El déficit y el endeudamiento no salen gratis

Los industriales arroceros uruguayos perdieron una exportación de arroz por no lograr un precio competitivo. No fue un accidente: fue producto de la pérdida de competitividad del país, consecuencia del déficit fiscal y del endeudamiento público.

Paraguay nos “sacó” una exportación a Irak de 30 mil toneladas de arroz procesado por valor de U$S 13 millones. Calificado como un “hecho inédito” en medios empresariales y políticos de la nación guaraní, el mismo generó comentarios exultantes como el del diputado paraguayo Walter Harms (oficialista), quien en un tuit señaló: “¡¡Este es el Paraguay del trabajo!! Arroz a punto de ser exportado a Irak, mercado que siempre coparon Uruguay y Argentina”.

El presidente de la Asociación de Cultivadores de Arroz (de Uruguay), Alfredo Lago, fue muy claro en la explicación que brindó a Radio Carve acerca de este fracaso comercial: “Sale de Nueva Palmira... La primera conclusión que uno hace es, si estaremos distante en cuanto a competitividad con nuestros vecinos, que tienen que cargar el arroz en barcazas y traerlo hasta Nueva Palmira, y aun así logran ofrecer un precio menor que el nuestro. Esto evidencia el problema del sector arrocero del Uruguay”. Efectivamente, los empresarios guaraníes ofertaron su producto a U$S 435 la tonelada, en tanto los uruguayos lo hicieron a U$S 480.

Irak es habitual comprador de arroz “premium” uruguayo por su altísima calidad. Se advierte, entonces, el riesgo de perder un cliente “top”.

Como señalamos en nuestro editorial del pasado 27 de julio, el déficit y el endeudamiento tienen efectos concretos sobre la vida cotidiana de las personas y no son un mero problema “macro”. El déficit fiscal, además de con impuestos, se cubre con endeudamiento. Y cada emisión de deuda supone una inyección de dólares en la economía que deprime el tipo de cambio, afectando la rentabilidad de las empresas exportadoras porque éstas ven incrementados sus costos en dólares, ya de por sí muy altos, pero no pueden trasladar esos incrementos a los precios porque quedarían fuera del mercado, así que se ven afectados tanto la rentabilidad como el empleo. En el caso, debieron trasladarlo a los precios —al menos en parte— y como consecuencia, quedaron fuera del mercado.

Mientras tanto, el Ministro Astori ya casi que ha bajado los brazos respecto del déficit. Entrevistado por Radio Carve señaló que la Rendición de Cuentas “tiene por lo menos que lograr el no incrementar el déficit que tenemos” ya que es un “problema macroeconómico importante”. No, Ministro, no es únicamente una cuestión macroeconómica; es un problema que ya está afectando a la producción y a los uruguayos de a pie.



Siguen las explicaciones, las excusas y los fracasos
Una obsesión frentista
Julio María Sanguinetti
Naufragó el buque insignia
Luis Hierro López
La AUF, el gobierno y el Mundial de 2030
Repudian por inconstitucional la ley de voto desde el exterior
Cuando el ingeniero Martínez defendía a Aratirí...
Estalinismo en marcha
Mordaza con el medio ambiente
Elena Grauert
Conflicto en Conaprole: otra omisión del gobierno
El déficit y el endeudamiento no salen gratis
Un país de funcionarios públicos y jubilados
Venezolandia
Julio Aguiar Carrasco
Un Solo Uruguay y sus cuestionamientos a UPM
Tomás Laguna
Arquitectos rechazan enajenación de terrenos en la Rambla
Alarmas en vez información
La marihuana y el aumento de homicidios
Jorge Ciasullo
Corrupción sistémica
Lo de Cuba suena a la admisión de un rotundo fracaso
Antidemocracias
Como tantas veces en la historia, las migraciones cambian el mundo
Frases Célebres 728
DESPUÉS DE LA TORMENTA
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.