El senador De León y la ética

Por Jorge Ciasullo

La ética no es una ciencia exacta como las matemáticas y que en muchas ocasiones no es un punto medio simétrico entre dos extremos (Aristóteles). Es, en una definición muy personal, una decisión interna, un compromiso de uno mismo con su ser interior.

La opinión pública, se ha visto impactada por la decisión del fiscal especializado en Crimen Organizado Luis Pacheco, quien solicitó a la jueza Beatriz Larrieu, el archivo de la denuncia contra el senador De león por sus gastos con la tarjeta corporativa, cuando ocupaba la presidencia de Alcoholes del Uruguay (Alur) entre 2011 y 2015.

No es nuestra intención levantar la más mínima duda sobre le decisión del fiscal Luis Pacheco, que descontamos, está absolutamente ajustada a derecho y tomada, como debe ser, con total independencia.

Pero también debe admitirse que “Doña María y Don José”, no entiendan la situación. ¿Cómo explicarles que, si bien Ancap es propietaria del 90,79% y Petróleos de Venezuela del 9,21% de Alur, en una palabra los mayores “accionistas” somos todos los ciudadanos? ¿Y explicar además, que a pesar de esa situación, los trabajadores de Alur, no se pueden considerar como funcionarios públicos, pese que manejan fondos públicos?¿ Y que por lo tanto, no le es aplicable el delito de peculado?: “El funcionario público que se apropiare el dinero o las cosas muebles, de que estuviere en posesión por razón de su cargo, pertenecientes al Estado, o a los particulares, en beneficio propio o ajeno, será castigado con 1 año de Prisión a 6 de Penitenciaría y con inhabilitación especial de 2 a 6 años.” (Código Penal Capítulo 1 Artículo 159).

En concreto, el senador De León, cobró viáticos por los gastos que realizó en misión oficial -según sus declaraciones-y pagó con la tarjeta corporativa, algunos, como lo establece el Fiscal, “no explicados” o “insuficientemente explicados” En una palabra, se guardó para sí los viáticos –de los que no rindió cuentas– y pagó con la tarjeta corporativa.

El Fiscal, también adujo que no existió denuncia de la empresa, siempre bajo la óptica de que se rige por el derecho privado. Tal vez por esa razón, la presidenta de Ancap Marta Jara, ha solicitado a los servicios jurídicos de Alur que se expidan si corresponde tomar acciones para cumplir con las obligaciones de la empresa respecto del uso de la tarjeta corporativa.

Pero por si lo anterior fuera poco el Senador De León tiene tres causas en proceso:

– Como indagado, para ser interrogado acerca de denuncias sobre su vinculación con un empresario español acusado en su país de lavado de dinero.

– Por la denuncia del abogado Gustavo Salle, sobre sobrecostos en la construcción de la planta de etanol, cuando ocupaba la presidencia de Alur y

– En relación a una foto que De León sostiene trucada y que la fiscal le pidió aporte el original, que lo muestra en el avión de Alur frente a una botella de whisky.

En definitiva, en relación al uso de la tarjeta corporativa tal como lo expone el fiscal, De León “realizó un uso discrecional y claramente indebido”. Argumentos similares que también estableció la Junta de Transparencia y Ética Pública (Jutep): "violaciones" a las normas vigentes en materia de "probidad", "rectitud", "legalidad", "implicancias", "buena administración financiera", "rendición de cuentas" y "prohibición de uso indebido de fondos públicos” sobre todo lo cual “dio insuficientes explicaciones y ninguna aclaración”.
En lo que tiene que ver con las otras causas en curso, habrá que esperar el dictamen de la Justicia, pero es realmente preocupante toda esta situación de quien ocupa una banca en el senado.

Y debe ser preocupante para todos los representantes políticos, ya que, lamentablemente, afecta -injustamente- la imagen del conjunto. A la vez desnuda frente a la ciudadanía al senador Leonardo De León, de quien nadie podrá afirmar que se trata de un ciudadano con convicciones éticas y morales implícitas en el servidor público.



La dramática realidad detrás de Los Palomares
La política importa (2)
Julio María Sanguinetti
Construyendo el retraso
El creador de su época
Luis Hierro López
El historiador Milton Vanger
Los TLC y el progresismo retrógrado
Tomás Laguna
Impotencia absoluta para evitar los robos de cajeros
No hay plenario que valga
Murro NO puede ser candidato
Las señoras totalitarias
Julio Aguiar Carrasco
Abusos sindicales
CONAPROLE, entre la irresponsabilidad sindical y la subsistencia
Jorge Ciasullo
La Universidad requiere cambios de fondo
La Intendencia, el “agujero negro”
Consuelo Pérez
Uruguay
Alfredo Menini
Ateísmo, religiosidad y conducta
Argentina y el glamour del fracaso
El narco llegó a las urnas
Gatopardo mexicano
El “día después” de la tragedia venezolana
Frases Célebres 724
LA HERIDA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.