Lo que es un partido de gobierno

Al Partido Colorado se le pueden decir muchas cosas, pero nadie de buena fe puede desconocer que ha sido, y sigue siendo aun en la historia reciente, el partido con una visión de largo plazo más clara de las instituciones del país y su desarrollo productivo.

El gran desafío del Uruguay —no hay debate— es la educación. Pues bien, el país se ha perdido una larga década por la carga ideológica que le impedía continuar con la reforma de 1995, que hoy se reconoce es el único intento global en, por lo menos, medio siglo. Por supuesto, las mentalidades retrógradas que entonces se oponían con una virulencia difícil de comprender a la distancia, siguen vigentes y son las que corrieron a Filgueiras y Mir, nombrados por el Presidente Vázquez para intentar un cambio que murió al nacer. El Partido Colorado miró lejos; los últimos gobiernos han actuado al golpe del balde, como la tortuga del aljibe.

El gobierno hoy está jugado a la forestación como la marca fundamental de este segundo período del Dr. Vázquez. Negoció con desesperación y ahora simplemente asumió obligaciones que, dentro de dos años, la empresa UPM dirá si son suficientes o no, para decidir recién entonces la eventual inversión.

Aquel programa que se inició en 1987 significa que hoy el conjunto del sector forestal (celulosa, madera y papel) alcanza 1.534 millones de dólares en la exportación y es el 17% del total de la exportación nacional, así como el 3,6% del PIB. Es el segundo complejo productor, detrás solamente de la carne, a la que superará de producirse la instalación de la segunda fábrica de UPM. Hoy actúan 1.840 empresas, la mayoría pequeñas, que significan 16.000 empleos. A esta expansión se opuso el Frente Amplio, que se negó a votar el acuerdo de garantía de inversiones necesario para habilitar la instalación de la primera planta de celulosa. Por estos días no tiene nada más importante para mostrar.

El otro sector que recoge inversiones es también el que se abrió en el primer gobierno colorado, en 1987, con un moderno régimen de zonas francas. Allí está todo el sector moderno de logística, farmacéutico, financiero y de comunicaciones. En la “Zonamérica”, iniciada en 1990, están instaladas 350 empresas que emplean a 10.000 personas. Es reconocida internacionalmente como la mejor zona franca de América.

Fueron todas políticas concebidas con una mirada larga de futuro. Cuestionadas, naturalmente, por el Frente Amplio, que con su cortoplacismo habitual vive para el presente inmediato, pensando siempre en la elección siguiente. Ahora está organizándose para desfinanciar nuevamente el sistema de seguridad social que salvó al país y a los jubilados con la reforma de 1995. Naturalmente, el gran agujero fiscal lo pagará el gobierno que viene y —especialmente— el que le siga. Cuando todo el mundo aumenta las edades, porque vivimos más y mejor, el Uruguay —en 2008, primer gobierno de Vázquez— se dio el lujo de bajar de 35 a 30 años el lapso de trabajo requerido para el retiro. Todo al revés de lo necesario, pero a corto plazo hay beneficios, se escuchan algunos aplausos y el que venga atrás que se arregle como pueda. Una vergüenza, un verdadero atentado nacional que, incluso, puede llegar a repercutir a corto plazo en la medida en que las calificadoras de riesgo están mirando con preocupación lo que está ocurriendo.

Esa es la gran diferencia entre un partido desarrollista y un partido demagógico, de inclinación populista, que solo mira el interés inmediato y se desentiende del futuro. Esta negociación con UPM, incluso, es el testimonio claro de cómo desaprovechamos la bonanza de 2003 a 2012, cuando ahora, ante una exigencia extranjera, nos tenemos que comprometer a obras de infraestructura y educación que debimos haber emprendido mucho antes.

Estas son las grandes banderas que nuestro Partido, el de la República, el de la laicidad, el del desarrollo, el de la mirada hacia arriba y hacia lo lejos, debe privilegiar hoy. Son asuntos grandes y fuertes. Debieran dar impulso y ánimo para superarnos. Es posible.



Entre el secretismo y el despilfarro
Más vale tarde que nunca
Julio María Sanguinetti
“No sean imbéciles”
Sospechas sobre las tupabandas
La anomia social
Para Mujica la culpa no es de Maduro, es de los venezolanos
Impunidad para el Senador de León
Un exceso demagógico
Luis Hierro López
MERCOSUR - UE: Crónica de una muerte anunciada
Tomás Laguna
El país del más o menos
La perversidad del corralito mutual
Elena Grauert
Un discurso y un divague
Chorizo de rueda vs inocuidad alimentaria
Batllistas y la seguridad pública
Sanguinetti con Tabaré Viera en Artigas
A Maduro le conviene el caos
Horas de incertidumbre
Julio Aguiar Carrasco
Verdades Dolorosas
Consuelo Pérez
La gran calumnia contra el liberalismo
Necesitamos un nuevo contrato socioeconómico
La homeopatía en el banquillo
Frases célebres 734
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.