La contradicción ética como norma

El Frente Amplio quiere investigar las conexiones entre el cambio Nelson y la campaña electoral, pero se negó férreamente a que se supiera cómo fueron y son los malignos vínculos con Venezuela. Acusa a Sanabria, pero defiende a la escribana frenteamplista que especulaba en su casa de cambios. Y sus ministros hacen campaña sosteniendo que se quiere ocultar el tema, pero los canales informaron del extraordinario tiempo que se le dedicó al asunto en los informativos...

Con la clara intención de desviar la atención pública de los desastres morales que el Frente Amplio le provocó al país (Ancap, Pluna, la compra del avión presidencial) el gobierno y sus principales voceros se lanzaron a una campaña “goebbeliana” —es lo menos que se puede decir de la misma— para intentar vincular al Partido Colorado con las maniobras financieras del Cambio Nelson. Incluso han propuesto la instalación de una comisión investigadora a nivel parlamentario para que hurgue en el tema.

Fueron grotescas las intervenciones de los ministros Bonomi y Murro, que montaron la patraña de que algo misterioso se ocultaba en la información y que se había provocado un extraño silencio en torno al tema. Ni hablar de las declaraciones del Vicepresidente Sendic —tan luego él— sobre inmoralidades.

La acusación fue inmediatamente respondida por los medios, que demostraron que el tiempo dedicado a la cobertura fue extraordinariamente amplio, siendo el tema más difundido en las últimas semanas. Los ministros cometieron sin pudor un atropello, acusando genéricamente a la prensa de manipular la información y denunciando una conspiración inexistente, todo en favor de los intereses partidarios de la coalición gobernante.

La misma indignante contradicción se da con la propuesta de crear una comisión investigadora, cuando es evidente que el Frente Amplio se negó a que el mismo procedimiento se aplicara a los negocios de los amigos de Pepe Mujica con Venezuela. La empresa “Aire Fresco” contó con apoyo oficial, hizo negocios sospechosos con Venezuela y financió la campaña del MPP. El Parlamento quiso investigar ese extraño lazo pero el Frente Amplio lo impidió, momento a partir del cual ha perdido toda autoridad para hacer propuestas de esa índole.

Siguen las inmoralidades: el Frente Amplio se abroquela y defiende a la presidente de la coalición en Maldonado, la escribana Susana Hernández, quien especulaba con depósitos en el cambio Nelson. El Frente Amplio dijo que respalda su actuación así como hizo antes con Calloia y tantos otros procesados. Por el contrario y como es notorio, el Partido Colorado puso en marcha los mecanismos para expulsar a Francisco Sanabria, mientras el Frente Amplio hace —e hizo— exactamente lo contrario.

Sanguinetti y el atropello de Bonomi

El ex Presidente Julio Ma. Sanguinetti fue terminante al explicar que el asunto Sanabria se desarrolló en el ámbito privado y nada tiene que ver con la actividad pública o con el Partido Colorado. Entrevistado por el periodista Gerardo Sotelo para El País TV Sanguinetti dijo que “estos no son los mil millones de Ancap, el millón del avión, este es un tema de la vida comercial, de una persona que si bien era dirigente colorado, estaba actuando en el sector privado, el Partido no es responsable de nada. El Partido ya lo está juzgando y lo va a expulsar”. “Nosotros no aplaudimos ni hacemos caravanas de apoyo, en cambio el Frente Amplio aplaudía a los procesados”, agregó Sanguinetti al señalar las diferencias de procedimiento entre el Partido Colorado y el Frente Amplio.

El ex Presidente explicó que “es un problema desgraciado de un muchacho que no estuvo a la altura de la situación, que heredó una situación compleja que no supo manejar, que ha arrastrado a su familia a este desastre”.

Sobre la creación de una comisión investigadora, Sanguinetti afirmó que se trata de “una explotación política de mucha mala fe porque no está comprometido el Partido, salvo por el hecho ya conocido de que Francisco Sanabria puso plata en la campaña electoral, lo que no es ninguna novedad”.

Lo curioso es que se acuse a Wilson Sanabria de intermediar en el fraccionamiento de un lote y no se pregunte qué hizo en el tema el Intendente, que era frenteamplista, se preguntó Sanguinetti.

Finalmente, el ex Presidente aseguró que el Ministro de Interior, quien debe velar por las garantías y los derechos de todos los ciudadanos, cuidando los equilibrios, salió en forma desmedida a reprochar a la prensa por no haber hecho el suficiente escándalo en una actitud francamente censurable.

Sanguinetti concluyó asegurando que la mayoría de la población entiende que no hay partido político, iglesia o institución que esté libre de una situación similar, en la que uno de sus integrantes comete un desvío en su actividad privada, pero no por ello compromete al partido o a la institución.



Aferrados al poder
Laicidad en debate
Julio María Sanguinetti
El camino de los fusiles
Luis Hierro López
Represión y muerte
El delirio del Pit-Cnt
Tupamaros cometieron asaltos después de 1985
“Feminicidio” y pensamiento hegemónico
Elena Grauert
Límite de la dualidad
La renuncia de Pedro
Venezuela divulga emails para comprometer a Sendic
Ancap, el mejor ejemplo de despilfarro
Jorge Ciasullo
¿Por qué no se calla?
Descubriendo el agua tibia
Marihuana: un nuevo cambalache del gobierno
El sistema de salud bajo la lupa
Cuando los que no son Santos, lucran con sus Señas
Consuelo Pérez
Crece la oposición en Chile
Francia: primera vuelta sin ganadores claros
La falta de previsión
Jorge Bentos
Volver al hogar
Lucas Archiprete
Frases Célebres 666
DEBATE RENOVADO
LA LIBRERIA
Juan Idiarte Borda: un hombre y dos caras
Agustín Manta
Corrupción general
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.