Hidalguía republicana vs soberbia populista

Por Tomás Laguna

Dos gestos diferentes en momento de crisis. El Dr. Jorge Batlle en el 2001, nuestros gobernantes hoy.

Por estos días transcurre una nueva edición de la Rural del Prado, “Expo Prado” en su denominación posmoderna, donde lo rural parece perder trascendencia en beneficio de una concepción más ferial. Van 113 ediciones desde la primera realizada en junio de 1883, en un solar frente a la Plaza Artola (Hoy de los Treinta y Tres). Desde 1913 se viene realizando en forma continua en el actual predio del Prado, otorgado a la Asociación Rural del Uruguay a esos efectos por ley de 1909 y decreto reglamentario de 1912. Fue el 2do gobierno de Don José Batlle y Ordoñez quien otorgó a esta gremial en el mismo decreto de 1912 la supervisión de todas las exposiciones que se realizaran de ahí en más, y dispuso por inversión pública la construcción de los 3 galpones, hoy ya parte del Patrimonio Nacional.

Más allá de la muestra ganadera en sí, con lo más importante de la genética nacional desfilando en el ruedo central, la exposición ha servido de caja de resonancia de la situación del agro en cada año de su celebración. Vale recordar la edición de aquel nefasto 2001, en plena crisis de la aftosa y habiendo perdido los mercados cárnicos. La directiva ruralista había resuelto no hacer el acto de cierre con sus discursos y desfiles habituales, en su lugar un sencillo discurso en el ruedo central. Por entonces la centenaria gremial había tenido algunos desencuentros con el Presidente de la República por diferencias en cuanto a la forma de superar aquella crisis, lo que había molestado a este último. Ante la invitación recibida el Presidente Batlle había anunciado que asistiría al acto pero como un ciudadano más. Sin embargo, en el momento en que el presidente de la Asociación Rural, don Alberto Pereira Micoud, estaba pronto a dar inicio a la breve y austera ceremonia, el Presidente de la República se hizo presente sorteando con habilidad campera el alambrado que rodeaba el ruedo. Aproximándose al grupo de dirigentes rurales, luego del saludo de rigor, improvisó un discurso pleno de energía y optimismo, animando a los productores a seguir adelante. Fue sin duda un gesto de responsabilidad acorde a su investidura. Fue el Dr. Batlle quién logro luego la reapertura del mercado norteamericano y tras este logro se fueron abriendo otros. Como se extraña hoy aquella hidalguía y compromiso con la producción.

Lejos estamos de aquellos tiempos trágicos. No obstante vivimos hoy, y no por causas sanitarias, un grave y creciente deterioro de la producción nacional en prácticamente todos sus rubros. Fue así que la Confederación de Cámaras Empresariales ofreció, en el mismo ámbito de la exposición ganadera, una conferencia con una detallada descripción de “las reformas imprescindibles para crear un clima de negocios que incentive la inversión y el trabajo uruguayo”.

Los planteos no son nuevos, y ya no se trata del hecho puntal de un problema sanitario que nos impide exportar. Las cámaras empresariales nucleadas en la confederación reclamaron definir estrategias para una mejor inserción internacional, demandaron que se instituya una regla fiscal que limite la discrecionalidad en el manejo de las finanzas públicas, la profesionalización de la gestión de las empresas públicas, la necesidad de mejorar y ampliar la infraestructura existente, entre otros varios aspectos dónde el Estado demuestra ineficiencia o incapacidad de ejecución. No estuvo ajeno la demanda necesaria e inmediata trasformación del sistema educativo, el fortalecimiento de las capacidades del país en materia de ciencia, tecnología e innovación. Hubo un reclamo concreto en lo que hace a la seguridad. Por último demandó al sistema político “modificar la regulación laboral y las prácticas del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, en el marco del cumplimiento de las recomendaciones de la OIT” a la vez de “derogar el decreto que regula las ocupaciones de los lugares de trabajo”. Esta descripción a vuelo de pájaro es apenas una enumeración de los principales reclamos del empresariado uruguayo.
Como tema central hubo una presentación a cargo del Economista Munyo refiriendo a las dificultades de los sectores transables de la economía a partir del rezago cambiario.

Sin embargo, cuando los ruralistas, munidos de todos esos argumentos, recibieron tanto al equipo económico como al Presidente de la República, se encontraron con actitudes no acorde con las circunstancias que vive el país. Necesario es reconocer el gesto republicano del Sr. Presidente dedicando una hora de su agenda a esta visita. Lo insólito es que en ambos casos, Presidente y Ministro de Economía, se trate de minimizar o más bien desacreditar los reclamos por competitividad. Peor aún, subestiman y manipulan los argumentos que desde la producción se les enrostra. “La competitividad no es solo un problema del tipo de cambio sino de innovación y productividad” dijo el Sr. Presidente al salir de su reunión con los directivos de ARU. No es muy distinto a su desinformación cuando se refirió a los arroceros expresando que "tienen que mejorar su productividad y su competitividad" lo que motivo una inmediata respuesta de la Asociación de Cultivadores de Arroz demostrando que el cultivo de arroz en nuestro país es de los de mayor productividad en el mundo y mejor calidad reconocida.

El Ministro Astori no le va en saga. Fue capaz de decir que los problemas de la producción no es por el tipo de cambio sino que tienen un problema de rentabilidad (insólita contraposición de argumentos) Seguramente desde su cátedra pensará que todos somos amebas sin raciocinio o incondicionales masificados de comité de base.

Ya nada hay para esperar de este gobierno en una propuesta política agotada en sí misma y que se auto fagocita en su propia interna política.

La soberbia y la necesidad son un combo explosivo que afecta a nuestros gobernantes. Cuanta diferencia con la hidalguía republicana del Dr. Batlle en el 2001.



Tiempos de cinismo
Los excesos en las buenas causas
Julio María Sanguinetti
Es un error haber recibido a Roger Waters como ciudadano ilustre
El FA perdió otra oportunidad
La hipoteca
Luis Hierro López
El diputado “independiente” que votó una ley porque estaba dormido...
La mendicidad y el incumplimiento de la ley
Elena Grauert
El Sr. Novick y el respeto
Cuota 481 sufre efecto colateral de la guerra Trump
Tomás Laguna
Política uruguaya de drogas es “absurda y grotesca”
Un candidato modesto
Julio Aguiar Carrasco
Desde el pie
Consuelo Pérez
La burda noche de los 12 años
Uso y abuso del seguro por desempleo
Jorge Ciasullo
Gerardo Tovagliari
Uruguay figura atrasado en calidad de servicios médicos
Sanguinetti en Kibón
Demócratas ganan Cámara baja y tendrán más control sobre Trump.
Entre Bolsonaro y López Obrador
Democracia diabética
Las redes potencian el odio
Frases Célebres 741
SOBREMONTE
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.