La voz de Laura

Por Fátima Barrutta

Ese solo nombre, sin apellido, firmó una serie de artículos en el diario El Día de don José Batlle y Ordóñez, reivindicativos de los derechos de la mujer, en una época en que eran habitualmente conculcados.

En el que se titula "En defensa de la mujer", la misteriosa Laura se preguntaba por qué nuestro género no accedía a posiciones de destaque en las distintas actividades que hacían a la sociedad: "¿Se dirá que no sobresalimos, ni mucho menos, en el ejercicio de las artes, de las letras y de las ciencias, ni de la política? Pero ¿cómo hemos de sobresalir, si se nos aparta de ellas sistemáticamente?"

Lo más interesante de esta reflexión aguda y profética, es que Laura no es una mujer. Es el seudónimo que utilizó el propio Don Pepe para poner sobre la mesa una equidad de género de la que nadie hablaba a principios del Siglo XX.

Y no deja de ser significativo que el "machismo ambiental" de esos tiempos obligara a que fuera un hombre quien levantara las banderas del naciente feminismo.

Hoy quiero recuperar la voz de Laura, que es la de Don Pepe, el constructor de nuestro "pequeño país modelo", y es la de todos quienes creemos que no debe haber nada que diferencie a las personas, más que sus talentos y virtudes.

A mi generación le queda un gran trabajo por hacer, consistente en derrotar con militancia y talento las estructuras machistas aún impresas en muchas mentalidades, para construir un presente y un futuro de equidad, donde las mujeres no seamos figuras decorativas, sino que ocupemos el lugar que nos corresponde en el mejoramiento de la sociedad.

Ya se ha comprobado que existe una mayor proporción de mujeres en el ámbito universitario, que de varones. Pero esa supremacía, luego, no se traduce con la misma performance en los cargos públicos y en las jerarquías empresariales. Las barreras inconscientes siguen identificando al hombre con la capacidad emprendedora y a la mujer con el espíritu conservador del hogar.

Sin renegar de nuestra condición de madres, debemos seguir dando pasos firmes para ocupar los puestos de lucha que respondan a nuestros sueños.

En cierta forma, los niveles de velada diferenciación que hacen algunos hombres en posiciones de poder, ya no tienen que ver tanto con la cultura imperante (donde el machismo, y otras taras como la homofobia, se caen a pedazos), sino con un afán inconsciente de protección competitiva.

Las normas de discriminación positiva pueden ser útiles, pero solo en forma coyuntural: la construcción de la equidad la haremos nosotras, cada día, con nuestra rebeldía ante las falsas certezas y nuestro trabajo denodado y creativo para dar respuestas a los problemas de todas las personas.

Ese es mi compromiso batllista. Porque soy una Laura que cree en la equidad y la justicia social, en un país tristemente sumido en los corsés ideológicos y formas de discriminación enmascaradas por la hipocresía de cierta corrección política.

Lauras uruguayas: a seguir trabajando.

No tenemos que demostrar nada. Tenemos todo por hacer.

El camino lo construimos juntos, mujeres y hombres libres.



Argentina otra vez en la incertidumbre
Encuestas y climas
Julio María Sanguinetti
El Gucci-gate o el juego de las miserias
Al menos alguien cree en la libertad
Se hace difícil creerle al ingeniero Martínez
Luis Hierro López
La libertad es una sola
Elena Grauert
Tiempo de escuchar propuestas para la recuperación productiva del agro
Tomás Laguna
¡Para tener en cuenta!
Julio Aguiar Carrasco
El abatimiento del desempleo juvenil como prioridad
Ruth Furtenbach
IMM y Adeom, una mezcla letal.
Jorge Ciasullo
1/2 + 1/2 = 1/2
Consuelo Pérez
Argentina: Se enciende la luz roja en el tablero
Eduardo Pacífico
¿Somos todos los uruguayos efectivamente libres?
Marcela Pérez Pascual
El Batllismo y las políticas sociales
Miguel Lagrotta
Si como candidato lidera así, imagínelo gobernando
Fátima Barrutta
"La unidad es el comienzo"
Francisco Berchesi
La derrota de Macri pone dudas al acuerdo Mercosur-Unión Europea
Alvaro Valverde Urrutia
Mujica y la historia del Partido Colorado
Mirtha Guianze y el tío Carlos
Súper Secretario
Con los planes del Mides no alcanza para vencer a la pobreza
Se reduce la masa salarial y la calidad de los empleos
Águeda Dicancro
Talvi y Sanguinetti hoy en Casa de Galicia
Cuando los pirómanos se convierten en los héroes del momento
Mis décadas con Fidel Castro
Dejar la paz en paz
Los años 20, una comunidad india y el petróleo
LA LIBRERIA
Frases Célebres 775
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.