"Historia y política"

Con estas palabras, el ex Presidente Julio María Sanguinetti, tituló su habitual columna en el diario El País. La reproducimos para nuestros lectores.

Inesperadamente me encuentro en una suerte de polémica a distancia con el Profesor Carlos Demassi, a propósito de la bibliografía aconsejada por los cursos de Enseñanza Secundaria de lo que era 3er año y ahora es 9º.

Todo nace de que las actuales autoridades de la educación consideraron que la copiosa lista de 200 textos sugeridos para ese curso terminaba no siendo útil por su desmesura y tuvieron la idea de reducirla a 20 o 30.

En esa nómina más reducida siguen apareciendo Barrán y Nahum, como es natural, la historia económica de Bértola, un par de las valiosas obras de Caetano y Rilla, la clásica de Vanger sobre Batlle y en torno a las metodologías una obra de Zubillaga y otra de Ana Ribeiro. Por lo que ha trascendido, una novedad es que ahora se incluye a Lincoln Maizteguy, con su saga de "Orientales", que inexplicablemente no estaba considerado hasta entonces de modo inaceptable para uno de los historiadores más destacados de las últimas décadas. También aparece una obra colectiva del Profesor Demassi con Aldo Marchesi, Vania Markarian, Alvaro Rico y Jaime Yaffe sobre la historia de la dictadura. Esto demostraría que no hay ningún veto personal para el Prof. Demassi en temas de historia reciente, porque el suyo que habría quedado afuera de la lista anterior es ajeno al debate contemporáneo. En todo caso, se trata de un profesor que no merecería veto de nadie, aunque -a nuestro juicio- pertenece a una corriente historiográfica contemporánea con la que discrepamos en puntos sustanciales y aquí el punto es que ese modo de pensar se transformó en hegemónico, monopolista. Bueno es entonces que aparezcan otras visiones, como la wilsonista del Prof. Corbo o la nuestra.

La cuestión es que al añadirse "La Agonía de una Democracia", se han convocado todos los demonios, porque -ahí sí funciona el veto- nuestra condición de político invalida todo trabajo con pretensión histórica. El libro mereció en 2009 el Premio Bartolomé Hidalgo y lleva ya numerosas ediciones. Por cierto no pretendo ser un historiador académico, sí un periodista que, así como he escrito muchos temas de política y arte, también lo he hecho, a lo largo de más de medio siglo, en asuntos históricos. Algunos de ellos los reuní en el libro "El Cronista y la Historia", donde -entre otras cosas- incluí la "Crónica íntima del Golpe Uruguayo", que era inédita hasta en nuestro país, por la censura de la época. Ella se publicó en La Opinión de Argentina, Excelsior de México y O Estado de San Pablo, lo que me valió en Brasil una censura general para cualquier publicación, recién levantada en 1985. Mi biografía de Pedro Figari, por ejemplo, que escribí a instancia del Profesor Pivel Devoto, fue honrada en su prólogo por un maestro de historiadores como Natalio Botana. De modo que este "cronista" ha escrito mucho de historia y también tiene metodología, porque el periodismo no es literatura de ficción. Se basa en hechos. Sus fuentes no son distintas a la de la historia académica (periódicos, actas parlamentarias, memorias oficiales, estadísticas, etc.).

Lo que importa es que ese periodismo distinga claramente información de opinión. Es una regla de oro de la profesión. No tan claramente asumida en la historiografía nacional y mucho menos en la historia reciente de nuestro país, donde los hechos se mezclan con opiniones o tesis asumidas como dogma para abonar conclusiones políticas.

Un ejemplo claro de un hecho simplemente falso, mil veces repetido, es que los tupamaros luchaban contra la dictadura, como lo tenemos que aclarar una y otra vez ante jóvenes desprevenidos que han escuchado esa tesis en las aulas. Se sorprenden cuando se les explica que el golpe de Estado se dio cuando ya estaban derrotados, lo que demuestra que su acción guerrillera fue solo contra la democracia y que el golpe de Estado es una injustificable barbaridad, cuando ya la subversión no revistaba peligro.

Un posicionamiento doctrinario que conduce a una intención preconcebida es la de ubicar el período de violencia política bajo el rótulo global de Terrorismo de Estado, concepto válido para la dictadura, pero que se ubica en el relato de un modo que desvanece el hecho incuestionable de que la violencia política se inició mucho antes: es imposible ignorar un movimiento armado, inspirado en la Revolución Cubana, que salió a intentar la "revolución imposible", tal cual lo define el periodista Alfonso Lessa (cuyo trabajo sin duda merece una muy seria consideración histórica). Si secuestrar Embajadores extranjeros o asesinar funcionarios, no es terrorismo, ¿qué es?

Lo mismo ocurre con los episodios de febrero de 1973, inicio del golpe de Estado, si entendemos por tal la subordinación de la autoridad civil al poder militar. En esos días todo el Frente Amplio y la CNT se subieron al carro de la irrupción militar. Por suerte están los discursos en el Parlamento y los artículos en todos los diarios. Mientras la Convención colorada emitía una declaración de adhesión a las instituciones, la CNT parlamentaba con los mandos militares, soñando con que los Comunicados 4 y 7 de los militares fueran el programa para un nuevo gobierno "nacional y popular". La tesis oficial de nuestra llamada "izquierda" la define el diario comunista El Popular, con toda precisión: "Nosotros hemos dicho que el problema no es el dilema entre poder civil y poder militar, que la divisoria es entre oligarquía y pueblo, y que dentro de éste caben indudablemente todos los miliares patriotas que estén con la causa del pueblo".

El tema es serio. No es malo que se incluyan todos los libros de Demassi, los buenos y los no tan buenos pero no ignoremos que son ensayos políticos. Tiene todo el derecho a escribirlos pero no a descalificar a quienes, por el hecho de ser políticos, no podemos escribir historia. Aunque los hechos que narremos sean incontrovertibles.




Casos y cosas: de Bengoa a Sendic
Hora de pasar raya
Julio María Sanguinetti
Hasta el 3 de febrero
Nicolás Albertoni
Contraalmirante Juan José Zorrilla. Símbolo de la dignidad republicana
Malas señales, otra vez...
El relato maniqueo del hambre
Siga el baile, siga el baile...
A confesión de partes...
Continúan apareciendo irregularidades millonarias en el MEC del Frente Amplio
"Historia y política"
Ministro Tabaré Viera: "Confío en que el covid no afectará la temporada"
Apuntes del 2022
Tomás Laguna
Israel y el Frente Amplio
Jorge Ciasullo
Llegó el momento de bajar el IRPF y el IASS
Ruth Furtenbach
Aguas tranquilas
Consuelo Pérez
La inquisición en el siglo XXI
Leonardo Vinci
Pabellones que ondearon en la Banda Oriental, Provincia Oriental y Estado Oriental del Uruguay
Daniel Torena
Principales temas de integración para Uruguay
Alvaro Valverde Urrutia
"Renunciar" al poder, la mejor manera de conquistarlo
El atentado contra un periodista en México y la corresponsabilidad de AMLO
El 'Homo sovieticus'
La pregunta ya no es si los iraníes derrocarán al ayatolá, sino cuándo lo harán
Frases Célebres 931
Un día de Cólera
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2021 Correo de los Viernes. Publicación de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.