Las polémicas en los medios

Mucho se ha hablado de los debates políticos y, en la etapa que se avecina, seguramente se hablará aún más.

Indudablemente, la expectativa creada por los tantos años sin ellos, potenció a una audiencia récord el encuentro entre Ernesto Talvi y Óscar Andrade. Ya el segundo debate no tuvo la misma novedad y eso no es para ignorar, en la perspectiva de esta etapa que se avecina. Los debates presidenciales serán necesarios y muy útiles, en la medida que no se exagere con ellos, trivializándolos.

En el primer caso, es indiscutible que el debate potenció a los dos participantes en la perspectiva de sus respectivas internas. Fue su mérito, por el fondo y muy especialmente por la forma civilizada en que se manejaron,

Se ha hablado también de establecerlos obligatoriamente. Es muy discutible. ¿Por qué imponerle un debate a un candidato que puede tener las mejores condiciones técnicas y morales pero que carece de la vivacidad del polemista? Hay personas muy inteligentes y capaces, incluso hasta buenos expositores, que no poseen —sin embargo— esa condición que normalmente se cultiva en el Parlamento. ¿Es razonable obligarlos?

Ocurre con los debates algo parecido a los juicios orales, que solemos ver en las películas inglesas y norteamericanas, en que la habilidad de exposición del abogado pasa a ser un elemento vital de convicción, casi con el valor de una prueba.

Naturalmente, decir que la obligatoriedad es discutible no significa que los debates carezcan de valor. Por el contrario, son una herramienta democrática que enriquece una campaña al aportarle algunos elementos relevantes para juzgar a los candidatos. No se trata sólo de las razones e información, de sus ideas y programas. También importa la personalidad que se revela, el modo de enfocar los temas, la reacción ante los momentos difíciles de la discusión, la serenidad de ánimo, la seguridad en sus dichos o respuestas, aspectos todos de gran valor para calificar a quien aspira ocupar nada menos que la Presidencia de la República. Bienvenidos, entonces.



Por qué colorado y por qué la 2000
Julio María Sanguinetti
"Vamo'arriba" con la Enseñanza
Reconocen oficialmente que el narcotráfico aumentó
Una nueva violación a la laicidad y van...
De leal, poco y nada
Se impuso la Justicia ante el desborde electoral de la Presidencia
Se termina el tiempo de la prepotencia y el desprecio
Luis Hierro López
Ley de Urgencia: legalidad vs aplanadora
Elena Grauert
Cuando falta república y sobra arrogancia
Santiago Torres
Entreveros oficialistas
Exasesor de Manini dice que en Cabildo Abierto mandan los militares
Seguros de paro y exportación en pié
Tomás Laguna
¡Qué pena! La universidad al servicio de una ideología
Jorge Ciasullo
Islamismo, fascismo e izquierda
Con Jorge en el corazón
Fátima Barrutta
Los Teros: cuando las cosas se hacen bien
Eduardo Pacífico
Sanguinetti en Tacuarembó, Rivera, Lavalleja, Maldonado y en Piedras Blancas
Restauraron el monumento a Julio César Grauert
¿Por qué votar la Lista 2000?
Marcela Pérez Pascual
Gritos en el silencio
Francisco Berchesi
El Mercosur y la región frente a las diferencias de Brasil y Argentina
Alvaro Valverde Urrutia
Movimiento LGTB español se niega a homenajear al “Che” Guevara por considerarlo un asesino
Bergoglio, a punto de cumplir su gran sueño
El dilema de Ecuador
Indígenas Ecuatorianos acuerdan con el gobierno y se separan de Rafael Correa y del chavismo
Venezuela tiene un régimen mafioso y criminal por lo que no cabe la neutralidad
Uruguay Campeón Mundial 2030
Pablo Ferrari
Debate
Alfredo Menini
Frases célebres 784
Una batalla que pasó a la historia
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.