La ira triunfó sobre la razón

Con los partidos tradicionales derrotados, se abre el camino a una polarización de consecuencias desconocidas tras la elección italiana, según el análisis del profesor Loris Zanatta que nos interesa reproducir.

Italia es tierra de terremotos y esta vez el terremoto fue político. Dejó muchas ruinas y algunas víctimas. Entre las ruinas, algunos sonríen: dicen que son los salvadores de la patria. Pero las reconstrucciones en Italia rara vez tienen éxito. A veces nunca terminan.

Tratar de explicar las elecciones italianas es como meterse en un laberinto. Vamos a intentarlo. Para algunos, la elección fue la habitual: los italianos tuvieron que decidir si quedarse un poco más a la derecha o un poco más a la izquierda. Pero ¿quién era la derecha?, ¿quién la izquierda? En la derecha, Forza Italia y la Liga Norte son los dos pilares de la coalición. Pero la primera tiene un electorado moderado y proeuropeo; la segunda, electores euroescépticos, hostiles a la sociedad abierta, a veces xenófobos e indiferentes a los principios de la democracia liberal. Luego está la izquierda, dominada por el Partido Demócrata, de Renzi. Pero Renzi es una figura que divide el país: una parte lo odia y le imputa a su partido mal gobierno y corrupción; aquellos que lo votan creen, en cambio, que el partido expresa una clase dirigente preparada que ha gobernado bien, sacando al país de la crisis más grave desde hace un siglo. El primer ministro, Paolo Gentiloni, encarna esta imagen tranquilizadora y competente. Ahora: el punto es que para muchos italianos esto hace que el Partido Demócrata se haya vuelto extraño a la izquierda. Precisamente por eso sufrió una dolorosa ruptura en su interior. Finalmente está el Movimiento 5 Estrellas: ahora es por lejos el partido más fuerte. ¿Es de derecha? ¿De izquierda? Ni una cosa ni la otra, dicen sus líderes. Y tienen razón: como todos los movimientos populistas, aspira a ser el todo, no la parte; se considera el partido de los honestos, de la superioridad moral, el único capaz de salvar a Italia de la corrupción, la decadencia y el pecado.

Si la imagen resulta confusa, intentemos verla de otra manera. En lugar de la clásica abscisa derecha-izquierda, usemos otra. ¿Cuál? Alguien diría: democracia, no democracia. Pero no sería justo: todos respetan la democracia, no podemos juzgar las intenciones. Otros proponen: a favor o en contra de Europa. Mejor. Que el Partido Demócrata en la izquierda y Forza Italia en la derecha son europeístas, a diferencia de la Liga y 5 Estrellas, está claro. Vamos a dar un paso más: ¿cuál es el álbum familiar de los diferentes partidos? ¿En qué espejo se miran? La respuesta es simple: Forza Italia y el Partido Demócrata se insertan en el álveo tradicional del Occidente democrático liberal, cada uno a su manera. La Liga y 5 Estrellas, no: juegan el juego de la democracia liberal, pero sueñan con llevarlo quién sabe adónde. La primera admira la Rusia autocrática de Putin, el gobierno nacionalista húngaro; los segundos alaban los populismos latinoamericanos, el pauperismo franciscano, cultivan los instintos antiliberales que abundan en el vientre del país.

¿Y ahora? Eugenio Scalfari, el anciano fundador de un conocido diario progresista, observó hace poco tiempo que la victoria del Movimiento 5 Estrellas habría sido mucho más peligrosa para Italia que la de Berlusconi. La cosa causó escándalo y volaron insultos. Sin embargo, eran palabras sensatas: Berlusconi es un personaje indigerible; que siga siendo el líder de la derecha moderada es un síntoma de sus límites políticos y culturales, de su incapacidad para renovarse. Pero si algo podemos con razón endilgarles a sus años de gobierno es la ineptitud, no la amenaza al sistema republicano. El discurso para el Partido Demócrata es diferente, pero similar. Renzi pudo transformar su partido en el centro de gravedad del sistema político italiano, pero fracasó: padeció una terrible coyuntura económica, dividió cuando tenía que sumar, pagó el costo de la dificultad histórica de barquear a la izquierda italiana de la orilla redentora y a la orilla reformista; desafío abrumador en una etapa histórica en la que el viento sopla en favor de los redentores, de quien marca faroles, de los que más gritan y prometen.
Si se lo mira así, es más fácil decir quién ganó y quién perdió: ganaron 5 Estrellas en el sur y la Liga en el norte, perdió Forza Italia y el Partido Demócrata naufragó. No ganó la derecha ni la izquierda: la Italia redentora le ganó a la reformista; las tripas, al cerebro; la ira, a la razón; la pulsión de encerrarse y soñar a la de razonar y abrirse. Es inútil protestar: estaba en el aire y quien perdió tendrá que revisar muchas cosas. En todo esto, sin embargo, destaca una ironía: los partidos de gobierno pagan la cuenta salada de la dramática crisis de la última década y de las interminables laceraciones sobre la inmigración, justo cuando el país había casi abandonado el túnel.

