El déficit y el endeudamiento no salen gratis

Los industriales arroceros uruguayos perdieron una exportación de arroz por no lograr un precio competitivo. No fue un accidente: fue producto de la pérdida de competitividad del país, consecuencia del déficit fiscal y del endeudamiento público.

Paraguay nos “sacó” una exportación a Irak de 30 mil toneladas de arroz procesado por valor de U$S 13 millones. Calificado como un “hecho inédito” en medios empresariales y políticos de la nación guaraní, el mismo generó comentarios exultantes como el del diputado paraguayo Walter Harms (oficialista), quien en un tuit señaló: “¡¡Este es el Paraguay del trabajo!! Arroz a punto de ser exportado a Irak, mercado que siempre coparon Uruguay y Argentina”.

El presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (de Uruguay), Alfredo Lago, fue muy claro en la explicación que brindó a Radio Carve acerca de este fracaso comercial: “Sale de Nueva Palmira... La primera conclusión que uno hace es, si estaremos distante en cuanto a competitividad con nuestros vecinos, que tienen que cargar el arroz en barcazas y traerlo hasta Nueva Palmira, y aun así logran ofrecer un precio menor que el nuestro. Esto evidencia el problema del sector arrocero del Uruguay”. Efectivamente, los empresarios guaraníes ofertaron su producto a U$S 435 la tonelada, en tanto los uruguayos lo hicieron a U$S 480.

Irak es habitual comprador de arroz “premium” uruguayo por su altísima calidad. Se advierte, entonces, el riesgo de perder un cliente “top”.

Como señalamos en nuestro editorial del pasado 27 de julio, el déficit y el endeudamiento tienen efectos concretos sobre la vida cotidiana de las personas y no son un mero problema “macro”. El déficit fiscal, además de con impuestos, se cubre con endeudamiento. Y cada emisión de deuda supone una inyección de dólares en la economía que deprime el tipo de cambio, afectando la rentabilidad de las empresas exportadoras porque éstas ven incrementados sus costos en dólares, ya de por sí muy altos, pero no pueden trasladar esos incrementos a los precios porque quedarían fuera del mercado, así que se ven afectados tanto la rentabilidad como el empleo. En el caso, debieron trasladarlo a los precios —al menos en parte— y como consecuencia, quedaron fuera del mercado.

Mientras tanto, el Ministro Astori ya casi que ha bajado los brazos respecto del déficit. Entrevistado por Radio Carve señaló que la Rendición de Cuentas “tiene por lo menos que lograr el no incrementar el déficit que tenemos” ya que es un “problema macroeconómico importante”. No, Ministro, no es únicamente una cuestión macroeconómica; es un problema que ya está afectando a la producción y a los uruguayos de a pie.



Un año de retrocesos
Aquellos polvos...
Julio María Sanguinetti
No es crisis, es decadencia
Luis Hierro López
Mucho humo
2018 agotado, 2019 movilizado
Tomás Laguna
PS sobre Trías: no sabemos si se equivocó no
La trampa no les resultó
Un proyecto inconveniente e inconstitucional
El Frente Amplio y los insultos a los gobernantes
Medios de producción y plusvalía: el totalitario túnel del tiempo
De la desinformación a la frivolidad
Medida acertada
Julio Aguiar Carrasco
Los disturbios navideños en Malvín
Jorge Ciasullo
Montevideo, cuidad resiliente
Fátima Barrutta
Tiempos de construcción
Lole Hierro
Hasta el 8 de febrero
El cambio climático entre las verdades y los cuentos de terror
Lo mejor de la cultura en 2018: Ida Vitale ingresa en el Olimpo
El Partido de la responsabilidad
Alfredo Menini
Steven Spielberg y sus videos de la memoria
Frases Célebres 748
La revuelta que otra vez hace temblar a una vieja nación
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.