El plan matricida del peronismo

Los sondeos que anticipan la derrota de Cristina Kirchner alientan a gobernadores, diputados y senadores a pensar en un futuro libre de la ex presidenta, escribió la periodista y socióloga Laura di Marco en esta columna que nos interesa publicar.

Lo presienten. Lo saborean por anticipado. La sombra de la mala madre podría, por fin, empezar a esfumarse si Cristina Kirchner, tal como indican los principales sondeos -incluso, los que ella misma maneja-, es finalmente derrotada en las urnas de octubre. Una derrota que los dejaría huérfanos pero libres, al fin, tras una década de colonización voluntaria. Conversan, se reúnen, tejen estrategias para después de octubre. Sueñan con armar un "refugio" -así lo definen- o un "espacio" que pueda contener al peronismo no kirchnerista, que necesita con desesperación matar simbólicamente a la madre política para tener alguna posibilidad de reconstrucción.

"Necesitamos que ella pierda. Porque el corazón de este gobierno es Cristina. Allí radica gran parte del éxito electoral del macrismo", apunta un importante referente peronista del Congreso, donde los cruzados planean marginar a la ex presidenta, si es que la Justicia no la acorrala antes y ella logra acceder finalmente a la banca el próximo 10 de diciembre. "No la vamos a atacar ni a defender: será como una planta", exageran ahora quienes la obedecieron ciegamente. Apuntan a fortalecerse con un bloque justicialista robustecido en Diputados: podrían unirse en un interbloque los legisladores del Frente Renovador, que responden a Sergio Massa. La idea de Diego Bossio, impulsor de la primera movida secesionista en la Cámara baja, es que los diputados constituyan un bloque espejo de los senadores liderados por Miguel Ángel Pichetto.

Los matricidas -que, en el fondo, dan manotazos de ahogado buscando un posicionamiento nacional- imaginan a los gobernadores como el eje de la reconversión. "La pregunta que debemos hacernos es si tenemos o no mayor capacidad que ella para la construcción política", profetiza Massa ante sus reencontrados camaradas.

Miguel Ángel Pichetto se ubica en el centro de estos tanteos peronistas. "Cristina odia a la clase media y a los empresarios. Y ellos la odian a ella. Cristina construyó una secta radicalizada. ¿Qué tiene que ver el peronismo, que es pluriclasista, con todo eso?", dice en la intimidad.

La derrota de gran parte de los gobernadores peronistas en las PASO y la pobre performance de Massa empujaron una novedad: la vuelta del tigrense al redil justicialista, donde ya se entrevistó con varios gobernadores. Sergio Casas, Juan Manzur, Gustavo Bordet, Mario Das Neves. Con Juan Manuel Urtubey -uno de los pocos que podría resultar ganador en las elecciones de octubre- conversaron poco antes de las primarias. El salteño empezó a medir en imagen a su flamante mujer, la actriz Isabel Macedo. El zorro pierde el pelo, pero no las mañas.

Víctima de la polarización, Massa promete derrumbarse aún más en octubre. Para los gobernadores será, entonces, uno más en el nuevo bote, al que el tigrense planea sumar a una pasajera disruptiva: su socia, Margarita Stolbizer. El problema es que los peronistas le tienen alergia. "Ya van a aprender a quererla -conjetura el tigrense-. Si el peronismo se bancó a María Julia, ¡mirá si no se va a bancar a Margarita!".

Stolbizer le devolvió la flor esta misma semana: el lunes, en Morón, dejó abierta la puerta para el armado de frente con el peronismo. El único que, por ahora, permanece ajeno a la construcción del nuevo "refugio" opositor es Florencio Randazzo.

Presintiendo una victoria más contundente de Cambiemos en octubre, los gobernadores pasaron de ningunear a Macri a sobreestimarlo, anclados, tal vez, en su propia memoria histórica: cada vez que el peronismo arrasó en las urnas, se volvió hegemónico y brutal. Ahora, esos fantasmas funcionan como un búmeran. "Cuando Macri gane en octubre va a venir por nuestras cajas", desliza un atemorizado Juan Schiaretti, quién también se habría reunido con Massa después de la derrota en las primarias.

Los matricidas se frotan las manos cuando leen los resultados de los focus groups realizados por encuestadoras propias. Allí aparecen resultados sorprendentes: potenciales votantes cristinistas sienten rechazo cuando escuchan a la candidata o la ven aparecer en la pantalla. Un indicador de que sus últimas apariciones mediáticas -las entrevistas en Crónica y en El País- pudieron haber contribuido a su debacle. La jefa K parece más rendidora en la evocación que cuando irrumpe en la realidad concreta.

