La renuncia de Pedro

Se abre un nuevo tiempo de renovación en el Partido Colorado, pero Bordaberry —más allá de su derecho a declinar candidaturas— tiene responsabilidades partidarias para seguir cumpliendo, por lo que descontamos que esa renuncia no será óbice para que siga prestando su valioso concurso.

Pedro Bordaberry ha anunciado que no será candidato a la Presidencia.

Sin duda es una renuncia importante, habida cuenta de que ha sido el candidato partidario en dos elecciones, al haber alcanzado la mayoría en elecciones internas. Encabeza hasta ahora la agrupación Vamos Uruguay, que –presente en todo el país- ha sido la base de sustentación de esas postulaciones.

Desde tiempo atrás se sabía que su propósito no era ser candidato a la Presidencia. Está en su derecho. Abandonar la política ya es otra cosa, porque es un legislador brillante y lidera una agrupación que es muy importante en la vida partidaria. Hay una responsabilidad a la que no puede renunciar quien representa al Partido en el Parlamento y mantiene la referencia que le dio la última elección interna. Confiamos en que, retornado al país, de los pasos necesarios para preservar la unidad de acción de su sector, que integran valiosos dirigentes y que será un participante valioso en la necesaria competencia interna, con el candidato que oportunamente postulará.

La aparición de Pedro Bordaberry en la vida política fue un factor de renovación importante. Su renuncia a disputar la candidatura presidencial, abre ahora otro momento de renovación. Somos optimistas. El Partido Colorado sigue siendo el garante de principios fundamentales de la organización republicana y en la actual correlación de fuerzas del mapa político, su aporte es fundamental. El Partido Nacional preserva su estructura y vive un buen momento, pero en solitario no alcanza para asegurar esa imprescindible rotación en el gobierno De la presencia y recuperación colorada depende que el país experimente el cambio que la ciudadanía reclama, al advertir el agotamiento de la fuerza frentista. En todo el país hay un reverdecer del sentimiento batllista, que asume hasta gente de otras colectividades. Ese es un patrimonio de ideas, tradición, equipos de gente, que debe inspirar una actividad partidaria renovada y renovadora.



Fue despedido como un héroe pese a la frialdad oficial
Condena de Lula
La conexión uruguaya
Los excesos no pagan
Julio María Sanguinetti
El policía Wilson Coronel
Luis Hierro López
La herencia de Mujica
“Yo vi el título”
Daniel Martínez, el refrigerador simpático
Los “cincuentones”, el fondo y el oportunismo
Los perros y la depredación de la majada
Tomás Laguna
Qué difícil es defender a este gobierno
Una apresurada acusación
James Bond
Consuelo Pérez
Servir, matar y morir
El militarismo venezolano sostiene hasta ahora a Maduro
No hay peor ciego que el que no quiere ver
Jorge Ciasullo
El Estado Islámico aún no está muerto
No tengo enemigos, no conozco el odio
Siempre hay un camino bueno
Juan Andrés Fernández
Frases célebres 678
La vergüenza de haber sido (o ser aún) frenteamplista
Jorge Bentos
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.