La Convención del Resurgimiento

La Convención del Partido Colorado del sábado pasado fue una de esas asambleas con vocación histórica. Después de todos los momentos críticos que se vivieron hasta hace un año y medio y luego llegar, como se llegó, a una interna vigorosa, se respiraba un ambiente de alegría y fraternidad. Fue la vibrante Convención del Resurgimiento y esperamos que así sea recordada si se llega —como esperamos— a una elección que marque la irrupción de nuestro partido en el gobierno.

La larga votación nominal permitió fundamentos de votos que, con muchos matices y variados estilos, marcaron un clima de encendido apoyo a la figura del candidato a vicepresidente, que es lo que se decidía. Docentes que le acompañaron en la elección en que logró ingresar al Codicen en representación de los profesores; muchos amigos de Tacuarembó; algunos compañeros del Foro Universitario de los años 90 y, en general, dirigentes que encontraron en él, siempre, al compañero batllista pronto para entender y avalar buenas causas, alentaron ese ambiente de fraternidad a través de esas expresiones que se fueron anudando en el transcurso de la votación.

El Dr. Sanguinetti recordó que conocía a Robert desde su adolescencia y tuvo la alegría de presentárselo a Rama para que pudiera ser el Secretario General del Consejo de Secundaria en aquel proceso de reforma que, entre 1995 y 2000, marcó un hito en la educación pública. Por sus méritos pasó luego a Secretario General del Codicen, donde se transformó en figura fundamental en la instrumentación administrativa de los cambios que se impulsaban. En sus años de estudiante fue Consejero en la Facultad de Derecho. Y últimamente miembro del Codicen, como ya se dijo, elector por sus colegas docentes.

En lo partidario, su actuación como Prosecretario General fue también notable, por su eficacia y dedicación. Todo este periplo lo mostró —y ello importa tanto como su curriculum— como un servidor honesto del Estado y un jerarca humano y firme en la defensa de los principios republicanos de nuestra sociedad. A los 47 años de edad, abogado y profesor, ya es un maduro gestor del Estado, que le aporta experiencia y amplia versación en un sector como la educación, que es prioridad del Partido Colorado.

También el ex Presidente afirmó en la Convención que la fórmula colorada es una típica expresión del Uruguay batllista. Talvi es hijo de una familia inmigrante, que huyó de Europa ante las persecuciones del nazismo. Robert, de una familia modesta y trabajadora de Tacuarembó, que hizo el esfuerzo de poder mandar a su hijo a estudiar a Montevideo y —como luego él dijo en su discurso— recién a los 17 años pudo conocer el mar… Representan sociológicamente la herencia batllista que configuró las clases medias del país. Uno es un economista de larga trayectoria de estudio y debate de todos los temas del desarrollo nacional; el otro, un hombre de la educación, fogueado ya en el trabajo y en las difíciles luchas que pautan siempre el cambio en esos ámbitos.

Los convencionales de Batllistas se habían reunido previamente en las instalaciones de Casa de Galicia para ratificar su voluntad de trabajar junto a Uruguay Batllista, liderado por Amorín, en la próxima elección, unidos en una lista al Senado. Todos animados de un espíritu de trabajo, trasuntaron la conciencia de que fuimos parte fundamental del éxito del Partido.

Esta idea se resumió en la Convención en la idea de que renovación y tradición, lejos de ser incompatibles, son los elementos necesarios para la vida y permanencia de las instituciones. Una renovación sin raíces es un efímero clavel del aire, que no se asentará; un viejo tronco de tradiciones se esclerosa si no renueva sus hojas y sus frutos. Ni renovación es rechazo ni tradición es conservadorismo. Esta última es un legado de principios, historia y conductas que configura el patrimonio imprescindible para que las naciones o los partidos permanezcan en el tiempo. La renovación es la condición para esa permanencia, la actitud de constante búsqueda de futuro, el “renovarse es vivir” de la célebre máxima rodoniana.

En esta confluencia se resume hoy el Partido Colorado. Y por eso vive hoy la esperanza de su resurgir.



Argentina otra vez en la incertidumbre
Encuestas y climas
Julio María Sanguinetti
El Gucci-gate o el juego de las miserias
Al menos alguien cree en la libertad
Se hace difícil creerle al ingeniero Martínez
Luis Hierro López
La libertad es una sola
Elena Grauert
Tiempo de escuchar propuestas para la recuperación productiva del agro
Tomás Laguna
¡Para tener en cuenta!
Julio Aguiar Carrasco
El abatimiento del desempleo juvenil como prioridad
Ruth Furtenbach
IMM y Adeom, una mezcla letal.
Jorge Ciasullo
1/2 + 1/2 = 1/2
Consuelo Pérez
Argentina: Se enciende la luz roja en el tablero
Eduardo Pacífico
¿Somos todos los uruguayos efectivamente libres?
Marcela Pérez Pascual
El Batllismo y las políticas sociales
Miguel Lagrotta
Si como candidato lidera así, imagínelo gobernando
Fátima Barrutta
"La unidad es el comienzo"
Francisco Berchesi
La derrota de Macri pone dudas al acuerdo Mercosur-Unión Europea
Alvaro Valverde Urrutia
Mujica y la historia del Partido Colorado
Mirtha Guianze y el tío Carlos
Súper Secretario
Con los planes del Mides no alcanza para vencer a la pobreza
Se reduce la masa salarial y la calidad de los empleos
Águeda Dicancro
Talvi y Sanguinetti hoy en Casa de Galicia
Cuando los pirómanos se convierten en los héroes del momento
Mis décadas con Fidel Castro
Dejar la paz en paz
Los años 20, una comunidad india y el petróleo
LA LIBRERIA
Frases Célebres 775
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.