Las peligrosas señales antipolíticas del Frente Amplio

En momentos en los que existe un profundo malestar con la política y los políticos a nivel global, cabría esperar que quienes que se agrupan bajo el paraguas democrático, independientemente de sus tiendas políticas, se encuentren a la altura de las circunstancias.

Es decir, no se vean tentados, por ambición, desesperación o malicia, a explotar electoralmente un terreno tan dañino. No se trata de forjar una alianza corporativa, más bien de compartir el espíritu republicano. En Uruguay sabemos muy bien qué sucede cuando se abandona el camino político: la violencia armada y el autoritarismo ganan terreno.

Lastimosamente, algunos integrantes de la coalición de gobierno pretenden minar la campaña electoral apelando a la herramienta más básica de la antipolítica: el desprestigio de la labor política. En las últimas semanas, distintos dirigentes frenteamplistas afirmaron que el Senador Lacalle Pou “nunca trabajó”, pese a que ha dedicado la mitad de su vida al servicio público.

Paradójicamente, la encargada de la cartera de Educación y Cultura, María Julia Muñoz, fue la que inició la cruzada antipolítica, asegurando que el referido Senador nunca había trabajado: “Nunca tuvo un cargo más que el de legislador”.

En el mismo tono, el Ministro de Trabajo y Seguridad Social, Ernesto Murro, ironizó: “Si Lacalle Pou debe salir a buscar trabajo, ¿qué currículum va a presentar?”, agregando, “no trabajó en nada y en el Parlamento tiene unas cuantas faltas”.

El último en sumarse al tren de los agravios fue el precandidato presidencial por el Partido Comunista, Óscar Andrade: “Siendo un año mayor que yo no sabe el ejercicio de marcar tarjeta”.

Es inadmisible que dos Ministros de Estado, nada menos que encargados de Educación y Trabajo, y un aspirante a la Presidencia de la República, recurran, vaya a saber con qué objetivo, al desprestigio de la actividad política. Es absurdo y triste tener que dar respuesta a la interrogante que estos dirigentes intentaron trasladar a la opinión pública: “¿Cuenta cómo trabajo ser legislador?”.

Los ataques que ha recibido el Senador Lacalle Pou, más que un cruce “típico” de campaña electoral o un agravio personal, constituyen una ofensa a las tradiciones democráticas del Uruguay.

A finales del año pasado, la Senadora frenteamplista Daisy Tourné aseguraba: “No ha sido un buen año para la política”, refiriéndose específicamente al fenómeno que ella misma denominó “política desde la antipolítica”.

Imposible no coincidir con la señora Senadora. Esperemos que en el 2019 su partido no sea el promotor de esta nefasta estrategia.



Sin noticias de la mediación y el diálogo propuesto por Uruguay
Lo limpio, lo sucio y la doble moral
Julio María Sanguinetti
El relevo del Comandante
Sanguinetti: la peor opción es el “partido militar”
Las Fuerzas Armadas y las reacciones políticas
Luis Hierro López
Una nueva edición de la Expo Activa
Tomás Laguna
Coaliciones a todo nivel
Inequidades en Salud: el “Informe Acheson” uruguayo
Ignacio Amorín Costábile
Siguen diciendo que hay que atacar las causas del delito
Inseguridad: preocuparse menos y ocuparse más
OIT insiste con que Uruguay debe impedir las ocupaciones de empresas
No habla bien de los candidatos que violen la veda electoral
Ante el mensaje del 1o. de marzo: una historia que viene de 1985
Todos los hombres del presidente
Julio Aguiar Carrasco
¡Gracias, ahora sí!
Consuelo Pérez
Carolina Cosse, el Antel Arena y su costo
Jorge Ciasullo
Una inverosímil realidad
Ruth Furtenbach
Educación Moral y Cívica
Jorge Bentos
Venezuela en la penumbra
Netanyahu y los votos de la ciudadanía árabe
El presidente hablador
Sesenta años de exilio no silencian al Dalái lama
Frases Célebres 754
Fructuoso Rivera y la patria posible
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.