La falsa inserción internacional que proclama el Frente Amplio

Técnicos del Frente amplio así como el ministro Astori sostienen que Uruguay tiene acceso a más mercados ahora que en 1999. La información es parcialmente falsa y equivocada.

La Comisión de Asuntos Internacionales del Frente Amplio sostuvo en un reciente simposio que ha habido una modificación sustancial en la política comercial de Uruguay desde que el Frente Amplio llegó al gobierno.

“Antes de que el Frente Amplio llegara al poder, Uruguay tenía una fuerte dependencia con solo 60 mercados, en los cuales podíamos vender nuestra producción. Sin embargo, el Frente Amplio logró ampliar nuestro alcance a 160 mercados, lo que significa que los triplicó. Hoy no metemos los huevos en una canasta, sino que en muchas, lo que nos implicó salir de una extrema dependencia de la región”, sostuvo uno de sus integrantes, Sebastián Hagobian.

“Definitivamente ha habido un cambio desde que la izquierda asumió el poder. Intentamos poner nuestros productos en cerca de 160 países o más. Por tanto, ha habido una modificación significativa en lo que tiene que ver con la diversificación de Uruguay en sus relaciones comerciales”, sostuvo por su lado el ex diputado José Bayardi.

Con el mismo tono de optimismo, un tercer asesor, el economista Gustavo Buquet, indicó que “lo que más ha dado resultado son los convenios bilaterales de sectores concretos, que han desembocado en la expansión enorme que ha tenido Uruguay de pasar de los 60 mercados a los 160. Estos nuevos mercados abiertos han posibilitado de manera simultánea la incorporación tecnológica en el agro, han aumentado enormemente la productividad agropecuaria y las exportaciones en Uruguay. Esto es inobjetable”.

La argumentación, supuestamente dirigida a demostrar en la interna frenteamplista que no son necesarios los Tratados de comercio porque Uruguay sin ellos igual prospera, es falsa o por lo menos incompleta según otros enfoques.

El experto Dr. Ignacio Bartesaghi, Decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la Universidad Católica publicó recientemente una columna en El Observador en la que analiza con rigor técnico las tendencias del comercio exterior, demostrando que las afirmaciones anteriores no son correctas. Si bien han crecido las exportaciones y los mercados de destino, en el comparativo global la situación no es cualitativamente diversa a la que se registraba en 2004, durante el último gobierno colorado.

En primer término, la primarización de la producción ha significado que el país no haya diversificado suficientemente su oferta exportable. Carne, celulosa, soja, los lácteos, los cereales, cueros, plásticos y lana siguen siendo los rubros principales y casi exclusivos de nuestras ventas en el exterior. De hecho, los diez principales productos de exportación de Uruguay en 1999 explicaban el 67% del total, mientras que en 2017 representaron el 78%. Si se comparan los cambios a nivel de producto entre el año 1999 y el presente, los bienes que ganan más participación en el total colocado por Uruguay fueron principalmente la celulosa, la soja y la madera, mientras que en menor medida la carne, los animales en pie y las grasas y aceites animales. En contrapartida, pierden importancia los cueros, la lana, cereales, vehículos y sus partes, pescados, frutas, peletería y vestimenta.

El análisis por mercados indica –agrega Bartesaghi– que efectivamente Uruguay accede a más países, pero ello no ha significado cambios sustanciales. Atendiendo a los destinos de exportación, en lo que va del año Uruguay colocó sus bienes en 163 mercados, lo que supone 41 mercados más que los registrados en 1999. El pico máximo se alcanzó en 2011 con 180 mercados, cayendo posteriormente. Si bien este cálculo podría indicar una mayor diversificación de las ventas por mercados, como resultado de analizar la porción del total explicada por los 10 principales destinos en los diferentes períodos, se observa que no se registran cambios sustanciales: el 72% en 1999 y 73% en 2017.

El experto de la Universidad Católica concluye en el sentido contrario a lo que indicaron los asesores del Frente. Los cambios no se han dado por la influencia del gobierno frenteamplista, sino por la presencia de China en el mercado internacional y por la caída de las exportaciones industriales en favor de las exportaciones agrícolas.

El futuro, dice Bartesaghi, pasa precisamente allí por dónde el Frente Amplio prefiere taparse los ojos: será definitorio mejorar las condiciones de acceso a los mercados internacionales suscribiendo acuerdos profundos que impulsen a que más empresas coloquen más y diversos productos.



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.