Luz verde a la delincuencia

Por Consuelo Pérez

Desde la Intendencia de Montevideo se ha confirmado que se atenderá la solicitud de cambiar el color de las luces distintivas de las ambulancias para que no se las confunda con patrulleros y los delincuentes les disparen, como ya sucedió en más de una oportunidad.

Es que en ocasión de estarse cometiendo un delito el pasado domingo en Flor de Maroñas, los delincuentes balearon una ambulancia, al confundirla con un móvil policial, por el color de sus luces tintineantes. Ante esta situación, la idea de las autoridades fue cambiar el color de las luces de las ambulancias, para que en ocasión de situaciones similares, los delincuentes no las agredan.

Ya la Cámara de Empresas de Emergencia había solicitado ese cambio, que ahora, según parece, se efectivizará.

Al culminarse el trámite ante la Intendencia, estaremos a la expectativa para ver si los delincuentes, en su tarea habitual, no desperdician proyectiles de esa manera, aunque ciertamente, ya algunas ambulancias habían sido en otras ocasiones atacadas a conciencia.

Por lo tanto, es un hecho que el color de las luces de las ambulancias será diferente al de los patrulleros -el verde sería el color elegido- a pesar de que la propuesta del cambio de color encuentra resistencia por parte de las empresas privadas, debido al costo que supondría la modificación de las luminarias.

Ha trascendido además que la Federación Uruguaya de la Salud, sugiere cambiar además el sonido de las sirenas para que los delincuentes no tengan dudas en la identificación de cada móvil. Operarían así con más certeza, y sin la presión de tener que discernir al respeto, en ocasión de desarrollar su fechoría.

Como se ha admitido por parte del gobierno la existencia de los delincuentes como un hecho normal, y que además hay que contemplar determinadas acciones para no confundirlos en su habitual y cotidiana tarea, nos limitaremos a sugerir algunas variantes:

Una vez acostumbrados los delincuentes a la luz verde de las ambulancias, instalarlas también en los patrulleros, para por unos días, poder sorprenderlos “in fraganti”, y llevarlos a la justicia.

Una vez “desayunados” pedirles perdón y volver a la situación anterior.

Si no aceptan, quitar las luces a todos los vehículos, y quintuplicar el gasto en prevención en el área de la salud, para que, gradualmente, no sea necesaria la circulación de ambulancias, las que, de todas formas, ya no pueden ingresar a los barrios entregados a la delincuencia.

Complementar las medidas anteriores con vehículos más rápidos, tanto en el área de la salud como en Ministerio del Interior, para que la huida, que ya se viene practicando e implementando, sea más efectiva y segura.

El último punto sería poner a consideración de los delincuentes los pasos a seguir, previo a ser aprobados.

Para no despilfarrar recursos, faltaría más...



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.