La Convención del Resurgimiento

La Convención del Partido Colorado del sábado pasado fue una de esas asambleas con vocación histórica. Después de todos los momentos críticos que se vivieron hasta hace un año y medio y luego llegar, como se llegó, a una interna vigorosa, se respiraba un ambiente de alegría y fraternidad. Fue la vibrante Convención del Resurgimiento y esperamos que así sea recordada si se llega —como esperamos— a una elección que marque la irrupción de nuestro partido en el gobierno.

La larga votación nominal permitió fundamentos de votos que, con muchos matices y variados estilos, marcaron un clima de encendido apoyo a la figura del candidato a vicepresidente, que es lo que se decidía. Docentes que le acompañaron en la elección en que logró ingresar al Codicen en representación de los profesores; muchos amigos de Tacuarembó; algunos compañeros del Foro Universitario de los años 90 y, en general, dirigentes que encontraron en él, siempre, al compañero batllista pronto para entender y avalar buenas causas, alentaron ese ambiente de fraternidad a través de esas expresiones que se fueron anudando en el transcurso de la votación.

El Dr. Sanguinetti recordó que conocía a Robert desde su adolescencia y tuvo la alegría de presentárselo a Rama para que pudiera ser el Secretario General del Consejo de Secundaria en aquel proceso de reforma que, entre 1995 y 2000, marcó un hito en la educación pública. Por sus méritos pasó luego a Secretario General del Codicen, donde se transformó en figura fundamental en la instrumentación administrativa de los cambios que se impulsaban. En sus años de estudiante fue Consejero en la Facultad de Derecho. Y últimamente miembro del Codicen, como ya se dijo, elector por sus colegas docentes.

En lo partidario, su actuación como Prosecretario General fue también notable, por su eficacia y dedicación. Todo este periplo lo mostró —y ello importa tanto como su curriculum— como un servidor honesto del Estado y un jerarca humano y firme en la defensa de los principios republicanos de nuestra sociedad. A los 47 años de edad, abogado y profesor, ya es un maduro gestor del Estado, que le aporta experiencia y amplia versación en un sector como la educación, que es prioridad del Partido Colorado.

También el ex Presidente afirmó en la Convención que la fórmula colorada es una típica expresión del Uruguay batllista. Talvi es hijo de una familia inmigrante, que huyó de Europa ante las persecuciones del nazismo. Robert, de una familia modesta y trabajadora de Tacuarembó, que hizo el esfuerzo de poder mandar a su hijo a estudiar a Montevideo y —como luego él dijo en su discurso— recién a los 17 años pudo conocer el mar… Representan sociológicamente la herencia batllista que configuró las clases medias del país. Uno es un economista de larga trayectoria de estudio y debate de todos los temas del desarrollo nacional; el otro, un hombre de la educación, fogueado ya en el trabajo y en las difíciles luchas que pautan siempre el cambio en esos ámbitos.

Los convencionales de Batllistas se habían reunido previamente en las instalaciones de Casa de Galicia para ratificar su voluntad de trabajar junto a Uruguay Batllista, liderado por Amorín, en la próxima elección, unidos en una lista al Senado. Todos animados de un espíritu de trabajo, trasuntaron la conciencia de que fuimos parte fundamental del éxito del Partido.

Esta idea se resumió en la Convención en la idea de que renovación y tradición, lejos de ser incompatibles, son los elementos necesarios para la vida y permanencia de las instituciones. Una renovación sin raíces es un efímero clavel del aire, que no se asentará; un viejo tronco de tradiciones se esclerosa si no renueva sus hojas y sus frutos. Ni renovación es rechazo ni tradición es conservadorismo. Esta última es un legado de principios, historia y conductas que configura el patrimonio imprescindible para que las naciones o los partidos permanezcan en el tiempo. La renovación es la condición para esa permanencia, la actitud de constante búsqueda de futuro, el “renovarse es vivir” de la célebre máxima rodoniana.

En esta confluencia se resume hoy el Partido Colorado. Y por eso vive hoy la esperanza de su resurgir.



Sindicatos se preparan para la resistencia y hacen propaganda política
Ética frenteamplista
Julio María Sanguinetti
El Frente Amplio y los impuestos
Luis Hierro López
Martínez dijo que el Programa del Frente Amplio no lo obliga, porque se trata de “recomendaciones”
No es una foto, es el cambio
La desfachatez de Astori
América Latina y sus dinámicas perversas
Elena Grauert
Martinez: el agro se salva con la agro-ecología...
Tomás Laguna
El izquierdoso barco de la cultura.
Consuelo Pérez
Para recordar
Nos vamos a quedar sin carnavales
Los oportunistas de siempre
Alertan sobre un aumento de salarios “encubierto” en el Ministerio de Educación y Cultura,
Bolivia y Chile en su laberinto
Jorge Ciasullo
Las encuestas y lo que viene
Lole Hierro
América duele... ahora Bolivia
Eduardo Pacífico
Bifurcación del porvenir
Francisco Berchesi
El Grupo de Puebla: ¿se aleja el polo progresista?
Alvaro Valverde Urrutia
Mujeres al borde de un país más justo
Fátima Barrutta
Martínez y la ley del espejo
Ruth Furtenbach
¿Batllismo en el Frente Amplio?
Matías Guillama
¿Qué hemos hecho mal los liberales?
La política de drogas en México está fracasando y los narcos están a la ofensiva
Las protestas en América Latina demuestran varios enojos
España sigue empatando
Frases Célebres 788
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.