro, marihuana y corrupción, problemas de Uruguay
¿Por qué no te callas?
Definiciones sobre la inserción internacional
Tomás Laguna
La nueva “agenda” de derechos
Preocupación ante la incertidumbre jurídica
La reforma laboral brasileña
Elena Grauert
Master Chef: Mucho más que un programa de televisión
Jonás Bergstein
I.M. “Jugando al urbanista”
Consuelo Pérez
Argentina abre un nuevo tiempo
El Foro de San Pablo, Odebrecht y sus aliados latinoamericanos
Los argentinos, en buena hora, confían en Macri
Jorge Ciasullo
Entre Castro y Pinochet
La impunidad y el mito
De cara a “la Nostalgia” y con el ojo en la droga
Jorge Bentos
Frases Célebres 683
PATRIMONIO NACIONAL
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.