Desde las sombras, la izquierda traba el desarrollo

Por Tomás Laguna

Hace ya bastante más de un mes denunciábamos desde estas páginas el rezago sin justificación objetiva en la aprobación de nuevos eventos genéticamente modificados. Insistimos hoy en la denuncia de  esta absurda situación.

Las crecientes dificultades en los rubros del agro negocio de exportación para ser competitivos  se han vuelto tema recurrente. Como argumento se suele invocar el atraso cambiario o dicho de otra manera más técnica las trasferencias que vía tipo de cambio se dan entre los sectores transable y los no transables. También el alto costos de los insumos, en particular aquellos cuyos precios se establecen a través de tarifas públicas, encubriendo una carga fiscal adicional (hay quienes arriesgan el concepto que las detracciones, que están prohibidas por ley para las exportaciones, el sector las paga en el precio de los combustibles) o subsidios a sectores urbanos de la población vía transporte público. La infraestructura y la logística también suelen ser invocadas en la misma prédica que reclama mejores condiciones para nuestra producción orientada a los mercados externos. Pero hay otros argumentos que no se mencionan y forman parte del folklore ideológico con el que se toman decisiones, o mejor dicho, con el que se evita que se tomen decisiones.

Si hay un algo que incide en la competitividad de los sectores productivos de cualquier país que se precie de buen productor agrícola, ese algo es la tecnología. En el caso que nos ocupa la biotecnología. De hecho el agro negocio se construye sobre la base de tecnología disponible y capacidad de inversión para utilizar la misma, más un importante componente de gestión. Socavar cualquiera de estos tres pilares es afectar gravemente la capacidad productiva de un país agropecuario.

La producción agrícola moderna se basa en el conocimiento biotecnológico como ciencia que opera sobre sistemas biológicos y organismos vivos, con el superior objetivo de lograr  la creación o modificación de productos o procesos para usos específicos (Referencia: Convention on Biological Diversity, Article 2. Use of Terms, United Nations. 1992). Así es que entre otros productos, los organismos genéticamente modificados han permitido ahorrar en la aplicación de agroquímicos, racionalizar el uso del suelo además de otorgar características deseables al producto obtenido, sea por uniformización de la producción o mejora en aspectos cualitativos del producto final.

No existe en todo el orbe evidencia científica que demuestre el impacto negativo de los OGM como tales tanto en lo social, lo ambiental como lo económico. Y en todos los casos se los habilita luego de rigurosos procesos de evaluación.

Pero la biotecnología agrícola carga con una culpa que la ha transformado en objetivo ideológico primero, político luego. Detrás de los organismos modificados genéticamente hay siempre una multinacional que posee la capacidad de inversión y manejo del riesgo necesario para llegar a obtener productos confiables. Y por lo tanto, inmediatamente son objetivo del ambientalismo eco marxista y anti sistema que, a falta de mejores causas, construye su guerra santa en una suerte de yihadismo naturista.

¿Cuál es la consecuencia hoy en nuestro país? El extenso e intrincado proceso de evaluación de riesgo para aprobar nuevos eventos OGM que se instituyó durante el primer gobierno del Dr. Tabaré Vázquez ha permitido que cualquiera de los ministerios involucrados pueda trabar una aprobación aun cuando no tenga razones objetivas para ello.  Ocurrió en su momento con Cancillería cuando el Dr. Almagro ocupaba esta Secretaría de Estado. Conocida es su vocación ambientalista y vegetariana.  Por suerte este señor no está más en estas responsabilidades, pero su lugar en la cruzada pseudo ambientalista lo ocupan hoy las carteras de Salud Pública y Medio Ambiente.

Existen hoy 13 eventos que aportarían condiciones agronómicas superiores respecto de los que se están utilizando y que llevan en promedio 40 meses de evaluación. Uno solo de ellos lleva más de 76 meses y 8 de estos ya fueron aprobados en los países vecinos (lo que de por sí ya determina un rezago en la competitividad de nuestros productores respecto de sus pares de la región).

El reciente y muy discutido protocolo que el Ministro Aguerre firmó con China para exportar soja determina la ausencia total de malezas como el caso de Amaranthus. Existe a la espera que se firme su liberalización al uso, un evento OGM en soja que precisamente permitiría utilizar una serie de herbicidas para control de estas malezas con el cultivo ya instalado. Sin embargo el expediente está congelado en los despachos del MSP y del MVOTMA.

El Ministro Aguerre esbozó una suerte de queja por estas demoras en abril pasado. Luego silencio, aun siendo responsable directo de la firma del mentado protocolo y por lo tanto responsable de facilitar las soluciones que deberían estar ya a la orden del productor.

Los yihadistas del fundamentalismo ambientalista se movilizan, Canelones es hoy uno de sus principales escenarios. Convocatorias estúpidas como “la lucha popular antídoto contra el agro negocio y la contaminación” reivindican el país de las tolderías y el campo ancho. Tienen prédica y son el principal enemigo de la producción agro exportadora, y por ende de la economía del país. Seguramente que a estos fundamentalistas adhieren desde las Secretarías de Estado que traban la liberación de nuevas herramientas biotecnológicas.  

Sería bueno que el Poder Ejecutivo solucione sus contradicciones internas, elimine los arranques ideológicos de algunos de sus miembros que distorsionan la objetividad de los procesos, y encause a través de la institucionalidad seria y objetiva que ha caracterizado a nuestro país  aquellas decisiones que son de orden técnico y no político, o peor aún ideológico.
Con actitudes como la denunciada, la izquierda sigue siendo, aún desde las sombras, una traba al desarrollo de la República.



Menoscabo de la República
La venganza
Julio María Sanguinetti
Lo digo con firma: son un montón de indecentes
Luis Hierro López
El berrinche del Pepe
Santiago Torres
El precio de la improvisación
En vez de cazar brujas, podrían destituir corruptos
Maduro, marihuana y corrupción, problemas de Uruguay
¿Por qué no te callas?
Definiciones sobre la inserción internacional
Tomás Laguna
La nueva “agenda” de derechos
Preocupación ante la incertidumbre jurídica
La reforma laboral brasileña
Elena Grauert
Master Chef: Mucho más que un programa de televisión
Jonás Bergstein
I.M. “Jugando al urbanista”
Consuelo Pérez
Argentina abre un nuevo tiempo
El Foro de San Pablo, Odebrecht y sus aliados latinoamericanos
Los argentinos, en buena hora, confían en Macri
Jorge Ciasullo
Entre Castro y Pinochet
La impunidad y el mito
De cara a “la Nostalgia” y con el ojo en la droga
Jorge Bentos
Frases Célebres 683
PATRIMONIO NACIONAL
LA LIBRERIA
Inicio - Con Firma - Ediciones Anteriores - Staff Facebook
Copyright © 2011 Correo de los Viernes. Publicación Oficial de la Secretaría de Prensa del Foro Batllista.