Con Cristina en el Senado, ya sea por la mayoría o por la minoría, a Pichetto lo espera más de una situación incómoda. El peronismo teme que su jefe espiritual quede envuelto en una situación incómoda si Elisa Carrió lidera la movida para bloquear el ingreso de la reina calafateña a la Cámara alta, sin que exista el pedido de un juez para su desafuero. La cruzada podría desatar una gran polémica, como la que se produjo, a mediados de año, con Julio De Vido.

El último fin de semana, Cristina se deprimió leyendo un sondeo de Analogías -encuestadora ligada al kirchnerismo- que le daba 33 puntos, frente a 38 de Esteban Bullrich. "Estamos como en Malvinas", suele interpretar, ante los intendentes que la frecuentan. "El pueblo cree que está ganando, pero más temprano que tarde se dará cuenta de que todo fue un sueño". Su conjetura parece desconocer la realidad, justo ahora que los indicadores económicos revelan síntomas de recuperación. Para Cristina, Macri es Galtieri.

En sus postales de la decadencia, los únicos que la siguen venerando como cuando era presidenta son sus hijos políticos. Cebando mate, discretos, los muchachos de La Cámpora custodian a su madre política, apostados frente al edificio de Uruguay al 1300. La presencia camporista en su piso de Recoleta revela que es falso que los haya relegado. Ellos viven, como siempre, en el corazón de su intimidad, aunque amparados en un estudiado bajo perfil. Siguen instrucciones de Jorge Alemán, un psiconalista argentino que vive en España y es asesor de Podemos y del consultor Antoni Gutiérrez-Rubí, un separatista catalán, que instruye al cristinismo en comunicación política y funciona como espejo de Jaime Durán Barba.

Hernán Reibel Maier, íntimo amigo de Máximo Kirchner y antiguo dueño y señor de la pauta oficial, también colabora con los asuntos de campaña. Andrés "Cuervo" Larroque, que escandalizaba con sus exabruptos en la Cámara baja -fue el que le gritó "atorranta" a Victoria Donda-, practica ahora un silencio de ultratumba. Wado de Pedro es el más cercano emocionalmente, mientras que Máximo Kirchner -envuelto en rumores de separación de la madre de sus hijos, Rocío García- sigue al frente de la operatoria general y las chicanas.

A José Ottavis, en cambio, la derrota lo empujó hacia la espiritualidad. No incursiona en recorridas políticas, sino religiosas: pasó de Vicky Xipolitakis a los santuarios y las vírgenes. Le pide a la divinidad que lo libere de consumos tóxicos, según él mismo relata a sus camaradas. En julio, visitó a la Virgen del Cerro, en Salta, y aprovechó para pedirle una reunión a Urtubey. Pero el salteño le echó flit. Lo que menos le hace falta, en plena campaña, es una foto con La Cámpora.

Un día antes de que Amado Boudou se sentara en el banquillo de los acusados por el escándalo Ciccone, Cristina bailó zumba en un club barrial de José León Suárez, un sitio sagrado para la mitología peronista. Desde que están en el llano, los rencores de la familia kirchnerista se acrecentaron. El ex ministro se reunió, por separado, con Bossio y Juan Manuel Abal Medina, ambos anotados entre los renovadores. A uno de ellos le sugirió que él está metido en el escándalo Ciccone por culpa de Máximo Kirchner.

Cristina también detesta a Boudou (y a De Vido, desde tiempos inmemoriales). Sin embargo, al tope del ranking del odio no están ellos. Ni Mauricio Macri, ni María Eugenia Vidal, ni nadie de Cambiemos. Lo verdaderamente imperdonable es la traición de los ex súbditos, los matricidas: esos mismos que, sin ella, no hubieran sido nada.



Un gobierno que no dialoga
“Inmediatismo sectario”
Julio María Sanguinetti
Una propuesta seria y una respuesta irresponsable
¿Se animará el Brou con Aebu?
Luis Hierro López
Postergación previsible
Tomás Laguna
Corralito reforzado
Salvado en los descuentos...
La capital de Israel
Jonás Bergstein
Reconocimiento oficial del fracaso educativo
La estafa educativa
Julio Aguiar Carrasco
Una indiscutible realidad
Jorge Ciasullo
De Perogrullo: hay un mercado negro de marihuana
No trans ni obesa, sino un verdadero fiasco
De espaldas a la innovación tecnológica
Sanguinetti e Iglesias en ADM
Discurso. Basura.
Consuelo Pérez
Lula justifica la corrupción
El malestar democrático de hoy es una crisis de crecimiento
Coca diet, mucha tele y tuiteos frenéticos
Paracaídas para Europa
Motoqueros legales y de los otros
Jorge Bentos
La reforma Rama: una visión de presente y futuro
Fernando Rodriguez Pereda
Frases Célebres 700
HISTORIA DE MARTILLOS
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.