Peor que peor, los ganadores no han barrido la cancha, de manera que nadie tiene los votos para formar un gobierno. Tendrán que aliarse. ¿Encontrará la derecha los pocos votos que le faltan? El primero en moverse será el Movimiento 5 Estrellas. ¿Permanecerá solo? ¿Se aliará? ¿Con quién? De las dos, una: o se espeja en su pureza y rechaza alianzas, esperando poder un día gobernar solo; o se alía y entonces tendrá que caer en algún lugar. Pero ¿dónde? Nunca con Berlusconi o con Renzi: el odiado establishment, según dice. Lo único que queda es la Liga: la hipótesis de una coalición soberanista y euroescéptica entre 5 Estrellas y la Liga parecería imposible, pero no debe descartarse. Europa tiembla; yo, también. En el lado opuesto, por otra parte, no hay números para una "gran coalición" a la italiana entre los partidos proeuropeos, moderados y liberales: las elecciones los han demolido. Reina el caos.

Dejando hablar a las tripas y descansar al cerebro, es fuerte la tentación de decir: ¡que gobiernen! Después de años de escuchar clases moralistas y propuestas demagógicas, el deseo es fuerte: veamos cómo saben lidiar con la inmigración, la deuda pública, el terrorismo islámico, el crimen organizado; veamos si para gobernar será suficiente gritar "honestidad, honestidad" y reducir los salarios de los parlamentarios, o si habrá que decir sí o no, agradar a algunos y desagradar a otros, promover inversiones y garantizar ahorros. Pero luego pienso en el futuro y miro hacia atrás: cuando Italia se convierte en un laboratorio político, tiemblo. Mejor la normalidad que la excepcionalidad. Temo, como tantos, el amateurismo de 5 Estrellas y la xenofobia de la Liga, el daño que pueden causar a un país frágil y vulnerable. Con el tiempo, el Movimiento 5 Estrellas se ha vuelto cada vez más meridional; y al hacerlo se ha españolizado, se parece cada vez más a los populismos latinoamericanos que suele invocar. Igual que ellos, su pretensión de ser el dueño de la ética, de encarnar el bien, de poseer el monopolio de la virtud me temo que sea el preludio de una polarización infinita, de una guerra sin cesar entre dos Italias incapaces de vivir juntas. Italia no es Venezuela, pero el riesgo es el de erosionar el tejido institucional que hizo posible transformar un país pobre, fascista y derrotado en un lugar próspero, libre y civilizado. Si pudiera elegir, evitaría el experimento.



Entre tapar la corrupción y ocultar datos del Estado
Política y políticos
Julio María Sanguinetti
Brasil pega la vuelta y Mercosur sería zona de libre comercio
Sendic amenaza con divulgar datos que comprometen al Intendente Martínez
El acoso moral y profesional al inspector Zuluaga
Luis Hierro López
Flexibilidad laboral “compañera”
Santiago Torres
Nacionalismo y populismo
Julio Aguiar Carrasco
Confirman carencias muy graves en las cárceles
Dejadez y falta de respuestas
Elena Grauert
Con el sindicalista Balcedo, fallaron todos los controles estatales
Obrando Mal
Consuelo Pérez
Juan Peyrou, o cuando el hombre se vuelve paisaje
Tomás Laguna
Inevitable: 2019 se iniciará con un verdadero tarifazo
Jorge Ciasullo
Modelo equivocado
José Arias
Batlle y Ordóñez (I): interpretación de una época
Crece en Uruguay la pulsión emigratoria
La trinchera de Occidente
Acto con Sanguinetti en Kibón
Premio Cervantes para Ida Vitale
¿Volverá Europa a suicidarse como lo hizo hace 100 años?
Mucho trabajo e innovación, el secreto de los chinos
Libertad de expresión no ampara a las críticas a Mahoma
La guerra por la selva amazónica
Frases Célebres 742
Un viejo libro muy actual
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.