El fracaso en la construcción de viviendas

Ya cuando media el tercer gobierno frenteamplista, los gobernantes empiezan a reconocer su profundo fracaso en materia de construcción de viviendas

Pese a que al asumir su gobierno en 2010 el presidente José Mujica declaró una “emergencia sociohabitacional”, prometiendo entonces una enérgica acción para superar el déficit que en esa materia sufría la población de escasos recursos y poniendo en marcha el Plan Juntos, es muy poco lo que se ha hecho en términos concretos. Según el semanario Búsqueda los voceros de la organización privada “Techo”, indican que estamos ante otra emergencia, igual o más grave que la anterior.

La vicepresidente Lucía Topolansky tuvo que reconocer que “se ha hecho mucha cosa, pero no se ha movido la aguja como queríamos”, dado que, en realidad, los asentamientos han seguido aumentando. “Nosotros hemos operado sobre muchos asentamientos y lugares precarios, pero han nacido otros”, confesó.

Como si recién llegaran al gobierno y como si estuvieran “inventando la pólvora”, las autoridades se disponen a estudiar una serie de medidas, como la relocalización de familias a lugares con mejores servicios y buenas viviendas, la búsqueda de terrenos para nuevas construcciones y la puesta en el mercado de casas y apartamentos abandonados. ¡Eureka!

Doña Lucía agregó nuevas pastillitas al repertorio y repitió una serie de consideraciones que se conocen desde hace décadas, pero que ella difundió como si se trataran, realmente, de revelaciones sesudas y novedosas. Además, el uso erróneo de los pronombres personales que hizo la señora de Mujica provoca más confusión al lector: “La gente no es un mueble que hoy lo pongo acá y mañana allá. Cuando vas a trasladar a una persona que desde tu punto de vista te parece que le mejorás las condiciones de vida, lo tenés que convencer. La gente tiene una red social en ese lugar. Conoce al del almacén que le fía una cosita; conoce al que hace una changuita acá, y hasta te dicen que tienen ahí al perro enterrado”, explicó.

“Es delicado lo que voy a decir, pero la persona tiene que aprender a vivir en ese nuevo lugar. Si un vidrio se me rompió no le pongo un cartón, sino que hay que hacer un mantenimiento. Entonces, aprender a vivir ahí lleva un tiempo y si no está un asistente social, no se resuelve el tema”. Topolansky insistió con el rol de los asistentes sociales que deben estar en los barrios “chancleteando”. Si están recorriendo van a “ayudar” a que la persona “cuide” el lugar, porque de lo contrario “en cinco años eso se tugurizó”, dijo muy seriamente.

Pero la señora no se amilana ante las dificultades y para demostrar que su preocupación es sincera, convocará a todos los partidos para celebrar un foro con motivo del cincuentenario de la ley de vivienda, que es precisamente de 1968. “Hay que ponerle pienso a esto”, sentenció la Vicepresidente. Tras 13 años de gestión y con muy poca obra realizada, doña Lucía cree que es cuestión de pensar...



¿La moral no importa?
Ceguera ideológica y una gran irresponsabilidad política
Luis Hierro López
El futuro retaceado
El pensamiento mágico de siempre
Santiago Torres
La prioridad nacional es la transformación educativa
Juntan firmas para inhabilitar a Sendic
A 30 años de una gran obra del Batllismo
Derecha nacionalista en Brasil, problemas para Uruguay
Tomás Laguna
¡Las cosas en su sitio!
Julio Aguiar Carrasco
El Ferrocarril sigue viviendo un gran desorden y retroceso
No saben qué hacer con los Cajeros
La “Toma de Pando”, una mentira más
Un faro sin luz
Agustín Manta
Homenaje a Héctor Grauert
Chile quiere derrotar a la pobreza en una década
Los analfabetos del futuro
El feminismo es cosa de hombres
Un millón de funcionarios chinos están acusados de corrupción
Frases Célebres 737
EL PENSAMIENTO MÁGICO DEL CASTRISMO
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.